Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Barrio Chino de La Habana: Una ciudad dentro de otra

Por: Lili Chang, Melissa King y Mónica Mestre
| 28 |

El llamado Pórtico de la Amistad es una obra arquitectónica china única en América Latina y una de las mayores fuera del gigante asiático. Foto: Lili Chang

Aunque la vida en la capital suele ser convulsa, entrar al barrio Chino provoca una metamorfosis en sus transeúntes, estos adoptan andares tranquilos de quien a pesar de las prisas puede detenerse a observar la belleza circundante.

Desde el pórtico se vislumbra la danza entre dos naciones, la primera en su papel de huésped todavía conserva rostros típicos de calles habaneras, sin embargo, la segunda recrea una cultura milenaria llena secretos y tradiciones.

No obstante, esta visión ha sido empañada por el deterioro acelerado de su patrimonio urbano, la desarticulación de la tradicional red comercial y de servicio, una profunda pérdida de sentido de pertenencia y ciertas indisciplinas sociales que ponen en peligro la herencia oriental en La Habana.

La unión de múltiples asociaciones chinas, autoridades gubernamentales, el proyecto “Ciudad Amarilla” y varios pobladores, en pos de la recuperación del esplendor del barrio parece ser la solución idónea para convertir al que fuera el Barrio Chino más grande de América Latina, en un polo turístico único de su tipo.

Desde hace unos meses, los amaneceres del Cuchillo de Zanja, la Plaza San Fang Kong y otras zonas del barrio chino están cubiertos de polvo, pues han sido dispuestos en sus áreas brigadas de trabajadores que en tiempo récord redescubren una de las mayores atracciones de la ciudad.

Hoy día el cuchillo ostenta ocho restaurantes que conjugarán platos tradicionales chinos junto a un menú internacional, un sencillo, a la par de hermoso jardín de los bonsáis y una nueva casa del té. Asimismo, varias calles han sido adoquinadas y fue reinaugurada una farmacia de medicina tradicional china.

Varias personalidades del emblemático Barrio, como el fundador de la Escuela Cubana de Wushu, Roberto Vargas Lee, y la artista de origen asiático, Flora Fong expresaron su satisfacción por las acciones acometidas en la recuperación de la belleza de este, quien fue desde hace más de un siglo la cuna forjadora de lazos de armonía entre el gigante asiático y la Isla.

A su vez, el primer secretario del Partido Comunista de Cuba en La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, elogió la rapidez con que se han concretado las primeras transformaciones y exhortó a continuar el buen trabajo, para así poder regalarle “esta ciudad dentro de otra” a La Habana por sus 500 años.

Entre las principales proyecciones de la reforma se encuentra la creación de  entidades culturales con posibilidades de comercialización como: una editorial, escuela de oficios, taller de cerámica, taller de grabados, galería de arte, estudios taller para artistas plásticos, taller de lámparas, entre muchas otras.

Rescatar el Barrio, el modo tradicional chino de hacer comercio y los servicios, caracterizados por ser eficientes, sencillos, viables y de calidad, es una opción vital para contribuir a la satisfacción de las necesidades de sus pobladores y de todos aquellos caminantes que disfrutaban de un marcado aroma oriental por las calles de La Habana.

¿Cómo surgió el Barrio Chino?

En 1920 el Barrio Chino de La Habana se había convertido en el más grande de Latinoamérica.

Se estima que entre 1847 y 1874 llegaron los primeros chinos a Cuba, provenientes de Hong Kong, Macao y Taiwán, los llamados culíes eran contratados para trabajar en las plantaciones de café y caña.

Aunque se embarcaban hacia la Isla con sueño de enriquecerse, trabajaban en condiciones de semiesclavitud y recibían cuatro pesos mensuales por una jornada de ocho horas diarias.

Los chinos firmaban documentos que los obligaban a servir durante ocho años y al finalizar sus contratos se quedaban a trabajar en los campos o se asentaban en las ciudades. De esta manera aplicaron en disímiles oficios de la industria, el comercio, los servicios, la agricultura y las construcciones.

Desde 1869 y hasta la primera mitad del siglo XX, una oleada de los llamados chinos californianos, se unió a los sobrevivientes de los viejos chinos culíes. A diferencia de los culíes, llegados directamente desde Asia, estos provenían de  California, Estados Unidos, desde donde migraban por las leyes racistas y con la idea de establecer mercados y negocios.

Con la llegada de los chinos californianos se inició un proceso de auge y expansión de la comunidad china, sobre todo en la principal zona de asentamiento: el Barrio Chino de La Habana, que actualmente abarca desde las calles Escobar a Galeano y de San José a Reina, en el municipio de Centro Habana, donde comenzaron a establecer comercios de todo tipo, convirtiéndose en una céntrica zona estratégicamente situada desde el punto de vista comercial.

Los primeros negocios y las casas de comida china tuvieron un éxito inmediato entre los habaneros. Así se llenó la zona de puestos en los que se ofrecían frituras, chicharrones y frutas. Luego se sumaron otros como las quincallas y los trenes de lavado.

Se organizaban en sociedades llamadas de instrucción y recreo, donde se agrupaban por apellidos y regiones de procedencia, tales como Chang-Weng-Chun-Hong y el Chi-Kong Tong, y que servían de apoyo a los chinos que no tenían familiares en Cuba.

Existían otras asociaciones de carácter comercial como la Cámara de Comercio, radicada en la calle Reina, entre Manrique y San Nicolás; la Unión de Detallistas del Comercio y la Wha Tin Yi Kuan Con Hui, Asociación de Lavanderías Chinas, que agrupó a más de 250. Además contaban con el Banco de China, que llegó a manejar cerca de dos millones de pesos.

Hacia 1920 ya se había convertido en el barrio asiático más grande de Latinoamérica. Pero todo ese esplendor, principalmente en la década de los cincuenta del siglo XX, vino acompañado también de mucha corrupción y negocios ilegales.

El sistema de salud consistía en un centro de consultas y laboratorio en el mismo barrio y las farmacias chinas, que vendían una extensa variedad de remedios naturales provenientes de Asia.

La estancia en La Habana de esta población, significó la entrada también de su cultura, religión y tradiciones.

En 1958 la comunidad china de La Habana contaba con cuatro cines distribuidos por todo el barrio. Uno de ellos, el Águila de Oro, ofrecía funciones de teatro para piezas de ópera china.

Las sociedades culturales y deportivas tuvieron gran relevancia, destacándose las artes marciales de origen chino, entre ellas la danza del león y el dragón, rescatadas por la escuela de Wushu.

La comunidad china no tuvo su presencia próspera en la televisión nacional, pero en la radio, a partir de 1930, algunas emisoras divulgaban la música china y, después de 1940, tres emisoras trasmitían ópera china y un noticiero en lengua cantonesa.

Existieron tres diarios chinos independientes: Wah Man Sion Po (Comercial), Man Sen Yat Po (Nacionalista – Kou Ming Tang) y Hoy Men Kun Po (de noticias e información general).

El cementerio chino, ubicado en la actual Avenida 26 del reparto Nuevo Vedado, consistía el descanso para quienes terminaban sus días tan lejos de su origen.

Después de 1959, gran parte de esta población emigró hacia Estados Unidos o a su país de origen, y poco a poco, sus costumbres, fueron quedando adormiladas. No es hasta la década de 1990, cuando un fuerte proceso de recuperación de las tradiciones revivió el espíritu del Barrio Chino, gracias al grupo promotor de la comunidad.

En un inicio, los chinos se mantuvieron fieles a sus costumbres, celebrando matrimonios entre ellos mismos, pero cuando muchos comenzaron a emigrar, los orientales que se quedaron se casaron con cubanos.

Actualmente, el barrio se extiende a lo largo de las calles Zanja y Dragones. Desde la calle Escobar, por el oeste, hasta la calle Amistad, donde el Pórtico Chino delimita con el centro histórico. Se sitúa en el corazón comercial de la urbe, en Centro Habana.

Caminar entre sus calles puede ser toda una revelación. El Barrio Chino, con sus farolas y dragones, es una de las visitas imprescindibles de nuestra ciudad maravilla.

Instituto Confucio, un puente entre Cuba y China

Yorbelis Rosell es la Directora del Instituto de la Universidad de La Habana. Foto: Yorbelis Rosell/Facebook.

El Instituto Confucio de la Universidad de La Habana se inaugura el 30 de noviembre de 2009, en sus inicios radicaba en aulas del Estadio Universitario Juan Abrantes (SEDER). Como primera institución de su tipo en el país, persiguió el objetivo de preparar a los cubanos para poder comunicarse en idioma chino.

En ese entonces el gigante asiático era nuestro segundo socio comercial. Luego, las relaciones políticas y económicas entre Cuba y China continuaron fortaleciéndose. Ante estas circunstancias surge de la necesidad de ubicar la escuela en un espacio propio, que le permitiera convertirse en más que un colegio; así se traslada hacia su actual sede en San Nicolás y Zanja.

“En el 2015 se inaugura aquí, pensando en aportar a la vida del Barrio Chino, que era esencialmente un barrio comercial. Ofrecería a la comunidad una vía para aprender la lengua y además fomentaría el rescate de la cultura china que tanto se había perdido”, expresó la directora del Instituto, Yorbelis Rosell León.

Desde la institución se rescatan tradiciones de la idiosincrasia oriental. Entre sus festejos se encuentran: la fiesta de la primavera, por la despedida y recibimiento de año; la fiesta del medio otoño, que potencia los valores familiares, la unión y la cooperación. Además, celebran la creación de los institutos Confucio cada 27 de septiembre.

“Era necesario formar personas capaces de hacer un puente, y es lo que hace nuestro Instituto. Un puente, no solo lingüístico, si no también cultural, entre Cuba y China”, explicó Yorbelis Rosell.

Existe una estrecha relación de todas las asociaciones que conviven en el barrio. La directora del Instituto comenta que ellos también participan en actividades y espacios con la Escuela Cubana de Wushu. “Se podría decir que compartimos estudiantes, pues casi todos los que estudian allá luego vienen a aprender chino, y viceversa”.

“La Casa de Artes y Tradiciones se creó para potenciar la cultura y allí tenemos aulas de chino para niños de 7 a 14 años. Participamos en todas las actividades de la casa y ellos en las del Instituto” dijo Yorbelis Robell.

Los profesores del colegio ayudan en la traducción de los textos del Periódico del Barrio Chino. El instituto también participa en la Feria del Libro. Se dan conferencias en el Instituto con especialistas de la Casa de Artes y Tradiciones, de la Escuela Cubana de Wushu, del Casino Shung Wua, de la Mi Ching Tang.

“Nosotros somos parte del barrio. Aquí no hay nadie que predomine sobre la vida del otro. No podemos decir que hay un jefe, sino el deseo de trabajar por la divulgación de una cultura que es parte del Patrimonio Intangible de la Cultura Cubana.

“La vida que tiene este Barrio Chino lo distingue de otros. Aquí no predomina tanto la parte comercial, sino la cultural”, expresó la directora del Instituto Confucio.

El Casino Shun Wua representa al resto de las Sociedades Chinas. Festejan fechas cubanas, invitan a las instituciones y a la comunidad del barrio. “La idea no es competir es colaborar. Las distintas instituciones nos organizamos para no coincidir en actividades”, refirió Yorbelis Rosell.

Se pretende montar un círculo de interés para los estudiantes de enseñanza preuniversitaria, además de un aula de chino en la Galería Flora Fong, quien  luego expondrá en homenaje al décimo aniversario del Instituto Confucio.

Sobre la actual apariencia del Barrio Chino, Yorbelis Rosell comenta que ha contribuido a consolidar los lazos de colaboración entre sus moradores.

“Rescatamos el cuchillo y el barrio se ve hermoso. Ahora nos toca rescatar más elementos de la cultura”.

En fotos, el Barrio Chino

La Plaza de Vapor estaba ubicada entre las calles Dragones, Rayo, Zanja y Lealtad.

Las hortalizas, vegetales y frutas chinas germinaron fácilmente en las tierras cubanas.

El Barrio Chino sufrió años de deterioro arquitectónico en las pasadas décadas. Cortesía de la Casa de Arte y Tradiciones Chinas.

El cuchillo revive el esplendor de hace muchos años tras la restauración. Foto: Lili Chang.

La Escuela de Wushu fue fundada por el maestro Roberto Vargas Lee en 1994. Foto: Lili Chang.

Autoridades del Partido y el gobierno Cubano y Chino asistieron junto a la comunidad a la reinauguración del cuchillo de Zanja. Foto: Lili Chang.

La Casa de Artes y Tradiciones Chinas es el único centro cultural estatal para el estudio de la presencia y tradiciones chinas en Cuba. Foto: Lili Chang.

Barrio Chino. Infomap: Rogelio Carmenate.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • josé dijo:

    y lo que menos hay es chinos... en el barrio chino de la habana.

  • rubenruis dijo:

    Los chinos son muy trabajadores, su cultura y tradiciones estan ligadas al pueblo cubano y se puede afirmar que han luchado junto a nuestro pueblo en las luchas por la libertad.

    • josé dijo:

      Dónde están ahora y cuántos quedan?

  • Agua por todas partes dijo:

    Ahora lo que hacen falta son una o dos docenas de familias chinas a las que se les permita montar tiendas e importar mercancias como en cualquier país del mundo..aunque bueno.. eso haría quebrar las Tiendas Caribe.

  • Estrella dijo:

    Gran satisfacción me da la noticia de la restauración del Barrio Chino. Tambien creo que es un puente, no solo lingüístico, si no también cultural, entre Cuba y China "Felicidades"

  • Luis dijo:

    Barrio Chino de La Habana. Ojalá crezca en espacios la recuperación de las edificaciones que lo rodean.

  • Dainet Garcia Cruz dijo:

    Me parece una muy buena acción por parte de las personas que acometieron la labor de restauración, así como los autores de dicha obra.Si bien Asia se encuentra al otro lado lado del mundo, nuestros pueblos siempre han estado ligados. También me gustaría que se fomentara la enseñanza de su cultura en otras zonas del país.

  • DraMulet dijo:

    Muy buen artículo. Muy buen trabajo en el Brio Chino. Pasé 2 años en La Habana y dolía ver la facie del barrio depauperada.
    Sobre el Instituto Confucio, podrías hacer un reportaje. Cómo se estudia allí? Que forma tienen los estudiantes de asistir? A mi hijo le encantaría pero vivimos en Holguín. Hay becas?

  • nizaro27 dijo:

    ¿¿¿No habia un templo budista en el barrio chino??? ¿¿¿donde esta???

  • transeunte dijo:

    AUN QUEDA POR HACER,O NO SE HAN FIJADO EN LOS CHARCOS DE AGUAS ALBAÑALES A LA ENTRADA PRINCIPAL DEL BARRIO EN ZANJA?
    Y NO ES DE 1 SEMANA ES DE MESES,AGUA PUTREFACTAS,APESTOSIISIMAS,NEGRAS,QUE TE QUITAN LAS GANAS DE SEGUIR AVANZANDO.
    Y A ESO QUIEN LE DA SOLUCION?

  • El Montero dijo:

    Es una lástima que sea el único Barrio Chino sin chinos, ya Cuba no está entre las prioridades de de los emigrantes asiáticos, no tienen la posibilidad de crecer con su trabajo que sin lugar a dudas, es muy dedicado. Ojalá y les dieran la posibilidad de llenar el pais de almacenes de ropas y electrónicos, como los tienen en cualquier lugar del mundo, se acabarían las "mulas", y de paso habría que cerrar a TRD, pero estoy seguro que es una forma de eliminar el tan cacareado "bloqueo".

    • Ky dijo:

      El Montero
      El problema de la migración china no esta en Cuba, está en que China viene logrando el mayor crecimiento económico y aunque aún tienen mucho por hacer, sin dudas por ése camino lograrán grandes resultados, porque además recursos tienen suficientes. Lo del "cacareado bloqueo" que se refiere no es tan fácil superarlo, incluso cuando muchas empresas chinas han desistido de invertir en Cuba por temor a ser sancionadas por tener relaciones con bancos norteamericanos o negocios en el mencionado país. Debiera además prepararse en la Ley de Inversión Extranjera y la intención del gobierno por fomentar la misma, ése llamado que usted hace de manera superficial es la necesidad de un país perseguido como cacería de brujas, por un gobierno poderoso e influyente (amenazante).

      • Carlos Manuel dijo:

        Ky... Obviamente tienes razón en cuanto a los datos que nos causa.el bloqueo.

        Pero creo que El Montero se refería a que familias (no grandes empresas) de chinos, descendientes de chinos o cubanos puedan importar productos asiáticos y venderlos en tiendas que les pertenezcan. Solo algo así aseguraría la permanencia y el desarrollo de este barrio que no tiene por qué depender del estado.

      • Carlos Manuel dijo:

        Dónde dice datos es daños

      • Jorge dijo:

        No creo, a pesar del avance economico de China hay nacionales de ese pais en todos lados dedicandose a lo que mejor hacen: comercio minorista y actividades manuales. Incluso lo sabemos por estar presentes en lugares muy visitados por cubanos actualmente: Guyana, Suriname, Haiti, Nicaragua, Panama hasta en Miami hay una zona comercial bien grande.
        No vienen a Cuba porque hasta para emigrar a nuestro pais es bien dificil.

  • Ernesto dijo:

    Ojalá y se logre, con el concurso de todos y sobre todo de los descendientes del gigante asiático el rescate arquitectónico, cultural y comercial de este emblemático barrio, que la desidia, el desinterés estatal y la pérdida de valores llevó a su casi extinción.

    Hay que tratar por todos los medios posibles rescatar el sentido de pertenencia a este barrio entre los descendientes de chinos, pienso que es factor fundamental para lograr su verdadero rescate.

    ¡VIVA CUBA!

  • CCR dijo:

    y por que como forma de rescatar las tradiciones no dejan que vengan chinos de verdad a hacer comercio en esa zona como existe en cualquier parte del mucndo que los chinos son los que mas barto venden, es es una forma de abrirnos y hacer inversiones, hasta en Haiti hay chinos vendiendo,haganlo aqui tambien.

  • Pablo dijo:

    Excelente noticia... aunque la cara del "barrio" por Zanja sigue maltratada, y es lo más visible para los que circulamos por ese lugar.
    Aprovecho que se habla de la herencia china para clamar por el conocido "Parque de los Chinos" de Línea y L, hace ya varios meses levantaron el pavimento y desde entonces nos obliga prácticamente a caminar por la calle. Y de paso pido que se revise el diseño propuesto, pues por las marcas que han hecho tengo la impresión de que el acceso al monumento queda afectado...

  • Sachi dijo:

    Q bueno me alegro..pero a mí criterio personal creo que no solo se debería restaurar..sino también permitir q los chinos hagan sus negocios y q hagan aquí lo mismo q hacen en todos los otros países ...así ganan ellos y nosotros ...

    • Luis Arellano dijo:

      En Chile cada día ha mas pequeños y medianos Centros Comerciales chinos, con familias chinas que están llegando, se instalan importando todo tipo de mercadería desde su país. Han abaratado los precios y abastecido en cada barrio a la comunidad. Lo mismo pasa con los Restaurantes chinos que han proliferado desde hace mas de 20 años.

  • Jayku dijo:

    El portico de la amistad cuyo frente da para la callle dragones tiene unas losas de granito desprendidas a punto de soltarse desde lo alto,esperemos que las peguen de nuevo antes de que se suelten y pierda esas piezas talladas hechas en china.Hace falta tambiien iluminar sus costados pues lo han cogido de baño publico ,el orine hace charcos cada dia...

  • Fernando Acosta Riveros dijo:

    Saludos de paz y bendiciones desde Guadalajara, México hasta La Habana, Cuba. Excelente reportaje sobre el Barrio Chino de la capital cubana y en un día especial para el Mundo: el 70 Aniversario de la Fundación de República Popular China. Un año lleno de efemérides revolucionarias y patrióticas: Las 6 décadas del triunfo de Revolución Cubana y próximamente los 500 Años de La Habana. Oportunidad para recordarle al Presidente Donald Trum que debe sacar sus Manos Opresoras de nuestros países y recordar que tanto a Cuba, como a Venezuela, como a Irán, a la República Popular China, se le debe respetar. Queremos amistad con Todos los Pueblos del Mundo. No queremos más guerras, ni invasiones, ni amenazas. Atentamente, Fernando Acosta Riveros, colombiano-mexicano, Amigo de la Revolución Cubana.

  • Cesyero dijo:

    Ojalá y nuestro barrio chino florezca con la llegada de chinos a los q les permitan que tengan sus comercios como existen aca en Costa Rica donde ellos actuamente los escuentras en cualquier esquina con artículos de todos tipos q realmente se mantienen abarrotados de todo el tiempo.

  • Mat dijo:

    El Barrio Chino de La Habana no es más que “ un parque temático “ , no hay chinos ni comercios chinos, solo lo es para el turismo. En lugares como en Manhattan ya casi han ocupado El Barrio italiano y en Madrid ya tienen su barrio sin decir el de San Francisco que es emblemático

  • chan chen chuan dijo:

    El Barrio Chino de La Habana es único en el mundo: El único barrio chino sin chinos.

  • ALi dijo:

    El barrio chino es más...que el Cuchillo de la calle Zanja. Falta muuuucho por recuperar en aquella zona. Y sí, sería bueno contar con establecimientos de artículos chinos como en tantos países del mundo.

    • Irasema dijo:

      Totalmente de acuerdo con ud.En el Barrio Chino no hsy nada más que restaurantes,bares,etc no hay una tienda donde vendan artesanía china que es maravillosa por cierto.Todo el barrio y las calles colindantes es mas África que otra cosa,tiendas de artículos religiosos por todas partes pero de la cultura china nada!!!Es triste ver como esta bella cultura con una huella profunda en Cuba desaperezca por arte de magia cuando por estas calles caminaron miles de chinos.Porque se la da tanta promoción a la cultura europea y a la Africana y la China es dejada de lado???.

  • Irasema dijo:

    Que buena noticia la Restauración del Barrio Chino pero el barrio chino no tiene nada de asia,tiene de africa.Se prioriza mas las tradiciones hispano-africanas y se olvida de los miles de chinos que poblaron las calles de la Habana,yo considero que en Cuba no pervive ninguna tradición de esa bella cultura, que alguien me demuestre lo contrario si es mentira lo que estoy diciendo.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también