Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Ivanchuk: “Cuba es agradable para mi visión de la vida”

| + |

durante la primera ronda del 54 Torneo Internacional de ajedrez Memorial Capablanca con sede en el Hotel Habana Libre, el 3 de Mayo de 2019 en La Habana, Cuba. FOTO: Calixto N. Llanes/Periódico JIT

Aunque han pasado 14 años desde que ganó por primera vez en un Memorial Capablanca de Ajedrez, el ucraniano Vassily Ivanchuk ha cambiado poco en este tiempo.

Quizás físicamente se nota algo de diferencia, hay más canas en su cabello y en el rostro nuevas marcas denotan que cumplió 50 años de vida.

Sin embargo, lo esencial no cambia, sigue paseando por el salón de juego y sus alrededores como si nada más existiera, la mirada se pierde en un tablero imaginario y habla consigo mismo sin esperar respuesta.

Así, entre “despistado” y genial, sigue siendo el hombre que más tronos del clásico más antiguo de América guarda en sus vitrinas.

Sencillo, con sus infaltables jeans desteñidos, camisas casi siempre a cuadros y usando sandalias con medias, pese al calor caribeño de esta Isla.

Ivanchuk llegó a la edición recién finalizada hace pocos días sin el rango de ocasiones anteriores. No era el de más alto Elo, pero eso no fue óbice para alzar su octava corona. Nuevamente fue el más asediado en los pasillos del hotel Habana Libre y el más reclamado para una foto o un autógrafo.

Con siete puntos de 10 se fue de La Habana. Una derrota en la penúltima ronda hizo “tambalear” sus aspiraciones, pero nada grave ocurrió, ganó su partida de despedida ante el indio Adhiban Baskaran y otra vez regresó feliz a casa.

«Me gusta jugar en Cuba», fue su frase más repetida a quienes le preguntaron por qué regresa tantas veces aquí, e incluso no descartó su décima participación.

Por ahora adelantó que un torneo de dama polonesa será su siguiente parada competitiva, porque asegura que ese juego lo apasiona tanto como el ajedrez.

Otros compromisos con alfiles y caballos le ocuparán los meses que restan del 2019. Tiene planificados varios certámenes y sabe que más invitaciones continuarán llegando.

El diálogo con JIT fue breve, transcurrió en apenas unos minutos después de saberse campeón. Y aunque con un marcado acento, el dominio del idioma español es otra de las “ganancias” de un Ivanchuk que en el lejano 2005, fecha de su primera vez acá, necesitó traductor para entenderse con la prensa local.

¿Cómo se despide esta vez de La Habana?

Obviamente muy cansado, este es un torneo complicado con partidas muy estresantes, creo que por eso cometí varios errores en la última, aunque gané. Pero también feliz, me siento muy feliz aquí.

Ya son nueve veces en Cuba. ¿Qué tiene esta Isla de especial?

Su gente, los jóvenes y niños que aman el ajedrez. En Cuba siempre es muy agradable jugar, y no solo jugar, es estar aquí, es agradable para mi salud y para mi visión de la vida. Por eso me gusta mucho venir a Cuba y estoy feliz cuando me invitan a jugar.

He leído acerca de su admiración por Capablanca desde niño… ¿Cuándo escuchó hablar de él por primera vez?

Fue mi madre la que me regaló el primer libro de ajedrez, que se llamaba “Viajando por el reino del ajedrez”, y ahí leí ya sobre Capablanca y otros jugadores. Desde ese momento supe que existía y me apasioné con su manera de jugar.

Ya es mucho tiempo jugando en la élite, cumpliste los 50 años hace unos meses. ¿Sientes la misma pasión y el mismo ímpetu para mantenerte mucho tiempo más?

Por ejemplo, Viktor Korchnoi era ya bastante mayor y tenía mucha pasión por el ajedrez. Yo podría ser igual, podría mostrar algo parecido. No puedo prometer nada, pero para mí es un gusto jugar, preparar nuevas ideas, entender nuevas formas de ver el juego y buscar lo mejor.

En la era de la informática ha cambiado la manera de prepararse en el ajedrez, los métodos son diferentes a cuando empezaste. ¿Eso te ha traído problemas?

Para nada, me adapto, estudio, analizo lo nuevo y sobre todo me preparo para cada torneo, para cada contrario, los trato de entender y de descubrir sus ambiciones, su estilo, sus maneras de ver el ajedrez…

Pese a los varios momentos buenos, no fuiste campeón mundial absoluto. ¿Eso es una inconformidad en tu vida?

Fui campeón de Blitz y de Rápidas. No fui campeón absoluto, pero eso no es motivo para sentirme mal o sufrir por ello.

¿Entonces habrá una décima visita a Cuba y una novena corona?

¿Por qué no? Puede ser… Falta aún para el próximo torneo, pero si me invitan puede ser.

(Tomado de JIT)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eyleen Ríos López

Eyleen Ríos López

Periodista especializada en temas deportivos.

Vea también