Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Los Cubanitos: Príncipes del azúcar (+ Fotos e Infografías)

| 7 |

En Los Cubanitos no había discriminación racial o clasista.

Estaban jugando pelota en un placer cercano a la casa del adolescente Abel Tarragó, en Banes, y llegó Ramón Pérez y dio la noticia de que por el Canal 2, en voz de Manolo de la Reguera, anunciaron que quienes quisieran organizar ligas de béisbol infantil podían escribirle a Napoléon Reyes, expelotero de los circuitos amateurs y profesionales, al Estadio del Cerro.

Ahí comenzó el vínculo de Tarragó con la Asociación de Béisbol Infantil Cubanitos, de la cual fue su coordinador en la antigua provincia de Oriente: “El 7 de junio de 1955, me dirijo a Reyes solicitándole información sobre el tema. Inmediatamente, recibo respuesta por correspondencia y me envía una cantidad grande de documentos, donde me explica cómo sería el asunto”.

Los muchachos, para poder jugar, tenían que ser buenos alumnos, poseer autorización de los padres y portarse bien en la comunidad. El deporte no era la prioridad –aclara Tarragó–, todo consistía en sacar a los pequeños de la calle y convertirlos en seres humanos con valores, útiles.

Muchos pensaron que el tema era nada más buscar futuros peloteros, porque la iniciativa partió de Bobby Maduro, dueño de los Cuban Sugar Kings (combinado de la Liga Internacional de Triple A, denominado los Reyes del Azúcar), o aprovechar el filón comercial, pues las empresas que no fueran de cigarros o bebidas alcohólicas patrocinaban a los representativos.

Una publicación de esa etapa, la revista deportiva mensual Campeón, arroja más luces al respecto: Objetivos de Los Cubanitos: A) Proteger, organizar y dirigir técnicamente a la niñez cubana en la práctica del béisbol; B) Combatir por este medio la delincuencia juvenil y el analfabetismo; C) Propiciar y mejorar las relaciones entre los ciudadanos. De acuerdo a Tarragó, existían inspectores que velaban en las comunidades por la disciplina, y “un reporte negativo por parte del profesor o profesora es suficiente para la suspensión provisional del niño como miembro activo del equipo”, según Campeón.

Los chicos tenían entre nueve y 13 años; de esta última edad podían jugar cinco, aunque se permitían en la nómina hasta siete, si eso se violaba, el equipo perdía por el Reglamento. También se incluía un certificado médico individual, que avalara la participación saludable del peloterito, y una constancia de la dirección del centro de estudio de cada uno, la cual confirmaba su matrícula en la escuela. Los padres se hacían responsables de toda la indumentaria entregada a sus hijos por Los Cubanitos.

“Empezamos a organizar una liga local con cuatro equipos. Abrimos una convocatoria en Banes, a través del periódico El Pueblo, para que los infantes se presentaran en la Sociedad Flor Crombet, en cuyo local se harían las incripciones. El primer niño registrado fue Armando Sanz, conocido como ‘Tajo’. Todas las noches de sumaban varios y, cuando existió una cantidad considerable con la inscripción de nacimiento (para evitar los llamados “forros”), fijamos una fecha de inicio de los entrenamientos en el barrio Amarillo, en el que se ubicaba el campo de béisbol, hoy cancha de fútbol Turcios Lima. Algunos pensaron que la tarea parecía imposible, por la cantidad de requisitos exigidos. En la Logia Caballeros de la Luz, se constituyó la Liga Local, con una estructura de un presidente, un vicepresidente, un secretario y un vicesecretario. Tuve mucho apoyo de mi hermano y Argelio Santiesteban”, recuerda Tarragó, quien conoció con 17 años la capital, cuando la visitó para recoger el equipamiento de la primera justa provincial.

En Banes, Los Cubanitos desarrollaron seis temporadas, entre 1956 y 1961. Al irse los Sugar Kings del país –nos arrebataron la franquicia en EE.UU. – y producirse la nacionalización de empresas, Los Cubanitos llegaron a su fin.

Antilla y Las Tunas fueron otros territorios involucrados en la región del este, toda vez que tuvieron elencos enrolados. El primer campeonato, solo efectuado en la zona banense, contó con tres planteles, Malta Hatuey, Pueblo Nuevo y U.S.Keds.

“Queríamos añadir en el ‘56 a muchachos de Macabí, pero no se logró constituir un cuarto plantel, pues los niños no eran suficientes. Malta Hatuey terminó coronándose y nos representó en el torneo nacional, donde se ubicó segundo”, acota el excoordinador.

Excepto a Pinar del Río, Los Cubanitos abarcó a todas las anteriores provincias del país. Hubo Liga hasta en Isla de Pinos. El máximo número de novenas orientales se concretó a partir de la incorporación de Antilla y Las Tunas, en 1957 y 1959, respectivamente, por lo que en 1960 y 1961 fueron 12 conjuntos. Nunca el monarca oriental ganó la Serie Nacional, aunque cuatro niños banenses integraron el Todos Estrellas en el ‘59.

Desfile de inauguración de la Liga en la ciudad de Banes.

De aquella generación todavía reside en Holguín uno de los peloteritos impresionado con las avenidas capitalinas, el Hotel Nacional y el Prado. Omar Palacios defendía el campocorto del U.S. Keds, novena campeona del este en el ‘57: “A mis 74 años, me es imposible olvidar la estancia en La Habana. Fuimos últimos, mas nos divertimos mucho, que fue la intención de los organizadores, propiciar el disfrute más que el aspecto competitivo. Éramos niños banenses de pocas posibilidades económicas, por eso estuvimos felices en cada actividad extradeportiva, como visitas al aeropuerto, a la playa y otros lugares recreativos. Allí enfrentamos a Rigoberto Betancourt, lanzador zurdo que después hizo época en las primeras Series Nacionales (propinó 548 ponches en 536 entradas). Siempre vi a Los Cubanitos como un movimiento honesto, que transmitía enseñanzas”.

Algo curioso fue que, en el ‘58, el equipo K.Listo Oriente, de Banes, auspiciado por la Compañía Cubana de Electricidad, queda empatado con su similar de La Habana y el título se decidió en un partido extra, ganado por los habaneros, gracias a la faena monticular de un tal Santiago “Changa” Mederos.

Todo el equipamiento empleado en el evento provenía de la marca Wilson, norteamericana. Lo más mínimo de un juego de pelota estaba reglamentado, incluso hasta cómo debía calentar el pítcher. Hubo interés en la Ciudad de los Parques de llevar la Liga a su terruño; sin embargo, esto no fructificó.

Los niños negros más pobres de Banes tenían derecho a inscribirse en Los Cubanitos, por lo tanto, no había discriminación racial o clasista. Ellos se mezclaban en el diamante con los hijos del administrador y del jefe de la Agricultura de la United Fruit Sugar Company. No se excluía a nadie por motivos religiosos, únicamente se requería disciplina, tanto en el terreno, como en la escuela y la comunidad, para que, en el futuro, cada chico fuera buen ciudadano.

Ningún personaje de la política banense estuvo ligado a Los Cubanitos. Fulgencio Batista quiso reunirse con los pequeños de ese municipio en 1956, durante la lid nacional, pero Clemente Inclán, rector de la Universidad de La Habana y presidente del Consejo Director de la Liga, expresó que ese encuentro tenía que ser con todos los chicos del resto de las provincias, y no se efectuó dicha reunión.

Los Cubanitos desaparecieron en 1961, al menos formalmente, aunque entonces el deporte revolucionario expandió la masividad de aquel proyecto –repleto de intenciones nobles–, con decisiones tan perdurables como los Juegos Nacionales Escolares (1963) y sus diferentes instancias desde la base.

Muchas de las buenas prácticas de dicho programa se extrapolaron a lo largo y ancho del país. Pero sería muy positivo remitirse a estas, porque son antecedentes valiosos de nuestro pasatiempo nacional en sus primeras categorías.

Se requería disciplina, tanto en el terreno, como en la escuela y la comunidad.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • INFORMATICO_STGO dijo:

    Deberia recuperarse toda esa organizacion deportiva si es que queremos volver ganar un evento INTERNACIONAL como el CLASICO…

  • Carlos A dijo:

    Es bueno recordar esta etapa de nuestra historia del beisbol en Cuba, yo tuve la oprtunidad de jugar esas ligas en La Habana en las cuales jugue con el K LISTO KILOWATT auspiciado por la mal llamada Compañia Cubana de Electricidad ( K LISTO era un muñequito con cabeza de bombillo y el cuerpo lo formaba una especie de rayitos electricos que fue el logotipo de la Compañia) en un grupo donde tambien estaban otros 3 equipos el IROMBER auspiciado por la fabrica de refrescos, el JUICE FRUIT auspiciado por la fabrica de gomas de mascar (chiclet) del mismo nombre y el Rafael Conte
    auspiciado por la instalacion deportiva de la barriada de Lawton que lleva ese nombre

  • menejías dijo:

    todavia en los municipios como el de venezuela existen los expedientes con las fotos y examenes medicos de aquellos niños que jugaron beisboll en la liga de los cubanitos.

    • Nelson Alejandro dijo:

      Lo mismo sucede en Banes, Holguín. Expedientes y otros documentos de los niños todavía son conservados por Abel Tarragó. Saludos.

  • Rojo de Metro dijo:

    Estimado Nelson Rdguez. No tengo palabras con que expresar mi agradecimiento por tan excelente historia. Asi tambien se hace beisbol. Gracias

  • Yusmani Avila Rodriguez dijo:

    Me enorgullece este comentario sobre los CUBANITOS, primero por el ejemplo que nos da que nuestro deporte nacional existe dede sus raices, que se puede organizar y seguir aportando figuras, solo falta VERGUENZA y DEDICACION. en segundo lugar por ser BANENSE, conozco del trabajo y la Dedicacion de Abel Tarrago, Historiador del Municipio y amplio conocedor de nuestra Historia, otros trabajos como esto se pueden segur enviando y pubicando de cada Historia de los Pueblos de Cuba. Por ejemplo de Banes tambien se pudiera escribir como una Plaza Historica del Futbol en Cuba.
    SDS…EL MOLO

  • juan.rene dijo:

    Esta idea, adaptada a nuestra actualidad, no es mala, pues se jugaría más y se podría multiplicar el número de participantes, algo que los Juegos Escolares no logra.
    Aprovechemos las experiencias que guardan los que aún están vivos y hagamos de nuevo una liga que llamemos ¨Los Cubanitos¨, !lindo nombre!.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Nelson Rodríguez Roque

Nelson Rodríguez Roque

Holguín, 1982. Graduado de Estudios Socioculturales (2006) en la Universidad de Holguín y periodista del semanario ¡ahora! En twitter: @Narr1982

Vea también