Imprimir
Inicio » Especiales, Medio Ambiente  »

Las Terrazas: Entre el verde y el silencio (+ Fotos)

| 39 |

Una familia pasea en bote. Foto: Deny Extremera.

En algún momento el carpintero jabao descansa de su faena, cesa el percutiente sonido de su pico contra la madera y llega entonces el sonido, menos agudo, del obturador. La cámara estaba lista en las manos, esperando el momento. El carpintero, que antes movía su cabeza a una velocidad poco común en el reino animal (se dice que picotean unas 20 veces por segundo), se hace casi un ovillo, como si se hubiera dado cuenta de que transcurre un día fresco en las montañas de la Sierra del Rosario, y se queda quieto, en silencio.

El silencio es parte de lo que se escucha todo el día en Las Terrazas. Y el zumbido del canopy. Y los cantos de los pájaros. Es la banda sonora recurrente del poblado y de estas montañas, porque la de la ciudad, la de los motores y los gritos y los apuros, queda atrás segundos después de doblar a la derecha en el kilómetro 52 de la autopista La Habana-Pinar del Río.

Cesa la rutina del carpintero pero continúan el pitirre real y un zorzal. Por algún lado anda un tocororo -su trino es uno de los que conozco-, pero no se deja ver. A ratos gorjean los tomeguines de la tierra, que se mueven nerviosos, sin detenerse un segundo.

El reino del árbol y las bromelias y los curujeyes. Foto: Deny Extremera

Nuestro guía, Erick, nos habla de las especies que habitan estas montañas, de la historia de los antiguos cafetales fundados en el siglo XIX por franceses que llegaron de Luisiana -hubo medio centenar de asentamientos cafetaleros en estas lomas-, de la altura de la montaña en que estamos y la de cada una de las montañas que vemos, del enfoque ecológico en el proyecto y construcción, a finales de los años 60 y principios de los 70, de la comunidad de Las Terrazas.

Estamos en la casona del cafetal Buenavista, el mejor conservado de los que existieron en la zona, donde también se pueden ver los muros de piedra de los almacenes y los barracones de los esclavos, y más arriba la tahona, el enorme y pesado molino para descascarar, trillar y pulir los granos, junto a los secaderos. Desde aquí se ve una amplia llanura, y al fondo el mar, donde se mueve borroso por tanta bruma un blanco barco de cruceros que navega hacia el puerto de La Habana.

Seguimos montaña arriba por un sendero entre el bosque y llaman la atención tantos helechos, algunas orquídeas. Llegamos a la cima veinte minutos después. El mirador de Buenavista, 340 metros sobre el nivel del mar. A lo lejos se divisa Las Terrazas. Desde aquí se ve la total dimensión de lo que implica construir una comunidad como esta, según el sistema de terraceo, entre las montañas, que en esta zona están entre los 400 y 600 metros de altura.

No hay claros en las montañas que rodean a Las Terrazas, totalmente cubiertas de árboles de 30 metros de altura, o más, cubiertos a su vez por saludables bromelias y curujeyes. Y entre tanto verde, como un patrón que da contraste y ritmo al cuadro, diminutas (vistas desde la lejanía) rayas blancas dispuestas verticalmente: los troncos de las palmas.

Las Terrazas, desde el mirador del Buenavista. Foto: Deny Extremera

La gente de Las Terrazas se acostumbró hace mucho a vivir en y con la naturaleza. Más recientemente se acostumbró a convivir con el turismo, con los viajeros que llegan y andan por los lagos, las montañas y los ríos, mirando y registrando todo en sus cámaras y memorias, porque uno ve los paisajes y vive las experiencias en estas montañas y senderos, pero igual hay tanta belleza en ellos que uno se los quiere llevar consigo. Guardarlos y mostrarlos a otros.

Por eso espero con paciencia a que el carpintero jabao se reanime y vuelva el golpeteo a romper la tranquilidad del centenario árbol, o intento una y otra y otra vez capturar un segundo, un solo segundo.

Y se demora. Y yo me tomo mi tiempo. Miro a quien me sirve de guía en esta jornada y pienso que debe de estar apurado. Le digo -medio en son de broma, medio en son de disculpa, y como para entablar conversación-: “Qué va, compadre, yo soy demasiado bobo para esta cosa de los pájaros, se me va el día en esto”. Y él, sonriendo: “Oiga, ojalá todo el mundo tuviera esa bobería y no estuviera para otras cosas”. Nos reímos y yo sigo esperando por el carpintero jabao. Y entretanto pienso que ojalá todo el mundo, en todo el planeta, gobernantes y gobernados, pensara un poco más en cosas que no parecen vitales. Y es increíble cuánto lo son en realidad.

En el bosque. Foto: Deny Extremera.

En Las Terrazas, comunidad ecológica pionera en Cuba, y que aún hoy, en el siglo XXI, asombra, los pobladores se han acostumbrado, y han aprendido, a vivir con y en la naturaleza, y con y del turismo. Hay varios restaurantes, entre ellos el del hotel Moka, con una hermosa terraza que da a los árboles, y uno vegetariano, El Romero, y otro del que me recomiendan probar los guisos criollos, La Fonda de Mercedes. Y están el Café de María y el Café Aire Libre: un menú de 13 especialidades de café, incluido el Café Terraza: café, chocolate, licor de cacao, leche, hielo. Y venden bolsitas de café en polvo, producido en las montañas.

En Las Terrazas vi a un niño de tres años, mientras sus padres comían pizzas en El Curujey, quedarse mirando fijo el televisor, y luego bailar, mientras reproducían un video de Polo Montañez. Un niño tan pequeño bailando música salida de las montañas donde él nació, en estos tiempos de tanto y tan seguido reggaetón.

Y yo y otros que seguían el sendero escuchamos a nuestro guía Erick -luego de hablarnos de alturas y especies de la flora e historia de los cafetales- cantar cuando llegamos allá arriba, al mirador del Buenavista, y vimos el poblado desde lejos, como sembrado entre las montañas. Esta es también tierra de músicos y poetas. Verde, silencio bosque adentro y música, y montañas y palmas en este reino del pájaro y el árbol y el curujey y las bromelias.

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Interesante y bien escrito articulo del destacado periodista cubano Deny Extremera San Martín. Solamente quisiera incluir un comentario que es el papel jugado en ese increíble desarrollo en íntima amistad con la naturaleza por ese extraordinario cubano que es Osmany Cienfuegos Gorriaran, revolucionario, ex – ministro de la Construcción y del Turismo, arquitecto, quien fue la inspiración y el gestor de Las Terrazas

    • Lilita dijo:

      Tiene usted toda la razon, el plan de Las Terrazas esta estrechamente ligado a la obra de Osmany Cienfuegos, gran cubano de punta a cabo. Siempre que se hable de Las Terrazas es muy justo mencionarlo

  • Jose dijo:

    Felicidades por el artículo y el fotoreportaje. Ha sido un regalo para el día de hoy ver las fotos tan magníficas de todo ese entorno.
    Me parece que el pitirre es un Guatíbere, y no un Real, pero te doy el crédito a tí como fotógrafo que es quien estaba ahi.
    Felicidades.
    buddy77@cubava.cu

  • giselle dijo:

    Que lugar más lindo!!!…Yo estuve ahí y la magia de la naturaleza me cautivó, quisiera volver, es un lugar encantador, nuestro país es hermoso!.

  • Yoli dijo:

    Que bella mi Patria!!! Hermosas fotos.

    • yailin dijo:

      Que lindos sitios para vicitar en nuestra cuba querida, no deja de imprecionarnos.

      • daire dijo:

        yo nunca he ido y viendo estas fotos digo como que wow de lo que me pierdo….

  • Dany dijo:

    Tuve la oportunidad de realizar una visita al lugar y la verdad me quedé enamorado literalmente. La vista desde el mirador de Buenavista es hermosa merece la pena andar por el largo sendero hasta la cima para admirar el paisaje. Ah y fue la primera vez que monto en un bote y remo, unos lugareños me gritaban desde la orilla que estaba remando al revés jajajaja.

  • MARIA dijo:

    BUENA FOTOGRAFIA, HERMOSO ES PINAR DEL RIO, BENDICIONES PARA TODOS, TENGAN UN BUEN DIA.

    • Yudi dijo:

      Gracias por el comentario pero ya no pertenecemos a Pinar del Rio, ahora somos de Artemisa pero si de Cuba bella.

    • Jorge dijo:

      las Terrasas pertenecio a Pinar, pero con la nueva division politico administrativa ahora pertenece a Artemisa

  • Patricia Soler Silva dijo:

    ¡Qué bello lugar! La naturaleza de Cuba es espectacular.
    ¡Qué buenas fotos! ¡qué buen trabajo!
    Gracias

  • Isabel-Pinar dijo:

    Qué belleza, gracias: LA TIERRA ES INSULTADA Y OFRECE SUS FLORES COMO RESPUESTA. Rabindranath Tagore

  • Rigo dijo:

    Excelente articulo, inmejorables fotos, mientras lees parece que estas en contacto directo con la naturaleza, caminando por el monte, escuchando el cantar de los pajaros y sientiendo el frescor de la vegetacion, cuanta envidia, envidia de la buena, yo tambien bebi agua de un manantial con un delgado tubo de “tibisi”, me lave la cara con rocio de una hoja de malanga, hice pompas de jabon con un tubo de calabaza, improvise jaulas o cordeles, le di leche en pomo a un puerquito o despale tabaco o desgrane maiz en la noche a la luz de una chismosa, que linda era la vida para un niño de campo, cuantas vivencias, cuantas anecdotas, cuanto aprendizaje y cuantos recuerdos.

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos desde Rusia…Nunca he podido ir a visitar ese lugar, ni tampoco SOROA…..si no muero antes…Ud me ha despertado mi cubano dormido aqui con el frio..Te juro que en mi proxima visita a la islita amada me llegare hasta alli….Atencion….LAS TERRAZAS ,,,tambien se comenzo un proyecto similar alla entre S.Clara y cumanyagua…Pero no se porque se paralizo, si algun comentaristas sabe de eso…por favor aqui le esperamos………GRACIAS Deny!!!!

  • marlene dijo:

    un lugar q m queda por ver, lo tengo en mis planes

  • dana dijo:

    El reportaje esta bello , pero dista mucho de la realidad , mamá naturaleza ha tenido que luchar DUROOOOO por mantenerse alli , pues soy ferviente cliente fija del lugar , eran mis dias de reposo hace años cuando me llevaba un libro desde las 7 am y lo terminaba al atardecer , entre un silencio sepulcral invadido solo por el canto de los pájaros.
    En estos momentos la estacionalidad turística es prácticamente todo el año,el turismo masivo representa un gran peligro para esta área , que se ha visto afectada por el vertedero de basura y la falta de conciencia de los visitantes añadiendo el desinterés de muchos de los trabajadores a los cuales NO les importa literalmente el uso de algunas bocinas sobre todo en el área del Río San Juan.
    En el camino hacia el lugar la gente ya se pierde la gente buscando la cruz que una vez fue pintada en el lugar donde perdiera la vida nuestro Polo Montañez , que ya se habia hecho parte de la cultura que se va arraigando de a poco y se va olvidando más rápido.
    No dejo más razones para permitir que otros cubanos debatan el tema que tiene bastante tela por donde cortar.

    • Viajero natural dijo:

      Pues las fotos hablan por sí solas. Yo fui hace poco y no había música alta en ningůn sitio y las noches son muy tranquilas. Fue un fin de semana y solo habia un poco de gente y era para el canopy. Pero ademas el que gusta de cosas como la observacion de naturaleza y aves se va para los senderos. Yo me fui y estaban preciosos. Me leí medio libro totalmente en paz en un banco. Es un lugar de mucha paz. Gracias al periodista por hacerle honor con las fotos y la historia.

      • Dana dijo:

        Amablemente me brinda su correo y le voy a dar toda una enciclopedia de mis fotos que también hablan por si solas

      • CAVAFY dijo:

        Comparto viajero natural sus criterios sobre ese lugar y creo que no viajamos juntos, de modo que no me parece creible lo expresado por Dana, cuando se mira con ojos de hiel poca luz se ve en el camino

  • Uruguayo dijo:

    Un lugar de esos que te hacen sentir que es “tu lugar en el mundo”, no lo conocia, nadie me habia hablado de el, y llegue de casualidad y me enamore, me falta mucha Cuba por conocer, pero ahi quiero volver, y si me dejan, quedarme!! la escuela ROU necesitara gente? saludos desde Uruguay.

  • elizabet dijo:

    Exelente artículo, me siento feliz de poder decir que soy artemiseña y que además de tener en mi tierra estas maravillas, soy parte de un colectivo muy grande que laboramos para que el Área Portegida de Recursos Manejados, Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario continue tan linda como hasta hora, y ofreciendo al visitante el deleite de su flora y fauna.

  • Agustin Navarro dijo:

    Estuve hace 4 años y la verdad una belleza el lugar bien cuidado hermoso lugar para disfrutar, el lago sus aguas transparentes increíble hay que cuidarlo al máximo

  • alexiZ dijo:

    Es un entorno para disfrutar

  • IVM dijo:

    He visitado a muchos pueblos de cuba por no decir que a casi todos pero Las Terrazas me cautivaron es el lugar donde cualquier cubano añora vivir y sobre todo pasar su vejez. no es bonito es maravilloso es como estar en una pelicula o en un sueño.

  • Guille dijo:

    Entre el verde, el silencio ¡Y LOS MOSQUITOS! Horrible mosquitera!!!

  • cubana dijo:

    Hermoso lugar, lo visite y es un bello lugar de paz.

  • habana dijo:

    He tenido la oportunidad de visitar este sitio en varias ocasiones y me parece realmente MARAVILLOSO , su vegetacion , su gente , la belleza de los paisajes …..es bien lindo … las fotos geniales

Se han publicado 39 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Deny Extremera San Martín

Deny Extremera San Martín

Periodista de Cubadebate. Ha trabajado en Radio Reloj, Casa de las Américas y otras instituciones y proyectos periodísticos.

Vea también