Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Cajeros automáticos: Dinero plástico, ¿dinero en el aire?

Por: Yudith Madrazo Sosa
| 54 |

Foto: Juan Carlos Dorado / 5 de septiembre.

Le urgía el dinero. Como de costumbre —desde hace más de un año cuando en su centro de trabajo comenzaron a asociar el salario a una tarjeta magnética—, se dirigió a uno de los cajeros automáticos (ATM) habilitados en la ciudad para extraer el correspondiente al último mes. Advertir la presencia de varias personas en fila para la misma acción no la sorprendió. La escena ya resulta habitual. Lo que vino después tampoco era nuevo: los cuatro ATM presentaban problemas técnicos y, por tal razón, debió acudir a los ubicados en otra arteria para llevar a feliz término su gestión.

Suspiró aliviada (después de todo, había tenido suerte) y echó a andar con el exiguo peculio en el monedero, mientras se preguntaba si aquello de ser cliente de tarjeta magnética era un beneficio o representaría un dolor de cabeza más.

Días antes, el intento de hacer una extracción en una de las sucursales de Cadeca falló por falta de conexión, y en otras oportunidades también había fracasado la idea de pagar por este medio en las tiendas recaudadoras de divisa.

No hay dudas. Que a Cuba haya llegado el conocido como “dinero plástico”, y que cada vez crezca el número de usuarios de tarjetas magnéticas, constituye una buena noticia, muestra de que el país avanza hacia la informatización de la sociedad y asume las formas financieras que rigen en casi todo el mundo, cuyos beneficios resultan incontrastables.

Las tarjetas ofrecen la comodidad de llevar tu dinero a todas partes, sin necesidad de abultar los monederos y billeteras con efectivo; extraer el salario en cualquier lugar, aun cuando te encuentres de vacaciones o bajo certificado médico, sin el requerimiento de acudir a tu centro de labor; de evitar colas para pagar la electricidad, el teléfono; transferir dinero a un familiar en cualquier horario o día de la semana, y asuntos por el estilo. La contrariedad aparece, sin embargo, a la hora de materializar tales ventajas.

No son pocas las inconformidades sobre el uso de ese medio de pago electrónico. Por un lado, están los problemas técnicos que con frecuencia presentan los ATM y, por otro, la todavía poca disponibilidad de ellos en la provincia: 17 en total, once dispuestos por el Banco Popular de Ahorro y seis por el Banco de Crédito y Comercio (Bandec), de acuerdo con directivos de ambas instituciones.

Si tenemos en cuenta que entre estas dos entidades bancarias suman más de 75 mil los usuarios de tarjeta magnética; y si a ello añadimos la creciente cifra de titulares de tarjetas de débito, sin olvidar la de trabajadores internacionalistas, nos percataríamos de que todavía resultan insuficientes.

El desaliento se hace mayor para quienes viven en los barrios de la periferia o en los municipios, pues solo en las zonas céntricas de la ciudad, la Refinería y en Aguada de Pasajeros existe el servicio. En el resto de los territorios, los clientes solo cuentan con las sucursales de Cadeca y los bancos para extraer el dinero de sus tarjetas, con el agravante de que estas unidades están sujetas a un horario. Es decir, ni sábado por la tarde, ni domingo, ni por las noches es posible realizar la operación.

“Para cobrar casi siempre necesito dos o tres días. Muchas veces voy a Cadeca y me dicen que no hay servicio del POS por problemas con la conexión; me dirijo al Banco y sucede igual, o simplemente me voy porque hay mucha gente y decido regresar en otro momento, pues debo salir de mi trabajo para hacer esa gestión”, comenta una trabajadora lajera.

Como ella, otros cienfuegueros ven naufragar la dicha de contar con una tarjeta en el mar de las limitaciones. Algunos se preguntan: ¿por qué no hay cajeros automáticos en otros puntos de la ciudad, como en el Hospital, a donde acude tanta gente? ¿Por qué se hace tortuoso pagar con ella en las tiendas? ¿Por qué no habilitar terminales de puntos de venta (POS) en otros lugares, como las unidades de la cadena de mercados Ideal? A tales preguntas habrá que responder más temprano que tarde. Poco a poco, el uso de las tarjetas va dejando de ser una opción para convertirse en el medio de pago electrónico de un número creciente de personas, entre otras razones, porque más entidades han tomado el servicio de domiciliación de nóminas.

Pero los pasos hacia el progreso no pueden darse en una sola dirección. De poco sirven los avances de las entidades bancarias si la sociedad en su conjunto no asimila la conveniencia de los diferentes canales de pago y si todo ese empeño no se acompaña de mejoras en la infraestructura.

Solo así, el dinero plástico podrá “sonar” para bienestar de todos y no encontrarse en el aire, cual hilo de humo imposible de atrapar con la mano.

(Tomado del 5 de Septiembre)

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rey dijo:

    Por cosas cómo estás es que mi vecino y amigo de la infancia, sigue a la antigua según él, levantando losas y guardando…..

    • manolo dijo:

      Los cajeros automáticos son súper!!! Ojalá y hubiesen más!!

    • manolo dijo:

      Los cajeros automáticos son súper!!! Ojalá y hubiesen más!!

    • pili dijo:

      Realmente Cuba aún no está preparada para que todos tengamos tarjetas magnéticas, la bonificación del Banco es casi imposible obtenerla porque a los dependientes se les hace dificil pasarte una tarjeta, viven mintiendo en cuanto a los problemas del POS o la comunicación, pero lo que si se sabe es que ellos necesitan el cash para hacer sus cosas…entonces la pregunta es: ¿QUIEN LE PONE ESTE CASCABEL AL GATO, HASTA CUANDO VAMOS A PERMITIR QUE LAS TIENDAS RECAUDADORAS NO ACEPTEN PASAR LA TARJETA Y MENTIR PONIENDO CAUSAS QUE CASI NUNCA SON CIERTAS?

  • stoysansi dijo:

    Otro caso de la carreta delante de los bueyes.

  • Preocupao dijo:

    Este asunto no se resuelve con poner tres o cuatro cajeros. Es más, se puede poner uno en cada manzana, y si solo se hace eso, sería botar recursos y no resolver nada. El cobro es una tortura, porque concentra a todos los asalariados en donde esté el aparato para cobrar, cuando antes era en el centro laboral. El dinero eletrónico está concebido como un binomio entre la tarjeta de pago, y los medios electrónicos de cobro. Hoy por hoy, en Cuba lo que se ha hecho es trasladar la acción del pago/cobro al lugar físico donde están los cajeros.
    Para que funcione como debe ser, y sea de verdad una comodidad y adelanto, tiene que resolverse de una vez y por todas el asunto de los POS, y que estén desponibles en la mayor cantidad de lugares donde sea necesario una transacción. Aquí hay muchísima tela por donde cortar, desde los dependientes que le temen a la tecnología porque no están habituados, hasta el consabido rechazo porque por ese medio no pueden adulterar los precios. ¿Se imaginan que podamos pagar el transporte público con una tarjeta? Éxodo masivo de choferes, al menos en la Habana no podrán seguir embolsillándose 60 ctvs por pasajero. Multipliquen por la cantidad de personas que montan en un P en un día, y verán lo que pierden si por algún mecanismo pudiéramos siempre pagar lo que cuesta el pasaje de manera exacta.

  • Corona dijo:

    Las tarjetas ofrecen la comodidad de llevar tu dinero a todas partes, sin necesidad de abultar los monederos y billeteras con efectivo; extraer el salario en cualquier lugar, aun cuando te encuentres de vacaciones o bajo certificado médico, sin el requerimiento de acudir a tu centro de labor; de evitar colas para pagar la electricidad, el teléfono; transferir dinero a un familiar en cualquier horario o día de la semana, y asuntos por el estilo. La contrariedad aparece, sin embargo, a la hora de materializar tales ventajas.
    Ese es el mejor párrafo de todo el artículo.
    En toda la provincia ( Cienfuegos) hay solo 17 ATM, eso es para morir de desespero ( y de risa).
    Ejemplo: en un solo local de una shopping ( centro comercial) de Manaos ( Brasil) he visto más de 20 cajeros automáticos. Imaginem 17 cajeros para toda una província, con sus defectos técnicos y la localización de estos !!!

    • patricio dijo:

      Oye Corona, tú estás escribiendo desde Manaos o ya estás en Cuba?

      • pedro dijo:

        Listo para el regreso!!

  • Jorgel dijo:

    A mi no me queda ninguna duda, en condiciones de sub desarrollo intenso como las que vivimos los cubanos los medios tecnológicos avanzados son más un problema que una solución y además un problema más.

  • Manuel Eduardo Polanco Pérez dijo:

    Me interesaría conocer hasta que monto en CUC puede dispensar un cajero automático en el día. ¿O sea cuanto puedo solicitar con mi tarjeta magnética?
    Además conocer si puedo transferir alguna cantidad a una persona extranjera que se encuentre de visita en Cuba

    • Gloria dijo:

      40 billetes máximo. Pero esta asunto limites. Te digo el atm lo que puede.

  • Cubano Piso de Tierra dijo:

    Pasa esto por lo mismo que pasa todo lo relacionado con los servicios de telecomunicaciones en nuestro país, y que lo he expuesto en comentarios anteriores, hasta que la última milla no esté OK (sin llegar al internet en los hogares) es pura ilusión habilitar todos esos servicios que en el resto del mundo (incluido Haití) son comunes. Para los no conocedores la última milla es la llegada de la conectividad con calidad hasta los centros encargados de prestar esos servicios, y por supuesto, nuestras viviendas, pero el estado de la planta exterior (los cables y otros dispositivos que salen de la planta telefónica hacia el servicio de calle) de ETECSA es tan malo que no posibilita prestar esos servicios a plenitud, o en ocasiones ni lo posibilitan. Mientras esto no se solucione pues seguiremos padeciendo de pocos cajeros automáticos, problemas con los POS, pobre conectividad en los puntos Wi-Fi, la no salida DE LA 3G y hasta etcétera. Claro para esto hay que tener muuuuuchooooo dinero, que precisamente es lo que menos nos sobra, o lo que más nos falta depende de cómo se mire. La informatización de la sociedad pretende sacarnos de ese hueco, pero hasta que no haya mucho dinero para invertir en dicha infraestructura pues seguiremos en las mismas, o sea, pasando trabajo para conectarnos en las zonas Wi-Fi, quedándonos sin dinero aun cuando tengamos mil pesos en nuestro “plastiquito”, teniendo que “robar tiempo” al trabajo para hacer esas gestiones que en el mundo entero la puedes hacer desde tu casa las 24 horas del día, entre otras.
    Así y solo así será que algún día tendremos una conectividad aceptable, mientras tanto pienso que debe ser política del Estado no poner la carreta delante de los bueyes, o sea, no seguir emitiendo tarjetas magnéticas hasta que el tema de la conectividad no esté resuelto.
    Gracias por publicarme. Saludos a todos.

  • Bayames dijo:

    Esto no es solo un problema de la Perla del Sur, debe ser nacional, aunque en le caso de Granma no me he topado con algún cajero con problemas técnicos, los otros si son ya cotidianos

  • Andrey dijo:

    Los cajeros electrónicos y el dinero, todo un dilema cuando estos están por debajo de la demanda,… aunque seguro que saldrá la justificación que se ponen tantos cajeros por tantos miles de clientes, la realidad es que no alcanzan, porque hay que sumar los fueras de servicios, o los que ya el domingo se quedan sin $$$ porque precisamente la presión es mayor aunque el algún funcionario del banco diga lo contrario. Así y todo prefiero los cajeros, aclaro, porque donde vivo existen cajeros, porque eso de tener que ir a Cadeca o al banco a extraer el dinero es un atrazo, peor que si tuvieras que cobrar en tu trabajo.

  • Elyovi89 dijo:

    Aquí se quejan porque tienen pocos… aquí en cumanayagua que es un municipio de la misma provincia no hay ni uno! Entonces para sacar dinero casi siempre me dirijo a la cuidad porque las colas en el banco son interminables… el pais ya debería estar al menos pensando en poner uno por municipio eso ayudaría un poco. Ah de día los cajeros colapsan por las colas pero si vas luego de las 6 o un poco más tarde están desiertos! Y el transporte es hasta algo más tarde que eso así que no sean exagerados y en vez de ir en la mañana vayan por la tarde o la noche un momento y listo.

  • henryraul dijo:

    El problema no es de los cajeros, el problema es que no puedes pagar en una tienda porque el POS siempre tiene problemas y eso te obliga a sacar el dinero fisico de un cajero.

  • patricia alvaré dijo:

    Terrible lo de los cajeros y lo de los pagos en las tiendas por tarjeta magnética, Además las nuevas tarjetas pierden su magnetismo por cualquier cosa. En el propio banco te dicen sobre su calidad. Felicitaciones para las muchachas de la telebanca. ninguna queja. Funcionan super bien.

  • Andrews dijo:

    Todo el que está en inventos no le conviene que llegue el dinero plástico, porque habrá que trabajar bien duro para ganarlo y si existiran robos de “targeteros” pero no es comparable con el nivel de control económico financiero a todos los niveles. Eso esta más que demostrado. Esa deberia ser la primera tarea de la Contraloria General de la Republica mas que dedicarse a inspecciones que no van a resolver más que un informe y un poco de gente presa botadas. Después habrá tiempo pata controles y arqueos sorpresivos a los equipos.

  • Javier Francisco dijo:

    Espero pronto lleguen los cajeros colectores a Matanzas. Si bien con la APK puedo efectuar varios pagos desde mi móvil, para poner dinero en mi tarjeta tengo que hacer la cola del banco. O sea, aun no escapo de las colas.

  • PK dijo:

    Por mi trabajo tengo 2 tarjetas en cup y cuc. Antes habia buscado una en BPA. Me gusta esta vía de pago y ahorro. Poder utilizarla como medio de pago en las tiendas es muy bueno. Pero en ocasiones es un poco lento y las personas se desesperan. Hay que seguir modernizando la tecnología para poder tener mayor acceso.

  • juan rodríguez dijo:

    De pronto en Cuba puede resultar interesante el uso de la tarjetas y de los cajeros automáticos. Pero en un país capitalista como Colombia son toda una tragedia por la acción de los delincuentes. Casos se han visto en los que desde un taxi y con revólver en mano a muchos usuarios de estos servicios les han hecho el “paseo millonario”. Los amenazan deben dar la clave de su tarjeta, les dan vueltas por toda la ciudad y retiran todo el dinero existente en la cuenta de la víctima del delincuente.

    • morpheuz dijo:

      Para minimizar eso están los límites de extracción…

  • Manuel Eduardo Polanco Pérez dijo:

    En realidad el Banco es una traba en los cajeros automáticos y en las cajas de las propias sucursales.
    Yo no me puedo explicar por qué motivo no puedo comprar divisas en los bancos de Cuba. Si tengo la posibilidad de viajar no lo puedo hacer portando nuestra moneda interna CUC, porque esta solo vale aquí. La lógica indica, y no hay nada legal que lo prohíba, que debo comprar la divisa necesaria cualquiera que sea la cantidad que requiera.
    ¿Por qué las disposiciones financieras de mi país me obligan a introducirme en el MERCADO NEGRO para realizar la compra de Dólares u otras divisas requeridas?
    Para nadie es un secreto que recibimos transferencias desde el exterior en Moneda Libremente Convertible, el estado cubano, tal y como funciona en el resto del mundo nos la cajea automáticamente por la moneda CUC aplicando la tasa de impuesto correspondiente; ¿pero por qué en un momento determinado no puedo yo comprar nuevamente la moneda que necesite USD, EURO, LIBRA ESTERLINA?
    ¿Por qué no se me permite transferir dinero a algún familiar o amistad que resida en el exterior? Soy del criterio que todo no puede ser un embudo, para aquí solamente.
    Se hace necesario que alguna autoridad facultada del Banco Central de Cuba responda a estas interrogantes.
    A CUBADEBATE, gracias por publicarme.

  • ciudadanopreocupado dijo:

    Algo que no entiendo: en una institución tecnológica de avanzada como es el caso de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), donde todos los trabajadores cobran por tarjeta magnética a la vez que los estudiantes reciben su estipendio por esta vía (un total de aproximadamente 10 mil personas) y en la tienda en divisas no hay un POS. Esto lo entendería en un contexto de baja conectividad, pero en la UCI en casi todas partes hay conexión a las redes telemáticas incluído el local donde está la tienda.

    Por otra parte, resulta insuficiente la cantidad de cajeros automáticos (ATM) habilitados en el campus (4 para alrededor de 10 mil personas con tarjetas magnéticas). En fin, tenemos mucho en que mejorar.

  • CalledelaRed dijo:

    Un cajero electrónico es simplemente una caja fuerte colectiva con un dispensador de dinero a través de una llave electrónica, los problemas que se derivan son tanto físicos (acceso a los cajeros) como digitalesel programa de la llave electrónica, de comunicación con un servidor del banco, el software del banco, el sistema implementado, si es un sistema propio o extranjero, si es administrado por el estado, por el banco o por una franquicia, siendo idóneo que el sistema financiero sea estatal, y de existir franquicias sean con países como Rusia y China y no Visa y MasterCard de EEUU, estos usuarios deben pasar su dinero a cuentas de una franquicia local o de países como los mencionados, la conversión o carga de tarjetas y cuentas es más seguro y organizado que tratar de permitir que esos software u aplicaciones para soportar esas tarjetas de franquicias estadounidenses se implemente por cuánto se empieza a depender de la actualización de esos sistemas y de cumplir sus requisitos y entrega cada vez mayor de la información de los usuarios

  • Luis dijo:

    Culpa del bloqueo

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también