Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

¡Ese negro es un héroe!

| 54

Jesús Sablón Moreno, conocido por todos los cubanos como “Rabí”.

La escena tiene lugar en el café El Cosmopolita, en la Acera del Louvre, sobre el Paseo del Prado. Sentados a una de las mesas varios jóvenes blancos, de distinguida presencia y elegantísimos con sus trajes a la última moda, escuchan con avidez el relato de un negro que puede triplicarles la edad. Avivado por la curiosidad de sus interlocutores el hombre evoca a Antonio Maceo y a Calixto García, alude a los tiempos en los que mandaba la escolta de Carlos Manuel de Céspedes y detalla el ataque a El Caney y la batalla de la Loma de San Juan, de los que fue protagonista.

Quien habla es el mayor general Jesús Rabí, un combatiente de las tres guerras por la independencia de Cuba que no quiso ocupar cargos públicos durante la intervención militar norteamericana y que ahora, en la República, vive de un puesto de inspector de Montes y Minas. Uno de los que escucha con atención es Alberto Yarini, El Rey, el más grande y famoso de los chulos cubanos de todos los tiempos.

Cómo y por qué se entrecruzan los destinos de estos dos personajes es algo que desconoce el cronista. Ni viene a cuento. El caso es que en aquella remotísima tarde de comienzos del siglo pasado, Alberto Yarini dio, a su modo y sin medir las consecuencias, una formidable lección en defensa del orgullo y la dignidad de la nación.

Jesús Rabí nació en Jiguaní, Oriente, el 24 de junio de 1845 y el 13 de octubre de 1868, tres días después del Grito de Yara, se incorporó como soldado a la tropa de Donato Mármol. El 15 entró en combate por primera vez y el 26 estuvo al lado de Máximo Gómez en su primera carga al machete en Pino de Baire. Peleó bajo las órdenes de Calixto García. Participó en la Protesta de Baraguá y en el 95 se alzó en armas el mismo 24 de febrero. Era ya General de Brigada cuando intervino en la batalla de Peralejo donde Maceo se enfrentó al capitán general Martínez Campos y ocasiónó unas 400 bajas a los españoles. En el 96 Rabí fue ascendido a Mayor General y otras vez bajo las órdenes de Calixto García fue el segundo jefe de la agrupación de tropas que se creó con vistas a la campaña de Santiago de Cuba. Murió en 1915.

Alberto Yarini nació en La Habana, en 1884. Estudió en los mejores colegios de la capital y prosiguió sus estudios en Estados Unidos. En 1900 regresó a la Isla. Su padre, un prestigioso dentista y profesor universitario, se empeñó en que siguiera sus pasos, pero Yarini no acató la voluntad paterna. Tenía dos pasiones: la política y las mujeres. La primera lo llevaría a afiliarse al Partido Conservador y a prepararse para aspirar a un acta de Representante a la Cámara como escalón inicial de la confesada ambición de alcanzar un día la presidencia de la República. La segunda,  lo convirtió en el más ranqueado accionista del amor rentado. Cuando lo asesinaron tenía 11 mujeres bajo su égida y unas 25 llevaban tatuadas en alguna parte de su cuerpo las iniciales de Alberto Yarini. Cometió, sin embargo, un error imperdonable. Se enamoró de la pequeña Bertha, una prostituta francesa regenteada por el chulo francés Luis Lotot. Se la arrebató y Lotot vengó la ofensa.

El 21 de noviembre de 1910, Lotot y sus secuaces sorprendían a traición a Yarini. Yarini y su acompañante lograron ripostar la agresión y el francés cayó fulminado por un tiro que le abrió la frente. Pero tres disparos habían ido a cebarse en el cuerpo del afamado chulo cubano, aquel hombre que deslumbró por su belleza, educación y virilidad. Murió el 22, a las 11 de la noche. Tenía 26 años de edad. Su entierro fue una de las mayores manifestaciones de duelo que conoció La Habana.

Cómo y por qué se entrecruzaron los destinos de Rabí y Yarini es algo que aún está por averiguarse. El caso es que aquella tarde de comienzos del siglo pasado mientras que el general Rabí conversaba con un grupo de jóvenes en El Cosmopolita, dos extranjeros, desde una mesa cercana, hacían burlas del patriota negro. Yarini se percató de ello y pidió al grupo trasladarse a otro sitio. Ya fuera del café, volvió sobre sus pasos y se acercó a los dos extranjeros. En perfecto inglés les dijo: ¡Ese negro es un héroe de mi país y hay que respetarlo!

Entonces, sin pensarlo mucho, se echó hacia atrás como buscando impulso, levantó rápido el brazo derecho y proyectó el puño una, dos, tres veces, contra el rostro del que más se había burlado del cubano.

Al día siguiente los periódicos anunciaban que en la Acera del Louvre un joven distinguido y de buena familia le había roto la nariz y la mandíbula al Encargado de Negocios de la embajada norteamericana en La Habana.

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    !Ñooo, Ciro, y despues hay quien dice, que nuestros diplomaticos tienen que tener sangre de horchata en las venas!!!

    • Nicoa dijo:

      No es lo mismo la esquina de un bar que las naciones unidas. Diferente contexto, diferentes situaciones.

      • Thelastsoulja dijo:

        Misma lucha!!!!. Ellos hicieron lo que Calixto Garcia no hizo en su tiempo al no entrar en Santiago… luchar por lo que creen justo y no quedarse en meras notas de protesta.

      • Reynerio Alvarez-Borroto dijo:

        Pero la misma situación: la defensa del honor y la dignidad de la patria

  • Yoli dijo:

    Y todavia siguen tratando de burlarse de nosotros!!

  • guinero-bayamés dijo:

    YARINI ORGULLO DE NUESTRO PAIS, CUBANO 100 POR CIENTO, DEMOSTRÓ QUE A LOS CUBANOS HAY QUE RESPETARLOS CUANDO TIENEN DE VERDAD VERGUENZA Y DIGNIDAD LASTIMA, QUE TUVIERA UNA VIDA FUGAZ, PERO QUEDO EN EL RECUERDO DE TODOS LOS CUBANOS.ASI SE HACE Y NO VENDERSE AL EXTRANJERO POR BOBERIAS, LA HISTORIA Y AL PUEBLO HAY QUE RESPETARLO.

    • Misiel dijo:

      Mil perdones, pero no creo que calificar a Yarini como “ORGULLO DE NUESTRO PAÍS” es un tanto exagerado. Por favor, no confundamos las cosas, una cuestión es que la historia muestre pasajes en los que hasta los proxenetas sientan orgullo de ser cubanos y otra bien distinta es que se les exalte como paradigmas a seguir. “ORGULLO DE NUESTRO PAÍS” son todos aquellos cubanos que dedicaron su vida, con dignidad, a defender principios que hicieran de Cuba una nación libre, soberana y socialmente justa.

      • saurio dijo:

        Como van las cosas y por algunos comentarios ya leídos, a lo mejor a alguno de los foristas se le puede ocurrir declararlo proxeneta nacional. Por favor, Yarini solo fue un chulo y nada más. Como personaje de novelas y películas bien; pero hasta ahí. No siento orgullo alguno por alguien así.

      • Preocupao dijo:

        En efecto. Arreglados estamos si consideramos orgullo de la nación a vulgares chulos. Habrá sido todo lo notable que sea en los bajos fondos, pero de ahí a sentir orgullo por un personaje como ese, por favor… Y yo que pensaba que el escrito iba a a hablar del veterano mambí. De hombres como Rabí sí que me siento orgulloso como cubano.

  • StreetWalker dijo:

    ¿Qué quieres que te diga, Ciro? Me ha gustado mucho ese final. No puedo mentir.

  • Gustavo Josué dijo:

    Exelente artículo, un solo detalle: la primera carga al machete aconteció el 4 de noviembre de 1868

  • Señuelo dijo:

    Las historias que cuenta Ciro…como siempre….bellas y con un estilo que, de solo leerlas, a uno le parece estar sentado frente al gran periodista que es. Muy buen artículo. No sabía esas historias, me encanta leer estas cosas que a pesar de ser de nuestra historia, se conocen muy poco o nada. No sé si seré yo quien no las haya estudiado. Quizás. Gracias profesor Bianchi.

  • Metralla...!!! dijo:

    Algo parecido, pero diplomaticamente ocurrió el día de ayer en la ONU, cosas de la vida, ¿verdad?

  • Agua por todas partes dijo:

    yohh!!!.. esta historia me acaba de hacer sentir bien dentro lo de cubano!! Gracias Don Ciro.

  • danilo dijo:

    oye, esto me hizo recordar un hecho parecido que lo vi yo, nadie me contó, ocurrido en un Cabaret aquí en la capital de todos los cubanos, estaba la estelar Elena Burke sentada en una mesa después de una magnifica actuación y un extranjero, realmente nunca supe de que país, pero el acento era anglófono se puso ha hablar mal de la revolución y aquella mujer se levanto de la silla como un resorte y le dio una bofetada que lo dejo medio inconsciente, luego salimos otros y lo sacamos del lugar a punta pies, ella luego de esa situación se volvió a subir al escenario y canto con mas amor , canciones, como es lógico 100 % cubanas..

    • N.E.O dijo:

      Como siempre la salvajada … mínimo la demando …

      • Andrés dijo:

        N.E.O, hay qe respetar las convicciones de la gente.

      • ATILA dijo:

        La diplomacia parte de la reciprocidad , no es poner la otra mejilla. Si quieres respeto, respeta, si te burlas u ofendes no pretendas que te tiren flores.

  • Pedro Cabrera dijo:

    ¡Así actúan los cubanos! Los de verdad, no los merenguitos rosaditoclaros y vendepatrias que ahora dicen que los tiempos cambian, que no hay que ser tan agresivos con USA para que nos dejen tranquilos. Si vienen con respeto, se les respeta, pero si vienen con zoquetería… TROMPÓN a la cara! Y a quien no le guste, que le eche azúcar.

  • Pedro P dijo:

    El que desee propinar una trompada a un enemigo político que haga cualquier cosa menos ser diplomático, pues la diplomacia es incompatible con la violencia. El gesto de Yarini que narra Ciro Bianchi fue digno, nadie lo pone en dudas. Con lo que no estoy de acuerdo es con esa tontería de elevar a un proxeneta a la categoría de héroe. Era un proxeneta.
    Acaso tenemos tan poca autoestima nacional como para elevar a un tipejo como ese?

    • María la Jabá dijo:

      “el general Rabí conversaba con un grupo de jóvenes en El Cosmopolita, dos extranjeros, desde una mesa cercana, hacían burlas del patriota negro. Yarini se percató de ello y pidió al grupo trasladarse a otro sitio. Ya fuera del café, volvió sobre sus pasos y se acercó a los dos extranjeros. En perfecto inglés les dijo: ¡Ese negro es un héroe de mi país y hay que respetarlo!” . Obsérvese que ” pidió al grupo trasladarse a otro sitio” , por lo que los acompañó fuera y regresó sobre sus pasos. La verdadera gallardía , si la hubiera tenido – discutible en un proxeneta- hubiera sido la defensa del general Rabí delante mismo de él y demás cubanos. Medio artículo se va en relatar el nacimiento y estudios y la proyección familiar de un sujeto sin escrúpulos que esclavizó a mujeres, muchas venidas de zonas rurales y sin medios para subsistir más que de la prostitución, lacra y vergüenza de cualquier sociedad, ayer y ahora. Hacer elogio de un personaje de semejante calaña y elevarlo a los altares del patriotismo cubano está bien para los que van al cementerio a cumplirle promesas pero no para un medio informativo con la categoría que se le supone a éste. Reflejo de nuestras calles. Gracias.

      • ATILA dijo:

        Por lo menos Yarini respetó mas a Rabí que lo que hizo Estrada Palma con Quintín Banderas. Ciro debía algun dia hablar de eso

  • San Isidro Barrio Rojo dijo:

    Interesante artículo, quisiera poder descifrar el objetivo del mismo. Como historia popular excelente, cálido y picante ya que mezcla tres aspectos que tradicionalmente han sido esgrimidos como símbolos de cubanía, la virilidad (personificada en Yarini), la mezcla racial y por último, el sentimiento antimperialista hacia los Estados Unidos. No obstante, lo que hace es reforzar esas concepciones, nada nuevo. ¿Cuál es el argumento aquí? Por otro lado, la exaltación a Yarini, como leyenda fundacional de la nación es un cliché. Yarini, era un criminal que no tendría cavida en la sociedad cubana de hoy y pagó las concecuencias en la sociedad de su época (una sociedad que también era burguesa, acomodada y racista o ya nos olvidamos de “los independientes de color”) Creo que la parte más interesante e intrigante era la converzación de los jóvenes con el veterano héroe y el rol de la narración oral en la preservación de la historia.

    • Roberto dijo:

      No hay que sacar esta historia de su contexto, Don Ciro solo nos narra un acontecimiento del siglo pasado que también forma parte de la historia, donde un cubano respondío con virilidad y dignidad una de las tantas burlas que sufrieron los mambises a manos de los norteamericanos… la historia la hacen hombres no figuras perfectas… pongo un ejemplo; el último encuentro de Gómez, Maceo y Martí en la Mejorana fue difícil, demasiada tensión entre los tres principales jefes de la Revolución al punto que Martí y Gómez duermen fuera del campamento casi sin escolta, al otro día Maceo se retracta y corrige su aptitud, imaginemos por un segundo que hubiesen sido sosprendidos el Generalísimo y Martí esa noche, un desastre, fue un error del Maceo pero no por eso dejará de ser el Titán de Bronce ni de ocupar el primerísimo lugar que ocupa en nuestra historia.

    • Jaco dijo:

      No seamos ciegos en nuestra Cuba de hoy hay de todo,proxenetas,corruptos,ladrones ,bandoleros en fin.Hay personas racistas,acaparadores,vividores.

  • Carlos I dijo:

    Excelente articulo los cubanos por encima de todo la Patria

  • alexander dijo:

    Ahora recuerdo algunos comentarios suscitados a raíz de la publicación del maestro Ciro sobre la muerte de Yarini. Recuerdo que muchos decían que ese era un personaje para olvidar.
    No celebro la vida que escogió Yarini, pero como siempre digo, los hombres más malos pueden ser capaces de actos heroicos. Por lo tanto tenemos que estudiar a todos los personajes en Cuba mirándolos desde el presente, pero entendiendo su tiempo. Hoy criticamos muchas cosas que se hicieron al triunfo de la revolución pero no lo enmarcamos en la situación de ese momento. El porque de ciertas medidas y actitudes, los hombres no son máquinas y como dice mucho Raúl: Los jóvenes se parecen más a su tiempo que a sus padres.

  • Amaury II dijo:

    Otra obra maestra del profe Ciro, muy bella crónica, de esas que enseñan historias del pasado dignas de conocer y no aparecen en los libros de historia. Saludos.

  • Anibal del Prado dijo:

    Este relato lo que demuestra es que las personas no son de una sola pieza. Yarini, proxeneta, explotador de mujeres, oficio abominable, tuvo el sentimiento patriotico de defender a un heroe de la Patria y de defenderlo con los puños. Esto nada tiene que ver con que los diplomaticos cubanos tengan sangre de horchata, el unico diplomatico que habia en al escena era el Encargado de Negocios americano, que era quien se estaba burlando y que resulto castigado; Yarini, que yo sepa, no era diplomatico ni nada por el estilo

    • Reynerio Alvarez-Borroto dijo:

      Muy acertada tu afirmación: los hombres no son de una sola pieza; son hijos de su época y de las circunstancias. Yarini no fue la excepción.

  • Amandy dijo:

    Gracias Ciro por estas crónicas, nos hacen sentir orgullosos de ser cubanos.

  • albert dijo:

    Bonita historia, muy bien contada, excelente, muchas gracias.

  • luis dijo:

    Somos cubanos carajo!!!!!, HAY QUE RESPETAR LA HISTORIA

    , bien, doblemente bien por ser un lacayo americano…

  • yo dijo:

    GRACIAS Ciro no me canso de leerlo, esa capacidad de no repetirse de contar tantas historias y de una manera diferente…la historia contada por usted sabe mejor,,,,,

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también