Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Pablo y su temeraria condena a Batista

Por: Leonardo Depestre
| 9

Pablo de la Torriente Brau. Foto: Archivo.

Es muy probable que Pablo de la Torriente Brau y el coronel Fulgencio Batista nunca estuvieran uno frente al otro… mejor así. Pero uno y otro se conocieron de manera indirecta, porque ambos dieron bastante que hablar en su momento, Pablo como opositor revolucionario, Batista como hombre fuerte de Cuba. Si alguien nunca se dejó engatusar por las promesas democráticas de Batista, ese fue Pablo, quien lo reconoció al instante y no cejó en combatirlo.

La correspondencia de Pablo abunda en citas sobre el coronel Batista, aunque solo nos detendremos en esta, la más ilustrativa, una carta del 8 de abril de 1935 desde Nueva York a su amigo José Antonio Fernández de Castro: Tomé parte en la última huelga, y, por mis ataques al Ejército de Batista, contra el que formulé acusaciones por asesinatos, en el propio Campamento de Columbia, ante un Consejo de Guerra, si me cogen esta vez me la arrancan.

Fulgencio Batista “desarrolló” una carrera meteórica dentro del contexto político militar de Cuba. En realidad, Batista se movía como pez en el agua en medio de una situación política convulsa, inestable, represiva, sin presente y para colmo, con un embajador norteamericano en funciones de “poder tras del trono”. Es Pablo quien traza el retrato más exacto que recordemos del siniestro personaje que nos ocupa: El coronel Fulgencio Batista, dictador militar de Cuba, es una figura singular, llena de interés (…) ¿Cómo surgió Batista al poder? El 4 de septiembre de 1933, la madrugada del famoso golpe militar de Columbia contra la oficialidad del machadato, Batista era un sargento taquígrafo… Es decir, era un burócrata en el ejército, que nunca había tenido contacto con la tropa. No sabía ni marchar, ni montar a caballo, ni armar una ametralladora, ni saludar con cierto aire marcial… Nunca había tomado parte en ninguna campaña… Ni siquiera había perseguido nunca a ningún bandolero… Sin embargo, por encima de todos sus compañeros sargentos, que sí eran militares, que sí habían tenido contacto con la tropa siempre, salta el nombre de Fulgencio Batista y el pueblo, con su genial intuición, adivinó que se trataba de un leader de piratas. Después, todavía con las barras de sargento, fue abrazado por los cinco presidentes de la efímera pentarquía… Más tarde, fue abrazado por el doctor Grau San Martín… Poco después abrazó él a Mendieta y lo tomó bajo su protección. Bajo el comentario irónico del pueblo de Cuba, siempre suspicaz, dio largos paseos a caballo con el embajador [norteamericano] Caffery.

Al menos para el lector joven, los párrafos anteriores de Pablo exigen de algunas acotaciones. Aquí van.

En agosto de 1933 el dictador Gerardo Machado ha sido derrocado por el pueblo. Después, el golpe militar del 4 de septiembre, dirigido por un pequeño grupo de sargentos (la revolución de los sargentos se le suele llamar) integrados en una Unión Militar Revolucionaria, depone sin resistencia alguna al presidente provisional Carlos Manuel de Céspedes. De aquel movimiento emergió como hombre fuerte el entonces sargento mayor y taquígrafo del Sexto Distrito Militar de Columbia Fulgencio Batista, de 32 años. Los sublevados formaron un gobierno colegiado (civil) de cinco miembros (Guillermo Portela, Sergio Carbó, Porfirio Franca, José Miguel Irisarri y Ramón Grau San Martín) llamado por el pueblo la Pentarquía, aunque su denominación oficial fuera Comisión Ejecutiva. La pentarquía no tuvo reconocimiento del gobierno norteamericano, y asediada además por discrepancias internas y por la crisis general que vivía el país, no tardó en colapsar. Para colmo, uno de sus miembros ascendió unilateralmente al grado de coronel a Fulgencio Batista, ya por entonces jefe de las Fuerzas Armadas. Disuelta la Pentarquía, asumió la presidencia provisional Ramón Grau San Martín, por cien días, con Antonio Guiteras como secretario de Gobernación y de la Guerra. Y como la injerencia del embajador norteamericano Benjamín Sumner Welles era vergonzosamente abierta en los asuntos nacionales, el gobierno cubano lo declaró persona no grata… solo para ser reemplazado por Jefferson Caffery, llegado en diciembre de aquel tan intenso año de 1933. Mil novecientos treinta y cuatro es el año del médico y coronel Carlos Mendieta Montefur.

Vayamos por pasos: primero Grau San Martín es derrocado por “gestiones” de Batista, lo sucede brevísimamente como presidente el ingeniero Carlos Hevia y a este, por seis horas, Manuel Márquez Sterling. Solo entonces llega, en el propio mes de enero, el momento de Mendieta, que se extenderá hasta diciembre de 1935. A su “mandato” se le denomina gobierno de Caffery-Batista-Mendieta…, este último en papel de marioneta. Es a este período al cual Pablo se refiere en su magistral texto titulado “Este es Fulgencio Batista…” (…) Batista tiene 15 000 soldados; 1 500 cabos, 1 500 sargentos, 3 000 policías en la ciudad de La Habana y 2 600 marineros. Además, un Servicio Secreto numeroso y tan hábil como canallesco. Esto en cuanto a número, que, en calidad, es un ejército que ha combatido y vencido, y que tiene un equipo tan bueno como el mejor del mundo. Los soldados de Batista han dejado de pertenecer a las clases populares y por eso las traicionan; y por eso estas los odian. Los soldados de Batista ganan $30.00 al mes, casa, comida y ropa. (…) Este es Fulgencio Batista, el nuevo Capablanca del ajedrez político de Cuba; el nuevo mastín de cara amable, un poco proclive a la obesidad por la suculencia del rancho militar, de quien dispone la Embajada americana en La Habana, en su apostólica misión imperialista…

Mucha sagacidad política revelan las palabras de Pablo, aunque aclaremos algo: estas opiniones no fueron publicadas en su momento por la sencilla razón de que ninguna de las revistas donde Pablo solía presentar sus trabajos se atrevió. Pablo cayó en 1936. Batista, a quien Pablo no le negó nunca habilidad política, llegó a la presidencia de la República en 1940, por voto popular, directo y secreto. En 1944 entregó el poder a Ramón Grau San Martín. El 10 de marzo de 1952, golpe de Estado mediante, regresó al poder ejecutivo, Pero esta es una historia mucho más conocida y aún recordada que trasciende los propósitos de estos apuntes.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eulogio A. Roque Díaz. dijo:

    Para mi el tema resulta interesante ya que admiro al combatiente Pablo de la Torriente Brau, opino que sería importante continuar tratando adpecto de su vida y obra, su vinculación a las luchas revolucionaria, los sucesos que redean su mueste y recomendar al lector la bibliografía para continuar profundizando en el tema.

  • Santiaguero dijo:

    Meyer Lansky, el capo de la Mafia estadounidense, quien vivió muchos años en la Habana y negoció todo tipo de cambalaches con “El Indio”, describió a Batista como un político extremadamente corrupto, con una ambición gigantesca, sin límites visibles. Fidel, en su genial alegato de autodefensa por los sucesos del 26 de julio de 1953 lo describe caricaturescamente de “Sargento Barriguilla”, aludiendo a sus grados militares reales y a su apetito político. Pero fue el pueblo, en su inmensa sabiduría, quien mejor definió a Batista, y en una sola palabra: era un “jutía”.

  • Sergio dijo:

    Un comentario al Margen

    Hay que decir, en honor a la HISTORIA (y las cosas históricas no se pueden sacar de contxto porque pierden su VALOR) que en todas estas “jugarretas” de Fulgencio, el Partido Socialista Popular (PSP) apoyó a Batista en las elecciones del 40, en cuyo mandato se engendra una de las consitutciones más avanzada de la época en el MUNDO. Juan Marinello y Carlos Rafael Rdoriguez forman parte del Gabinete de Batista, y en las elecciones de 1944 el PSP apoya al candidato de Batista, Carlos Saladrigas.

    Sobre “CARLOS ROJAS”,, psuedonimo adoptado por Pablo en el exilio para conseguir publicar sus articulos, se resume en estos versos, de Miguqel Hernández, de su Poema ELEGIA SEGUNDA.

    Ante Pablo los días se abstienen ya y no andan.

    No temáis que se extinga su sangre sin objeto,

    porque éste es de los muertos que crecen y se agrandan

    aunque el tiempo devaste su gigante esqueleto.

    • Santiaguero dijo:

      Sobre la metedura de pata del PSP Fidel fue explícito en su conferencia en el Aula Magna de la Universidad de la Habana el 4 de septiembre de 1995. Granma la publicó completica. Queda claro que esa fue una de las tantas pifias de los viejos comunistas atrincherados bajo las órdenes de la Komintern de Stalin. Incluso después del triunfo de 1959 algunos de ellos siguieron cometiendo marfiladas muy gruesas, que en el cas de Aníbal Escalante llegó al sectarismo primero y la franca traición después. Otros se limitaron a tratar de llevar a Cuba al redil del socialismo “real” made in URSS. Por suerte no lo lograron del todo y sobrevivimos a su caída, pero aun se pueden ver los comprobantes de los platos rotos que seguimos pagando por ello.

  • Andrey dijo:

    Excelente trabajo para los tiempos que corren, cuando se nos hace una guerra cultural contra Cuba, centrado esencialmente en los jóvenes; cuando se nos intenta vender otra historia prefabricada de lo que fue Cuba antes del 59, y precisamente de Batista se dibuja la imagen de un hombre “bueno”, que no tuvo el tiempo necesario para mejorar a Cuba; clara intención de destruir nuestra historia de luchas revolucionarias y de antiimperialismo que ha hecho nuestro pueblo por muchas décadas hasta alcanzar el triunfo de la Revolución cubana el 1 ero de enero de 1959.
    Hacen falta más artículos de este tipo, para que los que no vivieron el capitalismo excluyente y explotador de entonces además de gobiernos lacayos al imperialismo yanqui conozcan la realidad de la Cuba de ayer y no la que nos están pintando precisamente “esos” que desean la vuelta de la neocolonia; del tiempo muerto, de niños sin escuelas y maestros sin trabajo, del plan de machete, de la politiquería y la corrupción desmedida a todos los niveles, en fin de esa ” república” que Fidel en su alegato “La historia me absolverá” retrató y que borró para siempre a través de la Revolución que encabezó “de los humildes, por los humildes y para los humildes”.

  • Ernesto dijo:

    Que grande e inmenso, Pablo y Mella dos figuras que a mí juicio se debería publicar más para mí dos fuera de serie. Gracias a esos cubanos, convencidos y creativos aquí estamos debemos ser conscientes que en el pueblo de hoy hay muchachos como esos busquemoslos y escuchemoslos

  • alejandro dijo:

    De la grandeza de Pablo es esto que dijo de Mella: “Mella es la síntesis perfecta de la audacia y la abnegación en la lucha por la justicia social y el ejemplo formidable de lo que debe de ser un joven revolucionario”

    sencillamente genial.

  • Jorge R 09 dijo:

    La “jugarreta” política que hizo Batista con la aprobación de la constitución de 1940, después de haber ahogado en sangre y palmacristi la revolución del 30, fue para hacerse elegir en los comicios de ese año postulándose como candidato al poder desde el poder. Luego muchas de las promesas contenidas en la constitución de1940 jamás se cumplieron, todo fue un montaje artificial para engañar la opinión pública.

  • Manuel Hernandez dijo:

    Batista como hombre fuerte de cuba, fue un H,P. no actuó bien, nunca le pagara a los cubanos el daño que hizo. Que se le cobre dios, que mal dictador, Santiaquero lo conocia bien, era una Jutia, Que daño nos hizo, por su culpa nos bloquearon por mas de 59 años, sus amigos Yanquis.. Disculpen no se como se escribe Yanquis, si con S co Z, con Q, o con G, Para mi es una mala palabra, Buen día para todos,

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también