Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Ronda por el Pacífico Sur y los retos avanzados por Fidel

Por: Lucila Horta
| +

Inforgrafía: CubaMinrex

El azar geográfico y los cataclismos naturales de la antigüedad, convirtieron una gran masa sólida en un collar de islas esparcidas en 9 008 458 km² del Océano Pacífico. Ese monumental podio marítimo alberga a unas 25 mil islas en la zona conocida como Oceanía, que se extienden desde el sureste de Asia hacia América y tiene a Australia, como el área de mayor extensión.

Evidencias arqueológicas dan fe sobre la existencia, desde el segundo milenio a.d.e, de pobladores procedentes del sureste asiático en estos territorios. El desarrollo  impar de cada una dependió de variadas condicionantes, sobre todo, por el ingreso a ellas de navegantes de España, Portugal, Francia e Inglaterra, los principales colonizadores, de quienes no podrían liberarse hasta las primeras décadas del siglo XX, en tanto algunos estuvieron sujetos a voluntad ajena hasta los años 80 del XXI.

Refiriéndose a otro grupo de naciones con similares características en el Caribe, Fidel Castro expuso un criterio aplicable a las del Pacífico Sur:

“Muchos de nuestros países son especialmente vulnerables y están en situación más difícil en ciertos aspectos que el resto del mundo subdesarrollado.  Pero contamos con un recurso de valor excepcional: contamos con nuestros pueblos, forjadores de culturas originales, obligadas al ingenio y la creatividad por la necesaria adaptación a un medio muy frágil y variable”.

En numerosos foros enfatizó también lo imprescindible de unir voluntades ante desafíos descomunales, no otra cosa implica el cambio climático, sumado a la desigualdad y otras injusticias  incrementadas en este tiempo.

Los avatares históricos y las reducidas dimensiones de estos países les llevaron a buscar formas de asociación destinadas a hacerle frente en conjunto a retos como los avanzados por Fidel. Uno de ellos, el Foro de las Islas del Pacífico, que acaba de realizar su 49 reunión en la República de Nauru.

PIF, por su acrónico en inglés, está conformado por 14 países independientes y dos estados mancomunados con Nueva Zelanda (Niue y las Islas Cook). Admite a países observadores solo si se trata de estados en proceso de descolonización. Uno de los propósitos que les anima es contribuir con aquellos aún bajo mandato de potencias. Suele mencionarse de ejemplo los casos de Guam, (la mayor de Las Marianas, en poder de los Estados Unidos, desde 1898), y Nueva Caledonia y la Polinesia Francesa, ambas territorios de ultramar bajo mandato de Paris.

Las PIF crearon  fórmulas de cooperación con países fuera del área (“dialogue partners”), capaces de aportar acciones concretas en favor del  continente oceánico. Entre los admitidos en esa condición se encuentra Cuba desde 2013.

Como objetivos centrales tienen custodiar la seguridad, la integración económica y la unidad en diferentes esfuerzos políticos de la región. En la cita recién concluida, los trabajos para paliar los efectos del cambio climático y la prevención y enfrentamiento de los desastres naturales, fueron temas de principio abordados. Se trata de materias en las cuales Cuba tiene procedimientos mundialmente reconocidos.

La Mayor de las Antillas presta su concurso con brigadas médicas en Kiribati, Vanuatu y Nauru. En la Isla se graduaron 153 profesionales, la mayoría en medicina, y otros 101 jóvenes de esas latitudes están formándose en universidades cubanas actualmente.

Si la última era glacial fue la causante, debido a  la elevación del mar, de que se separaran Australia, a veces llamado el sexto continente, de Nueva Guinea y Tasmania, contingencias similares, ahora provocadas por el egoísmo y la avaricia del 1% de la humanidad, son capaces de disminuir la superficie o borrar por completo a varios de estos pequeños estados insulares. Luego las cautelas y una adecuada estrategia de sobrevivencia, se imponen.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también