Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

La trascendencia de la Revolución Cubana

| 18

Fragmentos del discurso en el Encuentro Nacional Azucarero, en Santa Clara, el 28 de marzo de 1961.

(…)

Nosotros, y es lo que debemos recalcar en cada momento, estamos en guerra, una guerra fría, como la llaman; una guerra donde no hay línea de frente, donde no hay bombardeos continuos, pero donde los dos adversarios, este diminuto campeón del Caribe y la inmensa hiena imperialista, están frente a frente, y saben que uno de los dos va a morir en la pelea. (Aplausos y gritos de: “¡Venceremos! ¡Venceremos!”)

Los norteamericanos saben, lo saben bien compañeros, que la victoria de la Revolución cubana no será una derrota simple del imperio, no será un eslabón más de la larga cadena de derrotas que han venido arrastrando en los últimos años en su política de fuerza y de opresión a los pueblos; la victoria de la Revolución cubana será la demostración palpable ante América de que se pueden erguir los pueblos, y que pueden levantar su independencia en las mismas garras del monstruo; significará el principio del fin de la dominación colonial en América, que es como decir el principio del fin definitivo del imperialismo norteamericano. (Aplausos)

Por eso no se resignan, por eso es que la lucha es a muerte, por eso es que no podemos dar un solo paso para atrás, porque el primer paso que retrocedamos significa para nosotros también una larga cadena, a donde van a desembocar todos los gobernantes traidores y todos los pueblos que, en un momento dado, no son capaces de resistir el impulso del imperio.

Por eso nosotros debemos ir hacia adelante, golpeando incansablemente al imperialismo; tenemos que recoger del mundo entero las lecciones que nos da, tenemos que convertir el asesinato de Lumumba en un ejemplo. (Aplausos)

El asesinato de Patricio Lumumba es el ejemplo de lo que hace el imperio cuando la lucha contra él se lleva sostenida y firmemente. Al imperialismo hay que darle en el hocico una vez, y otra vez, y otra vez más, y en una sucesión infinita de golpes y contragolpes; es la única forma en que el pueblo puede adquirir su real independencia.

Nunca un paso atrás, nunca un momento de debilidad, y cada vez que las circunstancias presentes nos hagan pensar en que podría ser mejor la situación si no estuviéramos luchando contra el imperio, que cada uno de nosotros piense en el pasado, que cada uno de nosotros piense en la larga cadena de torturas y de muerte que arrastró el pueblo cubano para poder realizar su independencia; que todos piensen en los despidos, en los desalojos campesinos, en el asesinato de los obreros, en las huelgas destruidas por la policía, en todas aquellas manifestaciones de la opresión de una clase que ha desaparecido totalmente de Cuba. Que lo recordemos todos en cada momento, y que al recordarlo hagamos más fuerte nuestra decisión de vencer y de ir hacia adelante.

Y, además, que entendamos bien cómo se vence; porque se vence, sí, preparando las condiciones del pueblo, aumentando la conciencia revolucionaria, estableciendo la unidad, poniendo los fusiles por delante de cualquier intento de agresión. Así se vence.

Pero, además, en una guerra larga, torva y a muerte como ésta, se vence poniendo todos los días el hombro en el trabajo, mejorando la forma de trabajo, produciendo más, supliendo la carencia a que nos obliga el enemigo, con nuevos intentos del pueblo.

En esa forma es como se logra la verdadera victoria, la definitiva, y que no está a la puerta de la esquina, que no es la de mañana ni la de pasado, es la victoria de años y larga lucha que tendrá que afrontar el pueblo.

Eso es lo que hay que precisar exactamente; eso es lo que tiene que entrar en la conciencia de todo el mundo: fortalecer definitivamente la conciencia y el espíritu de los fuertes y debilitar totalmente las rodillas flojas de los débiles, para que abandonen ahora la pelea, porque cada vez será más dura. Será dura en todo sentido; no han acabado las invasiones, no han acabado las incursiones de aviones piratas sobre nuestro territorio, no ha acabado el bloqueo, sino que, al contrario, empieza ahora; las privaciones del pueblo tendrán que venir de aquí en adelante, y la forma mejor de prevenirlas es el trabajo de cada uno de nosotros.

Foto: Archivo.

(…)

Nosotros hemos convertido a esta antigua colonia de los Estados Unidos en un inmenso enjambre donde todo el mundo trata de trabajar y producir más, y lo hemos hecho para mejorar nuestro estándar de vida para poder cada día llevar algo más a nuestros hijos, pero también porque sentimos cada uno de nosotros que aquí en Cuba se está dando la batalla más importante, de más trascendencia aún que la simple batalla del pueblo cubano contra el imperialismo norteamericano, aquí se está dando la batalla de los pueblos de América y la batalla de los pueblos oprimidos del mundo por su derecho a vivir, por su derecho a desarrollarse, por su derecho a darse la forma de Gobierno que mejor le plazca a cada pueblo. (Aplausos)

Cada vez que nosotros logramos un triunfo, ese triunfo repercute en América; cada vez en América saben más que quien ataca a Cuba está atacando también las mismas luchas por la libertad de ese pueblo, y que quien defiende a Cuba está defendiendo a todos los pueblos de América.

Cuando Eisenhower dio su recorrido hace unos meses, preparando las condiciones para la Declaración de San José, los pueblos de todos los países que visitó salieron a la calle a tirar cuanto cosa tenían contra el gobernante norteamericano. (Aplausos)

En el Uruguay, por ejemplo, la soberbia imperial del Presidente norteamericano se vio aguada por una bomba de gases lacrimógenos que le tiraron a los estudiantes, pero que también recibió él, porque la lucha del pueblo es violenta, y en todos lados se manifiesta, espontánea y organizada, defendiendo a Cuba.

Y esa defensa, o ese cariño y esa solidaridad que hemos recogido en toda América, en los pueblos de Africa y de Asia, y en todo el bloque socialista, es algo que nos obliga a nosotros a ser más responsables y a comprender la trascendencia de nuestra Revolución, y a tener más firme –¡más firme que nunca!– la convicción de que solamente puede acabarse el Gobierno Revolucionario, el Gobierno de los obreros y campesinos, cuando el último obrero y campesino de esta tierra haya sido muerto en la última trinchera que levantemos.

El enemigo lo sabe, el enemigo sabe el espíritu que hay aquí, sabe que si él viene directamente a atacarnos miles y miles y millones de hombres y mujeres y niños lo esperarán en cada casa, en cada bocacalle, en cada campo, en cada trinchera improvisada, y que sería una hecatombe entrar aquí. Y sabe, además, que hay grandes amigos, con armas poderosas, que nos defienden. (Aplausos)

Pero el enemigo tiene experiencia, tiene una larga experiencia, porque la misma divisa que hoy lleva como centro de sus actos y vida entera, es la misma que el Imperio Romano había levantado, y la memoria de los imperios va de generación en generación transmitiéndose.

Por eso ellos saben que cuando los pueblos no pueden ser destruidos en una lucha frontal, hay otros medios que se pueden intentar: que se puede intentar la división; que se puede empezar a sembrar el descontento; y que se puede empezar a sembrar el miedo. ¿Cómo lo siembran?

La división ustedes la conocen bien, porque ya ha sido superada: la división entre el negro y el blanco, entre el comunista y el anticomunista; entre el católico, el protestante y el ateo; o la división entre la ciudad y el campo; entre el trabajador manual, que suda su camisa, y el trabajador intelectual.

Todos esos tipos de divisiones nosotros los hemos conocido, los hemos sufrido durante mucho tiempo, y en su gran mayoría está superados. Pero hay nuevas formas.

(…)

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose Ignacio Gonzalez dijo:

    Tal parece que hablo ayer, que vision.
    Siempre he estado claro de esa realidad, pero el enemigo hace estragos y hoy mas que nunca nos hace falta refrescar esas ideas, sobre todo en los jovenes que no conocieron la realidad que habia antes de la revolucion y hoy lo tienen todo

    • toronjita pinera dijo:

      al enemigo, ni un tantito así…., una frase del che que debemos inculcarle a todos nuestros jóvenes, nosotros que somos sabedores de la historia y de cada histórica pagina que escribieron cada uno de los hombres que hicieron esta revolución.
      plenamente de acuerdo con usted Jose Ignacio Glez hay que darle a nuestra juventud mucha mas motivación para el estudio de la historia de cuba, que a mi modo de ver es la más bonita de todas las que he estudiado, es la que más demuestra cada día las razones que tuvo céspedes para iniciar la lucha independentista, martí para preparar la continuación de esta desde el exilio, Maceo para oponerse al Pacto del Zanjón, la juventud comunista de la década del 20 para dar el paso más firme liderada por Mella, Guitera, Villena, José Antonio Echavarría hasta organizar la generación del centenario que devino movimiento 26 de julio liderados por nuestro líder indiscutible Fidel Castro, hoy nuestra juventud está llamada a mantener firme todos estos ideales, este discurso del che es un buen punto para el análisis. mis felicitaciones cubadebate

  • lisbet dijo:

    Como las tesis de Marx, Engels y Lenin todas las demas necesitan actualizacion segun el momento historico cambiante, estamos a 57 años de estas palabras y el mundo y Cuba ha cambiado mucho, no son tiempos de guerra fria, son tiempos de libertad, democracia y transparencia que es lo que exige el pueblo de Cuba, no son tiempos de dar un paso atras pero tampoco de quedarse quietos, son tiempos de caminar a paso seguro hacia adelante, hacia un socialismo del siglo XXI. No son tiempos de centrarse en los Estados Unidos, son tiempos de centrarse en Cuba, en los problemas de dentro, en la corrupcion, en la democracia, en el abuso de poder, etc. Hay muchos problemas en Cuba para estar buscando culpables fuera y reviviendo viejos fantasmas.

    • Chikungunya dijo:

      Excelente comentario, muy de acuerdo con sus palabras.

    • JJ dijo:

      No estoy de acuerdo con su opinión. Usted soslaya elementos, a saber de manera intencional o ingenua. ¿De qué tiempos de democracia en el mundo habla usted? ¿Los tiempos que corren en Brasil, Argentina, Honduras, México, etc.? ¿Los tiempos de la asediada Venezuela?

      Usted propone que desconozcamos el contexto en el que nos enfrentamos, gran cosa diría yo. Sería como ir a una fiesta a la playa vestido de traje y corbata o presentar una tesis en short y chancleta. Hay que conocer exactamente qué sucede en el mundo porque no somos una China o una Rusia capaces de ser autosuficientes. Nos enfrentamos a la guerra económica y política más sostenida de la humanidad contra la potencia económica más grande conocida… gran cosa diría yo.

      Si es cierto que tenemos un potencial importante desaprobechado producto de arbitrariedades. La ANPP tiene que sesionar el año entero y los proyectos de ley deben comenzar a aparecer de manera ordenada y disciplinada.

    • TM.61 dijo:

      Lisbet, que no son tiempos de Guerra Fría? Pero entonces que es toda esa obra teatral de los “funcionarios sordos”?, que es todo lo que se le hace a Venezuela? Que es lo que se le hizo a Zelaya, a Dilma, Cristina, Lula y un larguísimo etc.?
      Concuerdo contigo, (y el Che también lo dice) en que debemos concentrar nuestros esfuerzos en echar a Cauba para adelante. También coincido en que tenemos millón y medio de cosas que debemos cambiar, si realmente nos sentimos revolucionarios. Pero todo esto no nos debe hacer olvidar que muy cercano, en nuestro espacio exterior, tenemos a un enemigo para nada despreciable, haciendo hasta lo imposible por descarrilarnos, y pendiente de la más mínima flojera nuestra para sacarnos de circulación.
      Yo no quiero perder oportunidad de decir que no fue por gusto que Fidel nos presentó la única posibilidad de que nuestra Revolución diera al traste, y nos señaló a nosotros mismo como los únicos posibles causantes de tan fatídico suceso. Como también es bueno señalar que esas palabras las dijo en el Aula Magna, frente a los cuadros jóvenes del país. A esos a los que les toca y les tocará guiarnos para enderezar las torceduras que a lo largo del proceso hemos padecido y padecemos, que no son pocas.

    • Adrián dijo:

      Creo, Lisbet, que estamos muy centrados en Cuba. Y los recientes congresos del Partido, las recientes elecciones, lo han demostrado. Pero los poderes imperiales, también están muuuuyyy centrados en nosotros. Y no se puede ignorar eso. Respecto a los anhelos que planteas, son los mismos de esa época.
      Decir que los cubanos buscamos fuera los culpables de nuestros problemas, es mentira. Como tampoco es mentira, que el bloqueo imperial yanqui, es un enorme problema para nuestro desarrollo. Si ignoras eso, realmente, no entiendes lo que está pasando.

    • Miguel Ortega dijo:

      Lisbet, discul`pe pero lo que ud. propugna es mas claro y lirondo REVISIONISMO….hay que el fondo teoroco de la filosioofia y dialectioca de estas teorias, pero revisarlas….no se, no lo consider necesario, pero hay que ser fieles y honestos en su aplicacion objetiva, estas son leyes y principios objetivos que hay que metabolizar y aplicar consecuentemente

  • miguel dijo:

    Muy importantes estas frases y no las veo es negrita:

    “por su derecho a darse la forma de Gobierno que mejor le plazca a cada pueblo.”

    ???

    “Y sabe, además, que hay grandes amigos, con armas poderosas, que nos defienden.”

    ???

  • humano dijo:

    ¡Si!

    Saludos.

  • Yulaidi Dinza Cerce dijo:

    La Revolución Cubana es muy grande, qué vigencia tienen las palabras del Che, no parece que habló ayer, parece que habló hoy mismo es muy bueno que estas ideas y otras de muchos valerosos héroes y hombres y mujeres que tenemos en toda la trayectoria de nuestra Revolución salgan a la luz para que los jóvenes la conozcan y vean la grandeza de los mismos y de nuestra Revolución.

  • CARLOS BÁEZ PUIG dijo:

    JAMÁS ME ACOSTUMBRARÉ A SABER QUE LO PERDIMOS.
    POCOS HOMBRES POSEEN LA INTELIGENCIA Y CONDICIONES DE ÉL
    NO PODEMOS DEJAR DE LUCHAR POR LOGRAR QUE LAS GENTE SEAN COMO ÉL

  • Daliana dijo:

    Ernesto Guevara de la Serna, un alma grande, hombre de ideas claras y pensamiento firme…. creo que todos los jóvenes deberíamos de seguir su ejemplo…

  • José García Álvarez dijo:

    ¡ CHE ! UN HOMBRE EXCEPCIONAL.

  • Julio Cesar Garrido Alvarez dijo:

    …”al imperialismo,ni un tantico asi”…¿inculcar o imponer? (por supuesto,hay muchas maneras de imponer algo) …

  • Yoruga dijo:

    Excelente discurso y que se puede aplicar al dia de hoy, al imperialismo hay que hacerle frente a cualquier hora y en cualquier lugar. Latinoamerica esta con ustedes cubanos, saludos desde Uruguay.

  • Miguel Ortega dijo:

    El Pensamiento del Che, el Economico y el Politico son hoy mas vigentes que nunca, se impone su reestudio y, mas que eso SER COMO EL CHE.

  • Miguel Ortega dijo:

    Pero esta publicacion del trabajo no esta completa, esto que se lee n o es n i la mitad del documento, ¿como acceder a su totalidad? lo digo porque yo lo tengo impreso y me gustaria poder teneerlo en soporte digital.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ernesto Che Guevara

Ernesto Che Guevara

Ernesto Guevara de la Serna. Universalmente conocido como el Che Guevara, o simplemente el Che. Fue un combatiente revolucionario, estadista, escritor y médico argentino-cubano. Su vida, conducta y su pensamiento se ha convertido en paradigma de millones de hombres y mujeres en todo el mundo.

Vea también