Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Enrique Peña Nieto: “Fidel quiso mucho a México”

| 2

enrique-pen%cc%83a-nieto

Palabras de Enrique Peña Nieto, Presidente de Estados Unidos Mexicanos

Excelentísimo señor Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba;
Jefes de Estado y de Gobierno;
Representantes de países amigos de Cuba;
Querido y entrañable pueblo cubano;
Señoras y señores:

Esta noche, en esta ocasión solemne, nuestra identidad latinoamericana nos llama a pueblos amigos y hermanos a evocar la memoria de un hombre que hizo historia.

En nombre del gobierno de México les reitero mis más sentidas condolencias al presidente Raúl Castro y al pueblo cubano que hoy se duelen por la sensible pérdida de quien fuera su Jefe de Estado, Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Hace más de medio siglo Fidel y Raúl Castro eligieron a México como punto de partida de su lucha revolucionaria cuando fueron exiliados. Llegaron inspirados por las palabras del héroe inmortal José Martí: “México es tierra de refugio, donde todo peregrino ha hallado hermano.”

Fidel y Raúl encontraron protectores y simpatizantes en nuestro territorio, quienes los cobijaron y respaldaron en su causa. Fue así como en México germinó la gesta de la Revolución Cubana que habría de cambiar el curso de la historia.

Un 25 de noviembre, en la misma fecha en que falleció Fidel Castro, pero de 1956, partieron 82 valientes de las orillas del río Tuxpan, en la costa de Veracruz, a bordo del Granma. La misión que se trazaron era la de construir un nuevo gobierno que estuviera al servicio del pueblo cubano y se guiara por los ideales de libertad, justicia e igualdad. Desde entonces la República de Cuba y el pueblo cubano, han dado ejemplo de dignidad y perseverancia.
Sin duda Fidel Castro fue el constructor de la Cuba revolucionaria, pero más aún, fue una de las figuras emblemáticas de la segunda mitad del siglo XX.

Cuba y México son amigos y vecinos, nuestros países están unidos por lazos profundos e irrenunciables. Las aguas del mar Caribe han vinculado nuestra historia durante siglos; la lengua y la cultura que compartimos nos recuerdan siempre que los corazones cubanos y mexicanos laten en solidaridad y amistad reflejadas. Tenemos una misma vocación latinoamericana, el ideal de una América unida, de un ideal histórico de ambos pueblos: Nuestra América, como también lo escribiera José Martí.

Por esas razones, por los lazos históricos que unen a nuestras naciones y por lo que vivió personalmente nuestro país, Fidel Castro quiso mucho a México, sintió siempre un cariño entrañable por nuestro país, como lo sienten millones de cubanos por México y millones de mexicanos por Cuba.

Al frente de Cuba Fidel Castro promovió con México una relación bilateral basada en el respeto, el diálogo y la solidaridad. Tuve el honor de conocerlo en enero de 2014, durante la Cumbre de la CELAC en Cuba, fue un encuentro muy emotivo en el que me refrendó su afecto por México y los mexicanos. En esa ocasión realicé además una visita oficial a este país hermano, buscando escribir una nueva página en la historia de las relaciones de amistad entre nuestros países. A partir de entonces Cuba y México estamos construyendo una agenda amplia y moderna que se consolidó con la visita de Estado del presidente Raúl Castro a México en noviembre pasado y que habremos de continuar basados en nuestros fuertes vínculos de amistad.

Señoras y señores:

Hoy el mundo recuerda la vida, la obra y la trayectoria de Fidel Castro. México refrenda su amistad incondicional al pueblo cubano en estos momentos. Reconocemos los pasos que de manera soberana se han dado hacia un país más abierto en lo económico y en lo político. Los mexicanos expresamos nuestro compromiso de seguir acompañando a Cuba y a su pueblo como amigos, como siempre lo hemos hecho en su marcha histórica hacia una sociedad más incluyente y próspera.

¡Descanse en paz Fidel Castro!
(Aplausos.)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique Rivera dijo:

    Muy buenas palabras. lástima que quien las dice no tenga la calidad moral necesaria para haber representado a un país como México en tan importante evento: las exequias de un Hombre Digno, Honesto y Congruente. Peña Nieto es presidente por medio de un fraude electoral, tiene al país -al igual que sus antecesores- sumido en una crisis económica, política y social lacerante, la inseguridad y la represión son resultado de la corrupción que es sello del régimen que representa. Hoy nos faltan mas de 100,000 ciudadanos muertos en los dos últimos sexenios y mas de 25,000 desaparecidos, entre ellos los 43 estudiantes de Ayotzinapa. México y Cuba son pueblos hermanos, a pesar de nuestros malos gobiernos mexicanos. Pero como apuntó Fidel en una de sus reflexiones: más pronto de lo que parece habrá de caer en México el actual régimen y nacerá una nueva Patria Libre, Digna. Sabemos que Cuba está enterada de todo esto, y también sabemos de su inteligente política exterior, mas en estos momentos, en donde es importante sumar países al consenso latinoamericano. Pero cuidado, ahí también estaba Salinas de Gortari, se alcanzó a ver su macabra figura tan odiada en nuestro suelo, a escasos metros del comandante Raúl. Finalmente es el responsable directo de la debacle mexicana, Peña Nieto es solo un pelele a su servicio. Fidel lo sabía, no lo olviden, por eso desde el 2006 nunca jamás volvió a tener contacto con él. Viva Cuba, Viva Fidel. Viva México.

  • genisel dijo:

    comparto sus palabras Enrique Rivera, lastima que no tenga la calidad moral que merezca para pronunciar palabras tan buenas.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también