Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Ocupaciones de escuelas contra la PEC 241 en Brasil

| +
Foto: Roberto Parizotti.

Escuelas estatales y municipales, institutos federales y universidades federales y estatales están ocupadas por los estudiantes. Foto: Roberto Parizotti.

Por Elissandro dos Santos Santana*

 

Está en marcha en Brasil una propuesta de enmienda a la Constitución, PEC 241 o 55, que establece un límite en el gasto público durante los próximos 20 años. La referida propuesta es considerada una prioridad por el gobierno del presidente Michel Temer, con el objetivo de reequilibrar las cuentas públicas del país.

Es importante hacer hincapié en el hecho de que la PEC fue aprobada por la Cámara de los Diputados de Brasil en la segunda ronda, por 359 a 116 votos y 2 abstenciones. Ahora la propuesta va a pasar por el análisis del Senado y todo lleva a creer que la enmienda será aprobada.

La población brasileña, en la mayoría de los casos, es contraria a la adopción de la propuesta. En medio del descontento de la sociedad, hasta el momento, más de mil instituciones, entre ellas, escuelas estatales y municipales, institutos federales y universidades federales y estatales están ocupadas por los estudiantes.

En Bahía, estado en donde vivo, el Instituto Federal de Educación, en algunas ciudades en las que se ubica, está ocupado desde hace días. Hoy, según informaciones de periódicos locales, los estudiantes de la Universidad Federal de Bahía, que, incluso, tiene campus en Porto Seguro, decidieron en asamblea participaren del movimiento de protesta contra la PEC

Es importante decir que las ocupaciones no son sólo contra la PEC 241 o 55, sino, también, forman parte de un movimiento contra el gobierno Temer. La gente ha despertado para el hecho de que con este gobierno quien saldrá perdiendo será el pobre, el oprimido por las élites económicas a lo largo de la historia brasileña.

Los medios tradicionales de comunicación de Brasil casi no hablan de lo que está ocurriendo en las escuelas, institutos y universidades públicas del país, pero la revolución está a camino y ella vendrá por medio de los estudiantes.

Solamente ayer y hoy que la principal fuente de información del país, a escala nacional, comenzó a informar sobre las ocupaciones, sin dedicar mucho tiempo a la situación, lo que es extraño teniendo en cuenta que si fuera un tema que beneficiara al gobierno Fuera Temer dedicaría horas de la cadena.

Lo sorprendente es que aunque con el silenciamiento de las ocupaciones por los medios de comunicación tradicionales, el movimiento sigue creciendo día tras día en Internet. De hecho, se puede decir que internet ha sido el medio más democrático de la información en contra de todo el golpe que se introdujo en Brasil.

El siguiente paso de los medios tradicionales de comunicación será  criminalizar el movimiento, una práctica común de los medios conservadores en Brasil en apoyo a las élites políticas y económicas.

Para explicar la forma como funciona los medios conservadores de comunicación de Brasil, es importante recorrer a la manera como han presentado la muerte del estudiante Lucas Eduardo Araújo Mota. Como han comunicado, la gente es llevada a creer que puede existir alguna relación con el movimiento, aunque no lo digan literalmente. Este es el modus operandi de comunicar de algunos medios comunicacionales en Brasil, desafortunadamente.

Pues bien, independiente del intento de ensuciar el movimiento, las ocupaciones siguen muy fuertes y la tendencia es que venga a crecer aún más.
De todos modos, estas ocupaciones por los estudiantes traen esperanza a la gente. Los estudiantes están demostrando que la lucha por un país justo sólo ha comenzado.

* El autor es columnista socio ambiental y traductor del Portal Desacato. Revisor de la Revista Latinoamérica. Miembro del Consejo Editorial de la Revista Letrando.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también