Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Salvemos a la Humanidad…

En este artículo: Bashar Al-Assad, Política, Siria
| 1
Hugo Chávez y Bashar al-Assad. Foto: Archivo.

Hugo Chávez y Bashar al-Assad. Foto: Archivo.

Por Adán Chávez

Un tema que ocupa la atención de dirigentes políticos conscientes en esta peligrosa coyuntura y que debe ser eje central de debates académicos, científicos y en los propios ámbitos de la vida cotidiana de las personas, independientemente de su país de origen, lengua, religión o cultura, es el complejo asunto de la guerra en la República Árabe Siria, atizada por el imperialismo en forma deliberada, e iniciada el 15 de marzo de 2011 por sectores que se oponen al actual presidente sirio Bashar Al Assad, cuya resistencia e assadinteligencia ha sido proverbial durante todo el conflicto.

Ese país hermano, con el que compartimos aspectos confesionales importantes, va en camino de ser escenario de una escalada de la guerra a niveles impredecibles. Allí al imperialismo yanqui pudiera ocurrirle, parafraseando a Marx, como “al mago que ya no pudo controlar la potencia infernal de sus conjuros”, porque la oposición siria que opera a lo interno de ese país, es de hecho una alianza terrorista internacional controlada por Estados Unidos.

La suspensión de los acuerdos de cese al fuego entre Washington y Moscú en Siria, debe encender todas las alarmas ante una inminente intervención directa de EE.UU y la OTAN en la nación árabe. Todo el Medio Oriente y Eurasia se colocan al borde de una conflagración de marca mayor, sin precedentes;  entre otras cosas, porque están en juego el control de la energía, de sus flujos o tránsitos por determinados territorios y por el riesgo de utilización de armas no convencionales entre las cuales se encuentran las armas nucleares.

“Al imperialismo ni un tantito así…”, advirtió el Che Guevara en una oportunidad. Y una vez más, Estados Unidos viola toda  norma que regula las actuaciones de las partes en disputa. Esta vez fueron los acuerdos de cese al fuego temporal firmados en Ginebra el pasado 12 de septiembre, a la vez que se detienen indefinidamente todas las negociaciones, inclusive la nuclear.

El imperialismo norteamericano ya no oculta su apoyo logístico, militar y financiero a los grupos terroristas que destruyen Siria. Por lo visto, el gobierno de Estados Unidos, con el apoyo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), ha decidido lanzarse al averno e invocar el caos universal.

Queda claro para el mundo que no fue ningún error el reciente ataque del 17 de septiembre por parte de Estados Unidos contra unidades del Ejército Árabe Sirio en la localidad de Der Ezzor, donde murieron decenas de soldados y más de 100 resultaron heridos. Eso evidencia el engaño y que EE.UU nunca ha estado dispuesto a un cese al fuego.

Recordemos cuando el propio Mijaíl Gorbachov, el último presidente de la histórica Unión Soviética, hizo un preocupante llamado a superar las tensiones, precisando que “No hay que olvidar que mientras exista armamento nuclear, existe el riesgo de que se llegue a utilizarlo (…)”. Debemos hacernos las más dramáticas hipótesis sobre el desenlace de la guerra en Siria, si no somos capaces como Humanidad, de contener su descontrolado curso.

Una muestra de la gravedad del peligro que enfrentamos, es un evento significativo ocurrido a partir del desarrollo de la guerra en Siria que ha cobrado la vida de más de 270.000 personas y 11 millones se han visto obligadas a huir de sus hogares: la apertura de la llamada Bóveda del Fin del Mundo Svalbard, una especie de Arca de Noé agrícola, donde se conserva una semilla de casi cada cosecha conocida del mundo, dentro de una bóveda congelada en la isla noruega de Svalbard. Todo un tesoro biológico que pretende garantizar, en caso de un desastre mundial, el que todas las especies vegetales serían restauradas y recuperadas.

Pues bien, esta bóveda, que solo puede ser abierta en caso de que un acontecimiento catastrófico amenace a algún cultivo con la extinción, fue abierta debido a la guerra en Siria, al tener que abandonar sus investigadores el banco de genes de ICARDA en Alepo, Siria, que guarda más de 135.000 variedades de trigo, granos de haba, lentejas y garbanzo, así como la colección de cebada más valiosa del mundo.

Es claro que Rusia, Irán, el Movimiento Hezbolá y las fuerzas sirias, están decididos a derrotar el terrorismo en Siria y parecen dispuestos a enfrentar cualquier escenario por terrible que parezca; aún cuando la diplomacia  rusa siga tendiendo su mano a favor de la estabilidad de la región. Ojalá puedan Irán, Arabia Saudita, Turquía y Catar cumplir su rol de buenos oficiantes  para evitar la escalada. Desde nuestra humilde posición, hacemos votos para que se logren los necesarios consensos.

Por otra parte, nadie dudaría, desde la perspectiva de cualquier cristiano espontáneo  y sincero, en calificar al tenebroso dúo EE.UU y OTAN como la verdadera “bestia y el falso profeta”, predichos en el libro del Apocalipsis. Sin embargo, los tiempos han cambiado, como han cambiado también las correlaciones de fuerzas políticas, geopolíticas y económicas!!! Ya estas “bestias” no tienen el poder político y social absoluto para regir el mundo a su antojo y cada vez es más claro que estamos caminando hacia el mundo multicéntrico y pluripolar al que nos llama el Comandante Chávez en el IV Objetivo Histórico del Plan de la Patria.

A pesar de que el foco actual del conflicto se haya en el Medio Oriente, región productora de petróleo que cuenta con grandes yacimientos debajo del subsuelo, debemos nosotros prepararnos como nación, como pueblo y gobierno; tomar todas las previsiones sobre todo en materia energética, de seguridad y defensa, y en las relacionadas a la seguridad y soberanía alimentarias.

Nuestro país ha sido un ejemplo de resistencia y combate contra las diversas formas de guerra, sostenidas y sofisticadas, que hemos tenido que enfrentar. Sabemos que el imperialismo y las burguesías de la región nos han hecho  objetivo político y militar, pero hemos resistido y combatido, con el Comandante Chávez al frente, y ahora con el presidente Nicolás Maduro. Hemos logrado frenar las pretensiones del hegemón y seguro estoy, lo haremos retroceder.

Nuestra conciencia política es alta, aun cuando reconocemos que debemos elevarla a niveles que nos haga invencibles; y nuestra condición de bolivarianos-chavistas nos hace robustos en nuestras ideas y convicciones. No han podido arrebatarnos el poder mediante golpes de estado, guerras no convencionales, ni a través de una guerra económica sin precedentes en la historia.

Hoy, más que nunca, librar la gran batalla por la paz y por la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana, más que una consigna, es una línea esencial de nuestro programa de revolución. Así lo decimos a nuestro pueblo, a la Patria Grande y al resto del mundo: Estados Unidos debe sacar sus garras de Siria, de Nuestra América, de cualquier país del planeta donde pretenda continuar con sus intentos hegemónicos; tenemos que continuar la lucha por consolidar el mundo multicéntrico y pluripolar para poder salvar a la humanidad de una eventual Tercera Guerra Mundial.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • lskander dijo:

    Se le echaron a perder sus planes a los Fascistas de la Casa Blanca y la Organizacion de Terroristas del Atlantico Norte (OTAN ) junto a los mercenarios de la famosa coalicion de 66 paises, incluyendo a Heinrich Netanhayu Himler. Estan desesperados, la ultima opcion continuar atacando a la poblacion civil en Alepo ante el glorioso avance del Ejercito Sirio, Hezbolla, Iran y las Milicias Palestinianas Al Qud. Viva Siria

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también