Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Las calles de oro de Hialeah (un ensayo fotográfico sobre la emigración)

| 44 |

Por Fulvio Bugani

La migración es tan vieja como la humanidad. El hombre siempre se ha movido en busca de mejorar sus condiciones de vida. Los cubanos no han sido la excepción, aunque en ocasiones las circunstancias han trasladado diferendos políticos al fenómeno. Recientemente Fulvio Bugani, fotorreportero italiano premiado en el concurso de World Press Photo, expuso en la redacción de Trabajadores algunas de sus experiencias. Entre ellas resultó particularmente interesante el ensayo fotográfico que prepara acerca de cómo la familia cubana vive la migración hacia Estados Unidos. Le pedimos compartir una parte con nuestros lectores y aquí está

Decenas de veces, en las visitas que desde el 2009 realizo a Cuba para un proyecto profesional, he escuchado decir: “¡Quiero salir de Cuba. Quiero ir a Miami. Hay oro en las calles de Miami!” Uno de mis amigos cubanos, Julio, oyó esta frase desde niño, sobre todo de personas con parientes o amigos que habían emigrado a la Florida. Quizás por eso siempre soñó con salir de Consolación del Sur, zona rural donde nació y se crió.

La fiesta de despedida a Julio cuando se fue a Miami. Foto: Fulvio Bugani

La fiesta de despedida a Julio cuando se fue a Miami. Foto: Fulvio Bugani

Luego de tres años nos reencontramos en Cuba, durante su primer viaje a la isla. Para entonces ya vivía con Luisa, su esposa y sus dos hijos, en un suburbio de Hialeah donde el 80 % de la población es cubana.

Su madre, Yara, lo esperaba en Viñales. No cabía dentro de sí. No sabía si llorar o reír. Para liberar la tensión, a veces gritaba. Se abrazaba a Yadira, su hija de 23 años. Con nerviosismo miraba la foto que Julio le enviara dos años atrás, aquella donde posa junto a un coche deportivo rojo.

El marido de Yara, quien fue más que un padrastro para Julio y sus dos hermanos, caminaba nervioso, impaciente, por el campo de frijoles. La familia y amigos también estaban ansiosos por verlo, por escucharle hablar de los cubanos en Miami. Muchos están fascinados por esa ciudad. Hay de todo y más, dicen. Corren cuentos de cómo los cubanos han llevado un pedazo de alma y calor humano a la tierra americana de Hialeah.

En algunas familias cubanas existe la creencia de que quienes logran irse a los EE.UU., legal o ilegalmente, entran a una vida de satisfacción económica y cultural. Por eso esperan alguna ayuda, ya sea en forma de remesa, de recargas a los móviles, o el envío de algún equipo electrónico.

Pero la realidad es que muchos de los que viven en Hialeah no pueden mandar nada durante un buen tiempo. Los que quedan en Cuba desconocen las dificultades de los países capitalistas, por eso a veces se molestan, y hasta se enojan, cuando la prometida ayuda material no llega.

Julio vive en un pequeño apartamento de 35 metros cuadrados en Hialeah, con un dormitorio estrecho para 4 personas. La Ley de Ajuste Cubano le permitió obtener la residencia de inmediato y un aporte inicial importante para comenzar su aventura americana. Algo diferente le espera al resto de inmigrantes latinoamericanos, y por este motivo algunos no ven con buenos ojos a los procedentes de la isla, quienes rápidamente se convierten en “cubanoamericanos”.

El carro deportivo rojo que compró Julio primero tuvo que ser reparado, y para ello contó con la ayuda de varios cubanos de Hialeah. Foto: Fulvio Bugani

El carro deportivo rojo que compró Julio primero tuvo que ser reparado, y para ello contó con la ayuda de varios cubanos de Hialeah. Foto: Fulvio Bugani

En junio estuve en Miami, en casa de Julio y Luisa. Desde el principio muchos me decían: “¡Esto es Cuba con comida, es Cuba con comida!” Pero la realidad es otra. Hialeah es una ciudad dormitorio con casas bajas, alineadas, sin personalidad. Es fría. No hay nadie en las calles ni niños jugando. Tampoco plaza o lugar de encuentro. Ningún camino es de oro. Lo que sentí fue una sensación de miedo que nunca vi en ningún barrio de Cuba.

Julio trabaja ilegalmente en una pequeña empresa de refrigeración ubicada en una zona industrial en las afueras de la ciudad. El jefe es cubano, igual que otros empleados. Tiene un segundo trabajo, también ilegal: limpiar una escuela dos veces a la semana. Lo realiza junto a su esposa y con eso pagan la educación de sus hijos.

En tres años nunca visitó el mar. Aún no habla una palabra en inglés.

En Miami todo es demasiado grande. Las distancias son inmensas. El coche se convierte en las piernas de sus habitantes. Julio y Luisa poseen un coche deportivo rojo del 2006. Es de tercera mano. Probablemente les costó entre 500 y mil dólares. Barato, como todos los coches usados, aunque para los de la isla estos son un símbolo de riqueza, de estatus social. Cuando los cubanos de Miami se presentan, lo primero que dicen, después del nombre, es el año y la matrícula de su auto.

Los hijos de Julio y Luisa tienen 9 y 7 años. En la escuela han aprendido un poco de inglés y viven encerrados en la casa, jugando con sus teléfonos y tabletas, por miedo a salir a las calles donde muchas personas andan armadas, y abundan los drogadictos o borrachos. Ellos, al final, podrían convertirse en adictos patológicos a los juegos electrónicos, lo que actualmente también es un problema social.

Los niños viven encerrados en casa, jugando con aparatos electrónicos. Foto: Fulvio Bugani

Los niños viven encerrados en casa, jugando con aparatos electrónicos. Foto: Fulvio Bugani

Los cubanos de Miami tienen que trabajar mucho y duro para reconstruir sus vidas. Quienes carecen de estudios avanzados y llegan sin preparación enfrentan la dura realidad de una ciudad que incluso, puede volverse peligrosa.

Julio y Luisa son personas maravillosas, trabajadoras. En la Florida pagan el alquiler y el seguro de la casa. También el del carro. Además, la escuela de los niños que les cuesta aproximadamente 80 dólares por cada uno a la semana. Cuentan con poco tiempo libre para compartir entre ellos, y a veces tampoco pueden enviar dinero o artículos a la familia de Viñales.

Cuando por fin Julio se reencontró con su madre, ella gritaba, lo revisaba, lloraba y se le abrazaba. No preguntaba nada, no quería saber nada. Ese día Julio vestía ropa de marca comprada en los mercados. Luisa traía dos anillos en cada dedo, los exhibía orgullosa, como también hacía su hija de nueve años, con sus muy largas y verdes uñas postizas.

Recordé entonces aquellas historias del escritor italiano Leonardo Sciascia, acerca de nuestros coterráneos que al regresar de los EE.UU. alquilaban ropas y collares para dar una buena impresión, ocultar la dura realidad y decir a sus padres y familiares que todo estaba bien. Ahora la historia se repite.

De regalo Julio y Luisa trajeron bolsas de chocolates y las repartieron entre los niños del pueblo, los hijos de aquellos con los que Julio se había criado y que ahora corren, semidesnudos y alegres por las calles, soñando con la vida de ese gringo que vino de la Florida, donde dicen que hay calles de oro.

Reencuentro con la familia luego de tres años en Hialeah. Foto: Fulvio Bugani

Reencuentro con la familia luego de tres años en Hialeah. Foto: Fulvio Bugani

Agradecemos la colaboración de Sisleydi de Armas y Ámbar Pérez en la traducción del texto.

(Tomado de Trabajadores)

Se han publicado 44 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry. dijo:

    Excelente trabajo, esa es la triste realidad de la gran mayoria.

  • Juno dijo:

    WOW, en que han estado pensado los cubanos cuando se van? No ven que este articulo lo explica que todo……EEUU, pais virado de cabeza donde los autos no son un lujo, sino una necesidad….hasta donde llegara el capitalismo salvaje!!!???

    • jotab dijo:

      Juno: Y eso que este articulo no dice todo…no dice que hay que romperse el lomo hasta 18 horas seguidas con un explotador sacandote las ganacias de tu lomo sin derecho a enfermarte y apenas 15 dias de vacaciones al año…..no dice que la inmensa mayoria de esta gente NO tiene seguro medico y muchisimos de ellos vienen a Cuba, si a Cuba, a operarse o hasta sacarse una muela o hacerse una placa, porque en el “paraiso del norte” no la pueden pagar….tampoco dice que los que viven en Hialeach son mirados con desprecio y desdén por sus compatriotas que habitan un poquito mas arriba en la escala social…para ellos son la “chusma de miami”….los que hacen los trabajos mas sucios y peor remunerados…y aun hay carneros que creen en la leyenda del “sueño americano”…despues de conocer esa realidad de cerca, un amigo me comentaba que ya no le decia la “yuma”, sino “la llama”….

      • Armando Perez dijo:

        Y lo peor de todo es que con lo mal que viven en Miami, no quieren regresar a vivir en Cuba, donde podrían ser tan felices… ¿Serán masoquistas?

      • Papito Segundo dijo:

        Jotab: llevo 8 años en este país y cuando he tenido que trabajar 18 horas me las pagan.
        Tengo seguro médico porque me es más importante pagármelo que tomármelo en cerveza o comprando cadenas.
        Al principio hacia trabajos que pocos querían hacer, hoy soy jefe de más de 50 americanos.
        Nunca he vivido ni en Miami ni en Hialeah, no me interesa.
        Llore escondido más de una vez por no saber cómo decir algo en Inglés, hoy tengo una licenciatura estudiada aquí y comienzo muy pronto una maestría. De Cuba solo traje un 12 grado para que que no esgrimas el consabido “robo de cerebro”.
        Es como dice el forista Alex, saber ponerle el extra a tu condición de emigrado y sobreponerse.
        Hoy soy orgullosamente ciudadano norteamericano y a Cuba no regresó jamás.

    • Papo dijo:

      ESTAN HACIENDO UNA COMPARACIÓN, RELACIONADA CON EL “ESTÁNDAR DE VIDA”:
      ENTRE UN PAÍS “BLOQUEADO ECONOMICAMENTE” POR MÁS DE “57 AÑOS” (LUCHANDO POR SALIR DEL SUB-DESARROLLO) Y EL PORTENTOSO IMPERIO DEL NORTE (LA PRIMERA ECONOMÍA DEL MUNDO) “DECLARADO ENEMIGO”.

      ¿Será posible encontrar alguien con cerebro?

  • David (el de la honda) dijo:

    si, si… pobrecitos que mal viven alla!

  • Javier dijo:

    Si, esta es efectivamente, la realidad que viven un grupo no pequeño de cubanos que viven en Miami. Me gustaria, sin embargo, ver un reportaje de una familia cubana que le vaya bien (que las hay). Una de cal y otra de arena

  • Papo dijo:

    En Mi Opinión.
    Primero: si Julio vive en un “modesto apartamento de 35 Metros cuadrados”, es un error. Eso es una Mansión.

    No se puede comparar el nivel de vida.
    En un aspecto del “modus vivendi”, en Estados Unidos, tienes muchísimas mas cosas. No se puede tapar el Sol con un dedo.
    El mayor por ciento de las Escuelas Primarias y Secundarias son públicas.
    Son casos excepcionales los niños que van a Escuelas Privadas.
    Hay que estar desubicado para matricular a los niños en una Escuela Privada Primaria (ELEMENTARY SCHOOL) o en una Escuela Privada Pre-Secundaria (Middle-High School)
    o en una Escuela Privada Secundaria (High School)

    Después de High School es donde comienza el problema. Eso es un DILEMA, digno de ser estudiado como una asignatura en una Universidad, por las dificultades que se pueden presentar en la vida de un grán por ciento de jovenes en su camino.
    La inestabilidad laboral que afecta la economía, es uno de los factores que más afectan a las familias.
    Un ejemplo sencillo.

    MUY SENCILLO:
    SE PIERDE EL CONCEPTO DE PERTENENCIA: Mi Cama, Mi Sofá, Mi Mesa, Mi Sillón, Mi Reclinable, Mi Bicicleta, etc, etc, etc,… Eso que en nuestras familias, en nuestros pueblos y ciudades, se conserva de generación en generación. Si te tienes que mudar, todo eso se convierte en un dolor de cabeza. ¿Con qué me quedo y qué boto?.
    Si te mudas: muchos, muchos son los motivos para tenerte que mudar. El nuevo lugar donde vas a vivir tiene diferente forma y tamaño; luego, si La Cama no cuadra, hay que botarla. Y así con todo: El Sofá, La Mesa, El Sillón, etc, etc, etc… sino es en la primera mudada, es en la siguiente, o en la siguiente, o en …… (ESO ES DINERO, TRABAJO, TIEMPO… QUE HAY QUE BOTAR MUCHAS VECES EN EL CAMINO). Esta es la parte SENCILLA de la Historia. Es muy largo el TRAMO, para poderlo explicar en un “comentario”.

    PERO AÚN:
    SI TE VA BIÉN, PERO MUY BIÉN….. ESO NO QUIERE DECIR, QUE TODO EN TU ENTORNO, ESTÁ BIÉN, PARA RECOMENDARLO …..
    ACUÉRDATE QUE ESTO QUE COMENTO ES LO INSIGNIFICANTE DE LA HISTORIA….. LA HISTORIA ES MUY LARGA. NO HAY ESPACIO NI TIEMPO para comentarlo…

  • Armando dijo:

    Las cosas no son siempre como las pintan.

  • ElQbanolibre dijo:

    Bueno ya saben lo que les espera a los que están en Costa Rica, si no aprovecharon la gran oportunidad de Cuba de estudiar y aprender inglés gratis, ahora están embarcados.
    No obstante, para ellos pido misericordia

  • Amador dijo:

    No hay escuelas pública allá?

  • Taduratumuela dijo:

    Si es verdad que se pasa trabajo, y uno se las ve apretado la mayoría de la veces, pero con un trabajo o dos, sea legal o no les alcanza para vivir, cubrir sus necesidades (como lo es tener un carro, eso es necesida en Miami y cuba también), darle educación y cuidado a sus hijos (aunque sea con medios no convencionales).

    ¿a qué cubano recidente en la isla, mi isla, la tierra más hermosa que ojos humanos jamás hayan visto, le alcanza el dinero de su salario para siquiera llevar una dieta balanceada (como la recomienda el sistema de salud nacional).

    • jotab dijo:

      Tadura: Quien te dijo que tener un carro es una “necesidad”…..Necesidad es tener asegurado salud y la educacion para tus hijos gratis….parece que no sabes que en Cuba NADIE se muere de hambre, aunque todos quisieramos tener acceso a alimentos mas baratos…Lo que es inaceptables es que en el país mas rico del mundo un trabajador NO pueda sacarse una muela una muela, o hacerse una placa por NO tener dinero para pagar…Si quieres sabes mas al respecto, mira el documental del laureado documentalista estadoundiense Michael Moore sobre el sistema de salud de su país….
      Te voy a contar que un familiar cercano, de visita en miami, se fracturó una rodilla allá y tras indagar cuanto costaba la operacion, la familia tuvo que mandarlo para Cuba con el dolor de su alma porque NO podian costearla….para no decirte que solo por ponerle analgesicos y asegurarle la pierna la cuenta hizo estragos en la economía familiar… La mayoria de los cubanos obreros de Miami, NO pueden pagar ni el seguro medico mas modesto…Esa es la verdad, aunque ignorantes o malintencionados quieran tergiversarla…pero bueno, hay personas que están decididas a todo por posar en una ridicula foto, al lado de un carrito de 700 dolares….

      • HABANERITA dijo:

        Totalmente de acuerdo contigo FCB.
        .

      • LV dijo:

        jotab, tienes razón en algunas cosas, pero no nos ponmgamos esquisistos, el seguro de viaje cubre ampliamente una fractura de rodilla…

  • Anar dijo:

    eso me duele, hay cosas que no me gustan entre ellas, saber que hay cubanos pasando las de Caín en el extranjero persiguiendo un sueño que no llega y cuando un cubano en el boxeo por mucho que pelea le quitan la medalla.

  • ata dijo:

    Excelente artículo. Lastima que muchas personas no tenga acceso a esta página.

    Por eso prefiero caminar a tener un carro deportivo.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Què bueno que el periodismo investigativo le de seguimiento a a casos similares (y peores) que abundan no solo en los EEUU, sino en varios paìses capitalistas a donde los cubanos han ido a buscar fortuna. Dicen que la única persona que aprende por cabeza ajena es el barbero. Así van las cosas de la vida, la gente va, la gente viene y poco a poco se va creando una conciencia de la realidad y comparando que lo nuevo no siempre es mejor

  • Caridad Pérez dijo:

    La triste realidad que no se cuenta, no hay dudas que hay a quienes le va bien y la vida les da un toque de suerte, una amiga hace poco me dijo tres condiciones para llegar aqui, saber el idioma perfecto para trabajar, saber conducir que es vital y llegar joven para tener salud para asumir cualquier trabajo que aparezca y mientras más mejor dos ó tres para poder sufragar todos los impuestos que te comen por una pata a diario, ó te ponen de paticas en la calle cuando incumples.
    Hay una realidad y son nuestras dificultades debatidas en la recién Sesión de la Asamblea Nacional y confiamos que la dirección del país esté ya acelerando la toma de medidas sobretodo con la alimentación, lo más importante es que hay claridad en las proyecciones futuras inmediatas

    • Armando Perez dijo:

      Caridad:

      En los USA los impuestos son menores que en Cuba, para la mayoría de la gente. La diferencia es que en USA los impuestos están en blanco y negro en papel y en Cuba no. Veamos: Un médico en América Latina debe ganar unos $1000 US al mes. En Cuba gana unos $40. La diferencia es el impuesto que se agarra el gobierno, y es un 2400% del salario. EN USA es un 30% si eres soletro y sin hijos que es el nivel mas alto de impuestos.

      En promedio el salario de Cuba es de unos $25 al mes. El salario medio de Cuba deberia ser como el de Costa RIca, país pobre pero con educacion y salud gratis, de unos $200 al mes. El impuesto en Cuba como promedio es el 700% del salario. Es posiblemente el impuesto mas alto del mundo.

      • cas dijo:

        Armando Perez, es preciso que digas las fuentes de su sapiencia en asuntos de impuestos etc, etc, yo realmente no se mucho de esas cosas, pero lo que si le digo es que muchos vecinos nuestros, que han emigrado, mandan a buscar medicinas a Cubita Bella y los cuentos son de grandes problemas economicos que no pueden resolver aunque puedan tener hasta tres trabajos a la vez, los impuestos son hasta para sonreir y la burocracia , ni se diga, bueno armandito, hay muchos que si , quisieran venir pero su orgullo no se lo permite, quizas vivas alla, alla quedate, yo sigo aqui en mi tierra, saludos cas.

      • NIC dijo:

        Armando:
        Parece que usted sabe mucho sobre los impuestos en una Cuba que no es la que vivo. No sé de dónde sacó sus cuentas, pero lo remito a la Ley 113 del Sistema Tributario, disponible en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, Edición Ordinaria No. 53, de fecha 21/11/2012. Después, si lo considera, puede emitir un criterio más sustentado, sobre el cual podamos tener un intercambio más real.

  • Carlos Machin dijo:

    Me gustó mucho el artículo sobre Las calles de oro de Hialeah, porque refleja una verdad y no está contada la historia por un periodista cubano.
    Felicitaciones por el Año Nuevo a todos los lectores y responsables del sitio.

  • labala dijo:

    Que interesante me gusto mucho, se debia coger como material de studio

  • Luis dijo:

    La realidad es que esa familia, con sus trabajos malpagados, sin hablar ingles, sin una aparente educacion superior, son capaces de costearse su vivienda, comida, seguros, escuela, etc y aun le queda para enviar dinero y viajar a Cuba y llevar regalos a familiares y amigos. Ojala llegue el dia en que los cubanos en Cuba puedan hacer eso con sus salarios.

    Saludos, Luis

  • titico dijo:

    Mí suegra vive en Hialeah junto con su esposo, el trabajador de la construcción, ella de servicios que resultan ocasionales, no saben inglés pero son arduos y esforzados trabajadores, me cuentan de como hay que trabajar para poder sobrevivir en sus lares y es muy similar a lo que plantea el árticulo., este fin de año pudo enviar una ínfima suma de dinero para su hija, su padre y su mamá, no diré la cifra por respeto y ética pero es de las que nos dura una solo salida a la esquina, pero su principal valor está en eso en el esfuerzo que tiene que hacer para cada cierto y derterminado tiempo contribuir de alguna forma con su familia. particularmente a ella la aprecio por la comunicación que tiene con su hija y el amor que se profesan que por lo que economicamente puede aportar.
    Hace poco que recibí un email de antiguo y respetuoso compañero de trabajo que tambíen prefirio irse con su familia allá en Miami que me referia como era la vida allá las cosas buenas y malas, me refería que había orden para los trámites de muchos tipos, que haya todo era un negocio y tambíen me decia que Cuba era el país más seguro del mundo, tambíen referido en el árticulo.
    En cuanto a la imagen que prefieren dar las personas en su inmensa mayoría es cierto que tratan de aparentar lo que en realidad no son y muchos vienen tratando de dar la imagen de que llevan una vida idilica aunque su rrealidad sea otra y no es más que en humildad en que vivimos le deja espacio para que algunos se encandilen con esos espejismos. Nada en el fondo no es mala intención sino alarde de como les gustaría vivir y hasta ahora no lo han podido encontrar, pero no puede haber sentimientos negativos hacía ellos son cubanos e igual los queremos porque de alguna manera los que han emigrado buscando una vida mejor han dejado en Cuba parte de su historia personal por eso les deseo tambíen buena suerte y que no se olviden que siguen siendo cubanos. A los de aquí NOS LLAMAN CUBA.

  • El novelista dijo:

    Muy buena novela jajajajajaj

  • FCB dijo:

    Hola a todos, lei los comentarios y of course el articulo y pues si, tal vez alla para no pocos la realidad es muy dura y pasan dificultades, pero aqui tambien lo es, y donde quiera en este planeta es lo mismo y no va a cambiar, uno como persona sabe donde le va mejor y como prefieres vivir(en el caso q tengas dos opciones claro esta, como este muchacho del art) y diganme quien tiene amarrados a todos esos cubanos alla, ademas hay leyes q si pueden regresar a cuba si lo desean, pues entonces pq no vemos la avalancha montaña arriba, no lo creo, y señores yo amo a mi pais y a mi gente(la + sabrosa del mundo) pero no nos engañemos vamos a un paso mas q lento y estamos mal y todas las noticias muy bien, muchos acuerdos, muchas visitas de todo tipo, pero en las casas todo sigue igual o peor, y lo mas triste del caso es q nos ponemos contentos conque nos baujen unos kilos a la creveza casi vencida por fin de año, o porque hagan ferias q no sirven o nos bajen unos kilos del precio d una llamada por la madrugada, por favor e, es como tirarle unas galletitas a un cocodrilo en el zoo.

    • manuel dijo:

      lei uno a uno los cuarenta y dos comentarios publicados hasta ahora. me quedo con el de Alex, por mucho el mejor y mas serio.
      en un taller literario si intentas escribir sobre balseros o jineteras te aconsejan que no lo hagas, el tema esta gastado. yo diria lo mismo sobre miami, los cubanos, y como viven.

  • Juno dijo:

    Estoy muy de acuerdo con el comentario de FCB

Se han publicado 44 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también