Imprimir
Inicio » Especiales, Militar e Inteligencia  »

La Guerra Especial en el ciberespacio. Un ¿nuevo? frente de batalla

| 5

Por Abel Suárez Perdomo

ciberguerraUna palabra es tristemente de las más mencionadas en la actualidad, no importa el idioma o la región del mundo. Se trata del vocablo guerra, que combinado con otros calificativos como no convencional, irregular, híbrida, especial, aparece en los más diversos medios de comunicación.

Precisamente quisiera detenerme en la llamada guerra especial en el ciberespacio por parecer un término un tanto sensacionalista y que pudiera llegar a confundir en su significado hasta al más avezado de los especialistas en temas bélicos.

Las Fuerzas Armadas de EE.UU. definen la guerra especial como “las actividades que involucran una combinación de acciones letales y no letales, realizadas por una fuerza educada y entrenada especialmente, con una profunda comprensión de culturas e idiomas extranjeros, experiencias en tácticas con pequeñas unidades y la capacidad para crear y luchar junto a formaciones combativas de un tercer país, en un escenario hostil, incierto o permisivo”.¹

Dentro de este tipo de guerra, ejecutada fundamentalmente por las Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU., se incluye la Guerra No Convencional, la Defensa Interna en el Extranjero, la Guerra Psicológica, la Contrainsurgencia y Ayuda a Fuerzas de Seguridad extranjeras, entre otras.²

Empecemos por citar un artículo de la revista Special Warfare publicado en su edición más reciente en el que su autor, el teniente coronel Pat Duggan, expone la importancia de la misma para EE.UU. en el actual contexto de resurgimiento de potencias como China y Rusia y la presión financiera en las Fuerzas Armadas de su país.³

A juzgar por el autor, “el desarrollo de la guerra especial en el ciberespacio por parte de EE.UU. puede servir como una herramienta emergente para movilizar las redes globales, desacelerar la dañina superioridad cibertecnológica y más importante, ofrecer nuevas opciones estratégicas para la nación”.

De lo que se trata es de insertar operaciones cibernéticas en una campaña de Guerra No Convencional combinando acciones con las Fuerzas de Operaciones Especiales desplegadas en el terreno.

Lo anterior no es algo que está por lograrse, no es cosa de futuro, hay ejemplos que lo demuestran. Recordemos el virus informático Stuxnet, creado por EE.UU. e Israel en 2010 para atacar el programa nuclear iraní, o más reciente, los ataques cibernéticos contra Siria en medio de toda una campaña de Guerra No Convencional contra ese país.

La guerra especial en el ciberespacio también comprendería la utilización de equipos avanzados diseñados para interrumpir Internet y las comunicaciones a través de correos electrónicos y teléfonos celulares. También la difusión de mensajes en interés de favorecer el cumplimiento de los objetivos estratégicos que por lo general se encaminan a derrocar gobiernos no afines a los intereses imperiales.

La lectura del artículo nos deja la percepción de que EE.UU. casi descubre ahora que sí pueden emplear el ciberespacio como un arma no convencional.

Y es que el ciberespacio es desde hace ya un tiempo un nuevo escenario combativo, cuya importancia crece aceleradamente y hasta descontroladamente, en la medida que se desarrollan nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones.

Para no ir muy lejos, contra Cuba se han empleado todos los métodos de guerra posible y el ciberespacio no ha sido la excepción. Recordemos los no muy lejanos reportajes de la agencia de prensa AP, que pusieron al descubierto todo un plan de la USAID, para el desarrollo de redes sociales como Zunzuneo, que buscaban crear las condiciones para generar protestas en la Isla, al estilo de lo que sucedió en la Primavera Árabe.

La actual red social Piramideo, también alimentada desde EE.UU., así como el empleo de la blogosfera e Internet, cuyos servicios son bloqueados en gran parte a nuestro país, han sido otras de las vías utilizadas dentro de la guerra especial anticubana.

Pero Cuba sigue y seguirá ahí, respondiendo por la misma vía a esta guerra especial en el ciberespacio, pero con el arma de la verdad de nuestra obra, para que el mundo la aprecie. Para hacer también de la informática y sus capacidades una garantía y una conquista de toda la sociedad.

Referencias:

1 y 2 ADRP 3-05 Operaciones Especialeshttps://armypubs.us.army.mil/doctrine/index.html
3 “Aplicación estratégica de la guerra especial en el ciberespacio”, autor: teniente coronel Pat Duggan en la revista Special Warfare, edición enero-marzo de 2015.

(Tomado de CubaDefensa)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • POCHOLO dijo:

    PARA NO SALIR DE CASA.

  • ATQ dijo:

    A ellos no les basta con matar inocentes en el Medio Oriente ahora también quieren masacrar alienígenas. vayaaaa!

  • Lolo dijo:

    donde si no?

  • IJesús dijo:

    Esta Guerra están peligrosa o incluso puede llegar hacer mucho más peligrosa que cualquier otra guerra que se haya sobrevivido la humanidad, basta con que un loco diseñe un virus que tome el control de cualquier estación de lanzamiento de armas atómicas y esté diseñado para que dicha estación dispare un misil a cualquier país.

  • Reyomar dijo:

    Abel toco usted peque;as aristas de la guerra cibernetica, la aprte del dieversioenismo ideológico, la infromación
    Jesus en su comentario si va a los graves peligros que ella encierra , pues ya se trabaja en el diseño de arams que peudan tomar el control de un misil portadro d earams nucleares y desvaiarlo d esu trayectoria
    Ya los americanos y los Chinos han lanzado misiles que han destruidos satelites propios obsoletos

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también