Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Arte para salvar (+ Fotos y Video)

| 6
Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Arte y literatura van de la mano. Al fin y al cabo escribir puede ser un arte y el arte, tiene el don de  palabra. “Los libros consuelan, calman, enriquecen y redimen”. “Arte es huir de lo mezquino, y afincarse en lo grande”.

El arte es tan vital para el ser humano como el aire que respiramos. “Cuando no hay arte nada queda“. El arte  purifica, sana, construye, libera. Pero si arte viene de manos llanas, nos resguarda la existencia, nos preserva el aire, nos garantiza la vida, la obra humana va tornándose imprescindible.

 Decía Martí que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, y yo me atrevo a decir que en las partículas de oxígeno que animan nuestro cuerpo. En estos tiempos tan convulsos donde respirar podría convertirse en un lujo, los árboles, protectores naturales del universo humano, quedan inmaculados a toda destrucción o daño. Nadie debería osar contra la integridad de una planta, ni aunque su fin, lo justifique.

Cuadernos Papiro logra crear desde estos principios. Tatiana Zúñiga, directora de la editorial revela las claves para fabricar libros arte con una consciencia ecológica y que, a partir de motivos genuinos, la cultura fomente la metamorfosis.

Seis personas laboriosas, sacrificadas somos la editorial Cuadernos Papiro. Entre los seis no hay jerarquías, no hay formación universitaria que determine. Todos aportamos ideas, todos somos importantes. Más que una política editorial, tiene que prevalecer una política emocional a la hora de enfrentar cada trabajo de estos. Hay que creérselo de verdad, hay que concientizarlo mucho para sentir que estás haciendo algo diferente, que de esto va tu vida y que eres un eslabón muy importante en la cadena que para poder enlazarse y lograr funcionar como cadena, los demás dependen de ti. Cada cosita que vean aquí que marque diferencia, lo que vean cuidado, tiene que ver con ellos, ellos son los responsables: consiguieron todos los recursos, levantaron estos muros, agrandaron el taller, lo pintaron y buscaron ayuda capacitada para arreglar el techo de madera que tenía filtraciones y hasta sembraron la enredadera del patio.

Por ejemplo, Boris, nuestro especialista en papel, vino un día buscando trabajo y le dije que la plaza que tenía era de artista papelero. Él es licenciado en Estudios Socioculturales, no sabía hacer papel y aprendió.  Hace un año y medio que trabaja aquí en la editorial. Hoy es uno de los mejores papeleros que hay en la ciudad.

Tatiana Zúñiga Góngora, Directora artística y editora. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Tatiana Zúñiga Góngora, Directora artística y editora. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

¿Cómo te convertiste en el alma inspiradora que dirige este centro?

Soy graduada de Historia de Arte. Cuando era directora del Centro de Arte, anexan el taller de papel y yo comienzo a cooperar de conjunto con mis subordinados hasta que un día decidimos comenzar a trabajar aquí. Siempre quise venir, es que yo sabía, yo intuía que este iba a ser mi proyecto de vida, que aquí podía explorar todas las áreas que me gustan: la literatura, las artes plásticas y la artesanía, que  materializa ese afán mío poder producir objetos con las manos.

¿De dónde salieron estas antiquísimas máquinas con las que se trabaja  en esta editorial?

Cuando solamente éramos un taller de papel, nos enteramos un día de que todas estas máquinas las estaban vendiendo en el poligráfico porque había llegado la tecnología digital. Eso fue en el año 2001 más o menos. Les confieso honestamente, sin ideas claras de que íbamos a ser una editorial, sino para resolver algunos problemas de la misma impresión de alguna postal o alguna otra cosa, decidimos comprar un linotipo. Este no fue el primer linotipo que compramos. El primero fue ruso en los años 80. Luego nos enteramos que estaban vendiendo este también y que lo iban a convertir en chatarra. Es un linotipo del año 1900, americano, tiene todas sus piezas originales. Lo más hermoso de todo es que estaba roto y lo reparamos. La magia consiste  en mantenerlo vivo cada día y que trabaje y produzca libros.

 El de linotipista impresor es un oficio que va desapareciendo y hemos tenido la suerte de conocer a linotipistas muy ancianos que a partir del interés propio que hemos tenido nos han ido enseñando a reparar, las mañas para tratarlos. Pero estas fueron máquinas que por ser en su época, en su momento y todavía hoy, prodigios de ingeniería humana, que atesoran además siglos de sabiduría del hombre, no se hicieron para tirarse, entonces este linotipo se ha mantenido trabajando hasta hoy.

Luego compramos esta máquina que es de 1899. La primera es como la Pentium 3 del año 1900 y esta es como al impresora a color de ese tiempo. Todas las máquinas que hemos reunido en el taller son de tecnología americana y todas, absolutamente todas eran máquinas que iban a desaparecer. De donde la sacamos iban a ser desarmadas y llevadas como chatarra para materia prima. Tú no te imaginas cuánto dolor me da pensar en las que no hemos llegado a tiempo para salvar. Quisiera poder poner un clasificado en la radio, la verdad. Hablé hasta con la persona que atiende toda la materia prima en el Oriente. Le pedí, le supliqué, le dije: – Mire, cuando le llegue una máquina antes de desarmarla, antes de hacer cualquier cosa, antes de hacerla piezas, llámenos. Porque te imaginas cuánto pesa una máquina de estas y cuanto valen para el que la vende en materia prima. Al final me dijo que sí, pero no nos llamó nunca.

La guillotina vertical, la cizalla,  todo esto es americano. Por ejemplo, tenemos viñeticas en una aleación de plomo que ya no se hace porque llevan Timonio, pero son del siglo XVIII y siglo XIX. Esto ya no lo hace ningún artesano, no te lo puedes encontrar. Alguien puede tener esto en su casa como una pieza de colección, como una pieza decorativa, como algo lindo que algún día se hizo.

¿Qué emplean como materia prima en la fabricación del papel?

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

La materia prima es recortería de papel. Toda la recortería de papel que votan en las oficinas, en las empresas, en donde sea. Puede ser también periódicos, revistas, cartón. Toda esa recortería nosotros la compramos por toneladas a materia prima y por ejemplo, de una tonelada de recortería de papel nos salen entre diez mil y quince mil pliegos. Entonces Boris nuestro especialista,  tiene una norma de aproximadamente 80 a 100 papeles diarios. Es un esfuerzo, cuando se ve el proceso es que se percata que es un enorme esfuerzo personal y que es ante todo una obra de conciencia y de amor, no puede ser de otra manera.

Cuando el argentino vino nos dijo que el papel ellos lo molían en una pila holandesa. Jamás en la vida aquí nos íbamos a empatar con una pila holandesa. Yo nada más que la he visto en libros. Lo que sí tenemos es una lavadora áurica con un motor adaptado y en esa lavadora áurica preparamos la primera parte de la pulpa. A esa primera parte no se le adiciona para nada ningún químico, ni ningún aglutinante. Es únicamente la celulosa que tiene el papel original. Pero, lo que empezó como una necesidad hoy ha ido adquiriendo consciencia medioambiental. Si usted recicla papel, que es lo que dice ese cartel que pusimos a la entrada del taller, si usted usa un día de su vida papel reciclado usted evita que se estén perdiendo miles y miles de hectáreas de bosques. No es una consigna, nosotros aquí en Cuba, realmente nuestra consciencia ecológica es muy ambivalente y no tenemos claridad en que los recursos sí son finitos y qué la única manera es que esto no sea una alternativa aislada, sino de que se pueda generalizar. Es muy sencillo y es muy bueno. Tú reciclas y haces una hoja de papel.

Cuando nosotros empezamos en la década de los noventa, nos enseñó a hacer papel un argentino Ricardo Rively. Nadie sabía aquí lo que era el papel hecho a mano, ni lo que era el papel artesanal,  y menos todavía a hacer grabado, pintura, dibujo sobre papel artesanal. En pleno Período Especial si tú le decías a la gente: no hay cartulina Canson, no ni cartulina Bristol, no hay material profesional, no hay soporte para hacer tu obra y lo que te estoy dando es esto, pues imagínate tú, todo el mundo se erizó.

Hoy el 98 porciento de los artistas de la ciudad trabajan sobre papel manufacturado. Ya se ha convertido prácticamente en parte de la identidad dentro de las artes visuales holguineras. Fíjate que yo diciendo esto, en estos días, reflexionando con amigos que les he dado estos datos, pienso que ya es hora de hacer esto un poquito más visible, de estudiarlo incluso, porque ha sido un fenómeno que a partir de la necesidad del Período Especial se ha convertido en una expresión artística muy asumida. En la ciudad existen varios talleres particulares, es decir, artistas que ya trabajan sobre esto.

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

¿En qué formatos de papel producen?

Vas a ver libros que son grandes y otros pequeños porque la característica de hacer un libro arte es que el artista no ilustra un libro, el artista piensa el libro totalmente, piensa el formato, piensa el tipo de papel que quiere utilizar. Hoy nosotros hacemos aquí más de cuarenta tipos de papel. Hacemos papel de plátano, papel de ajo (que por eso son las ristras esas que ven colgando ahí) hacemos papel de tabaco, hacemos papel de maíz. Entonces el artista que está diseñando el libro te dice: – Quiero papel de ajo para este libro y quiero que los papeles tengan tal formato-.

A partir de ahí Boris comienza en esta secuencia en una especie de tamiz de gibe que te deja solamente la pulpa molida y luego  mezcla con un poco más de agua en una tina y con los tamices y los formatos le damos tamaño al papel y finalmente sale la hojita en el tamaño previsto. Boris tiene que hacer hoja a hoja.

Cuando nosotros le decimos a Boris, vamos a hacer un libro, este libro tiene 10 páginas y vamos a hacer 100 ejemplares, le damos una norma y él tiene que hacer 1500 pliegos de papel. Nosotros dependemos de él. Sería más fácil adquirir el papel industrial  que hacerlo, pero entonces nada de esto tendría sentido. Eso es lo que distingue realmente a nuestra editorial. Y ya hemos establecido una dinámica de producción que permite ir haciendo las hojas como ves con dos tamices continuamente y que él pueda, además de eso, cumplir con la norma. De todas maneras el esfuerzo personal es lo más valioso, es lo que determina que nosotros podamos cumplir, porque además depende del hombre, no depende de nada más.

Colecciones de la Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Colecciones de la Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

¿Cuántas colecciones posee la editorial?

La editorial no tiene muchas colecciones, tenemos a propósito solamente dos colecciones, exprofeso, porque nos parece que las colecciones son una camisa de fuerza. Cada libro tiene que tener su propia personalidad, tiene que parecerse al artista que lo diseña, que aporta obra también ahí, no es solamente que ilustre una portada y ya. Tiene que enriquecer el libro, tiene pensarlo de manera total y el escritor que aporta el contenido del texto.

El primer libro que hicimos, no solo el primer libro de la colección, sino también el primer libro de la editorial, cuando compramos las primeras máquinas, cuando ni pensábamos editar, ni sabíamos hacer nada, se nos ocurrió abrir la editorial con las cartas de amor entre los Generales de la Guerra de Independencia y sus esposas. Ese libro lo teñimos con café. El papel es muy malo, la edición es horrible, pero el libro es hermosísimo y ayer me comentaba Eloísa que ella y Hart lo han leído muchas veces, lo conservan, lo tienen.

Pusimos en la portadilla de ese libro una frase donde Maceo le dice a su esposa: “Si venzo, la gloria será para ti”. La gloria, que era por lo único que estos hombres luchaban, estos hombres no luchaban por más nada .!Y a mí me pareció aquello tan increíble! Tratándose de un hombre tan recio, ese mulato que no sabía si iba a salir o no del campo de batalla, que por eso solamente valía la pena hacer el libro. Por eso se lo dedicamos a las mujeres, le pusimos: “Por la pasión del honor y el amor en el alma cubana, se lo dedicamos a Amalia Simoni, Ana de Quesada, Carmen Sayas Bazán, María Cabrales, Isabel Belli y a Bernarda del Toro.” Todas estas mujeres sufrieron, vieron sus hijos morir, muchos de estos padres no conocieron los hijos que nacieron mientras estaban en la manigua y a ellas se les morían en los brazos, de cuyas manos también nos nació la patria.

Cartas Amadas. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Cartas Amadas. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Hicimos el papel en pétalos de rosas y lo teñimos con café para dar la idea de libro antiguo envejecido. Todo se hizo rasgado y quisimos atarlo con una cinta roja para dar la idea de la pasión. Y a manera de sobre, con las bandas de la bandera cubana, pero en lugar de la estrella, lo que hicimos a relieve fue una rosa. Rafaela Costa de Rivas nos hizo el prólogo que tituló: “El dolor del amor”.

Es un libro cronológico, yo seleccioné las cartas para que te dieran una idea de lo que estaba sucediendo también el campo de batallas.  Están las cartas de Ignacio a Amalia,  ¡que son por favor! Y así van sucediendo todas, pero mira, observa cómo le pegamos el numerito, no sabíamos ni cómo ponerle el número a las páginas. No nos salía como otros que hacemos  ahora más acabados.

Está la carta del cifrado de Carlos Manuel de Céspedes que aparentemente dice así:

“En cuanto a mí, estoy de buena salud, con muchos deseos de verte, así como a los demás de la familia”; entonces en cifrado le ponía: “Estoy esperando pasaporte, entre bandidos, temo me asesinen o entreguen a los españoles, sáquenme de aquí, manden vapor o bote, avisen combinaciones con anticipación, escriban en cifras, temo cartas no lleguen nunca, reserve embarque”.

Este párrafo está escrito en clave y hábilmente intercalado entre otros que disimulaban el verdadero estado de ánimo y la clave eran palabras también que solo ella sabía. ! Es un hombre desesperado!  Algunas de las partes de la carta fueron reproducidas por Carlos Manuel de Céspedes y Quesada en su libro; y la carta completa fue incluida en “Cartas de Carlos Manuel de Céspedes a su esposa” publicadas por el Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de Cuba.

Entonces donde iría la carta de Martí a Carmen Zayas Bazán quisimos que hubiera, en esa página, una rosa seca. Porque Martí tiene cartas muy hermosas a María Mantilla, a sus hermanas, a su madre,  pero Carmen Zayas lamentablemente ha sido un poco maltratada por la historia, porque mujer al fin veía a Martí como esposo y padre de su hijo. Uno admira al hombre extraordinario, pero pongámonos en el papel de esposa:

“¡Qué noche Carmen y que horribles días!  Ahora voy a saber lo que es morir. Tú me dices que vienes muy pronto. Ven, de veras, aunque te vuelvas a ir para volver. Tengo muchos encargos que hacerle: a mi hijo, lo de Margarita, lo de Luisa y ven tú, aunque sea para volverte a ir.”

Este es otro fragmento:

“No hay en mí ni una duda, ni un instante de vacilación. Amo a mi tierra intensamente. Si fuera dueño de mi fortuna lo intentaría todo por su beneficio, lo intentaría todo… Mas no soy dueño y apago todo sol y quiebro el ala a toda águila. Cuando te miro y me miro y veo qué terribles penas ahogo y qué vivas penas sufres, me da tristeza. Hoy sobre el dolor de ver perdida para siempre, la almohada en la que pensé que podía reclinar mi cabeza, tengo el dolor inmenso de amar con locura a una tierra a la que no puedo ya volver.”

¡Verdad que para amar a este hombre había que tener una clase de coraje! En aquel momento, año 2001, sólo yo pude encontrar esta carta, porque la papelería de Martí estaba bastante desordenada. Ahora está más organizada.

Tengo una deuda tan grande con este libro que quiero reeditarlo, quiero volver a hacerlo porque este fue nuestro primer libro y desapareció ya. Los únicos ejemplares que tengo constancia de que existen es el que tiene Armando Hart y uno que logramos guardar nosotros.

Este libro fue en presentado en febrero de 2002 y en aquel momento ni siquiera preveíamos que teníamos que guardar un ejemplar. Ahora ya yo guardo un ejemplar de todo lo que hacemos. El 001 lo guardo para la editorial, pero en aquel momento ni idea teníamos de en qué nos convertiríamos y hay libros que se nos han agotado y que ya no tenemos.

Ese fue el primero, el segundo fue el los Cinco, que hicimos nosotros y presentamos en el Coloquio Internacional por la lucha antiterrorista y la liberación de los Cinco, que se celebró en Holguín en noviembre de 2012. Recopila algunas de las cartas de amor más simbólicas que escribieron René, Gerardo, Ramón, Fernando y Antonio a sus esposas, a sus hijos, a sus madres, a sus familias y al pueblo. Lo diseñaron los estudiantes de la Academia de Artes Pláticas, se hizo con papel de rosa, todo en xilografía y las cartas están atadas solamente con una cinta,  porque la idea es que también se puedan regalar sueltas y que la gente entienda la dimensión de la tragedia, pero además para que pueda ser romántico como a la vieja usanza de las cartas de amor que uno guardaba con tanto apego en los baúles.

Nos pasamos 10 largos años sin sacar ningún otro libro en Cartas Amadas y el tercer libro los presentamos en la Casa del Alba durante esta feria y son las cartas de amor entre Bolívar y Manuela Saenz. El cuarto libro que ya tenemos listo, a solicitud de Eloísa es un secreto. Formará parte de esta colección pequeñita que tenemos, que consta, apenas, de cuatro libros.

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

¿Han editado libros que no formen parte de alguna colección?

Varios. Por ejemplo, “El tren de la fantasía” es otro que se nos agotó. Lo diseñaron los estudiantes de la Escuela de Arte y son décimas.

El libro que presentamos en el Coloquio Internacional de Música y Poesía, “Nicolás Guillén”. Lo diseñó José Angel Vincench,  holguinero aunque vive en La Habana hace tiempo y es realmente uno de los artistas de la plástica de Vanguardia en Cuba. Lo hicimos con este papel que nosotros le pusimos a este tipo de técnica marmolado porque le hacemos un entintado para que ningún libro sea igual al otro. ¿Qué hizo Vincench? Vincench trabaja mucho con los significados de las palabras y nos propuso utilizar tres tacos de grabado donde él cogió el significado del sustantivo apellido (como era el poema de Nicolás Guillen) del diccionario en español, en inglés y en francés. Con eso fue haciendo unos tacos de grabados que fuimos poniendo en inglés por detrás y en español por delante y así se diseñó la portadilla.

Este es a mi juicio uno de los poemas más autobiográficos y prácticamente el testamento de Guillén donde declara: yo soy esto, y este es mi apellido y es de dónde vengo. Entonces en el medio pusimos un lienzo original que Vincench firmó y editó. Hay 100 lienzos originales diferentes cada uno, pero además cada libro es diferente. Puedes elegir el color que más te guste, puedes elegir tu lienzo interior y puedes sacar y montar el lienzo y tenerlo como una obra.

También confeccionamos un disco para el 20 aniversario de Ediciones Holguín. Existía  un fonograma de acetato con las voces de los poetas viejos de esta provincia. Lo digitalizamos y lo pasamos a un CD y en un volumen compilamos todos los viejos de la primera generación y grabamos en otro disco a los más jóvenes. El diseño con papel de ajo y papel de tabaco, encima pusimos las fichas de los intérpretes. La página central en papel de ajo y de maíz.  Todo  grabado en linografía.

Y el libro de Delfín Prats, que obtuvo en premio DAVID y se pasó 40 años sin editarse porque él nunca quiso darlo íntegro. Fue un libro que tuvo un origen muy polémico. Nunca nadie lo vio en librerías, de hecho nosotros no pudimos ver ningún ejemplar de aquella edición , porque en ese momento, cuando se escribe el libro,  estábamos en pleno década del setenta,  entre la homofobia por algunos poemas que refieren contenidos eróticos muy sutiles.  Cuando el libro cumplió cuarenta años, el autor no los dio y le hicimos esta edición que presentamos en la UNEAC de La Habana y  voló. Lo que hicimos fue que para poder abrir el libro, que estaba pegado completamente, uno tenía que romper el candado.

¿Dónde se comercializan estos libros?

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Aquí en la editorial y en la Feria Internacional del libro en La Habana o en otras las ferias internacionales. Se venden en las dos monedas. No hemos querido nunca meternos en las distribuidoras porque nuestros libros son alrededor de 100 a 150 ejemplares y son muy delicados. No creemos que haya todavía ninguna distribuidora que reúna las condiciones para que los libros no se estropeen. .

Hay mucha gente que nos ha dicho (clientes que tenemos que vienen de otras provincias, libreros, coleccionistas que vienen y se llevan los libros por cantidades) que nos vayamos para La Habana, que allí podríamos tener un nivel de ventas superior, pero a nosotros nos dolería  dejar este lugar.

Nuestro sueño en un futuro es completar el patio. Estamos tratando de ver si compramos unos adoquines de los viejos que están quitando del parque San José para completar el piso. Queremos ahí hacer el pantry para ganar espacio en la zona de la impresión. En el patio es donde nosotros encuadernamos los libros, es donde trabajamos y entonces este tiene que ser también el lugar apacible, tranquilo, el lugar donde realmente la gente venga.

Cuando ya yo me di cuenta de que no podía salvar el mundo, sí porque yo tuve la edad uno cree que puede salvar el mundo. Pero cuando me di cuenta que no podía, me dije: -bueno, déjame ver qué pedacito del mundo me toca y si puedo salvarlo. Si yo puedo cambiar la vida a estas seis personas que trabajan conmigo, si yo puedo lograr que seres tan diferentes entre sí, con percepciones de la vida tan diferentes, crean en algo, en estos tiempos donde hay tanta gente descreída, y quieran hacerlo bien y se sientan orgullosos del fruto de su trabajo, que no es hacer zapatos para tener dinero, porque con esto nunca nos vamos a hacer ricos. Es muy difícil que tengamos dinero, pero yo tengo que tratar de que ellos se sientan orgullosos de esto.

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Editorial Cuadernos Papiro, Holguín – Cuba. Foto: Jean-Claude Orru / Cubadebate

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ameali dijo:

    “Arte es huir de lo mezquino, y afincarse en lo grande”.Bella frase, apreciar el arte es resucitar

  • Idloyed dijo:

    Me gustaría además se hiciera un artículo sobre la Editorial Vigía de Matanzas, es bello lo que hacen.

  • tamara dijo:

    Maravilloso artículo que nos muestra cuanto de bello se puede hacer cuando el ser humano se lo propone y como se puede salvar y aprovechar lo que puede resultar obsoleto para algunos. Un hermoso museo que nos regala arte, muchas felicidades a éstos holguineros, porque han construido un tesoro.

  • Jon Sae dijo:

    es muy bello el trabajo de los que trabaajn en esta editorial, se pasa trabajo bastante para terminar un libro pero al final es mayor la satisfacion de haber logrado un libro mas que el de no haberlo intentado.

    si mi mensage llegase a ellos, bueno los exosto a seguir asi, no se dejen intimidar y sigan producioendo su propio papel asi es mas original aparte de ayudar con el medio ambiente.

    saludos y suerte en proximos proyectos.

  • zuli dijo:

    que interesante … me parece muy opurtuno este artículo

  • esther dijo:

    Es increible admirable la labor de esta editorial y de su coordinadora principal.ojala en mi Stgo siguieran su ejemplo.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Daylén Vega Muguercia

Daylén Vega Muguercia

Periodista cubana. Amante de la fotografía y los audiovisuales. Trabaja en el sitio Videos CubaHoy. Colabora con Cubadebate y otros sitios digitales. En Twitter: @DailenVega

Yuliat Danay Acosta

Periodista cubana. Labora en la publicación “La Calle del Medio”

Vea también