Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Discurso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez en la clausura del IX Congreso de la UPEC

| 10

CUBA-LA HABANA-CLAUSURA MIGUEL DÍAZ-CANEL EL IX CONGRESO DE LA U

Discurso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la clausura del IX Congreso de la UPEC, en el Palacio de Convenciones, el 14 de julio de 2013, “Año 55 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Queridas compañeras periodistas y compañeros periodistas, miembros de la UPEC;

Queridos Armando Hart y Risquet, y compañeros de la Presidencia:

Yo creo que cuesta un poco de trabajo hacer conclusiones después de este magnifico Congreso y, además, después de estos emocionantes momentos que hemos estado viviendo aquí, de homenaje a todo un grupo de personas que tienen su vida y su historia muy relacionadas, precisamente, con la labor, la fundación y las realizaciones de la prensa cubana en Revolución.

Quisiera iniciar nuestras palabras trayendo un saludo, soy portador de un saludo del General de Ejército Raúl Castro para la UPEC en su 50 Aniversario y quisiera (Aplausos), para patentizarlo, entregarle un cuadro a Moltó, el nuevo presidente de la UPEC, firmado por nuestro General de Ejército (Aplausos).

Considero que con estos homenajes que se han estado realizando, y con las propias referencias que ustedes han hecho en sus magníficas intervenciones, han estado presentes también en este Congreso de manera permanente Martí, Fidel y Raúl. Creo que ha sido un merecido homenaje a todo lo que se hizo desde la clandestinidad por la prensa cubana en Revolución, patentizado aquí con la presencia de Risquet. Y creo que es un digno homenaje también el que hemos hecho a Julio García Luis, presentando este magnífico libro: Revolución, socialismo, periodismo. Anoche leímos por partes, no lo hemos leído completo, es un libro para estudiar y que, realmente, su contenido refleja, precisamente, todo lo que hemos estado debatiendo aquí, y como explicaba Rosa Miriam en su prólogo, es un libro que ya ofrece soluciones para las cosas que hemos estado debatiendo; por lo tanto, creo que se convierte en una obra de estudio para los cuadros de la prensa, para los periodistas, para los estudiantes y también para los cuadros del Partido. Y por esa importancia que le dimos al libro, desde el punto de vista metodológico, histórico, científico, el Departamento Ideológico inmediatamente que el libro llegó a sus manos decidió que debíamos hacer una primera edición del mismo.

RETADORA MISION PARA LA NUEVA DIRECCION DE LA UPEC

Quiero felicitar también a la nueva dirección de la UPEC, una dirección que tiene la retadora y necesaria misión de lograr el perfeccionamiento de nuestra prensa en los momentos actuales, ayudar a la construcción de un modelo de prensa cubano, para las actuales exigencias de nuestro desarrollo, de nuestra sociedad y de nuestra población, y para eso les expreso que cuenten con la comprensión y el apoyo del Partido.

La prensa estará aportando al desarrollo de ese socialismo próspero y sostenible en la propia relación que tengamos la prensa, el Partido, los directores, los medios, los periodistas y nuestra población.

Este Congreso, que creo que es un Congreso necesario y oportuno, se ha caracterizado por un debate inteligente, exigente, no complaciente, revolucionario, comprometido y aportador, pero no solo en estas sesiones en Palacio, sino desde las discusiones que se escenificaron en la base, en los medios, en los bloques ramales y en las provincias.

Y será verdaderamente trascendente no solo por esta riqueza de discusión, de polémica, de debate y de diálogo, será verdaderamente trascendente por su aporte al presente y al futuro de nuestra prensa. Y eso tiene que ver mucho con lo que hablamos ahorita, que es la continuidad que seamos capaces de establecer del mismo, y para eso propongo que, de inmediato, iniciemos un trabajo sistemático que nos permita desarrollar una estrategia de implementación para la transformación y perfeccionamiento de nuestra prensa.

Nos podemos comprometer a esto porque es el sentido del Congreso, es el sentimiento del Congreso y, además, porque estamos viviendo un momento en el país que lo amerita y lo facilita.

Yo podría mencionarles que ya en estos momentos la Comisión del Buró Político que atiende la implementación de los Lineamientos de la política económica y social, creó un grupo de trabajo temporal que desde el mes de abril trabaja en la elaboración de la propuesta de una política comunicacional del gobierno y el Estado, lo cual indudablemente tiene influencia directa también en los medios de comunicación masiva. Y a todo el grupo que está trabajando antecedentes, diagnóstico, propuestas de política y propuestas de acciones para implementar las políticas que se aprueben, le vamos a enriquecer su trabajo con todo el debate que se ha sostenido como parte de este Congreso.

También se está trabajando en el diagnóstico de todos los problemas que afectan la comunicación social, se elabora una propuesta de políticas y ajustes estructurales y funcionales que resultan necesarios para que se cumpla todo lo discutido aquí, así como el ordenamiento y establecimiento de las normas jurídicas que correspondan y que se decidan. Y en esta comisión también está presente la UPEC.

Hay un grupo de trabajo dividido en cuatro subgrupos que está evaluando también los temas relacionados con el aseguramiento material, o sea, la logística de la prensa, donde participan varios organismos de la Administración Central del Estado que tienen que ver con estos asuntos y donde también hay una representación de la UPEC.

Un subgrupo examina los problemas inherentes a Internet, la conectividad de los medios y los periodistas, los temas de la computación, de la asistencia técnica, de la telefonía celular y fija, de los hospedajes web, de la distribución de la prensa y de la distribución de las señales de radio y televisión, entre otros asuntos.

Otro subgrupo evalúa los temas relacionados con la producción de periódicos y otras publicaciones. La producción de publicaciones periódicas, el abastecimiento material de las artes gráficas vinculado a estas producciones e inversiones que resultan imprescindibles.

Otro subgrupo de trabajo evalúa los temas que guardan relación con el aseguramiento propio al funcionamiento de la UPEC, incluyendo el Instituto de Periodismo “José Martí”, la Editorial “Pablo de la Torriente Brau” y el sistema de casas de la prensa; los asuntos relacionados con los traductores y con los técnicos extranjeros que tenemos en el sistema de la prensa y las vías que pudiesen emplearse para que la prensa pueda contribuir a su autofinanciamiento.

Otro grupo evalúa los temas inherentes a la Resolución 89, la Resolución 157, los temas de la definición de los cargos periodísticos en las nuevas circunstancias.

Y otro grupo evalúa la manera más adecuada en que un órgano concilie todos los elementos fundamentales que tienen que ver con el aseguramiento de la prensa como sistema.

Para la labor de todos estos mecanismos de trabajo se han tenido en cuenta los planteamientos realizados que ya teníamos a lo largo del IX Congreso y los planteamientos anteriores que se habían formulado en otros debates de nuestros periodistas y se han enriquecido ahora con lo planteado en estas sesiones del Congreso.

Los resultados de esta labor deben conciliarse con la integralidad objetiva y en sistema, y por ello se ha previsto su análisis en correspondencia con la forma en que el país está asumiendo las decisiones sobre la implementación de los Lineamientos.

MÉTODO DE TRABAJO: LA PLANIFICACION DEL 2014

Se ha hecho hincapié primero, como método de trabajo, en revisar bien todo lo concerniente a la planificación del año 2014, para que pueda estar en el plan y no se omita nada de aquello de lo que ha existido en otro momento, en correspondencia con las posibilidades materiales del país y las prioridades que sea posible establecer.

Para enriquecer este trabajo y con la propia voluntad que tenemos todos de perfeccionar el sistema de prensa en las condiciones actuales, en el trabajo de la esfera ideológica en el Comité Central del Partido hemos establecido algunos momentos, algunos escenarios de debate sistemáticos. Por ejemplo, constituimos un grupo asesor para el trabajo de la prensa que lo integran prestigiosos representantes del sector, con quienes primero tuvimos alrededor de tres sesiones de debate para diagnosticar los problemas que teníamos. Hay que decir que fue un debate que coincidió bastante con los temas que se han abordado en el Congreso, porque además todos esos compañeros creo que de alguna manera están presentes aquí.

Y ahora ese grupo lo hemos subdividido en dos equipos de trabajo, donde uno está conceptualizando todo un grupo de elementos que tienen que ver con la prensa y otro está trabajando en las ideas del modelo. Por supuesto, uno de ellos está presidido por Rosa Miriam, tiene que ver mucho con la tesis que ella ha desarrollado y que también presentó un grupo de ideas; Garcés y otros compañeros están presentes y forman parte de ese debate que estamos tratando de sistematizar.

Hay un análisis semanal que estamos realizando con los directores de los medios de prensa, con el Observatorio de la Prensa ––aquí está presente su directora— del Comité Central, que yo creo que, hablando en nombre de todos los que participamos en esa reunión semanal, por lo menos para mí se ha hecho un espacio íntimo de aprendizaje y también de posibilidad de hablar en un ambiente muy honesto, muy franco, muy abierto sobre los problemas que de semana a semana vamos viendo que se reflejan en la prensa, desde la óptica de lo que nos pueda aportar el Observatorio de la Prensa y desde la óptica de la comprensión de todos, con una única intención, que es perfeccionar.

Hay que decir que la primera reunión fue muy compleja y la primera reunión un poco que molestó a algunos: por qué es un Observatorio en el Comité Central, por qué con la participación de determinados compañeros íbamos a un análisis muy crítico; pero yo creo que hoy todos tenemos una magnífica opinión de ese ambiente de trabajo, de camaradería, que existe, de aprendizaje, y yo creo que se van superando porque se discuten de manera muy franca todo un grupo de problemas. Y yo creo que cada uno de nosotros extraña cuando esa reunión, sobre todo por complicaciones de uno en el trabajo, se demora un día, se corre de día, y creo que es un método de trabajo que hay que llevar al resto de las provincias y que hay que también buscarlo como elemento de trabajo en cada uno de los medios.

Y también existe un rescate, estamos trabajando en diseñar o en rescatar un grupo de momentos en los cuales puede existir una información sistemática, que ha sido una de las principales demandas de este congreso, desde los Organismos de la Administración Central del Estado, o sea, de las famosas fuentes de información hacia la prensa, que en cuanto tengamos ese diseño también lo compartiremos con ustedes, por supuesto, no estamos pensando solo en las soluciones a nivel de país, sino también en las soluciones que se pueden desarrollar a nivel de territorio, digamos las provincias y los municipios.

CREO EN EL DIÁLOGO, EN LA POLÉMICA

Yo creo que lo fundamental, lo que realmente nos va a alimentar esa pasión que tenemos todos por mejorar nuestra prensa, por hacerla más útil, por hacerla más virtuosa, es la capacidad que tengamos de diálogo. Yo creo en el diálogo, yo creo en la polémica, yo creo en todo lo que podamos discutir desde una posición de perfeccionamiento, de respeto, de comprensión alrededor de estos temas, y creo que precisamente el principal papel que tiene que jugar la UPEC, de conjunto con el Partido y con los medios, es que constantemente estemos alimentando el diálogo, la polémica, los encuentros entre todos nosotros para desde el aporte de cada uno, desde las experiencias de cada uno y desde las insatisfacciones de cada uno seguir construyendo ese modelo de prensa a que todos aspiramos y lleve realmente a la prensa cubana al papel que debe desempeñar en los momentos actuales.

La amplia discusión que aquí hemos realizado no se ha detenido en los logros, y cualquiera que pudiera apreciar todas las sesiones de este congreso podría llevarse una imagen tal vez no adecuada del espíritu que aquí ha primado, porque aquí precisamente ha primado el espíritu de la crítica, de la construcción de la insatisfacción por las cosas que afectan el trabajo de la prensa. Y yo creo que aquí todos hemos aprendido mucho, porque ha prevalecido un pensamiento inteligente, inconforme, exigente, que se ha detenido sobre todo en las insatisfacciones, porque se ha ejercido con la pasión por la verdad, yo creo que con esa misma pasión con que todos sentimos, esa recreación que tuvimos de la personalidad de Martí aquí dramatizado por un excelente actor.

Dos excelentes ponencias que desnudan los problemas que tenemos, pero que desde el razonamiento científico y comprometido también nos ofrecen qué debemos hacer y cómo lo podemos lograr, y eso, además, sustentado, apoyado y también alimentado por las experiencias que algunas provincias y algunos medios pudieron compartir con nosotros.

NADIE PUEDE NEGAR APORTE Y OBRA DE LA PRENSA CUBANA

Yo creo que esa insatisfacción es legítima, pero nadie puede negar el aporte y la obra de la prensa cubana que ha transitado, como se expresa en la síntesis del informe que aquí leyó Moltó el primer día, el camino de la Revolución consecuentemente. Creo que nosotros tenemos la virtud en la Revolución de que se diseñó un sistema de prensa, una prensa diferente a las que existen en el mundo. Tiene que ver mucho con las condiciones en que se ha desarrollado la Revolución, con las condiciones y las circunstancias en que triunfó la Revolución, pero nadie puede negar todo lo que le ha ido aportando la prensa en cada momento al proceso revolucionario. Esas son realidades que nosotros no podemos negar.

Primero, hubo que cambiar todo un sistema de prensa que existía sobre la base de una propiedad privada, sobre la base de intereses de poder, a una prensa que tuvo que llegar a todos y que tuvo que trabajar por el bien de todos. y esa fue la prensa que denunció los primeros intentos de derrocamiento de la Revolución Cubana desde los primeros años; fue la prensa que de manera ejemplar significó para Cuba y para el mundo las primeras medidas revolucionarias; fue la prensa de Girón, fue la prensa de la Crisis de Octubre, fue la prensa que ha ido acompañando a la Revolución en todos los momentos; fue la prensa que, como aquí se ha referido, cuando se derrumbó el campo socialista tuvo que responderse nuevas preguntas de cómo iba a funcionar, qué era lo que iba a hacer, cómo lo podía hacer, y superó esa etapa, y es la misma prensa que hoy nos estamos cuestionando para perfeccionar, pero no para negar lo que hemos hecho, sino para ponernos a la altura de este tiempo.

Yo creo que todos ustedes, por ser parte de ese sistema de prensa cubano en revolución, se tienen que sentir orgullosos por el aporte que le han hecho también a la obra de la Revolución, independientemente de que existan estas insatisfacciones, que sabemos que también podemos superar.

Porque, además, lo que ha hecho nuestra prensa en el mundo, incluso todo el debate que aquí se generaba alrededor de los mecanismos jurídicos o de las normas jurídicas que deben apoyar el trabajo de la prensa para institucionalizarla más, incluyendo la Ley de Prensa, son elementos ya ganados cuando los comparamos con lo que pasa hoy en la realidad, incluso, de algunos países latinoamericanos amigos. Hoy muchos de los que llevan procesos revolucionarios, procesos democráticos, procesos con orientación a la solución de los problemas sociales están pidiendo una ley de prensa para tener una prensa con propiedad social que los represente, ya eso nosotros lo tenemos, y lo tenemos desde el Primero de Enero de 1959; o sea, están buscando una ley para posicionarse, para poder tener la institucionalidad y para poder enfrentarse a esa prensa que responde a otros intereses.

Nuestra cuestión es distinta, nuestra cuestión es, con ley o con otros mecanismos jurídicos, cómo potenciamos el trabajo de la prensa cubana, que es una prensa sobre la base de la propiedad social y que es una prensa orientada a las necesidades y a los sentimientos del pueblo, que, como decía Julio García Luis, es una prensa partidista que interpreta el derecho a recibir una buena información y se empeña cotidianamente en cómo lograrlo.

UNA PRENSA INCÓMODA PARA EL IMPERIALISMO

Además, nuestra prensa tiene como virtud que es una prensa incómoda para el imperialismo, es la prensa que ha denunciado las campañas del imperialismo, es la prensa que junto a la Revolución ha combatido contra el imperialismo. Por eso es una prensa que también es odiada por nuestros enemigos, por la contrarrevolución interna y por la contrarrevolución externa. Y por eso, como antemedida, como anteproyecto, como antepropuesta de subversión político-ideológica orientada hacia nuestro país por parte del gobierno de Estados Unidos, el tema mediático y el tema de la prensa están presentes, y por eso alientan que gente contrarrevolucionaria tengan proyectos de prensa, como ellos les llaman, proyectos de prensa independientes. Por eso están pagando mucho en cursos de preparación a esa contrarrevolución en elementos mediáticos, en apoyarlos en tecnología. Ahora están hablando y han sacado proyectos de las llamadas redes mallas, de redes Wi Fi para poder realizar medios alternativos de información que estén fuera del control de nuestra tecnología de comunicación.

Ese es un mérito de nuestra prensa, es la prensa que ha enfrentado también al imperialismo, que hoy lo enfrenta teniendo más consenso en América Latina, teniendo más acompañamiento con otros periodistas; pero recuerden que hasta hace muy poco era la única prensa en América Latina que denunciaba al imperialismo. Y era una prensa de la Revolución Cubana, pero era una prensa también latinoamericana y era una prensa del Tercer Mundo, y esa prensa la han construido ustedes y los que hoy no están con nosotros porque, lamentablemente, físicamente no pueden estar, y ese es otro logro de la prensa cubana en revolución. Es una prensa firme, es una prensa fiel a la Revolución, a Fidel, a Raúl, al pueblo, y es una prensa que no tiene desertores, no es una prensa de traidores, es una prensa de firmeza y es una prensa de lealtad. Por lo tanto, tiene una contribución innegable a la historia de nuestra Revolución.

Yo no comparto tampoco el criterio de que sean los periodistas nuestros los más criticados, y no creo que podemos llevar ese sentimiento, incluso, al tamaño del complejo. Creo, sencillamente, que se confía mucho en la prensa cubana, se necesita mucho de la prensa cubana para construir ese socialismo próspero y sostenible que nos estamos planteando.

HAY CONFIANZA DEL PUEBLO EN NUESTRA PRENSA

No hay falta de credibilidad por parte de la población en nuestra prensa, lo que pasa es que nuestra población sí acude a nuestra prensa; nuestra población está informada por nuestra prensa; los periódicos nuestros se agotan en los estanquillos. La gente consume nuestra radio, consume nuestra televisión; la gente escribe a las secciones de participación que tenemos en los periódicos; la gente da criterios, la gente participa en los programas de la televisión, escriben, tienen confianza, incluso, una solución de un cubano, cuando tiene alguna insatisfacción es decir: “Como nadie me ha resuelto esto, voy al Partido y voy a la prensa.” Hay confianza en la prensa, sientan ustedes esa confianza, lo que pasa es que esa misma sociedad que también está involucrada en ese perfeccionamiento, nos exige más, nos pide más legitimidad, necesita esa prensa que en cada etapa ha desempeñado el papel para que los acompañe también en este nuevo momento que estamos viviendo.

Y creo que valía la pena, aunque no todos estemos de acuerdo, tengamos consenso sobre esta idea que les expresáramos, porque pienso que es una valoración justa del aporte de la prensa cubana y de los momentos que estamos viviendo, y de por qué se ha generado todo este rico e inteligente debate.

Hay que decir que el momento no solo es exigente por lo que nos hemos propuesto nosotros mismos, sino que también, desde el punto de vista histórico, el impacto que han tenido las tecnologías de la informática y la comunicación en la prensa es notable, y nunca antes creo que existió un suceso que de manera tan rápida pudiera revolucionar, pudiera impactar en estos fenómenos de la comunicación.

ESTA ES UNA PRENSA EN TIEMPO REAL

Antes se hablaba de inmediatez, aquí se ha hablado de instantaneidad —yo un poco con mi pensamiento ingenieril, que no es exactamente periodístico, hablo de tiempo real—, esta es una prensa en tiempo real. Lo que estamos hablando aquí, y lo que estamos discutiendo aquí, cualquiera en este mismo momento lo puede estar dando a conocer a cualquier lugar, es una prensa en tiempo real, por lo tanto, hay que cambiar mentalidad, hay que cambiar conceptos, hay que, incluso, hay que revisar las cosas que nos hemos propuesto, los mismos argumentos que hemos utilizado, que no fueron argumentos inexactos, ni imprecisos para una época, pero que ahora hay que retomarlos de otra manera, hay que interpretarlos de otra manera, porque existe otra época.

Estamos viviendo en un mundo donde hay un enjambre de mitos, de hipocresía alrededor de temas que están muy relacionados con el ejercicio de la prensa y con el ejercicio de los medios y de la comunicación. Ustedes saben que esos mitos de: democracia, libertad de prensa y expresión, prensa oficial y no oficial, qué sentido tienen en un mundo de hegemonía, de vanidad, donde hay un grupo de aspiraciones que son totalmente inalcanzables para una mayoría; en un mundo donde hay espionaje electrónico a países, a personas, y eso crea inseguridad; en un mundo con amenaza de guerra, con analfabetismo y con hambre, ¿de qué libertades estamos hablando? ¿De qué posibilidades de información y de comunicación estamos hablando a esas mayorías que tienen esos problemas? ¿De qué verdades y de qué libertades estamos también hablando?

PROBLEMA DE TODOS Y ENTRE TODOS LO VAMOS A RESOLVER

A esa prensa nuestro General de Ejército le ha pedido, le ha orientado —y se recoge en los objetivos que fueron aprobados en la Conferencia Nacional del Partido— que debe ser capaz de reflejar la realidad cubana en toda su diversidad, informar de manera oportuna y objetiva, sistemática y transparente la obra de la Revolución, suprimiendo los vacíos informativos, las manifestaciones de secretismo y tomando en cuenta las necesidades e intereses de la población.

También ha pedido que esa prensa sea expresión de la cultura y el debate y que ofrezca un camino al conocimiento, al análisis y al ejercicio de la opinión, y que se le exija a la prensa y a las fuentes de información el cumplimiento de sus responsabilidades. Y exactamente, como ustedes aquí han expresado, el problema no es solo de los periodistas, ni es solo de los medios, es del Partido en primer lugar, y nosotros también tenemos que autocriticarnos en lo que no hemos logrado para potenciar nuestra prensa, para facilitar el trabajo de la prensa, es una problemática de los directores de los medios, es una problemática de los medios, es una problemática de nuestros periodistas, de nuestros comunicadores y es una problemática de la sociedad en sentido general, y entre todos lo vamos a resolver.

Aquí quiero detenerme en un criterio, que lo comparto y sé que tampoco tiene consenso. No creo que estamos discutiendo los mismos problemas, tal vez estamos discutiendo los mismos temas, pero en momentos históricos diferentes, y yo diría que en el futuro, por mucho que avancemos en las cosas que nos hemos propuesto y hemos discutido hoy, estaremos discutiendo estos mismos temas y otros; porque yo digo, por ejemplo, recuerdo la época en que estaba de Secretario del Partido en Villa Clara y que en ocasión de un congreso de la UPEC nos propusimos en la provincia hacer algo diferente en relación con la formación de los profesionales de la prensa y la superación de nuestros periodistas, en aquel momento no teníamos escuela de periodismo, no teníamos másteres y mucho menos, doctores en la prensa, y avanzamos como avanzó el país, y hoy a este Congreso hemos traído de nuevo el tema de la preparación del profesional, de la superación de los periodistas; pero en momentos diferentes. Hoy estamos hablando de que tenemos escuelas de periodismo en varias provincias. Hoy estamos hablando de que se incrementó el número de graduados por año. Hoy estamos hablando de que hubo un perfeccionamiento de los planes de estudio, aunque existen también insatisfacciones, y hoy estamos hablando de 16 doctores y de más de un centenar de másteres, no es el mismo momento. Y cuando vengamos aquí dentro de cinco años, que es el Congreso, vamos a tocar el tema, y lo vamos a tocar con otro perfeccionamiento de los temas de estudio, porque serán los temas de estudio o los programas de estudio que nos harán falta para los próximos tiempos, con más doctores y con más másteres, con otras tecnologías que tendremos que empezar a dominar y para las cuales también nos tendremos que superar. Y así cada uno de los temas que hemos estado aquí discutiendo.

RETO ENCANTADOR

Creo que lo que nos hemos propuesto, lo que hemos discutido es complejo, porque está dentro de la propia realidad que vive el mundo y dentro de la propia realidad que vive el país, pero tiene un encanto, que es el encanto del reto, es algo retador. Creo que esas son las cosas que compulsan a los revolucionarios, hacer lo mismo que hemos hecho siempre no es retador, eso lo sabemos hacer; ahora, cuando a uno lo retan a hacer cosas diferentes, a perfeccionarnos, y cuando uno es capaz de superar los obstáculos y es capaz de vencer los retos, eso tiene un encanto, eso tiene una belleza, eso es parte de la hermosura de la vida y de la entrega de cada uno de nosotros, y creo que entre todos lo podemos hacer y, además, lo tenemos que hacer con profesionalidad, con inteligencia y, también con determinada urgencia.

Tenemos que apoyarnos en un grupo de principios de la prensa cubana, aquí Garcés en su magnífica ponencia habló de un grupo de principios, sobre todo, extraídos del pensamiento martiano sobre la prensa, que no quiero ampliar aquí, porque estuvo muy bien explicado; pero tenemos que referirnos a principios que para la prensa Fidel estableció y escojo algunos de los que aparecen en la entrevista con Ramonet, Cien horas con Fidel. En la respuesta a algunas preguntas, a algunas interrogantes que hacía Ramonet, Fidel decía: Nuestros órganos de prensa están en manos de revolucionarios, y nuestra prensa es revolucionaria. Ese es un principio para nuestra prensa. Decía: Queremos una crítica responsable, sabemos que hay inconvenientes, a pesar de las posibles consecuencias, todo es mejor a la ausencia de crítica. Esto él lo decía refiriéndose al momento en que teníamos el concepto de que a veces nos limitábamos, y tiene que ver mucho con el tema este del secretismo, que a veces nos limitábamos de exponer una cosa en la prensa, porque decíamos que le aportábamos información al enemigo que podía usar en contra de la Revolución. Y es cierto, y todavía es una cuestión cierta, todavía hay cosas que tenemos que saber cómo las informamos; pero como estamos en un momento de tiempo real, tenemos que también saber cómo ese concepto lo aplicamos en los momentos y, sobre todo, basándonos en eso que él decía: Lo peor es la ausencia de crítica, lo peor, yo diría también, es no hablar de lo que todos están hablando. Porque nosotros, de cada hecho, tenemos que dar nuestros argumentos, nuestras realidades y nuestras verdades.

También Fidel decía que los medios actuales, ya refiriéndose a las tecnologías de la informática y las comunicaciones, nos hacen menos víctima y menos dependiente de los grandes medios de difusión masiva. Internet —decía— está casi hecha para nosotros; está casi hecha para nosotros si sabemos navegar, si sabemos posicionarnos, si sabemos visualizarnos bien en Internet, y eso también requiere de una superación, de una preparación y de una creatividad para trabajar en los medios alternativos que hoy son tan importantes como los medios tradicionales en todo este contexto.

SOBRE LAS ORIENTACIONES DEL BURO POLITICO

Yo creo que al final, independientemente de todos los planteamientos que se hicieron sobre todo un grupo de problemáticas, el tema que más irrita, el tema que más nos frena es el tema de las fuentes, y sobre todo el de la incapacidad que hemos tenido para aplicar la orientación del Buró Político para incrementar la eficacia informativa de los medios de comunicación masiva.

Yo anoche volví a releer el acuerdo del Buró Político, y en el texto de introducción del acuerdo, o sea, antes de llegar a lo que establece el acuerdo, todos los temas que están aquí, casi igual que como ustedes los han planteado, están presentes ahí; o sea, tenemos conocimiento de causa exacta de todos los problemas. Nos estamos repitiendo en el diagnóstico y lo que no hemos encontrado es la manera de resolverlo. Creo que ahí tenemos que comprometernos todos, por supuesto todos nosotros, desde el Partido, para lograr esto y lograr que se cumpla lo que se ha establecido. Y esto exige una honesta autocrítica, como la estoy planteando y compartiendo con ustedes, y también un accionar inmediato en las fuentes, para evitar el secretismo y, sobre todo, para pasar a ese concepto que expresaron los compañeros de Juventud Rebelde aquí en su experiencia, que es pasar más de la atención a instituciones a la atención de los temas que la población nos exige y sobre los cuales necesita información, y que son los temas de nuestra vida cotidiana, de lo que se hace en el país, de la manera en que se vive, de la manera también en que se siente, de las motivaciones y aspiraciones de nuestra población y de temas tan trascendentales como el enfrentamiento a la ilegalidad, a la corrupción, a la indisciplina social, a la falta de decencia, a la banalidad, a la vulgaridad, que ese es un combate también de toda nuestra prensa.

SEGUIR REVISANDO LA CALIDAD DE LO QUE HACEMOS

Creo que ustedes, desde el trabajo de los periodistas, desde el trabajo de la dirección de los medios, también se han hecho autocríticas y tienen que continuar realizando una revisión sobre todo orientada a la calidad de lo que hacemos, porque en ocasiones encontramos elementos que tampoco ayudan al desarrollo de una mejor comunicación.

Por ejemplo, el otro día en una de estas reuniones hacíamos un análisis entre todos de titulares en las planas de nuestros periódicos, y recuerdo que habíamos analizado el periódico de un día y, de cuarenta y tantos titulares con que se encabezaban las noticias que traía ese periódico, solo dos tenían belleza, solo dos impactaban, solo dos atraían. Eso lleva pensamiento también, eso lleva cultura, eso lleva una intención y eso tenemos que saberlo trabajar, lo tenemos que exigir más.

A veces nos hemos encontrado errores en una página completa, por ejemplo, cubriendo el recorrido por una provincia de un determinado dirigente y lo que pusieron de fotos y de texto fue de otro recorrido que ya había salido dos o tres semanas antes y prácticamente lo que había del recorrido ese era el titular. Cuando uno ve esas cosas dice: ¿Tenemos la cultura de revisar lo que hacemos, de controlar la calidad de lo que hacemos? Eso es un problema de responsabilidad, porque de lo contrario se nos convierte en una chapucería el resultado. Y cuando nos pasan esas cosas, en vez de informar, desinformamos; en vez de comunicar, nos incomunicamos.

Podríamos hablar de otros elementos, como también de que no podemos acomodar a nadie a que piense que para buscar y encontrar la noticia o la fuente hay que estar orientándoselo. Hay que salir a buscar la noticia, hay que salir a buscar lo original, lo que informa, comunicar eso.

Por supuesto, estoy compartiendo con toda honestidad los criterios que tengo, yo no soy un especialista de la prensa ni pretendo que ustedes asimilen las cosas que les estoy diciendo; pero yo vine aquí a participar en una reunión, en un debate al que me invitaron y, por lo tanto, expreso lo que siento, como he tenido toda la paciencia, además, con tremendo deseo, de oír todo lo que ustedes han planteado, porque me parece que en ese ejercicio todos aprendemos.

Pero yo a veces digo: ¿Por qué repetimos tanto la cobertura de un evento, o, a veces, después de un evento, cuando alguien habló le van a hacer una entrevista a la misma persona que ya habló y que dijo todo lo que iba a decir en el evento? ¿Y por qué no somos capaces de describir la magia, el ambiente, de describir la riqueza que hay en algo como un evento como este?

Creo —y me disculpan también mi incultura periodística— que hoy aporta menos que cuando salgamos de aquí, a alguno de los que están aquí le hagan una entrevista y le digan: ¿Cuáles son sus criterios sobre el evento?, a que alguien refleje, como se reflejó ayer en el Noticiero —y creo que lo reflejaron bien—, la atmósfera que hubo aquí de compromiso, la atmósfera que hubo aquí de combate, la atmósfera que hubo aquí de pensamiento inteligente para aportarle al perfeccionamiento de nuestra prensa. Eso no lo sustituye ninguna entrevista a ninguno de nosotros, porque eso lo vivimos aquí, y lo vivimos a partir de la espontaneidad, de la preparación con que ustedes expresaron sus criterios, del pensamiento que les pusieron a esos criterios. Y eso es lo que no se puede perder.

NUESTRA PRENSA ESTÁ MUY COMPROMETIDA CON LA REVOLUCIÓN

Nuestra población tiene que saber qué se discutió y cómo se discutió y por qué se discutió. Nuestra población tiene que saber que nuestra prensa está con la Revolución, está muy comprometida con la Revolución, está insatisfecha con lo que hace, quiere perfeccionarse y ha hablado aquí de todos los problemas que le limitan ese perfeccionamiento, y también ha dado su disposición y ha dado ideas de cómo se puede lograr ese perfeccionamiento.

Ahora también, analizando estas cosas, yo digo: Nosotros desde el Partido queremos ese perfeccionamiento, ustedes como periodistas y desde los medios, desde la dirección de los medios, quieren ese perfeccionamiento, la población quiere ese perfeccionamiento, nuestros dirigentes principales nos exigen ese perfeccionamiento, ¿por qué si todos queremos lo mismo nos cuesta tanto trabajo?

Y yo trato de explicarme —también comparto una explicación personal—: Es que no hemos encontrado bien los roles que cada uno tiene que desempeñar.

Claro, no desempeñar bien los roles que a cada uno le corresponde es una consecuencia. Yo creo que el principal problema que tenemos, y es el que quiero presentar como causa, es que nos falta una cultura comunicacional. No sabemos comunicarnos y, como no sabemos comunicarnos, o como tenemos imperfecciones en ese sistema de comunicación, ¿qué creo que ha pasado?, que hemos entrado en un círculo vicioso: el Partido espera determinadas realizaciones de la prensa y cuando hay algún incidente o algún hecho que altera eso, el Partido se mete más gerenciando que orientando, empieza a suplir el papel de la dirección de los medios, las direcciones de los medios se sienten atadas, algunos se pueden hasta acomodar y ahí se empieza a romper la sinergia, ahí se empieza a romper la retroalimentación, ahí se empieza a romper el papel que tiene que desempeñar, y eso se refleja entonces en los periodistas que viven en cada medio, que trabajan en cada medio, y, al final, se nos van alterando todas las cosas, y entonces vuelvo a lo mismo que decía ahorita: nos desinformamos y nos incomunicamos. Y creo que si en una cosa tenemos que trabajar coherentemente —por eso está en uno de los temas que están abordando estos grupos desde las perspectivas de la estrategia de implementación de los Lineamientos— es en crear una cultura comunicacional en el país y lograr que haya toda una implementación de la comunicación social a nivel de país.

REFLEJAR NUESTRAS REALIDADES EN LA DIVERSIDAD EN QUE SE VIVEN

Ahora en una de estas comisiones del Partido hacíamos una investigación de cómo trataban los problemas comunicacionales, y en la mayoría de los organismos de la Administración Central del Estado y las entidades nos dimos cuenta que nadie habla de eso. No hay ni estructuras funcionales ni estructurales para organizar la comunicación. Y les digo: ¿Alguien que trabaja para una sociedad socialista con las exigencias que tiene la nuestra, con una población que es instruida, que es educada, que razona, puede pretender trabajar y puede pretender tener éxito sin comunicarse, sin tener una expresión de comunicación hacia la población, hacia la sociedad, hacia el país? Por eso entonces vienen esas reacciones en las fuentes que ustedes han denunciado, que secretizan las cosas, unas porque creen que no es importante, otras porque creen que no es un deber, otras porque no entienden que la población tiene derecho a que se le informe, otras porque se atemorizan con la prensa, y en vez de ver a la prensa y el trabajo de la prensa como un aliado, como algo que les sirve para superarse, lo ven entonces como algo que viene a criticar, algo que viene a destruir, algo que es indeseable, cuando esa es la prensa de la Revolución, cuando esos son los periodistas del Partido y de la Revolución, cuando esa es la prensa de nuestro pueblo, y ahí es donde creo que entonces tenemos que desatar los nudos y donde tenemos que dar un enfoque diferente. Y veo —ya contestando, la respuesta, o sea, buscando una respuesta ya no del análisis del tema, sino del cómo resolverlo— que tenemos que buscar, desde el Partido, desempeñar más el papel de dirección, el papel de orientación y dar más posibilidad para que los medios de prensa asuman su responsabilidad y que los directores de los medios asuman su responsabilidad (Aplausos), y confiar en que tenemos la capacidad para —porque estamos muy comprometidos con lo que hay que hacer para perfeccionar el país— de manera responsable reflejar nuestras realidades en la diversidad en que se viven esas realidades, que es a lo que nos ha llamado Raúl.

Por lo tanto, yo creo que la solución, por donde nos debemos mover, sin pretender abarcarlo todo, porque creo que un razonamiento de unas horas aquí, a partir de lo que se ha discutido, no permite elaborar una idea completa, pero sí creo que, primero, tenemos que trabajar en un diálogo permanente entre el Partido, los directores y los medios, y, sobre todo, trabajar para que ese diálogo nos propicie que no se nos acumulen problemas, porque cuando uno deja los problemas a un lado, cuando uno no ataca los problemas se van acumulando y después se vuelven bolas de nieve y es más difícil resolverlos.

Tiene que haber un intercambio permanente y exigente con las fuentes de información y las fuentes de información tienen que asumir de manera consciente y con comprensión su deber en dar la información.

TENEMOS QUE CONSTRUIR ENTRE TODOS

Tenemos que estar interpretando constantemente el derecho del pueblo a recibir una buena información y a trabajar por lograrla. Tenemos que desempeñar adecuadamente los roles que les corresponden al Partido como orientador y dirección, a los directores con mayor responsabilidad y libertad para actuar y para realizar el perfil de cada medio, creo que tenemos que rediseñar los perfiles de cada uno de nuestros medios, y todo eso que hagamos lo tenemos que hacer con participación colectiva, hay que darles participación a los periodistas de cada medio, tenemos que construir estas cosas entre todos. El perfeccionamiento va a ser perfecto cuando todos le aportemos y cuando todos discutamos y cuando lleguemos a un consenso a partir de que triunfen las mejores ideas. Por lo tanto, esa responsabilidad de la que estamos hablando tiene que ver mucho con el trabajo en colectivo.

Esa sería una manera concreta de llevar desde el discurso a la práctica ese concepto del que tanto hablamos para todas las esferas de la vida, que es que la gente participe en la toma de decisiones. ¿Quiénes son los que tienen que participar en la toma de decisiones en un medio de prensa? El colectivo de prensa de ese medio, su dirección con sus periodistas, con sus trabajadores.

ENFOQUE CIENTÍFICO

Hay que darle un enfoque científico a la prensa. Aquí se hablaba en el tema de superación de la importancia de las investigaciones. Miren, los problemas actuales son tan complejos que nadie puede pensar que tiene la verdad absoluta en nada. Por lo tanto, los problemas, además de abordarlos científicamente, hay que abordarlos con interdisciplinaridad. No hay una sola forma del saber científico que resuelva por sí misma un problema. Y en las soluciones aportadas de la ciencia hay que trabajar con alternativas. La complejidad no la resuelve totalmente ninguna alternativa por sí sola tampoco, y creo que nosotros tenemos que desarrollar una filosofía de pensamiento que sea la siguiente: cada vez que tenga un problema que superar, lo primero que tengo que ver es dónde está la ciencia que me puede aportar a la solución de ese problema, y cómo yo me apoyo en la ciencia para buscar la solución del problema, y todos aquí sabemos dónde está la ciencia que nos puede apoyar en la solución de los problemas de nuestra prensa: está en nuestras universidades, está en nuestras facultades de periodismo o en nuestras escuelas de periodismo, pero está también en otras facultades de ciencias sociales, y está también en un grupo de centros de investigación que existen en los territorios y en el país.

Pero esto también lleva una cultura, porque sé que hay muchas insatisfacciones, pero yo les digo: ¿Cuántos directores de medios aquí le han propuesto a una Facultad de Periodismo hacer investigaciones para resolver problemas de sus medios? ¿Cuántos directores de medios le han dado tareas concretas a una facultad o han tenido una relación concreta con una facultad de periodismo para trabajar temas de los que tiene? ¿O cuántos directores de medios o periodistas participan sistemáticamente en la defensa de tesis de nuestras universidades? ¿Por qué tenemos que tener engavetadas investigaciones que hicieron nuestros estudiantes de periodismo? Muchos hoy son periodistas y están trabajando en los propios medios y tienen engavetadas su investigación. ¿Por qué no las aplicamos? ¿Tiene que venir alguien a aplicarla por nosotros, o es que vamos a decir que esas investigaciones no son adecuadas, o no tienen valor? Bueno, para determinar una cosa así lo primero que habría que hacer es estudiarlas todas.

¿Ustedes se dan cuenta que también las cosas cuando se exponen desde el punto de vista científico se entienden mejor? Fíjense que aquí, solo con la exposición de Rosa Miriam y la de Garcés, que eran exposiciones científicas, entendíamos y abarcábamos todos los problemas que después discutimos. O “la espina de pescado” que presentó Ronquillo con la experiencia de Juventud Rebelde, nos llevaba enseguida a un análisis coherente de lo que queríamos, u otras experiencias que han aportado los compañeros.

ES VIABLE LO QUE DICE EL LIBRO DE JULIO GARCÍA LUIS

Pero este libro es una investigación científica (Muestra libro), y nos aporta, y es viable hacer lo que dice el libro, lo que propone Julio García Luis. Entonces, nosotros tenemos que apoyarnos, porque este es un país de hombres de ciencia, este es un país con una ciencia consolidada, y no la hemos consolidado más porque no hemos sabido llevar esa ciencia y esa investigación a innovación y a desarrollo, y eso lo tenemos que hacer en todos los saberes, en el campo de las ciencias técnicas, de las ciencias económicas, pero también en el de las ciencias sociales, y lo podemos hacer en el periodismo y lo podemos hacer en la comunicación social, porque la comunicación social también es una ciencia. Y yo creo que con esa coherencia tenemos que trabajar.

Tenemos que orientarnos a los problemas de la población y, por supuesto, cuando hablamos de problemas de la población y de intereses de la población para nada estamos separando los intereses del Partido, los intereses del Estado y los intereses del Gobierno, porque ese es el Partido del pueblo cubano, ese es el Estado y el Gobierno del pueblo cubano, y ese es nuestro pueblo. Siempre trabajando en defensa de los principios de la Revolución, y buscar la belleza, hay que buscar la belleza en lo que hacemos.

Creo que hasta los momentos más difíciles que hemos vivido, los del período especial, los momentos que estamos viviendo, otros momentos de la Revolución, han tenido belleza, una belleza, además, que tiene otro valor, es una belleza heroica, es una belleza de estoicismo, de altruismo y de heroicidad, y eso tenemos que saber reflejarlo. Eso tenemos que saber reflejarlo para que la gente lo sienta, y se sienta comprometida con eso, porque esas son nuestras verdades, eso es lo que nos hace diferentes.

Pedro de la Hoz decía aquí: Podemos tener la mejor de las economías —yo estoy de acuerdo con ese planteamiento—, la mayor de las riquezas, y lo que nos va a diferenciar no es eso, eso lo tienen otros en el mundo. A nosotros nos va a diferenciar la manera en que aprovechemos esa riqueza que construyamos: por el conocimiento, la cultura, las emociones, la espiritualidad que tengamos, eso es lo que nos va a diferenciar, y eso es lo que nos va a hacer distintos, y esa es la sociedad que queremos construir. Ese es el concepto de prosperidad, y ese es el concepto de sostenibilidad, que tiene un ambiente económico, un ambiente social y un escenario medioambiental, conjuga todo eso, conjuga lo institucional, conjuga lo cultural, conjuga lo histórico, y eso es lo que lo hace holístico, lo que lo hace integral.

PAPEL DE LA PRENSA EN CONSTRUIR UNA SOCIEDAD PRÓSPERA Y SOSTENIBLE

Nosotros podemos tener la mejor de las economías, pero si no trabajamos en las motivaciones, en las aspiraciones, en los sentimientos no vamos a construir la sociedad próspera y sostenible que queremos, y en eso desempeña un papel fundamental la prensa, y la manera en que la prensa llegue con nuestras verdades, y llegue con nuestras realidades, que sea capaz de expresar lo que sentimos, lo que necesitamos; que sea capaz de atraer y, que sea capaz, también, de cautivar y comprometer.

Entonces, si uno se plantea que todo esto o esto es parte de lo que hay que hacer para ese perfeccionamiento, entonces creo que la orientación a todo lo que hagamos tiene que estar en función de buscar la calidad y la ética en todo lo que hacemos, y si lo logramos, eso nos va a dar credibilidad, eso nos va a dar aporte, y eso nos va a ayudar a construir lo que tanto hemos estado exigiendo hoy aquí.

Quisiera referirme —para no cansar—, brevemente, a algunas opiniones sobre algunos de los temas que aquí se abordaron ya de otras problemáticas.

Conectividad. Nosotros queremos que haya conectividad, queremos mejorar la conectividad. El país está defendiendo la conectividad, está defendiendo la aplicación de las NTIC, lo que pasamos por limitaciones que no son teques, ni son mentiras, y vamos a ir avanzando, de hecho estamos avanzando. Ustedes saben los pasos que se han dado últimamente: digitalización de la TV, abrimos un poco ahora salas de Internet, vamos a seguir avanzando en eso, vamos a seguir introduciendo otras tecnologías, pero depende también de los recursos y de las disponibilidades que tengamos en cada momento.

Vamos a formar la Red Cuba, la intranet cubana, para poder navegar en Cuba entre nosotros, con más eficiencia, para poder aprovechar mejor lo que tenemos, y este es un tema en el que me quería detener por lo siguiente: A veces nos quejamos, lo sé, lo viví en la época de Ministro de Educación Superior, las quejas sobre conectividad en un ministerio, en unas instituciones que aunque tienen limitaciones de conectividad, no son las que menos tienen en el país; pero viví también cómo desaprovechábamos muchas potencialidades. Aquí hay redes de organismos, de instituciones que han sido priorizadas con ancho de banda, por lo tanto, con conectividad, sitios FTP, lugares con repositorios que tienen acceso a las bases de datos más referenciales para la adquisición de conocimientos, para gestionar conocimientos y para gestionar la cultura, y en esas no son en las que más se navega. Entonces, tenemos insuficiencias, pero a veces no usamos bien lo que tenemos, entonces navegamos más en otras cosas, para otros motivos, y no para gestionar el conocimiento, y no para tener más cultura. Entonces, todas esas cosas, todos esos intereses, todas esas realidades las tenemos que entretejer, las tenemos que intervincular.

Aunque pueda haber en algunos compañeros una determinada imagen, les digo responsablemente, y no por defender a nadie a ultranza, que en la Comisión de Implementación de los Lineamientos sí hay una convicción de lo importante que es para la población y para la implementación el tema de la comunicación. Y no podemos limitar a que si en una intervención estuvo en un minuto el tema de lo que se había hecho en el ultimo punto, no creo que ese sea el parámetro exacto de evaluar eso. Incluso, si ha existido alguna incomprensión, también pónganse en el lugar de los compañeros que están haciendo un trabajo muy denodado de diseño de la economía cubana, por supuesto, compartiéndolo con todas nuestras instituciones.

DE CADA TEMA, UN DIAGNOSTICO Y PLANTEAR UNA POLÍTICA

De cada tema hay que revisar antecedentes, porque se está usando un método científico. De cada tema hay que hacer un diagnóstico, para cada diagnóstico hay que plantear una política, y en la política tienen que estar los principios que van a resolver los problemas del diagnóstico. Después que se aprueban las políticas, hay que plantear un programa de acciones para poder implementar la política, hay que diseñar experimentos. A eso hay que ponerle un cronograma de trabajo. Hay que revisar toda la legislación para ver todo lo que hay que hacer en materia jurídica, sobre todo, para agrupar y para hacer más factible lo jurídico, y hay que hacer valoraciones de factibilidad económica. Y cuando cualquiera de esas cosas se comunica mal, igual que estoy de acuerdo con ustedes, cuando no se comunica, tenemos problemas; pero recuerdo que con la mejor de las intenciones tratamos de hacer un trabajo, cuando se cumplieron dos años del Congreso del Partido sobre lo que se venía trabajando en la implementación y en un solo trabajo salieron 12 errores de contenido. Por lo tanto, lo que quiero expresar es que en esto de la comunicación y en lo que queremos, tenemos que sentirnos todos parte, todos tenemos que aportar un poco, ninguno tiene la verdad absoluta, y todos hemos tenido determinadas fallas, por lo tanto, todos tenemos que aportar a ese perfeccionamiento.

Aquí está también el tema de la ley y creo que, bueno, en toda la implementación, y expliqué los grupos de trabajo, el tema de la ley o de las normas jurídicas o de la institucionalidad está presente y lleva un estudio. Por supuesto, como les decía hay que ver lo que se está haciendo en otros países, por qué se está haciendo y nuestras realidades; pero también apoyo lo que plantearon algunos compañeros, que independientemente de la ley y las normas jurídicas, lo más importante es que haya un respaldo, que la gente lo sienta necesario y consciente para apoyar todo el trabajo de la prensa y de la comunicación y todo, incluso lo que ya está refrendado, que una de las cosas que discutimos aquí es que lo que ya está refrendado todavía no hemos logrado aplicarlo con exactitud.

Tema salario: el salario no es una problemática solo de la prensa, es una problemática del país, y no se puede resolver con parches, porque ya las soluciones por parches no nos han dado nada, hay que resolverlo de manera integral, y está asociado a otras cosas que también se están estudiando y que se explicaron en la Asamblea Nacional. Tenemos que resolver la problemática de la unidad cambiaria y la unidad monetaria, y junto con eso, hacer la reforma de salario y la reforma de precios que necesita el país, y a partir de ese momento, entonces podremos ir haciendo todos los perfeccionamientos que sean necesarios.

Ahora, debemos ir, y ya en eso debemos ir pensando, a un sistema de pago por resultado, y un sistema de pago por resultado no quiere decir que todos de inmediato vamos a ganar más. Un sistema de pago por resultado va a decir que los que trabajemos con más calidad, los que lo hagamos mejor son los que más van a ganar, porque vamos a diferenciar por el aporte lo que cada uno va a recibir, que es el principio socialista, y es lo que está refrendado en los Lineamientos. Y me apoyo en algo, en una de las experiencias que explicó Arleen de cómo se trabajó en determinado momento en Juventud Rebelde, y eso va a llevar a la superación de todos, a que todos seamos también más proactivos y nos preparemos de una manera más integral.

Y, por supuesto, hay que resolver toda esa contradicción que ha creado la Ley: trabajadores de un mismo medio unos están por cultura, otros están por la prensa, ganan diferente y, al final, realmente, los que aportan el talento o una parte importante del talento o la mayor parte del talento, son los que menos ganan. Eso no es pagar por el principio de distribución socialista, eso hay que ordenarlo, eso hay que arreglarlo, es una de las cosas hacia las cuales habrá que orientarse en toda esa transformación.

Tema de los cuadros de los medios de prensa. Para los medios de prensa creo que no nos podemos conformar con que los buenos periodistas sean cuadros; la exigencia es que los mejores periodistas sean nuestros cuadros, es una alta exigencia, y más, si les vamos a dar más responsabilidad.

Y yo creo que Garcés en su ponencia explicó muy bien todo un grupo de cualidades que debían tener los cuadros de los medios. Yo, si Garcés lo acepta, me atrevo a sumarle a eso solo las siguientes virtudes que me parece que tienen que tener los cuadros también: Primero, tienen que tener disposición; no tiene sentido que uno ocupe una responsabilidad a regañadientes, incluso aunque no te guste ocupar la responsabilidad, pero tienes que verla como un sentido del deber, de la necesidad, de lo que puedes aportar. Por lo tanto, la disposición es algo primario en el trabajo de los cuadros.

Lo otro es la sensibilidad por los problemas de la gente. Un cuadro que no sea sensible por lo que pasa, y más en la prensa, no va a ser un cuadro capaz de orientarse en cuáles son esos problemas y esos temas de la población que tenemos llevar a la prensa y la manera en que tenemos que comunicarnos con la gente.

Y el otro tema es la inquietud revolucionaria. Si uno no se inquieta con lo que anda mal, si uno no se inquieta con las cosas que pasan, si uno siempre no está preocupado con lo que hay que transformar, no se puede ser cuadro.

Entonces, yo les pido compartir con ustedes y con Garcés —que no sé si anda por aquí ahora— que le incluyamos a su ponencia esos tres aspectos. No tiene que ponerme como referencia en la tesis.

LA UPEC ESTÁ PARA CONVOCAR A LOS PERIODISTAS AL DEBATE

La economía. Todas las soluciones que vayamos encontrando y que tenemos que encontrar para los medios y para la UPEC en materia económica tienen que ir al plan, tenemos que aprender a trabajar de manera planificada.

Primero, tenemos que descargar a la UPEC de repartir cosas. La UPEC no está para repartir cosas, la UPEC está para convocar a los periodistas a ese debate que nos hace falta alimentar constantemente para transformarnos y para perfeccionarnos, y todas las necesidades tenemos que ver cómo tienen una expresión en el plan. Y no vamos a ser idealistas, los problemas acumulados son de una magnitud tal que ni en un año ni en dos vamos a resolver todos los problemas; pero siempre digo: cuando yo tengo un problema grande, si no me alcanza lo que puedo tener en el plan para resolver ese problema grande, y me retiro, el problema va a seguir creciendo. Ahora, yo digo, este problema grande no lo puedo resolver, pero este año le puedo arrancar un pedazo al problema, yo planifico arrancarle ese pedazo al problema, y al otro año planifico arrancarle otro pedazo, y así voy arrancando pedazos y llega un momento en que resolví el problema. Y en la misma medida en que le arranco pedazos al problema, le voy poniendo en el plan recursos para sostener lo que voy resolviendo. Un ejemplo clásico, las inversiones.

Nosotros ahora podemos hacer la mejor de las inversiones en computadoras para la prensa; pero si no ponemos dinero después en los planes para darles mantenimiento y para reponer, no sé, un 5%, un 10% —hay que estudiarlo—, lo que haga año por año, dentro de cinco años volvemos a tener la misma crisis con computadoras que tenemos ahora. Y aunque parezca que no, el plan nuestro tiene muchas posibilidades, lo que pasa es que no siempre hemos usado el plan en función de las prioridades. Entonces, tenemos que aprender también a planificar, tenemos que perfeccionarnos en la planificación. Y creo que en ese orden de cosas también tenemos que ver.

PREPARAR MEJOR LOS CUADROS DE LA PRENSA

Aquí hay una problemática, tenemos que preparar mejor a los cuadros. Aquí se han dicho varias cosas en las que tienen que estar preparados los cuadros. Yo no sé si en la escuela de periodismo tenemos el programa; pero creo que una de las cosas que tenemos que enseñar es gerencia, o como se le llame, dirección de los medios de prensa; porque también es muy complicado para un periodista, por muy destacado que sea, que de pronto lo pongan al frente de un periódico. Si te ponen al frente de un periódico, ¿tú tienes cultura de dirección de un periódico? ¿Tú sabes cómo se puede lograr la gerencia de un periódico? ¿Tú sabes la experiencia internacional de un periódico, tú sabes la experiencia cubana de la dirección de un periódico o de un medio de prensa? Eso hay que enseñarlo. No sé si por la vía de posgrado, o si podemos ir introduciendo algunas cosas en pregrado y después vamos complementando en posgrado. La Facultad de la Universidad de La Habana es la rectora de los programas de estudio, pero creo que es un tema, Decano, que ya debemos ir analizando, precisamente, por las cosas que han estado saliendo aquí.

Y con la superación creo que podemos hacer todos los esfuerzos —aquí ha participado con nosotros la dirección de la Facultad— para seguir perfeccionando los planes de estudio. Esa tiene que ser una tarea de siempre.

Ahora, nuestras facultades y nuestras escuelas de periodismo, de comunicación social necesitan mucho que los mejores periodistas ejerzan docencia a tiempo parcial o a tiempo partido o a tiempo completo; pero tienen que estar presentes nuestros mejores periodistas en la docencia, en la investigación y en la extensión universitaria que se desarrolla en esos centros formadores.

Los medios no pueden ver al recién graduado como “al que me enviaron”, eso es una posición utilitaria con relación a los graduados. Los medios de prensa tienen que ir a la facultad a captar y a atraer a sus muchachos, a los que van a ser después sus trabajadores, sus periodistas, y participar de conjunto con las escuelas y con las facultades en la preparación de esos que se van a graduar en cinco años y que van a estar con nosotros, y atraerlos en la práctica laboral, darles tareas de investigación, proponerles cosas para que resuelvan, enseñarlos, atenderlos y después recibirlos con deseo. Aprovechar la época del adiestramiento, los dos años de adiestramiento. Y se podrán ir algunos, yo siempre digo que el que no quiera estar en una cosa, que se vaya; ahora, vamos a encantar y vamos a comprometer a los que quieren estar para que no se defrauden y para que puedan aportar su talento.

Creo que hay mucha experiencia y hay mucha cultura en la prensa cubana que les podemos enseñar a los muchachos, y vamos a aprender también de los muchachos, porque los muchachos están mejor preparados que como salieron muchos de ustedes en su época de esas facultades. Y tienen muchas ideas novedosas, son nativos digitales, dominan mejor el tema de las redes sociales y de los medios alternativos que nosotros, los viejos. Vamos a aprovechar eso, vamos a aprovechar ese talento, y ustedes verán cuántas cosas vamos a hacer que van a ayudar muchísimo en esto.

Por lo tanto, también pido que nos complementemos en eso y en todas las otras cosas, que haya un compromiso con la orientación profesional y la formación vocacional. Y que lo que vayamos necesitando en perfeccionamiento de los planes de estudio, lo vayamos construyendo de manera conjunta; porque, además, hay un porcentaje del plan de estudio que lo puede decidir la propia facultad.

Y en lo otro, estamos abiertos. En el Ministerio de Educación Superior, en los últimos años, la propia Facultad de Periodismo fue una de las que hicieron exigencias y se han ido resolviendo, se han ido dando libertades. Además, ustedes son los rectores de la carrera, ustedes son los que proponen para el país las cosas que tengamos que hacer.

También tenemos que ver algunas críticas que han hecho estudiantes que han participado aquí, que con mucha honestidad han planteado sus insatisfacciones con algunas asignaturas.

Yo digo: es una derrota en nuestro sistema formativo que un estudiante de periodismo que tiene que ser un estudiante que tenga una concepción holística del conocimiento, que tenga una concepción integral de los saberes, se defraude por la historia y la filosofía.

Debía ser al contrario: un estudiante de periodismo debe exigir que se le dé historia y debe exigir que se le dé filosofía, y debe exigir conocer la filosofía y la historia, como debe tratar de prepararse en idiomas, en las tecnologías, en la economía, debe tener una cultura general.

Entonces, nosotros tenemos que propiciar también, desde los procesos formativos, que esto sea coherente.

También hay que apoyar la práctica laboral, que fue otro de los elementos que ellos denunciaron.

Yo estoy muy satisfecho con todo lo que hemos estado discutiendo, creo que tenemos una luz, tenemos un consenso en lo que tenemos que hacer; tenemos que seguir construyendo, cómo lo vamos a hacer y tenemos que ir buscando los espacios mediante los cuales le demos continuidad a este congreso.

Quiero expresarles, de manera sincera, que nosotros creemos en nuestros periodistas y creemos en la Unión de Periodistas de Cuba, porque ustedes son nuestros periodistas y ustedes son nuestra prensa, y contamos con ustedes y con esa joven y madura UPEC que cumple dignamente 50 años de labor, de labor incansable y de aporte infinito a la Revolución.

Creo que entre todos podemos compartir una cultura de trabajo que se oriente a la calidad en todo lo que hacemos, al detalle, al orden, a la exigencia y a la belleza, que eso nos enaltezca en lo que hacemos y que eso también enaltezca el apoyo que desde la prensa le hagamos a la construcción del socialismo.

El Partido, la población exigen más calidad a nuestra prensa, y me sumo al decir de Julio García Luis: “Cuba tiene posibilidades reales cimentadas en su historia y su cultura para cumplir su objetivo.” Y un periodismo mejor —como alguien expresó aquí— es posible. Esa es nuestra lucha y, como siempre, en esa lucha ¡venceremos!

Muchas gracias (Aplausos).

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Guillermo dijo:

    Excelente que se publique el discuros de nuestro Vecepresidente Primero.
    Deberían publicar integramente todos los que ha dado como el del Congreso de la FEU y con los Historiadores. Mil Gracias

  • Jesús Pata de Palo dijo:

    El discurso es brillante. Se reseñó al día siguiente de la clausura en los periódicos, y se puso completo en la Mesa Redonda, pero poder leerlo ahora con calma es muy positivo. Hay muchas ideas de cómo mejorar la prensa, y es verdad que eso le toca a mucha gente, no solo a los periodistas.
    Gracias a Cubadebate.

  • Rafael dijo:

    Muchas gracias CUBADEBATE por publicar este discurso. Es digno de analisis. No solo para los periodistas sino para otros que no lo somos.
    El periodismo debe de cambiar en mi país, la situacion político económica lo exige. Los de la TV. Radio y Prensa Escrita, INTERNET etc son medios que en la actualidad son dinámicos.
    No puede ser que periodistas de la tele comenten o expongan sin un sentido revolucionario real, en el amplio sentido de la palabra.
    un saludo y nuestras felicitaciones por brindarnos esta informacion.
    Seria bueno que publicaran otros discursos de lideres latinoamericanos como el de Evo en el Foro de SP Brasil o el de Correa en el ALBA etc.
    pero bueno algo es algo.
    felicitaciones

  • MercylaTecla dijo:

    Escribí un comentario al respecto titulado “Periodismo sin bola de cristal”, y publicado en http://www.vanguardia.co.cu/index.php?tpl=design/secciones/lectura/vc.tpl.html&newsid_obj_id=28958. Se trata de un buen discurso en boca de un líder con amplia cultura y conocimiento. No soy pitonisa ni adivi­nado­ra ni vidente, pero les puedo ase­gu­rar que nues­tro periodismo cam­biará. Claro, en la medida y con la disposición en que el país lo haga, co­mo resultan aconsejables los cam­bios, como lo sugiriera Raúl: «sin pausa, pero sin prisa». Aun­que, en honor a la verdad –que nunca será unívoca ni abso­luta–, el apre­mio signa el perio­dis­mo, y la len­titud, lo malogra.
    Lo digo sin ironías ni sus­pi­ca­cias ni subterfugios. De ahí que en nues­tro caso apueste por la pre­mura res­ponsable, muy semejante a esa que obliga al cirujano a sec­cionar por lo sano, sin pérdida de tiempo, sin te­mor al tamaño de la herida ni de có­mo quedará la su­tura. Salvar co­mo sea al doliente es su misión. Exis­ten antecedentes, es­tudios científi­cos y experiencia su­ficientes, aun­que se prorrogan de­cisiones no es­tra­tégicas que permi­tan soltar las mu­letas de una vez y salir a entrenar de nuevo las atro­fiadas alas.

  • rodolfo dijo:

    EXELENTE…………

  • Yusuff Mbale dijo:

    Qué bueno que nos hicieron caso y lo puiseron íntegramente, Diáz Canel es mi Vicepresidente y como tal yo quiero oir todo lo que él diga, ya sea para aportar una crítica constructiva o como para ahora felicitarlo. La verdad que reflejó muchas cosas que suceden y la prensa debe mejorar y perfeccionar. Muchas gracias por publicar esta entrevista y felicito a Díaz Canel por su intervención tan detallada.

  • Alberto dijo:

    Bien por Diaz-Canel, es un Vicepresidente con una inmensa cultura y un conocimiento profundo de la realidad Cubana, él es capaz de responder de forma clara y objetiva preguntas de cualquier tema del ambito nacional e internacional.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Miguel Diaz-Canel es uno de los líderes jóvenes de los que habló Raúl el 26 de Julio en Santiago de Cuba. Muy bueno su discurso. Salvo no dar armas en temas vitales para la seguridad nacional, el periodismo debe ser transparente. Hay que poner freno al exceso de oficialismo, al triunfalismo, a la y la complacencia. El periodismo crítico es muy deseado por el pueblo. Los medios deben convertirse en contrapartidas del sistema empresarial denunciando abiertamente lo malo que ocurra en las entidades. De la misma forma que los empresarios muestran preocupación, y porque no cierto temor, cuando los visita o controla la Fiscalía, la Contraloría, o cualquier otro órgano, en esa misma medida debe aparecer el profesional de la prensa cuando los visita. Felicidades a Díaz y que siga adelante con su entusiasmos e inteligencia que va muy bien, junto a Fidel, Raúl y el Partido.

  • Israel dijo:

    Excelente discurso. Su contenido tiene aplicación y espacio para la reflexión en toda nuestra sociedad. Se confirma el valor y necesidad de la ciencia como fuerza productiva directa, así como el papel de nuestras universidades en el fortalecimentio del Revolución.

  • jose dijo:

    Gracias CUBADEBATE este es un discurso medular,pues representa la línea consecuente, revolucionaria y actualizante de la nueva generación que guiará los destinos de nuestra patria. Debería publicarse en nuestra prensa plana, pues es una muestra de lo que es socorrido cambio de mantalidad, que no es más que abandonar el inmovilismo y hacer las cosas de manera diferente.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también