Imprimir
Inicio » Especiales  »

“La victoria estratégica”: La preparación de la defensa de nuestro territorio (Capítulo 2)

| 10

Descargar este capítulo en PDF (245 Kb)

Fidel en la Sierra Maestra

Fidel en la Sierra Maestra

El fracaso de la huelga de abril estimuló a los mandos militares de la tiranía a acelerar los planes de la gran ofensiva que venían preparando contra el Ejército Rebelde y, en particular, contra el territorio del Primer Frente, desde la derrota de la campaña de invierno. Como ya se explicó, la ofensiva, cuidadosamente organizada durante varios meses, tenía el propósito de aniquilar al núcleo central de nuestras fuerzas. El enemigo se proponía penetrar hacia la zona de La Plata, desde tres direcciones convergentes, de otras tantas agrupaciones enemigas organizadas, preparadas y equipadas especialmente para esta campaña, y apoyadas por todos los medios disponibles. En total fueron lanzados contra la montaña 10 000 hombres, artillería, aviación, unidades navales, tanques y abundante apoyo logístico, en una operación considerada definitiva.

la-victoria-estrategica-final151

la-victoria-estrategica-final16

la-victoria-estrategica-final17

la-victoria-estrategica-final16

El factor determinante fue el fracaso de la huelga general revolucionaria, y la inevitable evaluación que realizarían los estrategas de la tiranía de que ese revés habría provocado nuestra desmoralización.

En los días inmediatamente posteriores al 9 de abril, el tema de la probable ofensiva comenzó a ser la preocupa- ción fundamental.

Era evidente la trascendencia que tenía la etapa que se avecinaba para el desarrollo ulterior de la lucha revolucionaria. Estábamos conscientes de que la nueva ofensiva enemiga sería la más fuerte, organizada y ambiciosa de todas, entre otras razones porque sería la última que el régimen de Batista estaría en condiciones de preparar. Para la tiranía se trataba de una batalla decisiva y, por tanto, cabía esperar que se empeñaría en ella con todos sus recursos.

A estas alturas de la guerra, el establecimiento de una serie de instalaciones sedentarias, de apoyo a la acción de nuestra guerrilla, posibilitó la aparición de un territorio base en el que comenzaba a funcionar una infraestructura importante para la actividad militar.

Había que aferrarse al terreno y discutir cada metro de acceso a los puntos donde se ubicaban las instalacio- nes fundamentales ya señaladas.

Por otra parte, el grado de maduración de nuestras fuerzas, evidenciado ya en febrero de 1958 en la operación de Pino del Agua, nos permitía comenzar a aplicar tácticas y movimientos combinados más complejos, a diferencia de los desarrollados durante todo el primer año de guerra, cuya característica principal era la acción típica de la guerrilla.

la-victoria-estrategica-final9

la-victoria-estrategica-final8

No teníamos otra alternativa que derrotar esa fuerza, que trataría de cumplir su misión de acuerdo con estrategias y tácticas clásicas. Ni ellos ni nosotros habíamos pasado por semejante experiencia. La diferencia de recursos era enor- me. Para semejante adversario, nuestros combatientes eran civiles armados que no podrían resistir jamás el ataque de unidades regulares. Si ocupaban el territorio no podrían sostenerlo, y nosotros lo recuperaríamos de nuevo; pero, ¿cuál sería el efecto de la ocupación de aquellos objetivos en el pueblo, ya golpeados por el fracaso de la huelga? Aunque todo se creara otra vez, ¿cuáles serían las consecuencias de todas las viviendas quemadas, de las ins- talaciones destruidas, de las plantaciones y del ganado perdidos, y de los campesinos desalojados?

Fidel en la Sierra Maestra

A lo largo de las semanas anteriores al comienzo de la ofensiva, en la medida que meditábamos y sopesábamos todas las alternativas, se desarrolló el plan que en definitiva aplicamos, para lo cual nos basamos en el conocimiento íntimo adquirido del terreno y sus posibilidades. En esencia, el plan consistía en organizar una defensa escalonada de nuestro territorio base, que permitiera resistir metro a metro el avance enemigo, irlo frenando y desgastando hasta detenerlo, mientras concentrábamos nuestras fuerzas en espera del momento oportuno para lanzar el contraataque. Aun cuando el enemigo alcanzara sus objetivos, nuestras fuerzas mantendrían el acoso constante a sus tropas y líneas de abastecimiento, absolutamente seguros de que no podrían sostenerlas.

En mensaje de fecha 8 de mayo al capitán Ramón Paz le explicaba (documento p. 425):

Por todos los caminos les vamos a hacer resistencia, replegándonos paulatinamente hacia la Maestra, tratando de ocasionarle[s] el mayor nú-mero de bajas posibles.

Si el enemigo lograra invadir todo el territorio, cada pelotón debe convertirse en guerrilla y com- batir al enemigo, interceptándolo por todos los caminos, hasta hacerlo salir de nuevo. Este es un momento decisivo. Hay que combatir como nunca.*

mensaje-1

mensaje-21

mensaje-3

mensaje-4

Esta segunda variante significaría regresar, en lo fundamental, a la situación de los primeros meses de la guerra, pero con muchas más armas y experiencia. En cualquier caso, no teníamos la menor duda de que en breve tiempo recuperaríamos el territorio, pues no podrían con el terrible desgaste que les ocasionaríamos. Solo que con la segunda opción, la guerra se prolongaría más tiempo y sufriríamos momentáneamente la pérdida de esas instalaciones que nos proponíamos defender. La mayoría de ellas habían ido surgiendo desde los primeros meses de 1958 en los alrededores del firme de La Plata. Este era un lugar de óptimas condiciones por su ubicación en el corazón de la montaña, en una zona de acceso relativamente difícil, casi en el centro mismo del territorio rebelde del Primer Frente, poblada por pocas familias campesinas de probado espíritu de colaboración con nuestra lucha. Por estas mismas razones, el lugar había sido utilizado con mucha frecuencia por mí como Comandancia transitoria, sobre todo, en los modes- tos terrenos de los campesinos Julián Pérez, conocido por el sobrenombre del Santaclarero, y Osvaldo Medina.

Fidel en la Sierra Maestra

Y fue por eso a La Plata hacia donde decidí trasladar en abril la emisora Radio Rebelde, en torno a la cual cuajó el surgimiento en los meses siguientes de la Comandancia General.

El 13 de abril partí de la zona de La Plata rumbo a la Comandancia del Che en La Mesa. La dura caminata, que hice a marcha forzada no sintiéndome del todo bien en aquellos días, era necesaria por varias razones. En primer lugar, me parecía imprescindible utilizar las posibilidades de la emisora Radio Rebelde, que funcionaba desde finales de febrero en esa zona, para comunicarme con el pueblo e infundirle aliento tras el revés de la huelga. Había que anunciar que nuestra lucha no solo proseguía, sino que se hacía cada vez más efectiva y organizada. Por otro lado, el periodista argentino Jorge Ricardo Masetti quería hacerme una entrevista. Yo, sobre todo, deseaba aprovechar la visita a La Mesa para conversar con el Che acerca de la nueva situación creada con el fracaso del 9 de abril y la ofensiva enemiga, que ya considerábamos segura.

El 16 de abril hablé por Radio Rebelde por primera vez. En mi alocución analicé las razones del fracaso de la huelga revolucionaria del 9 de abril, denuncié algunos de los crímenes más recientes de la tiranía, como el salvaje bombardeo al poblado de Cayo Espino y la muerte del niño Orestes Gutiérrez, y proclamé mi confianza absoluta en la victoria.

Ignoraba cuántas personas en Cuba escuchaban la recién creada Radio Rebelde, pero veía en ella un instru- mento esencial como vehículo de información y divulgación y, segundo, como medio de comunicación con el exterior. Le expliqué al Che la necesidad de disponer el traslado de la emisora, creada por él, a la zona de La Plata, más estratégica y con suficientes fuerzas para defenderla. Los abnegados y competentes técnicos de Radio Rebelde, con Eduardo Fernández a la cabeza, realizaron en menos de 10 días la proeza de desmontar los equipos, trasladarlos en mulo por sobre media Sierra Maestra y volverlos a instalar. Ya a finales de abril teníamos comunicación directa con el extranjero, y el 1ro. de mayo, Radio Rebelde salía de nuevo al aire, esta vez desde su definitivo emplazamiento en La Plata. Serviría, además, de comunicación con el Segundo Frente Oriental y el de Juan Almeida en Santiago de Cuba.

Otra decisión clave tomada en este viaje fue el traslado del Che para el territorio ubicado al oeste del Turquino, con una misión inmediata: organizar nuestra incipiente escuela de reclutas, proyecto al que había que dar un renovado impulso en previsión de la ofensiva enemiga y de nuestros planes ulteriores, una vez que fuera derrotada. De hecho, ya desde finales de marzo había comenzado a funcionar en Minas de Frío un rudimentario centro de instrucción de combatientes de nuevo ingreso, para lo cual habíamos obtenido la colaboración entusiasta de Evelio Laferté, teniente del Ejército enemigo hecho prisionero en el Combate de Pino del Agua, quien había expresado su disposición a integrarse a las filas rebeldes. Hasta mediados de abril, el puñado de reclutas destinados a esta escuela de instrucción habían realizado prácticas ele- mentales de marcha, táctica y arme y desarme. Nuestra proverbial carencia de recursos nos impedía estar en condiciones de realizar ejercicios con tiro real.

En realidad, la idea era que el Che se hiciese cargo de la instrucción de los reclutas, como tarea inmediata para impulsar la instrucción de los que necesitábamos. Allí estaría disponible para cualquier otra misión más importante.

No digo nada nuevo si repito aquí que en el Che yo tenía un compañero al que estimaba mucho, tanto desde el punto de vista de su capacidad como de su probado desinterés y valentía personal. Desde Minas de Frío, él podría ocuparse de la atención directa a los preparativos para la defensa del sector occidental de nuestro territorio central. Llegado el momento del combate, en él podría confiar, si fuera necesario, la conducción de la defensa de todo ese sector, como de hecho ocurrió.

El Che comprendió mis argumentos y se dispuso gustoso a cumplir sus nuevas funciones. El mando de la Columna 4 quedó a partir de su salida de La Mesa en manos del comandante Ramiro Valdés, quien hasta entonces había sido el segundo jefe de la columna.

Cerca de La Plata, en la finca del colaborador campesino Clemente Verdecia, en el barrio de El Naranjo, funcionaba desde hacía algún tiempo una armería rebelde bajo la responsabilidad del capitán Luis Crespo. En el rústico taller se reparaban las armas defectuosas y se fabricaban varios tipos de implementos utilizados por nuestros hombres en los combates: granadas, bombas de mano, proyectiles de los conocidos como M-26 y las armas adaptadas para lanzarlos.

carta-a-celia-1

carta-a-celia-2

Una de las responsabilidades de la armería era la confección de la mayor cantidad posible de minas que pudieran ser utilizadas por nuestras fuerzas en emboscadas al enemigo en movimiento. La táctica de hacer estallar una mina en el camino de la vanguardia de una tropa en marcha, nos había dado buenos resultados, por el doble efecto de las bajas que producía y el desconcierto que creaba. Hacía mucho que habíamos aprendido que una tropa en movimiento es tan capaz como su vanguardia, y de ahí que desconcertar, inutilizar o, en el mejor de los casos, liquidar la vanguardia era una de nuestras tácticas principales.

Fidel en la Sierra Maestra

En este trabajo de la fabricación de minas, Crespo -expedicionario del Granma- y sus colaboradores se empeñaron con mucho éxito. Llegada la ofensiva, casi todas nuestras escuadras y pelotones disponían de artefactos de este tipo utilizados muchas veces con bastante efectividad.

Para garantizar esta labor había que ocuparse de la recolección, por todas las vías, de los elementos necesarios para construir las minas, desde el metal hasta los detonadores y los cables. Nunca nos faltó el explosivo de alta calidad porque algunas de las bombas que la aviación lanzaba contra nosotros casi todos los días, no explotaban, y de ellas extraíamos la carga. A veces, hacíamos estallar una completa a los pies de una vanguardia.

A partir de abril la tarea de acopiar material se aceleró con todos nuestros enlaces. Hasta las anillas de las cintas de ametralladoras y los casquillos de las balas disparadas por los aviones enemigos eran de utilidad en la armería como materia prima, y nuestros hombres tenían instruc- ciones de recoger cuantas encontraran, y enviarlas a la armería de Crespo en El Naranjo.

A mediados de abril, un pequeño grupo de mujeres, encargado de la confección de uniformes, se instaló también en la armería de El Naranjo, donde tenían mejores condiciones para trabajar y recibir la mercancía necesaria. Por esta misma época empezamos a dar los pasos para montar un primer taller de curtido de pieles, que pudiera servir de proveedor a la fábrica de botas y zapatos que pensábamos poner a funcionar. Esta actividad tendría que llegar a sustituir en parte al suministro externo por la vía de la compra de ropa y calzado.

Fidel en la Sierra Maestra

Nuestros primeros hospitales y escuelas empezaron también a surgir en la zona de La Plata. Desde finales de marzo había comenzado la construcción de un hospital en Camaroncito, sobre el río La Plata, a cargo del doctor Julio Martínez Páez. Esta instalación no llegó a terminar- se totalmente, aunque prestó servicios médicos desde el primer momento, y en plena ofensiva fue muy afectada por una crecida del río. El personal médico de este hospitalito se trasladó para La Plata, donde funcionó con carácter provisional durante la mayor parte de la batalla, en una de las primeras instalaciones construidas especialmente, como parte de lo que al cabo se convirtió en nuestra Comandancia General.

También a finales de marzo se habían incorporado a nuestras filas los doctores René Vallejo y Manuel, Piti, Fajardo con algunos ayudantes procedentes de la ciudad de Manzanillo, donde Vallejo mantenía una clínica privada hasta el momento en que sus actividades de apoyo a la lucha clandestina del Movimiento lo obligaron a tomar el camino de la montaña. Este grupo se instaló en un lugar conocido como Pozo Azul, cerca de La Habanita, en el fondo de un profundo valle de muy difícil acceso por tierra y prácticamente inmune al ataque de la aviación. Allí, en una rústica instalación construida al efecto con la ayuda de los vecinos de la zona, echaron a andar lo que de hecho fue el primer hospital sedentario de nuestro Primer Frente.

El hospitalito de Pozo Azul funcionó hasta el comienzo de la ofensiva enemiga, cuando decidimos trasladar sus facilidades hacia la zona de La Plata, ante el peligro de que el enemigo pudiera llegar a ocupar aquel lugar, lo cual, en definitiva, no ocurrió. Vallejo se instaló durante la mayor parte de la ofensiva en una casa campesina en Rincón Caliente, a mitad de camino entre la casa del Santaclarero y el barrio de Jiménez.

Otra de las instalaciones establecidas en la zona de La Plata era una especie de cárcel rebelde, dirigida por el ca- pitán Enrique Ermus, a la que alguien jocosamente dio el nombre de Puerto Malanga, por aquello de que si la tiranía tenía una cárcel en Puerto Boniato, la nuestra debía llamarse como la vianda salvadora de los rebeldes. En Puerto Malanga, en unos ranchos construidos al efecto en el fondo del cañón del río La Plata, más arriba de Camaroncito, manteníamos no solo a los guardias que habíamos hecho prisioneros, y que por alguna razón de seguridad no fueron liberados, sino también a aquellos de nuestros combatientes que debían cumplir condena por algún acto de indisciplina o un hecho que pudiera ser delictivo. La cárcel de Puerto Malanga desempeñó cierto papel protagónico en la planificación enemiga, como veremos en su momento.

26-de-julio_jpg1

Al atardecer del 30 de marzo aterrizó en la zona de Cienaguilla una avioneta procedente de Costa Rica, la primera expedición portadora de refuerzos del exterior. En ella viajaban Pedro Miret, Pedrito; Evelio Rodríguez Curbelo, Huber Matos y otros cuatro o cinco compañeros. El cargamento constaba de dos ametralladoras calibre 50, unas decenas de fusiles -entre ellos unas cuantas carabinas semiautomáticas italianas de la marca Beretta-, proyectiles para nuestros morteros y alrededor de 100 000 tiros, enviados por un influyente amigo en aquel país. Este avión no pudo volver a despegar por desperfectos técnicos, y tuvo que ser incendiado para evitar su identificación por el enemigo. Pedro Miret, destacado compañero y cuadro, que fue herido y sancionado en el Moncada, y arrestado en México tres o cuatro días antes de partir el Granma, al ocupársele un lote de armas, se incorporó con los demás a nuestras fuerzas.

El éxito de este primer intento de recepción de suministros desde el exterior por vía aérea nos motivó a dar impulso al plan de acondicionar una pista donde pudieran aterrizar aviones ligeros, ubicada en un lugar relativamente protegido dentro de nuestro territorio central. Como es de suponer, no había en la montaña muchos sitios que se prestaran para esto, pero tuvimos la suerte de encontrar un lugar, que reunía condiciones bastante buenas, sobre el río La Plata, más o menos a mitad de su curso, en la desembocadura del arroyo de Manacas. En este punto, el valle del río era ancho y creaba un espacio llano, de extensión suficiente como para permitir el aterrizaje de avionetas. Denominado con el nombre en clave de Alfa, la pista aérea de Manacas comenzó a ser acondicionada de inmediato por un grupo de nuestros hombres.

Fidel en la Sierra Maestra

El aprovisionamiento desde el exterior se convertía así, por primera vez, en factor importante en nuestros planes, y era sintomático del cambio cualitativo de la guerra en la montaña. Hasta ese momento, nuestra guerrilla se había nutrido, en lo fundamental, de las armas arrebatadas en combate al enemigo. Seguiríamos haciéndolo, pero en las nuevas circunstancias parecía conveniente crear las condiciones apropiadas para poder disponer de un suministro bélico adicional al que se obtendría en los combates. Sin embargo, las experiencias más recientes, en particular la pérdida de un importante lote de armas que traía la expedición de El Corojo, capturadas por el enemigo en Pinar del Río a principios de abril, me hicieron desconfiar de las posibilidades reales de los organizadores del Movimiento en el exilio, y me convencieron de la necesidad de organizar directamente nuestros propios mecanismos de suministro. Esa fue una de las cuestiones a las que dedicamos bastante esfuerzo durante las semanas previas a la ofensiva enemiga, y otra de las razones por las que se hacía necesaria la cercanía de la emisora Radio Rebelde, que sería el vehículo principal para el contacto con el exterior.

Sin duda, un asunto que requería atención prioritaria era la urgente necesidad de acopiar la mayor cantidad posible de parque y otros recursos bélicos, siempre deficitarios para nuestras fuerzas. Baste decir que en las semanas anteriores al inicio de la ofensiva enemiga había escuadras rebeldes cuyas armas semiautomáticas contaban apenas con una docena de balas. Hay un elocuente comentario de Celia Sánchez en uno de sus mensajes conservados de los primeros días de abril: “Cuando la historia se escriba, esta parte no la creerán. Nos hemos defendido con el M-26”.

Fidel en la Sierra Maestra

La hamaca, la mochila y el fusil, eternos compañeros de Fidel en la Sierra Maestra.

Es así, casi literalmente. No fueron pocos los soldados rebeldes que fueron al combate en esta época armados tan solo de unos cuantos de nuestros proyectiles caseros a los que habíamos dado el nombre de M-26, que en la práctica hacían más ruido que otra cosa. Este hecho, a propósito, no impidió a los voceros de la tiranía inventar, poco antes de la ofensiva, la risible patraña de que, tras un combate contra los rebeldes, el Ejército había ocupado gran cantidad de casquillos rusos, lo cual evidenciaba nuestros vínculos comunistas, a pesar de que no había un solo ruso en toda la Sierra, ni yo había conocido alguno.

Por eso, en la cuestión del uso del parque, nuestra política era inflexible. Por una parte, la exhortación constante a los combatientes para que ahorraran al máximo las balas en los combates, y el castigo de no enviar suministros de balas a los que hicieran despilfarro evidente de municiones. Por otra parte, establecimos el control estricto de cuanta arma y cuantas balas fuesen ocupadas, que debían ser enviadas de inmediato al puesto de mando en ese momento, pues personalmente asumí la distribución de dichos recursos esenciales.

Una consecuencia lógica de nuestra línea estratégica defensiva era la preparación adecuada del terreno en que se desarrollaría la defensa en la primera fase de la ofensiva. De ahí que la construcción de trincheras, refugios y túneles se convirtió desde las semanas a comienzos de abril en una de las prioridades principales. Si constante era mi insistencia en la conservación del parque en todas mis conversaciones y comunicaciones escritas con los jefes de unidades rebeldes, no menos persistente era mi recomendación de que se dedicaran de lleno a la construcción de trincheras en los lugares más estratégicos de su zona específica de operaciones. Mi aspiración era que cuando el enemigo atacara, nuestros hombres ocuparan posiciones fortificadas desde las cuales fueran capaces de ofrecer una resistencia mucho más efectiva y prolongada, y que cuando se replegaran, lo hicieran a líneas sucesivas de trincheras. Y junto a estas, para combatir, los refugios para protegerse de la aviación. En una palabra, convertir la Sierra en un verdadero panal ante el cual el enemigo tendría que emplearse todavía más a fondo.

Otro elemento importante en los preparativos fue el comienzo de la instalación de una red de teléfonos entre puntos clave del territorio rebelde. Hasta el momento, la comunicación entre nuestras fuerzas había sido exclusivamente mediante mensajeros, por lo general campesinos de la Sierra incorporados a las filas rebeldes, que conocían palmo a palmo el terreno, y estaban entrenados como cosa natural para cubrir largas distancias en la montaña en tiempos asombrosamente breves. Pero la previsible dinámica de las acciones una vez comenzada la ofensiva, que se desarrollaría en un teatro de operaciones bastante extenso, aconsejaba la aplicación de un sistema de enlaces capaz de garantizar comunicación casi instantánea, máxime, teniendo en cuenta que el enemigo dispondría de los medios más modernos de la época para sus propias comunicaciones.

La solución era el teléfono, lo cual planteaba la obtención de los aparatos y de cable suficiente. En abril, las patrullas de escopeteros rebeldes que operaban en las estribaciones de la Sierra recibieron la orden de recoger cuanto aparato y metro de cable telefónico pudieran localizar en los bateyes, chuchos, colonias y poblados de la premontaña y la costa del golfo de Guacanayabo. Muy pronto comenzamos a recibir estos medios, y se inició la ardua tarea de tender las líneas entre los puntos seleccionados, que en una primera fase fueron las instalaciones que se utilizaban como Comandancia -todavía temporal- en La Plata, y las habilitadas en el alto de Mompié, cerca de la casa de la familia de ese nombre, en el mismo firme de la Maestra, a las que habíamos denominado como Miramar del Pino.

Junto a todos estos preparativos, estaba el problema del abastecimiento alimentario de la población campesina y de nuestros combatientes, que se hacía crítico teniendo en cuenta el bloqueo de la montaña establecido por el enemigo, y comenzado entonces a reforzar en previsión de su ofensiva.

Como parte de las medidas para la creación de una base alimentaria lo más autosuficiente posible para el caso de un bloqueo efectivo y prolongado de la montaña, tomamos por esta época la decisión de recoger la mayor cantidad posible de cabezas de ganado en las fincas cercanas a la Sierra, pertenecientes a grandes hacendados o individuos vinculados a la tiranía, con la intención de trasladarlas a la montaña y distribuirlas convenientemente para garantizar, llegado el momento, un suministro de leche y carne para la población campesina y para los rebeldes. A partir de las primeras semanas de abril, nuestras patrullas fueron enviadas en distintas direcciones para iniciar esa recogida, que alcanzó, de hecho, a todas las mayores fincas ganaderas de la costa y la premontaña, incluso, hasta las cercanías de Bayamo.

Ya para esta fecha todos nuestros jefes y colaboradores campesinos tenían instrucciones precisas de lo que había que hacer con el ganado existente en la Sierra y con el que se fuera trayendo del llano. Entre otras cosas, no se podía disponer de una sola res sin orden expresa, y se prohibió el sacrificio de las hembras. Se dispuso, además, la realización de un censo de cabezas de ganado en todo el territorio rebelde. La intención era poner un poco de orden y establecer un control de la distribución de las cabezas de ganado existentes en nuestro territorio, en previsión de las medidas que, sin duda alguna, habría que tomar una vez comenzada la ofensiva y establecido el bloqueo físico de la montaña.

Otro problema crítico era el de la sal. Como parte de las ideas para asegurar el abastecimiento alimentario durante el bloqueo habíamos concebido el proyecto de poner en funcionamiento una pequeña instalación para la elaboración de carne salada, para la cual ya teníamos lugar en la casa de Radamés Charruf, vecino del barrio de Jiménez, y responsable en la persona del combatiente Gello Argelís. Evidentemente, la tasajera de Jiménez, como dio en llamársele a partir de que comenzó a funcionar a mediados de mayo, no podía hacerlo sin carne -para lo cual pensábamos disponer de parte del ganado recogido en el llano- y sin sal abundante, para lo cual teníamos que asegurar el suministro.

La solución era obvia. Nuestro territorio estaba enmarcado al Sur por el mar. De lo que se trataba era de organizar en algunos lugares seleccionados de la costa una producción de sal a gran escala por los métodos tradicionales de secado al sol del agua de mar. Esa fue la tarea que, por recomendación de Celia, dimos a mediados de abril al combatiente José Ramón Hidalgo, conocido por Rico, quien escogió para ello varias playas de los alrededores de Ocujal.

El abastecimiento de gasolina, petróleo, luz brillante y otros combustibles cobraba una significación especial, a causa de la puesta en funcionamiento de la emisora y de varias plantas generadoras en algunas de las instalaciones, como la tasajera, que lo requerían. Era otra tarea para nuestros ya tensos mecanismos de suministro, que debían agregar renglones nuevos a su incesante acopio de víveres, medicamentos y otras mercancías al que había que imprimir un ritmo más intenso.

Hay que decir que durante estas semanas previas al comienzo de la ofensiva, nuestra actividad de retaguardia se creció y estuvo a la altura de los requerimientos. El corazón de ese trabajo, entonces más que nunca, fue Celia. Desde las Vegas de Jibacoa, donde había instalado su base de operaciones por las favorables condiciones del lugar, fue ella quien coordinó e impulsó toda esta labor. Gracias, en gran medida, a sus esfuerzos, nuestros abastecimientos continuaron fluyendo y logramos crear reservas mínimas que resultaron decisivas en los momentos cruciales de la ofensiva. Fue Celia también la encargada de organizar la producción de sal, la fabricación de queso, el fomento de huertos, estancias y crías de cerdos y pollos. Todo ello unido a su atención al cúmulo creciente de asuntos generados por la organización y administración del territorio rebelde, y a su cooperación en los suministros de los medios y herramientas para la construcción de trincheras, así como a la multiplicación de los contactos fuera de la Sierra para la obtención de informaciones, dinero y otros servicios.

A pesar de que todos los indicios hacían suponer que el esfuerzo del enemigo estaría concentrado sobre la zona de lo que pudiéramos llamar el Primer Frente, el esquema defensivo que pensábamos aplicar contemplaba, en esencia, el despliegue de nuestras propias fuerzas, es decir, solo del personal de las tres columnas con que contábamos en el frente. En esta primera fase preparatoria lo único adicional que hice fue pedir a Almeida que se trasladara de nuevo a nuestra zona para reforzarnos con una parte del personal del Tercer Frente Oriental, mientras que el resto debía permanecer en su territorio para tratar de contener cualquier iniciativa enemiga en esa zona y presionar desde la retaguardia a las tropas involucradas en la ofensiva. En el caso de los grupos de Camilo y de Orlando Lara en el llano, la idea inicial era que se mantuvieran en sus zo- nas de operaciones para también actuar en la retaguardia del enemigo. Sin embargo, a principios de mayo ordené a Lara reforzarnos con su pequeño grupo de guerrilleros en el sector noroeste. Y ya en junio, previendo el momento más crítico de la ofensiva enemiga, envié por dos vías instrucciones a Camilo para indicarle en el momento en que debía reforzarnos con 20 ó 30 aguerridos combatientes. En cuanto a Raúl, por la distancia y la importancia de su misión, no movimos un solo hombre del Segundo Frente Oriental.

Raúl Castro en la Sierra Maestra

Raúl Castro en la Sierra Maestra con un niño campesino.

A finales de abril, el sector noroeste de nuestro territorio estaba defendido por apenas varias escuadras: las de Angelito Verdecia y Dunney Pérez Álamo, sobre el camino de Cerro Pelado a Las Mercedes; las de Andrés Cuevas y Marcos Borrero, sobre el camino de Arroyón; y las de Raúl Castro Mercader y Blas González, sobre el camino de Cayo Espino, mientras que personal de la columna de Crescencio Pérez protegía los accesos a estos lugares desde Cienaguilla. En el sector nordeste contábamos con las fuerzas de la Columna 4 en la zona de Minas de Bueycito -a las que pronto se les incorporaría el refuerzo enviado por Almeida desde el Tercer Frente, al mando del capitán Guillermo García-, con el pelotón de Eduardo Sardiñas Labrada, Lalo, en Los Lirios de Naguas y con la escuadra al mando de Eduardo Suñol Ricardo, Eddy, en Providencia. Por el Sur solo operaban todavía en ese momento algunas patrullas de escopeteros. El número total de nuestros combatientes, cuando se inició la ofensiva, no rebasaba los 230 hombres con armas de guerra.

El 8 de mayo llegaron noticias de que el enemigo había desembarcado tropas por el Sur en El Macho y Ocujal. En definitiva, pocas horas después se confirmó que se trataba tan solo de una falsa alarma. Pero en el primer momento todo parecía indicar que estábamos en presencia de los primeros pasos de la esperada ofensiva. “Considero que de un momento a otro comenzarán a avanzar desde distintos puntos”, le escribí a Ramón Paz a las 11:00 de la noche del propio día 8, pocos minutos después de recibir las primeras informaciones sobre los supuestos desembarcos. Y a Celia le reiteré la misma impresión en otro mensaje, y le agregué:

Hay que salirles al paso con toda energía. Creo que se han adelantado algo, pero todavía es tiempo. Lástima grande que tengamos tan pocos detonadores y fulminantes, pero, ¿qué va a hacerse? Estoy seguro de que vamos a poder combatirlos con éxito. Veremos si avanzan de inmediato, o nos dan aunque sea dos o tres días, cosa que no creo.

Esa noche comencé a tomar todas las disposiciones necesarias para distribuir nuestras fuerzas poco numerosas entre los principales puntos clave. En ese mismo mensaje a Paz, le ordené al capitán rebelde que avanzara “a marchas forzadas hacia Santo Domingo”. Debía dejar allí el personal del pelotón de Francisco Cabrera Pupo, Paco, cuya misión sería defender el camino de Estrada Palma a Santo Domingo a lo largo del río Yara, a la altura de Casa de Piedra. Después Paz debía trasladarse a Palma Mocha y posicionarse en el camino que subía por el río de ese nombre, a la altura de la casa del colaborador campesino Emilio Cabrera, en el lugar conocido por El Jubal. Desde esa posición podría salir al paso de cualquier fuerza enemiga que intentara penetrar desde la costa a lo largo del río Palma Mocha, que junto al de La Plata eran las dos vías más directas de acceso a nuestro territorio central desde el Sur. Tanto Paz como Cuevas eran dos capitanes de pelotones, uno trabajador de las minas de Charco Redondo y otro procedente de Las Villas, ambos excelentes jefes.

En el momento en que redacté este mensaje a Paz, el capitán rebelde estaba cerca de Agualrevés. El día 5 había pasado por La Estrella, más arriba de Minas de Bueycito, adonde había llegado con más de 300 toros y 30 caballos recogidos en La Candelaria, en las cercanías de Bayamo, en cumplimiento del plan de reunir la mayor cantidad de ganado en la Sierra, en espera de la anunciada ofensiva enemiga. El día 9, ya Paz había llegado a Santo Domingo, y al día siguiente ocupó las posiciones indicadas en las inmediaciones de la casa de Emilio Cabrera. En Santo Domingo quedaba el personal de Paco Cabrera Pupo, que se movió río abajo y se instaló en Casa de Piedra.

En el propio mensaje a Paz del 8 de mayo resumí las demás disposiciones defensivas adop- tadas en los accesos más directos a la zona del firme de La Plata, que por su ubicación y por las condiciones que se habían ido creando en ella había sido decidida por mí como el eje central de la defensa:

En Providencia está [Eddy] Suñol, que hará allí la primera resistencia, y los irá frenando hasta llega[r] a la casa de Piedra. Ya en la casa de Piedra, Suñol se replegará por el firme y entonces el ca- mino de Santo Domingo, comienza a ser defen- dido por el pelotón de Paco. […] Lalo Sardiñas estará cuidando la entrada de los Lirios y Loma Azul. Nosotros cuidaremos la de la Plata.

mensaje-21

Con estas disposiciones quedaban cubiertos los principales accesos a la zona de La Plata desde el nordeste. La posible vía de penetración a partir de Minas de Bueycito sería defendida por el personal de Ramiro Valdés y el refuerzo del Tercer Frente, al mando de Guillermo.

En cuanto al sector sur, junto con la ubicación de Paz en Palma Mocha, dispuse esa misma noche el envío de un grupo de combatientes a la boca del río La Plata, a las órdenes de los capitanes Pedro Miret y René Rodríguez.

Y a Crescencio le trasmití la orden de hostigar con una parte de su personal a la tropa enemiga, supuestamente desembarcada en El Macho. En el sector noroeste se mantuvieron por el momento las mismas posiciones asignadas desde finales de abril.

El día 9, el enemigo arreció la intensidad del bombardeo y ametrallamiento aéreo y el cañoneo desde la fragata es- tacionada frente a la costa, concentrados sobre la cuenca del río La Plata. Ya al día siguiente comencé a recibir infor- maciones, en el sentido de que la noticia del desembarco era falsa, al igual que otra de un segundo desembarco por Palma Mocha ese mismo día. En vista de ello, decidí redistribuir de nuevo nuestras fuerzas. El pelotón de Cuevas, que estaba junto con la escuadra de Marcos Borrero en el camino de Arroyón, pasaría a Mompié, en el firme de la Maestra, como reserva destinada a moverse en cualquier dirección necesaria. La escuadra de Álamo, que estaba junto a la de Angelito Verdecia en el camino del Cerro a Las Mercedes, se ubicaría en El Toro, a mitad de camino entre Mompié y Casa de Piedra, también disponible para moverse al punto que hiciera falta reforzar. La escuadra de Raúl Castro Mercader, ubicada junto con la de Blas González en el camino de El Jíbaro, se movería más arriba de Las Mercedes, en el camino hacia Gabiro y San Lorenzo. Marcos Borrero y Blas González permanecerían en sus res- pectivas posiciones. Estos dos jefes serían sustituidos en el mando de sus pelotones antes del comienzo de la ofensiva por Horacio Rodríguez y Alfonso Zayas, respectivamente. Angelito Verdecia, por su parte, pasó dos días después a una posición mejor sobre el mismo camino, en la loma de La Herradura. También quedaba en su lugar el resto del personal de Crescencio que cubría los accesos desde Cienaguilla.

En el sector nordeste, Suñol se mantenía en Providencia, Lalo Sardiñas en Los Lirios y los hombres de Guillermo y Ramiro en la zona de Minas de Bueycito, mientras que la escuadra de Paco Cabrera Pupo, destinada dos días antes a Casa de Piedra, pasaría a una posición en el alto de la Maestra, entre Santo Domingo y La Plata, desde donde también podría actuar de reserva según las circunstancias. Este personal permaneció unos días más en Casa de Piedra, hasta que Paco ocupó su nueva posición con una parte de sus hombres, y otra quedó en el lugar, al mando de Félix Duque. Al Sur, Manuel Acuña se mantendría en El Macho con el personal de la Columna 7 enviado para allá, René Rodríguez y Pedrito en la desembocadura de La Plata, y Ramón Paz en el río Palma Mocha.

En el mensaje en que le informé desde Mompié a Celia estas nuevas disposiciones y le pedí que se las hiciera saber al Che, le insistí en que trasmitiera a todos nuestros capitanes que “por cada camino posible del enemigo, hay que preparar, por lo menos, veinte líneas defensivas”, y le indiqué también:

Las gestiones de mercancía, zapatos y ropa, deben seguirse haciendo hasta el último minuto. Con el tiempo que hemos ganado, nuestra posición está mucho mejor.

En otro mensaje al día siguiente, todavía desde Mompié, le escribí a la propia Celia:

De todas formas no considero perdidas las energías porque adelantamos los preparativos de defensa. Nos conviene, además, disponer de un tiempo mínimo para completar algunas cosas, entre ellas, el teléfono.

[…] No obstante la falsa alarma, todo el mundo debe permanecer en estado de alerta para que no puedan sorprendernos.

A partir de ese momento, en efecto, nos mantuvimos en plena disposición combativa y aceleramos todos los preparativos para la defensa del territorio. El Che realizó por estos días varios recorridos de las posiciones en el sector noroeste, para instruir directamente a los jefes de cada tropa. Las noticias de movimientos de fuerzas enemigas y la ocupación de puntos diversos se multiplicaban, casi todas infundadas.

El Che en la Sierra Maestra

El Che en la Sierra Maestra

Otra información, a la que al principio dimos poco crédito, fue la del aterrizaje de un pequeño avión, el 10 de mayo, en nuestra flamante pista de Manacas. Pero resultó ser cierta. El día 12, ya confirmada la noticia, instruí a Crespo para que comenzara a fabricar también bombas que pudieran ser lanzadas desde el aire, y escribí al Che:

Visto el hecho de que ya aterrizó el primer avión y es urgente la necesidad de mantener abierta esa vía el mayor tiempo posible, aparte [de] la posibilidad de utilizar el campo para acciones ofensivas, la zona cobra mayor importancia para nosotros y requiere defenderla de manera más efectiva.

Para lograrlo, dispuse reforzar al personal de El Macho con la escuadra de reserva de Álamo, y a las posiciones de la desembocadura de La Plata con una ametralladora calibre 50 -la de Braulio Curuneaux**- y un mortero, y enviar a Paz para la playa de Ocujal con la otra calibre 50 -la de Albio Ochoa y Fidel Vargas-, con la misión de cubrir otros puntos cercanos donde era factible un desembarco. De esta forma quedaban protegidos casi todos los accesos más favorables desde el mar, salvo las bocas de los ríos Palma Mocha y La Magdalena, para los que sencillamente no tenía personal disponible en ese momento. Las lluvias incesantes de esos días me obligaron a aplazar al día 13 el recorrido personal de estas posiciones, en el que, por la misma razón, tuve que invertir tres días.

Como resultado de esta inspección directa de las posi- ciones, modifiqué un poco la disposición de nuestras fuer- zas en la costa. Para reforzar más aún la desembocadura de La Plata, destiné allí a la escuadra de Álamo, y en El Macho dejé al personal de Crescencio, incrementado y subordinado en esa posición desde ese momento a los capitanes René Fiallo y Raúl Podio, mientras Manuel Acuña regresaba a cubrir la desembocadura del río Macío. De esa manera, la cuenca de La Plata se convertía en una ver- dadera fortaleza, con posibilidades, no solo de impedir el desembarco enemigo, sino también de hacer una fuerte resistencia a lo largo del río, en caso de que los guardias lograran avanzar por tierra. Mi única preocupación im- portante en este sector seguía siendo la boca del río Palma Mocha, a donde pocos días después logramos finalmente destinar una escuadra al mando de Vivino Teruel.

Estábamos convencidos de que con todo este conjunto de disposiciones y preparativos podríamos resistir el gran esfuerzo que organizaba el enemigo. El objetivo estratégico seguía siendo la defensa organizada de nuestro territorio base y de las principales instalaciones creadas en la zona: Radio Rebelde, la pista aérea, la armería, los hospitales, los talleres de confecciones, la tasajera, la cárcel y la escuela de reclutas. La propia dinámica de nuestra férrea resistencia, escalonada en torno al núcleo central de ese territorio, iría provocando, por una parte, el desgaste del enemigo y la pérdida de su iniciativa ofensiva y, por otra, la concentración de nuestras fuerzas, con lo cual se crearían las condiciones que nos permitirían, después de un lapso -que de manera muy tentativa calculábamos de tres meses-, lanzarnos a la contraofensiva y derrotar, capturar o expulsar al enemigo de la montaña.

la-victoria-estrategica-final21

la-victoria-estrategica-final20

Nuestro espíritu por estos días previos quedaba claro en las líneas finales de un mensaje que envié a Faustino Pérez el 25 de abril:

Aquí nos preparamos para afrontar en próximas semanas la ofensiva de la dictadura. Derrotarla es cuestión de vida o muerte. El Movimiento debe estar muy consciente de esta realidad y concentrar su esfuerzo en defender esta trinchera. La moral de nuestra tropa está altísima; estamos seguros de que resistiremos y deseosos de que comiencen el avance.

En uno de los partes emitidos a mediados de mayo por Radio Rebelde, decíamos lo siguiente, respecto a los pre- parativos enemigos y a nuestra disposición de combate:

La Comandancia General rebelde se mantiene informada en todos sus detalles de los movimientos enemigos. […]

El pueblo de Cuba será informado detalle a detalle del curso de las operaciones. Estamos en vísperas de la contienda más violenta que registra nuestra historia Republicana. La Dictadura, dejándose llevar por el optimismo, cree que después del episodio de la huelga general, va a encontrar desalentadas a las huestes revolucionarias.

Los que somos veteranos de tan desigual lucha, los que un día nos vimos con un puñado insignificante de hombres, apenas sin armas y sin balas; los que conocemos estas montañas como la palma de nuestras manos; los que sabemos con qué clase de hombres contamos, el valor de cada combatiente y la pericia de cada comandante y capitán rebelde, nos sentimos tranquilos. […]

Es que cada rebelde sabe que aun muriendo cada uno de nosotros hasta el último, con el fusil en la mano, será una victoria, será un ejemplo imperecedero para las generaciones venideras, sería revivir en nuestra patria las grandes epopeyas de la historia.

¡Qué torpes los que creen que quienes han vivido con el orgullo de disfrutar la libertad con las armas en la mano, se pueden rendir y aceptar sumisos y avergonzados el yugo de la opresión! ¡Qué necios los que se hacen ilusiones frente a una legión de hombres que han derrotado setenta veces al enemigo en los campos de batalla! A la invitación de que depongamos las armas, solo tenemos una respuesta, ¿por qué no ordenan el avance? Ya es hora de que peleen en vez de implorar rendiciones.

El 25 de mayo, en las Vegas de Jibacoa, tuvo lugar la primera reunión campesina en territorio rebelde. Ese día discutimos con todos los pobladores de la zona, y de muchos otros barrios cercanos, las medidas que considerábamos necesarias para asegurar la cosecha de café y organizar el resto de la actividad económica en vista del bloqueo impuesto por el enemigo a la Sierra y del inminente comienzo de la ofensiva. Ese mismo día, muy cerca de donde estábamos reunidos con nuestros leales y esforzados colaboradores campesinos, comenzó la batalla que tanto habíamos esperado y para la que nos habíamos preparado con tanto esmero, seguros de la victoria.

* En las citas se ha respetado la literalidad de los textos, solo con mínimas correcciones ortográficas, imprescindibles para su comprensión.

** Aunque los medios de prensa y algunos libros han escrito Coroneaux, el apellido que consta en su firma y en el acta de nacimiento es Curuneaux.

Otros textos publicados en Cubadebate de La victoria estratégica, de Fidel Castro

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • unkas dijo:

    Que bueno. Quien pillara el libro

    En Europa crecio un rumor y todavia esta algo latente de que Fidel odiaba a Che. Necesitan entre otras cosas leer este libro.

    La difamacion y la mentira hacen mas dano que las bombas.

    Nunca existio tal odio

    Es importante en estos momentos que se puede desatar una guerra nuclear y que muchas personas se agarraran a la figura de Che, que sepan la verdad. No solo de Cuba sino de la humanidad.

    En un rato voy a contar a muchas personas y esas personas contaran a otras

  • Antonio Quintero dijo:

    Con mucha emoción y alegría recibo esta posibilidad de tener acceso al libro de nuestro querido Comandante. Como siempre Cubadebate nos permite conocer de primera mano los hechos mas importantes de Cuba y el mundo. Estaré cada día al tanto de los capítulos de este testimonio de quien a guiado a nuestra patría por los senderos duros pero victoriosos de nuestra REVOLUCION SOCIALISTA.

  • EMIR AMED dijo:

    Além do texto narrativo,estou analisando a maneira como o COMANDO REVOLUCIONÁRIO foi “ajustando” e dispondo seus batalhões, pelotões ,esquadras e forças, numa área de “Círculo Maior”, em linhas tracejadas de VERDE,e numa “Área Menor”, porém “CENTRAL” ,em linhas tracejadas VERMELHAS.A “Frente-Sul-Caribenha”muito bem guarnecida , assim como a “Frente Sul-Noroeste”, o que demonstra a preocupação espacial maior,de ordem estratégica, em relação aos movimentos do inimigo. Tudo elaborado para a defesa do “bastião central”,de modo a conter as tropas batistianas bem distantes do Comando Central e manter controlada a área maior,e assim se poder, posteriormente ,avançar mais. Tudo isto demonstra o notável conhecimento do terreno, onde ocorriam as operações,como se os guerrilheiros tivessem se baseado em “fotos aéreas”, que por certo não foi o caso.É ,justamente nestes detalhe, que se pode perceber a derrota inevitável e anunciada das tropas da ditadura imperialista-batistiana.Agora, aguardo a continuação desta EPÓPEIA,desta SAGA, desta ODISSÉIA revolucionárias.Parabéns CUBANAS e CUBANOS,pois sempre estiveram em BOAS MÃOS.Abração Comandantes e, FIDEL em particular.Prof.Emir Amed.Rio de Janeiro.Brasil.

  • Jose Reyes dijo:

    Del turquino Hasta la Havana:

    Isla del caribe mar bravido
    Cobijada de glorias y hermosuras
    Isla larga como un sueno marinero
    Isla heroica de baluarte y de igualdades.

    Desde el golfo de Mexico
    hasta el canal de Colon,
    Cuba se extiende tan larga
    como la rebolucion.

    cuna del titan de bronce
    Quien fue un guerrero fornido,
    Tierra de Jose marti
    El apostol Redimido.

    Maximo Gomez y Maceo
    Paladines a sangre y fuego,
    Demostraron con sus espadas
    su fieresa de guerreros.

    Viva cuba patria libre
    Carlos cepedez exclamo,
    Cuba libre y soberana
    Fidel Castro lo logro.

    Fue un 26 de Julio
    Alla en moncada en oriente,
    nacio una rebolucion
    Que no tubo presedente.

    El asalto al moncada
    No fue un exito rotundo,
    Pero alli nacio el idilio
    Que conquisto a medio mundo.

    Con Fidel a la cabeza
    el movimiento arrancaba,
    Con camilo y Raul Castro
    Encendiendo la avanzada.

    Cuando el tirano batista
    Escucho hablar del Gramma,
    Le atacaron los temblores
    y mas nunca vio la calma.

    El che guevara idealista
    Combatiente de la cierra,
    Junto a camilo y Fidel
    Dieron el triunfo a la guerra.

    El peloton Femenino
    Que en la cierra se formo,
    Se llamo mariana Granjale
    Y hasta la havana llego.

    Celia Sanchez la Heroina
    Tambien estubo en turquino,
    Junta a la revolucion
    Y el peloton femenino.

    Las marianas dirigidas
    Por fidel y el che guevara,
    Avanzaban como hombres
    Atacando la emboscada.

    El comandante Fidel
    A las marianas entreno,
    Y les devorbio la homrra
    Que batista les quito.

    Triunfo la revolucion
    Que al moncada se enfrento,
    Despues vencio al invasor
    Que por Giron se acerco.

    Los sicarios del imperio
    Desmoralizados quedaron,
    La rebolucion alerta
    Por eso los capturaron.

    La bahia de cochino
    Es un testigo silente,
    Que el pueblo salio al combate
    Junto con su presidente.

    Los sicarios de la mafia
    Derrotados todos fueron,
    Y el imperio viendo esto
    Alzaron ancla y se fueron.

    La revolucion Cubana
    Ejemplo al mundo le has dado,
    Hay que mantener a raya
    A los norte Americanos.

    Viva el che, Viva Fidel
    Que viva camilo Cien fuego,
    Que viva Jose marti
    Y maceo que fue un guerrero.

    Ahora el imperialismo
    aprendera una leccion,
    Que cuba es patria libre
    Gracias a la revolucion.

    Mientra exista imperialismo
    Que a los pobres descrimine,
    Hay que hacer rebolucion
    Para que el pueblo camine.

    Pueblo heroico es el Cubano
    Levanten hoy su bandera,
    Fieles a la rebolucion
    Hasta que el imperio muera.
    Fin.
    Autor: Jose Reyes
    josereyes1965@hotmail.com

  • erik fundora dijo:

    FELICIDADES COMANDANTE.SIMPRE FIRME.VIVA LA REVOLUCION.LO CONPARTO EN FACEBOOK. TODO LOS ESCRITOS.UN ABRAZO PARA CUBADEBATE.EN LAS NOTICIAS .PARTIENDO EL BATE….GRACIAS…HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.CINCINNATI OHIO.ERIK FUNDORA SALINA

  • rene valladares banegas dijo:

    Gracias Comandante por darnos otra de sus muchas obras que viene a enriqueser la historia revolucionaria de nuestra querida CUBA. Hasta la Victoria Siempre.RENE VALLADARES BANEGAS. Tegucigalpa, Honduras.

  • EL CIBAEÑO dijo:

    Muy interesante este parte històrico. Creo se debiò escribir hace muchos años antes.
    Me ha enseñado entre otras cosas que no conozco nada de la geografia de Cuba. Voy a curiosearla por los medios electrònicos que hoy se nos brinda.
    Gracias Fidel por alertarnos acerca de los graves riezgos a la paz mundial que se avecinan.
    Hay que evitar otra agresiòn imperial.

  • anjos dijo:

    Fideeeelll, soy un grande adimirador de su história. Abrazo del Brazil querido hermano.

  • Francisco dijo:

    Fidel, comandante, gran titán, extraordinario maestro, guerrero infatigable, monstruo impoluto, valiente coloso latinoamericano de la vanguardia desde hace 7 décadas, siempre puntero de los frentes de batalla en las dignas luchas cívico, obrero estudiantiles desde los años 40 en tú bravía patria. Nos regocija tú vitalidad, nos regocija tú clarividencia, nos regocija tú sensatez, nos regocija tú trayectoría sin tacha e invicta. Maestro, un cálido abrazo desde Bogotá – Colombia, extensivo a para tú gallardo pueblo.

  • oaxaquita dijo:

    compañero maestro gracias por su enseñanzA. continuare con el sig. capítulo

    UNIDOS VENCEREMOS

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fidel Castro Ruz

Fidel Castro Ruz

Líder histórico de la Revolución Cubana. Nació en Birán el 13 de agosto de 1926 y murió en La Habana, el 25 de noviembre de 2016. Ha escrito numerosos artículos, reflexiones y libros sobre la situación mundial, la historia de Cuba y su actualidad.

Vea también