Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

El lobby judío o el miedo a la muerte en el establishment norteamericano

| 9

Por Omar Olazábal Rodríguez

I parte: La Política

Hacer un análisis sobre la política exterior de los Estados Unidos se convierte en un verdadero dolor de cabeza. Tantas incongruencias, una desenfrenada y constante búsqueda de enemigos para justificar acciones, un extraño amasijo de aliados de diferentes características, en fin, pudiera parecer un verdadero caos.

No soy experto en ese país. Pero me resulta intrigante saber cuáles son los hilos que verdaderamente mueven el espectro político en Washington. ¿Quiénes realmente ponen y quitan presidentes y definen los cargos más importantes en las administraciones norteamericanas?

Mucho se habla del Complejo Militar Industrial y de su impacto en la política de los Estados Unidos. No obstante: ¿es ese el verdadero factor de poder? Realmente, ¿quién o quienes están detrás de ese Complejo?

Para poder llegar a alguna conclusión, debemos revisar el Gran Capital. Y ese, ha estado dominado desde hace más  de 150 años por una estructura bien definida que tiene sus bases en el denominado Movimiento Sionista. Cuando se analiza con profundidad el trasfondo de las grandes fortunas norteamericanas, siempre, de una u otra manera, nos lleva al mismo lugar.

Si a ello se le agrega que, a partir de 1948, el sionismo cobró forma de Estado con la creación de Israel, el camino del análisis se va haciendo más claro. La incongruencia entre los postulados verbales de la política exterior norteamericana y la práctica diaria en contra de esos postulados por parte de los gobiernos israelíes se nos antoja digno de destaque. Máxime cuando un hecho tan sangriento como el ocurrido hace unos días contra la flotilla de la paz, en la cual, por órdenes del Primer Ministro Netanyahu, decenas de personas fueron masacradas de manera desalmada cuando intentaban hacer llegar ayuda humanitaria a los palestinos en la Franja de Gaza, no ha recibido condena alguna por parte de la Administración Obama.

Si tomamos en consideración los últimos “preceptos” de la política exterior norteamericana, resulta absolutamente confusa la no aplicación de los mismos en el caso de Israel. Por ejemplo:

  1. Terrorismo: desde el año 2001, a partir de la destrucción de las Torres Gemelas en Nueva York, los Estados Unidos le han declarado la guerra al terrorismo. No obstante, en ese concepto no está contemplada la política oficial israelí de atentados fuera de su territorio contra ciudadanos de otros países, el más reciente el asesinato del dirigente de Hamas Mahmud Al- Mabhuh en un hotel de Dubai, por un comando de los servicios secretos israelitas.
  2. Derechos Humanos: Todos, sobre todo nosotros los cubanos, conocemos el doble rasero de la llamada defensa de los derechos humanos por parte del establisment norteamericano. Sin embargo, en el caso de Israel, es absolutamente incongruente el tratamiento que le dan los Estados Unidos cuando se trata de los derechos del pueblo palestino. De eso no se habla, no hay condena ni la más mínima crítica.
  3. Genocidio o limpieza étnica:  Forma parte de la política del sionismo, incluso desde antes de la creación del Estado de Israel. Con el apoyo primero de la Gran Bretaña y luego de los Estados Unidos, el movimiento sionista fue desplazando de sus lugares de origen a millones de palestinos, forzándolos a la emigración masiva, y asesinándolos cuando se negaban. Aunque han salido a la luz pública algunas de esas historias, un día se sabrá realmente el escalofriante saldo de una política permanente de limpieza étnica, que arrasó con aldeas enteras de palestinos desde una fecha tan temprana como las tres primeras décadas del pasado siglo.  Si tomamos en cuenta que las últimas administraciones norteamericanas han usado ese argumento para algunas de las mal llamadas “intervenciones humanitarias” en África, Medio Oriente y en la antigua Yugoslavia, ¿cómo es posible que no se aplique para las nefastas prácticas de Israel?
  4. Armas atómicas/nucleares: Es archiconocido el hecho de Israel posee armas de destrucción masiva. En 1973, la entonces Primer Ministro Golda Meir amenazó abiertamente con utilizarlas cuando las tropas árabes se acercaban a Tel Aviv. Del peligro que entraña que un país como Israel posea armas nucleares los Gobiernos norteamericanos ni hablan. Forma parte de los secretos que, dentro del Acuerdo de Confidencialidad que tiene que jurar cada mandatario estadounidense a la hora de asumir su mandato, pasa de mano en mano y no puede ser develado.

Tan tenebrosa como es la actuación del imperialismo, lo es la propia historia de la influencia del lobby judío en los EEUU. Comienza a contabilizarse a partir de la primera mitad del siglo XIX, cuando los primeros representantes de esa comunidad fueron elegidos al Congreso y al Senado respectivamente: Lewis Charles Levin y David Levy Yulee.

Desde ese momento, y con la conformación del Movimiento Sionista Mundial a finales del siglo XIX (un siglo definitorio para los diferentes movimientos políticos y sociales de la actualidad), la preparación y puesta en práctica de una política bien definida de inserción en las redes de poder de los Estados Unidos se convirtió en un hecho. Soy un fiel lector y espectador de las teorías de conspiración, esas que nos han regalado grandes escritores o cineastas de la talla de George Orwell y Oliver Stone. Para mí, la más grande conspiración para detentar el poder en el mundo es la protagonizada por ese movimiento sionista, desarrollada a marchas forzadas desde el propio territorio de la Unión Americana.

Con una estrategia bien estructurada de apropiarse del capital, los medios masivos de información y los cargos de decisión en los pasillos de la política, el lobby judío se ha hecho del poder en los Estados Unidos, y en la medida que ese poder crece, más inmunes e impenetrables se hacen sus nefastas redes.

A partir de la denominada Década de Reagan en la política norteamericana, la estrategia trazada desde tiempos tan lejanos como finales del siglo XIX comienza a alcanzar los límites más intrincados del establishment. Los nombres cambian, pero su tenaz persistencia y arraigo dentro del poder, son de trascendencia prácticamente inagotable.

Ya en estos momentos, y según valientes y sagaces investigadores, han llevado su impronta a la más alta investidura de la nación norteamericana. Es tanta la prepotencia de ese lobby, que, en varios análisis muy detallados, algunos articulistas han citado al excongresista Abner Mikvner, importante portavoz sionista , juez federal , consejero del Presidente Clinton durante su época en la Casa Blanca y uno de los primeros patrocinadores de Obama, cuando declaró: “Barack Obama es el primer Presidente judío” .

Sin dudas, para llegar a la Presidencia, como cualquier otro pretendiente, Obama tuvo que hacer concesiones a los diferentes grupos de poder en su país. Entre ellos, el más fuerte es el Comité Americano-Judío de Asuntos Públicos (AIPAC, por sus síglas en inglés). Su influencia en el quehacer diario de la política de los Estados Unidos es tan poderosa, que el senador demócrata por Carolina del Sur Ernest Hollines al dejar su cargo dijo: “No se puede tener una política con Israel que no sea la marcada por el AIPAC”. De la misma forma, en una ocasión, el ex Primer Ministro israelí Ariel Sharon declaró públicamente en Estados Unidos: “Si quieren ayudar a Israel, ayuden a AIPAC”.

En la Administración Clinton (1992-2000) varias figuras del Gobierno fueron impuestas por el AIPAC. Recordemos a Martin Indyk, Dennis Ross y Aaron Miller, por solo citar a tres de los que definían la política exterior de los EEUU en esa Administración.

En la de Bush, esa influencia fue mayor. Los nombres de John Bolton, I. Lewis Libby, Paul Wolfowitz y Richard Perle, con su poder sobre ese nefasto ex Presidente norteamericano, salieron de las filas de la mencionada organización sionista.

Como una bien montada operación de inteligencia, el AIPAC, utilizando todas las redes del poder sionista, reelaboró la biografía política de Obama. Según el Chicago Jewish News, a Obama se le empezó a calibrar desde Harvard, a través del análisis de la profesora Martha Minow, destacada académica de la Escuela de Derecho, famosa por su afiliación política al sionismo. A fines de la década del 90, Obama, gracias a los contactos iniciados por Minow, comienza una relación política muy estrecha con David Axelrod, destacada personalidad de los círculos proisraelíes del Partido Demócrata. Otra figura que se vanagloria de su relación con Obama es Ira Silverstein, conocido judío ortodoxo, que fue su vecino de oficina durante el tiempo en que el actual Presidente fue Senador en Illinois.

El apoyo financiero a la campaña de Obama tuvo un impulso muy favorable a partir del espaldarazo de uno de los judíos más ricos de los Estados Unidos, Lester Crown. Este, quien puso a su hijo al frente del manejo de las finanzas de la campaña, jugó un papel preponderante posteriormente en la designación de importantes figuras del lobby sionista a puestos muy importantes de la Administración del primer Presidente negro en la historia de la Unión Americana.

Es así como aparecen en la lista de designados:

  1. Rahm Emmanuel- Jefe de Personal o de Gabinete, como también se le denomina al traducirse.
  2. David Axelrod- Asesor Principal del Presidente.
  3. Lawrence Summers- Asesor Jefe para Asuntos Económicos de la Presidencia.
  4. Dennis Ross- Asesor Especial del Departamento de Estado para los asuntos del Golfo Pérsico.

Estas son solo algunas de las caras visibles. Pero está claro que no son las únicas. En análisis posteriores, tocaremos la presencia del sionismo en los medios y la economía. Lo que sí es inobjetable es que los objetivos trazados hace más de un siglo se están cumpliendo a la perfección en nuestra época. Y para ello, se está utilizando a la más alta investidura de los Estados Unidos, quien, y como nos recuerda el diario israelí Ha´aretz el 17 de noviembre de 2008, le preguntó al Presidente del estado Sionista Simon Peres: “¿Qué puedo hacer por Israel?”

Los compromisos pactados son difíciles de romper. Cualquier mínima decisión que afecte el espíritu de esos compromisos pueden llevar al enojo de los que apoyaron a la figura política a llegar a la cima. Y no solo es el temor a la muerte política, sino a la muerte física ante tan todopoderoso adversario el que puede frenar cualquier deseo de hacer un mínimo de justicia en la política norteamericana. Ejemplos hay en la historia de esa gran nación. En este caso, el Presidente no puede jugar ni con la cadena, pues la bestia es tan formidable que no se lo permite.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge L. Guerrero dijo:

    HORROROSO, no por que me sorprenda, hace mucho tiempo que ya sabia esto, lo resumo asi de facil y sencillo, Estados Unidos es un titere de israel, ese estado sionista es quien realmente gobierna a los EE;UU alla los judios son los dueños y señores, son los mas ricos y son ellos quienes deciden quien va al poder, esa es la razon por la que EE,UU, no condena a israel, asombroso pero asi es.

  • donsimon dijo:

    En Estados Unidos el lobby judio tiene el veto de todo. Si existe algo de lo cual no estan de acuerdo, nunca se hace, lo sepultan para siempre. Todo lo que concierne a la politica exterior, las finanzas, el manejo del congreso, que muchos apodadan, el Knesset americano, que es como se le llama al parlamento en Israel esta bajo el control de este lobby. De ahi viene el control absoluto del medio. Personajes como Ruppert Murdock, quien posee mas de mil periodicos en Estados Unidos,entre ellos los mas influyentes como el washington Post, y el Wall Street, una cadena poderosisima de television llamada Fox, e incontables emisoras de radio, revistas, estudios de cine y casas publicitarias. Como Rupertt Murdock existen cientos de billonarios judios, quienes poseen vastos intereses en todos los ambitos, sociales, culturales, y economicos de ese pais.Nadie quien quiera ser relevante en los negocios,en la politica, el cine, la radio o el sistema financiero, jamas puede o podra criticar ninguna de las politicas agresivas de Israel. Los casos han sido muchos,como ejemplo el del actor y director Mel Gibson, quien ebrio insulto a un patrullero de apariencia judio quien paro su auto, cuando este manejaba a altas velocidades,le costo mucho tiempo el poder volver a dirigir o actuar en peliculas, a Marlon Brando, quien tubo la osadia de cuestionar el abrumador control de la economia y el medio americano por los judios, en una entrevista con el comentarista judio, Larry king, en su programa diario de CNN. poco despues le toco retractarse completamente, en otra entrevista y hasta lloro, como pidiendoles perdon por sus anteriores declaraciones. Los casos como estos son miles.

    No existe en la historia de la humanidad ningun poderoso imperio, el cual ha sido tan absolutamente controlado por una minoria, como lo es el de los Estados Unidos. De esto los americanos comunes estan concientes, pero no se atreven a cuestionarlo desde ningun punto de vista.El control es total, el veto es absoluto, tiene a su disposicion el ejercito mas poderoso del mundo, asi el plan zionista ha llegada a la cumbre de su poder, se gobierna el mundo por medio del poderio militar economico y cientifico de los Estados Unidos.

  • mario dijo:

    comparto las criticas que hacen a israel y a eeuu, pero me parece que incurren en el mismo error conceptual que los sionistas que ustedes critican. no es lo mismo judaismo que sionismo.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Lo que si me queda claro desde antes de que Obama tomara el poder es que el gobierno de Estados Unidos se sorprende tanto de decisiones tomadas en su propio territorio como la que llevó a la voladura de las torres gemelas y que la CIA ni su aparato de inteligencia ni el aparato de inteligencia del complejo militar industrial ni el pentágono ni nadie pudira saber qué lo que iba a ocurrir.

    Las decisiones se toman en su propio país y las conspiraciones llegan a herir de gravedad al imperio que reacciona violento contra los árabes.

    Israel no creo tenga tanto poder a menos que los israelitas, sionistas, hayan minado la dirección de norteamérica. El dinero fluye en direcciones de la bolsa, de la banca y del complejo industrial que parte de la metrópoli imperial y al parecer el presidente no sabe nada.

    Quíen es el que sabe, cual es la inteligencia que maneja el destino del mundo y a cual prevención de crisis nos podríamos referir al analizar la vida de un imperio que domina, ataca, amenaza y luego parece no existir su cabeza visible.

    A Obama pueden haberlo autografiado desde niño, conducirlo, llevarlo como por una canal e introducirlo como por un embudo en una botella para hacerlo al molde que el imperio quiere y me pregunto por qué a Obama si el prototipo de los burgueses ha sido la tes clara y la apariencia sublime de los burgueses, hasta Cristo era de luengas y rubias cabelleras. Obama es la apariencia del III mundo sublimado con una madre blanca, caritativa, sensual y amante de todos.

    Para mí no hay que buscar mucho más, la génesis del capitalismo y su evolución tiene hoy las mismas características que en el periodo preguerra de la II Guerra mundial, se repite la situación, se avecinas las crisis y hace falta una especie de ser monitor que reuna las características evangélicas y a la vez sea el mismo una especie de elegido, un ser superdotado, paradigma y mesía; que conozca el capitalismo como nadie y que tenga a su lado como Cristo a los 12 apóstoles del capitalismo para que lo lleve adelante en su nueva fase que deberá desencadenarse y evolucionar en la misma dirección en que el facismo desencadenó el destino del mundo en 1939.

    El problema es el régimen injusto del sistema capitalista que no tiene ya argusia alguna para sostenerse y deberá evolucionar de imperialismo a un nuevo tipo de fascismo, desarrollando una matriz de hombre preparado para sobrevivir a todos, siendo autosuficiente en el uso de la ciencia y la técnica y no dependiendo ya de las masas populares que a su ver le entorpecen el camino.

    Se podrá pensar en cualquier cosa, pero si se alcanza eliminar el sistema capitalista actual que no tiene alternativa alguna y se encuentran vias solidarias donde colocar los intereses de los seres humanos, se podrá detener la guerra que se avecina, de lo contrario aparecerá a la vista un chantaje universal contra los poderes creados que se extremará con el poder y podrá reducir el mundo a cenizas, observar a Israel, calcular lo que se dice y analizar el entorno de Obama asusta.

    A mi forma de ver todo lo que tenga poder en el mundo deberá manifestarse y un poco ir a los pueblos a preguntar y sumar a la gente inteligente, tenga una fialiación u otra, y que quiera ver el cambio para bien. Habrá que reunirse muchas veces irse por las clles, al desierto a los montes a los mares para disuadir a los guerreristas,convocar a la paz, hay que cultivar los campos, cultivar y ofrecer salvar al mundo con el trabajo como única fuente del porvenir. La opulencia que ha hecho necesidad, pero las reales necesidades, las mas elementales de los pueblos no son cubiertas por nadie. Dése una oportunidad al trabajo y se verán las soluciones. Deténgase la mano del terror, aún cuando esta alimenta a muchos. Desmantelen el arsenal de guerra la jerarquía militar, los millones que integran ejércitos y destinenlo a la producción material y desaparecerá el hambre. Quienes tienen armas nucleares hoy tienen no más que el hambre y la miseria y el peligro del mundo, eso no satisface necesidad material alguna y meno necesidades espirituales. Las armas nucleares son sintomas de alto egoismo, de fuerza y de terror.

    Sería bueno continuar oyendo, leyendo o viendo las nuevas propuestas, los análisis serios de la situación imperial y de los pueblo y de la reacción de los pueblos y de la verdad del mundo. Hay que considerar que ya existe poder en la parte de los buenos, esperemos que los buenos seamos más, escalemos en material de fuerza y de razón y podremos detener con el poder de la justicia el desvarío del capitalismo que parece no tener salida. salida. Creo que la mayoría de los gobernantes del mundo quieren la paz, no los deja alcanzarla el egoismo de un sistema cuya caducidad no le da luz alguna.

  • Nerlym Hernandez Abreu dijo:

    Hay una cosa que me preocupa ,desde que escuche las noticias del atroz asalto por parte de militares israelitas a la flota de ayuda humanitaria, y es que grupos antisemitas que siempre estan por ahi, ataquen a comunidades judias que viven fuera de Israel que no tienen nada que ver con el gobierno sionista, no es lo mismo sionismo que judaismo.

  • naturaleza dijo:

    El sionismo bajo la fachada de los asesinatos de judios en la II Guerra Mundial han manipulado este hecho horrendo y se han escudado del mismo para resurgir ya que es hijo legítimo del nazismo al igual que en sus tiempos el aparthei en sudáfrica, nunca es tarde para saber la historia, acaso no es tan evidente que desde 1945 las ambisiones sionistas han sido apoderarse de todo el territorio legítimo de Palestina para gobernar la zona y no solo esa zona estratégica del oriente medio que es casi el centro del planeta, los sionistas son los responsables de la nueva estructura económica mundial, son los que poseen el mayor capital financiero y de otros importantes recursos existente hasta ahora, eso no hay que estudiarlo, solo analizar un poquito de lo que sucede a diario en este caótico mundo nuestro que debemos salvar, solo hay que saber en manos que quien está ese capital para ver quien toma las decisiones mundiales, en este caos económico ellos tienen su mano sin duda alguna, ellos hasta la luna tienen comprada para en caso de cuando se pueda vivir en ella, hasta allá han llegado y esto no es simple ficción, esto es un pedacito de algo mayor.

  • Omar Olazábal Rodríguez dijo:

    Estimados Mario y Nerlym:

    Por supuesto que no es lo mismo sionismo que judaismo. El artículo es cuidadoso en ese sentido y habla fundamentalmente del movimiento sionista. La expresión “lobby judío” se usa, pues es como se conoce en el mundo entero a esa poderosa fuerza política de los pasillos del poder en los EEUU. No obstante, en un trabajo posterior, sí nos vamos a referir a esa comunidad en los EEUU como principal radio de acción del movimiento sionista. Y se explica por qué. Se señala también que no todos los judíos son sionistas, ni tampoco todos los sionistas son judíos.

  • Maxmilian Kraft dijo:

    Eis aqui o que os Sábios de Sião premeditaram, o resultado do programa magistral enunciado nos Protocolos.

    É preciso:

    1º – Corromper a mocidade pelo ensino subversivo.

    2º – Destruir a vida de família.

    3º – Dominar as pessoas pelos seus vícios.

    4º – Envilecer as artes e prostituir a literatura.

    5º – Minar o respeito pela religião: desacreditar tanto quanto possível os padres, espalhando contra eles histórias escandalosas; encorajar a alta crítica a fim de corroer a base das crianças e de provocar cismas e disputas no seio da Igreja.

    6º – Propagar o luxo desenfreado, as modas fantásticas e as despesas loucas, eliminando gradualmente a faculdade de gozar as coisas simples e sãs.

    7º – Distrair a atenção das massas pelas diversões populares, jogos, competições esportivas, etc; divertir o povo para impedi-lo de pensar.

    8º – Envenenar os espíritos com teorias nefastas; arruinar o sistema nervosos com barulheira incessante e enfraquecer os corpos pela inoculação do vírus de várias enfermidades.

    9º – Criar o descontentamento universal e provocar o ódio e desconfiança entre as classes sociais.

    10º – Despojar a aristocracia das velhas tradições e de suas terras, gravando-as com impostos formidáveis, de modo a forçá-la a contrair dívidas, substituir as pessoas de sangue nobre pelos homens de negócios e estabelecer por toda parte o culto do Bezerro de Ouro.

    11º – Empeçonhar as relações entre patrões e operários pelas greves e lock-outs, eliminando, assim, qualquer possibilidade de acordo que daria em resultado uma colaboração frutuosa.

    12º – Desmoralizar as classes superiores por todos os meios e provocar o furor das massas pela visão das torpezas estupidamente cometidas pelos ricos.

    13º – Permitir à indústria que esgote a agricultura e gradualmente, transformá-la em especulação louca.

    14º – Bater palmas a todas as utopias de maneira a meter o povo num labirinto de idéias impraticáveis.

    15º – Aumentar os salários sem vantagem alguma para o operário, pois que o preço da vida será majorado.

    16º – Fazer surgir incidentes que provoquem suspeitas internacionais; envenenar os antagonismos entre os povos; despertar ódios e multiplicar os armamentos ruinosos.

    17º – Conceder o sufrágio universal, a fim de que os destinos das nações sejam confiados a gente sem educação.

    18º – Derrubar todas as monarquias e por toda parte estabelecer repúblicas; intrigar para que os cargos mais importantes sejam confiados a pessoas que tenham segredos que se não possam revelar a fim de poder dominá-las pelo pavor do escândalo marca Panamá ou baiona.

    19º – Abolir gradualmente todas as formas de constituição, a fim de implantar o despotismo, absoluto do bolchevismo.

    20º – Organizar vastos monopólios, nos quais só sobrem todas as fortunas, quando soar a hora da crise política.

    21º – Destruir toda estabilidade financeira: multiplicar as crises econômicas e preparar a bancarrota universal; parar as engrenagens da indústria; fazer ir por água abaixo todos os valores; concentrar todo o ouro do mundo em certas mãos; deixar capitais enormes em absoluta estagnação; em um momento dado, suspender todos os créditos e provocar o pânico.

    22º – Preparar a agonia dos estados; esgotar a humanidade pelos sofrimentos, angústias e privações, porque A FOME CRIA ESCRAVOS.

    ?Preciso dizer mais alguma coisa? Tudo até agora está se cumprindo de forma magistral. Nem eles esperavam tamanho sucesso.

    Pena que sob diversas ideologias políticas, que na maioria das vezes almejam o mesmo objetivo, porém, com bandeiras diferentes, a população é dividida e dominada facilmente por estes criminosos. Esquerda e direita unida pelo bem de todo povo.

  • Sigmund dijo:

    Soberbio artículo que descorre “las cortinas del Sancta Sanctorum” y deja entrever el millar de preguntas inevitables que obligarán algún día -cuando haya quiénes se atrevan a responderla porque se han tomado hasta la precaución de impedirlo con fuerza de ley en muchos casos- a reescribir la historia. Menudas sorpresas nos llevaremos entonces.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también