Imprimir
Inicio » Especiales  »

13 de marzo de 1957: Asalto por la Historia

En este artículo: Cuba, Directorio Revolucionario, Historia
| +

Por Leslie Anlly Estrada Guilarte
La Demajagua

Esta vez los jóvenes no toman las armas, ni los cuarteles. Los universitarios de hoy, junto al pueblo, recuerdan a quienes un 13 de marzo de 1957, convirtieron las libretas y lápices en acción para despojar a Cuba de la dictadura batistiana.
En aquella jornada disparos inusuales se escucharon en el antiguo Palacio Presidencial, madriguera de Batista, en la Habana. Integrantes del Directorio Revolucionario, organización revolucionaria, atacaron al edificio para ajusticiar al tirano.
La tranquilidad informativa de Radio Reloj también se interrumpió con el propósito de dar a conocer las acciones. José Antonio Echevarría, líder del movimiento estudiantil, habló desde la emisora.
“¡Pueblo de Cuba! En estos momentos acaba de ser ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista. En su propia madriguera del Palacio Presidencial, el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle cuentas. Y somos nosotros, el Directorio Revolucionario, los que en nombre de la Revolución cubana, hemos dado el tiro de gracia a este régimen de oprobio.
“¡Cubanos que me escuchan: Acaba de ser eliminado…!”
La alocución, entonces, se cortó. Mientras, en el Palacio Presidencial los combates resultaban violentos y muchos murieron. Batista logró escapar y salió ileso.
José Antonio Echevarría fue asesinado ese día en encuentro con la Policía cuando se dirigía a la Universidad. Perdía Cuba un valioso revolucionario. Eran tiempos de lucha y mucha sangre se derramó. Sin embargo, la decisión estaba tomada y los revolucionarios no se detendrían hasta triunfar.
La realidad es diferente a la de aquellos años, pero la historia nos nutre, y guía. Por eso, recordamos a los valientes que hace 53 años asaltaron al Palacio Presidencial y tomaron Radio Reloj.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también