Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Cancionero Paz sin Fronteras (XIII): Luis Eduardo Aute

| +

Luis Eduardo Aute, Concierto Paz sin FronterasMúsico español, nacido en filipinas, y aunque es principalmente conocido como cantautor, también se destaca como pintor, poeta y como director de cine. Autor de famosas canciones como Rosas en el mar, Al Alba y Sin tu latido. Tiene una numerosa discografía, pero también tiene poemarios, filmografías en la cual se destaca “Un perro llamado dolor” (2001), y exposiciones de pinturas que ha realizado de manera Individual y colectivas.

Se presenta en el segundo concierto de Paz Sin Fronteras, y en medio de cantar sus canciones expresó: “…es una enorme satisfacción para mí, y un gran privilegio estar de nuevo en Cuba, en mí Cuba, porque la siento muy profundamente mía. Una vez más, estoy aquí, para compartir con ustedes en este concierto absolutamente histórico, habrá un antes y un después de este concierto…

Para esta ocasión escogió temas que el público, aunque bien joven, coreó y aplaudió: De paso, Sin tu latido, Rosas en el mar, Al alba.

luis eduardo aute

De paso

Decir espera es un crimen,
decir mañana es igual que matar,
ayer de nada nos sirve,
las cicatrices no ayudan a andar.

Sólo morir permanece
como la más inmutable razón,
vivir es un clavo ardiente,
un ejercicio de gozo y dolor.

Que no, que no, que el pensamiento
no puede tomar asiento,
que el pensamiento es estar
siempre de paso, de paso, de paso
De paso, oooh

Quien pone reglas al juego
se engaña si dice que es jugador,
lo que le mueve es el miedo
de que se sepa que nunca jugó.

La ciencia es una estrategia,
es una forma de atar la verdad
que es algo más que materia,
pues el misterio se oculta detrás.

Que no, que no, que el pensamiento
no puede tomar asiento,
que el pensamiento es estar
siempre de paso, de paso, de paso
De paso, oooh

Hay demasiados profetas,
profesionales de la libertad,
que hacen del aire bandera,
pretexto inútil para respirar.

En una noche infinita
que va meciendo a este gran ataúd
donde olvidamos que el día
sólo es un punto, un punto de luz.

Que no, que no, que el pensamiento
no puede tomar asiento,
que el pensamiento es estar
siempre de paso, de paso, de paso

Que no, que no, que el pensamiento
no puede tomar asiento,
que el pensamiento es estar
siempre de paso, de paso, de paso
De paso, oooh

Hola, buenas tardes. Muy buenas tardes, buenísimas tardes. Es una enorme satisfacción para mí y un gran privilegio estar de nuevo en Cuba, en mí Cuba, porque la siento muy profundamente mía. Una vez más, estoy aquí, para compartir con ustedes en este concierto absolutamente histórico, habrá un antes y un después de este concierto.
Interpretaré alguna canciones que ya son mucho más suyas que mía, eso quisiera.

Muchas gracias de todo corazón, Cuba.

Sin tu latido

Hay algunos que dicen
que todos los caminos conducen a Roma
y es verdad porque el mío
me lleva cada noche al hueco que te nombra
y le hablo y le suelto
una sonrisa, una blasfemia y dos derrotas;
luego apago tus ojos
y duermo con tu nombre besando mi boca.

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido
sin tu latido

Que el final de esta historia,
enésima autobiografía de un fracaso,
no te sirva de ejemplo,
hay quien afirma que el amor es un milagro
que no hay mal que no cure
pero tampoco bien que le dure cien años;
eso casi lo salva,
lo malo son las noches que mojan mi mano.

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido
sin tu latido

Aunque todo ya es nada,
no sé por qué te escondes y huyes de mi encuentro.
Por saber de tu vida
no creo que vulnere ningún mandamiento;
tan terrible es el odio
que ni te atreves a mostrarme tu desprecio,
pero no me hagas caso,
lo que me pasa es que este mundo no lo entiendo.

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido
sin tu latido

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido
sin tu latido

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido
sin tu latido

Tony Carmona, Igor Tucalo.

Rosas en el mar

Bueno voy, voy a estrenar una canción. Hoy es un día muy especial.
Es una canción que acabé de escribir hace 5 o 6 horas. ¿A ver qué les parece?

Voy buscando un amor
que quiera comprender
la alegría y el dolor,
la ira y el placer,
un bello amor sin un final
que olvidé para perdonar.

Es más fácil encontrar
rosas en el mar.
laralara larala
Rosas en el mar
laralara larala
Rosas en el mar

Voy buscando la razón
de tanta falsedad.
La mentira es obsesión
y falsa la verdad.
Qué ganarán, qué perderán,
si todo esto pasará.

Es más fácil encontrar
rosas en el mar.
laralara larala
Rosas en el mar
laralara larala
Rosas en el mar

Voy pidiendo libertad
y no quería oír.
Es una necesidad
para poder vivir.
La libertad, la libertad,
derecho de la humanidad.

Es más fácil encontrar
rosas en el mar.
laralara larala
Rosas en el mar
laralara larala
Rosas en el mar.

Al Alba

Bueno, evidentemente cuando escribí esta canción todavía no había nacido, ni ustedes tampoco.

Si te dijera, amor mío,
que temo a la madrugada,
no sé qué estrellas son éstas
que hieren como amenazas
ni sé qué sangra la luna
al filo de su guadaña.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.
al alba, al alba.

Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.
al alba, al alba.

Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas,
no te destroza, amor mío,
esta silenciosa danza,
maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.
al alba, al alba.

Cuba, te quiero.

Y ahora, me cabe el placer y la alegría de compartir este escenario, entre que salgo y él entra, a mi gran amigo, compañero y admirado, autor de canciones: Carlos Varela.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también