Imprimir
Inicio » Especiales  »

“La suspensión del concierto de la Filarmónica de Nueva York nos dejó en vilo”, admiten directores de la Sinfónica Nacional cubana (+ Videos)

| 2

Roberto Chorens y Enrique Pérez Mesa, director general y director adjunto de la Orquesta Sinfónica Nacional, respectivamente, mostraron optimismo ante la posibilidad de que pueda visitar la Isla la Filarmónica de Nueva York y termine el “absurdo de esta política anticultural (de Estados Unidos contra Cuba) que ha frustrado el encuentro”, de acuerdo con palabras de Chorens.

En una visita de Cubadebate al Teatro Auditórium Amadeo Roldán, donde se ensayaba este sábado el programa que hoy tiene en cartelera el más importante escenario de la música sinfónica en Cuba, ambos directores expresaron su pesar por la suspensión de los dos conciertos de la prestigiosa agrupación norteamericana, que estaban planificados  aquí para el 31 de octubre y 1 noviembre próximos.

“Nos quedamos en vilo con la noticia. Ya teníamos todo listo”, dijo Chorens quien dio detalles del programa que se había concebido en Cuba para la bienvenida a la Filarmónica.

“La Orquesta Sinfónica Nacional estaba preparando un concierto especial para ofrecerlo a los visitantes durante la primera noche en Cuba y lo haríamos en la Plaza de la Catedral, un lugar que habla tanto de Cuba, su historia y su hermosura”, añadió.

Chorens añadió que la presentación de la Filarmónica “está pospuesta, pero tenemos todo el optimismo del mundo. Esperamos que se pueda resolver el problema que lo ha impedido ahora, y cuando esto ocurra, rearmaremos todo de nuevo para recibirlos y disfrutar también de la acogida que sabemos les va a dar el público cubano”. 

El director general de la Orquesta Sinfónica Nacional afirmó que en Cuba “estamos  acostumbrados a este tipo de situaciones absurdas. Es incuestionable que si no les dan permiso a las personas que patrocinan el viaje, por lógica la orquesta no puede venir. La música de concierto no existiría si no fuera subvencionada por empresas, sociedades y mecenas que aportan el dinero, algo que es común en casi todo el mundo, salvo en Cuba”.

El maestro Pérez Mesa reconoció que “el arte, al igual que la ciencia y el deporte, necesita confrontación internacional, y esta habría sido una oportunidad importantísima para los músicos, de aquí y de allá”.

“El hecho de que la Filarmónica de Nueva York haya escogido a La Habana para tocar es un gesto de respeto a la cultura cubana, a la historia de su música, a la tradición del Teatro Auditorium Amadeo Roldán, que comenzó su vida en el año 1929 con la Filarmónica de La Habana”, dijo el director titular de la Sinfónica Nacional cubana.

Añadió Pérez Mesa que “la política medieval (de la administración norteamericana) frustra por el momento el intercambio técnico y musical de dos culturas tan cercanas –Nueva York está además a tres horas de La Habana-, pero es un problema que puede tener solución. Generalmente cuando más difíciles se tornan los proyectos, estos resultan más interesantes”.

EL PROGRAMA

Acerca del programa de los conciertos que pretendía presentar en La Habana la Filarmónica de Nueva York, Chorens ofreció los siguientes detalles:

El primer programa, el del 31 de octubre, estaba dedicado completamente a Beethoven, con la Séptima Sinfonía y el Concierto para piano No 4, cuyo solista iba a ser Emanuel Ax, un pianista extraordinario, que los televidentes cubanos conocen.

El segundo, fijado para el 1 de noviembre, habría incluido la Quinta Sinfonía de Gustav Mahler –quien fue director de la Filarmónica desde 1909 a 1911,  y una obra vocal-instrumental, con canciones tradicionales norteamericanas llevadas a un lenguaje sinfónico. Cada concierto abriría siempre con los Himnos de Cuba y los Estados Unidos.

Ellos nos pidieron algunas partituras cubanas, entre las que enviamos el danzón “Tres lindas cubanas”, con arreglo de Gonzalo Romeu, una versión sinfónica que incluye un trío de piano, paila y bajo. En el piano estaría Chucho Valdés.

El maestro Chorens también comentó que

Se hicieron algunos arreglos en el Teatro Amadeo Roldán, a solicitud de la Filarmónica. Pidieron adelantar un metro el proscenio, cambiar algunos niveles en la disposición de la orquesta en el escenario, reservar los asientos a los patrocinadores -a los que les negaron el permiso- y se diseñaron nuevo camerinos –unas carpas como las que se montaron para el Royal Ballet-, pues los que dispone el Teatro Amadeo Roldán no eran suficientes para todos los músicos de la Filarmónica.

Como el teatro tiene solo unas 900 lunetas, también consideramos  incorporar en el parque aledaño una pantalla gigante para que pudiera asistir libremente al espectáculo todo el que no pudiera acceder al Amado Roldán. Ellos traerían hasta lo mínimo indispensable para sus músicos -menos los atriles y las sillas, por supuesto-, y nosotros garantizaríamos la climatización para los instrumentos, la transportación y otros complementos de la compleja logística que supone un Orquesta tan grande. Y, todo, absolutamente todo, está listo.

UN POCO DE HISTORIA

Cuba tiene una tradición sinfónica innegable en América Latina, en cuya raíz no es menos importante la posición geográfica de la Isla, que era punto de tránsito obligado de las grandes orquestas que viajan desde Europa hacia el Nuevo Continente.

“Para los músicos norteamericanos este era un lugar de paso obligado. Estados Unidos ha tenido importantes orquestas sinfónicas, como las de Boston, Chicago y New York, y todas tocaron aquí antes del triunfo de la Revolución. Directores norteamericanos pasaron miles”, añadió Chorens.

Arturo Toscanini, que fue director de la Filarmónica entre 1928 y 1936, dirigió la Orquesta Sinfónica de Cuba.  “Había un enorme tráfico de músicos y directores sinfónicos, además de solistas que actuaban con nuestra orquesta sinfónica”, añadió.

La presencia en La Habana de la Filarmónica de Nueva York “significa para nosotros, indudablemente, un hito cultural y un momento muy emocionante para los músicos cubanos. Es una de las grandes orquestas de Estados Unidos y la de más peso desde el punto de vista histórico”, dijo.

Es la más antigua del país, fundada en 1842. Allí el ruso Igor Stravinsky estrenó muchas de sus composiciones y el checo Antonin Dvorak compuso para esta institución su obra más popular, la Sinfonía “Desde el nuevo mundo”. Leonard Bernstein, el famosísimo compositor de  “West Side Store”, “Candide” y “Un día en Nueva York”, dirigió la Filarmónica durante años y a ella le legó sus creaciones más trascendentales.

“Es una Orquesta que, indiscutiblemente, ha ofrecido un aporte de primera línea para el desarrollo de la música sinfónica universal”, apuntó. 

Y concluyó Chorens:

Apostamos a que se produzca el descongelamiento sonoro. Los directivos de la Filarmónica afirman que no abandonarán el proyecto y que se trata de una posposición, y nosotros los apoyamos. En el momento en que se deje de lado la política absurda de la suspensión de este viaje, los esperaremos con el cariño  y la vocación de solidaridad que suele ofrecer Cuba a los amigos que nos visitan. Y como es la música el puente para este abrazo, estamos seguros de que a ellos y a nosotros este abrazo nos resultará particularmente especial. 

Roberto Chorens

Roberto Chorens

Roberto Chorens realizó estudios de piano y de órgano en el Conservatorio Amadeo Roldán. Cursó la Licenciatura en Musicología en el Instituto Superior de Arte de Cuba y se graduó de licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad de la Habana. Además posee la categoría de maestro en Arte, por el Instituto Superior de Arte. Especializado en el repertorio de los siglos XVI y XVII, ha sido responsable del estreno mundial de partituras de varios compositores cubanos. Su carrera como intérprete de órgano se ha desarrollado en Cuba y en escenarios de Francia, Ecuador, Italia, Ciudad del Vaticano, Colombia, Suecia y España. Es el director general de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.

Enrique Pérez Mesa

Enrique Pérez Mesa

Enrique Pérez Mesa es director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba. En 1993 se graduó en el Instituto Superior de Arte en la especialidad de Dirección Orquestal bajo la guía de los profesores Guido López-Gavilán, Tomás Fortín y Elena Herrera. En ese año fue nombrado Director Titular de la Banda de Conciertos de su ciudad natal.  Realizó giras internacionales con la Orquesta Sinfónica de Matanzas y ha sido director invitado de la Orquesta Sinfónica del Teatro Claudio Santoro de Brasilia, la Orquesta Sinfónica de U. F. P. de Rio de Janeiro, la Camerata Universitaria de Zacatecas, la Orquesta de Cámara de Morelos, la Sinfónica de Michoacán y la Orquesta Sinfónica del Teatro Palermo. Ha dirigido todas las orquestas sinfónicas cubanas y la de la Opera Nacional.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • georgina dijo:

    No deja de ser verdaderamente muy triste para la Cultura mundial ver como se quiere destruir.
    Pero la razón imperará a mas de estas contradicciones mas esperanza del cambio.
    Por otro lado es bueno que haya este tipo de absurdos, pues el disfráz del imperio se le sigue cayendo.Esperemos que esta caída acelere su propia destrucción.Parece ser que ya no pueden seguir tapando el sol con una mano.
    Adelante Compañeros Cubanos por la liberación de los Pueblos.
    Con Todo respeto Georgina

  • Alejandro Civilotti dijo:

    Me parece realmente lamentable que bajo algún pretexto se impida ese encuentro cultural que sólo puede tener beneficios, y no sólo para los Cubanos.
    Pero creo que por un lado hay que ver el lado positivo de la cosa; que es que la Orquesta Filarmónica de Nueva York quiso ir, quiere ir, y eso le pese a quien le pese, es algo que terminará haciendo fuerza para que esta sinrazón “medieval” como bien dice Enrique Pérez Mesa, terminará caducando,cayéndose por su propio peso.La función primordial de la música es la comuicación a pesar de que nos la presentan como algo más que se compra o se vende. Algún día esa comunicación volverá a ser nuevamente de los pueblos, es decir de quienes la sienten en su verdadera dimensión, en su real auntenticidad. Ánimo amigos cubanos!
    Alejandro Civilotti

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también