Imprimir
Inicio » Especiales  »

Balanza inclinada en Cuba hacia energía renovable

Publicado en: Revolución Energética
En este artículo: Cuba, Energía, Revolución Energética
| 5

Prensa Latina

Envuelta en una Revolución energética hace casi un lustro y sintiendo en su espalda los soplos de la crisis financiera y económica mundial, Cuba inclina hoy su balanza hacia el uso de la energía renovable.  Aunque todavía con un aporte muy pequeño en comparación con el de las plantas termoeléctricas que utilizan el gas oil (petróleo), estudios cubanos aseguran que el uso de la fuerza del viento y del agua aportaría el equivalente de las nueve usinas térmicas del país.  De las potencialidades de dos mil megavatios (MW), unos mil 200 están relacionados con la energía eólica, de acuerdo con la investigación en la que participaron diversos organismos, incluida la Empresa de Ingeniería y Proyectos para la Electricidad (INEL).  Para el especialista de INEL Guillermo Leiva existen posibilidades de aprovechar la fuerza del viento en la costa norte de toda la isla, especialmente en las zonas central y oriental.

De llevarse a cabo las inversiones correspondientes, el país podría ahorrar más de 806 mil toneladas de combustible equivalente al año, y se dejarían de emitir a la atmósfera 1,9 millones de toneladas de dióxido de carbono, significó.    El año pasado casi 200 mini hidroeléctricas y los parques eólicos de Gibara, a más de 700 kilómetros al este de La Habana, y la Isla de Juventud, 200 kilómetros al sur de esta capital, generaron 146,5 gigavatios (GW) de los 17 mil 661 producidos.

Aunque la cifra creció en el último decenio, aún su aporte es ínfimo en relación con el uso de petróleo y gas en el balance energético del país, que en el primer cuatrimestre de 2009 elevó su consumo de combustibles fósiles.    De acuerdo con datos suministrados por el ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, de enero a abril de este año se consumieron 40 mil toneladas de petróleo por encima de lo planificado, lo que de mantenerse provocaría el egreso de unos 100 millones de dólares.

Tales consumos podrían ser mayores en momentos en que el precio del barril de crudo ronda los 70 dólares y podría llegar a 80.

Esa situación obligó al gobierno a implementar un plan de restricciones en el consumo eléctrico en el sector estatal para evitar los cortes del servicio.

A ello se suman las campañas para promover la conciencia de ahorro, especialmente durante el verano cuando las altas temperaturas disparan el uso de ventiladores, refrigeradores y equipos de climatización.

Con ese panorama de fondo el uso de las pequeñas hidroeléctricas adquirió un mayor peso específico al facilitar que la isla caribeña ahorrara de enero a mayo pasado unas 12 mil toneladas de petróleo equivalente con lo que benefició a más de 35 mil cubanos residentes en zonas de difícil acceso.

Diversas investigaciones aseguran que con la introducción de nuevas tecnologías y la reanimación de otras, el sistema hidroenergético podría ser más eficiente y extenderse, si se aprovechan mejor el millar y medio de presas, micropresas, ríos y canales existentes.

La isla caribeña también emprendió en 2005 un programa de sustitución de equipos electrodomésticos obsoletos y altamente consumidores de electricidad y el cambio de luminarias con el propósito de reacomodar su factura eléctrica.

Cuba sustituyó 1,3 millones de lámparas incandescentes por otras fluorescentes más eficientes como parte de un programa iniciado en 2007 que incluye su destrucción sin afectar el medio ambiente.

El especialista de la dirección de Uso Racional de la Energía de la Unión Nacional Eléctrica, Maikel Hernández, señaló que el cambio de las bombillas de 40 vatios por otras de 32 significó el ahorro de 141 millones de kilovatios  hora cada año.

De este modo, la isla caribeña enfoca sus planes energéticos futuros apoyada en el predominio de fuentes renovables y en el ahorro con el propósito de proteger su economía y el medio ambiente.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • denis arevalo dijo:

    queridos amigo/as de Cuba creo que uds.son la vanguardia de latinoamerica en muchos aspectos, los admiro mucho ojala mi pais fuera tan claro como los son uds. en tantas materias. un saludo solidario para ustedes.

  • Mario Alberto Arrastía Avila dijo:

    La foto que aparece en el artículo como parque eólico de Gibara, no pertenece a esa instalación.

  • Editor de Cubadebate dijo:

    Tiene usted toda la razón. Hemos quitado la fotografía. Muchísimas gracias por su comentario y por participar en la construcción de este sitio.
    Saludos,
    Editor de Cubadebate

  • jorge laskowski dijo:

    Siempre el pueblo cubano marcando un camino que pareciera que de tan sencillo costara ver. Aun tenemos cincuenta años de historia de los cuales aprender.

  • Carlos dijo:

    El cambio hacia fuentes de energía alternativas no es una opción, es una OBLIGACIÓN de todos los pueblos de la tierra si la humanidad ha de pasar del siglo XXI. El único dirigente que he leído opinar con coherencia e insistencia acerca de este punto es Fidel Castro, quien a esta altura ya debe compartir un lugar de privilegio en América como Libertador junto con San Martín, Bolívar, O´Higgins y Martí por su influencia en pos de la libertad y la dignidad de todo el continente. Tal vez la única figura política que los EE.UU. no pudieron vencer por las buenas ni por las malas, gracias a la valentía, sacrificio e inteligencia sin límites del pueblo cubano.
    ¡¡¡Saludos y fuerza siempre, en solidaridad, desde Argentina!!!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también