Imprimir
Inicio » Medios, Editorial  »

Los grandes desafíos del periodismo cubano

| 17


Los periodistas cubanos iniciamos hoy las sesiones finales de nuestro X Congreso. Lo hacemos en medio de un escenario desafiante, difícil, pero lleno de oportunidades; en un mundo de posverdades, guerras reales o simbólicas, y reacomodos geoestratégicos; en un país pleno de realizaciones pero no falto de adversidades, que busca renovar y profundizar su modelo económico y social de desarrollo socialista, soberano, independiente, democrático y sostenible.

Venimos de años de constante lidiar -alentados por el llamado de Raúl en el VI Congreso del Partido-, por elevar la calidad del periodismo que hacemos, por acercar cada vez más la agenda de los medios a la de los públicos, por transformar anquilosadas prácticas comunicativas en el país, por ampliar el alcance y la multidireccionalidad de nuestros espacios de comunicación, por aprovechar las herramientas y nuevas formas de hacer que nos han traído las cambiantes tecnologías de la información y la comunicación.

No ha sido un fácil empeño. Ha habido que enfrentar barreras, prácticas obsoletas, mentalidades reacias al cambio, una escasa cultura comunicacional en la sociedad, limitaciones y autocensuras; pero a la vuelta de los años, la batalla librada está rindiendo frutos.

Llegamos a este cónclave del periodismo cubano con una Política de Comunicación del Estado y el Gobierno aprobada (con lenguaje y pensamiento actualizado); con una dinámica comunicacional del Gobierno, impulsada por su Presidente, que hace aun más transparente y participativo el ejercicio de la administración pública (línea a la que ha indicado se sumen los Ministros); con una conciencia clara de la dirección del Partido, refrendada en los documentos emanados de su Congreso y enriquecidos por el pueblo, de que la Comunicación es un bien público, derecho ciudadano, vehículo de participación democrática y valor estratégico para la sostenibilidad y prosperidad del país.

Más no todo está resuelto. Hay todavía rezagos y a veces inercia en nuestros medios, carencias materiales en el sector, falta de estimulación, innovación y creatividad, escasez de determinados profesionales para enfrentar los desafíos de la convergencia mediática y los nuevos modelos de gestión editorial. Los esquemas de gestión económica de nuestros medios andan retrasados y crean trabas frente a la dinámica que tiene hoy la economía cubana y sus diversos actores. Algunos funcionarios públicos rehúyen aún de su deber de informar.

La batalla fundamental de estos tiempos sigue siendo la de las Ideas, a la que nos convocó Fidel, el más comunicador de los revolucionarios cubanos. Los medios somos participantes activos de esa estratégica contienda, en la que la verdad es nuestra más revolucionaria arma. No olvidar nunca las millonarias sumas que el imperio destina para crear medios privados, construir figuras mediáticas y tratar de influir en el espacio público digital cubano con su Grupo Especial para la Internet en Cuba; sin abandonar sus fracasados proyectos de las mal llamadas Radio y TV Martí, que han despilfarrado cientos de millones de dólares del contribuyente estadounidense.

Nuestros medios necesitan crecer desde nuestra experiencia histórica, y desde la apropiación revolucionaria de las mejores experiencias del desarrollo profesional del periodismo en el mundo, para construir verdaderamente un modelo de prensa socialista, genuinamente participativo, atractivo, humanista, ético, analítico, veraz; para sostener una práctica de comunicación social que propicie el diálogo creador y la participación ciudadana consciente en la vida política, económica y social del país.

Para el presente y el futuro de nuestro periodismo revolucionario, sigue siendo cardinal la concepción martiana de la prensa:
“Tiene la prensa periódica altísimas misiones; es la una explicar en la paz, y en la lucha fortalecer y aconsejar; es la otra hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras, facilitar así la obra a la administración que rige [ … ] ayude la prensa periódica a los que gobiernan, señalando y presentando estudiadas las cuestiones que han de menester más seria y urgente reforma. La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo”

Cubadebate, a quince años de su parto fundacional en la web, aspira cada día a ser espacio para ese periodismo mejor que queremos y necesitamos.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Confieso que sin ser un profesional de la prensa la amo con intensidad; aunque a veces me reprimo, –sin dejar de reconocer las profesiones logradas, –, debí en su momento optar por esta carrera.
    Estamos atentos a lo que va a suceder en el 10 Congreso de la UPEC. No se tratar de lo de siempre. Este conclave se presenta, cuando en nuestra cuba bella, se está produciendo una Revolución dentro de la misma, fruta de la intensidad que se le está dando a la continuidad de nuestro proceso revolucionario. Existen miradas críticas a males que lastran la sociedad. Son muchos los retos que tenemos por delante. Y la seguridad, que nos anima que interesantemente se está generando un ambiente esperanzador, que permite que sin entregar el ‘’alma al diablo’’ ustedes personas comprometidos, dentro de la diversidad, ‘sabrán defender el periodismo que quiere la inmensa mayoría de la población. ¿Qué periodismo queremos?
    Ya lo dijo Elson Concepción Pérez, digno colega de ustedes’’ la pauta del periodismo que queremos está trazada desde hace muchas décadas. Fidel, quien nos acompañó siempre en congresos, plenos y otros debates, nos calificó como la artillería de la Revolución y nos llamó a no cejar esfuerzos para superarnos cada día, vincularnos a la realidad de nuestro pueblo, y tener la ética como bandera imprescindible para ejercer nuestro trabajo. ‘y consideró, el periodista de marra; ‘’no todo ha transitado por una carretera sin baches y quizá, para estar acorde con las vías nuestras, los baches han superado las posibilidades de alguna que otra respuesta con la inmediatez que se requiere o la que luego exigimos.’’
    Pero predomina la confianza. El ambiente es positivo. Los profesionales de la prensa han sabido interiorizar cada dificultad, cada demora en la respuesta de una fuente, o cada embrollo burocrático de esos que perduran como la yerba mala. Como estudioso de la política; entiendo lo que se dice que cada cosa dialécticamente tiene su momento histórico y su forma de manejarse. Sepultar el temor que le cogimos al Glazno soviético, que un poco amordazó el periodismo critico (entiéndase sin entregar el alma al diablo), sustitutivo con la conceptualización y aplicación que ya en la práctica felizmente se observa, sobre la eliminación del letal secretismo.
    Deben pronunciarse por apoyar a los que nos gusta opinar, dialogar, informar, sin tener el título correspondiente; deploro a los pocos que un poco para ‘’meter miedo’’ usan la palabra del cuarto poder. EL poder del comunicador está en su riqueza ética y moral. Siempre pensar en su pueblo. Sin hacer apología, negarse a decir aspectos noticiosos que andan de boca en boca; y querer aplastar a los que valientemente critican.
    Llevo muchos años denunciando la grave situación de la corrupción. Ahora ya se entiende que estamos penetrado con este mal, y que no es propio del Socialismo. A los Corruptos connotados, como dice la canción; hay que publicarlo en la prensa; La corrupción está unida por el mismo cordón umbilical de la contrarrevolución.
    Seguiré paso a paso lo que ocurra en este para mí, el más trascendental e histórico cónclave de los periodistas, y como colofón, termino, con el trabajo que sigue, que ojalá sin quitarle ni puntos ni como, lo tomen ustedes, como referente de lo que debe ser el periodismo de hoy. UN combatiente muy comprometido, lo expuso, deben ustedes corrobóralo.
    ‘’Cuba necesita una prensa revolucionaria, una prensa martiana, fidelista, libre de oportunismos, de superficialidades, que critique, que señale, que eduque, que no pida permiso, que se atreva, debe ser el látigo del corrupto, la espina en el asiento del burócrata, la vergüenza del oportunista, la pesadilla de la contrarrevolución, la maestra de la sociedad, debe ser el orgullo del patriota, el ánimo del indeciso, la fe, la unidad, el espíritu de Cuba’’

  • Arturo dijo:

    Comparto que ”nuestros medios necesitan crecer desde nuestra experiencia histórica, y desde la apropiación revolucionaria de las mejores experiencias del desarrollo profesional del periodismo en el mundo, para construir verdaderamente un modelo de prensa socialista, genuinamente participativo, atractivo, humanista, ético, analítico, veraz; para sostener una práctica de comunicación social que propicie el diálogo creador y la participación ciudadana consciente en la vida política, económica y social del país”.DEbe eliminarse todo tipo de acomodamiento, que querer producir noticias solamnete tomadas frente a una computadora. Como dijo un jovn periodista por la TV, si no hay trasnporte, tomar la muchila, e ir al surco, a la trinchera, a la cuadra cederista, a la fabrica, para poder tomar objetivamente el palpitar del soberano. En el periodismo no puede haber doble moral. Ni ponderar determinada actividad en pago a la atencion que puedan tener. Hace falta el periiodismo de investigacion en las Emprsas para desterrar los males y denunciarlos. EL peridismo ademas de informativo y educador, es contrapartida de lo mal hecho en el ambito social e institucional.

  • Charles Romeo dijo:

    De acuerdo con los buenos propositos generales, pero seamos concretos. Esta muy bien discutir inteligentemente la politica de Trump como lo hicieron ayer en Cubadebate pero deberian tambien hacerlo sobre la politica de nuestro gobierno. Por ejemplo, sobre la “sobrereglamentación” de las actividades economicas privadas, denominadas como no estatales. Por qué algunas y no otras? Por qué un particular que quiere producir algo para lo cual hay necesidad y demanda efectiva, señal de que es socialmente necesario, y desea importar con sus propias divisas una maquinaria para ello, no puede hacerlo por que es considerado por Aduana como algo con fines comerciales? Eso es un delito? Por qué? Por qué funcionarios gubernamentales estan dotados de la sabiduria y del poder para determinar que es necesario y que no lo es? Por qué, pese al modelo economico y social ya aprobado, se opta por la decision burocratica de que, como, quien y para quien producir, y no el mercado insatisfecho? Pero una discusion de ideas contrapuestas y no una composicion coral predeterminada.

  • jorge gonzalez dijo:

    La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo. José Martí.

  • carlosvaradero dijo:

    El mayor desafío del periodismo cubano debe ser “NO al secretismo”, y decir las cosas tal y como son y no tener que esperar a enterarnos de lo que pasa en nuestro país por medios foráneos, la verdad se agradece, incluso cuando esta no nos guste, lo mal hecho, los errores cometidos, las malas decisiones tomadas en algún momento también deben decirse, omitir cosas que sucedan en cuba, es parte también de la mentira, y el periodismo debe velar porque la verdad prevalezca sobre todas las cosas, para que el enemigo no se aproveche de nuestro silencio y tergiverse las cosas.

  • Silvar dijo:

    Felicidades a nuestros periodistas en su Congreso, deben apoyarlos más en medios y recursos que les faciliten obtener la información rápida y oportuna, la inmediatez de la información para nuestra población de todo lo que acontece en Cuba y el Mundo por nuestras cadenas de noticias. También exhortar a nuestros periodistas a no permitir informaciones superficiales que nada aportan a nuestro pueblo cuando realizan entrevistas a personas, trabajadores, dirigentes y funcionarios, como por ejemplo; cuando plantean ante la pregunta de cuándo quedara solucionado uno u otro problema, no aceptar frases como estas “…Estamos trabajando en eso”, o “eso quedara resuelto en breve”…. Respuestas como estas no deben aceptarse, ante este tipo de respuesta se debe solicitar cronograma de ese trabajo que plantean que se está haciendo, es hora de buscar resultados, del que sea responsable de algo, asuma su responsabilidad, que se cuestionen a los que no hacen cumplir una u otra ley y está dentro de sus obligaciones velar por ese cumplimiento… los periodistas pueden aportar mucha ayuda en esa dirección…

  • el jose dijo:

    Publicidad y patrocinio para financiar los medios….eso es lo que hace falta!!!!!

  • Jorge Luis G dijo:

    No se identifica al autor del artículo, pero deseo observar lo sigueinte:
    1- me parece algo elogioso hacia el periodismo este trabajo, como si de verdad fuera visible algún avance respècto a los problemas que se dijeron en el congreso anterior
    2- Teóricamente hay bastante claridad, a mi modo de ver, pero en la práctica el periodismo cubano no es lo que necesita y reclama el pueblo
    3- Hay tendencia a atribuir a otros los problemas existentes y no al propio periodismo en si, no niego que sea importantísimo que a la prensa se le de la información más confiable posible, toda la verdad, pero el periodista debe buscar por todas vías posibles las informaciones cuando no le llegan o cuando entienden que no se le está siendo transparente
    4- ¿ En qué inciden la falta de recursos materiales e incluso de periodistas en algunos medios en el que no se diga toda la verdad?
    5- ¿ Qué tienen que ver la situación internacional dificil con el periodismo cubano?
    Entiendo que debe cambiar la política informativa del país, pero si cambiara y no lo hace el periodismo en si¿ qué ganamos con ello?
    Mi respeto a los buenos periodistas, ellos y la sociedad saben quienes son

    • carlosvaradero dijo:

      Coincido con Jorge Luis G; mención bien merecida al periodista Lázaro Manuel Alonso de la revista Buenos Días, por abordar los temas nacionales, con valentía y pasión, eso es hacer periodismo…felicitaciones!!

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    La otra faceta de Antonio Moltó en la etapa de niñez de la Revolución, resulta una linda historia donde tuve el alto privilegio de estar a su lado por unos cuatro años en el fomento de los CDR en Santiago de Cuba. Estuvimos junto en el Secretariado Provincial de esta Organizaciones de la Provincia de Oriente. Molto fue el primer Jefe de Distrito de los CDR de la Ciudad Héroe. Radicábamos en Santa Lucia y San Félix. Una vez a la semana hacíamos reuniones para analizar el accionar de la organización en Oriente, que comenzábamos a las 8 de la noche y se extendía hasta las 8 de la mañana. A multo le hacíamos maldades Le encendíamos papeles cerca de los pies cuando echaba un pestañazo. A las tres de la madrugada hacíamos un alto e íbamos a un fonda de un chino en la plaza del mercado a comer ancas de rana y sopa china. De ayudante en una fábrica de medias y de la construcción a presidente nacional de la Unión de Periodista de Cuba; incansable combatiente, defensor del periodismo crítico, valiente en su actuar; se granjeo el cariño y respeto de todos los comunicadores de la Isla y el de los líderes de la Revolución cubana. A proposito del Congreso de los periodista, me bviene a la mente este gran amigo, que creo que sus prédicas como profesional y como lider de los comunicadores, debe tener presente en este cónclave

  • Una opinion dijo:

    La prensa debe estar al lado de los mas debiles, de los gobernados. Si no vean el filme: The Post.

  • Adrián Eduardo dijo:

    La prensa nuestra necesita dar más espacio a la lucha contra la corrupción, con nombres y apellidos. La falta de información precisa genera sensacion de impunidad entre quiénes se corrompen…y de desamparo y confusión entre quiénes la sufren.

  • Lázaro dijo:

    Creo que el periodismo puede hacer más en los temas legales, cada cierto tiempo nos sorprenden con un Decreto, una Resolución, etc, que no es de total agrado de una buena parte de la población, creo que los periodistas deben indagar con más rigor ante los decisores sobre por qué salió así y no de la manera que una buena parte del pueblo está reclamando. Tenemos entre todos, periodistas y pueblo en general, lograr que nuestros puntos de vistas sobre las decisiones legales o administrativas a todos los niveles se plasmen en una plataforma pública, no estoy pensando en CUBADEBATE que lo está haciendo muy bien, sino en plataformas de la propia Asamblea Nacional (Consejo de Estado) y así en los diferentes niveles, donde el pueblo pueda expresarse, y que todos veamos los comentarios nuestros y los de otros relacionados con un tema en cuestión y que se vea una respuesta pública a eso puntos de vistas del pueblo por el ente decisor correspondiente, que de hecho es un servidor público, como una de las tantas formas de rendición de cuenta. Esa plataforma no solo serviría para rendir cuenta, sino como retroalimentación de nuestros diputados que tienen como misión legislar para el pueblo. Sin renunciar a lo que sale en las asambleas de barrio, que son cosas por lo general con un impacto local, es necesario se puedan plasmar también aquellos aspectos más estratégicos para el país al cual todos queremos mejorar continuamente. Es mucho más efectivo analizar opiniones bien pensadas, bien redactadas, ordenadas y registradas de manera pública, porque de esa manera se toman las mejores decisiones en los niveles que corresponda y a la vista del pueblo.

  • Gerardo dijo:

    Muy bien por este X Congreso de los periodistas cubanos, en mi modesta opinión el modelo de prensa que necesitamos, debe acercarse a la vida ctual de cubanas ycubanos, a reflejar sus preocupaciones, sus emociones y sus aspiraciones; denunciar los males que lastran la economía, la falta de argumentos para la planificación y de recursos para cumplir los planes. es necesario hacer un peridismo cada vez más participativo, hay que ampliar los espacios en los medios de participacion ciudadana, para tomar el verdadero pulso de la opinión pública.
    Basta de trabajos cansones, de recorridos y más reocrridos que poco aportan a la noticia, es necesario fortalecer la opinión en la prensa, con temas de actualidad, sobre la base de la defensa de nuestro socialismo, pero tambien bajo la óptica de la crítica necesaria para avanzar y combatir lo mal hecho. Todavia un tema sin discernimiento concreto esta en las relaciones prensa-fuente: Quién dirige a quién. Es obvio que se trata de complementación. Nuestro modelo de prensa tiene que ser fiel a la verdad, a la diversidad de opiniones, a la adopación de una agenca mediática en consonancia con lo que el pueblo siente y hacerlo de forma creativa, amena y variada. Es necesario dejar a un lado las campañas y los seguimientos a temas intrascendente. Hay que saber lidiar con el día a día y en ese complejo entramado que es la vida política, econoómica y social del país, hacer un periodismo que seduzca, enseñe y se acerque a sus lectores, oyentes y televidentes. Éxitos en este X Congreso.

  • Ing.Noel Ascanio Montero dijo:

    El periodismo de estós tiempos, además de ser proactivo, inmediato y veráz, debe de ser atractivo y polémico para todos los lectores pues la credibilidad es la base de la aceptación social que puede tener.Hay que ser revolucionarios y valientes por encima de cualquier cosa sin olvidad nunca la ética.

  • dream dijo:

    Yo creo que el periodismo en el mundo entero padece del problema de la sobreideologización (si es que existe esa palabra). Creo que un periodismo con base en la ideología es nefasto pues me parece que las ideas son solo eso…ideas. Martí siempre defendió el libre pensamiento y yo estoy de acuerdo con él (que dicho sea de paso, es mi héroe, no Marx, no Engels, no Lincoln no Soros, no Churchill ni Roosevelt). Ya lo dijo Martí, “hombre es quién estudia las raíces de las cosas….lo demás…es rebaño” y creo que el periodismo es eso, investigación, búsqueda de la verdad (cualquier cosa que quiera decir “verdad”) y defensa del hombre (quiero decir humano, no se me pongan bravas las mujeres) que es lo real, el humano, aunque vaya en contra de la ideología que es solo eso, ideas.
    Digo esto pues me baso en la historia (aunque la historia que nos enseñan es “ad usum delfini” como decía Honoré de Balzac, pues no la enseñan completa). La historia nos ha enseñado que las ideologías nos han llevado a la división de la humanidad y a otros males, por ejemplo:
    1) La religión: que no es más que una ideología porque la ideología es eso, creer. Ésta nos trajo la inquisición y 1500 años de oscurantismo y recientemente el ISIS, ya lo decía Marx “La religión es el opio de los pueblos” y le doy la razón. No se me malinterprete, no estoy en contra de la religión o de las personas religiosas, cada cual cree en lo que quiera dado que es su más legítimo derecho.
    2) Ideología burguesa: Bueno, creo que todos tenemos claro lo que nos trajo.
    3) Nacionalsocialismo: La ideología Nazi…ni hablar del peluquín!!!
    4) Socialismo: La URSS, paladín del socialismo, tuvo su propia política imperial…no lo digo yo, lo dijeron los propios soviéticos, además de otros desmanes que cometieron por las razones que fueren, que sobra decir.
    Dicho esto, creo que no se trata de una desideologización total pues siempre creemos en algo. Se trata de no poner en primer plano la ideología y sí la objetividad (si es que eso existe). Defender a los seres humanos por encima de cualquier ideología que repito, son lo real (los humanos) porque están ahí y son los que sufren, las ideas…no sufren ni padecen.
    Podrán estar de acuerdo o no (para eso se hizo Cubadebate, creo, para debatir), es mi opinión y cualquier desacuerdo será bienvenido, sin teques, muelas o babas, bienvenidas son si tienen argumentos sólidos.

    • xxx dijo:

      Exelente opinión. El mejor de los comentarios.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también