Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020: ¿Una nueva política hacia Cuba?

| 76

 

Foto: Archivo.

Hace una semana el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, visitó la Florida, considerado uno de los estados claves para ganar las elecciones presidenciales el venidero 3 de noviembre. Como parte de su campaña acudió a Miami para buscar mayor apoyo de los votantes de la comunidad cubanoamericana. En el barrio de la Pequeña Habana pronunció un discurso que en su esencia estuvo dirigido a criticar la posición de línea dura contra Cuba mantenida por su contendiente republicano Donald Trump, y a reiterar que está dispuesto a implementar una “nueva política” hacia la Mayor de las Antillas.

En sus argumentos Biden no se distanció de la posición que tradicionalmente asumen los candidatos de ambos partidos, sobre todo cuando hacen campaña en Miami, de atacar a la Revolución Cubana. Mantuvo la misma retórica fracasada en materia de los derechos humanos al señalar que “Cuba no está más cerca de la libertad y la democracia hoy que hace cuatro años”. No obstante, señaló que “necesitamos una nueva política hacia Cuba. El enfoque de esta Administración no está funcionando”.

Esa ha sido la posición pública que ha defendido Biden durante toda la campaña electoral, a pesar de las presiones y acusaciones de Trump al calificarlo como socialista y de la izquierda radical. El manejo del tema Cuba lo abordan fundamentalmente desde dos prismas, uno doméstico para complacer al electorado cubanoamericano de la Florida, y otro de política exterior para frenar su influencia en América Latina y el Caribe.

Así lo reveló el asesor del candidato demócrata para la región, Juan Sebastián González, quien considera que cuando se trata de Cuba y Venezuela, la diferencia entre Biden y Trump es una cuestión de “valores e intereses nacionales”. Precisó que la campaña de Trump para incentivar el voto en el Sur de la Florida “le ha fallado al pueblo cubano y venezolano, en el país y en el extranjero”. Aseguró que “el objetivo primordial de los Estados Unidos en ambos países debe ser presionar para lograr un cambio democrático”, y en cuanto a la Isla “el compromiso no es un regalo para un régimen represivo”, sino que “es un acto subversivo para promover la causa de los derechos humanos y empoderar al pueblo cubano como protagonistas de su propio futuro”.[1]

Agrega el asesor, quien sirvió en varios puestos de América Latina y el Caribe en el Departamento de Estado, en el Consejo de Seguridad Nacional como Director para Asuntos Hemisféricos (2011-2013) y Asesor Especial del entonces Vicepresidente Biden (2013-2015), que la visión del candidato demócrata para la región está basada en la creencia fundamental de que la promoción de un “hemisferio seguro, de clase media y democrático” es de enorme interés para la economía y la seguridad nacional de Estados Unidos. Además, que deben trabajar en colaboración con sus vecinos si quieren ganar la lucha contra la pandemia de la COVID-19 y reconstruir la economía estadounidense de una mejor manera que en el pasado.

Se debe tener en cuenta que el candidato demócrata fue el vicepresidente de la administración de Barack Obama (2009-2017), que logró en los dos últimos años de mandato se mejoraran las relaciones con Cuba, las cuales se afectaron con la asunción de Trump y su alianza con la extrema derecha anticubana. Aquella etapa quedó marcada por el 17 de diciembre del 2014 (17 D), cuando los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro Ruz y Barack Obama, anunciaron de forma simultánea que se restablecerían las relaciones diplomáticas entre los dos países y se avanzaría hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

En esa ocasión se informó también del regreso a nuestra Patria de los tres héroes cubanos, Gerardo, Ramón y Antonio, quienes permanecieron presos injustamente durante 16 años en cárceles norteamericanas, al igual que los héroes René y Fernando que cumplieron sus condenas. Ambos mandatarios reconocieron que el proceso hacia la normalización sería largo, complejo y difícil, pero no imposible de lograr.

Los dos países asumieron el desafío de la nueva etapa, luego de varias décadas de intensa confrontación. La posición fue la misma proclamada desde 1959 por el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y continuada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz:  los principios no se discuten, mucho menos se negocian, pero se pueden encontrar soluciones a los problemas e identificar temas de interés común, en condiciones de igualdad y respeto mutuo.

Por primera vez desde el triunfo revolucionario un presidente estadounidense, con la única excepción del demócrata Jimmy Carter (1977-1981), reconocía al gobierno cubano como un interlocutor legítimo. Se crearon espacios de diálogo y de cooperación, que demostraron que a pesar de las profundas diferencias en varios temas, se podían encontrar soluciones de beneficio para ambas partes y crear un clima de "convivencia civilizada", reiterado por Raúl. [2]

Pero todo no quedó en la voluntad política de avanzar, sino que se concretaron en varias acciones bilaterales. Entre las más significativas estuvieron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y reapertura de las embajadas; la creación de la Comisión Bilateral; la exclusión de Cuba de la unilateral lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional; la creación del mecanismo de diálogo en materia de Aplicación y Cumplimiento de la Ley; la firma de la Declaración Conjunta para garantizar una migración regular, segura y ordenada; la reanudación del correo postal directo, el restablecimiento de los vuelos regulares de aerolíneas estadounidenses y el inicio de la operación de cruceros; más de 1 200 acciones de intercambios culturales, científicos, académicos y deportivos entre ambos países durante el 2016; incremento de los viajes de los estadounidenses a Cuba; se mantuvieron relaciones con 25 asociaciones empresariales, especialmente con la Cámara de Comercio de Estados Unidos; y se firmaron 22 instrumentos bilaterales de cooperación, que abarcaron áreas como salud, agricultura, protección del medio ambiente y aplicación de la ley.

A pesar de los avances alcanzados el principal obstáculo se mantuvo con la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero contra la Isla. No surtieron efecto los llamados reiterados del entonces presidente Obama al Congreso para que lo levantara y tampoco el mandatario estadounidense usó al máximo sus prerrogativas ejecutivas para avanzar en su desmantelamiento. Además, en la práctica lo aplicaron con fuerza y tuvo un record de multas contra entidades que sostenían negocios con Cuba.

La realidad fue que Estados Unidos no hizo concesiones a Cuba y no aprovechó todas las posibilidades que tenía por la vía ejecutiva de vaciar de contenido la política del bloqueo. También se mantuvo sin variaciones esenciales la proyección injerencista de promover cambios en el orden político, económico y social del país, con un enfoque más sutil y en correspondencia con la concepción estratégica del denominado “poder inteligente”, que combina los instrumentos tradicionales del denominado “poder duro”, relacionado con el uso del poderío militar y la coerción económica, con los instrumentos del “poder blando”, vinculados con la capacidad de persuadir utilizando la diplomacia, las transnacionales de la comunicación, la promoción del modo de vida norteamericano y la asistencia al exterior.

La normalización de los vínculos transitará por disímiles obstáculos, pero es previsible que retomará su rumbo con un gobierno estadounidense dispuesto a avanzar en las relaciones bilaterales. La posición cubana se mantiene invariable, como lo ratificó el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante su primera visita a Estados Unidos en septiembre de 2018 para participar en la 73 Asamblea General de Naciones Unidas. En su discurso reiteró que la Mayor de las Antillas mantiene su disposición de continuar una relación respetuosa y civilizada con el gobierno de Estados Unidos sobre la base de la igualdad soberana y el respeto mutuo. También ratificó que Cuba no realizará concesiones que afecten la soberanía e independencia nacional, ni negociará sus principios, ni aceptará condicionamientos. [3]

En el contexto de la visita a Nueva York, el presidente cubano se reunió con personalidades estadounidenses interesadas en mejorar las relaciones entre ambos países. En los diferentes encuentros que sostuvo con miembros del Congreso de ambas Cámaras del Partido Republicano y del Partido Demócrata, con líderes y empresarios de los sectores agrícolas y las nuevas tecnologías, altos directivos de la Cámara de Comercio y de la industria de viajes, y personalidades de la cultura, trasladó que asistía a Estados Unidos con un mensaje de diálogo y convocatoria sobre la base del respeto, a pesar del recrudecimiento del bloqueo y de las medidas contra Cuba.

Sin embargo, el gobierno estadounidense optó por la confrontación, cortar el diálogo y afectar a las familias cubanas. Desde entonces se experimenta una escalada de la hostilidad que se ha incrementado en los últimos meses con más restricciones, a pesar del impacto de la pandemia de la COVID-19. De ganar Trump la reelección se esperan nuevas y más duras medidas agresivas contra Cuba.

De lo contrario, si ganara Biden habrá una “nueva política” del gobierno de Estados Unidos hacia la Isla, que debe retomar el rumbo del complejo proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales. Lo primero que deberían plantearse es que cualquier cambio en la política es imprescindible eliminar los elementos de confrontación y hostilidad que adoptó el gobierno de Trump. En ese camino es esencial involucrarse en el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero, ya sea por la eliminación en el Congreso de la Ley Helms-Burton que lo codificó en 1996 o por el poder constitucional que tiene el presidente para eliminarlo unilateralmente y derogar las leyes que lo constituyen, como lo ha argumentado recientemente el reconocido abogado estadounidense Robert L. Muse.[4]

Aunque existan marcadas diferencias políticas e ideológicas, los vínculos pueden funcionar como una autopista de doble sentido, donde las dos partes se beneficien de sus desarrollos a pesar de las asimetrías, en un contexto en que existe un consenso generalizado en las sociedades cubana y estadounidense a favor de mejores relaciones entre los dos países. Al pueblo cubano lo unen lazos culturales, científicos, económicos, deportivos y familiares con el estadounidense de hace más de dos siglos.

En los diferentes periodos de historia común entre ambos países, han existido simpatías hacia Cuba de diversos sectores de la sociedad en Estados Unidos. Algunas figuras de los gobiernos y congresos han asumido posiciones favorables hacia la Isla, pero han sido desplazadas generalmente por fuerzas de extrema derecha anticubana que se han opuesto a cualquier acercamiento y han logrado dominar la proyección e implementación de las concepciones geopolíticas de las diferentes administraciones hacia la Mayor de las Antillas, dirigida a la recolonización o reconquista de la nación.  De ahí que las relaciones históricas entre los dos países nunca han sido normales ni en igualdad de condiciones.

A pesar de ese reto presente y futuro, Cuba tiene todas las potencialidades para convivir civilizadamente con Estados Unidos. Uno de los aspectos más importantes en esa dirección lo constituye la cultura de respeto del pueblo cubano hacia el pueblo estadounidense, inculcada por la dirección histórica de la Revolución. Fidel en múltiples intervenciones insistía en que no se podía culpar al pueblo norteamericano por las agresiones de su gobierno, y reiteraba que la política de principios seguida por la Revolución ha estado dirigida a “educar al pueblo en una conciencia política elevada, en una idea clara de quién tiene la responsabilidad de cada cosa, en un sentimiento de amistad hacia el pueblo de Estados Unidos”. [5]

Y ese espíritu de fraternidad lo abrazamos los cubanos desde el grito de independencia. Precisamente este 10 de octubre se cumplieron 152 años que el abogado Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, en acto patriótico abolicionista, otorgó la libertad a sus esclavos y proclamó el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba, el cual por su vigencia comparto un fragmento que continúa marcando el rumbo de sus hijos:

“Cuba no puede pertenecer más a una potencia que, como Caín, mata a sus hermanos, y, como Saturno, devora a sus hijos. Cuba aspira a ser una nación grande y civilizada, para tender un brazo amigo y un corazón fraternal a todos los demás pueblos”. [6]

Fuentes:

[1] Juan S. González: Joe Biden y el Futuro de las Américas, Americas Quarterly, July 29, 2020, in:https://www.americasquarterly.org/article/joe-biden-y-el-futuro-de-las-americas/?fbclid=IwAR11-ZQ1hL0rzTUECYc_xALCle_mAMHM_Obd2RCXbQW1JfQdWloj6qL-eVA

[2] Raúl Castro Ruz: Discurso pronunciado en el acto central en conmemoración del aniversario 60 del triunfo de la Revolución, en Santiago de Cuba, el 1ro. de enero de 2019, en:http://www.granma.cu/cuba/2019-01-01/tras-60-anos-de-luchas-sacrificios-esfuerzos-y-victorias-vemos-un-pais-libre-independiente-y-dueno-de-su-destino-01-01-2019-23-01-14

[3] Miguel Díaz-Canel Bermúdez: Discurso pronunciado en el debate general del 73 Período de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, el 26 de septiembre de 2018, en:https://www.presidencia.gob.cu/es/presidencia/intervenciones/discurso-pronunciado-en-el-debate-general-del-73-periodo-de-sesiones-de-la-asamblea-general-de-la-onu-en-nueva-york-el-26-de-septiembre-de-2018-ano-60-de-la-revolucion/

[4] Robert L. Muse: The president has the constitutional power to unilaterally terminate the embargo on Cuba, The Global Americans, October 8, 2020, in:https://theglobalamericans.org/2020/10/the-president-has-the-constitutional-power-to-unilaterally-terminate-the-embargo-on-cuba/?fbclid=IwAR0JlTA__qdYGIKk1aitLp_LWngvU6KhspiWKVz8YtrFuj9ZNQ-Tuhi4HjA

[5] Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado en el encuentro con los pastores por la paz, Centro Memorial “Dr. Martin Luther King, Jr.”, el 27 de noviembre de 1992, en:http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1992/esp/f271192e.html Consultado

[6] Citado en: Hortensia Pichardo: Documentos para la historia de Cuba,  Editorial Ciencias Sociales, 1973, t. I, pp. 360-362.

Se han publicado 76 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Elector dijo:

    Trump o Biden mas moderado o no en su politica hacia Cuba, sera mas de lo mismo.

    • Jose R Oro dijo:

      Bueno, casi siempre lo “menos horroroso” es mejor que lo “más horroroso” sobre todo si la diferencia entre estos dos términos no es retórica en lo absoluto, sino que esa desigualdad entre lo menos y mas “horroroso” puede entrañar la supervivencia o el fin de la humanidad, por ejemplo. O que si Cuba necesita X cantidad de millones de dólares de importaciones y X’ cantidad de dólares de ingresos para obtenerlas, se requiera un 25% menos y se obtenga un 25% mas, lo que podrá ser “insuficiente” pero es muy útil e importante para todo el pueblo cubano. O que miles de cubanos puedan recibir visas en Cuba, sin viajar a terceros paises o recibir remisiones familiares normalmente, sin que nuestros bancos e instituciones financieras sean salvajemente agredidas. Podra ser "mas de lo mismo" pero para muchos millones de cubanoses una mejora necesaria.
      Cuba debe depender de si misma, esta claro pero vivimos en un planeta con una enorme interaccion entre las naciones que no podemos ignorar, la autarquias o ideas Juche son simplemente conceptos inaplicables en el mundo de hoy.
      Todo lo que apriete mas las tenebrosas garras del Bloqueo es malo para Cuba, todo lo que lo afloje o se mueva en direccion a su desaparicion es menos malo o mejor para Cuba. No, no creo que sea "mas de lo mismo". Quizas decimos eso porque no entendemos que lo mismo del 2017 a la fecha es muchisimo peop que lo mismo de diciembre del 2014 a enero del 2017

      • ernesto dijo:

        Será más de lo mismo, porque el objetivo es el mismo y la estrategia es la misma, sólo cambian en la forma; será lo mismo porque ambos entienden que una relación "normal" es una relación de subordinación; será los mismo porque los dos van a continuar financiando la subversión; será lo mismo porque ambos continuarán promoviendo un "cambio de régimen"

      • Jose Luis Amador dijo:

        Estimado colega Oro: Cuando en su excelente comentario ud. nos dice: "Autarquías o ideas Juche" se refiere también a Corea del Norte? Puedo considerar sus palabras como una crítica indirecta a dicho país hermano?
        Saludos respetuosos desde Camagüey.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Jose Luis Amador. Para nada, yo quiero mucho a los hermanos coreanos. Ya ellos se fueron de un concepto autarquico como lo fuera la idea Juche que no se corresponde con un mundo contemporaneo que se afecta todito todo con los cambios climaticos o con crisis economicas globales o con Pandemias. Quise decir que no podemos sustraernos del mundo y esperar que podamos vivir por nosotros solos al 100%. Si esta bien claro que no debemos depender de nadie, bien claro. Pero tenemos que hacer y Cuba lo hace, todo lo que podamos por abrirnos al mundo y que el mundo se abra a nosotros. Un abrazo!

      • Jose R Oro dijo:

        No es más de lo mismo para los que necesiten ir a ver a sus padres o hijos, sin tener que ir a un tercer país, O que puedan recibir remisiones de sus familias o que nuestras instituciones financieras tengan que hacer malabares para esquivar las constantes salvajadas que se les hacen. O que decreten que de hecho los estadounidenses no puedan venir a Cuba, otras muchas maldades.
        Quiero proponerle que analice si usted cree que "malas intenciones" y "abiertas agresiones" son lo mismo, que claramente no lo son. Por lo tanto no es más de lo mismo, a mi parecer. Si alguien nos sugiere que olvidemos la historia, le decimos: ¡No olvidamos la historia porque a los cubanos no nos da la gana de olvidarla! Pero si alguien nos hace imposible recibir petróleo, tenemos muy pocos medios de enfrentarlos, mas allá de buscar tanqueros por aquí y por allá, al precio que sea.
        Malas intenciones y agresiones no son lo mismo, y quien no lo entienda está a mi juicio bien errado y le hace un flaco favor a su pueblo.

      • CDMF dijo:

        No concuerdo con la idea de que Biden será más de lo mismo. La posibilidad de una administración democrata, nos acerca a la perspectiva de que en algún punto se elimine el bloqueo, objetivo importantísimo de nuestra política exterior. No es lo mismo el bloqueo como está ahora que la posibilidad de que se regrese al punto en que estaban las relaciones con la administración Obama. Subversión, interés por influir en Cuba a favor de sus intereses siempre existirá y ese es el reto que tendría Cuba. Pero señores entre malo y MALÍSIMO la preferencia es bastante clara. Sin dudas hay muchas diferencias entre Trump y Biden, no perdamos la perspectiva. Por lo pronto deseo que gane Biden, quien aun no se exactamente como será, pero si se como es Trump y difícil ser peor que el.

      • Bluejet dijo:

        Estimado José R. Oro. Estoy plenamente de acuerdo con Usted. Estados Unidos de América y Cuba pueden y deben convivir en una relación respetuosa de vecinos. Para nada es lo mismo la política adoptada por el gobierno Obama, en especial en el tramo final y lo vivido hasta ahora con Donald Trump, en este último se intenta un tipo de reconcentración weileriana, haciéndonos la vida mucho más complicada. El muy interconectado mundo actual es incompatible con esas políticas, todo lo que se aparte de eso siempre será mejor. Es cierto que se intenta seducir con políticas a nuestra sociedad, pero está en nuestras manos impedirlo. Hay que confiar en la cultura política de la mayor parte de la población cubana en el país, creo en ello, gracias

      • FABIOMAXIMO dijo:

        CONCUERDO. ES PREFERIBLE MIL VECES BIDEN QUE TRUMP. EL SEGUNDO ESTA ABIERTAMENTE ALIADO A LA EXTREMA DERECHA ANTICUBANA QUE NO HA TENIDO ESCRUPULOS PARA ATACAR A NUESTRO PAIS. SI BIEN OBAMA NO HIZO TODO LO QUE PUDO O ABIERTAMENTE SUS INTENCIONES ERAN DERROCAR LA REVOLUCION DE UNA FORMA DIFERENTE, HIZO ALGO IMPENSABLE HASTA ESE MOMENTO. EL RESTABLECIMIEMNTO DE LAS RELACIONES FUE UN PASO FUNDAMENTAL. TRUMP VA CLARAMENTE A HACER TODO EL DANNO POSIBLE INSTIGADO POR TODOS LOS SICOPATAS COMO EL, DE LA FLORIDA.

      • Rafael Cantero Pérez dijo:

        El profe Oro dando siempre en la Diana, ¡coincido 100% con él!

    • Leandro dijo:

      Aunque la estrategia sea la misma y el objetivo final sea el mismo: derrocar la Revolución, no podemos creer que si triunfa Biden sea más de lo mismo, pues indudablemente no es lo mismo la política de Obama hacia Cuba que la de Trump, aunque ambos han pretendido subordinar a Cuba a los intereses de Washington. Si triunfa Biden, no creo que se trate de una “nueva política”, sino que se trata de retomar la política de Obama. Ciertamente, si triunfa Biden e instrumenta un cambio en la política actual hacia Cuba, queda la posibilidad de que la “soga” “volverá a apretar en el futuro”, como señala un forista; pero la pregunta debe ser hasta dónde podrá volver a apretar. Ello a mi juicio depende de cuánto seamos capaces de avanzar internamente en el desarrollo económico y social del país y de hasta donde sea capaz de llegar Biden en el establecimiento de vínculos con Cuba, pues tengo la certeza de que hay umbrales en las relaciones bilaterales que un presidente estadounidense, sea el que sea, no puede traspasar. Considero que si Obama hubiese sido más osado, Trump no hubiese podido destrozar casi todo en lo que se avanzó, no obstante Obama dio un primer e importante paso dando la posibilidad de que Biden pueda desde el primer momento comenzar el giro, lo cual él (Obama) no quiso o quizás no pudo. De todas formas, hay un factor que no debemos obviar: la política de Obama hacia Cuba perseguía una mayor influencia de los EE.UU. en América Latina y El Caribe en momentos de auge de los gobiernos progresistas en la región y hoy la situación favorece a la derecha, por lo que habrá que ver la reacción de Biden ante esta situación si llega al poder y hasta donde serán capaces de llegar las fuerzas de la Izquierda en esta parte del mundo durante el mandato de Biden.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy de acuerdo con los estimados Leandro y CDMF. Completamente claro Leandro que no es lo mismo en el 2014 con mayor influencia de izquierda en America Latina que ahora. Si deseo observar que no es solo Biden. Que es Biden / Kamala y en el fondo una persona que va a tener una gran influencia, Bernie Sanders. Tanto Kamala como Bernie son mucho mas progresistas que Biden y van a tener una cuota de poder alta

  • Jose R Oro dijo:

    Este es sin dudas de ningún tipo, un trabajo de excelencia, en un tema tan complejo y controversial como ineludible. Felicito de todo corazón al autor, el destacado intelectual cubano Abel González Santamaría, por proyectar su conocimiento, su compromiso patrio y su sinceridad, que son el tríptico necesario para que un trabajo como este sea tan serio y útil para todos, como es.
    Por razones de orden de pensamientos, quisiera comentar primero el párrafo final del artículo, la cita de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, muy oportuna mención inmediatamente después del 10 de octubre, y precisamente el día 12 de octubre, el así llamado de forma muy controversial "El día de la Hispanidad"
    Cuando Cespedes utiliza patrióticamente la frase ““Cuba no puede pertenecer más a una potencia que, como Caín, mata a sus hermanos, y, como Saturno, devora a sus hijos” tomado de la mitología greco – romana e inmortalizada en horrible expresión visual por Goya (y por Rubens antes que él) obviamente se refiere a España de la cual en parte somos hijos, comenzando por el propio Céspedes de origen andaluz y noble. Se refiere al país del que escribió el gran poeta bilbaíno Blas de Otero y adaptó como canción Víctor Manuel para Ana Belén: “España camisa blanca de mi esperanza, a veces madre y siempre madrastra; navaja, barro, clavel, espada”. Esta cita no se refiere a los Estados Unidos, ni entonces (lo que es evidente) ni tampoco hoy. Estados Unidos no tiene ni las relaciones étnicas ni culturales que comparten Cuba y España, de la que somos “en parte hijos y siempre hijastros”. Por lo demás el significado que le da el autor a la cita está claro para mí, aunque lo veo un tanto alejado en tiempo y concepto de la materia en discusión.
    Quisiera pasar al tema principal. Tratando de poner un ejemplo matemático, en cualquier forma de pensar, podemos operar en un sistema binario o un sistema decimal (entre otros). Como sabemos, el sistema binario emplea sólo dos dígitos o cifras: el cero (0) y el uno (1), en cambio el sistema decimal, utiliza diez dígitos (del cero al nueve).
    En política, los fanáticos o extremistas utilizan siempre el sistema binario donde lo que defendemos o incluso soñamos es siempre 1 y cualquier variación de ello por mínima que sea es 0. Pero todo eso es parte del pensamiento utópico y frecuentemente de grupo ideológico, lideres o pueblo elegido. Pero la política real no es así, el sistema decimal se acerca más. Si lo absolutamente malo es 0 y lo absolutamente bueno es 9, tendríamos a Trump como 1 y a Biden (que suponemos una suerte de reflejo de Obama) con diríamos 3 o 4. Por supuesto que 3 o 4 es mucho mejor que 1. El sistema binario no funciona, porque en la realidad objetiva no existen ni el 1 ni el 0.
    Por eso me gusta tanto este artículo de Abel González Santamaría, porque usa una forma de análisis que no cae en extremos. Como este articulo va a traer una considerable discusión de seguro, continuo mas tarde en el debate. ¡Muchas felicidades a Abel González Santamaría por este trabajo tan sólido y sincero!

    • Elio dijo:

      Oro, recuerda que en USA las elecciones son cada 4 años, y el poder lo toma un partidos u otro.
      Si gana Biden afloja la soga para Cuba, pero volverá a apretar en el futuro.
      No crees?

      • Preocupao dijo:

        Por eso es necesario lograr inversiones estadounidenses. Por irónico y paradójico que parezca, esas inversiones contribuyen a que la normalización sea irreversible, porque afectaría a las empresas norteamericanas, y cuando el dinero habla, los políticos escuchan. El ejemplo concreto lo tenemos con Habana Club, Bacardí, y Pernord Ricard. La única razón por la que Bacardí no puede vender su Habana Club falso en Europa, es Pernord Ricard, que es quin comercializa ese ron en Europa. Sin esa empresa europea, otra seria la historia.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Elio. Si dentro de 4 años no hemos avanzado lo suficiente para ser bastante "inmunes" (no por completo) a este tipo de agresiones, “la soga" nos la apretamos nosotros mismos. Si no hemos tomado en la práctica las acciones necesarias para lograr una sustancial independencia alimentaria, o aumentado nuestras exportaciones y disminuidos las importaciones, mejorado la situación de la deuda, atraído muchísimas más inversionistas, etc. una parte de la culpa en 48 meses caerá en nosotros mismos, "guerra avisada no mata soldado". Además, le aseguro que si hay inversionistas estadounidenses participando de la economía nacional de Cuba, ellos van a ser un factor político - social más fuerte que un puñado de ultraderechistas de Miami.

    • Lourdes dijo:

      Gracias por iluminarnos, estimado profesor! Espero ansiosamente que empiece el debate y así disfrutar de sus profundos conocimientos de geología, astronomía, filosofía, geografía, trigonometría, teología, mitología, psicología, etc, etc, etc.........Saludos desde Santa Clara!

    • Blindado dijo:

      Profesor.
      El actual Presidente de EUA pasará a la historia como el más manipulador, hipócrita, mentiroso patológico y antisocial.

      Solo ver las palabras pronunciadas por el Energúmeno de la Casa Blanca en la 74 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Septiembre 2019:

      "El futuro le pertenece a las naciones soberanas e independientes que protegen a sus ciudadanos, respetan a sus vecinos y honran las diferencias que hacen que cada país sea especial y único".

      _ ¿ A cuál futuro se refiere el Gran Infame?
      _ ¿Está o estará EE.UU en ese grupo de Naciones?.  El presente dice que No.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy de acuerdo con usted, estimado Blindado! Un abrazo!

    • Jaime dijo:

      Me impresiona mucho su ejemplo del sistema binario y el sistema decimal, los extremos siempre se mtoca. Se ve en algunos comentarios como los reacios a entender que Biden seria de cualquier manera menos malo que Trump, la coincidencia (involuntaria, pero coincidencia) con la ultraderecha fascista de Miami. No apoyar a Biden es apoyar a Trump, y debemos mostrarle a nuestro parientes y amigos que viven y votan en los Estados Unidos, que votar por Trump es la peor, super - peor opcion para Cuba y sus compatriotas.

    • Lázaro Borroto dijo:

      Estimado Oro, excelente comentario, ver las cosas en blanco y negro, sin matices, lleva inevitablemente al fracaso, porque la realidad objetiva está llena de matices. Y también hay que ponerse en el lugar del otro, ellos nos ven con los lentes del libre mercado y el desarrollo, y seguramente desearían ese sistema para nosotros, que es en el que ellos creen, también nos ven desde la óptica de un poderoso Imperio que debería dominar o influir en el pequeño vecino, pero entre ellos los hay que son personas decentes, de hecho Raúl dijo en Panamá que Obama era un hombre honesto. Acaso es lo mismo lidiar con Obama que con el traste de Trump?

      • Jose R Oro dijo:

        Tiene usted toda la razon, estimado Ing. Lazaro Borroto, clarisimo! Un abrazo!

  • AlePiedra dijo:

    Considero que Biden es un hipócrita, y que la normalización de relaciones debe llevarse a cabo sin caer en manipulaciones ni mucho menos ceder ante coerciones. Biden va a tratar de meterse en nuestros asuntos internos de forma más disimulada, y haciendo parecer que nos está haciendo un favor con cada obstáculo que elimina, cuando lo que hace EEUU es ilegal y criminal.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado AlePiedra. No creo que este sólido articulo de Abel González Santamaría, trate sobre la "normalización de relaciones" que es un proceso de largo aliento, sino de una nueva politica, menos agresiva hacia Cuba. Para refrescar algunas cosas, quisiera presentarle lo que pasó (y dejó de pasar) en los finales de la administarción Obama y en la de Trump.Algunas acciones de Barack Obama de erradicar injusticias hacia Cuba, que si Biden es electo, serian el piso de su futura política hacia Cuba. No va a ser un cambio politico perfecto ni siquiera muy bueno, pero si significativo, aun mas si pensamos un poco en que nos depararía Trump en un segundo periodo.
      Con respecto a los viajes
      • Levantó restricciones de viaje para que los estadounidenses puedan ir a Cuba de manera independiente en viajes educativos, "de pueblo a pueblo" en vez de con grupos organizados. Siguió entonces y sigue en pie actualmente una absurda prohibición al turismo.
      • Aprobó "licencias generales" para viajes de estadounidenses a Cuba, con lo que los norteamericanos que viajan por razones autorizadas no tienen que esperar a tener un permiso de antemano.
      • Permitió a viajeros estadounidenses regresar de Cuba con mercancías por un valor de 400 dólares, incluyendo tabaco y alcohol, siempre que no superen estos últimos los 100 dólares en total.
      • Permitió las visitas familiares ilimitadas de cubano-estadounidenses, antes de que Washington y La Habana anunciaran sus planes de normalizar relaciones.
      • Autorizó a algunas líneas de cruceros a ir a Cuba. Aguardan la autorización de las autoridades cubanas.
      • Llegó a un acuerdo para restaurar vuelos comerciales. En ese marco, aprobó también el primer servicio de ferrys entre Estados Unidos y Cuba.
      • Permitió a Airbnb funcionar en Cuba, con lo que viajeros de todo el mundo pueden buscar alojamiento en casas privadas en Cuba en vez de hoteles.

      Medidas financieras
      • Eliminó la prohibición sobre transacciones financieras cubanas que puedan pasar por instituciones bancarias estadounidenses, lo que en efecto había aislado a Cuba del sistema financiero mundial. Muy poco en la practica
      • Permitió a los ciudadanos cubanos abrir cuentas bancarias en Estados Unidos y usarlas para enviar remesas a su país.
      • Sacó a Cuba de la lista de países con seguridad portuaria inadecuada, facilitando el tráfico naval entre los dos países.
      • Autorizó la exportación de productos necesarios en Cuba, como materiales de construcción y repuestos de tractores.
      • Autorizó también la exportación de algunos equipos de telecomunicaciones, inclusive software, hardware y servicios.
      • Permitió a los ciudadanos cubanos empezar a devengar un salario en Estados Unidos sin tener que iniciar el proceso de inmigración.
      • Aumentó la cantidad de dinero que los estadounidenses pueden enviar a Cuba: de 500 a 2,000 dólares cada tres meses. Antes era un tope de 1,200 dólares anuales sobre las remesas.

      Diplomáticas
      • Dejó en libertad a los tres heroes cubanos.
      • Se reunió aparte con el presidente cubano Raúl Castro en Panamá, en el primer encuentro cara a cara de los líderes de ambos países en décadas. Además marcó el inicio de intercambios de alto nivel entre funcionarios de Cuba y Estados Unidos.
      • Reabrió la embajada estadounidense en La Habana. Cuba también reabrió su embajada en Washington.
      • Sacó a Cuba de la lista de países patrocinadores de terrorismo y exhortó al Congreso, aunque sin éxito, a levantar el ilegal Bloqueo económico, comercial y financiero que pesa sobre Cuba.
      • Inició la restauración del servicio postal. El primer embarque aéreo salió de Estados Unidos justo antes del viaje de Obama como proyecto piloto.

      Lo que pudo haber hecho y no hizo Obama para mejorar las relaciones con Cuba
      • Abrir el turismo a la Isla a todos los ciudadanos estadounidense, sin permisos o licencias especiales
      • Incrementar sustancialmente la lista de productos que Cuba puede importar desde los Estados Unidos, incluso bajo una enorme presión de los agricultores.
      • Sacar a Cuba de la Ley de Comercio con el Enemigo que ha sido prorrogada desde la década de los 1960’s
      • Un grupo importante de Acciones Ejecutivas que se pudieron haber tomado, sin la aprobación del Congreso, sobre todo del Senado controlado por los republicanos.
      (Continuara)

    • Jose R Oro dijo:

      Algunos ejemplos de las acciones de Trump, para destruir lo avanzado por Obama y recrudecer la brutal guerra económica contra Cuba:
      16 de junio de 2017: Trump firma en Florida un memorando presidencial sobre política hacia Cuba, anuncia la reversión del acercamiento iniciado por su predecesor Barack Obama y ordena nuevas restricciones.
      9 de septiembre de 2017: Con el argumento de incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos en La Habana, el Departamento de Estado anuncia la retirada del 60 por ciento del personal de su Embajada en Cuba y suspende la emisión de visas allí.
      3 de octubre de 2017: El Departamento de Estado ordena de manera ilegal la salida de 15 diplomáticos cubanos de la Embajada de Cuba en Washington D.C.
      8 de noviembre de 2017: Estados Unidos difunde nuevas restricciones a los viajes y el comercio con Cuba, las cuales incluyen una lista de 180 entidades y subentidades cubanas con las que los estadounidenses no pueden realizar transacciones. Esa lista fue ampliada en otras cinco ocasiones, la última de ellas hace unos dias atras.
      2 de marzo de 2018: El Departamento de Estado informa la decisión de mantener de forma indefinida la reducción del personal de su Embajada en Cuba.
      10 de diciembre de 2018: El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos comunica sobre el cierre de su oficina local en Cuba, cuyas labores pasaron a realizarse en la capital de México.
      15 de marzo de 2019: El Gobierno norteamericano da a conocer la modificación de la entrega a cubanos de las visas B2 (para turismo y visitas familiares, entre otras funciones), las cuales son reducidas a una sola entrada con validez por tres meses.
      5 de abril de 2019: La administración de Trump impone sanciones contra embarcaciones y empresas relacionadas con el sector petrolero de Venezuela que transportan crudo a Cuba, una medida que se repitió en otras ocasiones durante el año.
      8 de abril de 2019: El Gobierno estadounidense ordenó cancelar un histórico acuerdo alcanzado entre las Grandes Ligas del béisbol estadounidense y la Federación Cubana de la disciplina.
      2 de mayo de 2019: El Gobierno estadounidense activa el Título III de la Ley Helms-Burton y se presentan en Florida las primeras demandas al amparo de ese absurdo acápite legislativo.
      24 de mayo de 2019: Comienza en la ciudad de Boston, Massachusetts, el Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, al cual no pueden asistir decenas de académicos y especialistas cubanos cuyas ponencias habían sido aprobadas, por no recibir las visas estadounidenses necesarias.
      4 de junio de 2019: La administración Trump da a conocer que a partir del día siguiente se suspenden los viajes educativos grupales pueblo a pueblo, y prohíbe que vayan a la isla embarcaciones recreativas y de pasajeros, incluyendo cruceros y yates, y aeronaves privadas y corporativas.
      (continuara)

    • Jose R Oro dijo:

      (continua)
      20 de junio de 2019: Estados Unidos incluye a Cuba en una lista de países que, según Washington incumplen las normas mínimas para eliminar la trata de personas, pese a la tolerancia cero declarada por la isla contra ese fenómeno.
      3 de julio de 2019: El Gobierno estadounidense pone en su unilateral lista de entidades sancionadas por vínculos con Venezuela a la compañía cubana Cubametales, con el fin de golpear más la importación de petróleo desde el país sudamericano.
      26 de julio de 2019: Estados Unidos anuncia restricciones de visas contra funcionarios cubanos vinculados a las misiones médicas de la isla en el exterior, uno de los programas solidarios más importantes del país caribeño.
      9 de septiembre de 2019: La administración Trump impone un límite de mil dólares por trimestre a las remesas que una persona puede enviar desde este país hacia Cuba, y elimina un permiso que permitía la realización de transacciones bancarias U-turn. La medida entra en vigor un mes después.
      19 de septiembre de 2019: El Departamento norteamericano de Estado anuncia la expulsión de dos miembros de la misión cubana ante la ONU y la restricción adicional de movimiento para toda esa representación.
      30 de septiembre de 2019: El Departamento norteamericano de Estado comunica la imposición de restricciones de visa a funcionarios cubanos vinculados con el programa de misiones médicas de la isla en el exterior.
      1 de octubre de 2019: La embajada de Cuba en Washington D.C. denuncia que Estados Unidos denegó las visas a los miembros de la delegación de la isla que participarían en el 57 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud.
      21 de octubre de 2019: La Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio modifica los Reglamentos de Administración de Exportaciones para restringir aún más las exportaciones y reexportaciones de artículos a Cuba. Entre otras medidas, esta acción vuelve a prohibir la reexportación a la isla de artículos extranjeros con más de un 10 por ciento de componentes estadounidenses.
      26 de noviembre de 2019: El Gobierno estadounidense incluye en su unilateral lista de entidades sancionadas por vínculos con Venezuela a la compañía cubana Corporación Panamericana S.A., en otro ataque contra el suministro de petróleo al país caribeño.
      10 de diciembre de 2019: Entra en vigor una prohibición que impide a las aerolíneas comerciales estadounidenses viajar a todos los destinos de Cuba, con la excepción de La Habana.
      2 de enero de 2020: Estados Unidos 'sanciona' al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Leopoldo Cintra Frías, bajo argumentos como el apoyo de la isla al gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro en Venezuela.
      Varias nuevas acciones hasta la fecha sobre todo en el campo de impedir el acceso financiero a Cuba y de limitación del uso de facilidades cubanas por estadounidenses, numerosas acciones contra empresas cubanas y/o con participación cubana, negativa a colaborar durante la epidemia del COVID -19, y un largo etc.
      Le ruego de la forma mas sincera que comparemos las medidas de Obama y las de Trump, no solo acerca de sus malas intenciones sino en la realidad de la praxis politica cotidiana.

  • Amaya dijo:

    No amigo Elector, NUNCA los gobernantes demóctratas han sido mas hostiles que los republicanos cuando están en el poder, siempre estos son los que han agudizado las agresiones y politicas de bloqueo, eso es incuestionable

    • Rafael dijo:

      amaya acuerdece de clinton q fue democrata y firmo la dichosa ley que tantos dolor con su articulo 3 le a dado al pais.

      • Rogelio dijo:

        Y Kennyde fue demócrata y fue el que impuso en 1962 el bloqueo contra Cuba, auque en los últimos tiempos eso haya cambiado algo se mantiene aquello de que ; "No hay nada más parecido a un republicano que un demócrata y vicebersa"

      • dream dijo:

        Bingo!

    • Leandro dijo:

      Si bien ante la disyuntiva que se nos presenta pienso que Biden es la mejor opción en este momento, no es cierto que "NUNCA los gobernantes demóctratas han sido mas hostiles que los republicanos cuando están en el poder". Fue un demócrata (Kennedy) el que finalmente dio luz verde a la invasión por Playa Girón, el que instauró el Bloqueo económico y aprobó la Operación Mangosta, entre otras acciones hostiles. Fue abajo la presidencia del demócrata Lyndon Baines Johnson que se aprobó en 1966 la Ley de Ajuste Cubano. Corresponde a Clinton el triste mérito de ser el responsable de las leyes Torriceli y Helms-Burton. En el caso de la primera, Buhs (padre) entonces presidente, se oponía a la Ley Torricelli, sin embargo, el 3 de noviembre de 1992 tendrían lugar las elecciones presidenciales en los EE.UU. Buhs aspiraba a reelegirse; Clinton, que era su adversario, de manera oportunista señaló en Miami que le gustaba esta ley y que Buhs había perdido una gran oportunidad de martillar a Castro y a Cuba, lo que le posibilitó recaudar en ese momento para su campaña 275 mil dólares y lo más importante, el respaldo de la poderosa mafia anticubana. Bush que no quería perder el voto de los cubanos en La Florida, reaccionó promulgando el 23 de octubre de ese año (1992) la llamada Ley Torricelli. Las pretensiones reeleccionistas de Bush fracasaron al ser derrotado por el demócrata William Clinton, pero la ley Torricelli era ya una realidad y Clinton, que la había apoyado, sería el responsable de implementarla. Durante la administración Clinton se incrementaron las acciones terroristas contra Cuba y se propició desde el vecino del norte la “Crisis de los Balseros” que obligó al gobierno estadounidense a la firma de un acuerdo migratorio que pronto burlaría al establecer la "Política de pies secos, pies mojados". Eran días en que el gobierno estadounidense de manera complaciente oía al periodista Agustín Tamargo pedir en la radio miamense una “licencia de tres días para matar” cuando fuese derrocada la Revolución, al tiempo que instaba en la prensa a crear “células secretas” para conspirar y provocar el desorden interno y el 12 de marzo de 1996 W. Clinton estampaba su firma dando luz verde a aquel engendro que se conoce como ley Helms- Burton. Esa es parte de la historia que demuestra que no pocas de las agresiones más crueles contra el pueblo cubano se han llevado a cabo bajo presidencias demócratas.

  • Roberto Gómez dijo:

    Cómo dices en tu análisis Cuba y EE. UU tienen profundas diferencias políticas e ideológicas que nunca serán sanjadas, pero los avances alcanzados en el gobierno de Obama demostraron que se puede coexistir en un ambiente de paz y cooperación. Ahora bien, soy de los que piensa que un presidente demócrata nos conviene más, máxime cuando Biden fue vice de Obama y protagonista directo del acercamiento. Todos estamos claros que ambos partidos quieren lo mismo con relación a Cuba, pero ahora mismo necesitamos impulsar nuestra economía. Cultura política y solidez ideológica nos sobra para enfrentar lo demás que nos reserva el imperialismo.

  • rebelde dijo:

    En términos beisboleros se puede describir que a Trump se le batea esperando siempre recta dura al centro, pero a Biden, como a Obama, habrá que dedscifrarle los lanzamientos en rompimiento. Cuando Obama muchos se marearon con su figura de mulatico simpaticón, su sonrisa amplia, pero quería lo mismo babeandonos y calculando que un bombardeo de pacotilla contra Cuba es más efectivo que con bombas.

    • Ruben dijo:

      Sr. rebelde, no se ofenda, pero en esas ligas, todos los lanzadores tienen mas de un lanzamiento. Si podemos tener un poco de oxigeno aunque sea por un periodo presidencial de USA para fortalecer nuestra economia y ser menos vulnerables a otras agresiones en el futuro, bienvenido sea.

  • JPP dijo:

    Pienso que la direcion del pais no tiene en cuenta si es Trump o Biden para el avance de nestra situacion economica, y asi lo esta demostrando, sera casi mas de lo mismo como dice Elector. Mas porque al fin los cubanos sabemos que las inteciones son las misma y casi de lo mismos, porque lo que nos aprieta el bloqueo no sera eliminado por las intenciones de Biden.Este ha dicho que Cuba no habia demostrado intenciones de cambiar su politica interna(claro en optras palabras) y Cuba no va a cambiar como lo ha expresado nuestro presidente.
    No dudo que algo aflojaria el bloqueo la presencia de Biden, pero no espero nada trascendental de el con respecto a Cuba, seran las mismas intenciones pero por el otro carril.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado JPP, con el mayor respeto difiero sustancialmente de sus opiniones, las que insisto, respeto en grado sumo.
      Quisera hablar un poco de política exterior futura de los Estados Unidos. Si el ex vicepresidente Joe Biden gana la Casa Blanca en noviembre, Estados Unidos cambiará o mejor dicho modificará, su política exterior a medida que Biden revierta, desmantele o restringa severamente muchas de las acciones más agresivas e imprudentes del presidente Donald Trump. Ojo insisto en que no estoy diciendo que cambien los objetivos globales de los Estados Unidos, sino de manera bien drástica su forma de implementarlo y ejecutarlo, desde una forma fascista y brutal como Trump, a vías menos salvajes y destructivas contra los pueblos, permitiéndole a la humanidad “defenderse”. No es lo mismo “malas intenciones” que “abiertas agresiones”, lo repetire mil veces
      Con pocas excepciones, los estadounidenses esperan que Biden vuelva a políticas más tradicionales que las agresiones diarias de Trump. Donde el iconoclasta Trump ha utilizado amenazas e insultos soeces para presionar sus ideas, Biden, un ex senador con gran habilidad negociadora, estaría más inclinado a buscar puntos en común.
      Históricamente, la política exterior de Estados Unidos no ha cambiado drásticamente a medida que la presidencia cambió entre las administraciones demócratas y republicanas. Sus aliados y adversarios se mantuvieron iguales y un cuerpo diplomático no muy partidista persiguió los intereses estadounidenses de una manera más o menos continua y con su estilo imperialista de “garrote y zanahoria”.
      Eso cambió dramaticamente (y si es reelecto, que dios no lo permita, sera irrevocable este cambio) con Trump. Bajo su política de "América Primero", vio a los aliados y al equipo profesional de política exterior con recelo (sobre todo porque muchos de ellos habían promovido durante la estancia de Hillary Clinton como secretaria de estado y de Obama como presidente), mientras hablaba calurosamente de adversarios como Kim Jong Un de Corea del Norte y Vladimir Putin. Es decir, una impronta de su personalidad y de que el era capaz de “salvar” al mundo en unos minutos
      Pero a Trump afortunadamente le resultó difícil hacer cambios rápidos, aunque si fueron desastrosos incluso siendo lentos. Trump vio que no pudo sacar a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán durante más de un año. Sus criminales retiradas del Acuerdo Climático de París y de la Organización Mundial de la Salud no se convertirían en definitivas hasta después de las elecciones del 3 de noviembre.
      Los problemas iniciales de Trump pueden haber reflejado su inexperiencia gubernamental, y la de sus principales asesores. Esto se complicó por la intensa desconfianza y odio de Trump hacia las instituciones de seguridad nacional.
      Biden, con su experiencia en el Senado y la Casa Blanca, está mejor posicionado para lograr hacer cambios significativos en política exterior rápidamente, si lo desea. La campaña de Biden también ha reunido un equipo experimentado de asesores de política exterior: Jake Sullivan se desempeñó como asistente del presidente Barack Obama y director de planificación de políticas en el Departamento de Estado. Nicholas Burns tenía cargos de alto nivel en política exterior bajo los presidentes George W. Bush y Bill Clinton. Tony Blinken fue vice secretario de Estado y asesor adjunto de seguridad nacional de Obama. Experiencia no es lo que le falta a ese equipo, lo importante es que quieran hacer cambios reales, aunque no sean de fondo pero si de métodos.
      (Continuará)

    • Jose R Oro dijo:

      (Continua)
      Biden también se ha comprometido a demoler otras políticas de Trump en el primer día de su mandato, si es electo. Incluyen la reversión de la prohibición de Trump de la inmigración de países principalmente musulmanes, la restauración de la financiación y la membresía de Estados Unidos a la OMS y la detención de los esfuerzos para oponerse al Acuerdo Climático de París.
      Trump ha atacado implacablemente a la RPCh, culpándola por el brote de coronavirus que amenaza sus perspectivas de reelección, y tratando de intervenir en los asuntos internos de la RPCh, en asuntos como el status político y legal de Hong Kong, las disputas marítimas de la RPCh con distintos estados vecinos, así como interfiriendo en los asuntos de Sinkiang y la minoría uigur. Terribles acciones del gobierno Trump que pueden encender un gravísimo conflicto.
      Biden y los miembros de su equipo han expresado que tienen la intención de actuar rápidamente sobre lo siguiente:
      - Oriente Medio: Restaurar la asistencia a la Autoridad Palestina que Trump ha eliminado, así como a las agencias que apoyan a los refugiados palestinos. Biden no ha dicho que revertirá el reconocimiento de Trump de Jerusalén como capital de Israel o devolverá la embajada a Tel Aviv, aunque se sabe que ese tema está sobre la mesa, aunque solo será anunciado después de las elecciones por razones políticas.
      - Naciones Unidas: Restaurar la membresía de los Estados Unidos en agencias de las Naciones Unidas como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la Organización Mundial de la Salud y la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
      - Europa: Acabar la retórica que Trump ha utilizado para reprender e insultar a sus aliados europeos. Se puede esperar que Biden trate de mantener mejores relaciones entre los miembros de la OTAN. Equidistancia entre conflictos que puedan surgir entre UK y la UE como consecuencia del BREXIT
      - África: Trate de elevar el perfil de Estados Unidos en el continente, que se ha convertido en un nuevo campo de batalla para la competencia con China.
      - Asia: Negativamente en ese caso, Biden podría volver a una postura tradicional de Estados Unidos que apoye la presencia de tropas estadounidenses en Japón y Corea del Sur. Biden también ha criticado la relación personal de Trump con Kim. Positivamente, restaurar el acuerdo “nuclear” con Irán y levantar muchas sanciones a ese país. Lograr un acuerdo razonable en Siria, que acabe con la guerra civil y mantenga en el poder al gobierno legítimo de ese país. Tratar de acabar con el conflicto de Yemen, poniendo presión a Arabia Saudita.
      - América Latina: Cancelar los acuerdos de la administración Trump que enviaron inmigrantes solicitantes de asilo a México y otros países mientras esperan fechas judiciales y detener toda nueva construcción del muro fronterizo del sur. Biden también quiere reiniciar el compromiso de la era Obama con Cuba, y en menor medida no intervenir tan flagrantemente en los asuntos de Venezuela, al menos sin una intervención militar directa (aunque temo muchisimos que no hayan garndes cambios hacia la hermana Republica Bolivariana, muy dolorosamente para mi)
      Es importante entender que estas elecciones del 3 de noviembre no son solo elecciones presidenciales, sino elecciones generales, donde además de la Casa Blanca están en juego 35 curules en el Senado, todos los 435 escaños en la Cámara de Representantes (ambos en el Congreso federal de Washington DC), 26 gobernaciones de estados y miles de puestos políticos locales en los 50 estados.
      Si el partido demócrata gana también el Senado y mantiene su amplia mayoría en la Cámara de Representantes, Biden podría hacer sus cambios en política exterior de manera más favorable y expedita. Para el bien de todos

    • Leonides Almaral dijo:

      JPP, quizas usted quiere decir que la "direccion del pais" no va a cambiar sus principios. lo que creo correcto pero si va tener muy en cuenta quien sale presidente de los Estados Unidos. Si Trump es reelecto, el pais debera dedicarle mas recursos a la defensa. El turismo se vera comprometido, y crecera mas lentamente. No habran remisiones familiares, Los acuerdos migratorios entre ambos paises desapareceran por completo. Como es posible que usted imagine que el gobierno cubano no tome esas cosas "en cuenta" como parte de sus planeamientos y estrategias????

    • PGS dijo:

      En cuanto a las próximas elecciones en EEUU, considero que de ganar el partido representado por el actual inquilino de la Casa Blanca, sería lo peor que pudiera pasar, sería un periodo negro para la humanidad, unos la sufrirían de forma directa otros indirectamente, prácticamente nadie se libraría de sus efectos negativos. Biden es un político con vasta experiencia y acompañado por un equipo experimentado también. Trump es un loco improvisado en la política con un ego demasiado elevado. De resultar electo el demócrata, objetivamente los males serían de menor cuantía, ¿nos daría a los cubanos la tranquilidad para continuar con nuestros proyectos de desarrollo sostenible y sustentable?, no, no somos tan ingenuos (no debemos confiarnos de los yanquis ni un tantico así…), aunque el objetivo seguiría siendo el mismo, pero con un cambio en la política, y eso nos podría dar la posibilidad de ¨respirar¨ y ese ¨aire¨ podríamos aprovecharlo al máximo en reanimar nuestra economía, diversificarla y avanzar con el concurso de todos los patriotas; desde el punto de vista geográfico estamos muy cerca, ocupamos un lugar privilegiado en las Antillas y eso es tentación permanente para el Tiburón, debemos permanecer alertas para no ser engullidos por sus fauces. Abiertos al diálogo, pero de igual a igual, no somos Sardinas, en todo caso Cocodrilos.

  • RVR dijo:

    El articulo muy bueno, EEUU es un imperio y como tal piensan sus dirigentes. La política hacia Cuba seguirá siendo agresiva de una forma u otra, pero para eso desarrollamos las políticas nuestras que pueden vencer si somos capaces de mantenernos unidos. De todas formas, el acercamiento entre EEUU y Cuba puede cambiar muchas cosas y siempre serían beneficiosas para todos.

  • Blindado dijo:

    Ya lo dice un viejo aforismo:
    "No hay nada más parecido a un Demócrata que un Republicano, y viceversa"

    La Democracia del Chanchullo, las Zancadillas, las trapalerías, las manipulaciones paranoicas al pueblo , los trapos sucios, y cuantas aberraciones les quiera sumar...
    Y eso es lo que nos quieren vender???, No, Gracias.

    • Carolina dijo:

      Blindado, usted escribe que "Ya lo dice un viejo aforismo: No hay nada más parecido a un Demócrata que un Republicano, y viceversa"
      La palabra mas importante de lo que usted escribió a mi manera de ver las cosas es "viejo'. Ese aforismo es viejo y fue destruido por Trump precisamente. Si Trump gana se institucionalizara el fascismo en los Estados Unidos, controlando ampliamente a la Corte Suprema de Justicia, al Senado y la Casa Blanca.
      Pienso que el interesante articulo de Abel González Santamaría tiene un fallo fundamental que es considerar que si Biden es electo no habrian cambios muy grandes o definitorios hacia Cuba. Y eso lo hace tomando como punto de partida la politica de la administracion Trump hacia nuestra patria. Y ahi esta el error, si no sale Biden sale Trump y la politica hacia Cuba y hacia Venezuela no se mantendra igual, sino que empeorara en manos de una persona malvada como pocas en este mundo y ademas completamente enajenada, suerte de Caligula sin control alguno.
      En la "delta" del cambio de politica, no solo hay que contar lo que pueda mejorar con Biden, sino hay que incluir lo que la victoria de Biden evitaria que empeorara mas con Trump II.

      • Abel González dijo:

        Estimada Carolina: ante todo agradezco su opinión. Usted afirma que el autor cometió “un fallo fundamental que es considerar que si Biden es electo no habrían cambios muy grandes o definitorios hacia Cuba”. La invito a leer de nuevo el artículo que en ninguna oración lo dice. En el texto se dice todo lo contrario a su interpretación y cito: “De lo contrario, si ganara Biden habrá una “nueva política” del gobierno de Estados Unidos hacia la Isla, que debe retomar el rumbo del complejo proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales”. Es decir distanciarse de Trump y retornar a Obama. Gracias.

      • Blindado dijo:

        Bueno, si Carolina, en ciertos sentidos Ud tiene razón. Pocas cosas son absolutas o dogmáticas. Con este Infame como Presidente de EUA se han rotos muchos aspectos de la vida política de ese País tanto hacia lo externo como a lo interno.
        Ciertamente pueden haber pasos de avances en retomar las buenas relaciones político-Social-Economico-Migratorios-Comerciales entre ambos países si Biden gana las elecciones. Pero no pierda de vista que Obama nunca renunció a la política de "Cambios" en Cuba sólo que su vía era otra no tradicional.

    • Blindado dijo:

      Bueno, si Carolina, en ciertos sentidos Ud tiene razón. Pocas cosas son absolutas o dogmáticas. Con este Infame como Presidente de EUA se han rotos muchos aspectos de la vida política de ese País tanto hacia lo externo como a lo interno.
      Ciertamente pueden haber pasos de avances en retomar las buenas relaciones político-Social-Economico-Migratorios-Comerciales entre ambos países si Biden gana las elecciones. Pero no pierda de vista que Obama nunca renunció a la política de "Cambios" en Cuba sólo que su vía era otra no tradicional.

  • Eddy dijo:

    Creo que el profesor Oro tiene la razón en estos términos es mejor lo decimal que el binario, es mejor la gama de colores que solo el blanco o el negro y en la política hay que buscar colores porque de lo que se trata es llegar a lo que queremos o necesitamos y de verdad que no necesitamos a Trump y si a alguien que sea menos agresivo. A Abel que todas las frases,oraciones e ideas tienen su contexto me parece que no escogió bien aunque en sentido general el artículo es positivo.Gracias.

  • PGS dijo:

    Conciso artículo en un tema de larga data y pocas esperanzas, felicidades a su autor. La generación de cubanos a la que pertenezco nació y vive aún bajo los efectos directos de la maltrecha relación entre EEUU y Cuba. Hemos sido educados bajo principios y leyes antiimperialistas, unos optaron por marcharse del país, muchos otros nos quedamos, aquellos tuvieron sus razones (en su inmensa mayoría económica), los otros las nuestras, sin embargo en muchos reencuentros prima el abrazo y la añoranza por los momentos compartidos, no solemos preguntarnos filiaciones políticas, ideológicas, creencias religiosas, ni otros temas que nos pusieron en fronteras diferentes. Así de llana debería ser la política entre ambos países, sin embargo divide a las familias, a los amigos. Solo el respeto y reconocimiento al derecho ajeno garantiza la convivencia en paz; existen muchas más razones para coexistir en concordia que las existentes para vivir durante tanto tiempo en beligerancia. Los millones de cubanos que vivimos a ambos lados, que aspiramos a relaciones normales de amistad, respeto e igualdad de condiciones merecemos, a decir de José R Oro, el sistema decimal y no el binario.

  • omar dijo:

    La realidad histórica indica que solo con nuestros propios esfuerzos podremos salir adelante, consolidando el país, sobre todo fortaleciendo la economia para emerger como una nacion próspera y sostenible.
    Indiscutiblemente, nunca será igual un demócrata que un republicano.

    • Charlie dijo:

      Por supuesto que usted esta correcto. No es lo mismo que me traten de echar "mal de ojo" como Obama a que me caigan a tiros como Trump. Las malas intenciones podemos rechazarla con la unidad de pueblo con su gobierno y con el PCC. Las abiertas agresiones como las de Trump nos provocan enormes sacrificios, de los que ya hemos pasado demasiados. Si quiero dejat en claro, que si Biden gana como deseo y hay un nivel menos tenso y agresivo contra Cuba, nio debemos "acomodarnos" y no seguir de verdad, no solo de la boca para afuera, los cambios requeridos para que seamos mucho mas fuertes economicamente y que no nos puedan agredir en el futuro.

  • rafael emilio cervantes martínez dijo:

    Muy bueno el artículo porque deja bien clara la posición de principios de Cuba que no hace concesiones de ningún tipo. Y es bueno entender que la voluntad hacia el diálogo entre los dos gobiernos, a pesar de sus profundas diferencias, ha sido una posición invariable de Cuba. En más de 60 años se ha manteniendo inalterable el propósito de destruir la Revolución Cubana y la promoción de acciones de todo tipo para lograr tal fin, es en lo único que han sido sinceros, porque ni en la administración Obama se ocultó tal cosa. En cambio, sí han existido, y pueden existir, notables diferencias en el modo de organizar las formas de las relaciones bilaterales en muchos campos para el beneficio común que no se puede ignorar, como lo muestran fehacientemente los acuerdos referidos en el trabajo de no poca significación. Defendemos el derecho a construir una sociedad socialista próspera y sostenible que no necesita de ninguna victimización ni situación de asedio para legitimarse, por lo que es falso de que existan grupos en Cuba que están en contra de lograr una relación justa y civilizada con los Estados Unidos de América basada en el respeto de los principios del derecho internacional y será responsabilidad de los que han violado los mismos en las relaciones con Cuba los que tendrán la palabra para el avance por el camino de la paz.

  • Owen dijo:

    Hoy más q nunca estamos más unidos ,trabajaremos por eliminar las deficiencia ,no somos castrense como dicen allá ,somos CUBANOS , y muy felices , quién tiene duda la covid 19 lo demostró .

  • Miguel dijo:

    Por supuesto que ambos partidos tienen iguales pretensiones sobre Cuba, la diferencia es que Trump ha sido extremadamente agresivo ( y lo seguiría siendo si se reeligiera), mientras Biden estimo tendría una política mas parecida a la de Obama, de tratar de eliminarnos con métodos más sútiles pero igualmente peligrososos, sin embargo nos daría un respiro que deberá favorecer nuestra actual situación económica, que nos permita llevar adelante el ordenamiento económico financiero, en que está enfrascado la dirección del país, aún cuando tenemos que habituarnos y trabajar bajo condiciones de bloqueo, que pueden durar mucho tiempo..

  • Camilo Díaz Román dijo:

    Cómo estamos acostumbrados, estamos en presencia en un trabajo científicamente fotográfico de la realidad de los hechos a los que hace referencia.
    Lo malo es resignarse a los hechos, pero aceptarlos es asumir que cuando el sol sale al amanec es de día y cuando se oculta llega la noche.
    La existencia de los EEUU y sus pretensiones sobre Cuba obedecen a raíces históricas que nos unen en una dinámica de contradicciones de intereses más allá de quién pueda ser el presidente, ni las tendencias del partido ganador.
    Algunos criterios tienen un valor académico que enriquecen la publicación.
    El amigo Oro es un indispensable en cada debate, y su análisis del término binario y decimal es una manera inteligente de ilustrar la realidad.
    Los demócratas con el "poder blando" será un agradable reto a al poder fascista y extremista del "poder duro" republicano.
    Nuestro destino nunca dependerá de poderes blandos o duros, será de nuestra resistencia, de saber nosotros lo que queremos, estar seguros y dispuestos a todo por ello.
    Sólo entonces estaremos enviando un mensaje a demócratas o republicanos que incistir en una política de hostilidad y prohibiciones totales no doblegaran a la decisión de mantener la revolución y ellos perderán las oportunidades de invertir y comerciar con Cuba.
    Entonces, la solución no es atacar a Baiden si que sea presidente por la lógica posición de que no compartirá con un gobierno socialista, la solución es mostrar nuestra desición de no negociar nuestra soberanía y el camino elegido y a la vez, respetar a los demás

  • Juanc dijo:

    Quisiera preguntarle a todos los que dicen que todo va a ser igual me dijeran porque la mafia anticubana de Miami está haciendo todo lo posible porque el señor Trump salga reelecto y acusan a Biden de socialista porque si todo va a seguir igual a ellos le diera lo mismo que salga quien salga saludosp

    • Manzanillero dijo:

      Mas claro ni el agua, estimado Juanc, los jurados enemigos de Cuba y su pueblo defienden pavorosamente a Trump, porque quiere que este axficie a Cuba como a George Floyd, como usted lo dice con mucha sapiencia y simplicidad. No quieren que a Cuba se le de un "aire", porque saben que si nos dan ese respiro, nos haremos invulnerables economicamente, como lo somos militarmente. Decir que Trump y Biden es lo mismo es un caso agravado de miopia politica. Apoyo los comentarios de Pepe Oro, siempre con la verdad

    • Krlos dijo:

      Es sencillo amigo, ellos conocen a Trump y no a Baiden, de Trump conocen su política difícil y agresiva a Cuba, en cuanto a Baiden lo que saben de él es que era el vicepresidente fiel a las políticas de Obama, así que saque usted sus propias conclusiones, aunque no olvidemos nunca que el bloqueo nos los puso un Republicano

      • Krlos dijo:

        Rectificando lo que puse anteriormente, tuve una fatal confusión el bloqueo no los puso un DEMÓCRATA

  • ManuelF dijo:

    No creo que haya grandes cambios hacia Cuba, no nos hagamos ilusiones, la política de ellos hacía Cuba podrá tener matices, pero al final el objetivo es el mismo: destruirnos (y no al sistema, hablo de destruirnos como país, como estado-nación). En ellos no se puede confiar.

  • Elinor dijo:

    Si enumero la lista de cosas que ha hecho Trump contra Cuba, no alcanzan varias paginas. Biden es un enemigo menor, cuando la real urgencia es sacar del trono del imperio al peor presidente de la historia de los EE.UU,? Mi hija y mi nieto no han podido viajar porque no puedo costearle un viaje internacional desde Cuba "para ver" si le dan visa, ahora con la Pandemia aun peor, se le negaron a Cuba partes (hechas en Suiza!!!) para fabricar ventiladores mecanicos, miles de agresiones a diario. Les pido a todos que toquemos tierra y no perdamos en contacto con la realidad y con las necesidades del pueblo cubano, que se han incrementado y se seguiran incrementando cruelmente si Trump es re-electo. Bravo por Oro, me quedo con el sistema decimal y no el binario!

  • Bebecita dijo:

    Para serles sincera, me da igual quien salga presidente en los EEUU, al final Cuba y el mundo seremos victimas del que salga. Van a querer seguir bloqueando a nuestro país, y van a querer seguir con las guerras en los paises de Siria, Iran etc. Eso no cambiará, tristemente.

    • Migue dijo:

      Dices eso porque ya lo q estás es alicaída, no aguantas más y te da lo mismo, o te estás beneficiando de algún modo de la situación que existe hace años nuestro país, de seguro no tienes familiares cercanos en EEUU, que no pueden venir a visitarte o ir a visitarlos y le han reducido drásticamente las ayudas q pueden brindarles a sus hijos, padres, hermanos que vivimos en esta economía asfixiada.

  • Shiffman dijo:

    El articulo esta bueno, los comentarios tan buenos o mejores aun. Solo hay algo importante que creo no se refleja de manera explicita en el analisis sobre si habra una nueva politica con Cuba. En una derrota de Trump, no va a ganar Biden, sino J. Biden y Kamala Harris, mucho mas progresista y resoluta. Siempre pensemos que Kamala Harris, tendra una gran cuota de poder y decisiones en la Casa Blanca de ser electa como VP. Bo olvidemos que Bernie Sanders va a tener un elevado nivel de autoridad, y asi otros. No es solo Biden, es un fuerte movimiento a la izquierda. Lo que no quita que los Estados Unidos dejen de ser imperialista. Oro, te la comiste con el sistema binario y el decimal. Hay algunos comentarios producidos por mentes "binarias".

    • José Luis Hernández dijo:

      Claro. Es difícil seguir creyéndoselo, pero es así. Cuba no es un problema entre PARTIDOS estadounidenses; Cuba es un problema de un país increíblemente resistente que ellos no hayan cómo pudo escapárseles, estando a sólo 90 millas de sus narices. Eso, va ellos, va en contra de su loca y desesperada filosifía expansionista. Siempre digo, no hay en el Senado estadounidense un grupúsculo vietnamita que atente contra el normal desarrollo de su país. En cambio, sí existe un grupo MAFIOSO, muy dolarizado, que, habiendo perdido todo sus intereses, quiere regresar para convertir a Cuba en una Guatemala, en una Hondura... ESO JAMÁS.

  • Leandro dijo:

    Por razones que tienen que ver con la idiotez con que se manejan las elecciones en EEUU, creo que será reelecto Trump aunque las encuestas digan lo contrario, de todas formas las relaciones siempre, y digo siempre va a ser de confrontación y sanciones hacía Cuba, a no ser que nos arrodillemos y nos entreguemos totalmente a EEUU, así que tenemos que acostumbrarnos de una vez a que las sanciones son algo nuestro, y tenemos que avanzar con esa carga, sin justificarnos ni nada, imaginemos que es algo que nunca va a desaparecer, porque para eso o tenemos que renunciar al socialismo y nos tenemos que mudar a otro planeta.

  • Abel González dijo:

    Estimados foristas: agradezco a todos sus opiniones, que en su mayoría comparto, otras no. Y es bueno que eso pase para enriquecer el debate, siempre y cuando sean respetuosas. Además me permite seguir aprendiendo con sus opiniones del complejo conflicto histórico entre Cuba y Estados Unidos. Es muy difícil abordarlo en un solo artículo y todo autor hace un esfuerzo por lograr la síntesis y transmitir las ideas claras de los mensajes que quiere trasladar. Excelente la reflexión del Profesor Oro con el sistema binario y el decimal, muy oportuno para ilustrar las posiciones ante determinado tema. Los invito a seguir estudiando, investigando, publicando y debatiendo, que resulta imprescindible para estos tiempos que nos quieren imponer una cultura chatarra y de odio. Muchas gracias.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Abel Enrique Gpnzalez Santamaria. Muchas gracias por su bondadoso comentario. Todos lo que han leido su articulo lo han descrito como superlativo, excelente en todo sentido. Personas de los Estados Unidos, de España, de Colombia y Argentina me lo han comentado. Un abrazo cubano!

  • Ernesto Gonzalez dijo:

    Biden o Trump NO SON MÁS DE LO MISMO.

    Amigos no son, socialistas menos. Ambos nos quieren dominar pero con métodos muy distintos. Después de más de una decena de Presidente ser el que acabe con la Revolución es un mérito que haría pasar a la historia a cualquier Presidente de EEUU, de ahí que el reto para nosotros es complejo y eterno.

    Ahora, una cosa son de candidatos y otra de Presidentes, una cosa son hablando el público y otra en privado. Esta retórica pre temporada tiene el objetivo de captar a los cubanos de línea intermedia a dura que están molestos con Trump.

    Por muy pocas cosas que haga Biden, siempre será un "refresco".

    Pero cubanos, lo esencial es "emanciparnos por nosotros mismos" y llegará el día que no nos importe quien gobierne o desgobierne nuestro voraz vecino.

    El posible mejoramiento o "refresco" que se ve en el horizonte no nos debe desmovilizar, tenemos que seguir con nuestra estrategia y reordenamiento monetario. Avanzar y avanzar.

  • Alzugaray dijo:

    Abel, en Facebook, alertó sobre el diálogo que provocó su artículo aquí en Cubadebate. Puse un comentario en Facebook que coincide en parte con lo que ha planteado José R. Oro. En aras de enriquecer lo conversado propongo a los moderadores estos dos comentarios:

    Primer comentario:

    Abel, me gusta tu artículo. Creo que es importante señalar que por primera vez en la historia de las campañas electorales presidenciales hay dos proyectos de política enfrentados: la de Trump que yo llamaría de "cambio de régimen con perjuicio", para diferenciarla de las anteriores que eran "cambio de régimen" igual pero menos agresivas; la de Biden, que yo llamaría multifacética en la que se incluyen, dentro de otros muchos objetivos, influir para lograr "una evolución del régimen desde adentro" (estoy usando términos inaceptables para muchos cubanos como tu y yo, pero términos que usarían los asesores de Biden) y de materialización de otros intereses norteamericanos en materia de seguridad, económica, cultural, científica, medio ambiental, educativa etc., que son sólo posibles mediante la cooperación y el diálogo respetuoso con nuestro gobierno y con otros actores sociales cubanos.

    Son dos políticas contrapuestas. También recordaría que no todo lo que implique un diálogo y cooperación tiene un propósito subversivo per se. Son políticas sobre intereses concretos que requieren de un proceso de normalización como el iniciado bajo los presidentes Raúl Castro y Barack Obama. Yo diría incluso que, para muchos sujetos políticos norteamericanos, dentro y fuera del gobierno, está claro que usar estos canales de comunicación entre ambas sociedades con fines subversivos podría resultar contraproducente y pondrían poner en peligro el proce-so. Estos actores o sujetos no querrían correr ese riesgo.

    En esta política que un presidente Biden podría seguir cabe por nuestra parte y por la de ellos un diálogo respetuoso sobre derechos humanos. Eventualmente, un proceso de normalización en que ambos países fueran materializando sus intereses nacionales multifacéticos, haría indeseable e impracticable una política de subversión del gobierno cubano.

    Segundo comentario:

    Se me olvidó otro elemento que creo es importante. Del examen de los distintos pronunciamientos y particularmente del artículo de González en America's Quarterly, emerge otra característica muy clara de la política que podría tener Biden que la diferencia de la de Trump. La política de Trump, tal y como la formuló Bolton en su momento, es una política común hacia Cuba, Nicaragua y Venezuela. Se aplican prácticamente las mismas medidas. Además las sanciones contra Cuba se tratan de justificar por la situación en Venezuela. Incluso organizativamente hay una Vice Secretaria Adjunta de Estado para América Latina y el Caribe, la Señora Filippetti, cuyo portafolio incluye exclusivamente a nuestros dos países. González, en su artículo, aunque incluye a ambos países en el mismo párrafo, separa claramente la política hacia uno y hacia otro. Yo añadiría, además, que lo que recibiría Biden de Trump con respecto a Venezuela es uno de los más espectaculares fracasos. Poco tiempo después de las elecciones norteamericanas habrá elecciones en Venezuela y Guaidó quedaría totalmente en el aire. Aunque los demócratas han apoyado a Guaidó, los fracasos en todas las iniciativas de este último y su posición débil incluso dentro de la oposición, obliga a Estados Unidos a revisar esa política. No espero que baje el nivel de condena retórica al gobierno chavista de Nicolás Maduro, pero sí una búsqueda pragmática de salida del atolladero en que está la política de Trump.

  • El megüi dijo:

    Nuestros principios son innegociables pero q Biden permita los viajes, los cruceros y la importación de ron y tabaco no vendría mal. Lo q no se puede perder d son nuestros valores y no dejarse llevar por la pacotilla pero de q un intercambio sociocultural entre ambas naciones nos beneficia es innegable. Por otra parte no seamos tan egoístas y pensemos sólo en nosotros. El planeta es quien no soporta 4 años más del rubio. Piensen en china, iran, venezuela, el cambio climático, la onu, la oms incluso el espacio. Candela sino hay cambio por lo menos un freno ayuda.

  • Rodolfo dijo:

    Permítanme tratar de ver la esencia del problema. Estados Unidos es un imperio, fuerte aún, pero ya en decadencia y en eso puede tener un símil con una fiera acorralada. Por lo tanto, el problema a mi consideración, no es Trump o Biden. El problema es el sistema socio económico y político allí imperante.
    Esto es un primer elemento.
    Ahora bien. En ese imperio en decadencia, más allá del sistema, o del Stablishment, como muchas veces le llamamos a la acción del gobierno real en EEUU, el Presidente, con determinadas prerrogativas para la toma de decisiones y el uso del poder de ese imperio en decadencia, es un factor a considerar. Trump es un peligro, un tremendo peligro para el mundo y para Cuba. Un presidente con otra formación (no sé si Trump tenga alguna) profesional y con otros valores morales ( no uso la palabra ética por razones obvias) es al menos un leve alivio. Kennedy no permitió que los Alcones llevarán al mundo al holocausto nuclear en la Crisis de Octubre. Cárter fue definido por Fidel como un presidente con valores, digamos, más racionales.
    Ahora oyendo al Che en el noticiero vuelven a resonar sus palabras de confiar en el imperialismo, pero ni tantito así, nada.
    Y ahí está la esencia. Hay, o es probable esperar de Biden otra proyección hacia Cuba en el plano vamos a decir táctico distinta, totalmente distinta a la de Trump. Tal vez y hasta se asemeje más a Obama.
    Pero en el plano estratégico el objetivo será el mismo. Destruir, no solo a la Revolución Cubana, sino a la Nación cubana (cada vez que abordo esto recuerdo a Filipinas que perdió hasta el idioma español, por no hablar de Puerto Rico que tiene que defender día a día su identidad).
    Claro que sí regresan los cruceros, será mejor para nuestra economía; si se abren los vuelos, si se amplían las visitas de intercambio, etc, será, si no mejor, más suave ( no creo que en última instancia Biden llegue más allá de Obama. Ojalá lo hiciera).
    Pero el Comando Sur, el Ciber comando y ahora el Comando Espacial, seguirán existiendo.
    La fase 1 de la Guerra No Convencional,la preparación de las condiciones y la subversión no violenta ( yo diría sutil), seguirá actuando y en la medida en que no seamos capaces de fortalecer nuestra Seguridad Nacional en el amplio sentido de su entendimiento y no incrementemos nuestro Poderío Nacional como elemento energizante de nuestra Seguridad Nacional, seremos más vulnerables.
    En Estados Unidos ya no hay nuevos libretos para contra Cuba: o agreden directamente o agreden sutilmente. El problema aquí está en nuestro campo. Solo nosotros seremos capaces de seguir conteniendo al imperio, aún en su decadencia; solo nosotros seremos capaces ( y tenemos potencial para ello) de subvertir ( y empleó el término intencionalmente) su subversión; solo nosotros seremos capaces de derrotar al bloqueo.

  • Revenge dijo:

    La mejor arma de EEUU contra nosotros, tenga el gobierno que tenga, son las vulnerabilidades de nuestro sistema y nuestra economia. Diseñados ambos en funcion de que el dinero viene de afuera y regresa afuera; o lo que es lo mismo: Dependencia total de nuestras relaciones economicas con otros paises. La pandemia demostro que no estamos preparados para cortar el cordon umbilical conque insistimos en enlazarnos al mundo. En lugar de invertir mayoritariamente en infraestructura, tecnologia o know how, llevamos decadas gastando en productos importados cuyas existencias hay que reponer en el infinito, contribuyendo a crear empleos y PIB en todo el mundo en detrimento de los indicadores criollos. Nosotros mismos estamos creando el caldo de cultivo para que nos hagan daño! La soberania no es solo retorica o administrativa, sino tambien tiene que estar validada por la practica. Si mañana a Maduro le dan un golpe de Estado, o mr MAGA se levanta del lado de la cama que le provoca decidir que Estados Unidos no nos vende mas pollo... donde quedo yo? Entonces, con todo respeto: somos patriotas, nacionalistas, revolucionarios, pero dependemos enteramente de las relaciones con otros paises - incluso de paises hostiles- para sobrevivir. Si queremos que el bloqueo caiga por si solo, o que nos deje de importar como en las epocas en que el ALBA y el CAME estaban en su apogeo, seamos un pais atractivo para la inversion y seamos soberanos 100%.

    • Mary Louise dijo:

      Muy interesante su comentario Revenge, pero sin intencion de ofender, verdades de Perogrullo. Esto no es una discusion sobre algo teorico o sin posicion en el espacio y el tiempo. Es sobre algo que va a ocurrir en 21 dias! De no ser por Trumo, entre otras cosas, Cuba luciria mucho mas atracftiva para inversionistas y para el desarrollo del socialismo. No se exprese en el sistema binario sino en el decimal. Lo mejor o menos malo para Cuba en las elecciones de Estados Unidos, es que Trump y sus intimos aliados de la ultraderecha de Miami sean derrotados en las urnas! Lo cual nos ayudaria sobremanera para logra que, como usted escribe "seamos un pais atractivo para la inversion y seamos soberanos 100%"

    • Ernesto González dijo:

      En energía no nos quedará mas remedio que continuar dependiendo por un tiempo, lo que podemos es seguir tratando de buscar energias alternativas y diversificar hasta donde el bloqueo nos permita los mercados.

      Por supuesto que en alimentos si tenemos la posibilidad, por tener las condiciones que tratar de continuar buscando la soberanía.

      Y a lo interno el reordenamiento, entre otras muchas cosas y como explico ayer Murillo, apunta a estimular la utilización de materias primas nacionales.

  • Belkis dijo:

    Excelente articulo y los comentarios, el debate es productivo.
    Considero q no hay nada peor q la administración Trump para Cuba, el mundo y para el propio pueblo norteamericano.
    Lo q más estudio y menos entiendo es la politica exterior de ese país.
    Q diferente fuera el mundo si Estados Unidos no metiera sus narices e impusiera su
    criterio al Mundo! Todo ese dinero q gasta lo invirtiera en su propio pueblo, serían menos los pobres y menos las diferencias entre ellos mismos. Vivirían mejor ellos y el Mundo!
    Los pueblos del mundo tenemos q seguir luchando y exigiendo nuestros derechos a la soberanía plena, sin ingerencias y medidas unilaterales por parte de gobiernos estadounidenes, sean demócratas o republicanos, q x supuesto, llegó a su peor estadío con Trump.
    Cuba y los cubanos, nos mantenemos firmes, bajo los mismos principios, desde Cespedes a Diaz Canel, y lo seguiremos haciendo. No confiarnos en el imperio y luchar por nosotros mismos.

  • Jose dijo:

    Reportero, porque utilizar el cliché de, "el barrio de la Pequeña Habana", ni es Cuba, ni es La Habana, Cuba es una sola y La Habana su capital. En todo caso el barrio de emigrados cubanos, creo que contextualiza mejor. En cuanto a la política y objetivos, serán siempre lo mismo, otro perro con diferente collar, nosotros a continuar demostrando que aquí hay Revolución pa rato, #SomosCuba #SomosContinuidad.

Se han publicado 76 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel González Santamaría

Abel González Santamaría

Es abogado cubano, Doctor en Ciencias Políticas y Máster en Relaciones Internacionales. Investigador de las Relaciones Interamericanas y Seguridad Nacional.

Vea también