Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La política en Miami y su influencia en Cuba

| 37

Kenedy y su esposa conversan con los mercenarios de la brigada 2506. Foto: Cecil Stoughton, Casa Blanca, en el Museo y Librería Presidencial John F. Kennedy, en Boston.

En su libro Miami. City of future, el periodista e historiador T.D. Allman afirma: “Fue solo gracias a un accidente de la historia, la Revolución cubana, que Miami adquirió las habilidades humanas y las condiciones hemisféricas necesarias para explotar sus ventajas naturales como la capital del Hemisferio Occidental al sur del río Grande y el Golfo de México”.

Para una ciudad que no rebasaba la condición de enclave turístico veraniego o refugio de jubilados del norte del país, con una población que apenas alcanzaba un millón de habitantes en 1959, convertirse en el epicentro de la guerra de Estados Unidos contra Cuba, tuvo repercusiones extraordinarias. Se transformó tanto su base económica y social, como las condiciones en que tendría lugar el ejercicio de la propia política local.

A partir de ese momento, el tema Cuba estará en el centro de las campañas políticas de la ciudad, incluso cuando la mayoría de los inmigrantes cubanos aún no estaban en capacidad de votar en las elecciones, la razón no era solo ideológica, sino la relación existente entre este asunto y los beneficios económicos y políticos asociados a estas posiciones. En el exótico escenario miamense devino un ritual en el que los políticos de todo el país se acercan a la ciudad para hacer votos de fe anticomunista y prometer el derrocamiento del régimen de Fidel Castro.

Las estructuras destinadas a la guerra contra Cuba, muchas de ellas creadas por la CIA, también acabaron puestas en función de influir en la política doméstica y se articuló una fuerza política que permitió a los cubanoamericanos el control de importantes espacios locales, así como catapultar a la extrema derecha a planos nacionales, formando parte de los sectores más conservadores del país. Así nació lo que Francisco Aruca bautizó como la “industria del mal”.

Cuando ahora vemos a viejas organizaciones contrarrevolucionarias, medios de comunicación locales o incluso a figuras recién emigradas de la Isla desgañitándose para apoyar al candidato republicano a la presidencia, no estamos en presencia de algo nuevo, sino de una norma de lo que viene ocurriendo en el enclave cubanoamericano de Miami desde hace muchos años.

Tampoco es nuevo que la pasen mal los que no se pliegan a esta corriente, el linchamiento mediático ha sido una práctica común de los medios cubanos en la ciudad, para no hablar de los muertos y heridos que ha dejado la historia de esta cruzada “democrática”.

Lo que ha evolucionado es la sofisticación que han alcanzado algunas de estas acciones. A tono con lo que viene ocurriendo en Estados Unidos, aunque en Miami aún existen programas de radio o televisión que continúan pastando en territorio jurásico, las campañas políticas están regidas por mecanismos tecnológicos y matemáticos muy avanzados, que permiten establecer el perfil psicológico, los intereses y los gustos de aquellas personas a los que va dirigido el mensaje.

Tanto los demócratas como los republicanos aprovechan estos mecanismos. Se dice que Barack Obama fue el primer cyberpresidente de la historia, pero la derecha republicana los perfeccionó, muchas veces de manera perversa, hasta el punto de garantizar la victoria de Donald Trump en 2016. En buena medida, la próxima elección del presidente norteamericano dependerá de la influencia que se ejerza a través de estos medios.

La Florida es uno de los escenarios fundamentales de esta batalla y los votantes cubanoamericanos uno de los “clusters” en que está dividida la sociedad estadounidense. Especialmente son un blanco de los republicanos, que esperan aumentar el nivel de respaldo en este segmento poblacional, explotando otra vez el tema de la hostilidad hacia Cuba.

A partir del diseño y el activismo de la extrema derecha cubanoamericana, ha sido brutal la política de Donald Trump hacia Cuba, sobre todo cuando se ha llevado a cabo en medio de una pandemia que acosa al mundo entero. Aunque no deja de ser una aberración, no es tan extraño en la historia del país que una parte de los cubanos actúe con tanta saña contra el resto de los suyos, los voluntarios y guerrilleros criollos al servicio de España, eran más temidos por su crueldad que los soldados españoles.

Para llevar una política de esta naturaleza se necesita alguna racionalización que la sustente. Hay que entronizar una matriz de opinión que justifique hacer cualquier cosa con tal de acabar con un régimen etiquetado entre los peores de la historia de la humanidad. Incluso el terrorismo más salvaje ha encontrado su excusa en esta lógica y generaciones de emigrados cubanos se han educado bajo estas premisas, dando lugar a una cultura del odio que se ha impregnado en la actitud de muchas personas, incluso en nuevos inmigrantes, particularmente vulnerables a los condicionamientos del gueto. Lo extraordinario no es que muchos cubanoamericanos apoyen a Donald Trump, sino que otros tantos voten en su contra, reflejando las transformaciones sociales y políticas que han tenido lugar en esta comunidad.

El sostenimiento de este clima no admite ningún vestigio de normalidad en las relaciones con Cuba. Hasta hace unos meses, como secuela de la ampliación de contactos durante el gobierno de Obama, resultaba usual la presentación de artistas cubanos en Miami, así como de cubanoamericanos en Cuba. Parecían romperse las barreras que durante décadas había impedido este tipo de intercambios, pero una nueva ofensiva de intolerancia ha caído sobre los artistas cubanos, obligándolos a definirse contra el sistema cubano si quieren acceder al mercado miamense. Algunos han cedido a las presiones y estamos siendo testigos de las “conversiones” más insólitas y bochornosas.

Vale insistir que tampoco esto es nuevo en el actuar de la derecha cubanoamericana, lo novedoso es el impacto que ahora tienen estas actividades en Cuba. Mientras que antes su repercusión se constreñía básicamente a la población de origen cubano en la localidad, incluso con limitaciones hacia segmentos de esa población que prefieren manejarse en inglés y muestran inclinaciones políticas más liberales, el incremento de los contactos con Cuba y, sobre todo, la influencia de mensajes a través de las redes sociales, ha determinado un alcance mucho mayor dentro de la propia sociedad cubana, lo que plantea una nueva dimensión del problema, que no es ajena a los formuladores de la política norteamericana contra el país.

Mientras que radio y televisión Martí han gastado millones de dólares intentando infructuosamente acceder al público cubano, así como otros muchos millones destinados a la subversión se perdían en Miami en su camino hacia la Isla, ahora ni siquiera hace falta aparentar que se cuenta con una contraparte en Cuba para acceder a esos fondos. Basta conseguir “seguidores” en las redes por cualquier medio. Y de eso se trata las nuevas campañas, que igual cuentan con mecanismos científicos para ser diseñadas.

Los blancos son muy diversos y abarcan a toda la población cubana, pero los mensajes están más dirigidos a zonas de la sociedad particularmente afectadas por las tensiones económicas, con bajo nivel cultural promedio y donde se observa cierto deterioro de la conducta cívica. Eso explica la selección de tipos marginales como “influencers” políticos y que el sector preferido ha sido el universo de la cultura popular.

Las campañas tienen el gancho de la morbosidad que acompaña la revelación de supuestos secretos personales, especialmente cuando se trata de figuras políticas o artísticas, acusaciones falsas o legítimas de corrupción o cualquier noticia que refleje algún descontento social. Da igual que sea verdad o mentira y no hay límites para la infamia. El asunto no es lucir respetable, sino todo lo contrario, porque pareces más “popular”.

Ante tal avalancha de información indiscriminada, hasta los opositores de otro perfil ven mermada su visibilidad. La lógica de estas campañas no es crear alternativas políticas, incluso las auspiciadas por Estados Unidos, sino alentar el caos social en Cuba.

Más grave aún es que intoxican el debate nacional respecto a los reales problemas por los que atraviesa el país y cuyo mal tratamiento aporta credibilidad a las peores interpretaciones. A veces, la respuesta oficial u oficiosa es tan magra en argumentos como la ofensa y, en la medida en que se mezclan posiciones e intenciones, así como se establecen prejuicios frente a la crítica legítima, tiende a prevalecer la deslegitimación personal como recurso para la imposición de criterios.

Cuba ha tenido que enfrentar todo tipo de agresiones, pero el escenario actual es nuevo en muchos sentidos, también en las condiciones en que se lleva a cabo la confrontación ideológica. Ya no basta inventar antenas para que no ingresen señales indeseadas, por el contrario, lo más indicado es precisamente proveer a la población con la mayor y mejor cantidad de información posible, así como alimentar la confrontación inteligente de posiciones diversas, con vista a construir los nuevos consensos que impone la actual situación.

Frente a esta pandemia de grosería que nos llega de Miami, el único antídoto es la transparencia y la cultura.

(Tomado de Progreso Semanal)

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • RocheGrimal dijo:

    Excelente artículo profesor. Voy a tuitearlo con la esperanza de que muchos lo lean. Saludos.

    • Jorge dijo:

      Excelente. Pero una duda: nuestra prensa repite que la mayoría de los cubanoamericanos apoyan el mejoramiento de las relaciones con Cuba. PERO, siguen ganando los anticubanos en la Florida y Marco Rubio y compañía siguen haciendo de las suyas. Entonces, dónde está esa "mayoría" de allá? Muchos responden que no votan. Y vuelvo a preguntar, si de verdad están tan interesados en mejorar las relacione, por qué no votan? O es mentira que haya una " mayoría" allá apoyando un cambio? Por favor, quién puede respondet?

    • Rafael Cantero Pérez dijo:

      RocheGrimal: ¡buenas tardes! Ud. sería tan amable de decirme como se tuitea, porque no encuentro en el artículo la opción Compartir, gracis y disculpe la molestia

  • Lia dijo:

    Vaya!!! Tremendo anålisis. Debieran publicarlo en otras plataformas informativas. El "bombardeo" es constante. Este tipo de artículos tampoco debe faltar, en todo momento, a toda hora. En la Tv deben aumentar los trabajos cortos, dinåmicos, pero profundos, cuyo objetivo sea q en pocas palabras y a travės de contundentes imågenes calen en los niños y jóvenes. No todos, por desgracia una buena parte de las prrsonas no tienen la paciencia para leer trabajos tan largos, por eso hay que llegarles con el mismo mėtodo, pero en positivo. También en las redes sociales. Los resultados de todo esto, para bien o para mal se verá en pocos años y puede ser fatal.

  • Julio Elías dijo:

    Muy de acuerdo con el artículo. Y considero que la respuesta de los medios oficiales y otras organizaciones políticas, sociales y de masas, debe ser más contundente y su presencia en las redes debe ser mayor. Como dice el articulista, deben ser respuestas claras, precisas y elocuentes, no quedarse solo en el desenmascaramiento de los cipayos y papagayos, sino apoya esa acción con la evidencia de las acciones y pasos dados por la Revolución en interés del pueblo. Esta es una guerra de desgaste sistemático y debemos adaptarnos a sus condiciones. Saludos Cubadebate. Cuídense.

  • Jose A.Garcia dijo:

    Más claro, ni el agua, el autor ha hecho una radiografía exacta de la guerra mediática que se hace contra nuestro país. Es verdad ellos saben que en Cuba no tienen el más mínimo chance político, les interesa crear el caos. Pero también creo que tenemos alternativas, cada uno de nosotros con el teléfono o la computadora nos convertimos en francotiradores.

    • Elpidio Valdes dijo:

      Agosto 23 2020

      Mi nombre es Elpidio Valdes,comento y critico con respeto y educacion todo lo que entiendo que es un ataque directo al proceso revolucionario cubano en todos los foro en que entro, soy claro y preciso, denuncio a todos los que roban, trapichean, a los vagos, a los vandalos, los corruptos y los burocratas, no estoy mirando sus cargos administrativos o politicos, pues esos cargos no estan por encima del pueblo cubano de a pie y la legaliad socialista, no hay ningun cubano que sea superior por tener dinero, contactosen el gobierno o en el partido, yo no tengo consideeraciones de tipo alguno con los delincuentes y los mercenarios pagados o no al servicio del gobierno de los Estados Unidos de America, senalo lo que entiendo que nos agrede en forma de desinformacion, mentiras, microfraccion y desestabilizacion de cualquier tipo, pero que he logrado, incluso en este sitio de Cubadebate - QUE ME APLICAN LA CENSURA COMO SI YO FUESE UN CONTRARREV0LUCIONARIO, U N TERRORISTA O UN ANTI-SOCIAL PELIGROSO, HE PREGUNTADO POR QUE Y HASTA EL PRESENTE NADIE EN ESTE SITIO HA TENIDO LA GENTILIZA DE RESPONDERME.

      Este sitio que ha publicado y publica comentarios lesivos a nuestra dignidad nacional, nuestros dirigentes con comentarios acidos y perversos,, me aplica a mi LA CENSURA MAS FUERTE Y CONSTANTE DEL SITIO,YO PREGUNTO QUIEN LO HACE LOS QUE APLICAN LA CENSURA O LA DIRECCION DEL SITIO CUBADEBATE.

      Este articulo ha tocado tema sensible y real, y si a esto le agregamos la censura a los revolucionarios y defensores del pueblo, la legalidad socialista y los logros obtenidos hasta hoy, que podemos esperar que suceda, ALGUIEN EN ESTE SITIO DEBE DE TENER LA VERGUENZA Y LA HONESTIDAD NECESARIA PARA RESPONDER MIS PREGUNTAS.

      GRACIAS Y QUE TENGAN TODOS UN BUEN DIA EN NUESTRO HERMOSO PAIS.

      • Antonio Díaz Medina dijo:

        Te entiendo Elpidio Valdes, pero no puedes cejar en el empeño de decir lo que piensas, de defender la Revolución a toda costa y a todo costo. No resulta sencillo, puedes perder tu trabajo incluso, que traten de sancionarte en el Partido, o incluso que te sancionen, pero no puedes ceder ante nada de eso. Te hablo con conocimiento de causa.
        Aquí me han publicado buena parte de lo que escribo, otras, sobre todo cuando digo lo que creo que hay que hacer en algun tema, o cuando critico directamente a los que creo debo criticar, pues no me publican, pero incluso en varios de estos ultimos casos, lo hago para que me lean, pues se que son compañeros que tienen la responsabilidad de revisar lo que opina el pueblo del que formamos parte. En ocasiones les pido que al menos canalicen lo que digo pues confío en el hombre, sobre todo los que no están viciados con el poder o la corrupción.
        Había leido este artículo de Arboleya en Progreso Semanal, una publicación on-line de varias décadas que tal vez pocos conozcan, pero donde escriben periodistas y pensadores que defienden a Cuba y su Revolución, aún allí, en Miami, en tiempos no muy lejanos arriesgando su propia vida.
        La gran prensa cubana, la impresa, la que llega a todos los rincones del país, tiene que revolucionarse, tanto en lo que se imprime como en su versión digital. Tiene que dar rienda suelta a los que son consecuentes con sus convicciones, y las comparten aunque estas sean criticas severas a lo mal hecho por quien sea. Pero más importante que las críticas, son las propuestas de como podemos ir saliendo del atolladero económico, mediático y social que puede devenir en uno político que ponga en peligro a la Revolución misma.

  • Carlos Manuel Balan Carballo dijo:

    Excelente análisis de Arboleya; como nos tiene acostumbrados. Transparencia y cultura, importante, a lo que se debe sumar intencionalidad, creación de redes de actores mediáticos sociales, que brinden desde diversas vertientes esa transparencia y esa visión de cultura y sobre todo decencia. A la grosería oportunista, la decencia oportuna. Plan contra plan. Por cada influencer desalmado, debemos tener dos influencer con corazón, cultura y un arsenal de respuesta a las tantas estupideces en las redes.
    En lo personal no se que se está gestando en el país para librar está guerra, pero si se que no basta con la modernidad de nuestro Presidente en Twiter y otros funcionarios, se necesita una milicia revolucionaria, preparada en estas lides. ¿ cómo permitir que un oscuro y siniestro personaje como Eliexer Ávila, graduado de la UCI sea uno de esos influencer desalmados con presencia activa en youtube y Facebook y no le contraresten decenas de graduado de la UCI con nuestra verdad, la verdadera?
    Como es posible que más de 82 mil economistas afiliados a la ANEC no podamos contar en las casas de los economistas (sedes de los ejecutivos provinciales y muchos municipios a lo largo y ancho del pais) con una plataforma digital desde donde combatir tanta falacia.
    Lo mismo sucede en otras organizaciones.
    ¿porqué si lees Cubadebate no tienes necesidad de leer los otros medios de prensa?. Por lo regular escriben y publican más o menos lo mismo.
    Esta guerra mediática cuesta dinero, más del que realmente tenemos, pero si en Período especial no dudamos en crear y llevar a cabo la estrategia de guerra de todo el pueblo, y eso costó dinero, ahora en este nuevo tipo de guerra no convencional hay que tomar todas las medidas para hacerla guerra de todo el pueblo. Después puede ser demasiado tarde.
    Gracias Arboleya.

  • El Yoyo dijo:

    No quiero ser absoluto, pero este es uno de los mejores análisis sobre la "capital del odio contra Cuba" que haya leído. Ojalá, aunque lo veo improbable, que los muchos cubanos "indecisos" que allí residen puedan apropiarse de este magnífico trabajo periodístico.
    Felicidades profesor Arboleya!

  • Iván dijo:

    Excelente artículo. Coincido ciento por ciento con lo que en él se plantea. Son tiempos de transparencias y no de secretismos, La tendencia al secretismo en nuestro país, justificada de múltiples maneras y con diferentes razones, durante todos estos años es uno de los motivos por lo que algunas personas dan por cierta cualquier noticia proveniente de una fuente no oficial de información.

  • José flores dijo:

    Muy buena reflexión, pero sobre todo me quedo con lo último. Transparencia y cultura son las armas. Vamos por lo nuestro, dejemos a los que optan por indefinirse, a los que anteponen un montón de billetes por encima de su gente. Y si alguna vez vienen a la casa con el alma ensangrentada, brindemole nuestra mano como buenos hijos de
    Dios. Nosotros no pedimos más nada que paz y amor

  • Onodal dijo:

    Excelente artículo muy acertado apesar que hay que leer entre lineas lo que aun el gobierno cubano no acaba de accionar para que los cubanos de todo el mundo y no solo los de EE.UU sientan que son privilegiados y reconocidos para con su pais y no solo importantes para obtener de ellos beneficios economicos.

  • Maria dijo:

    Muy de acuerdo con su artículo.
    #somoscontinuidad

  • Ariel dijo:

    Buenísimo artículo que retrata la actual situación. Deberían publicarlo en Granma.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Certero análisis del compañero Jesús Arboleya. Viejas intenciones contra la Revolución Cubana tienen en las potencialidades tecnológicas y comunicacionales nuevas herramientas de influencia ideológica y cultural para las aguas de los molinos de la contrarrevolución. Dicho en el lenguaje deportivo, se combate en la corta distancia. La ética, el análisis riguroso en busca de la verdad y los auténticos valores culturales no son ejes intrínsecos del bombardeo que se describe. En su lugar vemos correr turbias aguas de inenarrables ingredientes. Se apuesta por la ausencia de capacidad crítica, por la incultura. No es algo para descuidar cuando vemos naufragar en ésas aguas a algunos que suponíamos en tierra firme. Bajo ningún concepto podemos ceder un ápice en nuestros principios enunciados por Fidel en el concepto de Revolución. Pero no tenemos derecho a equivocarnos cuando se debe trabajar con la precisión del neurocirujano que no puede dañar sino curar y del agricultor que sabe cultivar, en éste caso, la unidad ideológica de los revolucionarios para la defensa de nuestro socialismo, su obra, sus retos, sus propósitos, sus ideales. Gracias Jesús.

  • AMA dijo:

    Excelente artículo y es una lastima q cubanos q nacieron en esta misma tierra no estamos dajandi uno con los otros es bochornoso. No hay peor cuña q la del propio palo. Gracias.

  • AMA dijo:

    Lo q quise decir Nos estamos fajando uno con los otros. Gracias nuevamente.

  • Hugo Andrés Govin Díaz dijo:

    ¡Excelente! Respetada opinión del Prof. Arboleya, uno de los Profesionales mejor informados en la materia.
    Sería una pena que no se aprovechara un articulo tan abarcador para publicarlo en nuestros medios.

  • Morales dijo:

    Magnífico artículo es casi como si lo hubieran escrito para mí. Se está haciendo cada vez más difícil debatir con los cubanos de Miami. No hay manera de evitar ser ofendido sobre todo cuando aportas argumentos convincentes que no pueden rebatir. El colmo es que muchos están convencidos de que el bloqueo genocida no existe, que es un invento nuestro. Creo que tenemos que actuar ya porque en ese terreno estamos perdiendo al punto que se está volviendo peligroso.

  • Carlos Lazo dijo:

    Rompamos relaciones diplomaticas con el imperialismo yankee y cerremos embajadas.

    • Carlos dijo:

      Si tocayo. También que se aproveche la oportunidad para que prohiban las remesas, recargas de teléfono, vuelos a Cuba, paquetes. Las sandeces que hay que leer por aquí...

  • jorgefr dijo:

    Dicho con todas las letras

  • Andrey dijo:

    Una vez más la exortación de Día-Canel a que cada cubano exponga la realidad de Cuba en las redes sociales es más urgente todavía. Cada quien que visibilice nuestra sociedad; y que critique de manera revolucionaria las cosas que están mal o que pueden mejorarse. Que se elimine en algunos centros de trabajo prohibiciones antediluvianas en cuanto al uso por técnicos e ingenieros de la internet; estos directivos en su actuar obstaculizan la defensa de la realidad cubana. Si cada cubano honrado expresa sin autocensura lo que piensa, lo que defiende y lo que cree, quedarían minúsculos los que desde la otra orilla se han llenado de odios en medio de frustraciones ante la invencibilidad de la Revolución Cubana

  • ariel garzón dijo:

    Interesante análisis, muy certero. En muchos de sus parrafos vi reflejado a algunos de los influencer que en miami han hecho de la mentira un medio de vida y lo más penoso que es contra el pueblo que los vió nacer y creer.
    Debemos asumir esta Guerra con nuestras verdades, como lo está haciendo el Guerrero Cubano por YouTube. El trabajo del Guerrero debe multiplicarse; en estos momento es un puntal en el trabajo ideológico y en la descaracterización -como dice el Guerrero- de las jeringuillas desechables.
    Looooo vieron mi gente....todo lo que dicen las ciberintimas es meeeeentiiira.

  • Jorge R 09 dijo:

    Muy buen artículo de Arboleya para interpretar las actitudes de los nuevos conversos en Miami, sobre todo artistas contra los que han arreciado una campaña sucia de presiones para dejarlos sin un centavo de dólar. Están también los oportunistas abiertos que fueron a hacerse de fortunas deschavando de su pueblo y hasta la han emprendido con los que querían pasar de equisdistantes a quienes le han torcido el brazo en base al chantaje personal, el escándalo y la vocinglería. Ahora andan espiando la vida privada de esos cubanos que no han renunciado a la residencia en su país, incluso interceptando sus llamadas y dándolas a conocer por televisión, y acosandolos públicamente para resquebrajar su moral. Creo que debe haber en la legislación estadounidense el delito de acoso público contra la vida privada de las personas pero tal es el miedo que todavía no he escuchado de alguien que haya reclamado ante la justicia.

    Ya no tiran bombas para intimidar, ahora hacen campañas para descreditar a las personas y producir su linchamiento mediático. Una verdadera cacería de brujas, pero las personas decentes de esa comunidad lo perciben y hasta aquellos que por miedo a las amenazas se han plegado, quien quita que el día de mañana salgan como víctimas que fueron de la mafia cubanoamericana que ha implantado una cruel dictadura al sur de la Florida.

    Por nuestra parte creo que lo mejor sería responder denunciando a las víctimas de estas campañas de miedo así como el modus operandis de estos recalcitrantes que no cesan de inventar intrigas. Ahora han puesto de papagayo mayor al susodicho Otaola como antes lo fue Pérez Roura en Radio Mambí. Es penoso, dan verguenza.

  • Pablo dijo:

    En el discurso, en la universidad central de Venezuela el 3 de febrero del 99, Fidel señaló: " hemos resistido esa guerra, y, cómo en toda batalla, lo mismo sea militar que política o ideológica, hay bajas. Existen los que pueden ser confundidos, y, los son o reblandesidos, o debilitados con la mezcla de las dificultades económicas, las privaciones materiales, la exhibición del lujo de las sociedades de consumo y las podridas ideas bien endulcoradas sobre las fabulosas ventajas de su sistema económico, a partir del mezquino criterio de que el hombre es un animalito que solo se mueve cuando le ponen delante una zanahoria o lo golpean con un látigo. Sobre esa base ellos apoyo toda su estrategia ideológica, podríamos decir". Fin de cita.
    Sería ingenuo pensar que se puede intercambiar civilizadamente, con esos personajes y que sus seguidores tienen patria que defender. Renunciaron a esta y aquella finalmente nobles pertenece, los que tenemos patria,veremos recordados, ellos como traidores no los recordará nadie.
    La maquinaria del imperio para noticias falsas y manipulación ideológica es bien pagada, finalmente les paga pero los desprecia. Los grandes investigadores de estos temas, asumen que uno de los propósitos de estos manipuladores es que aunque se les critique es que se amplifique sus ideas y que lleguen a los que le adversan. no lo sigamos el juego. Desenmascararlos con nombres y apellidos, en nuestros medios nacionales y hagamos pedagogía de nuestra realidad, ignorarlos les reventara las viceras.
    La patria está en guerra de varias dimensiones, ahora somos patriotas unos y traidores otros, cada cual define si bando ante la historia

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    Excelente, Arboleya. Coincido que debiera ser replicado su artículo en otros medios. Un excelente análisis, que a la vez nos otorga armas para debatir con argumentos ante la andanada de ataques que nos hacen desde el frente utilizando las "cándidas y amistosas" redes sociales. En las redes se encuentra muchos comentarios y artículos de diverso tipo, sin detallar los más virulentos como los de olaloca y sus acólitos; los hay más solapados e "inocentes", que publican una imagen de un bar, una bodega, una tienda o una avenida y le hacen comentarios al pie aludiendo al bienestar, al pleno abastecimiento, al glamour, de "antes" y lo comparan con aviesas intenciones con nuestra realidad, sin olvidar echarle la culpa a...saben quién. El autor o quien lo reenvió no tiene que ser un reconocido contrarrevolucionario, a veces es un antiguo conocido que emigró y se siente nostálgico, pero de paso se "olvida" de que nació y vivió aquí y compartió muchas ideas de las que ahora reniega, y apoya el bloqueo contra su pueblo (niega que existe), apoya a Trump, critica a nuestros dirigentes y a la Revolución, etc. Incluso a ese, cualquiera que fuera sus intenciones, hay que salirle al paso, pues esa publicación en las redes rueda y rueda, como la mejor bola. Como dice Legañoa. La verdad necesita de nosotros.
    Es cierto que las nuevas generaciones no tienen que ser y pensar igual a sus padres, pretenderlo siquiera es un error mayúsculo. Pero hay un hilo conductor que une al pasado, al presente y al futuro, que se llama continuidad y es un elemento que garantiza y garantizará nuestra independencia y existencia como país. Y saberlo hacer llegar, transmitir la Historia como un elemento vivo (tal como lo hacía Eusebio Leal) y que las nuevas generaciones la hagan suya, es la asignatura pendiente.
    Hace unos días exprese: ¿Cuáles son las razones del “éxito” de la olaloca, que llega a calificarse como un “influencer” y puede darse el lujo de invitar a sus orgías nada menos que al secretario de colonias yanqui, el Almugre? Parte de ellas son producto de nuestra incompetencia (ocurre cualquier suceso noticioso, pero nuestros medios y nuestros periodistas no lo publicamos o nos demoramos en hacerlo, esperamos por alguna autorización que decida lo que se publica y lo que no se publica, y lo que aguanta, si es un tema candente, alguien veta su publicación, sugiere que abordarlo o airearlo “le hará daño a la Revolución”, y se pierde esa inmediatez y la posibilidad de abordarlo, tal como es y de ser necesario, comentarlo y llamar las cosas por su nombre, como dijo una forista; no se puede tener miedo de la verdad, a los cambios, a asumir responsabilidades, a actuar; no se puede esperar siempre a tener una "autorización", para reconocer y hablar sobre cualquier problema q todos conocemos que existe y esperar a que nos supere, para entonces intentar resolver por ser precavidos y temerosos de la censura o de la "marca). Entonces aparecen los olaloca y otros, con escaso bagaje intelectual y mucha menos ética, pero aupados por una poderosa tecnología (no olvidar que la cuna la mece la NED y otras “fundaciones”) y apoyados en toda línea por los recursos de las redes sociales, toman la noticia original, que muchas veces no es ni noticia, tan solo un recurso que le permite un basamento para fabricarla, le agregan algo de humor y choteo criollo para hacer el chisme más atractivo, disfrazan a sus intereses la verdad y le insertan los detalles más escabrosos y pueriles, para el consumo de las inteligencias más borricas, que se aprestan a darle “like” y seguir su rima. Contra ellos, no solo amerita rechazarlos ni obviarlos, pues surgirán otros. Se necesita atacar sus raíces, y ese ataque pasa por la implementación en nuestra labor divulgadora de los preceptos enunciados en este artículo.
    En otra parte expresé: Esta guerra que se nos hace requiere una ofensiva total, quizás una contraofensiva, pero con inmediatez, una eficaz defensa, multilateral y eficaz, pero en la mayoría de los casos sólo ejecutamos una defensa tímida y que no convence, ni a nuestros propios partidarios. Cuánto espacio dejamos, cuánto tiempo perdemos. Ese espacio y ese tiempo lo aprovecha el enemigo, por demás con muchos y mejores recursos financieros y tecnológicos y una tropa de tanques pensantes dirigiendo la orquesta. Hay cosas sagradas que defender para permitir que nos enloden el camino. Tenemos material. Excelentes intelectuales y comunicadores como Ud. Si nuestras armas no son buenas ni suficientes, usemos las del enemigo. En nuestra Historia sobran los ejemplos de la eficacia del método. Reitero una tesis de Limia: "El problema que tenemos es esencialmente cultural y se gana aquí adentro, con nuestros propios esfuerzos".
    Un comentario final, este para Elpidio. No se desespere compadre. Tengo la seguridad que Cubadebate hace honor a su eslogan "contra el terrorismo mediático". No es que lo censure o no lo publique con inmediatez, tal como merecen sus opiniones, que son paralelas a la línea editorial. Sucede que esos personajillos que alude tienen mejores condiciones tecnológicas que ud y yo, por ejemplo, para conectarse, hacer llegar sus comentarios a Cubadebate y alguno se publica, vamos a considerar que la riqueza del debate está en airear el máximo de argumentos. Alguien explicó una razón que veo lógica. En estos tiempos las noticias virales son las realcionadas con la pandemia, ahora con los partes del tiempo, la tormentica Laura, etc y a los editores los deben tener colapsados en su tiempo y los nuestros tienen menor prioridad. Pero no se desanime, continúe. Lo inadmisible es que deje de opinar y debatir en defensa de la Revolución.

  • Alheli dijo:

    Creo que para este articulo este completo, se debe incluir como influye en esta ecuacion y a quien beneficia la dependencia economica de muchas familias cubanas, hacia los familiares que los ayudan desde la 'capital del odio'. Esta relacion no es de apoyo, ni de suplemento al bienestar, sino de verdadera responsabilidad de satisfacer las necesidades basicas. Empezando por la alimentacion, pasando por las comunicaciones y terminando por la ropa y los zapatos que se ponen los muchachos para ir a la escuela, y los adultos para trabajar. Hasta que punto contribuye a los planes genocidas de la ultraderecha miamense, que al pueblo se le explique que la comida se va a vender mayormente en dolares, o que no hay carne de puerco porque los EEUU no dan credito para comprar el maiz conque estos se alimentan? Creo que la politica y la ideologia han querido alejarnos del capitalismo creyendo que en camino que nos separa es recto, cuando en realidad estamos uno a espaldas del otro, en el mismo punto de un camino en circulo.

    • Jorge R 09 dijo:

      Alheli: Aprecio mucho sus comentarios en Cubadebate pero en esta oportunidad no concuerdo en algo: no tienen nada que ver los planes de la ultraderecha de Miami con el deseo de los cubanos en esa ciudad de apoyar económicamente a sus familiares. Si usted supiera lo que daría esa derecha recalcitrante miamense porque no llegará un dólar a Cuba! , si por ellos fuera nos negaban hasta el aire que respiramos, la ojeriza que les tienen a los cubanos que mandan dinero y viajan es muy grande. El Otaola ridículo dijo que en enero cero remesas y llovieron las remesas. Nosotros optamos por el socialismo con todo y sus problemas porque ya Cuba probó de la otra receta capitalista que usted menciona y créame que entonces no había que pensar en el bloqueo estadounidense ni en la derecha miamense para que las personas pasaran hambre y murieran a las puertas de los hospitales pidiendo entrar. En el mundo actual no nos queda de otra que insertarnos en el mercado mundial capitalista pero antes nos iba bien en el mercado socialista.

      No sé si lo entendí bien, usted dirá.

      • Alheli dijo:

        Jorge: Agradecida de su opinion. "Antes" nos iba bien. Pero las condiciones que propiciaban ese bienestar ya ni remotamente existen. Cualquier intento que se ha hecho de replicarlas, colocandonos a la espalda de la realidad para hacernos la idea de que podemos construir un modelo socioeconomico a partir de 'tubos de divisa' que se secan o sueltan chorros en funcion de como la marea politica internacional oscila a la derecha o la izquierda, ha fracasado estrepitosamente. Lo que se hubiera podido considerar su momento de auge no fue mas que una gota en un gran oceano de desigualdad y descapitalizacion acumuladas, y no fue aprovechado sabiamente.
        Yo sostengo que permitir y estimular la codependencia del exilio y del exterior se parece mucho a la politica de 'guante suave' de Obama, cuando decia que los objetivos no habian cambiado sino los metodos. Cuando le decimos a un padre de familia: 'si quieres que tu hijo coma carne... que te manden dolares! ', le estamos transmitiendo un mensaje no menos contundente por lo subliminal: 'La seguridad economica estan fuera de tu pais'. Lo cual ni siquiera es cierto! Pues 100 dolares mensuales que te mande un pariente en EEUU, equivale al trabajo mal pagado de menos de un dia de trabajo en ese pais. Pero ese mensaje es reiterativo, ha persistido en el tiempo, y ha demostrado ser poderoso, como han demostrado las decenas de miles de muertos en el estrecho de la Florida y las selvas centroamericanas. Muy importante: La generacion que nacio despues de ese 'antes' en que 'nos iba bien', ya tiene 30 años! Y si usted se toma el trabajo de relacionarse con ellos, su perspectiva de futuro es mayormente: a) emigrar b) que le de resultado uno de las n gestiones que esta haciendo para tratar de emigrar c) que un familiar emigrado le mande dinero d) que sus padres lo mantengan o se vayan de mision e) dedicarse a alguna ilegalidad que les represente dinero facil. Yo no creo que 'darle en la cabeza' a la ultraderecha miamense persistiendo en la atraccion parasita de divisas -quien sabe, si sus manifestaciones publicas de oposicion no estan calculadas, conociendo lo importante que es para Cuba el contrapunteo con ellos!- sea mas importante que la soberania integral del pais. Esta va mucho mas alla de la retorica, o lo que es lo mismo: 'emanciparnos por nosotros mismos y salir adelante con nuestros propios esfuerzos', como enunciaba el concepto historico de Revolucion. Saludos.

  • RobertoGG dijo:

    Para mí "influencer" es sinónimo de analfabeto.

  • Ciudadano dijo:

    Buen artículo de Arboleya, que expresa el nuevo contexto en que se desarrolla la batalla de ideas. Me hiere mucho que personas que se dicen cubanos y viven del otro lado apoyen el acoso actual sobre el país de donde proceden y viven la mayoría de sus familiares que "dicen" querer, increíble. El reconocimiento de que en no pocas ocasiones la respuesta "oficial y oficiosa" en no pocas ocasiones es timorata, este último calificativo lo añado, pero es equivalente. El objetivo del recrudecimiento ha estado signado por la necesidad desde el inicio de su mandato del actual mandatario de buscar apoyos en el sector anticubano de la Florida y el reconocimiento del sector más reaccionario del sur de Florida, que reconoce ha sido este gobierno quien más los ha apoyado. Es necesario acotar que el sector duro del sus de Florida odia profundamente a nuestro pueblo. Es necesario comprender esto y no facilitarle las cosas a esa gente, pero hacerlo de manera inteligente en el nuevo contexto y con las nuevas herramientas de comunicación, dejar el tradicional teque, el escenario lo exige, gracias

  • Máximo dijo:

    Excelentes tanto el artículo de Arboleya como los comentarios de los lectores. Contenido suficiente para reflexionar sobre la guerra mediática contra nuestra amada Cuba y sobre el papel que le toca jugar a la prensa en nuestro país.

  • Ernesto dijo:

    Muy esclarecedores y valientes sus argumentos cro Profesor Arboleya y que sirvan estas reflexiones para dotar a nuestro periodismo militante de herramientas para el mas eficaz y profundo enfrentamiento a esta nueva ola de desinformaciones y malinterpretaciones provenientes no solo de allende los mares, sino de nuestra propia isla por aquellos desalmados y miserables que las difunden.

    VIVA CUBA Y SU REVOLUCION!

  • Carlos Gonce dijo:

    El trabajo es excelente, muestra de riqueza profesional del autor. Lástima que no se de la opción de compartir, sería bueno llevarlo a las redes, y publicarlo por otros medios.
    Me parece crucial la afirmación "Frente a esta pandemia de grosería que nos llega de Miami, el único antídoto es la transparencia y la cultura" Por eso la cultura es escudo y espada de la nación, y defender lo cubano es garantizar nuestra integridad nacional.

  • Migueles dijo:

    Felicito al Autor y me uno al criterio de que se trata de excelente articulo. Ahora, desde la Republica bananera ser hacen acusaciones, se dicen medias mentiras y medias verdades y todo eso cala en un sector importante de la poblacion, sobretodo joven. No creo que todos los dias tenemos tiempo para responder improperios o desmentir acusaciones, pero no olvidemos que vivimos en la era digital y que como expresara nuestro Presidente, la guerra esta planteada en ese ambito. Ya no dependemos de uno o dos periodicos para leer noticias. Desde nuestros telefonos podemos acceder a todo: a verdades y a mentiras y no podemos quedarnos callados porque como se dijo hasta ayer mismo: el que calla, otorga y ese axioma sigue siendo valido. De manera que considero que debemos contar con una plataforma de contrarespuesta, que no nos desgaste pero que sea efectiva. SI afirman algo de un funcionario, dirigente o cuadro politico nuestro o un criterio contrarevolucionario para confundirnos, debemos trasladar en la forma que consideremos, nuestro desmentido y demostrar que nos manipulan. Pido reflexion sobre esto y sobre el curso de accion que debemos seguir porque los francotiradores estan alla, los conocemos y disparan todos los dias a todas horas con mucha constancia y tampoco debemos pecar de ingenuos. Ellos saben que mas que lectores, tiene personas que los siguen y descargan siempre todo su arsenal, sobretodo en tiempos de grandes limitaciones economicas. No considero que el momento sea de dar la callada por respuesta y no hacer caso. Se impone ripostar, aclarar, tomar medidas cuando sea necesario y que se imponga la verdad. Saludos y gracias por publicarme.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jesús Arboleya Cervera

Jesús Arboleya Cervera

Investigador cubano, especialista en relaciones Cuba-EEUU. Doctor en Ciencias Históricas con una decena de libros publicados.

Vea también