Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¡George Floyd, presente!

| 17 |

Protesta en repudio al asesinato de George Floyd, Puente de Brooklyn, NY. Foto: Democracy Now

Las comunidades de color, que ya venían golpeadas por el desproporcionado impacto que la pandemia de coronavirus tiene sobre ellas, explotaron en protestas masivas. En medio de la doble pandemia de COVID-19 y violencia policial, el asesinato de George Floyd desencadenó una amplia y diversa rebelión contra el flagelo del racismo sistémico.

El miércoles por la tarde, Keith Ellison, primer fiscal general afroestadounidense de Minnesota, expresó en conferencia de prensa: “Estamos aquí hoy porque George Floyd no lo está. Debería estar aquí. Debería estar vivo, pero no lo está”. Luego anunció que elevaría a asesinato en segundo grado la acusación contra el exoficial de policía de Minneapolis, Derek Chauvin, que fue separado de su cargo luego de la conmoción que generó la muerte de Floyd. Chauvin presionó su rodilla sobre el cuello de George Floyd durante aproximadamente nueve minutos, lo que le provocó la muerte. En los últimos tres de estos minutos, Floyd, que estaba esposado, yacía inconsciente. Ellison también anunció que presentará cargos por complicidad e instigación al asesinato contra los otros tres agentes involucrados en la muerte de Floyd. Las comunidades de color, que ya venían golpeadas por el desproporcionado impacto que la pandemia de coronavirus tiene sobre ellas, explotaron en protestas masivas. En medio de la doble pandemia de COVID-19 y violencia policial, el asesinato de George Floyd desencadenó una amplia y diversa rebelión contra el flagelo del racismo sistémico.

El video del asesinato de George Floyd fue visto por cientos de miles de personas en todo el mundo. Pero poco se sabe de la vida de este hombre afroestadounidense de 46 años de edad. Esta semana se llevarán a cabo ceremonias en memoria de George Floyd en diversas ciudades y el martes se realizará el funeral en Houston.

George Perry Floyd, oriundo de Fayetteville, Carolina del Norte, se crió en el vecindario Third Ward de Houston, un área históricamente negra de la ciudad. Tenía dos hijos adultos, Connie y Quincy Mason, y una hija de seis años, Gianna. Hace varios años se había mudado de Houston a Minneapolis, donde trabajaba como personal de seguridad del restaurant Conga Latina Bistro, pero recientemente había perdido su trabajo a causa de la pandemia.

En un mensaje de video sin fecha publicado en las redes sociales, Floyd, que trabajaba como mentor de jóvenes, expresó su rechazo a la violencia con armas de fuego: “Tengo mis defectos y falencias y no soy mejor que nadie, pero, amigo, los tiroteos que están ocurriendo… No me importa de qué religión seas o dónde estés. Te amo y Dios te ama. Bajen las armas”.

El activismo de George Floyd contra las armas de fuego atrajo la atención de dos nativos de Houston, el artista y empresario de hip-hop Corey Paul y el pastor Patrick “P.T.” Ngwolo, que buscaban contactos en Third Ward para sumar voluntades a su trabajo religioso por la justicia social. En una entrevista concedida a Democracy Now!, Corey Paul expresó: “Fuimos muy afortunados por haber conocido a George. George ya predicaba la paz, el amor, la unidad y a Dios y se manifestaba en contra de la violencia con armas de fuego antes de que apareciéramos nosotros. Así que cuando llegamos, George básicamente dijo: ‘Si le concierne a Dios, entonces me concierne a mí’.

También en una entrevista con Democracy Now!, el pastor Ngwolo agregó: “Como hombre de paz, Big Floyd fue uno de los primeros en ayudarnos a que se nos abran las puertas del vecindario y en decirle a la gente que éramos personas de bien”. La muerte de Big Floyd tendrá un impacto duradero en la comunidad en la que trabajaba. Al respecto, Corey Paul dijo: “George no tiene reemplazo. A los barrios que muchas veces se dice que necesitan una reforma radical no es posible llevar gente o información y pretender lograr un cambio. Tiene que venir desde un lugar genuino y holístico. Y esto era lo que representaba George dentro de su comunidad”.

Una de las tantas fotos de George Floyd que publicaron sus amigos en Internet lo muestra en un bautismo al aire libre junto a un grupo de compañeros. “Big Floyd”, de 1,95 m de altura, sostiene una biblia en alto, que se eleva sobre las cabezas de los demás. La imagen, contrapuesta con la foto del presidente Donald Trump que montó la Casa Blanca esta semana, pone al descubierto el marcado abismo que existe entre la fe genuina y el activismo de Floyd y la burda propaganda de Trump.

Washington D.C. ha sido el escenario de algunas de las protestas más intensas contra el asesinato de Floyd. Día y noche, los manifestantes colmaron el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca. El viernes por la noche, el Servicio Secreto acompañó a Trump hacia el búnker de la Casa Blanca mientras la protesta crecía en tamaño y energía. El lunes, agentes federales desalojaron violentamente el parque, según se informa, tras recibir órdenes del fiscal general William Barr. Con una violencia desenfrenada, la policía antidisturbios cubrió a la multitud de manifestantes pacíficos con gases lacrimógenos y luego cargó contra ellos, abriéndose paso con sus escudos, mientras golpeaba a la gente, disparaba balas de acero recubiertas de goma y le rociaba gas pimienta de forma deliberada. Cuando el parque quedó despejado, Trump y su comitiva, incluido el secretario de Defensa y el jefe del Estado Mayor Conjunto, marcharon hacia la cercana Iglesia Episcopal de San Juan, cuyas puertas y ventanas estaban tapiadas con tablones. Allí, Trump posó para las fotos con un Biblia en alto, sin abrir el libro ni citar ningún verso. Esta escenificación vacía y la violencia policial que la precedieron fueron ampliamente rechazadas por el clero, autoridades electas y miembros de la comunidad.

El Pastor Ngwolo comentó para Democracy Now!: “Si hubiera abierto [la Biblia], habría visto que el país necesita que retroceda en su retórica, que una al pueblo y ojalá logre que esta situación llegue a una resolución pacífica”.

La vitalidad de la protesta y el torrente de indignación por el asesinato de George Floyd a manos de la policía no serán silenciados. Una investigación sólida y un procesamiento contundente de los cuatro exoficiales de policía podrán brindar algo de justicia. Pero el fuego que encendió George Floyd con las palabras que pronunció antes de morir, “no puedo respirar”, seguirá ardiendo hasta que la plaga del racismo sea purgada de nuestro cuerpo político.

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

(Tomado de Democracy Now)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cas dijo:

    La esencia del problema en los EEUU no es cambiar al Presidente ni el Partido Politico en las proximas elecciones, sino cambiar el regimen capitalista, saludos cas.

    • Arturo dijo:

      Para cual?

      • Idalmis dijo:

        Para el que él desee , siempre y cuando piensen primero en beneficiar al pueblo y sobre todo respetar al ser humano, respetarlo tal y cual es, no mirar primero su color y su posición social para luego actuar, lo que paso con Floyd es imperdonable.

    • Eugenio dijo:

      LOGICA, CONDUCTA RACIONAL, SENTIDO COMUN.

      Los hombres de hoy no tienen que odiarse por los errores cometidos por los hombres de ayer. De la Historia, sin tergiversaciones, deben extraerse las enseñanzas necesarias, y además evidentes, que permiten a los hombres de hoy vivir en armonía, juntos y felices.

  • Carlos Manuel Contreras Gravalosa dijo:

    Solo una cosa en contra del artículo: Acaso todas las personas de el planeta Tierra no tenemos color en la piel???. Por qué nada mas señalárselo a las personas negras???. Hasta personas progresistas, de manera inconsciente, realizan expresiones discriminatorias hacia el color de la piel y no ayuda a resolver el problema.

  • Sonia dijo:

    Coincido con Carlos Manuel, como dijo Martí, dígase hombre y se dirán todas las razas. De color somos todos.

    • Alex 1 dijo:

      100 % de acuerdo Carlos Manuel, no nos damos cuenta e inconscientemente o concientemente, como quiera llamársele, continuamos con la discriminación.

  • Lala dijo:

    En la escenita que montó Trump en la iglesia claramente se ve la falsedad de sus intenciones, sobre él también debería caer el peso de la justicia, a fin de cuentas él es el principal incitador de tales acciones de la policía y el ejército.

    • Idalmis dijo:

      Lala , es que ese señor Trump es el padre del sinísmo.

      • Arturo dijo:

        CINISMO, pero no es el único,,, hay muchos más raegados por ahí

  • Rebeca dijo:

    El pueblo americano es un pueblo totalmente diferente a su gobierno y estas manifestaciones son prueba de ello al igual que la solidaridad que prestaron los pastores por la paz durante muchos años a Cuba. Hoy Cuba se une a sus voces en contra del racismo y represión policial. Abajo el racismo

  • 4 Jts dijo:

    Cuando Mandela asumió la presidencia de Sudáfrica dijo que la sociedad Sudafricana sería NO RACIAL. Así es, nuestra raza es la raza humana.

  • Orlano dijo:

    Lo que más duele, bueno asesinato aparte, es que el señor Floyd era un ciudadano ejemplar, cumplidor de la ley y el orden

    • Luís Guillermo dijo:

      Señor Orlano... Ud habla en serio ó quiere hacer broma.
      Como dijo una afronorteamericana... debe ser juuzgado el policía que lo asesinó, pero jamás George Floyd será un mártir.
      Por favor investigue y lea la hoja de vida de George Floyd.
      Luego emita su criterio con base.
      Gracias

  • Fonti71 dijo:

    El hecho, extraordinario por cierto, puso en evidencia la actuación irracional de los cuatro policía y que trajo consigo un repudio en varias ciudades norteamericanas quienes centraron sus motivaciones por el tema racismo y como contraposición la actuación del gobierno norteamericano para hacer ver lo que les conviene a sus seguidores y detractores. No obstante, no podemos (y me refiero a los medios de información cubanos) ser superficial y criticar lo que ocurre como respuesta a dichas manifestaciones sin hacer alusión a hechos vandálicos también ocurridos además de otras acciones bien vistas entre manifestantes y autoridades policiales...No podemos, y sería una falsa, actuar como lo hacen los medios mediáticos que solo publican lo negativo que les conviene de su oponente y me refiero a las constantes y supuestas denuncias de EEUU
    Cuba, porque estaríamos actuando igual o peor que ellos ante los que creen en lo justo. Si, hubo maltrato total contra George Floyd y ha sucedido con las marchas pacíficas pero no en todas y también no toda la policia actúa así porque si generalizamos se pierde la esencia de las verdades y todavía no he visto publicaciones oficiales de los hechos vandálicos que ocurren lo cual me ha llamado la atención. Reitero que con sensatez se gana toda batalla y sino que el juez tiempo diga la última palabra. De esta manera no damos pie a que nos critiquen por como actuamos. Asimismo, no dejaríamos de ser valiente y justo al reconocer lo bien hecho. Pensemos bien antes de pronunciarnos para con respeto dar a conocer la realidad.

  • Fonti71 dijo:

    Puse falsa en vez de farsa, disculpen.

  • Lucía dijo:

    Quisiera conocer la causa original de la detención de George Floyd?

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amy Goodman

Amy Goodman

Periodista norteamericana, directora de la radio-televisora alternativa Democracy Now!

Denis Moynihan

Denis Moynihan

Cofundador de Democracy Now!

Vea también