Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Trump: una guerra para la re-elección

| 19

Donald Trump. Foto: AP.

Una de las primeras lecciones que enseñan en todo curso sobre el sistema político de Estados Unidos es que las guerras suelen revertir la declinante popularidad de los presidentes. Con una tasa de aprobación de Donald Trump del 45 % en Diciembre del 2019,  los “déficit gemelos”  (comercial y fiscal) creciendo inconteniblemente al igual que la deuda pública y una amenaza de juicio político en su contra los consejeros y asesores de la Casa Blanca seguramente recomendaron al presidente que apele al tradicional recurso e inicie una guerra (o una operación militar de alto impacto) para recomponer  su popularidad y situarlo en mejor posición para encarar las elecciones de Noviembre del corriente año.

Esta sería una plausible hipótesis para explicar el inmoral y sangriento atentado que acabó con la vida de Qassem Soleimani, ciertamente el general más importante de Irán. Washington informó oficialmente que la operación fue explícitamente ordenada por Trump, con la cobardía que es tradicional entre los ocupantes de la Casa Blanca, aficionados a  arrojar bombas a miles de kilómetros de distancia de la Avenida Pennsylvania y de aniquilar enemigos o supuestos terroristas desde drones manejados por unos jóvenes moral y psicológicamente desquiciados desde algunas cuevas en Nevada. Esa misma prensa se encargó de presentar a la víctima como un desalmado terrorista que merecía morir de esa manera.

Con esta criminal actitud se tensa extraordinariamente la situación en Oriente Medio, para satisfacción del régimen neonazi que gobierna Israel, las bárbaras monarquías del Golfo Pérsico y los hampones dispersos del derrotado –gracias a Rusia- Estado Islámico. El perverso cálculo es que en los próximos días la popularidad del magnate neoyorquino comience a subir una vez que la maquinaria propagandística de Estados Unidos se ponga en marcha para embotar, por enésima vez, la conciencia de la población. Como decíamos más arriba, esta apelación a la guerra fue utilizada rutinariamente en la historia de ese país. Tal como el año pasado lo señalara el ex presidente James Carter Estados Unidos estuvo en guerra durante 222 años de sus 243 años de vida independiente.

Esto no es casual sino que obedece a la nefasta creencia, profundamente arraigada tras siglos de lavado de cerebros, de que Estados Unidos es la nación que Dios ha puesto sobre la tierra para llevar las banderas de la libertad, la justicia, la democracia y los derechos humanos a los más apartados rincones del planeta. No se trata ahora de hacer un recuento puntual de las guerras iniciadas para ayudar a presidentes en apuros, pero conviene traer a colación un caso reciente que también involucra a Irak y cuyo resultado fue distinto al esperado.

En efecto, en 1990 el presidente George H. W. Bush (Bush padre)  se encontraba en problemas de cara a su re-elección. La operación “Causa Justa”, nombre edulcorado para designar la criminal invasión de Panamá en Diciembre de 1989, no había surtido el efecto deseado puesto que no tuvo el volumen, la complejidad y duración necesarias como para ejercer un impacto decisivo sobre la opinión pública.

Tiempo después el Washington Post titulaba en primera página (16-X- 1990) que la popularidad de presidente se desplomaba y comentaba que “algunos republicanos temen que el presidente se sienta forzado a iniciar hostilidades para detener la erosión de su popularidad”. Previsiblemente, los demócratas triunfaron en las elecciones de medio término de Noviembre de 1990. Bush captó el mensaje y optó por el viejo recurso: duplicó la presencia militar de Estados Unidos en el Golfo Pérsico pero sin declarar la guerra.

Poco después se filtraba la declaración de uno de los principales asesores de Bush, John Sununu, diciendo, en palabras que vienen como anillo al dedo para comprender la situación de hoy, que “una guerra corta y exitosa sería, políticamente hablando, oro en polvo para el presidente y garantizaría su re-elección.” La invasión de Irak a Kuwait le ofreció a Bush padre en bandeja esa oportunidad: ir a la guerra  para “liberar” al pequeño Kuwait del yugo de su prepotente vecino. A mediados de Enero de 1991 la Casa Blanca lanzó la operación “Tormenta del Desierto” –a la cual se asoció, para desgracia de la Argentina, el gobierno de Carlos S. Menem- contra Irak, un país ya devastado por las sanciones económicas y su larga guerra con Irán, y contra un gobernante, Saddam Hussein, previamente satanizado hasta lo indecible por la mentirosa oligarquía mediática mundial con la imperdonable complacencia de las “democracias occidentales.”

Pero, contrariamente a lo esperado por sus consejeros Bush padre fue derrotado por Bill Clinton en las elecciones de Noviembre de 1992. Y lo hizo con cuatro palabras: “¡Es la economía, estúpido!” ¿Quién podría asegurar que un desenlace igual no podría repetirse esta vez? Esto, por supuesto, dicho sin la menor esperanza de que un eventual sucesor demócrata del sátrapa  neoyorquino pueda  ser más favorable, o menos funesto, para el futuro de la humanidad. No obstante, de lo que sí estamos seguros es que el “orden internacional” construido por Estados Unidos y sus socios europeos exhibe un avanzado estado de putrefacción.

De otro modo no se entiende el silencio cómplice o la hipócrita condena, cuando no la abierta celebración, de los aliados de la Casa Blanca y la “prensa libre” ante un crimen perpetrado en contra de un alto jefe militar –no de un supuesto ignoto “terrorista”- de un país miembro de Naciones Unidas ordenado por el presidente de Estados Unidos y en abierta violación de la legalidad internacional e, inclusive, de la propia Constitución y las leyes de Estados Unidos. Una nueva guerra asoma en el horizonte provocada por Washington invocando los habituales pretextos para encubrir sus insaciables ambiciones imperiales. El “complejo militar-industrial” festeja con champán mientras el mundo se estremece ante la tragedia que se avecina.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eridg dijo:

    Irresponsable manera de buscar popularidad esa de hacer guerras, cuando debía ser todo lo contrario, crear condiciones para un mundo de paz. Estados Unidos ha demostrado que tiene como política crear conflictos en vez de armonía entre todos los países, abusando de su poderío económico y militar. Por desgracia no existe en la ONU ninguna medida que pueda sancionarlos a ellos, eso sólo es para países que no son del agrado precisamente de los Estados Unidos de América.

  • Jose R. Oro dijo:

    Este análisis del gran Atilio Borón es de la mayor importancia y requiere considerable y meditada disección. Creo que tiene muchas cosas claras y buenas, pero otras cosas debatible y/o a mi juicio erradas.
    Empezando por lo bueno y excelente del escrito:
    1. Los dictadores en caída siempre consideran “una buena guerra” para parar la impopularidad y aunar a la gente alrededor de la bandera. Los ejemplos mencionados son buenos, yo añadiría a Franklin D. Roosevelt, quien provocó a Japón hasta la saciedad para lograr que el Imperio del Sol Naciente “atacara a los Estados Unidos” con un efecto inmediato contra las fortísimas corrientes aislacionistas que existían en los Estados Unidos oponiéndose a la entrada en la Segunda Guerra Mundial.
    2. No solo en Estados Unidos, el general Leopoldo Fortunato Galtieri, para nada un patriota, invadió la Malvinas (sin lugar a dudas argentinas) tratando de parar el inminente colapso del gobierno militar, y por supuesto logró el efecto contrario, porque algo que no soporta un gobierno militar es una derrota militar. Tema de largo aliento, solo lo menciono por establecer una analogía entre Trump y Galtieri en desprecio a sus pueblos.
    3. Dice el autor que: “De otro modo no se entiende el silencio cómplice o la hipócrita condena, cuando no la abierta celebración, de los aliados de la Casa Blanca y la “prensa libre” ante un crimen perpetrado en contra de un alto jefe militar –no de un supuesto ignoto “terrorista”- de un país miembro de Naciones Unidas ordenado por el presidente de Estados Unidos y en abierta violación de la legalidad internacional e, inclusive, de la propia Constitución y las leyes de Estados Unidos”. Nada más correcto para explicar que Trump está dispuesto con acabar con la humanidad para ser reelecto. Todas las increíbles agresiones contra Cuba por ejemplo son para obtener los 29 votos electorales floridanos, ni más ni menos. La colusión con Israel, el llevar la embajada USA a Jerusalén es para obtener el voto masivo y los amplios recursos mediáticos y monetarios de los judíos en los Estados Unidos, y así seguiríamos hasta la náusea.
    No me gusta que el autor afirme que: “Pero, contrariamente a lo esperado por sus consejeros Bush padre fue derrotado por Bill Clinton en las elecciones de Noviembre de 1992. Y lo hizo con cuatro palabras: “¡Es la economía, estúpido!” ¿Quién podría asegurar que un desenlace igual no podría repetirse esta vez? Esto, por supuesto, dicho sin la menor esperanza de que un eventual sucesor demócrata del sátrapa neoyorquino pueda ser más favorable, o menos funesto, para el futuro de la humanidad”
    La primera parte es correcta, creo que el resultado se va a repetir otra vez y que a pesar (o quizás a causa) de su previsible “buena guerra” Trump va a salir de las elecciones de noviembre como bala por tronera.
    La segunda parte creo que es un disparate, considerando iguales al catarro y al cáncer pancreático. La principal e inmediata amenaza contra la humanidad hoy día es el fascismo representado por Trump quien ha logrado aunar todo lo peor de la sociedad estadounidense. Hay que derrotarlo en noviembre y no hay que desanimar a la gente en esa lucha cuesta arriba, mostrándola como irrelevante ¡no nos hacen falta tales ayudas!

    • Elpidio Valdesw dijo:

      Enero 5 2020
      Concuerdo 100% con el articulo de Atilio pues deja sentado los fundamentos que rigen la politica de los gobernantes norteamericanos desde su fundacion, no ha habido variaciones desde entonces, solo la de los contextos historicos donde se han ido produciendo los hechos y agresiones de los gringos contra todos los pueblos del planeta que no se avienen con sus ordenes y regulaciones, el articulo en todo su contenido, hace un llamado constante a la no re-eleccion del senor Trump, sin dejar de senalar que la diferencia entre Democratas y Republicanos es solo semantica y cultural por lo que aqui se aplica el dicho, es mejor uno no conocido que el troglodita que esta hoy en el poder.
      Atilio ademas ha dejado claro que tanto los Estados Unidos comos sus socios de la Europa corrupta y obsoleta, son del mismo contenido facista y guerrerista, solo con una diferencia que los europeos saben que en una guerra no convencional o convencional , ni un solo pais de esa vieja Europa corrupta, facista y obsolete, solo quedaran ruinas humeantes y sin posibilidades de recuperar su encleque y destartalado poderio militar y politico.
      Es indudable que teniendo a periodistas y escritores de la talla de Atilio Boron en nuestras tierras de America, tenemos siempre la posibilidad real y valida de conocer los intersticios de la problematica politica, militar, economica e ideologica en que nos movemos en este mundo cruel y peligroso, siempre pensando como nos ensenaron nuestros padres patrioticos y fundadores del pais Cuba, primero salvarguardar la libertad, la independencia y la soberania a cualquier precio y segundo, pero mas reciente, que al imperio no se le puede dar ni un tantito asi...... como senalara el Comandante Guevara, verdad tal que ha sido demostrado por Cuba, Viet-Nam y otros paises que no le han admitido al gringo, ni un milimetro de irrespeto a nuestros paises.
      Gracias Atilio por tu brillante articulo, esperamos otros iguales o superiores en estos peligrosos momentos en que nos desenvolvemos.

      • Jose R. Oro dijo:

        Estimado Elpidio Valdesw. Siempre leo al gran Atilio Borón, en mi comentario original abro diciendo "Este análisis del gran Atilio Borón es de la mayor importancia" porque creo que lo es, pero no creo que pueda apoyarlo 100% en este caso. Pienso que el escrito tiene algo que no es beneficioso y lo indico. Usted afirma que "el articulo en todo su contenido, hace un llamado constante a la no re-elección del senor Trump". Asi quisiera yo, pero le ruego muy comedidamente que me indique en que parte del trabajo eso esta escrito, porque no lo veo. Decir que "sin la menor esperanza de que un eventual sucesor demócrata del sátrapa neoyorquino pueda ser más favorable, o menos funesto, para el futuro de la humanidad" creo que es perjudicial, como decir que cualquiera de derecha o centro que suceda a Bolsonaro, o a Añez, o a Netanyahu o a bin Salman, va a ser lo mismo que cualquiera de esos monstruos. Estoy completamente en contra, el mundo esta en real peligro y el enemigo principal de la huimanidad son la cohorte de bárbaros guerreristas encabezada por Donald Trump. Para que el mundo pueda cambiar, crecer, progresar, alcanzar el socialismo, primero tiene que existir, no lo olvidemos por un instante.
        Un fuerte abrazo para usted, Elpidio Valdesw

  • Martín Herrera dijo:

    Trump no necesita una guerra para ganar ninguna elección , no estoy de acuerdo con el artículo
    Lo que necesita es que no avance los intentos de los demócratas por sacarlo de la presidencia y que al final no se presente el multimillonario demócrata como candidato , ese si es un peligro para el
    Porque con los candidatos mismos que ahora hay, en noviembre gana fácil
    Siempre las presidencias de Usa, han tenido guerras , escaramuzas , tensiones militares , políticas
    Lo que se es que los negros normalmente no salen a votas a menos que sea alguien como Obama , los latinos quizás sólo la tercera parte de los que viven allí son ciudadanos y una parte de ellos es republicana y que queda entonces , millones de blancos , nacionalistas no preparados muchos culturalmente que están embobados con el sr y hasta hay una gran parte de demócratas que votarían por el
    Tiene el 95 por ciento del apoyo de su partido y si ven las concentraciones que hace a diferencia de un par de miles de los demócratas , este hombre no baja de 15 hasta 70 mil en sus discursos y se concentran en pocas horas
    No le hace falta guerra para reelegirse , solo le hace falta llegar a noviembre

    • Jose R. Oro dijo:

      Estimado Martín Herrera. Para re-elección de Trump, en general de los 270 votos electorales necesarios los demócratas tienen mas o menos seguros 232, los republicanos 181, y estan en porfia 125 en los que incluyo a Texas, Florida, Wisconsin, Michigan, Arizona, Maine y Pennsylvania. De estos 125 votos, los demócratas necesitan 38 para ganar (segun mis calculos pueden ganar 49+) y los republicanos 89 (como veo las cosas hoy creo que obtendrian no mas de 76). La cosa se decide en como se organiza la batalla en esos estados mencionados, no de a Trump como ganador de antemano.
      El candidato democrata debe considerar un candidato vicepresidencial que sea negro o mujer o ambos, de esa manera tendria mas votos femeninos y afroestadounidenses (estos ultimos pueden marcar la diferencia en Michigan y quizas Florida) y trabajar mas duro con el voto latino.
      Un fuerte abrazo!

  • Orl dijo:

    El ataque de los EE UU es simplemente disuasivo. Irán está empeñado en fabricar un artefacto nuclear y borrar a Israel del mapa.

  • Mágico dijo:

    He leído unos análisis, creo muy deterministas, incompletos y facilones. Pensar que la única o la principal motivación que tuvo Donald Trump para matar al general iraní fue la reelección, no se ajusta a la realidad. Trump desde su campaña presidencial demostró ser un belicoso y su lema fue hacer fuerte otra vez a los Estados Unidos. Y a cumplir sus objetivos está decidido con escasas vacilaciones. En la campaña presidencial combatió a los demócratas, a los republicanos, a los mejicanos, los árabes, los afro, los indocumentados, las mujeres, y a todo el que se le puso en frente. Y ganó las elecciones, para sorpresa de muchos ciegos. Ya en el poder, Trump le declaró la guerra a la OTAN; se disgustó con algunos mandatarios europeos; presionó a México, a China y a Canadá; y amanazó a Corea del Norte con destruirla. E inclusive, lanzó en Afganistán, por primera vez, la madre de todas los bombas. Supongo que la muerte del general iraní y una hipotética guerra relámpago contra Irán colocarían a Trump en una mejor posición frente a las elecciones. Pero conociendo los antecedentes del mandatario rubio, no podía esperarse que se quedara con los brazos cruzados frente Irán, después de los sucesos de Arabia Saudita y el ataque a la embajada en Bagdad. Estados Unidos piensa que de alguna manera Irán está relacionado con estos hechos. Trump tiene a Irán entre ceja y ceja desde el acuerdo nuclear cuando el gobierno de Obama. Los persas modernos quieren convertirse en el mandamás del Medio Oriente -¿quién lo duda?- en lo económico y en lo militar; y eso Trump no lo perdona ni en tiempo de eleccciones ni en cualquier tiempo. Irán es un peligro para los Estados Unidos y para muchos más; por sus intenciones y la posibilidad de entorpecer una ruta petrolera importantísima; por la amenaza militar que supone su sed del arma atómica; y también por su agresividad. Además, de acuerdo con lo que dice el artículo, pareciera que cada vez que un presidente norteamericano tiene problemas internos, viene un ceboruco internacional y le sirve en bandeja de plata la oportunidad de salir del problema. Entonces, los ángeles japoneses atacando bases militares; Ángel Noriega traficando drogas; Ángel Hussein invadiendo a Kuwait, y los ángeles proiraníes asaltando petroleras y embajadas, beneficiaron a los presidentes norteamericanos en apuros. Pero las cosas son más complejas, señores, pienso yo: ni tan determinadas, ni tan sencillas.

  • Osmani dijo:

    El mundo casi en apocalisis ,ver incendios en Australia y este señor se lanza a un asesinato selectivo de un lider militar que puede originar una guerra que acelerara la autodestrucion del planeta.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    No a la violación del derecho internacional por parte del gobierno de los Estados Unidos de América. No a las guerras de rapiña imperialista. El planeta no puede ser rehén de los intereses de los sectores de poder de la oligarquía financiera yanqui. Se está jugando con fuego, atizando tensiones en escenarios aparentemente fuera del territorio de los Estados Unidos de América pero la globalización levanta con fuerza 5 la internacionalización de las contradicciones. Es momento de denunciar el militarismo, el guerrerismo y el terrorismo de estado. Manos imperialistas fuera del Oriente Medio.

  • armando dijo:

    Si Iràn no es terrorista, ¿por que quieren atacar ahora a Israel?

  • Aldo dijo:

    "Esta sería una plausible hipótesis para explicar el inmoral y sangriento atentado que acabó con la vida de Qassem Soleimani, ciertamente el general más importante de Irán"....Es que acaso, el ataque a la Embajada americana en Bagdad no fue la causa del ataque a Soleimani ?, o es que pensaban que iba a pasar lo mismo que en Bengazi?, Por favor, mas responsabilidad. Si hubieran atacado la embajada Rusa, y Rusia respondiera, no creo que iban a decir que era para una re-eleccion de Putin.

  • armando lopez dijo:

    El gobierno americano, usa métodos propios de la potencias imperiales,aunque ellos llegan a los extremos.Avivar el fuego en el oriente medio es algo que es perjudicial para todo el mundo,además de ser un acto irresponsable.
    Mejorar el futuro político de un presidente,atacando otras naciones, con costo de vidas humanas, es algo diabólico y sin sentido,sinceramente lamentable.

  • Lazaro Hernandez dijo:

    El unico candidato que puede contra trump en mi opinion es Andrew yang y dudo mucho que el partido democrata lo escoja como su representante ,asi que con o sin guerra trump volvera a salir electo, todo depende de si la economia sigue con numeros positivos a finales del 2020

  • Ariel A.H dijo:

    Acabo de ver una película donde el inicio comienza narrando: "ganamos la guerra; pero perdimos el planeta"...(Oblivion), se trata de un filme de ficción;pero como vemos el mundo hoy, bien pudiera hacerse realidad.

    El tema es que todo se sabe como comienza;pero no como termina y ya hemos visto al senor Trump especular con el uso de su "bomba madre" en Afganistán. Irán no es Irak, Líbano, ni Siria por lo que el uso de armamento pesado y de alto poder mortífero puede ser usado, el ejemplo de Hiroshima y Nagasaki aún están presentes y no escatimó en sus amenazas contra Corea del norte con desaparecerla de la faz de la tierra.

    El gobierno que dirige el señor Trump está haciendo que se acreciente el odio hacia los norteamericanos.Pudiera ser que la segunda fase de su estrategia sea generar una catástrofe en los propios EU como lo fue las "Torres gemelas" y ya está definido a quien culpar para iniciar la aventura bélica.

    Por el bien del pueblo de los EU y de la humanidad, saquen a ese demonio del poder;porque si se inicia una guerra que no se sabe como ni cuando terminará, gane quien gane, habrá obtenido un planeta más inhabitable.

    ¡NO a la guerra, Viva la PAZ!

  • Franklin Pimentel Torres dijo:

    ¡Oportuno y pertinente análisis geo-político!

  • Luis Corral dijo:

    Estimado José R. Oro: creo que al final de su comentario, donde expone en lo que discrepa del artículo de Atilio Borón, hay in error de interpretación. Borón no ve en la derrota de Trump, por un demócrata, un posible cambio para bien en la nefasta política de los EEUU, cree que el problema es el sistema político de los EEUU. Si el pueblo norteamericano desea que sus hijos no sirvan de carne de carne de cañón para satisfacer las ansias imperiales de sus élites gobernantes, deben cambiar el sistema político a uno verdaderamente democrático y autóctono. En los cientos de años republicanos de ese país, ningún presidente ha representado los verdaderos intereses de su pueblo y no parece que vaya a ocurrir lo contrario.
    Por otro lado debe considerar que no es apropiado en un artículo resaltar métodos en las luchas sociales. Quizás tenga razón que derrotar a Trump sea una forma de lleva a cabo cambios, pero ese objetivo no debería invisibilizar lo esencial.

    • Jose R. Oro dijo:

      Estimado Luis Corral, me refiero sobre todo a la politica con relación a Cuba, y al interés que tienen todos los cubanos de bien, de derrotar a quien ha recrudecido de la forma mas insensata y cruel el Bloqueo contra la Isla. Este proceso que partió de una mejora (que pudo ser mayor) después del 17 de diciembre del 2014, Trump la destruyó por completo y ha llevado las agresiones contra nuestro pais a un nivel desconocido desde hace muchas décadas. Estamos enfrentando a Trump porque además, pone en gravisimo peligro la paz mundial, porque defiende la tenencia descontrolada de armas, el racismo, la xenofobia mas abierta, porque sacó a los Estados Unidos del Acuerdo de Paris contra el cambio climático y otras muchas cosas que de seguro usted conoce. La Republica de Weimar y el Tercer Reich de Hitler fueron dos cosas distintas, como bien sabemos.
      Un gobierno menos agresivo que el actual, es la tarea politica a conseguir en este 2020. No a desmantelar al imperialismo, lo que es un proceso de naturaleza histórica. Cuando alguien escribe que "dicho sin la menor esperanza de que un eventual sucesor demócrata del sátrapa neoyorquino pueda ser más favorable, o menos funesto, para el futuro de la humanidad" eso es para mi un completo desatino, y además un desánimo muy grande para quienes desean vencer a Trump quien es a mi juicio la concentración de casi todo lo malo que existe en Estados Unidos. Lo que es un esfuerzo muy grande, porque las fuerzas del fascismo son muchas, poderosas, con gran poder mediático y dinero.
      Personas de gran talento e indudable compromiso con la humanidad, pecan a veces de ver las cosas como totalmente buenas o totalmente malas, que no es la realidad del mundo en que vivimos. Evidentemente un futuro gobierno demócrata post - Trump no va ser bueno, incluso ni medianamente bueno, pero de lo peor a lo menos malo hay un gran trecho en la politica real, verdadera y obtenible. Un futuro gobierno demócrata post - Trump si va a ser "más favorable, o menos funesto, para el futuro de la humanidad", la misma humanidad que no creo soporte un segundo periodo del déspota Donald Trump.
      No se trata de "invisibilizar lo esencial" en el plano teórico y filosófico, lo que sucede es que hoy dia los imperativos de la humanidad entera y de Cuba en particular son acuciantes. Hay que impedir un segundo periodo de Trump y si le decimos a millones de votantes que no son demócratas o republicanos, que de hecho da lo mismo una cosa u otra, que votar por Trump o por su opositor no cambia nada, lo siento mucho, pero lo considero inaceptable y perjudicial.

  • Joval dijo:

    No necesita una guerra para reelegirse
    Este señor va a ganar, se los dice alguien afiliado al partido demócrata, que nunca votaría por el
    Va a ganar( es triste)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también