Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La breitbartización de la política

| 12 |

Trump y Bannon, meses atrás. Foto tomada de BBC.

Breitbart.com era una web de noticias fundada por Andrew Breitbart, que venía a representar la opinión de la derecha estadunidense clásica. En 2012, tras la muerte de su fundador, Steve Bannon pasó a ser su director ejecutivo, transformando la web en un portal de noticias cuyo objetivo era, y es, convertirse en la plataforma de la derecha nacionalista, la ahora famosa alt-right.

La alt-right, o derecha alternativa, no es más que un eufemismo para nombrar a posiciones de ultraderecha en el panorama político estadunidense, donde caben desde los nacionalistas económicos a los supremacistas blancos.

El paso de Steve Bannon de director de Breitbart a jefe de gabinete de la administración Trump simboliza muy bien lo que pasó en 8 años, donde se pasó del primer presidente negro de la historia de Estados Unidos a un personaje como Trump.

Las guerras culturales que han dado pie al ascenso de Trump y la alt-right han supuesto una breitbartización de la política, donde lo que importa ya no son los hechos en sí, sino el relato. Y ahí, la derecha ha sabido construir un relato y adaptarse muy bien al mundo del Internet y las redes sociales.

Dice el sociólogo Manuel Castells que la clave del poder hoy es la constante interacción y lucha en torno a quien controla información, y cómo se permite o no y para quién y de qué manera, la comunicación. Otro sociólogo que viene estudiando el momento de las redes sociales como una era de fragilización social, César Rendueles, plantea que después de la crisis del capitalismo de 2007/2008 ya nadie cree demasiado en la capacidad del mercado para resolver conflictos políticos (más bien los acelera), por lo que la gente deposita en la tecnología la fe en que dé lugar al surgimiento de algún tipo de nuevo orden.

El poder por tanto está hoy en disputa en torno a la información y la tecnología, y eso fue muy bien entendido por la alt-right. Mientras la izquierda seguía inmersa en dar la batalla a la industria cultural hegemónica (o en no dejarse absorber por ella), la derecha ya estaba haciendo contenido instantáneo que impactaba entre los sectores más jóvenes, nuevos votantes en muchos casos. La izquierda estadunidense intentaba disputar contenido progre en Hollywood, mientras la derecha se dedicaba a hacer memes y en una sola imagen sintetizaba el odio al establishment.

La historia nos enseña que el neoliberalismo se apropió en primer lugar del multiculturalismo, convirtiéndolo en la expresión posmoderna del capitalismo en el ámbito cultural. Después, se apropió del feminismo, e hizo de Hillary Clinton el paradigma de feminismo liberal del 1 por ciento que tan bien critica Nancy Fraser desde el corazón del imperio.

Pero la alt-right desecha la corrección política, apropiándose de la estética de la transgresión y la contracultura, que han sido expresiones habituales de la izquierda. El mejor ejemplo podría ser la revista Vice, definida por Angela Nagle como una imagen de marca construida gracias a la combinación degenerada de vacua estética hípster y transgresión pornificada. Nagle escribió Kill all Normies, disecciona las guerras culturales que han dado lugar al surgimiento de la alt-right y Trump, un troll de Twitter con un botón nuclear al alcance de su mano.

Una alt-right que se sustenta en una guerra contra el marxismo cultural y la ideología de género y que por eso encontró en Trump el ariete, el personaje ideal para encarnarla, el paradigma de la incorrección política, el supremacismo blanco y el machismo.

Y en este escenario tanto Steve Bannon como Breitbart han jugado un papel clave para ganar la batalla cultural. Bannon ha sido el estratega para lograr pasar del activismo de clic al voto, sin pasar por las calles que tanto añora la izquierda. En una sociedad en la que ya no hay emisores y receptores, sino en la que todas y todos somos emisores y receptores a la vez, la sociedad-red de Castells, o la sociedad-enjambre de Byung-Chul Han, las estrategias de comunicación deben responder a los sueños e imaginarios de la gente, pero también a los insomnios y emociones de una sociedad destrozada socialmente por el neoliberalismo, no sólo como proyecto económico, sino, sobre todo, cultural.

Bannon sabe interpretar el momento. En una de sus recientes entrevistas, y haciendo referencia al fenómeno mediático de la demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, Bannon afirmar haber interpelado a los republicanos: «Necesitamos más camareros y menos abogados».

Para ello, Bannon ha creado The Movement, una plataforma política para articular a la derecha populista, nacionalista y tradicionalista, plataforma que define como un motor evangelizador sustentado en los pilares del soberanismo, la seguridad, y la economía, algo que podemos traducir como una apuesta por un neoliberalismo nacionalista en lo económico, y un neoliberalismo excluyente en lo social, que defiende el modelo de familia tradicional y apela a la xenofobia antinmigrante.

Pero la alt-right, que por medio de The Movement ya está articulando una Internacional Populista de ultraderecha para tener una fuerte presencia en el próximo Parlamento Europeo, que ya cuenta con dos cabezas de playa en los gobiernos de Trump y Bolsonaro en Brasil, ha podido conquistar estos avances a partir de una blitzkrieg en la net war, donde el uso de las redes sociales, las fake news, y la inteligencia artificial, ha sido clave para esta guerra relámpago.

Ahí también, Bannon y la plataforma Cambridge Analytics han jugado un papel fundamental, que diseccionaremos en el próximo artículo.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis dijo:

    » donde lo que importa ya no son los hechos en sí, sino el relato. »

    Interesante, pero no original, no es allí el primer ni ùnico lugar donde lo más importante es el relato y la muela que lleva consigo y no precisamente los hechos.

    • apl dijo:

      Sí, tienes razón. Lo hemos estado viviendo en carne propia por 60 años.

    • Sergio dijo:

      A buen entendedor. Totalmente de acuerdo.

  • Mágico dijo:

    Creo que este artículo es interesantísimo para conocer mejor el laberinto ideológico que habitamos los hombres y las mujeres de este siglo XXI, en cualquier lugar de la Tierra donde nos encontremos. Para mí está muy bien concebido el escrito, pues nos proyecta el mundo de hoy desde su verdadera dimensión, sin concederse partidismos desviatorios y confusionistas. Efectivamente, pienso que el autor da en el clavo al explicar el porqué de que la derecha esté tomando ventajas sobre la izquierda en estos últimos tiempos, en Estados Unidos, en América Latina y en Europa también. Bannon y The Movement se han insertado muy bien en la modernidad y son una bandera internacional para la famosa alt-right. Los viejos cánones -religioso-izquierdista-socialistas- controversiales, cansones, estériles y fracasados muchas veces, han dado lugar a una nueva visión, más pragmática y más interesante, del mundo, a esos grupos ultras. Independientemente de nuestros gustos particulares, independientemente de nuestros miedos o de nuestras euforias, una nueva relidad se nos está viniendo encima. No creo que tengamos por ahora, los habitantes el planeta, las suficientes razones para crer provechosa o catastrófica esa nueva situación. Pero sin lugar a dudas lo viejo y tradicional, donde nos criamos y por lo que apostamos todavía muchos, no se quedará con los brazos cruzados y seguirá dando batatalla; para que en esa lucha se vayan perfilando los mejores rumbos, los rumbos definitivos que deberá tomar la humanidad en los años que están por venir.

    • m&m dijo:

      espero no desee usted que estos dominen al mundo, donde usted vive, que lo que impere sobre todos sea el odio, racismo, fobia a todo y todos, ultraindividualismo, ganancia sobre todo y acosta de todo y todos. El que los demas se jo..an lo que hay que hace es llenarse el bolsillo y obtener el poder que esto da. El que se jo..a el planeta, esos le viviran lo mejor que tiene y de viaje lo fastidiaran, que les importa el resto, incluso sus propios descendientes. El que quieran tner o tengan el poder de dominar a otros paises de atacar y destruir al que se les oponga a sus interese de dominacion.

      …si usted prefiere vivir ese mundo y/o bajarse los pantalones…

      ya deseará tener otro planeta a donde mudarse. otros lucharemos por recuperar el nuestro

      • El buril dijo:

        m&m: Es justo al revés de todo lo que dices.

      • m&m dijo:

        no, no es al revez, lo que no enfoque correctamente el sujeto de la respuesta

  • Tata dijo:

    BYUN CHUL HAN—FILÓSOFO.
    ¨El trabajo actual de Han se centra en la «transparencia» como norma cultural creada por las fuerzas del mercado neoliberal, que él entiende como el insaciable impulso hacia la divulgación voluntaria de todo tipo de información que raya en lo pornográfico. Según Han, los dictados de la transparencia imponen un sistema totalitario de apertura a expensas de otros valores sociales como la vergüenza, el secreto y la confidencialidad.
    Hasta hace poco, Han se negaba a dar entrevistas de radio y televisión y raramente divulga en público sus detalles biográficos o personales, incluyendo su fecha de nacimiento. Para rebelarse ante el capitalismo digital ha desarrollado una fórmula propia de resistencia política: no tiene smartphone, no hace turismo, solo escucha música analógica, no trata a su alumnado como clientes y dedica tiempo a cultivar su jardín, etc¨
    INTERESANTE,NO?

  • G Esteban Ramirez dijo:

    FIDEL paso a la Inmortalidad INVICTO,porque nunca dejo de leer e informarse, cosa que NO HACEN NUESTROS dirigentes del «tercer mundo».Desde el año 2003 cuando en Cuba se publico en español el libro de Frances Stonor Saunders «La guerra fria cultural de la CIA»,el que leyo e interirizo su contenido, supo «por donde venian los imperialistas,los yankis en paritucular, pero no, los jefes «sabelotodo» no se informan ni leen y por ello,seguiran las «implosiones» como la sovietica.
    DIOS nos coja condesados…………..

  • Andrés dijo:

    Por ahí va la cosa. Deberíamos leernos a Nancy Fraser.

    El autor también podría referirse a las alternativas que van articulándose poco a poco para contrarrestar la breitbartización. Me refiero explícitamente al movimiento Diem25, liderado por el gran economista Janis Varoufakis, ex-ministro de finanzas del gobierno de Syriza. También se trata de una Internacional, pero de carácter izquierdista, y con excelentes prospectos.

  • Pedro R.Castro dijo:

    Excelente articulo que nos muestra que hay detras del movmiemento que le da sustento a estos monstruos politicos.

  • m&m dijo:

    no, no es al reves, solo no enfoque bien el sujeto del comentario

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Katu Arkonada

Katu Arkonada

Politólogo vasco. Ha coordinado las publicaciones «Transiciones hacia el Vivir bien» y «Un Estado muchos pueblos, la construcción de la plurinacionalidad en Bolivia y Ecuador». Es miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también