Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

“Ya me voy de tu tierra mexicana bonita”

| 10

Yo vengo del lugar donde te dormían con un bolero y te despertaban con una ranchera.

Quienes me lean desde cualquier otro país que no sea Cuba, quizá no sabrán, que muchas emisoras radiales cubanas, inician sus madrugadas con canciones mexicanas. Así fuimos sintiendo a la tierra azteca, primero por sus melodiosas voces, su historia y por su picante chile “habanero”. Se trata del ají naranjo y picante de Yucatán. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

En mi casa, el paradigma de hermoso ejemplar masculino, no era cubano. Jorge Negrete, Pedro Infante, hasta Pedro Almendariz. En cuando al femenino, todas nos retábamos con el carácter y la ceja levantada de “La Doña”, María Félix. Para ni pensar en igualar su estampa de hembra incuestionable.

Por ahí llega Agustín Lara y Pedro Vargas. “Nave al garete”, para de contar “porque te sientes idolatrada”.

Reír con las Cantifladas o Tintanadas, de Mario Moreno y Humberto Gómez, parecía cosa común y corriente. No sé cuántas veces vi esas películas mexicanas, repetidas en la tv cubana. Recuerden que muchos ídolos cubanos del arte, incluso humorísticos, habían partido y se nos privó de esas memorias gráficas. Me refiero, por ejemplo al jagueyano, Leopoldo Fernández, el José Candelario de “Tres Patines”, del programa radial y televisivo “La Tremenda Corte”, que hoy pertenece más al mundo que a Cuba. Incluso en México aún se escucha.

Hasta aquí responsabilizo de las memorias a la abuela Rosa. Mujer alfa que suspiraba al pie de un mostrador, mientras criaba a sus hijos, una “escalerita” de tres varones y tres hembras. Estampa impropia de cualquier país Latinoamericano o del Caribe.

Pero una noche en que me cuesta dormirme con sueño, siento al peor charro de la comarca, malogrando un corrido a mis propios pies. Estoy en México, con tan mala suerte que a los vecinos se les ocurrió contratar al azar, sin escuchar un “demo”.
Tengo que decir en voz alta, “esto si es mala suerte”. Muero de la risa y agradezco a esta tierra linda. La amiga cubana que me acogió, estalla en carcajadas desde la otra habitación. Una costumbre que no se nos olvida, desde los años universitarios. No hay nada como dormir feliz. Tuvo que detenerme, porque cubana de Cuba como soy, ya quería sumarme a la casa del vecino. Si no puedo lograr que se callen, imaginé, al menos les hago coro.

Sin embargo, cuesta conocer a México desde Monterrey.

Con una presumida fortaleza económica, está enfocada en las manufactureras, metalúrgicas, alimentos y bebidas. Unos 5 millones de habitantes, según último censo de 2015, la convierten a la segunda región en extensión y tercera más poblada de México -después del Valle de México y Guadalajara- y quizá, en la más temerosa de cualquier cambio político.

Por su vecindad con los Estados Unidos, en Monterrey asumen que cualquier impacto en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, le será adverso.

“Esto apenas empieza”, dice un mensaje reciente, clavado con un picahielo sobre una bolsa con restos humanos en el municipio de Escobedo, parte del área metropolitana de Monterrey. Un territorio codiciado por los cárteles de la droga, que como disputa básica se pelean por la “plaza”. En esta zona de trasiego de drogas hacia los Estados Unidos, la región mexicana se encuentra bajo el asecho de la delincuencia organizada en al menos seis cárteles, en plena restructuración.

Como mismo a veces parece que no pasa nada, otro día te encuentras con la Policía Militar y personal de la Marina patrullando las principales avenidas y recintos de la ciudad. Cuando digo patrullando, imaginen una película de rangers, artillados hasta los dientes que no puedes dejar de mirar, para que parezca real en tu registro de memoria.

Por eso mismo, ejercer el periodismo se ha vuelto muy peligroso en México. Las consecuencias son letales y las agresiones de todo tipo para los informadores, están a la orden del día. Al menos estando aquí, dos automóviles emboscaron a Juan Carlos Huerta, acribillando a balazos. El periodista tabaqueño de radio y televisión, resultó ser el número cuatro entre los homicidios a comunicadores en 2018. Al día de hoy se conoce un nuevo asesinato en el estado de Quintana Roo; el periodista José Chan Dzib, miembro del semanario Playa News Aquí y Ahora, ocupa el número ocho en 2018.

Para ser más específicos, los asesinos de periodistas escogen fecha cerrada para advertir al gremio. Al joven que dejó dos hijos y esposa, lo mataron el mismo día del primer aniversario del ultraje al periodista Javier Valdez, de Sinaloa y suman más de un centenar de comunicadores asesinados desde el 2000. Sólo les digo que México es uno de los países más peligrosos para ejercer este oficio, ante un gobierno que termina en diciembre, usando el sistema «Pegasus» de espionaje electrónico.

«En vez de proteger a los periodistas amenazados se les espía”. Lo dijo el periodista John Gibbler, en su libro sobre Ayotzinapa: “En México es más peligroso investigar sobre el crimen de un periodista, que cometerlo”.

En medio de esta dolorosa realidad, México es siempre una esperanza de color y vida, donde he conocido el renacimiento de la literatura y el arte, como opuesto a la sombra. Esa siempre ha sido la función del arte. Elevar la luz en medio de las injusticias, las intrigas y las guerras.

Hay mucho de todo eso en la sobrevida de los millones de a pie, que aún saben reír; como en la belleza de sus telas bordadas, la artesanía policromada y los murales pintados, que aquí están bajo techo. Porque Monterrey es un monumento amurallado por montañas y torres de altos edificios en el centro comercial. Las casitas blancas de las colonias para la clase media, y las matizadas en las faldas de la colonia Independencia, cuna de migrantes trabajadores y maleantes. Allá arriba, en la Sierra Madre Oriental, el Cerro de Chipinque, reafirma con una “M” de tres caprichosas ondulaciones, la primera letra que denomina a la ciudad, a una altura de 2,200 metros.

Estando aquí, aprecio como casi definitiva -si lo dejan- la victoria de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para la presidencia de la República de México. Representando a MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional) se dice que tiene el 47 por ciento de las intenciones de voto y un 92 por ciento de probabilidad de ganar.

Entre la desidia y la impotencia, se mueven los criterios. El que llegue viene a robar, que no va a salvar el mundo o que quieren darle un escarmiento a los otros partidos. O que es el peor, porque es socialista. Comenta un porciento de votantes descreído o afectado por la política de AMLO.

Podría ser el primer político de la izquierda en los últimos 30 años, que llegue al poder, en un momento en que tendrá que ganar músculo frente a la gravedad de sus problemas sociales y a los Estados Unidos.

“La defensa de la austeridad y las críticas contra el despilfarro del estado suelen ser argumentos conservadores. Pero AMLO, el líder histórico de la izquierda mexicana, entiende el atractivo de la frugalidad pública para un país de 127 millones de habitantes que tiene 50 millones de pobres”, dicen hoy en el diario La Vanguardia. “Lo primero que vamos a hacer es recortar los salarios y las pensiones de los altos funcionarios”, dijo recordando que los ex presidentes mexicanos cobran las pensiones más generosas del mundo (unos 9.000 euros al mes). Identificar la corrupción con privatización y desregulación le ha dado muy buenos resultados en la campaña electoral.

Con tal programa lidera ampliamente los sondeos, a no ser que se produzca un gigantesco fraude electoral, será elegido presidente de México este 1 de julio.
Así que vuelvo México, porque ahora te conozco en la esperanza, te llevo en los ojos, en el sabor y en el alma y no me alcanzó el tiempo para caminarte por ahí para abajo. Por algo comencé por tu Norte, Monterrey. Y la despedida, prefiero que sea entre canciones, cuando uno de estos días me duerma con una ranchera y amanezca en un bolero acunada por La Habana.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • danay mora dijo:

    lo que pasa en mexico es una verdadea verguenza. un pais q

  • Eduardo González S. dijo:

    Es curioso cómo al acercarnos a la obra del Comandante Almeida es natural que evoquemos a «La Lupe» como la más encarnada canción de ambos pueblos. Pero debe hacerse más justicia y recordar que también existe «La Lupe, veinte años después» cuando el autor en 1976, en una visita a México, halló tiempo para reencontrarse con su musa en un gesto de civilidad y cortesía. También resulta una melodía muy bonita y una letra sin grandes metáforas pero de innegable valor histórico-cultural.

  • Cristina Corrada Emmanuel dijo:

    Rosa María Fernández me has puesto a llorar porque esa fragilidad es tan visible y a la misma vez la fuerza que carga desde sus inicios de la Revolución del 1910 no parece cambiar. La pobreza, la élite y la negación de la aportación indígena exceptuando en el ámbito turístico continúa. Pero como escribes Mexico es mucho más. Siempre elocuente y clara. Abrazo de tu hermana Boricua

  • Prof. Luis Matos dijo:

    Cuando el XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, celebrado en Cuba, un integrante del Mariachi Guadalajara me dijo: “México y Cuba son trozos de la misma tabla”, y con ese tema luego compuse las letras para una canción ranchera. No estaba muy lejos de la realidad, en cuanto a muchas cosas que unen a los dos pueblos, principalmente desde el punto de vista histórico y cultural.
    Desde muy pequeño, quizás por mi origen campesino y el lugar donde nací, donde el punto guajiro y las rancheras eran las canciones favoritas, he sentido gran admiración por ese pueblo. Ya de adulto se consolida esa admiración con posiciones que han asumido respecto a Cuba, entre ellas el ser el único país latinoamericano que no nos dio las espaldas y mantuvo sus relaciones con nosotros.
    Por todas esas cosas, es que nos duele más lo que allí ocurre, el terror implantado por narcotraficantes y otros mafiosos en contubernio con gente del gobierno, los asesinatos de jóvenes que defienden un ideal, de periodistas que buscan una verdad, de postulados que anuncian un cambio favorable, entre otros.

    Trozos de la misma tabla

    México y Cuba son
    trozos de la misma tabla:
    bailan la misma rumba
    y el mismo idioma se habla.

    La ranchera mexicana
    en Cuba se canta bien,
    y el son de mi tierra brava
    se oye en México también

    Los cubanos se enamoran
    de las lindas mexicanas,
    y en México gustan mucho
    de las mujeres cubanas.

    Si en México estoy presente
    cantando a la juventud,
    al tomarme un buen Tequila
    Añoro mi Habana Club.

    Cuando en mi Cuba estoy
    entre las palmas del llano,
    añoro la tierra azteca,
    tierra de un pueblo hermano.

    Trozos de la misma tabla,
    México y Cuba son:
    los dos pueblos bailan juntos
    este ritmo sabrosón.

  • Rosa María. dijo:

    Gracias a la Lupe, musa inspiradora mexicana, nos quedamos con esta hermosa melodía del Comandante Juan Almeida. Una canción que viajó en la travesía revolucionaria del yate Granma, desde Tuxpan (Veracruz) a Las Coloradas, en Niquero. Celebro la victoria de Manuel López Obrador, desde la tierra mexicana.

  • carlosvaradero dijo:

    Viví en el país azteca durante algunos años, de cuando el gobierno de Vicente Fox y luego bajo la presidencia de Felipe Calderón, supe de los fraudes electorales que no permitieron que el partido (PAN) que lideraba en aquel entonces López Obrador ganara, vi las manifestaciones en el zócalo de la ciudad de México en apoyo al tabasqueño que tenia todas las de ganar pero que en aquel entonces le habían robado el trono.
    A la tercera fue la vencida, los mexicanos se merecen un país mejor, ojalá que estos 6 años le alcancen a López Obrador para desterrar de una vez la violencia, la impunidad y la corrupción que corrompe el país.

  • RBA dijo:

    Rosa María: Muy bonito lo del ají y las rancheras, mi madre las canta aún y con sus 87 años lo hace muy esplendido, siente nostalgia cuando recuerda a alguien de una compañia mexicana que actuó en la ciudad y la oyó cantar y quiso que fuera a Mexico a cantar y unirseles en Cuba,y ella renuente se negó, todos los días escuchamos tres programas de música mexicana, como donde vivo capto señales radiales de dos cadenas provinciales mas la de mi provincia y van unno derás del otro, ella las persigue y así cuela el café y hace el desayuno, desde que tengo uso de razón pasa así y ya me he aprendido unas cuantas tambien, no pasa un fín de semana que alguien despechado o no, con unos tragos o no pase por la calle en la noche o madrugada cantando » Y volver, volver, volver…….» o » pero sigo siendo el rey», es increible como se mantiene la tradición, lo demás nos duele lo que pasa en Mexico como propio, tanta violencia, muertes, Ayotzinapa ETC. Dios ayude a AMLO a apagar esos fueros de muertes que ensombresen los recuerdos del Mexico lindo y querido……, Ah por acá le decimos a ese aji, AJI GUAGUAU, chiquitico pero es un ácido no te le puedes arrimar ni a la mata, y mi padre se los comía como si nada en la vida, Lucha Villa, Amalia Mendoza, Jorge Negrete para no historiar con Pancho Villa, los niños Héroes de Chapultepec, Uff Mexico, hermano adelante caramba.

  • CubanoPreocupado dijo:

    Infelizmente Rosa, de aquel México a este es como de la noche a la mañana. Con solo decirte que estas campañas desde septiembre a la fecha van 130 homicidios, 45 de ellos candidatos a diferentes niveles. En fin, un Estado fallido y donde la vida humana vale tan poco. Ojalá ahora mismo fuera aquel de los años 1950. Saludos

  • raulito tamayo dijo:

    Preciosa ese mexico de la lupe y juan almeida,esta muy distante de aquel de Jorge Negrete,Cantinflas,Tin Tan ect,ect,la violencia es una de las mas altas de america latina,y del mundo,Ojala que Lopez Obrador pueda frenar un poco aquella violencia

  • Eduardo González S. dijo:

    Rosa María, años atrás me fue explicado lo del chile «habanero» y es que uno muy picante era producido en la isla de Java y comercializado como Chile Javanero. Para quien recogió el guante y comenzó en el negocio, no es extraño que Havana, la capital de Cuba en inglés, haya venido a formar parte de ese mito histórico por omisión o intención. Lo curioso es que nunca he conocido que en nuestra isla se haya producido ese ají. Gracias.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María Fernández

Rosa María Fernández

Vea también