Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Primero de mayo y un cielo de colores

| 9

manifestantes corean «No es abuso, es violación» durante una protesta en Pamplona. Foto: Vincent West/ Reuters.

Corría el siglo XVIII y cercaron con vallas los campos comunales y despojaron a millones de campesinos de sus tierras. Entonces, la única manera de sobrevivir fue vender la fuerza de trabajo. Nacía el proletariado como clase social. Arrancaba el capitalismo y los proletarios fueron esa mano de obra barata que permitió trabajar en las fábricas de una revolución industrial cuyo capital inicial lo pusieron, como esclavos, los indios de América y los negros de África. Eran muchos y estaban tan golpeados que empezaron a desarrollar la ayuda mutua. Los empresarios sabían que su beneficio dependía de que los trabajadores obedecieran y si en otros lugares podían esclavizarles, en Europa era más complicado. Empezaban las negociaciones, a las que cedían los empresarios cuando no les quedaba más remedio.

Desde ese evidente maltrato, los trabajadores montaron sindicatos, hicieron huelgas y convirtieron sus necesidades derechos. Juntando todas estas piezas, Marx entendió que ahí había un sujeto revolucionario porque las condiciones objetivas desembocarían en el agravamiento de las relaciones entre burgueses y proletarios, donde la victoria traería una sociedad sin desigualdades.

La sociedad se complejizó y algunas revoluciones, hechas en nombre del proletariado, triunfaron. Gracias a que existió la Unión Soviética, los trabajadores europeos disfrutaron del Estado del bienestar. Cuando los antiguos proletarios se sintieron clases medias, se olvidaron de dónde venían y volvieron a votar a sus verdugos. Apenas pasaron treinta años desde que salieron del hambre en los suburbios de Londres o Manchester y luego volvieron a votar a sus verdugos. La URSS fue incapaz de ser protagonista de la revolución tecnológica y terminó implosionando. Las cosas no mejoraron para el mundo. Comenzó el neoliberalismo y todo se tornó oscuro porque nadie veía una alternativa. Uno que trabajaba para los malos dijo que era el fin de la historia y que debíamos estar contentos.

Entonces, cuando no había donde mirar, alguien dijo que todos los órdenes sociales de la historia reciente, el liberal del siglo XIX, el socialdemócrata del siglo XX y el neoliberal del siglo XXI, así como todos los anteriores, habían funcionado porque había una esclavitud invisible que hacía posible que el mundo no se desmoronase. Lo dijo alguien -que era una mujer- y señaló que había un sujeto revolucionario llamado “mujeres” y que esa escondida esclavitud se llamaba tareas de reproducción y tarea de cuidados. Que las mujeres habían estado en todas las explotaciones que habían sufrido los hombres desde que sabemos de la historia y que, además, tenían una carga añadida y una enorme tarea callada. Y que si las mujeres dejaran de ocuparse de la reproducción y de los cuidados, ninguno de los regímenes económicos conocidos iba a funcionar.

Y cosas que parecían imposibles se hicieron posibles. En España, un Ministro de justicia quiso quitarles a las mujeres el derecho sobre su propio cuerpo y el Parlamento y el Consejo de Ministros se plegaron, pero salieron las mujeres a la calle y mandaron al Ministro al basurero de la historia. Un juez quiso hacer de una violación un episodio consentido de jolgorio y diversión y las mujeres salieron a la calle y señalaron la insania de esa sentencia y dijeron a la mujer violada: yo sí te creo, y entonces todos tuvieron que decir que la creían. Los sindicatos, el PSOE, el PP y Ciudadanos no creyeron que fuera posible una huelga el 8 de marzo, y las mujeres pelearon esa huelga y la ganaron y obligaron a los que no creían en ellas a convertirse en contorsionistas.

La opresión tiene muchas caras. De clase, de raza, de nación, de edad, de opción sexual, de actitud. Todas están rondando. Pero la opresión de género está germinando en su capacidad de crítica ante nuestros ojos. El mensaje de clase y de raza que no están transmitiendo abuelos a hijos y a nietos, está yendo, en el caso de la opresión de género, de boca en boca entre las mujeres. Pero todo con nuevos contornos. Las reivindicaciones feministas son más complejas, más fluidas, más acordes a un mundo en transición, más atentas a la necesidad de cabalgar contradicciones, que casi cualquier otra gran contradicción anterior. Si hay alguien que sabe que lo que le pasa no le pasa solamente por ser mujer, son las mujeres. Las luchas están llenas de colores. Resulta, querido Goethe, que el eterno femenino al final, era revolucionario.

(Tomado de El Público)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raúl Jurjo Guerra dijo:

    Primero de Mayo, qué día tan especial para reunirse el proletariado, los amigos, familias, etc. pero luego del desfile a dónde podemos ir a esparcir nuestras mentes y pasar un rato agradable. ¿A la plaza?, qué va con los escándalos que ponen los «musilocos» no hay quien esté allí mucho rato, a pesar de toda la crítica que se le hace a esos ruidos estridentes que produce el reguetón que algunos insisten en llamarle música (de música no tiene nada), entonces pregunto otra vez, a dónde podemos ir que nuestros oidos no exploten por los altos decibeles, todo el que permaneció en la plaza Vicente García de Las Tunas fue testigo de el mal gusto que tienen esos llamados DJ que solo saben poner esa cosa llamada reguetón, pero y los que nos gusta la música qué hacemos.

    • susana60 dijo:

      Jurjo, hay que leer más allá del título. Este artículo no se refiere a los actos por el 1º de mayo en Cuba, sino al movimiento que se ha generado en España a raíz del tratamiento discriminatorio y machista de la Justicia española a un caso de violación simultánea de una joven de 18 años por cinco hombres y que con todos las pruebas a favor de la muchacha, las penas a los victimarios han estado muy por debajo de lo merecido, un insulto a la ética, a los valores. Las mujeres han tomado las calles y el autor está viendo en ello, una señal, acaso una simiente, de un movimiento social.

    • tatequieto dijo:

      Aunque, no sé si el «eterno femenino» sea tan revolucionario (en Cuba, muchas mujeres son las primeras sostenedoras de hombres impresentables: como esposas, novias, queridas, madres, hermanas, amigas), este es un buen artículo de Monedero, una sabrosa manera de exponer las ideas.
      Y, Raúl Jurjo Guerra, tienes razón: los imbéciles «musicales» y sus adictos han colonizado este país con su estridencia.

  • Adrián dijo:

    «Claro que hay lucha de clases…y los ricos vamos ganando»..Warren Buffet.
    Y todavía algunos pretenden convencernos de lo contrario !

  • Taba dijo:

    PRIMERO DE MAYO 2018

    Autor: Rogelio Porres Reyes.

    ¡QUÉ HONOR PARA JIGUANÍ!
    QUE ESTE PRIMERO DE MAYO
    TIENE EN LA HABANA A CABALLO
    EL MÁS INSIGNE MAMBÍ…
    APÓSTOL JOSÉ MARTÍ:
    CEREBRO, SUEÑO Y PUPILA;
    ACOMPAÑANDO A LA FILA
    TU HISTÓRICO MONUMENTO,
    DEJA DE SER DE CEMENTO
    Y CON EL PUEBLO DESFILA…

    • susana60 dijo:

      Taba, bonito; pero no tiene que ver con lo que se habla aquí.

  • Antonio Moreno dijo:

    Tal sistema fue necesario por el continuo aumento de la demanda de bienes agrícolas a los cuales el viejo sistema agrícola no podía hacer frente. En cuanto los terrenos, eran cultivados por campesinos que se ocupaban del mismo campo sólo por un año, y que por lo tanto no sentían motivación para mejorar las condiciones del terreno. Con el cercamiento, los grandes latifundistas pudieron introducir modificaciones cuantitativas y cualitativas en la agricultura inglesa, mejorándola. El cerramiento se acompañó generalmente de la utilización de nuevas técnicas, de nuevos cultivos, de nuevas rotaciones.

  • CubAna dijo:

    Excelente escrito. Comentario pensado con la merecida intencionalidad que lleva. Preciso, oportuno, objetivo, conciso. Ok Monedero. Sugerente título para un 1ro de Mayo sobre un tema tan real como injusto. Y cambiando de palo pa’ rumba, como decimos x acá: lo apoyo Raúl x lo del mal gusto y el mal uso de la música en determinadas fechas y lugares, aunque creo que no debe arremeterse contra el reguetón, el bien hecho, con versiones de lindas letras y de intérpretes reconocidos no suena mal, el tema está en quienes adminsitran el consumo cultural …

  • O'Hito dijo:

    He leido este artículo pensando que, al estar en la columna de los autores selectos, y contrario a lo que últimamente he venido escuchando y leyendo por parte del Sr Monedero, tendría por lo menos un nivel similar al que he podido observar y también disfrutar de otros autores. Pero no ha sido así.

    Este escrito, aparentemente centrado en un tema de tan trascendental importancia como es la lucha de los trabajadores por reivindicar sus derechos, dado que eso es lo que su título sugiere, a mi modo de ver se queda completamente corto y totalmente descentrado desde el momento en que intenta tocar tantos temas a la vez, y máxime cuando contiene en sí mismo no una sino varias imprecisiones y varios errores, errores que van desde su visión sobre el surgimiento del proletariado y la lucha de clases hasta algo tan vanal como la visión simplista, incompleta, e ignorante que da sobre la destrucción de la URSS.

    Su visión corresponde, como lamentablemente sucede con muchos de los que se hacen llamar politógogos en estos días en España, con la visión que han difundido y arraigado los ideólogos capitalistas, implerialistas, neoliberales y no pocos neo-fascistas.

    Todo eso sucede cuando intenta escribir sobre nosotros los trabajadores alguien que no pertenece a nuestra clase obrera, sino alguien que pertenece a una generación de políticos que están completamente centrados en sí mismos, en su ascenso por sobre los demás, mirando la realidad que les envuelve poniéndose a sí mismos sobre un pedestal aislado de todo lo mundanal para acabar, como siempre, dando un mítin vacío, algo obviamente esperable de quien por definición incluso utiliza una foto de perfil en la que nos mira de soslayo, por encima del hombro, con desdén y con sobervia.

    Debemos tener también en cuenta que se trata de alguien que, por demás, y de manera más que merecida, ha recibido una muy dura y vergonzante crítica por parte del Profesor R. Grosfoguel, un sociólogo puertorriqueño que ha realizado una gran cantidad de trabajos y actividades relacionadas con la lucha anti-colonialista. Para los interesados, por favor, ver el video en: https://www.youtube.com/watch?v=n30dCSQx-pA.

    La visión que da sobre todo al respecto de la lucha de mujer por la reivindicación de la igualdad de género es incompleta. Si quería mezclar ese tema, hubiera sido más útil que se centrara en las causas generacionales que hacen de la sociedad española una sociedad patriarcal altamente injusta, donde las mujeres se encuentran poco más que sobre el escalón más bajo de categoría social y que ocupan actualmente los inmigrantes.

    La huelga del 8 de marzo fue un fracaso, no por culpa de las mujeres, sino por culpa de los propios movimientos sociales y por culpa de los propios sindicatos y de los partidos que se dicen de izquierda como el propio Podemos.

    ¿Por qué hacer una huelga sólo de mujeres? Porque al Capitalismo le interesa nuestra división en «categorías», en «minorías», en «colectivos», porque desde el momento en que nos dividimos dejamos de ser fuerza para convertirnos en….en nada, simples miembros de un proletariado sin sentido ni consciencia de clase, en aspirantes a ser eso que han dado a llamar «clases medias».

    Desde el momento en que dentro de España los únicos «Partidos de Clase» que existen son el PP, Ciudadanos, Vox (ultraderecha) y otros que defienden clara y abiertamente los «derechos» de los que todo lo poseen, desde el momento en que partidos nacidos de la lucha obrera como el PSOE se vuelven asérrimos defensores el status-quo de explotación y forman parte de las tramas de corrupción, desde el momento en que los sindicatos son más que tímidos cobardes en los reclamos que hacen, controlados desde la banca a través de las enormes deudas que tienen, desde el momento en que los partidos que deberían estar implicados en la defenza a ultranza de los derechos de los trabajadores y de las mujeres y de los niños y de los animales y de en fin una sociedad más justa y equitativa comienzan a definirse, no como partidos de clase, sino como «Partidos Transversales», partidos en los que se hace hueco para que quepan tanto un militante comunista como un «valeroso» falagista, desde el momento en que pasan esas cosas, los trabajadores están vendidos. Y eso no sólo aplica al caso de España.

    Y otro dato, este ha sido, según algunos medios, el 1 de mayo con la movilización menos masiva de la historia en el caso de España.

    Y otra cosa Sr Monedero, cuando usted y otros de la cúpula de su partido culparon a los catalanes de «haber despertado a los fascistas», su comentario no sólo fue equivocado desde el mismo instante en que el fascismo no ha estado dormido sino campando a sus anchas por todo el Estado, también fue un comentario en extremo cobarde.

    Ya sé que mi comentario es un buen candidato a generar polémica, incluso a ser sensurado por el moderador del foro, pero todo cuanto hay en él puede ser contrastado, y si quieremos que Cubadebate sea realmente «contra el terrorismo mediático» hay que elegir bien a quiénes reproducimos en nuestras páginas.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Carlos Monedero

Juan Carlos Monedero

Juan Carlos Monedero Fernández es un politólogo, profesor en varias universidades, ensayista y político español.

Vea también