Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Lo auténtico siempre emociona

| 3

“Legado”, la más reciente producción discográfica de la orquesta sin la presencia de Juan Formell.

“Está claro que el tiempo de Los Van Van con Juan Formell, cierra un ciclo histórico definido, periodo que al mismo tiempo coloca a la orquesta en una posición de implacable observación, en el sentido de que todos los cubanos nos consideramos con el derecho de velar porque de ahora en adelante, no se transforme la huella del camino marcado por la predica del maestro. Pero, semejante inquietud carece de fundamento, toda vez que Juan dejó las condiciones apropiadas para la exitosa trascendencia de la orquesta, independientemente de su presencia física o no al frente de la misma. Cuando escuchamos discos como Chapeando, Arrasando y La Maquinaria, nada de lo que uno reconoce como el emblema sonoro clásico de Los Van Van, parece alterado. Solo si leemos los créditos respectivos de cada disco, nos percatamos de los pasos dados por Formell en su estrategia de ir compartiendo cada vez más las responsabilidades del colectivo en la realización de estos trabajos. Sin embargo, el verdadero reto de garantía para la efectiva continuidad de Los Van Van, se tendrá en cuenta desde la primera composición del periodo post Juan Formell que sea grabada, canción que en definitiva integrará un nuevo disco que no puede dejar de resultarnos una verdadera incógnita. No obstante, continuamos apostando desde el mayor optimismo, por la perenne condición de entidad patrimonial de la nación cubana que distingue a Los Van Van, concepto de un alcance ético de tal magnitud, que solo por el debido respeto de sus músicos a la memoria de la principal inspiración de la orquesta, estamos confiados de su capacidad para seguir avanzando, como siempre lo logró el inolvidable Juan Formell.”

Semejante reflexión acerca del futuro de la orquesta Formell y Los Van Van aparece en un artículo que publicamos en mayo del 2014 en el Portal de Cubarte y precisamente con el CD Legado, la más reciente producción discográfica de la orquesta sin la presencia física de Juan, nos coloca de lleno en este tema en cuestión.

El caso es que por parte de seguidores de la gustada orquesta se han manifestado ciertos criterios en torno al nuevo disco y en tal sentido, trataremos de hacerlos coincidir con nuestra valoración. Desde el mismo Opening hasta Anda, camina Juan, la pieza que cierra el disco Legado, se respira justamente, no solo la asimilación de la herencia dejada por Juan en el sentido estructural del concepto sonoro característico, sino que además como sucede cuando queremos expresar nuestro cariño y la admiración por alguien al que queremos mucho, pues tratamos de decirlo de diferentes formas. Y estos músicos si conocen bien de cerca la dimensión humana y artística de a quien evidentemente, desean honrar.

Es la voluntad expresa de colocar en los momentos adecuados de algunas piezas, ya sea por medio apasionadas exclamaciones o en frases aclaratorias, cuanto le deben al talento del maestro además de reiterar el singular privilegio que encierra ser integrantes de la legendaria orquesta.

Es como el vuelto de una amorosa deuda en pago por sus enseñanzas, saldo que, ante la irreparable pérdida, fluye espontáneamente. Sin embargo, el principal legado es que estamos ante un auténtico producto “vanvanero”.

Desde que escuchamos las primeras notas, identificamos la reconocible marca registrada, huella que somos capaces de apreciar nítidamente por el rigor que distingue a los grandes artistas en sus discos. Estamos hablando de la concisa precisión del aporte de cada instrumentista en el proceso de grabación que, al estar ubicados limpiamente cada uno de ellos en el plano correspondiente, se contribuye a consolidar un impactante sonido de conjunto y evitar así la molesta dispersión del resultado alcanzado. Gracias a semejante capacidad profesional, es que el sello VanVan nos llega en su enriquecedora dimensión.

Desde toda la familia de los instrumentos de percusión utilizados; el imaginativo dibujo plasmado en el diseño de los metales de cada pieza, así como el inspirado desempeño de cada voz solista y la dinámica configuración de los coros, nos envuelve este familiar universo musical que para el cubano resulta tan añorado espiritualmente como resulta la presencia de los frijoles negros en nuestra dieta cotidiana. En tal sentido, valoramos al CD Legado como un disco importante en la vasta colección de la orquesta, rebosante de esa familiar cubanía implícita en el código Van Van, con canciones que perfectamente podríamos haber encontrado en sus anteriores proyectos. No obstante, la preparación de esta reciente obra discográfica, estuvo marcada por la previa confección de un complejo mapa sonoro en donde se colocaron los elementos imprescindibles para continuar con el aliento refrescante de su música y no los alejara del legado del maestro.

Incluso hasta la presencia de Vanessa Formell Medina, estaba prevista. Su aparición nos recuerda los difíciles tiempos de la entrada de la inolvidable Yeni a los Van Van. Es cierto que llegó a ser imprescindible en los conciertos, pero no debemos de olvidar la desazón inicial que provocó la participación de una voz femenina en esta orquesta liderada históricamente por hombres, situación que motivó críticas entre el público y hasta en parte de los integrantes de la propia agrupación. Pero Juan no cejó ante las presiones, pues tenía la confianza en que su propuesta iba a funcionar, como finalmente sucedió.

Por lo tanto, no hay razones para cuestionar la decisión de Samuel de que Vanessa forme parte de la orquesta, pues para nada se trata de una vocalista improvisada y carente de carisma, pues de acuerdo con las últimas presentaciones en público, la encontramos mucho más suelta y decidida a demostrar su valía en el sentido de que quien lo hereda, no lo hurta. Sin embargo, siempre habrá quienes sostienen otros criterios que difieran del nuestro en relación con el resultado del disco en general.

A diferencia de quienes apostamos por asumir el riesgo que significa la aparición de lo nuevo, otros se quedan anclados en un pasado irreversible. Hasta los propios Beatles fueron criticados por aquellos que no aceptaban el abandono del estilo “yeah, yeah, yeah” de sus comienzos a favor formas musicales de mayor complejidad como las que fueron apareciendo paulatinamente en su obra desde el disco Rubber Soul. Incluso, ante quienes plantean que ya Los Van Van no son los mismos, en dicha afirmación está incluida la respuesta. Claro que no pueden ser los mismos.

¿Es qué la partida de Juan hacia la eternidad pudo haber tenido lugar hace más tiempo atrás y la historia de la emblemática orquesta se hubiera mantenido tal y como la conocemos hoy en día? ¿Es que Juan Formell, figura entre el conjunto de personalidades imprescindibles de nuestro patrimonio por los aportes a la evolución de la música cubana como director y compositor de su amada orquesta durante 45 años o todo eso se trata de una absoluta falacia?

Precisamente por tan sentida ausencia otra es que no debemos de dejar de agradecer profundamente la voluntad de Samuel Formell como director y a sus respectivos músicos por preservar el legado del padre y fundador de la orquesta, mucho más allá de un trabajo digno, simplemente bien hecho.

Sabemos que los “vanvaneros” figuran entre los diletantes más exigentes. Por tal motivo, no olvidemos que satisfacer un compromiso al nivel de los reclamos de un artista del rango de Juan Formell, ha sido un reto que cualquier músico no se atrevería como tampoco podría asumir semejante desafío.

Pero la concreta, es que tanto por la magnífica realización del disco Legado como por su encendida actuación en el mano a mano con la Orquesta Revé en la Ciudad Deportiva, la mayoría de sus seguidores hemos coincidido con la veracidad de esos rumores que andan por ahí: es cierto, no son los mismos. Es que el songo está sonando mejor que nunca, con una vitalidad tal que nos provoca esta típica sensación que aparece cuando estamos ante una verdadera manifestación artística: lo auténtico siempre emociona.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eva dijo:

    Felicidades van van, sigan defendiendo nuestra auténtica cubania

  • gladys regina dijo:

    A mi me sucedio eso mismo que dice el articulo,realmente yo tenia una expectativa del disco antes de escucharlo,y me gustaron algunas canciones, pero no todas,como me sucedia en otras producciones discograficas de la orquesta.Claro que las cosas no pueden ser igual al dia anterior.El propio Formell era partidario de innovar y a cada rato nos sorprendia con algo o alguien nuevo,solo tenemos que ponernos a rememorar los viejos tiempos,y me daran la razon.El problema es que cuando escuchamos por ejemplo a La Orquesta Aragon,cuyo sello sigue siendo el que tenia cuando Rafael Lay era el director,y vemos que ya en Van Van estan cambiando algunos detalles imprescindibles para no confundirla con otras orquestas pues como pueblo nos preocupamos de que algun dia no estemos oyendo precisamente a la orquesta que creo el Maestro Formell,quien ademas,debemos reconocerlo,era la personificacion del talento,el cual por supuesto no tiene nue i tiene por que tener su descendencia,por mucha influencia musical y cromosomas que les haya legado el Maestro.Pero bueno,personalmente me gustaria dar un voto de confianza y esperar a que el tiempo me demuestre que yo no tenia razon y entonces,escribire otro comentario.Le envio mucha fuerza a Samuel,soy su admiradora y como vecina de tantos años los he visto crecer y desarrollarse en este convulso mundo del arte,asi que deseo fervientemente todo el exito del mundo para todos,pero ojo!,los barcos se tambalean hacia los lados pero no pierden ni el equilibrio ni el rumbo y siguen adelante hasta lograr su objetivo:llegar a su destino,en este caso al pueblo.

  • Anayansi González dijo:

    Mil gracias al Guille. Me pudieran decir la fuente original del trabajo?

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Guille Vilar

Guille Vilar

Reconocido comunicador de la prensa escrita, radial y televisiva cubanas. Fundador y director de A Capella, programa de televisión.

Vea también