Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La última cita de Fidel Castro

| 12
Fidel y Atilio Borón. Foto: Cortesía del autor

Fidel y Atilio Borón. Foto: Cortesía del autor

Hace un año usted se nos iba. Los medios de todo el mundo dijeron, con ligeras variantes, algo así como “la muerte se llevó a Fidel”. Pero, con todo respeto, Comandante, usted sabe que no fue así porque usted eligió el día de su muerte. Perdone mi atrevimiento pero ella no vino a buscarlo; fue usted, Fidel, quien la citó para ese día, el 25 de noviembre, ni uno antes, ni uno después. Cuando cumplió 90 años, le dijo a Evo Morales y Nicolás Maduro que “hasta aquí llego, ahora les toca a ustedes seguir camino”. Pero usted también siguió su camino, aferrándose a la vida unos meses más hasta el momento preciso en que había citado a la muerte para que lo viniera a buscar. Ni un día antes, ni un día después.

¿Qué me lleva a pensar así? El hecho de que en cada una de las cosas que hizo desde su juventud siempre transmitió un significado revolucionario. La simbología de la Revolución lo acompañó toda su vida. Usted fue un maestro consumado en el arte de aludir a la Revolución y su necesidad en cada momento de su vida, pronunciando vibrantes discursos, escribiendo miles de notas y artículos, o simplemente con sus gestos. Sobrevivió milagrosamente al asalto al Moncada y ahí, de “pura casualidad”, usted aparece ante sus jueces ¡justito debajo de un cuadro de Martí, el autor intelectual del Moncada! ¿Quién podría creer que eso fue un hecho casual? Es cierto: la muerte fue a buscarlo infinidad de veces, pero nunca lo encontró: burló a los esbirros de Batista que lo buscaban en México y sobrevivió a más de seiscientos atentados planeados por la CIA. Usted todavía no la había llamado y ella, respetuosa, esperó que usted lo hiciera.

Un hombre como usted, Comandante, que hacía de la precisión y la exactitud un culto no podía haber dejado librado al azar su paso a la inmortalidad. Revolucionario integral y enemigo jurado del culto a la personalidad (exigió que, a su muerte, no hubiese una sola plaza, calle, edificio público en Cuba que llevara su nombre) quería que la recordación de su muerte no fuese sólo un homenaje a su persona. Por eso le ordenó que lo viniera a buscar justo el mismo día en que, sesenta años antes, hacía deslizar río abajo –sin encender los motores– el Granma, para iniciar con su travesía la segunda y definitiva fase de su lucha contra la tiranía de Batista. Quería de esa manera que la fecha de su deceso se asociase a un hito inolvidable en la historia de la Revolución cubana. Que al recordarlo a usted las siguientes generaciones recordasen también que la razón de su vida fue hacer la Revolución, y que el Granma simboliza como pocos su legado revolucionario.

Conociéndolo como lo conocí sé que usted, con su enorme sensibilidad histórica, jamás dejaría que un gesto como este –el recuerdo de la epopeya del Granma– quedase librado al azar. Porque usted nunca dejó nada librado al azar. Siempre planificó todo muy concienzudamente. Usted me dijo en más de una ocasión “Dios no existe, pero está en los detalles”. Y en línea con esta actitud el “detalle” de la coincidencia de su muerte con la partida del Granma no podía pasar inadvertido a una mente tan lúcida como la suya, a su mirada de águila que veía más lejos y más hondo. Además, su sentido del tiempo era afinadísimo y su pasión por la puntualidad extraordinaria. Usted actuó toda su vida con la meticulosidad de un relojero suizo. ¿Cómo iba a dejar que la fecha de su muerte ocurriese en cualquier día y sepultase en el olvido la partida del Granma y el inicio de la Revolución en Cuba? Usted quiso que cada año, al homenajear a su figura, se recordase también el heroico comienzo de la Revolución en aquel 25 de noviembre de 1956 junto a Raúl, el Che, Camilo, Ramiro, Almeida y tantos otros.

Usted la citó y la muerte, que siempre respeta a los grandes de verdad, vino a recogerlo puntualmente. No se atrevió a desafiar su mandato. Y sus médicos tampoco, a los cuales estoy seguro les advirtió que ni se les ocurriera aplicarle medicina alguna que estropeara su plan, que su muerte ocurriera antes o después de lo que usted había dispuesto. Nadie debía interponerse a su voluntad de hacer de su propia muerte, como lo había hecho a lo largo de toda su vida, su último gran acto revolucionario. Usted lo planificó con la minuciosidad de siempre, con esa “pasión por los detalles” y la puntualidad con que hizo cada una de sus intervenciones revolucionarias. Por eso hoy, a un año de su partida, lo recordamos como ese Prometeo continental que aborda el Granma para arrebatarle la llama sagrada a los dioses del imperio que predicaban la pasividad y la sumisión para que, con ella, los pueblos de Nuestra América encendieran el fuego de la Revolución y abrieran una nueva etapa en la historia universal. ¡Hasta la victoria siempre, Comandante!

fidel

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miriam Ruiz García dijo:

    Cuánto hubiera deseado que la muerte lo hubiera desobedecido, porque cuánto lo extraño, cuánta falta nos hace, cuánto lo amo. Sé que es muy difícil desobedecerlo, porque nunca lo desobeceré, pero de verdad que en ese caso, por esta vez, hubiera estado de acuerdo, perdóneme COMANDANTE, pero no me adapto a la idea de su partida física.

    Hasta la victoria siempre COMANDANTE EN JEFE.

  • Agustín Navarro Rivera dijo:

    A si es estoy de acuerdo con este reportaje y siempre se lo dije a mi hijo El Comandante planifico su ida eso no me cabe la menor duda el día preciso fue el 25 de nov fecha de la salida del Granma, Comandante siempre lo recordare como lo que fue un GIGANTE Y SE QUE DONDE QUIERE QUE ESTE ESTARA AL LADO DE SU PUEBLO GLORIA ETERNA

  • RCV dijo:

    Estaremos siempre acompañado por FIDEL.

  • Alexis Guilarte Fuentes dijo:

    hoy muchos fidel en el pueblo y el mundo,se multiplica cada dia mas su imagen su ejemplo su razon y legado historico de un hombre que supo dar a nuestro pueblo el lugar mas alto en un mundo donde predomina la fuerza pero que nuestra pequeña isla se crece cada dia, gracias a Fidel ,Viva por siempre por que tu no has muerto sigue con el mundo con todos los cubanos agradecidos que somos la inmensa mayoria te agrese tu existencia y presnecia VIVI FFFFFFFIIIIIIDDDDDDEEEEEELLLLLL.

  • Martha dijo:

    Fidel presente
    Los cubanos recordamos
    sus ideas, COMANDANTE,
    llevamos siempre adelante,
    su sentido, del deber
    seguimos con celo fiel
    su más sublime humanismo,
    su lealtad, su patriotismo
    y su amor a la libertad.

  • xordan dijo:

    Hay hombres a quienes La Muerte se cansa de acosar sin conseguir resultados, entonces se rinde, se hace a un lado y deja que sea La Gloria quien se encargue de llevarlos para conducirlos hasta el lugar de honor de la Historia. Por otra parte, quizá Fidel organizó un asalto a la Historia, partiendo otro 25 de noviembre a bordo del Granma universal….

  • Rodrigo Soares Colatto dijo:

    Hace un año partía nuestro comandante Fidel. América Latina y el mundo lloraba, los agradecidos lo acompañan y, por eso, Fidel sigue vivo en nuestro corazones. Un abrazo desde Brasil.

  • Liliana Molina dijo:

    Excelente artículo, muy real como era Fidel Castro al que nunca dejaré de admirar, saludos desde El Salvador

  • Norma María Sandro Falero dijo:

    Su partida nos dejó un vacío casi imposible de llenar. Creímos ingenuamente que era inmortal. Pero inmortal es su obra, sus ideas, su ejemplo, y eso nos servirá de guía.
    Hasta la Victoria Siempre Venceremos.
    Un saludo desde URUGUAY

  • maryloly dijo:

    hay hombres que son imprescindibles, he conocido varios, pero hay pocos que dejan ese sabor de la desesperanza y el desamparo, Fidel nos dejo esó, la tristeza infinita de no poder verlo más fisicamente…. aunque siempre estara junto a nosotros y caminara cada dia y nos protegerá desde su gloria, el es de los imprescindibles….

  • Nilda diaz valdes dijo:

    muy hermosas sus palabra, y tiene razón el era un previsor no solo de su futuro sino de muchas cosas de las que pasaron, una vez encontré una foto suya del año 1973 con un escrito que desia, estados unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un un presidente negro y haya en el mundo un papa latinoamericano y se hizo realidad

  • @ernestoanitacfg dijo:

    #HastaLaVictoriaSiempre #Comandante

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también