Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Habitaciones cubanas, calor ambiental, celdas solares y meditaciones cicloneras

| 27

techo-energia

Los individuos de nuestra especie sentimos calor cuando calentamos las capas de aire que rodean nuestro cuerpo hasta nuestra propia temperatura. Dejamos entonces de disipar el calor que tenemos que producir nosotros mismos debido a las reacciones químicas metabólicas que nos permiten vivir. Una ligera brisa que la remueva nos refresca. La logramos naturalmente bajo un frondoso árbol o a la orilla del mar. También artificialmente balanceándonos en un sillón, o abanicándonos, o con un ventilador, o disfrutando una eventual corriente de viento entre dos ventanas.

La arquitectura cubana de los espacios de estar se transformó a mediados del pasado siglo. Un esquema de altísimos puntales predominaba antes en cualquier salón. Así se mantenía elevado y lejos del espacio de las personas lo más caliente del aire habitacional, que siempre está cercano al techo. También se hacían abundantes ventanales, sobre todo altos y en paredes contrapuestas de los locales. Así provocaban refrescantes brisas internas por leves diferencias de presión entre una ventana más soleada y otra menos. En la segunda mitad del pasado siglo pasamos a la construcción de locales con bajos puntales y ventanales de fácil hermeticidad, a veces reducidos o con persianas densas. Todo de acuerdo con la modernidad y las tendencias mundiales. El aire acondicionado resolvía la habitabilidad y el confort. Ya después los altos puntales construidos en décadas anteriores dieron origen a pisos dobles, llamados popularmente barbacoas. Esto se hizo masivo cuando la disponibilidad de vivienda decente se volvió más escasa y las migraciones internas forzaron sobrehabitaciones. También los altos puntales son muy caros para hacerlos masivamente, cuando todos y no solo una parte de la sociedad requieren de una vivienda decorosa.

Cuando en nuestro clima, por cualquier razón, falta la ventilación artificial o el aire acondicionado las nuevas arquitecturas se convierten en pequeños infiernos. Todo lo que se ganaba con el alto puntal y los ventanales se ha perdido y lo que nos queda es la peor disposición posible para nuestras condiciones tropicales habituales.

Los tiempos difíciles de situaciones extremas suelen alumbrar la imaginación o reforzar añejos razonamientos existenciales. Una calurosa noche de verano ciclonera sin los medios habituales de ambientación artificial y habitando recintos concebidos para otras latitudes o forzados para sobrehabitación puede conducir a un verdadero estado de tensión ambiental por un calor sofocante. También puede motivar razonamientos con las lógicas más diáfanas, las que no se influyen por circunstancias ocasionales o la moda predominante.

La forma en la que la luz interactúa con los objetos fue siempre misteriosa para los humanos hasta hace poco más de un siglo. La importancia que el sentido de la vista tiene para nuestra existencia en este mundo ha provocado que hayamos creado por eso infinidad de leyendas en torno a la luz. Ahora sabemos bien que se trata de radiación electromagnética, idéntica como fenómeno a los rayos X o a las ondas de radio que nos permiten trasmitir información a grandes distancias de forma inalámbrica. Solo que cada una de estos nombres que damos a radiaciones se caracteriza por su peculiar energía asociada y no por la esencialidad del fenómeno, que es la misma en todos los casos. La de los rayos X afecta la estructura electrónica de los átomos, mientras que la de las ondas de radio solo bastan para hacer rotar, danzar, a las moléculas. La vida no es posible en un entorno de rayos X porque estos destruyen las estructuras moleculares biológicas mientras que si lo es en un entorno de ondas de radio que no las afecta, a no ser que estén intencionadamente moduladas.

La luz visible es un tipo de radiación cuya energía es capaz de interactuar con los electrones que están moviéndose en moléculas o materiales, redistribuyéndolos instantáneamente entre la multitud de núcleos que los acompañan. Esto puede dar lugar a posiciones tales que los hacen muy lábiles. Tanto que pueden ser expelidos y provocar un desplazamiento de su carga en el espacio del material de forma bastante libre. Eso es la “electricidad”, un flujo de electrones o de cargas de electrones a través de un material o una molécula. Las celdas fotoeléctricas están construidas de forma tal que pueden absorber luz y con ella poner a circular electrones, con las cargas que ellos portan: producen electricidad a partir de la luz.

Una parte importante de la luz solar también puede ser usada por los materiales y las moléculas para que sus átomos se muevan más, aunque no despidan electrones. Esa es la conversión de energía solar en el calor que nos sofoca al no permitir que el que producimos se disipe.

Una vivienda construida con los cánones arquitectónicos actuales, lo mismo en el campo que en la ciudad, tiene el techo muy cerca de las cabezas de sus habitantes. Ese techo recibe durante todo el día una intensa luz solar que solo se usa para producir calor, y elevar su temperatura, si no se logra convertir antes en electricidad. Si se trata de una placa de acero y cemento, ocurre que entonces se convierte en un almacén de calor del sol que se disipa, al menos en parte, durante toda la noche sobre nosotros. Con sistemas de aire acondicionado podemos extraer calor del aire de la habitación, el mismo calor que se absorbió durante el día.

Las noches sin ventilación, por falta del fluido eléctrico después de un desastre natural, fuerzan los razonamientos. ¿No es irónico que la energía solar que se derramó en el techo podía haber sido usada para producir electricidad? De esa forma, al menos durante el día, nuestra casa, y la de cualquier vecino, y la escuela cercana, y el puesto del médico de la familia, podían haber dispuesto de alguna electricidad diurna. Podía paliarse así la escasez, en tempos de tragedia, o vendido esa energía eléctrica a la empresa para servicio público, en tiempos normales. Además, nuestro techo recibiría mucho menos calor del sol, porque una buena parte de la luz que lo produce se habría usado en producir electricidad durante todo el día. Tendríamos así una habitación mucho más fresca, de día y de noche. Casi como aquéllas que antes se construían de altos puntales y ventanales. Y en términos sociales se lograría también un inmenso ahorro de electricidad.

¿Y si además de ello dispusiéramos de equipos de climatización de última tecnología, que suelen ahorrar hasta un 60 % de la energía que consumen los más eficientes de los convencionales? ¿No podríamos, en tiempos normales, darle la energía al sistema eléctrico nacional durante el día y consumir una proporción de ella por la noche con el aire acondicionado? Además de que esos equipos modernos que poco consumen, no tendrían mucho trabajo, porque una buena parte del calor que deben extraer de la habitación durante la noche nunca llegó al techo: se usó produciendo electricidad mediante una celda solar.

Este esquema no es un sueño irrealizable para Cuba. Es más bien una motivación para el emprendimiento socialista. Entre las muchas ventajas reales de un sistema de este tipo está que el estado de todo el pueblo, genuinamente democrático, no tiene obstáculo alguno de intereses comerciales y si una gran facilidad para implementar planes masivos de tecnología de esta índole para beneficio de todos y con mínimos costos. Producir y vender a precios no lucrativos paneles solares a las familias que tienen una azotea o superficie donde ponerlos es perfectamente viable como un plan nacional. La masividad lo abarataría todo aún más. Producir y vender equipos de climatización de última tecnología que puedan instalarse por los propios vecinos también. La culturización masiva de cómo usar los paneles, los climatizadores, y mantenerlos operativos el máximo tiempo posible es también más viable para un sistema socialista. ¿Ponemos manos a la obra?

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • jorgitin dijo:

    Saludos Dr Montero.
    No crees usted que seria mejor preocuparnos inicialmente por la fortalezas de nuestras viviendas y luego por su confort….El numero de viviendas no idóneas afectadas por huracanes en Cuba es enorme,…..hemos entrado en un circulo vicioso.Las construcciones de zinc,fibro cemento, tejas han demostrado con creces que no resisten los vientos de 150 Km por horas…No me imagino una vivienda construida con estos materiales con las condiciones que usted menciona en su articulo.
    Gracias

  • Daniel dijo:

    Somos lentos en estas tecnologias que andan por el mundo para aplicarlas justificacion el dinero, pero no se dan cuenta que lo que se invierta se recupera enormemente en la facturacion de combustibles fosiles, ademas de mejorar la vida del pueblo, si un 10 % de las viviendas en cuba en estos momentos contara con paneles solares en lso techos, despues del paso del huracan, la recuperacion del sistema electrico nacional hubiera sido mas rapida y menos afectacion a la poblacion, pero quien le pone cascabel al gato, donde esta el Centro de Insvestigaciones de Clima y Refrigeracion, en algun momento han presentado un proyecto donde se investigue sobre esto, seguro que no.
    Ademas con respecto a las construcciones estan ahciendo hoteles de paises frios todo lleno de cristales, sin importar que este es un pais, es un pais de sol y por lo tanto esos cristales lo que hacen es aumentar el calor dentro de los recintos por lo tantos no son eficientes, las empresas que han echo estos proyectos deben ser sancionadas por el estado por no tener en cuenta el derroche de energia, pero hay que ir a la modernidas,y no valoran que debemos ir a la modernidas pero recogiendo nuestra arquitectura tradicional, no seran los mismos puntales pero pueden ser un poco mas alto que los actuales, porque no usar grandes ventales (no como el disparate del Habana Libre que para amplair las habitaciones redujeron los balcones, me imagino que las habitaciones son mas calurosas), ha tantas cosas que hacer pero pocas ganas de cambiar, a quien le toca el papel para el cambio al Estado mediante leyes pero urgentes es necesario que la Asamblea Nacional se reuna mas veces en el año, para la aplicacion de nuevas leyes en provoquen y agilicen el cambio, vamos demasiados lentos en este aspecto, y en todo es estudios que nuncan terminan son mas largos que una carrera universitario, unido a un doctorado.

  • jpuentes dijo:

    Bueno eso sería genial. Estoy seguro que eso resolvería gran problema. Pero eso lo sabe todo el mundo. Si no lo han hecho deben haber algunas razones objetivas y otras no tan objetivas que digamos. Lo otro son los servicios de soporte tecnico post-instalación que nadie quiere hacer. Empezando, que todavía tenemos la manía de la centralización de las importaciones. Copextel y nada mas que Copextel….. Y Copextel hace muchas cosas, demasiadas porque no quieren que eso también lo haga otra comercializadora. Recuerdo una vez aquellos famosos “servicios” a domicilio para equipos de computo que duraron lo que dura un merengue en la puerta de un colegio. Nadie quiere dar soporte tecnico. Mire usted los POST de las TRD y de otros lugares. Sigue la saga de Copextel…. Y si no damos soporte tecnico los equipos duran también lo que dura un merengue… El soporte es complicado pero necesario. Nadie quiere andar por ahí a pie y bajo el sol dando servicios de soporte, con un salario ínfimo. Así las cosas, amigo mío: Hoy en día el aire acondiconado se hace tan necesario como la calefacción en paises nórdicos. Pero primero… nada de aire para no comprometer el consumo electrico nacional, ahora el aire acondiconado sólo lo pueden comprar los solventes y mas que solventes, los supersolventes…. Yo por mi parte lo compraría, ahorraría y lo compraría. Es una inversión. Pero tendría que convertirme en tecnico de paneles solares. Despues de la computación cuantica, este es mas realista.

  • m&m dijo:

    el techo de mi casa es perfecto para esto, amplio, plano, casi completamente libre, sin sombra la mayor parte del dia, solo al atardecer, en parte. con unos buenos paneles solares+sistema de alamacenamiento/control y un calentador seria enormement feliz

  • sachiel dijo:

    Muy de acuerdo con usted, Dr, en su razonamiento de lo que hace falta. Pero como todo tiene su cálculo economico, le pediria nos dijera de cuanto sería el costo de tales paneles solares (importación de componentes, producción y puesta a punto) y de cuantos módulos (incluyendo su acumulador de energia, cables y dispositivos varios) se necesitarian para suplir las necesidades de la población, por un lado, y de las industrias, por otro. Fijese que no hablo de centros turisticos o de ocio.

    Creo que una breve busqueda por Internet nos ayudaria a todos, por lo que les pido a los habituales internautas que buceen, busquen y expongan criterios razonables, no sarcasmos inútiles. Muchas gracias.

  • Jose R Oro dijo:

    Muy buen e interesante articulo, caracteristico del gran cientifico cubano Dr. Luis A. Montero Cabrera, Excelente y actual lectura, que indica cuanto hay que llevar a la practica las ideas, el talento y la educacion de los cubanos, desarrollados con un ingente esfuerzo. Usemos el sol y no pasemos calor

  • José dijo:

    Sería una de las mejoras cosas prácticasque le puedieran suceder a los cubanos de a pie (inmensa mayoría) y al país. Quierannos y tenganlo en cuenta!!!

  • rdamian dijo:

    Estimado Dr.:

    Es muy interesante su artículo. Como ingeniero me he hecho las mismas preguntas que Ud. ¿Cómo cubrir el techo de mi casa de modo que evite su calentamiento mientras aprovecho esa energía?
    A veces, dado que mi especialidad es el software, me imagino una Cuba que aprovecha las ventajas que ofrecen los sistemas informáticos para facilitarnos la vida. A veces, por ejemplo, me imagino a CIMEX, TRD o cualquiera de esas cadenas de tiendas con portales digitales a través de los cuales los ciudadanos puedan consultar los precios de los productos que ofertan. Esto es solo un ejemplo ¡Tantas cosas se pueden hacer!

    Me pregunto si ud es tan optimista en la vida real, cuando no escribe, cuando entra a los establecimientos donde “el estado de todo el pueblo” recauda divisas…

    Desde mi punto de vista, lo próximo que debe hacer el estado cubano es revisar la política de precios vigente. Puede parecer fuera de contexto, sin embargo considero que tiene mucha relación con las ideas que Ud. propone. Para hacer todo eso es necesario tener recursos. Es necesario tener acceso a materiales que son hoy, en Cuba, exageradamente costosos, con precios que están permitiendo que algunos actuén como empresas importadoras muy rentables. La solución no es prohibir, la solución pasa por revisar la política de de precios que aplica el “estado de todo el pueblo”.

    Le repito que son muy buenas sus ideas. Lo que no veo es cómo se va a masificar…

  • gustavo dijo:

    Excelente artículo, hay infinitas posibilidades y oportunidades que no se aprovechan, que llevan una inversión que luego se recupera con creces, que dirá el Dr. Triana?

  • JAV dijo:

    Ahhh, usted como siempre estimado profesor, “dandole con una buena mandarria al clavo”, desgraciadamente en nuestro pais se estan produciendo calentarores solares para calentar mas nuestras azoteas y casas; y por favor no digo que no hagan falta, sino que lo que los cubanos necesitamos es enfriar, lease: ventiladores, aires acondicionados, refrigeradores, neveras, extractores de aires, etc, etc, etc…Si no podemos resolver el tema de la vivienda en ningun plazo, pues por lo menos que se busquen soluciones, se invierta, se compre REFRIGERACION, estoy hablando para el pueblo por supuesto

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    Mientras tanto, podríamos poner emparados que cubran las placas, eso da sombra y frutos (con maracuyá, es divino), es una solución ecológica. También podríamos instalar chimeneas que permitan sacar el aire caliente, especialmente en salas y cocinas. Más costoso pero más barato que el acondicionamiento de aire y más efectivo que los ventiladores, son los extractores de aire (hacen de manera forzada la función de las chimeneas).

    Saludos;-)

  • ignacio dijo:

    Se impone asumir estrategias de ese tipo, si queremos hacer una sociedad distinta y sostenible para todos. tambien se deben adecuar los patrones constructivos y los materiales de construcción a nuestra realidad climatológica. Si el interés de nuestra sociedad no es el consumo pero si elevar el nivel de vida tambien se deben elaborar electrodomésticos no solo más económicos y menos consumidores (tecnología inverter por ejemplo) si no también más duraderos ¿Que sentido tiene que una lavadora o un refrigerador dure solamente 5 años?
    Y un consejo: una simple pintura impermeabilizante blanca o más a la mano: una mezcla de lechada con cemento aplicada sobre el techo disminulle considerablemente la obsorción de calor de estos. Y como ha dicho Montero en otra ocasiones: todas estas necesidades son buenas ocasiones para el desarrollo de nuestros técnicos y científicos en la búsqueda de soluciones aplicadas, talento nos sobra.

  • JEBD dijo:

    En pocas palabras diré mi opinión en este sentido.
    Sería ideal que el pais se proyectara en función de permitir el acceso popular a esas tecnologías, claro está, con precios asequibles al bolsillo del trabajador de a pie.

  • Sara Santacruz Vinueza dijo:

    Hermanos cubanos como diría el hermano Evo: Me parece fantástico lo que dice el compañero Montero. Ojalá tenga oídos en el Gobierno para la ejecución de la propuesta. Las ventajas para un país socialista solo dependen de la comprensión y voluntad política del ente ejecutor en bien de la colectividad y no como en nuestros países del cálculo del lucro de los intereses en juego de la oferta-demanda.

  • Enano dijo:

    En un articulo anterior del profesor Pardo arza mencioné esta posibilidad y la observación que no me explicaba cómo no se comercializaban los paneles solares en Cuba en nuestras condiciones de sol casi perpetuo y energía escasa con los precios actuales de mercado que rondan los 120 dólares por panel de 265 w y las baterías están sobre el precio de 50 dólares en el mercado con una buen rango de tiempo de uso , se puede utilizar paneles con algunos aditamentos directos(sin baterías) en algunos usos pequeños sobre todo funciones que no provoquen poicos de usos como arranques y demás , para muchas personas con una inversión considerable pero posible resolverían un gran problema , a lo que se pudiera sumar el uso de biodigestores de 5000 litros o más pequeños para el uso de gas para funciones de cocina , iluminación y calefacción de ser necesaria y con pequeños generadores con precios no imposibles los cuales mencioné también en dicho artículo , lo más complejo me parece el tema batería con la poca disponibilidad que existe de ellas en cuba no sin preguntarme las causas también porque para mí están no son obvias porque en el resto del mundo no es así , lo demás es mas “asequible” , la voluntad no bastaría , hace falta hacer partícipe a los imbricados porque ningún proyecto impuesto triunfa y menos aún perdura.

  • Subzero dijo:

    El autor dice: “Este esquema no es un sueño irrealizable para Cuba. Es más bien una motivación para el emprendimiento socialista”

    Usted Dr Montero siempre poniendo la meta bastante alta. Así se hace, por que no? Nada más que recordando los adelantos y novedades científicas que existen en el mundo es algo positivo, aunque, desafortunadamente, todo se quede en cultura general. No importa, divisar el objetivo ya es beneficioso, aunque no pase de ahí.

  • yo dijo:

    creo que esa idea se usa en otros paises/// tienen paneles solares en la casa y la corriente que no se gasta se la venden a la empresa electrica… pienso que seria un enorme ahorro de energia y milones de pesos en los gastos postes y cables.. no solamente las casa, tambien los edificios multifamiliares.. ya de paso calentamos el agua, eso aumentaria muchisimo mas la calidad de vida… no es lo mismo preocuparse con calor y las gotas de sudor regados por todo el cuerpo que preocuparse fresquitos…

  • jpuentes dijo:

    Y el soporte tecnico post-instalación???? Eso es importante pq entonces los paneles solares duran lo que dura un merengue en…. Copextel dando el sólo soporte tecnico??? hummm no me lo parece. Ya lo probamos con el servcio a domicilio de soporte a equipos de computo y duró un merengue… nadie quiere dar soporte. Los POST en las TRD estan así pq nadie se ocupa del soporte. En el mundo eso dá un dinero que no se puede inmaginar… pero acá en Cuba sin transporte y de “sol a sol” no creo que que nadie se aventurea dar ese servicio. Si lo venden yo lo compro y entonces tendré que convertirme en tecnico de paneles solares

  • Julio dijo:

    Muy buen artículo con el que coincido casi de manera absoluta.

    Hace mucho, en otros medios, comenté que en más de una ocasión he visto documentales de experiencias de este tipo en los llamados países desarrollados, donde se supone hay recursos para malgastar y, por el contrario, se promueven soluciones como esta que usted aborda. Incluso producir electricidad a partir de desechos biológicos de naves de cría de cerdos, pollos, ganado y/o similares.

    Volviendo a su artículo, yo comenté sobre un documental que vi, de una experiencia desarrollada en Inglaterra donde en una región se implantó la experiencia de promover el montaje y uso de paneles solares para que la población generara su propia electricidad. Claro, todo había que pagarlo pero con el paso del tiempo resultaba más económico para la familia esa inversión que haber pagado la electricidad que normalmente tenía contratada, llegando incluso a contratarse con ella la energía sobrante para la empresa. Resumiendo, primero, esa familia recibió lo necesario para implementar esa tecnología que es ecológicamente beneficiosa para todos, segundo, ahorró pues el monto a pagar era menor a lo que ella pagaba por su consumo anual y, por último, es fuente de ingreso pues la misma empresa eléctrica le compra la energía excedente.

    Y yo me pregunto, ¿por qué hemos esperado tanto para implementar soluciones como estas? Como usted bien dice en su artículo, nuestro país, por su clima y nuestras construcciones, además de los problemas económicos y demás limitaciones que todos sabemos, tenemos las condiciones y estamos necesitados de que se generalicen soluciones como estas, sin dudas beneficiosas para todos.

  • jose alberto dijo:

    Para quién es este artículo? Según Calviño hace falta “CAMBIO DE MENTALIDAD”, los decisores tienen que ponerse en el pellejo de los otros, tal vez lograr la necesaria empatía. Es hora que el aire acondionado en Cuba sea solo para aquellos que disponen de un poder adquisitivo asequible, hoy es ya una NECESIDAD.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

Es Doctor en Ciencias y miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Preside el Consejo Científico de la Universidad de La Habana y es expresidente la Sociedad Cubana de Química (2012 – 2016).

Vea también