Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Fidel y Raúl, comunión de ideas

En este artículo: Cuba, Eusebio Leal, Raúl Castro Ruz
| 12
f0090155

El libro Raúl Castro y Nuestra América. 86 discursos, intervenciones y declaraciones es el fruto de una acuciosa investigación de Abel Enrique González Santamaría, que revisó 1 468 documentos públicos del estadista, dirigente político y jefe militar a fin de seleccionar los pronunciamientos relacionados con el tema.

Fragmentos del prólogo del libro Raúl Castro y Nuestra América. 86 discursos, intervenciones y declaraciones.

He leído con meditado detenimiento las páginas de este libro que contiene fragmentos de 86 discursos, intervenciones y declaraciones de Raúl Castro Ruz sobre distintos aspectos de la política internacional, la realidad de Cuba en ese contexto, el desarrollo económico y social del país y la trascendencia del pensamiento revolucionario.

En la introducción, el joven analista e investigador nos presenta una visión esencial de la ascendente fuerza y arraigadas convicciones de aquel a quien las circunstancias de una vida señalada desde su primera juventud por su vocación de rebelde, lo unieron a Fidel no solo por lazos fraternos sino por comunión de ideas.

***

A un año de que se celebrara el centenario del nacimiento del Apóstol José Martí, el golpe militar batistiano fue, como se diría en buen cubano, ponerle la tapa al pomo.

Un año antes, otra promesa honorable, Eduardo Chibás, llamado el Adalid, había consumado el suicidio un 16 de agosto de 1951, cerrando lo que podía ser una salida, una posible solución política, si bien caótica e
incoherente por la diversidad de elementos que nutrían su partido.

A estas alturas Fidel se hace más visible, luego de su forja como líder universitario y escritor cuyo pensamiento excede las páginas del manifiesto. Sus artículos en la prensa ganan popularidad al tiempo que se fragua una vanguardia selecta y aguerrida, punta de lanza de la Revolución. De la Colina universitaria descenderán los jóvenes en abril de 1952 para el simbólico entierro de la constitución democrática pisoteada por el usurpador. Y ahí aparecerá públicamente el joven abanderado, Raúl, que en marzo de 1953 viajará a Europa para participar en la Conferencia Internacional sobre los Derechos de la Juventud, a celebrarse en la ciudad de Viena.

Me parece escuchar hoy su narración de ese periplo que muchos años después supera con el calor de la palabra viva lo que hemos leído de sus testimonios. Su azaroso itinerario le lleva a Bucarest donde se preparaba el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, y al regreso descubre la ciudad de París donde apenas 82 años antes, los comuneros habían intentado tocar el cielo con las manos. Las mismas calles por las cuales transitaron los belicosos rebeldes de la denominada Era de la Revolución, entre 1789 y 1848; la urbe también descrita por Martí en su opulento esplendor.

Raúl, junto a sus dos compañeros de viaje, guatemaltecos, pretendía abordar en su travesía trasatlántica inaugural el navío Ile de France, pero una huelga obrera los obligó a recorrer las costas de Italia y tomar en el puerto de Génova el buque de carga y pasajeros Andrea Gritti (…)

Raúl ha relatado que en el largo viaje de regreso a Cuba llegaron a La Guaira y con el último dinero que poseía, decidió tomar por el viejo camino de los españoles hasta Caracas, con el solo propósito de reverenciar como lo hiciera Martí ante su estatua en marzo de 1881, al libertador Simón Bolívar, mentor y artífice de la emancipación de cinco naciones y del ideario de unidad continental.

En La Habana una lápida colocada en la puerta del muelle de San Francisco, hoy Sierra Maestra, nos recuerda el regreso de Raúl a Cuba ese 6 de junio de 1953 a bordo del Andrea Gritti. Junto al Comandante de la Revolución Juan Almeida y por su iniciativa, señalamos el lugar donde lo detuvieron y luego lo apresaron al ser identificado por el Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC).

***

La historia le ha llevado, por derecho propio, a suceder al más importante pensador político y al cubano que después del Apóstol José Martí conoció con más profundidad el contexto global y las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos.

Con Fidel ha compartido la insurgencia y la victoria. Fue, junto a él, fundador del Partido Comunista de Cuba, clave para el entendimiento de una sociedad que ha requerido, requiere y requerirá de la unidad monolítica para subsistir. Pero lo ha concebido como un partido de la nación abierto al diálogo, atento a la realidad que palpita en el corazón del pueblo.

No teme al futuro. Cada uno de sus cumpleaños, cada 3 de junio, planta un árbol en el jardín que suele recorrer en sus escasos momentos de ocio.

Al depositar en un monolito de piedra la urna contentiva de las cenizas de Vilma, las besó con devoción sincera. Un poco atrevidamente le comenté sobre lo que de modo inevitable sucedería después de ese instante: «General Presidente, usted será ahora más amado y menos temido».

* Fragmentos del prólogo del libro Raúl Castro y Nuestra América. 86 discursos, intervenciones y declaraciones.

(Publicado originalmente en el diario Granma)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan el cubano dijo:

    Interesante libro que ayudará a profundizar en el conocimiento de la historia de Cuba y el compromiso de uno de sus pricnipales líderes con el proyecto social y la emancipación de America Latina.

  • José A. Mora Despaigne dijo:

    Inseparables hermanos

    Qué par de hermanos, siempre han estado juntos en todo, Fidel siendo un niño vino para Santiago a estudiar y al poco tiempo, sin edad de estudiar todavía lo siguió su hermano menor.
    La universidad de La Habana recibió al grande y no pasó mucho tiempo cuando el más pequeño ya se enrolaba también en los pleitos juveniles de entonces.
    Los dos estuvieron juntos en la Granjita Siboney y después de la arenga del mayor, los dos salieron a tomar el cielo por asalto, en aquella festiva mañana de la Santa Ana.
    El mayor alzó su voz y su fusil desde la Posta 3, pero el más pequeño ripostaba al enemigo desde el Palacio de Justicia.
    Al grande lo encontraron en una choza en la finca de Leizán y al otro lo capturan por San Luis.
    Los dos van a juicio por los hechos del Moncada.
    Los dos van a prisión en las tenebrosas circulares de Isla de Pinos.
    Los dos salen el 15 de Mayo de 1955. Los dos se exilian en México, allí se preparan para la lucha.
    Los dos juran que en el 56 serían libres o mártires.
    Los dos vienen en el Granma.
    Los dos son hostigados en Alegría de Pío.
    Los dos se encuentran en 5 Palmas, donde el grande dice “Ahora sí ganamos la guerra”.
    Los dos se internan ferozmente en la Sierra Maestra. El grande le da la misión a su hermano que funde el II Frente Guerrillero, el chiquito sin titubear, cumple la orden y ya con sus grados de Comandante, libera todo el territorio de la Sierra Cristal y funda allí una familia junto a los guajiros dignificados.
    Los dos desde el Santiago heroico declaran el triunfo revolucionario y la huida cobarde del tirano Batista.
    Los dos van hacia occidente encabezando la caravana de la libertad.
    Los dos acompañaron al pueblo cubano en cada suceso: Victoria de Girón, Campaña de Alfabetización, Crisis de Octubre, Misiones Internacionalistas, Batalla de Ideas, entre otras. Los dos nunca se han separado.
    Fidel batalla eternamente desde su Santiago, cabalgando en un brioso caballo de combate, sobre una roca monolítica y rebelde, y su hermano menor viene a cada rato a consultarle, a pedirle consejos y a que le siga dando fuerzas para seguir echando palante este caimán mambí.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Excelente articulo!
    traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=26240

  • cavafy dijo:

    el amor grande de dos hermanos que hicieron invencible a un pais

  • zenia echevarria martínez dijo:

    Que bueno será leer este libro que nos permitirá conocer más de la figura de Raúl desde una visión personal y sincera héroe de la revolución.

  • eduardo García dijo:

    muy buena propuesta para conocer mas de la Historia de nuestro país

  • Federico GL dijo:

    Es un buen tema para investigar, su publicación será muy útil para descubrir la sensibilidad de nuestros líderes históricos, su patriotismo y voluntad inquebrantable de luchar por una patria independiente y atemperada a las actuales circunstancias. Estas investigaciones representan una herencia para las nuevas generaciones que no han conocido a profundidad las figuras que hicieron la Revolución y que desde sus inicios estuvieron dispuestos a morir por ella si fuese necesario. Nuestro General Presidente, como lo describe el maestro Eusebio Leal, es una figura cada vez más amada por Cuba, los cubanos, e incluso muchos hombres de paz en el mundo, y solo temida por sus adversarios políticos, pues en él aprecian a un rival enorme y con una voluntad inquebrantable en la victoria, como lo fue en su momento el Comandante en Jefe del pueblo de Cuba, ese que el mismo catalogara como la “mejor tropa”, la que lo acompañó a su llegada en la caravana de la victoria en 1959 y la que lo despidió ese triste diciembre de 2016. Vivan Fidel y Raúl, gracias por difundir la obra y pensamiento de los líderes históricos de esta Gran Revolución de los humildes, hecha por los humildes y para los que manos tienen.

  • Daniel Guerra dijo:

    El General de Ejército Raúl Castro siempre ha sido un líder carismático para el pueblo cubano, formador de generaciones y cuadros revolucionarios. Pienso que para el joven Doctor en Ciencias Políticas, -compilador de los materiales que se presentan en este libro, halla sido una exquisita experiencia al poder abordar la personalidad del Presidente cubano a través del contenido de sus discursos e ideas, las cuales considero son de una importancia tremenda para la izquierda latinoamericana y caribeña, en el contexto social y político que vive hoy la Patria Grande, pero particularmente será sin dudas un material valiosísimo para las jóvenes generaciones que participan de un modo activo junto a los principales hacedores de Revoluciones en la defensa de los proyectos sociales más justos y equitativos, en un mundo donde pululan las desigualdades y las ambiciones de quienes quieren para sí las riquezas y los recursos naturales que pertenecen por entero a los pueblos. Allí estaré, en su presentación!!

  • Pedrito Choi dijo:

    Lo mas reconfortante es ver que la joven generación representada en el autor continua defendiendo las ideas de los líderes históricos de nuestra Revolución, eso garantiza la continuidad del proceso revolucionario.

  • franklin dijo:

    ¨¨Pero lo ha concebido como un partido de la nación abierto al diálogo, atento a la realidad que palpita en el corazón del pueblo.¨¨No teme al futuro. Pienso que en raul se recoge el pensamiento de fidel xt no veo diferencia un dia escuche a Miguel Barnet ¿ q le habia enseñado fidel y respondio no tener miedo .

  • Camilo Diaz Román dijo:

    La grandeza del General de Ejército Raúl no radica en ser hermano del comandante Fidel, se basa en ver sido el mejor de los cubanos en interpretar las ideas y obra de Fidel. Su compromiso de ser el mejor soldado a las órdenes del comandante en jefe, en ser ejemplo.
    Su lugar en la historia es fruto de su virtud, llegó al Moncada como soldado y las circunstancias lo hicieron salir jefe de la acción en el palacio de justicia.
    La misión de abrir el segundo frente fue una de las tareas de mayor envergadura durante toda la guerra de liberación, implicaba atravesar llanos y apoderarse del más vasto territorio del norte de Oriente. El entonces comandante Raúl demostró sus cualidades de líder al organizar un congreso campesino. Siendo casi un niño al mando de tan amplio frente, aislado del núcleo central del resto de las guerrillas, mostró visión estratégica al planificar la operación antiaérea que era una jugada diplomática para poner en jaque al gobierno de los EEUU.
    El segundo frente es un ejemplo de organización, asumiendo las estructuras de un estado. Para mi criterio fue el frente que estructuralmente mejor fue organizado, mostrando capacidad de dirección de un futuro estadista. En plena guerra de guerrilla organizó estructuras similares a ministerios y hasta fundó una fuerza aérea.
    Cuando triunfó la Revolución no marchó al rose público de la capital, quedó en el lejano oriente. Ante las primeras traiciones el pueblo pidió ´´Fidel sacude la mata y dale un gajo a Raúl.
    Cuando en los primeros discursos Fidel Perdió la voz momentáneamente fue Raúl quien tomando el micrófono continuo el discurso, y así ha sido hasta hoy un soldado de la Revolución.

  • Gertrudis Estrada Nelson dijo:

    Gracias profe por el articulo ,y felicidades por su cumpleaño ,no tenia medio para comunicarme hasta hoy
    .

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eusebio Leal

Eusebio Leal

Escritor y ensayista cubano. Historiador de La Habana..

Vea también