Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Ideas en el centro del debate

| 73 |

Estos días han sido muy intensos en las redes sociales. Una entrevista al reconocido intelectual cubano Enrique Ubieta, publicada en Cubadebate y luego en Granma, donde sostiene que el llamado “centrismo” no es más que un disfraz de los que hoy pretenden restaurar el capitalismo en Cuba por la puerta de la cocina,[i] desató la ya conocida maquinaria de fango contra su persona. Junto a los improperios y la manipulación, han salido a la palestra pública, contaminando en muchos casos la posibilidad de un debate serio y respetuoso, los oportunistas, resentidos y  hasta “conversos”; esos que antes fueron defensores a ultranza del dogma y ahora se presentan como abogados de la mayor pluralidad de ideas posibles.

Muchos de los que para arroparse atacaron con vehemencia el uso de cualquier etiqueta, respondieron con todo un rosario de ellas: “censores ideológicos”, “extremistas”, “oficialistas”, “estalinistas”, “dogmáticos”, entre muchas otras. Hasta se llegó a hablar de una campaña, de una cacería de brujas, del regreso del “Quinquenio Gris” y otras elucubraciones, todo lo cual elude lo esencial del debate y muchas veces hace gala del viejo recurso de la victimización.

No me cuestiono que compañeros honrados y revolucionarios, estén siempre alertas para criticar y enfrentar cualquier manifestación que pretenda renovar algunas de aquellas prácticas lastimosas del pasado que por suerte extirpamos de nuestra política cultural; estamos juntos en esa batalla, pero pensar que porque se discrepe sobre determinados asertos, juicios e ideas sobre la base del argumento –no puede haber otro camino- estamos de nuevo en aquellos años grises me parece una exageración o un recurso que precisamente busca lo mismo que se condena: cercenar el pensamiento diverso. Soy un firme defensor del debate de ideas y las polémicas entre revolucionarios, pero no es menos cierto que el escenario y los participantes, definen en gran medida el balance positivo o no, de esos debates y polémicas. Cuando ese ambiente se enrarece con ofensas y ataques personales es preferible no continuar.

En un texto anterior que fue publicado en Cubadebate y Granma, “La tercera vía o centrismo político en Cuba”, hice el siguiente comentario: “Cuando se pondera la moderación frente al radicalismo revolucionario cubano –que es ir a la raíz, para nada asociado al extremismo que es otra cosa- , me es inevitable no encontrar determinadas analogías entre ese “centrismo” que hoy se intenta articular en Cuba, con el autonomismo decimonónico”.[ii] Al parecer, esta reflexión no fue bien comprendida por algunos o sencillamente ha caído en terreno de la manipulación. Es cierto que la historia no se repite miméticamente –aunque en ocasiones lo haga como tragedia y otra como farsa, para decirlo con Marx-, pero muchos de sus procesos y tendencias políticas han tenido una evolución hasta nuestros días. Ignorar eso, es sencillamente una barbaridad. El anexionismo de hoy por supuesto que no es el mismo del siglo XIX, ¿pero acaso podemos decir que no lo hay en nuestra realidad nacional? Muchos de los autonomistas del siglo XIX terminaron reciclándose en el anexionismo al producirse la intervención estadounidense en 1898 y siendo funcionales a la dominación neocolonial instaurada a inicios del siglo XX. No fue casual que el primer gabinete de Estrada Palma fuera copado prácticamente por antiguos autonomistas. Nuestra cultura patriótica, independentista, nacional-revolucionaria y antiimperialista, tampoco es exactamente igual a la del siglo XIX o del  XX, se trata de un fenómeno vivo en evolución, pero cuyas claves solo se entienden al profundizar en su evolución histórica.

Cuando señalo que veo analogías entre el autonomismo del siglo XIX cubano, con cierta derecha que hoy asume la máscara de centro –de proyecciones socialdemócratas-, es porque ambas corrientes se adhieren  a ese nacionalismo de derecha que tiene una larga acumulación cultural en la historia de Cuba, como advirtiera Fernando Martínez Heredia en entrevista que le realizara la periodista Rosa Miriam Elizalde.[iii]

Asimismo, lo de “centrismo” o “tercera vía” no es una invención nuestra, llama la atención que personas ilustradas se lo pregunten, cuando está ampliamente documentado por la historia, que ha sido un instrumento eficaz hasta nuestros días utilizado en distintas variantes por los sectores dominantes del sistema capitalista, para mantener o recomponer su hegemonía sobre la base de mejores consensos, para evitar el triunfo de revoluciones, disminuir la influencia de las ideas comunistas, o para –como es el caso de Cuba en la actualidad-, restituir el capitalismo.  No es un fenómeno insignificante como algunos pretenden hacer ver, utilizando como engañifa para esquivar el debate, que hay otros temas más urgentes o señalando que deberíamos concentrarnos en resolver los problemas de la vida cotidiana del pueblo cubano antes de estar buscando “fantasmas”. Interesante propuesta, cuando buena parte de los que asumen esa posición –al menos que yo conozca- solo se dedican precisamente a reproducir sus ideas de laboratorio, a reproducir ideología y no precisamente la que hemos defendido los cubanos en estos años de Revolución ¿Qué se pretende, que abandonemos el campo de la lucha ideológica, tan imprescindible para nuestro proyecto, como el de la batalla económica? Estoy consciente que la mejor manera de hacer ideología es cuando esta se materializa en la práctica, pero jamás se puede menospreciar el terreno de las subjetividades. Si los revolucionarios cubanos hubiéramos esperado a tener todos los problemas de nuestra vida cotidiana resueltos para hacer ideología, ni siquiera este debate estuviera teniendo lugar, pues no existiría la Revolución. Nuestra visión tiene que ser siempre totalizadora, al tiempo que nos recuperamos económicamente –cuestión de vida o muerte para nosotros-, debemos ir generando una cultura –en su sentido antropológico- diferente y superior a la del capitalismo.

De varios textos leídos en estos días surge una inevitable interrogante: ¿se puede ser anticolonialista y antiimperialista, bases sólidas de nuestro movimiento revolucionario sobre las cuales se ha tejido la unidad y al propio tiempo simpatizar, promover o divulgar las ideas y símbolos del capitalismo, ya sea en su variante socialdemócrata o neoliberal? Imposible.

La hegemonía cultural socialista y liberadora que defendemos, es a contracorriente de la hegemonía dominante del capitalismo. Esa es la verdadera pelea de león a mono. Es cierto que nuestra limitada dominación debe estar siempre en función de la emancipación, ¿pero cómo entender que alguien se considere hereje frente a todas las dominaciones posibles cuando consciente o ingenuamente le hace el juego a  las plataformas que se están utilizando hoy en Cuba para introducirnos las ideas capitalistas por vías mucho más artificiosas?
Cada cual es libre de profesar y sentirse heredero de determinadas ideas, pero es muy difícil imaginarse un martiano, si asumimos el proyecto martiano en su totalidad, y aspirar al mismo tiempo a que Cuba abrace en pleno siglo XXI la socialdemocracia. No se puede olvidar que José Martí encarnó lo más radical y auténtico del nacionalismo revolucionario del siglo XIX, opuesto totalmente a las opciones autonomistas y anexionistas. Hablar de nacionalismo a secas solo contribuye a la ambigüedad. Resulta también un sinsentido, en el mejor de los casos, aspirar a una Cuba socialdemócrata al estilo de los países escandinavos y al propio tiempo defender la soberanía de Cuba. Esto es obviar olímpicamente la historia de Cuba y de América Latina en sus relaciones con los Estados Unidos, así como el orden vigente del sistema capitalista, donde los centros impiden a toda costa que los países subordinados rompan su condición periférica, sino miremos el caso de Brasil y Argentina. En el caso de Cuba, Estados Unidos jamás permitió la existencia de una burguesía nacional durante casi 60 años de república neocolonial burguesa. Pero no solo es una cuestión de permisibilidad, sino que el sistema capitalista para funcionar como tal se internacionaliza, establece sus reglas. Dentro de esas reglas, a Cuba no le correspondería otro destino que el de la subordinación a poderes foráneos, aunque ya no existiera bloqueo ni base naval estadounidense en Guantánamo. Cuba no sería otra Suecia, ni Dinamarca –como de forma idílica expresan algunos autores, desconociendo incluso los males que hoy también aquejan a esos países-, sus modelos de comparación estarían en El Salvador, Honduras o República Dominicana, si es que aspirara a algún lugar dentro del sistema mundo del capitalismo. Solo el socialismo, como se ha demostrado en estos ya casi 60 años de Revolución, constituye garantía de nuestra independencia y soberanía.
Un libro que saldrá próximamente por la Editorial Ocean Sur, del destacado periodista y diplomático Pedro Prada, quien vivió personalmente el derrumbe del socialismo en la URSS, aporta una reflexión muy importante para este debate:

“Una de las lecturas más complejas, contrarrevolucionarias y subversivas de la historia que esas generaciones -se refiere a la generación de Gorbachov- hicieron fue que la socialdemocracia europea y latinoamericana eran portadoras de la simiente de “un socialismo con rostro humano” –en el entendido de que el propio no lo tenía-, capaz de deslumbrar por proveer, per se, mercados arrebatados de productos de alta calidad y competitividad que no podían adquirirse en el cerrado mercado soviético”.

(…)

Así, cuando Gorbachov llega al poder, quiere cambiar las cosas, pero se compara con los modelos capitalistas de bienestar escandinavos, clama por más humanidad y sensibilidad pero se pierde en los combates de Afganistán, en la compra de costosos trajes Armani y perfumes franceses y en opulentas cenas con Margaret Thatcher y Ronald Reagan, mientras el país languidece. Quiere despertar al periodismo para que sea portavoz de los necesarios cambios y convierte la profesión en un grosero ejercicio de striptease. Saca al genio de su lámpara, destapa la caja de Pandora y no alcanza a reunir valor, talento ni intención de pararlo porque al final, lo va a confesar: “Había que cambiarlo todo”…¿Todo?”

(…)

“Por eso hay quien se afila los dientes y hace planes para sembrar las semillas del mal entre nuestro pueblo, hacerlas germinar en las elecciones generales de 2018, y que empiecen a dar flores y frutos venenosos en la Asamblea Nacional y en los comicios de 2023 o más tarde, sin apuro, como cáncer.
(…)El reformismo es ahora la realpolitik. Lo revolucionario es contrarrevolucionario. Las derechas, incluidas las ultras, son ahora el centro –que es ¡nos dicen¡, lo correcto, porque es sinónimo del equilibrio. Las izquierdas, nos explican, son extremistas”.

También entiendo que colegas y amigos, se preocupen por la división que estos debates puedan generar, pero ello no puede constituir nunca una barrera infranqueable para la discusión y polémica entre revolucionarios. Por supuesto, está claro que este tema es sensible, pues se trata de militancias y de alertas que algunos interpretan como paranoia, o pretexto para exclusiones. Pero siempre es necesario que nos preguntemos de qué unidad se está hablando, pues ahora está de moda también cierto relativismo extremo que utiliza como argumento la idea “Con todos y para el bien de todos”, del discurso de 1891 pronunciado por Martí en Tampa, en plena campaña revolucionaria, restándole su verdadero significado. Está claro que para Martí quedaban excluidos de ese “todos”, los autonomistas y anexionistas, los incorregiblemente contrarrevolucionarios, para usar la frase de Fidel en sus históricas Palabras a los intelectuales del 30 de junio de 1961. Pero siguiendo las enseñanzas de Martí y Fidel, debemos tratar de sumar a todos los que sea posible, a los que tengan dudas o anden confundidos. En palabras del Apóstol: “El templo está abierto, y la alfombra está al entrar, para que dejen en ella las sandalias los que anduvieron por el fango, o se equivocaron de camino”.[iv] El tiempo se ocupará en definitiva de sacar a flote la verdad y colocar a cada quien en su verdadero lugar.

La unidad hay que construirla sobre bases anti dogmáticas, pero sólidas en cuanto a los principios y esencias políticas que se defienden, sin desconocer las circunstancias históricas. El 14 de diciembre de 1957, al denunciar el Pacto de Miami, Fidel escribió: “Pero lo importante para la revolución, no es la unidad en sí, sino las bases de dicha unidad, la forma en que se viabilice y las intenciones patrióticas que la animen”. [v]

Mucho más podría decirse al calor del debate que se ha generado, pero creo que por ahora es suficiente.

Notas

[i] “Es posible unir lo mejor del capitalismo y el socialismo”, Granma, 7 de julio de 2017.

[ii] Elier Ramírez Cañedo, La tercera vía o centrismo político en Cuba. Una aproximación desde la historia, Granma, 6 de junio de 2017

[iii] “Obama, no pierda la oportunidad de hacer algo histórico”, en: Cubadebate, 17 de marzo de 2016, http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/03/17/obama-no-pierda-la-oportunidad-de-hacer-algo-historico-podcast-video-y-fotos/#.WW-JzbbB-sx

[iv] José Martí: “El lenguaje reciente de ciertos autonomistas”, en: Obras completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, t.3, p.266.
[v] Fidel Castro, A los firmantes del Pacto de Miami, en: http://www.fidelcastro.cu/es/correspondencia/los-firmantes-del-pacto-de-miami

Se han publicado 73 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • jose roman dijo:

    Es un tema dificil, la pequeña Cuba, junto al gran Mastodonte,es un gran peligro conocidas son las intenciones de este;decia Juarez la reacción no descansa en este caso el Imperio.pero cuba tiene Valores, dignidad y experiencia.

    cubanos pongase a pensar en el modelo Mexicano(mexico como pais se muere) de destruccion,violencia, sangre desatada por Narco, para el Imperio seria un modelo magnifico para destruir a cuba,deshacerse de problemas y tener un traspatio mas sin problemas volver a la bella cuba de los casinos y el burdel eso si muchos dolares.

  • Jorge Fernández Góngora dijo:

    A E.T: Yo Comparto 100 %, lo escrito por Ubieta y Elier, si usted conoce de la historia y de la completa armonía, entre el pensamiento y la acción de Martí, Fidel y la revolución cubana que construimos, no cabe ninguna duda, de que tanto Martí, Fidel, el Che Guevara y la gran mayoría del pueblo Cubano, somos profundamente antimperialista, antianexionista y antiautonomistas, de lo que se infiere y es muy trivial, que somos anticapitalistas, pues el imperialismo, es la fase superior del capitalismo, pero como usted se refiere a Martí, debo decirle, que al conocerlo, tienes que saber, que con la frase “Con todos y para el bien de todos”, están excluidos los anexionistas y autonomistas, por principio y convicción, pero sin contradicción alguna, tanto Martí como Fidel y sus seguidores incluimos a todo el que quiera incorporarse, pues creemos como muy pocos en el mundo, reitero creemos muchísimo en el ser humano, aunque sea con mucho trabajo, con argumentos verdaderos, sin desistir nunca de educarlo, de instruirlo, de ayudarlo en lo posible, para incluirlo, ya que el ser humano puede cambiar y entonces se incluye de hecho, en ese todo, en el sentido más amplio de la palabra. Por eso la frase de: “El templo está abierto, y la alfombra está al entrar, para que dejen en ella las sandalias los que anduvieron por el fango, o se equivocaron de camino”.[iv] El tiempo, digo yo: Solo el tiempo, se ocupará en definitiva de sacar a flote la verdad y colocar a cada quien en su verdadero lugar.
    Por otra parte, debo decirle a usted, que su posición es bastante preocupante, pues no se declara para nada, opuesto al anexionismo, ni al autonomismo, ni al capitalismo, ni hace propuestas evidentes de cómo resolver el problema económico, ni arece reconocer, que si tenemos tantos problemas económicos es por estar librando la mayor guerra económica, comercial y financiera, que se conoce, en la historia de la humanidad, guerra política, guerra ideológica, guerra biológica, terrorismo, invasión, etc., que si no hubiese sido por esta revolución socialista, muy perfectible, pero muy inclusiva, como debe ser, toda obra humana y como ha sido de hecho, durante todos estos 58 años de revolución, porque es una de las característica intrínseca, además de ser profundamente humanista, donde se le ha dado la oportunidad posible al campesino, a la mujer, al obrero, al estudiante, al joven, al anciano, al religioso, donde no importa la raza o la preferencia sexual, también oportunidad a la educación, a la salud, a la justicia social, a la tranquilidad ciudadana, es más, no quisiera ver tú, tu familia y tus amigos, lo que fuera de todos nosotros, si no hubiese sido, por la obra de esta revolución, que hemos construido entre todos bajo la guía de nuestro invicto Comandante en jefe Fidel Castro.
    Se pudiera perder la revolución, pero por lo que dijo sabiamente nuestro comandante en jefe, no por lo mismo, que le pasó a la antigua Unión Soviética, que lo quisieron cambiar todo y para colmo, de golpe y porrazo, ya nuestro Comandante en jefe Fidel, definió con la mayor claridad y exactitud, humanamente posible, el concepto de revolución y es la revolución, que debemos defender a brazos partidos y de patria o muerte, el que no lo piense así, no es digno, no es agradecido, no es revolucionario y no quiere un socialismo próspero y sostenible y hará que demoremos más en acercarnos a ello, pero no tiene marcha atrás y a los indecisos, le sugiero que hay que poner los pies en la tierra y el puño cerrado en el pecho.

  • michael vazquez dijo:

    Creo en el debate civilizado entre revolucionarios o revolucionarios y no revolucionarios pero tambien creo que hay que tener cuidado con las ingenuidades que hacen que los que quieren eliminar, no perfeccionar, el poder popular, traten de utilizar como herramientas a conocidas personalidades de nuestra sociedad aprovechandose del respeto que les tiene nuestro pueblo.Ya desde la antiguedad se alertaba sobre los Fariseos y Filisteos.Por cierto se acaba de publicar un articulo en el blog cubaposible que aprovecha el debate ignorando en mi opinion premeditadamente que la revolucion debe tener en sus manos todos los instrumentos para defenderse.CUIDADO

  • Jorge Fernández Góngora dijo:

    Veo que hay muchos dispuestos a morder, más que a criticar, pues los aparentes intercambios, son como mínimo, críticas pocos sanas, nada constructivas, esas no son las que nos hacen ser mejores seres humanos, quisiera ver opiniones interesantes, que nos hagan pensar, sin tantas mezquindades, ni miserias humanas.saludos, Jorge.

    • Noel Montes de Oca dijo:

      Estimado Jorge Fernández Góngora. Ya publiqué mi comentario un poco más arriba, pero quisiera expresarle algo. Lo bueno que tiene el Universo es que es diverso y la humanidad dentro de ese mismo Universo también tiene esa característica. De las opiniones contrarias a las suyas, la mía, a la de todos, es donde se enriquece el debate y se extraen las mejores experiencias y soluciones. Ya les digo, el rumbo de nuestra sociedad a la larga, irá por el camino que decida su pueblo de forma general a pesar de de lo que sea o de quien sea. Ninguno de nosotros tenemos la verdad absoluta. Admiro a los que háganse como se hagan llamar quieran cambios para el bienestar de TODOS y lo pongo con mayúscula queriendo decir, sin exclusiones. Por eso en un comentario en otro artículo dije que para mi la sociedad ideal sería aquella donde los ricos fueran cada vez más ricos y los pobres cada vez menos pobres y con ello quise decir, una sociedad donde TODOS crecieran desde todos los puntos de vista. Quizás usted piense que es no es posible lograrlo, bueno, quizás, por eso le puse ideal.
      La vida es muy, pero muy rica. Hablar de propiedad privada en Cuba en los años 80 ,aunque no fuera sobre los medios fundamentales de producción, aunque alguien dijera que fuera controlada por el Estado con impuestos y se protegiera al trabajador, aunque se dijera que era para liberar al Estado de las tareas menos importantes, etc era ser tildado de Capitalista. Por tanto y demás repito mi criterio, que todos hablen y expresen sus ideas y todos tomemos lo que creamos que debemos tomar, si hay algo que a nuestro entender se pueda tomar, del otro y contribuyamos a prepararnos mejor, para dentro de nuestros puntos de vista lograr una sociedad mejor en todos sus ámbitos. Muchas Gracias por su comentario y el de todos los aquí presentes y a Cuba Debate por publicarme.

  • Jesús dijo:

    Como le digo a muchos cubanos que entran a USA y dicen que huyen del Socialismo, «de la dictadura» buscando «libertad» que se queden en Colombia, México, El Salvador, Guatemala o viaje al resto de los países del 3er mundo que son capitalistas y constituyen el 80% de la población mundial con todp lo que sabemos que eso significa en pobreza, violencia y demás, con el paliativo que recibieron una educación en muchos aspectos superior a la de muchos países desarrollados, en la Cuba revolucionaria que los prepara para triunfar en esos países pero aún así prefieren emigrar a la mayor potencia imperialista que ataca su país y le cierra las puertas con un muro en la frontera al resto del mundo. Vienen con discursos de centrismo y comparación y están equivocados Cuba es Cuba con su propia historia con los errores que se pueden haber cometido buscando al final una sociedad más justa y cubana, hay que ver lo que ha sucedido en Puerto Rico no tienen que ir muy lejos.
    Cuba solucionara sus problemas con el concurso de todos los cubanos que aspiren a un país independiente y que la potencia lo respete y deje construir lo que quiera el pueblo cubano, que los que viven en USA si lograran el objetivo de derrocar la revolución algo que estoy seguro no pasara no van a dejar su vida para ir a vivir a Cuba. Se puede intercambiar ideas y criterios para buscar soluciones y alternativas pero sobre la base del respeto a la independencia e integridad de nuestra querida isla. Pero mientras exista la política de bloqueo en todas sus facetas por el imperio yanqui, el camino sera difícil y si pueden pasar muchos años y no se logrará el máximo en desarrollo deseado, recuérdese que todo aquel que negocie con ellos tienen que certificarle que sus productos no lleguen al 10% de materias primas o partes cubanas y esta claro que hace que lo producido pir nuestro país tenga desventaja en el mercado mundial en los precios, otra cosa también es la negativa al uso del dólar USA en las transacciones económicas por Cuba a pesar de ser la moneda que se toma como referencia mundial para los precios fe los productos en el mercado y la imposibilidad de créditos, que si alguien le da a Cuba la mayoría no pasa de los 365 días con intereses entre el 12 al 15 % cuando la práctica mundial es de créditos por 5 años con intereses entre el 8 y 10 % como promedios nada la pelea es de León con el Mono amarrado con cadenas nien gruesas y fuertes por lo que es una proeza lo logrado en estos 58 años de revolución los logros en materia de salud que puede aún ser mejorada, en la educación a todos los miveles, los avances en la biotecnología que hace que Cuba disponga de productos únicos en el mundo para su pueblo y así muchas otras cosas, sin caer en el discurso cansin la juventud cubana debe conocer la verdad sin vendas e instruirse bien no todo lo que brilla en el sistema capitalista es oro y aquellas que ponen el tema de los países escandinavos hay recordar un gran amigo de Cuba y verdadero socialista el sueco Olef Palmer 1er ministro sueco que fue asesinado de forma sospechosa.

  • Jesús dijo:

    Equivoque el nombre del político sueco es Olof Palme

  • Revenge dijo:

    Yo no estoy en contra del debate academico y de que en efecto -aunque mi modesta cultura me impida apreciar por que- sea importante saber que es el centrismo y por que hay que combatirlo. Pero encerrarse en ese debate; enfrascarse en la tarea de apuntar en una ‘lista’ tipo escuela primaria a los llamados centristas y aplicarles el castigo o la mordaza correspondientes, es un movimiento de distraccion o de evasion. Ya no se habla del % de cumplimiento de los Lineamientos, no se explica por que a pesar de que estamos recibiendo casi el doble de turistas que hace tres años los singresos de este sector siguen siendo casi los mismos, no se toman medidas contra la escasez, no se explica por que el pais sigue invirtiendo en productos y no en manufacturas, no se le da en las costuras a la escasez, el acaparamiento y la corrupcion a todos los niveles. Yo no creo que para nada de esto haya que esperar que Trump termine su mandato o que quiten el bloqueo; estas cosas son problemas internos que hay que resolver YA, pues el pueblo no puede mas ni en lo material ni en lo emocional; son muchas decpcione,s muchos bandazos, muchas promesas incumplidas; mucho descaro a la vista de los mismos que piden paciencia y sacrificio… El hombre piensa como vive, y se crece para salir de las dificultades, no cuando se le pretende imponer que conviva con las dificultades.

  • Paul Sarmiento Blanco dijo:

    Muy atinado este nuevo artículo de Elier, lo felicito desde Holguín. Soy un lector asiduo de sus trabajos, además me leí su tesis doctoral sobre las relaciones Cuba-Estados Unidos y se ve consultó con seriedad las fuentes para analizar una etapa tan compleja como la decada de los sesenta y setenta en las relaciones bilaterales. En cuanto a nuestra dinámica interna colega Elier aquí estamos abocados a una compleja guerra ideológica que a mi modo de ver se hará más sutil o quizás más encarnizada después de 2018 cuando la dirigencia histórica traspase los principales mandos del poder político a las nuevas generaciones. Ese será un gran reto y ese traspaso será un gran debate

  • Paul Sarmiento Blanco dijo:

    Es común en la politología actual alegar que muchos partidos políticos o políticos individuales están asumiendo posiciones centristas de tal manera que las diferencias entre los principales partidos políticos de muchos países –ya sean de izquierda o de derecha –son pequeñas. En muchos países ambos partidos o grupos de partidos promueven la defensa del mercado y el pluripartidismo con distintos matices o enfoques de regulación. Esto se debe en mayor medida y según el país a: la falta de compromiso o al oportunismo político. Por tanto considero que el llamado centrismo político o la tercera opción, como se le llame, no es ideológica. No parte de una concepción científica del ser humano, del estado, de las relaciones sociales, como el liberalismo, el republicanismo, el socialismo. El centrismo es situacionista, puesto que se orienta en función de la posición política de otros. Ese el caso. Vayamos o intentemos ir a la realidad actual de Cuba y a su futuro
    En mi artículo Centrismo político: Cuba no ha mordido el anzuelo expuse algunos criterios los cuales retomo ahora para poder justificar mis posiciones. Primero: pensando en el futuro político de Cuba y el ideal de socialismo que debemos desarrollar, sostengo que el llamado centrismo político es asumido por algunos representantes de la llamada “oposición cubana” y por algunos intelectuales salidos del propio proceso revolucionario como una especie de alternativa para la solución de los problemas cruciales de la nación. Pero en su mayoría esta posición centrista no es realmente auténtica, ni popular, ni está avalada por un consenso nacional debido al desprestigio moral, cívico, ciudadano y político al cual están sometidos estos pequeños sectores contrarrevolucionarios. Por otra parte, los sectores intelectuales que sostienen supuestas posiciones centristas, son –según mi apreciación –minorías que han asumido posiciones confusas, con leguaje seudoliberal, pero además no arrastran grandes masas sociales e incluso muchas de sus propuestas son elitistas.
    En cuanto a los grupos pequeños de individuos, que se afilian en la llamada disidencia u oposición, aunque existen en la realidad porque son seres humanos, incluso reconozco que son seres sociales, están asesorados casi públicamente por las principales embajadas occidentales acreditadas en La Habana, o sea, lo que proponen políticamente para el futuro de Cuba no ha nacido auténticamente de sus puntos de vistas ni de su pensamiento colectivo; forma parte del guión –guión situacionista como dicen los propios teóricos de la tercera vía –que desde época de la guerra fría elaboran los órganos de inteligencia de las principales potencias capitalistas del mundo. Por eso sostengo que la oposición cubana no existe, no es real, es ficticia, no responde a intereses de sectores importantes de la población cubana. Se mueven en la telaraña de los intereses extranjeros.
    Segundo: pongamos un ejemplo concreto para tratar de llevar la teoría a la realidad objetiva que vive el cubano medio. El principal problema nacional a resolver y renovar por parte del pueblo cubano es, en estos momentos históricos, a mi modo de ver, garantizar la continuidad histórica de la Revolución, perfeccionando y actualizando nuestro modelo socialista que es auténtico, soberano, no ha sido impuesto desde el extranjero. Ha sido un modelo revolucionario reconocido internacionalmente, -incluso el propio ex Presidente Obama en el discurso ante el pueblo de Cuba –destacaba públicamente alguno de los logros de la Revolución. Voy más allá, aunque a muchos que se dicen ser centristas no les preocupa el futuro modelo de Cuba, la Unión Europea después de varios años de tensión ha reconocido que el modelo es viable –al fin lo ha reconocido –y está negociando con el gobierno cubano, representante legítimo de ese proyecto, acuerdos de cooperación. Y voy mucho más allá, al lado contrario: en el mundo existen políticos y grupos grandes de políticos que se oponen a la Revolución y no la reconocen. Esos ¿son centristas?. Está clara su posición. Atacan con todas sus armas culturales, ideológicas y políticas la esencia de nuestro modelo.
    Tercero: ¿Qué opciones o que programa político proponen los llamados centristas cubanos?, pero ¿Quiénes en la Cuba de hoy son los centristas o los representantes del llamado centrismo político? ¿Qué alternativas ofrece esa supuesta postura política para resolver el problema nacional cubano en la actualidad. Aquí hay que responder varias cuestiones.
    En primer lugar: nuestro problema nacional en la coyuntura actual –y lo sostengo nuevamente –pasa por la solución a la actualización de nuestro modelo socialista, que es la opción que reconoce la mayoría de los cubanos. Perfeccionar la democracia socialista cubana, perfeccionar la gestión empresarial y hacerla más eficiente son tareas esenciales en la actual coyuntura política cubana. Pero existen diversos criterios y fórmulas que se han puesto en el centro del debate, no en el centro del espectro político cubano, sino en el centro de las polémicas de la sociedad.
    Entre los diversos criterios consideramos los que ofrece nuestra vanguardia política, liderada por el Partido Comunista de Cuba, el Parlamento –Asamblea Nacional- , los diferentes sectores de la sociedad civil que en consenso han llegado a proponer la continuidad del socialismo cubano unipartidista, desde la dimensión política. Desde el ángulo económico además se ha promovido la apertura a las inversiones extranjeras, la coexistencia de diversos tipos de propiedad, y desde la perspectiva y diplomática el proceso hacia la normalización con los Estados Unidos sin ceder en nuestros principios.
    ¿Pero qué postura asumen los centristas ante los problemas anteriormente mencionados? Es difícil de contestar si pensamos que desde el centrismo político se promueve estar en el medio o en el “justo medio”. Ahora, en cuanto al problema de la concentración de la riqueza y la propiedad que en este contexto ha renacido. ¿Cuál es la posición del centrismo? El debate en el Parlamento sobre el tema mostró fisuras en el criterio teórico y metodológico del mismo. Por eso hay que continuar ganando en experiencia sobre la cultura del mismo. Como expresé en mi primer artículo: no temamos al debate y en este problema en particular, debemos reconocer que ya la concentración de la riqueza y la propiedad existen. Lo que debemos de regularla, normarla, sin mellar los ingresos honestos de miles de trabajadores particulares o cuentapropistas, o dueños de negocios que de forma responsable establecen su empresa y contribuyen a perfeccionar la economía, a producir riquezas y no solo concentrarlas. En este tema no debemos estar en el medio. Debemos reconocer que la actual apertura económica y la implementación de los mecanismos de mercado promueven la concentración de la riqueza y la propiedad, lo que debemos regularla a un nivel justo para productores y consumidores y evitar por todos los medios que se continúe polarizando algunos sectores de la sociedad.
    Este solo tema genera polémica y diferentes puntos de vistas. Ya nuestro Parlamento emitió su criterio. Yo acabo de emitir el mío. Debemos seguir debatiendo, pero pienso que no debemos quedarnos en el medio. No debemos titubear. No debemos darle la espalda a la realidad. La realidad hay que transformarla, modificarla en el sentido del concepto fidelista de revolución. Por eso considero que si queremos ayudar a nuestro país y perfeccionar el modelo socialista no es factible quedarse en el medio a la hora de opinar, aunque usted opine que pertenece al centro. Debemos ir a la raíz del problema, resolver el problema, pero siempre pensando en los intereses nacionales, no individuales.
    Desde esa dimensión y, políticamente hablando considero que el centrismo político en Cuba no es beneficioso, no es saludable. Y cuando expresé en mi artículo anterior que en el fondo no hay posiciones centristas en la política cubana me estoy refiriendo a la política autóctona, original, popular, la que nace del debate desde abajo como la que nace desde las instituciones establecidas para formular una política tanto interna como externa. La política cubana, la de la Cuba socialista, internacionalista y humanista no es centrista, ¡no que vá!, no se queda en esa posición, ¡jamás!. Desde Céspedes, el iniciador, Agramonte, Maceo, Martí, hasta Mella, Villena, Trejo, Pablo de la Torriente, Chibás, Fidel, el Che, siempre se han asumido posiciones profundas. Al final los políticos, los apolíticos, los centristas, los de derecha, los de izquierda, etc se quedan con una posición política que es la que lo llevará a formar parte de la historia.
    En Cuba hoy hay un gran debate. Y debemos ayudarnos para re-definirnos; o por el socialismo –perfeccionado, modificado, actualizado, con rasgos nuevos, con rasgos incluso de otro sistema –pero socialismo al fin, o por el capitalismo. Esa son las dos opciones, creo que no hay tercera opción o tercera vía. No impongo criterios, no escojo los dogmas, pero creo que el pueblo cubano sabrá elegir, y como dijo Martí en el famoso discurso del Steck Hall en Nueva York en 1880: “el pueblo, la masa….es el verdadero jefe de la Revolución”. Y los políticos o los que sostienen el peso de las decisiones políticas, nuestra vanguardia política está consciente de esta pauta martiana.

  • Rodolfo Crespo dijo:

    El centrismo, las transformaciones económicas en Cuba y la miseria de los intelectuales de “izquierda”
    Rodolfo Crespo (rodohc21@gmail.com)
    Con el pensamiento en Ana Belén Montes, porque tu lucha es nuestra lucha, porque tu resistencia es también el estímulo a nuestro quehacer, que lleguen a ti estas palabras y ¡hasta la victoria siempre compañera!.
    Para Humberto Pérez González que, como vocero integrante y confeso de esa nueva pequeña burguesía que surge en Cuba, hace gala del comportamiento que Lenin apreciaba en esa clase social cuando afirmaba que “caminaba hacia adelante pero mirando hacia atrás”.
    La burocracia [en los países socialistas] acabará transformándose en propietaria, porque “el privilegio sólo tiene la mitad del valor si no puede ser transmitido por herencia a los descendientes”, y porque “es insuficiente ser director de un consorcio si no se es accionista”. Leon Trotski. 1936
    “No sólo no soy moderado sino que trataré de no serlo nunca, y cuando reconozca en mí que la llama sagrada ha dejado lugar a una tímida lucecita votiva, lo menos que pudiera hacer es ponerme a vomitar sobre mi propia mierda” Carta de Ernesto Guevara a su madre. México, 15 de julio de 1956.

    En los distintos sitios web vinculados con Cuba (Cubadebate, La Pupila Insomne, Segunda Cita, On Cuba, Cuba Posible, pero también en Granma, órgano oficial de su partido comunista) se desarrolla una intensa lucha ideológica en torno a las transformaciones económicas que ésta lleva a cabo tratando de interpretar no tanto la trayectoria futura (que todos ya conocemos hacia dónde va) como la influencia en la orientación detallística de las mismas.
    Por el momento no se mencionan nombres ni de un bando ni de otro, no se acusa a nadie, ni se trata de responsabilizar a alguien, una muestra del relativo equilibrio y del delicado momento en que se encuentran las hostilidades, que acabarán sin duda rompiéndose, porque nunca el equilibrio es absoluto, éste jamás es estático, el equilibrio siempre es equilibrio en movimiento. Por tanto, en los tiempos futuros veremos una encarnizada batalla entre las fuerzas en pugna, hoy comedidas y calculadoras, aunque no necesariamente antagónicas en sus objetivos finales, como ya se vio en la ex Unión Soviética, y que seguramente coincidirá en el tiempo con la exactitud de un reloj, con la salida de escena de la octogenaria y nonagenaria generación que hizo la Revolución; por consiguiente, cuestión de escasos años, mientras seguiremos viendo a las fuerzas contendientes cavando trincheras, acaparando pertrechos, captando acólitos y alistando sus tropas en el campo de batalla para cuando llegue la ofensiva final1.
    El artículo que comentaremos (¿Contra «el centrismo» o contra una posición de izquierda militante pero realista y dialéctica?2) es una de las muestras de esos movimientos táctico-estratégicos y una de las últimas guindas de este férreo enfrentamiento, por el momento dialéctico. La publicación en cuestión es firmada por el ex ministro cubano de lo que hoy es Economía y Planificación, Sr. Humberto Pérez González, en el Blog Segunda Cita propiedad del cantautor cubano y no de los fundadores de la Nueva Trova en la Isla, Silvio Rodríguez.
    Tanto el sitio escogido para su publicación como el contenido vertido por Pérez González en el texto de opinión, aparecido en dicha página, no dejan neutralidad valorativa alguna; el Blog del cantante antillano tiene una feligresía forista fija, fiel, que le hace la “pelota” a su editor y donde el que quiera hacerse asiduo del mismo se le pide hasta la identificación personal, algo que lo hace endogámico; si a ello unimos que los post de opinión aparecidos en dicho Blog muestran una diversidad político-ideológica diversa (aunque, de muy leves matices), y su fundador dejó una frase lapidaria y para la posteridad (“Los ricos no tienen que dejar de serlo, sólo pensar un poco en los que no tienen su suerte. Perdón por la utopía, pero cualquier otro camino me parece injusto e infinitamente más doloroso”3) en una entrevista realizada por medio de correo electrónico (por éste motivo, pensada y meditada) para el diario socialdemócrata y de centro izquierda mexicano La Jornada, no hay dudas de ningún tipo de por qué el Sr. Humberto Pérez decidió escoger el Blog Segunda Cita, también acrónimo de un disco de la autoría de su dueño, para publicar su opinión sobre uno de los candentes temas de las transformaciones económicas en desarrollo en la Isla, a saber la no muy disimulada (aunque trate de camuflarse con una retórica de izquierda, marxista, socialista y comunista) introducción de métodos, formas de gestión, categorías y figuras económicas propias del capitalismo ninguna de las cuales tiene nada que ver con la edificación, ni tan sólo la innovación, de un sistema alternativo que saque al hombre de la prehistoria y que impida que unos ciudadanos se apropien del excedente producido por los demás. Esa es la verdadera cuestión que, por mucha palabrería, verbosidad y corrupción del lenguaje con que trata de envolverse es lo que se ve por todas partes.
    El artículo de González comienza con un tamaño de oxímoron que, por el método argumentativo empleado, enunciar siempre positivamente lo que intenta negar como excepción, dejaría boquiabierto en pleno siglo XXI al creador del mismo, el filósofo inglés John Locke4. Dice Humberto Pérez “Cierto es que el Capitalismo como sistema económico social es un sistema de explotación despiadado… Pero de esto a concluir que al Capitalismo hay que echarlo por la borda como un todo único e indistinto, despreciando todo lo positivo que ha creado y desarrollado a lo largo de la historia sobre todo en la esfera de la economía, hay un gran trecho”5; quien conozca algo la obra del “padre del liberalismo clásico” convendrá conmigo que el razonamiento embaucador, embustero y estafador al servicio de la burguesía de su época era más sutil, ingenioso e inteligente que el empleado por el economista cubano para defender los mismos intereses de esa clase social naciente en la Cuba de hoy.
    Aunque queda claro en su retórica el tratar de complementar la primera parte de su planteamiento con la otra que tiene un significado totalmente opuesto y contradictorio, hay que decirle al economista cubano, recordando al extinto José Luis Sampedro que “no es que el capitalismo sea malo, es que está agotado” y que “salvo por la técnica estamos en la barbarie”6, ¡aunque ni eso!, si somos consecuentes marxistas hay que considerar que la tentativa de mantener la producción capitalista, identificada solo con la técnica, y no cambiar más que la distribución y la circulación es pura falacia. De la misma manera, no es posible una abolición de la producción de plusvalía sin la abolición de la producción de valor. Esto exp1ica también por qué los marxistas de todas las tendencias han llegado tan rara vez a esta conclusión teórica: estaban casi siempre empeñados en ver ya en acto la abolición de la producción de plusvalía en algún lugar del mundo, pero evidentemente sin poder afirmar que en el país en cuestión ya no existía el valor, con lo cual no se si como medida transformadora vale la pena dicha abolición.
    Más adelante, Pérez González acude a Lenin, el más grande líder político y revolucionario que ha conocido la historia de la humanidad junto a Trotsky (cuyo asesino jadeante y confeso se paseó por las calles de La Habana, acogido y protegido por los fundadores históricos de la Revolución Cubana, alguno de los cuales ya han muerto sin siquiera disculparse por ello), para defender la introducción del taylorismo en Rusia como forma de organización (y extenuación de los trabajadores en el trabajo en cadena, no lo olvide el Sr. Pérez González) de las plantas productivas también en las empresas socialistas. Me imagino que ya hoy el Sr. Pérez agotado el fordismo como “paradigma tecnológico” se auxilie en el toyotismo y desestime las “recomendaciones” de Lenin sobre la fórmula que Henry Ford encontró más efectiva para organizar la producción, de forma tal que le permitiera extraer una mayor cuota de plusvalía en las condiciones de un mercado en expansión, escenario abierto tras la enorme destrucción de fuerza de productivas y la ofrenda al capital de 60 millones de muertos tras concluir la segunda guerra mundial; aunque tampoco imagino que el Sr. Pérez, tan hábil en recoger todas las “buenas nuevas” del capitalismo para edificar el socialismo acuda al “esquema de producción flexible”, “posfordista”, que en respuesta a un mercado deprimido se atribuye su innovación a la firma japonesa Toyota el carácter de pionera, puesto que hoy en día ni fordismo ni toyotismo tienen cabida, ya que la especulación tiende a convertirse en la relación económica dominante del proceso de “valorización” del capital financiero, la forma preponderante de realización de la reproducción ampliada del capital transnacional, en esa línea si nos atenemos a las consejos del Sr. Humberto Pérez tan ducho en llevar para Cuba los últimos “logros” del capitalismo tendremos dentro de poco una Bolsa de Valores en La Habana, algo que no es de extrañar si tomamos en cuenta que la China comunista, como los cubanos la consideran (para nosotros la segunda potencia capitalista más importante del mundo), tiene uno de los más importantes y decisorios centros financieros del mundo en su bolsa de Shangai.
    Todas las citas aisladas que toma Humberto Pérez de la obra de Lenin se refieren al terrible período que siguió al triunfo de la revolución (agresión extranjera y aplicación forzosa de la Nueva política Económica) cuando tampoco había muchas opciones, ¿Por qué no toma esta otra cita, también de Lenin, para afirmar lo contrario, “en la fuerza de la costumbre, en la fuerza de la pequeña producción. Porque, desgraciadamente, queda todavía en el mundo mucha, muchísima pequeña producción, y la pequeña producción engendra capitalismo y burguesía constantemente, cada día, cada hora, espontáneamente y en masa”?. No es decente tomar frases de Lenin sin conexión alguna para afirmar que uno de los más grandes pensadores anticapitalistas que jamás haya existido, también sirve de referente como una de las fuentes teóricas de extracción de aspectos del capitalismo para construir el socialismo.
    ¿No se da cuenta el Sr. Humberto Pérez que en la búsqueda de “los avances del capitalismo en la esfera de la organización económica que debían ser tenidos en cuenta en la construcción del socialismo” hay algo muy iluso, algo que no entiende el drama de quien llega tarde a un modelo enfermo, caduco y que esta de salida? ¿usted no sabe que el capitalismo, con toda su economía de mercado y sus valores egoístas e insostenibles es una civilización en quiebra? ¿o hay que personárselo y considerárselo un simple lapsus, al no haber vivido las penurias del capitalismo ni sentido las estrecheces del socialismo dada su condición de burócrata integrante de la más alta nomenklatura del estado cubano?.
    En cuanto a la historia de la Unión Soviética (en la que Cuba se fijó mucho) no hay que idolatrarla tanto, la única posibilidad de participar en la “modernidad” en una posición no completamente subordinada era una autarquía forzada: un espacio protegido de toda competencia exterior debía permitir el desarrollo de un capitalismo local. Eso fue, en efecto, lo que ocurrió en Rusia, en China y en muchos países de la periferia del sistema-mundo capitalista. La “construcción del socialismo” en Rusia no era ni una tentativa, que finalmente habría fracasado, de construir una sociedad emancipada (como afirmaban sus partidarios), ni la loca ambición de realizar una utopía ideológica (como querían creer sus críticos burgueses), ni tampoco una “revolución traicionada” por la nueva burocracia parasitaria (como proclamaban sus críticos “de izquierdas”). Era sobre todo una “modernización tardía” Sr González en un país atrasado.
    La mercancía, el dinero, el valor y el trabajo abstracto no solo no se abolieron en la Rusia socialista, sino que se trató de desarrollarlos hasta los niveles occidentales suspendiendo el libre mercado. La economía mercantil no fue superada, sino que tenía que ser dirigida por la “política”. En Rusia se repitió una especie de “acumulación primitiva” que implicaba la transformación forzosa de decenas de millones de campesinos en trabajadores de fábrica y la difusión de una mentalidad adaptada al trabajo abstracto.
    Al principio los éxitos fueron notables y, en poco tiempo, la Unión Soviética se convirtió en la segunda potencia industrial del mundo. Las “democracias occidentales” se declaraban horrorizadas por los métodos con los que se había alcanzado ese resultado. En realidad, no deberían haber visto en ellos más que un resumen concentrado de los horrores de su propio pasado. La atrasada Rusia había repetido en algunos años lo que en el Oeste había llevado siglos. En efecto, el establecimiento de la “libre” economía de mercado se había llevado a cabo también en Occidente mediante el terrorismo de Estado, los trabajos forzados, el militarismo, la destrucción de las tradiciones, la condena de los campesinos al hambre y la supresión de las libertades individuales. El Occidente llamado “libre” hubiera debido reconocer en los comunistas países del Este el reflejo de sus propios orígenes, aunque ni de un lado ni del otro se quería admitir este hecho.
    Cuanto más avanzada estaba la evolución del mercado mundial y más atrasados estaban los países en cuestión conforme a los criterios capitalistas, más violentos, e incluso delirantes, eran los métodos empleados. La ideología socialista no era más que una justificación paradójica para introducir más rápidamente las categorías capitalistas en países en los que éstas estaban en gran medida ausentes. En lugar de “emancipar” al proletariado, primero fue preciso crearlo de la nada.
    El “socialismo real”, el que realmente ha existido en todas partes, es preciso recalcarlo jamás fue ni ha sido una “alternativa” a la sociedad mercantil, sino una rama muerta de esa misma sociedad, una nota a pie de página de su historia. Por esta razón, no podía superar su contradicción de fondo: aspiraba a regular de manera consciente el automovimiento del valor y del dinero, que es ciego por naturaleza. Se trataba pues de una sociedad basada en la mercancía y el valor que al mismo tiempo había abolido la competencia, que en una sociedad mercantil adapta la producción a las necesidades sociales. Esta fue, en última instancia, la causa de todas las insuficiencias de la economía soviética y de todas aquellas que se han esforzado en “construir” el socialismo: una producción que no tenía en cuenta ni la calidad ni las necesidades, una gran dificultad para enviar los recursos allí donde resultaban útiles, un bajo rendimiento del trabajo, etc. Finalmente, la “revolución microinformática” y la “financiarización” en Occidente a partir de los años setenta hicieron su trabajo, haciendo insuperable el abismo entre el Este y el Oeste, y el llamado “campo socialista” colapsó, pero a diferencia de lo que pensaban los vencedores, el hundimiento de los países del Este no significó la victoria definitiva del capitalismo occidental. Constituye más bien lo contrario, una nueva etapa en la crisis mundial de la sociedad mercantil. Se ha roto otro eslabón más de la cadena7.
    Todo este atropellado recorrido histórico es para darle un consejo Sr. Pérez: en los años que le quedan mejor ocúpese de razonar en cómo crear una alternativa al capitalismo antes de seguir hurgando en qué cosas del mismo es factible llevarle a un pueblo como el cubano, cuya resistencia ha sido tan estimulante para todos nosotros y el mundo y que, por consiguiente, merece algo mejor. Suplantar la magia de la planificación por la magia del mercado, o como decía el compañero Fernando Martínez Heredia, “el socialismo economicista no podrá darle una salida socialista y eficaz a la situación actual”8, por cuanto que el mercado en líneas generales (y esto debiera quedar claro para todos los cubanos) no resultará un instrumento de bienestar económico más eficaz para Cuba de lo que ha sido la planificación, puesto que las principales dificultades económicas de la mayor Isla caribeña han provenido, aún provienen y previsiblemente aún provendrán, no de sus mecanismos económicos internos, sino de su posición estructural en la economía capitalista mundial, como parte integrante de su vasta y extensa área periférica, y esa ubicación ocupando los peldaños más bajos en la producción de valor en la única división internacional del trabajo que existe, la capitalista, lamento decirle que no va a cambiar mucho.
    No contento con llevar los aspectos “positivos” del capitalismo para Cuba, el Sr. Humberto Pérez, señala los países y regiones en los cuales Cuba debe fijarse como modelo a imitar, y así enuncia los países nórdicos: Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, aunque no tiene la más mínima vergüenza de considerar la experiencia “incluso de países imperialistas con una propiedad pública significativa”9 (¡sic! países imperialistas). No sabe el Sr. Pérez que la cuestión del capitalismo no es sólo un asunto relacionado con la propiedad. De hecho, advertimos que cada vez existen más sujetos de mercado que reúnen en sí mismos las categorías lógicas del propietario de los medios de producción y del asalariado: en el marco del enorme aumento del número de los trabajadores “autónomos” (Trabajadores por Cuenta Propia en Cuba), que en ciertos países ya son más numerosos que los asalariados, esta figura del autoexplotado ha conocido una gran difusión. Entre los asalariados que siguen en su sitio, muchos defienden efectivamente sus “intereses” matándose a trabajar para mantener la “competitividad” de la empresa donde tienen su “puesto”. La “autogestión obrera” ha encontrado finalmente su cruel parodia en la idea de una “democracia de los accionistas”, es decir, de un universo de asalariados que, remunerados con acciones, se convertirían colectivamente en “propietarios de sus empresas”, haciendo realidad la asociación perfectamente lograda entre el capital y el trabajo”. Uno se puede imaginar, al menos en el plano lógico, una sociedad capitalista en la que la propiedad de los medios de producción estuviese distribuida entre todos los sujetos en lugar de estar concentrada en unas pocas manos. El fundamento de esta sociedad es la relación de apropiación privada, no el número de propietarios. La “democracia de los accionistas” no existirá jamás, pero su sola posibilidad demuestra que el conflicto entre trabajo y capital no constituye el corazón de la sociedad capitalista.
    Pero veamos los países del norte de Europa y sobre todo aquellos de los que se hablan maravillas de lo bien que lo hacen con sus respectivos Estados del Bienestar, miremos más a fondo esos supuestos paraísos nórdicos del bien hacer que nos propone el Sr ex ministro de Economía y “comunista” cubano Humberto Pérez. En primer lugar, veremos que son enormemente energívoros (cosa que Cuba no tiene mucho); en segundo lugar, la inmensa mayor parte de sus ingresos provienen de actividades que poco tienen que ver con el consumo energético y sí mucho que ver, quizá con el hecho de que obtienen buena parte de sus ingresos de expoliar con transnacionales (las mismas con que sueña Pérez González) al resto del mundo, al que expolian financieramente porque son países enormemente capitalistas. En el caso de Noruega, si en energías renovables tienen un gran aporte, se lo deben más a la naturaleza que a la tecnología, pues su privilegiada situación hidroeléctrica, de la que obtienen prácticamente toda su electricidad, no es sencillamente extrapolable al resto de los países del mundo, y por supuesto tampoco a Cuba. Por favor, Sr Pérez, no busque usted otras vías de escape que también son caminos muertos.
    A fines del siglo XVIII e inicios del XIX Don Francisco de Arango y Parreño, la mentalidad burguesa más grande que ha dado la Isla de Cuba y acaso la península Ibérica en todos los tiempos, porque en aquel entonces no existía aún Cuba como nación, se dio a la tarea de recorrer el mundo y llevar para la mayor isla de las Antillas (que era una parte más de su España) los principales avances que se habían obtenido en el campo de las ciencias, la Física, la Química, la Botánica, etc., etc., (lo mismo que quiere hacer ahora el Sr. Pérez González, pero con los supuestos “avances” del capitalismo). En su empeño, éste pionero también llevo a Cuba una Escuela de Economía Política que, sin embargo, desapareció tan rápido como casi recién fundada, porque los azucareros cubanos (el mismo Arango, propietario del Ingenio azucarero más grande del mundo en su época, “La Ninfa”, donde su imperturbable frialdad de hombre económico le llevó a realizar el corte de la caña casi exclusivamente con mujeres esclavas) necesitaban como propietarios de esclavos, el medio de producción fundamental por excelencia, “una especial economía política burguesa-esclavista que jamás se escribió…aunque a la larga [les fue útil], incapacitados por sus contradicciones de construir un cuerpo de doctrinas positivas, solo pudieron fijar las normas negativas. La sacarocracia supo, concretamente lo que no quería saber”10. Espero que el Sr. Humberto Pérez, que está lejos de poseer la genialidad sin paralelo que en su época tuvo Arango, no tenga que llegar a experimentar las categorías económicas del capitalismo en Cuba para darse cuenta que, como decía el Che, se puede llegar a un callejón sin salida “persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo (la mercancía como célula económica, la rentabilidad, el interés material individual como palanca, etcétera)…”11, porque la cuestión no es la técnica ni el método de gestión, sino las relaciones económicas de producción de que se trate; le recuerdo al Sr. Pérez que los herederos de Francisco de Arango y Parreño en la década de 1860 ya no solo no tenían cátedra de Economía Política, sino que de tantos inventos que quisieron llevar a Cuba terminaron recomendando vender la caña ¡en trozos!, porque ni siquiera hecha guarapo que es el jugo de la caña (ya que éste al momento de extraído comienza a sufrir una rapidísima alteración química y pierde su contenido de sacarosa) era factible venderla, y todo porque eran esclavistas que querían traer los adelantos del capitalismo que no le valían para nada, puesto que eran irreconciliablemente incompatibles entre sí, igual que el capitalismo y el socialismo Sr. Pérez. Lea la historia que le puede ser útil porque, sí no quiere meter el capitalismo en Cuba utilizando subterfugios como los que plantea en su artículo y de verdad quiere construir el socialismo, en el régimen capitalista no va a encontrar ABSOLUTAMENTE nada para ello.
    Finalmente llega usted al Che Guevara, el paradigma de los anticapitalistas y antisistemas del mundo, buscando algo que pueda legitimar ante el pueblo cubano sus ideas de llevar lo “mejor” del capitalismo a Cuba, pero no lo ha encontrado, ha mentido como un bellaco porque a pesar de haber ofrendado su vida peleando en otras tierras que reclamaban el concurso de sus modestos esfuerzos, ¡tan sólo a los 39 años de edad!, por tanto, con toda otra más que media vida por delante, para madurar aún más su pensamiento y acción, el Che Guevara con lo que hizo y dejó escrito es el arquetipo y ejemplo del anticapitalista por antonomasia. ¿o no le basta a usted el sólo hecho de haber manifestado que “toda nuestra acción es un grito de guerra contra el capitalismo”12?
    Sin embargo, usted ha tenido suerte Sr. Humberto Pérez González, porque si el Che estuviera vivo y llega a conocer el objetivo con que usted lo utiliza en el artículo de marra, no creo que le hubiese cortado la cabeza por difamar y decir cosas que él no dijo, porque el Che era ante todo una persona profundamente humana que lo movían grandes sentimientos de amor, pero y permítaseme parafrasearlo, lo menos que hubiese podido hacer al enterarse de su “fulgurante y luminoso” escrito es comenzar a vomitarse sobre la pestilente y hedionda mierda13 que exhala del mismo, y con él toda esa producción teórica del conjunto de la “izquierda militante pero realista y dialéctica” que vos, con la anuencia del Blog de Silvio Rodríguez, la procapitalista y restauradora web Cuba Posible y alguna otra más, dice representar.
    Notas:
    1. La frase de Pedro Monreal en su Blog de reciente creación a uno de los que al parecer milita en el “bando opuesto” (Elier Ramírez Cañedo) lo dice todo de por dónde van y hacia dónde se dirige la sórdida lucha “Estoy seguro de que entiende que este debate apenas está comenzando. Mucho desearía que el debate se conduzca de manera constructiva”. ¿Tarjeta roja para el “centro”? Comentando un texto de Elier Ramírez Cañedo.https://elestadocomotal.com/2017/07/21/tarjeta-roja-para-el-centro comentando-un-texto-de-elier-ramirez-canedo/ aunque también en https://elestadocomotal.com/2017/07/20/debates-en-cuba-ideologia-sin-proteinas/
    2. Pérez González, Humberto. ¿Contra «el centrismo» o contra una posición de izquierda militante pero realista y dialéctica?. Blog Segunda Cita, 11 de julio 2017. http://segundacita.blogspot.com.es/2017/07/contra-el-centrismo-o-contra-una.html
    3. Soñar con imposibles es posible; ignoro si aferrarse tenga sentido. Entrevista concedida por Silvio Rodríguez a La Jornada previo a la presentación de su Gira Interminable en México. 1 de marzo de 2014. http://www.jornada.unam.mx/2014/03/01/espectaculos/a07n1esp
    4. Locke comienza siempre con una premisa mayor extremadamente honesta, aceptable por todos que, sin embargo, terminará por negar durante el curso de su estrategia retórica. Como parte de su táctica, Locke introduce sutilmente su premisa menor, que invierte la posible conclusión que se hubiera inferido de la premisa mayor.
    5. Ibídem. http://segundacita.blogspot.com.es/2017/07/contra-el-centrismo-o-contra-una.html
    6. José Luis Sampedro Discurso de investidura como doctor honoris causa por la Universidad de Sevilla abril de 2009. http://www.publico.es/actualidad/sampedro-no-capitalismo-sea-malo.html
    7. Fue el profesor norteamericano Immanuel Wallerstein (que sepamos jamás publicado en una imprenta cubana, pese a haberse publicado más de un billón de libros desde el triunfo de la revolución en 1959) el primero en afirmar en la década de 1970 que en realidad NO existía ni ha existido nunca un sistema socialista mundial, a lo sumo podíamos hablar de un sistema sociopolítico distinto. Un resumen de cuya posición puede verse en Mitos del sistema-mundo capitalista/“moderno” punto 2. Existió (en su momento se dijo existe) un sistema socialista mundial, distinto, contrapuesto y alternativa al capitalismo.
    8. Martínez Heredia, Fernando. Artículo citado. Rebelión 3 abril 2014. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=182853&titular=%93ning%FAn-lenguaje-es-inocente.-el-inocente-es-uno-si-se-lo-cree%94-
    9. 4. Ibídem. http://segundacita.blogspot.com.es/2017/07/contra-el-centrismo-o-contra-una.html
    10. Manuel Moreno Fraginals. El Ingenio T. I pág 153-154. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana 2014. El Ingenio fue alabado por el Che Guevara quien al terminar de leerlo expresó que no recordaba “haber leído un libro latinoamericano en el cual se conjugara el riguroso método marxista de análisis, la escrupulosidad histórica y el apasionamiento, que lo torna apasionante”. Lo que no pudo adivinar Che fue que este elemento concluyó su vida como un degenerado intelectual, que terminó afirmando aberraciones históricas como que “uno de los axiomas inviolables de Estados Unidos ha de ser su concepto de América para los americanos que no necesariamente ha de ser interpretado como América para los norteamericanos”. Hay que ser muy canalla para afirmar eso.
    11. Ernesto Che Guevara. El socialismo y el hombre en Cuba. 1965. https://www.marxists.org/espanol/guevara/65-socyh.htm subrayado nuestro.
    12. Ernesto Che Guevara. Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental
    13. La frase del Che Guevara es la que aparece encabezando el presente escrito.

    • andres dijo:

      Apretate Rodolfo.

  • Ernesto Estevez Rams dijo:

    Por segunda vez a ver si tengo mas suerte.

    La frase de «Con todos y para el bien de todos» incluia a los autonomistas, eso parece no tener la menor discusion. De hecho incluia a los espanholes y a los anexionistas. En el contexto historico en que Marti desenvolvia su labor de organizar la gesta independentista sobre bases mas solidas que la guerra de los diez anhos, ponia especial empenho en demostrar que la guerra de independencia era inevitable y necesaria para el interes de todos. En su batalla sin cuartel contra las ideas autonomistas y anexionistas ponia especial empenho en «combatir el pecado sin mencionar al pecador». Marti veia la batalla contra autonomismo y anexionismo una batalla contra ideas no contra personas. Su empenho era derrotar las ideas y sumar a los que las profesaban. Eso no se logra lanzando etiquetas a diestro y siniestro, sino con la grandeza de saber combatir sin dejar de dialogar, sumar sin dejar de denunciar.

    En la republica a medias, tambien adoptaron posiciones neocoloniales reconocidos independentistas. No olvidemos quienes fueron los primeros presidentes. No olvidemos a los generales de la independencia que en la Republica y como presidentes, borraron su lugar anterior en la historia para escribirse uno nuevo bastante triste. La historia se asume como es, con toda su complejidad, con sus luces y sus sombras, hay que hacerlo para entenderla a cabalidad. No reduzcamos la historia a una caricatura para adaptarla en funcion de una posicion en un debate.

    La maquina de fango ha actuado a la redonda, no ha dejado limpio ni unos, ni otros. No se puede pretender decir que la maquina de fango se desato contra Ubieta e Iroel e ignorar que antes andaba tirando fango tambien al otro lado. Es deleznable y asqueroso comparara a Ubieta e Iroel con Polpot como ha hecho un periodista que debia conocer mejor su oficio. Tambien es deleznable aprovechar un libro para lanzar ataques contra personas y proyectos que no tienen nada de centristas y se declaran abierta y enfaticamente revolucionarios y socialistas. Los epitetos no han sido de un solo lado.

    No se puede acusar al otro de usar epitetos como «censores ideologicos» y «estalinistas», en el mismo texto donde el autor calificaa otros de «los oportunistas», «resentidos» y “conversos”. No se puede acusar al otro de lo que uno mismo hace. La etica revolucionaria debe estar por encima de la del enemigo, es la unica arma que tenemos y debemos defenderla a todo precio.

    En la Cuba de hoy es improbable el regreso al quinquenio gris pero eso no quiere decir que no ocurran micro quinquenios grises localmente. Determinadas personas en posicion de autoridad frente a otros que usan las etiquetas para censurar y sancionar a los molestos, para evitar debates y criticas, para silenciar denuncias y argumentos. Eso preocupa y se denuncia y debe ser combatido por todos y en primer lugar por los revolucionarios.

    La Revolucion no es patrimonio de nadie, es de todos los que la habitan y la hacen. Nadie tiene el derecho de monopolizarlo para secuestrarlo y educirlo a su vision. Fidel no hizo eso. Fidel sumo, sumo, sumo. Eso lo hicieron los Escalantes, que refugiado tras el traje de la «pureza revolucionaria» acuso a Fidel de ser pequenho burgues y no un verdadero comunista. No se puede tolerar que tras la critica al centrismo, se refugie un intento similar de sectarismo.

    «Con todos y para el bien de todos» No, con quien piense como yo y para el bien de quien piense como yo. Esta sociedad tiene que dar oportunidad a todos, incluyendo al que no este de acuerdo con ella. En eso estriba su grandeza y su justeza. En Cuba todos tienen salud publica, educacion, derecho al trabajo, asistencia social, derecho al deporte, derecho a ser protegido con independencia de su criterio ideologico y su posicion politica. Cuando hemos olvidado ese principio, hemos errado. Cuando Fidel visitaba a los prisioneros de Giron, se preocupaba si los habian alimentado bien, si se les habia atendido correctamente por los medicos, nunca los ofendio, ni los humillo.

    Aprendase de la etica de la Revolucion. El ser humano que sabia mas de esta Revolucion dijo que nuestro mayor error fue creer que sabiamos que era el socialismo. Si el dijo eso, entonces tengamos la humildad de admitir que se puede estar errado y hay que oir a los demas, hay que oir a todos los que aporten. Ideas frente a ideas, no acusatorios y etiquetas.

  • Alden Hernández dijo:

    Enhorabuena Rodolfo por su elocuente y anticapitalista texto, y gracias por la mención a la compañero Ana Belén Montes. Su liberación debe ser una tarea de todos los progresistas del mundo y algo de todo el pueblo de Cuba

  • el electron dijo:

    Basta ya de hablar de «centrismo», de lo que se tiene que hablar es de Pueblismo, lo que se necesita verdaderamente es de contar con el Pueblo para que se realicen los cambios que necesita el Pueblo, verdadero protagonista de esta Revolución y aséptico a los intereses mezquinos que muchos quieren mantener a ultranza de todo.

  • PACHULI dijo:

    EN EL HUECO DE LA AGUJA

    Toda la vida viendo las pinturas rupestres,
    en las paredes del hueco de la aguja,
    sin llagar a pasar al otro lado;
    Empujándome para no volver atrás.
    No es fácil ver siempre la luz a la distancia,
    y no poder tocarla.
    Quizás porque pasar al otro lado,
    es como caer al vacío.
    porque, se me acaba el piso que sé pisar,
    porque, además parece ser el más firme.
    En este entorno de tembladeras y arenas movedizas,
    mejor que me entierren en tierra firme,
    que parece ser el de esta isla.
    ¡Me quedo con los ciclones!

  • jpuentes dijo:

    Estimado periodista: yo creo que el debate siempre va hacer bueno. Vulgarizado o no, siempre va hacer bueno. Este es un debate que a poco se ha puesto en la palestra publica. Y es normal que se vulgarize, porque son precisamente los medios los que no lo promulgan bien. Publicar uno o dos articulos de este tema no es promulgar. Los medios no solo tienen una misión que es la de informar, sino también la de educar. Y este no ha sido, hasta el momento, un tema recurrente, cuando hace mucho rato que debería serlo. Este debate debería ser el mas importante y el mas intenso de los ultimos años. Intenso sí, porque en nada se parece al debate desatado cuando el nacimiento de la republica, ni cuando la decada de los ´70. Este es un debate donde confluyen una corriente despolitizadora que ha sido el remanente cultural mas importante de una epoca de crisis. Una corriente, por demas, inédita. Espacios hay y bastante para la concurrencia. Lo que hace falta que el el debagte emerga como un debate inteligente. Cree usted, periodista, que los medios tengan a bien colaborar con ese tipo de debate?.

  • jpuentes dijo:

    Hablemos pues conceptos: Este pais ha pasado por tres etapas conceptuales del Socialismo: “Construcción del Socialismo” (1961-1993), “Nuestro Socialismo”, (1994-2010), “Un socialismo prospero y sostenible” (2011-presente). En la primera: bloqueo, actividad ilicita contra el Estado, bonanza economica, copia del modelo socialista de la URSS, inmovilismo, problemas migratorios, rectificación de errores, reforma constitucional, burocracia, centralización, gratuidades. En la segunda: bloqueo, crisis economica, influencia de la crisis en en pensamiento y en la cultura de la nación, problemas migratorios, burocracia, centralización, gratuidades, doble moneda. En la tercera: bloqueo, conceptualización y reactualización del modelo social, politico y economico, inversión extranjera, reforma migratoria, eliminación de gratuidades, alta actividad diplomatica, restablecimiento de las relaciones diplomaticas con los EU, mayor participación ciudadana, menos burocracia, menos centralización, cooperativismo, baja actividad legislativa, lo individual ya no se vé como un comportamiento burgués sino como parte inseparable del desarrollo. Nos estamos acercando a una nueva interpretación del socialismo. Se avanza en algunas cuestiones pero estamos estancados en otra, se mantienen las conquitas sociales en la salud y la educación. Se avanza en las relaciones exteriores, en la eliminación de la burocracia y en la descentralización (debe llegar al municipio). Se estanca la actividad legislativa y la eliminación de la doble moneda. Se precisa de reformas constitucionales y hay que seguir avanzando en el marco legal de la inversión extranjera. Estancada las nuevas y buenas practicas gerenciales y la atención a la cultura organizacional y de servicios. Persisten prejuicios entre las relaciones de las fuerzas productivas privado-estatal. Existen problemas en las relaciones de producción y productores campo-ciudad. Se me queda algo? Entonces periodista reencante usted a los rezagados en el pensamiento. Reencantemolos con la mejor arma: la cultura.

  • aleida gutierrez dijo:

    Dos cuestiones han dejado claras los que se defienden de la etiqueta de centrismo: que están por la transformación del regimen político en Cuba, lo que quiere decir claramente ir a una democarcia burguesa; y que han recibido financiamiento extranjero, asunto al que algunos foristas restan importancia. Aquí aparece una debilidad de algunos participantes en el debate:no mencionar claramente estos dos asuntos y «quedarse» en el tema, legítimo, pero para nada concluyente, de la necesidad de seguir debatiendo. La argumentación de Elier -y de Ubieta- plantea, precisamente, este punto de vista, y los que les impugnan, se lo saltan olímpicamente.

  • sergio dijo:

    ELIER,UBIETA CON IDEOLOGIAS NO SE GANA LA PELEA,EL PUEBLO CUBANO EN SU INMENSA MAYORIA NO ACEPTARÁ NUNCA NI CENTRISMOS,NI ANEXIONISMOS NI NADA PARECIDO LO QUE HACE FALTA ES CENTRARSE EN RESOLVER LOS PROBLEMAS DEL PUEBLO ESOS POR LOS QUE SUFRE A DIARIO,LA ALIMENTACION,EL SALARIO,EL TRANSPORTE,LOS TRAMITES QUE LA INCOMODAN Y NUNCA SE SIMPLIFICAN AL CONTRARIO,LA MENTIRA,LA DESINFORMACION,EL DISCURSO QUE NADIE CREE,EL TEQUE,LA MUELA,LOS ANALISIS,LAS COMISIONES,TODO ESO QUE ES IMPRODUCTIVO,EL PUEBLO NECESITA VER CAMBIOS EN LA MESA Y EN EL BOLSILLO,LO OTRO ES SECUNDARIO,LOS IDEOLOGOS NO VAN A RESOLVER EL ASUNTO,ESTAMOS EN EL FONDO HACE RATO Y SIN SOGA PARA SALIR.LO OTRO ES MENTIRA.SI QUIEREN LO PUBLICAN.

  • sergio dijo:

    RODOLFO CRESPO,ESE ESCRITO ES LO QUE ABORRECE AL CUBANO DE A PIE.TIENES QUE LEER EL COMENTARIO DE REVENGE DETENIDAMENTE Y TE DARAS CUENTA QUE LO IMPRESCINDIBLE PARA EL PUEBLO ES QUE EL ESTADO GANE EN CREDIBILIDAD,ALGO QUE SE PERDIO,SON MUCHOS AÑOS EN LA SOSOBRA,CON DISCURSOS,ANALISIS,COMISIONES,CONGRESOS,ESTUDIOS EN FIN LO DE NUNCA ACABAR Y EN RESUMEN EL PROBLEMA ALIMENTARIO NO SE RESUELVE,COMO NUNCA ACABAREMOS CON:
    1-LA MENTIRA.
    2-EL DOBLE DISCURSO.
    3- LOS LEMAS,FANFARRIAS,CONSIGNAS.
    4-LA CORRUPCION QUE CADA DIA GANA MAS TERRENO.
    5-LA BUROCRACIA QUE CRECE CADA DIA.
    6-LA INDISCIPLINA EN TODOS LOS SENTIDOS.
    7-EL PAPELEO QUE ASFIXIA AL SECTOR EMPRESARIAL Y SIGUE CRECIENDO.
    8-LA INCOMPETENCIA DE LOS DIRIGENTES.
    9-LAS PLANTILLAS INFLADAS.
    10-EL SOCIOLISMO.
    11-EL BLOQUEAR COMENTARIOS COMO ESTE QUE ES CASI SEGURO QUE NO SE PUBLIQUE.
    EN FIN TODO ESTO SE DEBE RESOLVER PERO NAIDE CREE QUE ASI SEA,SON MUCHOS AÑOS CON LA MENTIRA Y LA JUSTIFICACION DE TODO LO MAL HECHO CON EL BLOQUEO CUANDO EL INTERNO HACE MAS DAÑO.CRESPO DE NADA VALEN LAS PALABRERIAS Y POLITIQUERIAS CUANDO EN LA MESA HAY ARROZ Y HUEVOS.

    • Juana Lopez dijo:

      El mejor comentario. Sin pelos en la lengua y a modo de síntesis este comentarista ha dicho lo que el cubano de a pie vive día a día. Gracias por su comentario!!

    • camino correcto. dijo:

      Gracias Sergio usted tiene 100% la rrazon.

  • sergio dijo:

    EN TODOS LOS IMPERIOS EXISTIERON LOS TRAIDORES Y LOS ANEXIONISTAS,NO CREO QUE NUESTRO PROBLEMA PRINCIPAL SEA ESE EL PUEBLO DE CUBA ES EXTREMADAMENTE PATRIOTA Y REVOLUCIONARIO,GRUPUSCULOS SIEMPRE EXISTIRAN.LO QUE SI ESTA CLARO ES QUE EL PUEBLO ESTA CANSADO DE AÑOS TRAS AÑOS VER LOS MISMOS PROBLEMAS SIN SOLUCION,LA ALIMENTACION,EL SALARIO,EL BUROCRATISMO,EL PAPELEO,EL REUNIONISMO,EL DOBLE DISCURSO,LA DEJADES,LA INERCIA,LAS FALSAS PROMESAS,LA MENTIRA ESO ES LO QUE INCOMODA AL PUEBLO,AL DE A PIE,AL CUBANO DE ABAJO,ES HORA DE AL MENOS INTENTAR SALIR DEL FANGO,NADIE VE COMO SE DICE LA LUZ AL FINAL DEL TUNEL.EL PUEBLO NECESITA LA VERDAD,LOS RESULTADOS EN EL BOLSILLO Y EN LA MESA,LO OTRO ES POLITIQUERIA BARATA DE LA QUE YA SE ESTA CANSADO.SI QUIEREN LO PUBLICAN.

  • jpuentes dijo:

    Elier: Este debate y estas diferencias de opinión que algunos llaman de «derecha» tiene también su genesis en un pensamiento reformulado en epoca de crisis, no sólo de la crisis cubana de los ´90 sino de la crisis del socialismo tal y como la conocieron o mejor dicho la leyeron los que se formaron en esa epoca y algunos que sí la conocieron pero que no poseian las herramientas culturales para llevarse la opinión que aduce este articulo. Es ahí donde entra a jugar el papel de los medios en el contexto educativo, y en especial el papel de la cultura. No se puede reencantar a un los grupos de personas sino se eliminan y a la vez producen el impacto necesario y esperado, soluciones fácticas a los problemas que contribuyeron a la crisis del socialismo en la segunda mitad de los ´80 y principios de los ´90 en la cuna del socialismo mundial: europa y que fueron practica común copiarlas hacia el contexto cubano y que ademas también en la segunda mitad de los ´80 se copió hasta el inmovilismo que caracterizó a estos modelos socio-politicos. Es verdad que no es posible importar «ideas y símbolos del capitalismo» hacia el socialismo. Pero los sistemas sociales se componen de subsistemas. Ir a lo particular (subsistemas) para comprender mejor lo general (el sistema) es una aptitud positivista. Aunque, obviamente, el pensamiento holistico, tan poco comprendido es una cuestión cultural y educativa que los medios deben contribuir a su promulgación. Pero el debate, Elier, es importante siempre y cuando seamos capaces de argumentar, demostrar, persuadir, convencer. Escriba por ejemplo, lo que usted piense de los comentarios aquí expuestos. Participe del Debate.

  • Luis Echeverria dijo:

    ¡Contundente Rodolfo!, porque como decía el Che al imperio (y sus lacayos) no se le puede dar ni un tantico así. Excelente el artículo de Elier y brillante también los de Ubieta. Los tres textos dignos de admirar y no lo tiene fácil la contrarrevolución disfrazada de piel de cordero, y no lo olviden no cejaran en el empeño, como no han podido por la fuerza irán a por las ideas.

  • Roberto Albellar Hernández dijo:

    En la madrugada del día 25 de julio leí artículo de Iroel, en la tarde conseguí el periódico Granma del día 7 de Julio donde está la entrevista a Ubieta. Muchas razones para festejar siempre el glorioso 26 de julio: Cuba libre y soberana, así es, socialista y de pura cepa. Muy bien Ubieta. Viva Fidel.

  • Luis dijo:

    Hay que crear un movimiento de reguetoneros revolucionarios con canciones alegoricas al proceso y muchas consigans, armar pistas de baile en cada pueblo con regueton a toda hora y un tirito de cerveza para que la gente no este pensando en tanta boberia.

Se han publicado 73 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Académico cubano. Doctor en Ciencias Históricas. Coautor del libro «De la confrontación a los intentos de normalización. La política de los Estados Unidos hacia Cuba». En Twitter: @islainsumisa

Vea también