Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Todo lo que necesitas es amor

En este artículo: Concierto, Cuba, Cultura, Música, Rock, The Beatles
| 16

sgt-peppers

De nuevo, el capitalino parque Lennon recobra el esplendor que cuando hace más de 25 años, se convirtió en el espacio público del que nuestros músicos se apropiaron para convocar a multitudes cada 8 de diciembre en homenaje a John Lennon. Llegó a ser tanta la trascendencia de dichos espectáculos, que el escultor Villa Soberón recrea un conjunto escultórico del ex beatle sentado en un banco de parque, monumento que fuera develado por el Comandante en Jefe Fidel Castro junto al trovador Silvio Rodríguez en diciembre del 2000.

Aunque la escultura es continuamente visitada tanto por la gente del patio como por extranjeros que están de paso en nuestro país, el próximo 1ero de junio tendrá lugar un acontecimiento cultural al cual los cubanos para nada somos ajenos. Es la posibilidad de poder disfrutar junto al Lennon del parque de un gran concierto por los 50 años de la aparición en el mercado británico del disco Sgt. Pepper´s Lonely Heart Club Band de Los Beatles.

Por supuesto que toda la obra realizada por los Chicos de Liverpool antes del mencionado álbum, es harta conocida, pero francamente la presencia del disco Sgt. Pepper´s… no solo significó una relevante propuesta dentro del repertorio del grupo sino que constituye en si misma una señal del grupo al haber alcanzado esa madurez profesional  que transformó las perspectivas del rock para siempre.  Cansados de las agotadoras giras por todo el mundo, los cuatro beatles deciden dedicar el tiempo de trabajo a experimentar con las posibilidades tecnológicas que le ofrecen los estudios de grabación.

Tan es así que para la confección de su primer disco se demoraron menos de quinientos minutos y para la grabación de este en particular se tomaron 700 horas. Los primeros sorprendidos fueron ellos quienes apoyados por el experimentado y talentoso productor George Martin, dieron rienda suelta a una incontenible imaginación tanto en el proceso de creación de las obras como en el momento especifico de grabarlas. Tales iniciativas dieron un vuelco a las posibilidades creativas de sus contemporáneos, posibilidades que todavía hoy en día son aplicadas.

De este magnífico álbum salieron canciones con una distintiva personalidad cuya coherencia y armonía entre cada una de ellas, no pudieron alcanzar de nuevo en otros momentos de su carrera. El respeto y la camaradería que sienten Paul y John por Ringo es una exaltación al valor de la amistad cuando le componen al famoso batería la pieza With a little help from my freinds mientras que John nos hace soñar junto a su hijo cuando el orgulloso padre le pregunta quién era la muchacha de un ocurrente dibujo y este le responde que Lucy in the sky with diamonds.

Por su parte, Paul nos demuestra que para las corrientes musicales auténticas no existe pasado como sucede con When  I´m Sixty-four al estilo del  típico music hall de los años 20 del pasado siglo. Sin embargo, pocas canciones de Los Beatles han alcanzado la expansión dramática del tema A day in the life, obra de John Lennon donde se enaltece la voluntad del grupo por alcanzar nuevos horizontes conceptuales de una relevancia artística superior, aspiración que todavía en la actualidad significa un paradigma para los creadores.

Si en ocasión de la inauguración de la estatua en el parque Lennon, afirmamos que Lennon se sentía a plenitud en su nueva residencia por el cariño con que es tratado por los cubanos, esto no tiene nada que ver con la ficción. Simplemente somos los portavoces de una voluntad popular de quienes asumimos la música de Los Beatles con el mismo clamor universal de todos los pueblos del mundo y por lo tanto, Lennon tiene permiso de residencia permanente porque se siente cubano.

Y desde este mismo parque que lleva su nombre, los músicos y los admiradores de su grupo que se cuentan por miles en nuestro país, este 1ero de junio, honraremos una obra de arte excepcional en la historia de la música y junto a la mejor de su sonrisa, Lennon nos va a reiterar una vez más, el profundo valor valor de uno de los estribillos más famoso de sus canciones: All you need is love…!

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tito23 dijo:

    The Beatles: marcaron un antes y un después en la historia de la música contemporánea. Un talento prácticamente inigualable y una huella imborrable. Crecí escuchando a mis tíos ( ya con más libertad) tarareando y silbando sus canciones, luego me dediqué a buscarlos y ahora de hombre les llevo siempre con mucho cariño, como un apósito indispensable en mi mochila.

  • joven dijo:

    por fin mi pregunta de nuevo ya q no ha sido respondida: ¿se podian oir o no se podian oir en la época de mis abuelos?

    • Carlos Gutierrez dijo:

      Joven: No sé si te sirva como respuesta a tu pregunta, pero te voy a contar parte de mi percepción y mis experiencias personales sobre el llevado y traído tema de la prohibición de los Beatles.
      Yo no recuerdo que hubiese una directiva oficial de prohibir ningún tipo de música, pero la tendencia de los medios radial y televisivo era eludir el rock en inglés y la opinión de la mayoría de los revolucionarios que yo conocía era que esa música, sumada al pelo largo, los collares y los pantalones estrechos con cinto ancho de hebilla grande que entonces estaban de moda, eran manifestaciones de diversionismo ideológico. El rock que se transmitía era generalmente de grupos españoles.
      Recuerdo que había una revista juvenil (Mella creo que se llamaba) donde había unas tiras cómicas de un simpático perrito miliciano que se llamaba Pucho, en una de cuyas tiras iban varios jóvenes en un camión a un trabajo voluntario y se cruzan con otro joven de pelo largo, pantalón estrecho, espejuelos oscuros, collares y con un disco de rock bajo el brazo, y Pucho se burla de él sugiriendo que es homosexual y los jóvenes del camión se ríen a carcajadas.
      También recuerdo el rechazo (más bien generacional) a “la gritería esa”(la música de los Beatles)y a la indumentaria de moda. Recuerdo cómo un tío mío que era militante del partido no nos dejó entrar a la fiesta de quince de su hija (mi prima) por tener el pelo largo. Y recuerdo un discurso de un altísimo dirigente donde se criticaba directamente esa moda.
      Recuerdo también cómo fui detenido durante varias horas y fichado y me decomisaron la hebilla del cinto en una “recogida” en la playa de La Concha en Marianao, por los mismos motivos, y conocí a quienes les picotearon el pelo en plena calle o les abrieron las patas de los pantalones con una tijera.
      En cambio, nunca conocí a nadie que fuera botado de una escuela o de un trabajo, o sancionado por oír a Los Beatles, pero sí recuerdo que el ambiente de rechazo y la generalizada superstición política de que eso era “diversionismo ideológico”, hacía que mucha gente se abstuviera de ponerlos alto y claro en su tocadiscos o grabadora de cinta.
      Saludos.

      • Luis Delgado dijo:

        Pues a mi, en el año 1983 (ayer como aquel que dice) me hicieron un consejo de disciplina en la vocacional Lenin por estar escuchando a los Beatles… y ahora poco falta para que le den un carnet del partido a Lennon.

    • albert dijo:

      La música de los Beatle no se ponía ni en radio ni en TV, y no era bien visto que te vieran oyéndola.

    • Enano dijo:

      En otro artículo sobre los 70 dije que era un ‘melenudo”, al igual que Carlos no recuerdo una ley oficial que prohibiera la música y pase por muchas penurias por el rock debido a esas actitudes que menciona Carlos, estuve peso muchas veces y me aplicaban tratos ‘fuertes “ , y al contrario de Carlos vi muchos actos de repudio y separación de la vocacional por bailar rock en la escuela y ser “heppe” en opinión de los profesores.

  • Enrique R. Martínez Díaz dijo:

    Saludos. Las personas de mi generación (nací en 1950) éramos adolescentes cuando, quizás con alguna demora, comenzaron a llegar a nuestro país las canciones de los 4 de Liverpool. Recuerdo que las primeras con que bailabamos eran Twist and Shout (decíamos tuisanchao) y otras; todos queríamos conocer alguna Anna, y esperabamos con ansiedad la llegada de Mister Postman. Luego hemos ido conociendo con mas detalle la gran música de Los Beatles, y también su historia. A mí personalmente me gusta Sgt Peper, aunque hay muchas canciones de ese grupo que no forman parte del Album y que me gustan mucho; hacer una lista sería absurdo, la mayoría de sus canciones son muy buenas, además de que nos hacen recordar épocas en las que éramos jóvenes. Felicidades a los que tuvieran la idea del concierto.

  • León dijo:

    Excelente ocasión para leer (los que no lo han hecho) o releer (los que lo hicieron hace años) el artículo del Guille Vilar “De Los Beatles a Los Panchos”, que se encuentra en el libro <> (Ediciones UNIÓN, 1997), compilación de Ernesto Juan Castellanos de ponencias presentadas en el I Coloquio Internacional sobre la trascendencia de la Obra de Los Beatles en Cuba. Tuve experiencias muy similares a las que cuenta el Guille y comparto su apreciación de aquellos años. Recuerdo que a fines del 67 un grupo de amigos tuvimos el Sgt. Pepper’s en las manos. Pero no nos gustaba porque las canciones nos resultaban “inbailables”. Sin embargo, por fin veíamos sus letras en el interior de un álbum con “dos tapas”, y más por aprenderlas que por otra cosa comenzamos a oírlo con frecuencia. Y así nos fuimos dando cuenta de que no era para fiestas, sino para deleitarse escuchándolo. Nuestra espontánea valoración no estuvo equivocada.

    • León dijo:

      Aclaraciones: 1) el libro es “LOS BEATLES EN CUBA. Un viaje mágico y misterioso” (Ediciones UNIÓN, 1997); 2) la falta de ortografía en “inbailables” fue intencional; 3) las letras estaban en el dorso de la segunda tapa de la carátula.

  • Juglar dijo:

    Sí, coincido con León. Yo respeto a los q dicen que el SP es el mejor, pero prefiero el Rubber Soul y la cara B del Abbey Road

  • Karin dijo:

    Me gustaría ver sentados en los bancos de ese parque a Cesaria Evora, a Bob Marley, a Violeta Parra, y a tantos otros soñadores.

    Imagina a toda la gente
    Viviendo la pida en paz
    Imagina que no hay posesiones,
    Me pregunto si puedes,
    Ninguna necesidad de codicia o hambre,
    Una hermandad del hombre,
    Imagina a toda la gente
    Compartiendo todo el mundo…
    Tu puedes decir que soy un soñador,
    Pero no soy el único,…

  • Ricardo dijo:

    Hace ya unos cuantos años, lei un libro nombrado “La CIA contra la juventud”, editado creo que por la Agencia de Prensa Novosti, en el que se hace un relato, derivado de una supuesta investigación, en el que se afirma que Mark D. Chapman fue sometido a un tratamiento sicológico a extremos de casi una tortura, mediante el cual lograron que este ciudadano, que entonces era un ferviente admirador de Los Beatles, se convirtiera en enemigo asérrimo de Lenon; esto con el objetivo de lograr su asesinato, por supuesto como parte de las medidas que se proponian aplicar contra el mismo, debido a su activismo político. Ese escrito, en su momento, fue publicado por partes en el diario Escambray de nuestra Provincia, pero ni siquiera el Gille Vilar, amplio conocedor y estudioso de la vida y obra del grupo inglés, ha tratado nunca el tema. Me pregunto si dicho escrito es una tomadura de pelo.

  • joven dijo:

    Sr, Carlos Gutierrez, muchas gracias por aclararme la duda, en realidad la primera pregunta fue dirigida a Vilar pero no me respondió.
    siempre he oido comentarios alrededor del asunto con cierto aire de misterio, mis abuelos q mas o menos tienen su edad, me decian que oían a los Beatles a través de una emisora extranjera q lo ponian a la 1pm y casi debían esconderse , ponerla bien bajito y en el fondo de la casa porque ´´no era bien mirado´´ ese tipo de musica.(siempre pensé q era una exageración de ellos)
    bueno, lamentablemente no es el único hecho q despues se le ha dado un giro de 90 grados para corregir. muchas gracias x su información y espero q estas banalidades idiológicas no se vuelvan a repetir.
    bienvenidas las buenas ideas vengan de donde vengan, bienvenida la música, el cine, la tecnología etc, provenga de Rusia, de los EEUU como si viene de Corea del Norte. la verdad siempre prevalecerá y saldrá a flote. la cultura pertenece al hombre, nazca donde nazca, no se le puede privar de ese derecho.
    gracias q he nacido en otros tiempos.

  • Osvaldo Tornés Gómez dijo:

    Es cierto que en esos años se tildaba de diversionismo ideológico a todos los que oíamos ese tipo de música,y aunque en ese momento no lo entendía, creo al paso de los años, que era un mal necesario,hoy en días hay mucha mayor libertad y un gran por ciento de la juventud no se siente ser ni cubanos.Hoy para muchos es un orgullo portar la bandera de los Estados Unidos en un pulover,Los jóvenes de esa época con el pelo largo fuimos a Angola.estuvimos en contingentes y en cuanta tarea nos pidiera el Comandante.

  • mary dijo:

    Es una pena que con tantos grupos que tocan esa bella musica de los Beatles, solo fueron invitados unos pocos a su participacion, espero que para el proximo concierto se tengan en cuenta, siempre son los mismo…. y a todos nos gusta. ……

  • Juglar dijo:

    Ernesto Juan Castellanos publicó “Jonh Lennon en La Habana With a Little Help from My Friends”. Creo que es lo más completo que se ha publicado en Cuba acerca de los aciertos y desaciertos con respecto a la musica de Los Beatles. Hay varias entrevistas sobre el tema a Silvio, Papito Seguera, Juan Formell, el padre Carlos Manuel de Céspedes, Abel Prieto y otras luminarias de la vida social cubana que ponen al descubierto todo lo que se hizo “oficialmente” al respecto.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Guille Vilar

Guille Vilar

Reconocido comunicador de la prensa escrita, radial y televisiva cubanas. Fundador y director de A Capella, programa de televisión.

Vea también