Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

La Salud Pública, el Transporte y la Innovación

| 36

Está muy bien que se discuta y debata con todos lo que es un problema de todos. Y sobre todo en una democracia socialista, que por definición debe ser la más democrática, sin la influencia determinante de élites poseedoras para los que el primer interés es el económico personal. La reciente presentación en la televisión cubana acerca del transporte en La Habana nos brindó una verdadera lluvia de ideas y mensajes publicados, que en su mayoría son una prueba de la madurez y cultura de nuestros compatriotas.

El sistema de transporte en Cuba padece de un problema de fondo: es esencialmente deficitario y no satisface toda la demanda por lo menos desde los años 70 del siglo pasado. Esta realidad es preciso primero reconocerla para poderla resolver. Un cubano que desee moverse a otro sitio dentro de su país no goza de las facilidades comunes para este tipo de acciones de cualquier otra parte del mundo. Igualmente, una persona o entidad que requiera por cualquier motivo enviar un paquete o carga a algún lugar del país tampoco lo puede realizar como es debido, fácilmente. El primer problema está, obviamente, en nuestra actual organización económica que debe transformarse para bien, pero después en una muy paulatina reorganización que transcurre por los acuerdos de los congresos del PCC, tomados con amplia participación popular.

En cuanto a la satisfacción de necesidades sociales, la Revolución cubana puede exhibir éxitos incuestionables bajo cualquier patrón internacional en los servicios de salud y de educación. Lo más remarcable es que ambos están exentos, por definición y por constitución, de cualquier relación comercial. Si un cubano existe y reside en su país legalmente tiene todo el derecho a acceder a lo más sofisticado disponible para preservar su salud. La sociedad cubana paga los costos de forma indirecta, sin relación alguna con el paciente ni sus ingresos personales. Nadie puede impedir en un policlínico que se atienda un paciente con una sintomatología extraordinaria por ser imprevista. A nadie se le ocurriría que se dejara de atender a un paciente con alguna dolencia porque ya se habían atendido las de ese tipo que estaban planificadas para el mes, porque ya se “cumplió el plan”.

Igualmente, la base de uno de los sistemas de innovación más eficaces y económicamente rentables de nuestra economía está en esa salud pública. Un bien montado sistema de investigaciones científicas, que se manifiesta lo mismo en una universidad, que en un consorcio comercial, que en un instituto de investigaciones asociado al sistema de salud pública, todos de propiedad social, logra conectar las necesidades que se presentan con la innovación como actividad creativa. Los principales logros comerciales de BioCubaFarma y sus antecedentes históricos salen y han salido de las necesidades de la gente, de su demanda.

¿Existen diferencias entre el sistema de salud pública de un país socialista y el de transporte? Por supuesto que sí. Entre otras no menos importantes, el de transporte debe financiarse y generar recursos por los servicios que brinda. Es cierto que transportarse es una necesidad social. Quizás algún día una sociedad muy rica pueda brindar ese servicio de forma universal y gratuita, como la educación y la salud. Pero es evidente que por ahora no puede ser. Por el contrario, debe generar riquezas para financiar a la educación, a la salud y a muchas otras necesidades sociales gratuitas. Conceptualmente, mientras más se transporte más riqueza se crea para la sociedad, directa e indirectamente.

Entonces, ¿cómo se puede explicar que una actividad que genera recursos económicos en el socialismo sea deficitaria y generalmente de baja calidad, durante tanto tiempo, y que no se haya encontrado una solución real para ello? Una respuesta simplista pude ser que el personal que dirige la actividad no ha variado. Esto es muy discutible, porque sucesivas administraciones no logran resolver el problema. Parece que el asunto es más profundo: de concepción y organización. Cuando algo no funciona bien, sistémicamente, y con los mismos métodos sigue funcionando mal, no hay teoría económica ni social que justifique se siga insistiendo en procedimientos fallidos.

Probablemente, uno de los problemas sea que no se puede diseñar el transporte a partir de planes, sino de demandas. Se debería empezar partiendo de cómo y con cuantas alternativas de precios cada ciudadano puede moverse a donde desee y cuando lo desee, o enviar cualquier carga, con todas las variantes posibles, desde el bicitaxi hasta el helicóptero o el avión. Habría que valorar todas las soluciones tecnológicas actuales. El precio es el elemento regulador, querámoslo o no, porque no se trata del sistema socialista de salud pública, sino de una actividad comercial. Para eso, además, las cuentas deben estar claras en toda su gestión. Se debe saber cuánto dinero se recauda y a donde va a parar, y las empresas deben poder tener una economía real con ese valor creado, pudiendo invertir en lo que se requiera cuando lo requiera para, de nuevo, satisfacer la demanda, crear valor económico y para innovarse permanentemente.

Nadie puede planificar correctamente las necesidades de transporte de un país, de la misma forma que no se puede planificar quienes van a tener catarro. No existe la “demanda planificada” de una necesidad social tan variada como esta. Hay grandes tendencias que pueden ayudar, mediante una cierta forma de planificar, para satisfacer una demanda. Pero solo hasta ahí. Mientras una empresa se considere satisfecha, porque cumplió un plan y no por satisfacer la demanda, esto no se remediará.

La ausencia de tecnología e innovación actualizadas se detecta en algunas de las visiones trasmitidas acerca del sistema de transporte. Cualquier usuario eventual en otros países, incluso algunos subdesarrollados, advierte inmediatamente el bajo nivel de actualización de esta gestión corriente en Cuba. No se hace evidente la propuesta de participación de nuestro potencial científico, técnico e innovador, como resultado de investigaciones sistemáticas publicadas. ¿Por qué no se crean grupos de trabajo multidisciplinarios de las universidades, donde profesores, alumnos, especialistas, estudiantes de doctorado en economía, mecánica, ing. civil, sociología, electrónica, informática, propongan alternativas de soluciones y se puedan seleccionar las mejores por los responsables de cada actividad? ¿Cuantas tesis de doctorado en tecnología, informática, economía y otras ciencias sociales pueden llevarse a cabo para lograr soluciones verdaderas a estos problemas? Esta es una asignatura pendiente de la que depende el progreso y el bienestar de los cubanos y requeriría de una visión revolucionaria, que cambie absolutamente todo lo que debe ser cambiado.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Muy bueno que el doctor-profesor Montero se refiera a estos pares dialécticos en que uno de ellos es algo de importancia para el bienestar o buen vivir de los ciudadanos.
    Efectivamente el servicio actual de la transportación pública de la gente es algo muy deficitario, y no solo de la capital, sino lean los comentarios de ciudadanos de otras provincias que protestan porque no abordan la crítica situación que ellos padecen.
    Como casi todo en la vida, las cosas funcionan en sistemas aunque no lo respetemos. Por tanto hay que tratar el problema con enfoque sistémico. Hay una verdad que no requiere argumentación: existe un déficit de parque automotor para poder satisfacer la demanda y no existe solvencia financiera para adquirir los medios técnicos y sus respectivas partes y piezas de repuestos para mantenerlos. Ese es un componente del sistema objetivo y cuantificable sin mayor tormento. Pero ante la certeza que un componente del sistema clasifica como recurso escaso, hay que poner en marcha pensamiento científico creativo, acciones innovadoras para mitigar el daño. Ahí es donde en muchas ocasiones nos equivocamos y apuntamos a la solución del problema aparente y no al verdadero. Próximamente enviaré a Cubadebate un artículo que he titulado: “Lo que todos debíamos saber sobre lo que es un sistema y como aplicarlo”.
    Coincido con mi colega Montero que se trata de un problema que reclama la participación multi y transdisciplinaria. El ministerio de transporte tiene un Instituto de Investigaciones que durante mucho tiempo fue dirigido por un valioso científico Manuel Alepuz, no sé de él; pero es necesario retomar el camino del rigor en el pensamiento y de la acción, enredando a las universidades, institutos de investigación, empresas y funcionarios de la administración central y local.
    Dejo un par de preguntas:
    1. ¿Cuánto ha influido y sigue influyendo en la disciplina laboral y tecnológica el problema de la trasportación de personas?
    2. ¿Cómo abordar la transportación de materia prima, partes, piezas, productos del comercio mayorista y minorista? A la corta también inciden en el buen vivir de los ciudadanos.

    • yo opino dijo:

      Quiero sugerirle a algun periodista de Cubadebate, o quizas se pueda tocar el tema en la Mesa Redonda, lo relacionado a la Venta de Autos…hace alrededor de 3 años el Consejo de Ministros aprobó la compra-venta de autos a precios de mercado, y ademas aprobó una política de venta de bicicletas , motos electricas y respuestos para estas a precios no recaudatorios…pero lo mas importante de todo es q autorizó la creación de una CUENTA para la recaudación de estas ventas para la compra y mejora de omnibus públicos……..Mis preguntas…Esto se cumplió??….Cuantos autos y motos se han vendido??, A cuanto asciende el monto??…Donde se vendieron estas motos eléctricas??…Cuantos ómnibus se compraron??…..Nivel de aceptación de esta politica???….seguimiento..informacion..veracidad……Aqui les dejo elementos para un buen trabajo periodístico de interes del pueblo..y en lo personal no me interesa comprar un carro ni tengo dinero para eso …pero si nos preocupa el pésimo estado del transporte público.. Saludos

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Un tema complejo en el reordenamiento económico del país, necesitado como bien usted lo expresa Doctor de la participación más activa y protagónica de la ciencia en sus soluciones. El transporte, al igual que el resto de la economía cubana en general, parte de tres principales problemas como prioridades a resolver:
    – Cambios profundos de conceptos en lo estructural y organizativo
    – Falta de financiamiento en moneda dura
    – Poco interés o motivaciones de los trabajadores en lo que hacen.
    Como usted bien plantea en su artículo, el primer problema está en lo organizativo, en lo cual concentro mi opinión, es ahí donde debemos conjugar con sabiduría los intereses de nuestro socialismo y la organización moderna y funcional del transporte, ese es el punto de partida, que arrastrara la soluciones a otros problemas como el caso de los intereses y motivaciones de los trabajadores y la introducción de la ciencia y la innovación en los aspectos técnicos del proceso.
    En otros comentarios he insistido que los cambios estructurales que se vienen dando en nuestra economía, deben considerar mucho mas el escenario de los territorios o municipios como punto de partida, a la hora de elaborar y organizar la superestructura de la encomia y sus ministerios, el trasporte no escapa a esa observación.
    El trasporte, fuera de la aviación, ferrocarriles y aquellas organizaciones de trasporte por carretera de interés nacional, el resto debe ser organizado por los intereses de cada territorio, ajustándolo a sus características, pero en mi opinión, todos con un denominador común en la organización del transporte en los territorios, crear un sistema cooperativo, y digo, SISTEMA, un sistema cooperativo, no una cooperativa aislada como se viene haciendo, constituir una cooperativa aislada es un grave error, se trata de crear un sistema cooperativo en cada territorio, como lo expresan claramente los lineamientos económicos y sociales aprobados por el congreso del Partido, y como lo confirma la experiencia internacional.
    Al crear al unísono las cooperativas de transporte de primer y segundo grado, los dos elementos básicos para que exista el sistema, a nivel de municipio, donde puede coexistir varias cooperativas de segundo grado que aglutinen en cada una de ellas la sumatoria de cooperativas pequeñas de primer grado, con un amplio objeto social, muy abarcador, donde tengamos esa cooperativa matriz de segundo grado, uniendo cooperativas de primer grado, bien sea de taxis, camiones de transporte local, microbús, carros diseñados para el mercado turístico, guaguas o bus de rutas urbanas , o entre municipios, complejos de talleres y mecánica, re capadoras de neumáticos, y otros como aseguramiento a la tarea principal, que por su concepción garantice el triunfo y cumplimiento de su objeto social: transportar.
    Las cooperativas de segundo grado en su proceso de crecimiento y reproducción ampliada requerirán de la innovación para consolidar su mercado, viéndose constantemente exigidas entre ellas, por las otras cooperativas de segundo grado que interactúan en el mismo mercado, eso sin duda debe repercutir en más calidad del transporte para nuestro pueblo.

    • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

      Parece que no se recibió mi opinión, la envío de nuevo.
      Los directivos y técnicos de transporte en nuestro país en su mayoría hacen un notable esfuerzo por mitigar y resolver esta problemática que día a día sufre nuestra población, eso es una realidad, como lo es también el deterioro ya endémico de este servicio, es ahí la importancia de este articulo del Doctor Montero, es una llamada de atención intentando sumar voluntades e inteligencias en apoyo a ese esfuerzo que se realiza el sector, pero con otro enfoque o visiones y otras herramientas.
      Lenin en la teoría del conocimiento decía, que para resolver definitivamente un problema hay que ir de lo general a lo particular. Si queremos resolver realmente el problema debemos concentrarnos en las causas generales del mal funcionamiento del sistema de transporte, profundizando en lo estructural y organizativo de la unidad básica o célula fundamental del sistema. Los aseguramientos materiales, equipamientos nuevos, los detalles técnicos y otros son importantes, pero después de definir lo organizativo del sistema, lo general, cuestión esta que está pendiente en nuestro país, de lo contrario seguiremos tirando recursos materiales y humanos hacia un abismo sin final.
      Si pretendemos con responsabilidad proyectar futuro de cualquier sistema organizativo, debemos hacerlo con una forma de pensamiento nuevo, diferente, un pensamiento en forma de diseño, más amplio, mas abarcador y fuera de las actuales fronteras y patrones mentales que conforman nuestras certezas de hoy, si pretendiendo mirar el futuro nos concentramos 100% en estas certezas y realidades que hoy nos agobian, no podremos intuir el mañana que queremos construir, es imposible. Para diseñar algo moderno y de futuro hay que desafiar la forma automática que tenemos de pensar, razonando con mucha amplitud y sin límites de fronteras, de lo contrario seguiremos mentalmente en el mismo punto.

  • ma_marin dijo:

    jajaja, creo que usted no ha llegado nunca a un hospital y las radiografías planificadas para ese día se han agotado. Nosotros cometemos el soberano error de querer planificarlo todo y ahí es donde comienzan los problemas.

  • jpuentes dijo:

    Buen articulo y muy oportuno. La soluciones en el transporte urbano han pasado por mas de 30 años y por unos cuantos ministros y dirigentes en funciones. Ahora tenemos una Ley de Inversiones, un presupuesto encarado con la gestión de la ancianidad que bien vale incluirsele una partida para el transporte urbano y suficiente relaciones con compañías lideres del sector. Será posible importar una fabrica de Omnibus urbanos como una especie de empresa mixta con personal tecnico cubano y extranjero, para hacer las “guaguas” aqui en el territorio nacional?, como hicimos con ETECSA que al final de los 15 años la empresa es totalmente cubana y se quedó tecnología, know how, modelos de negocios y todo lo demas para seguir operando. Ya se probó con el Metro y no funcionó. Con las bicicletas tampoco. Con los famosos “camellos” y con las “Girón”, igual. Con los Omnibus de 25 metros y las vias alternativas para ellos y las motos y bicicletas por Boyeros y con un mercado de piezas de repuestos inestable y deficitario. Con los tranvias hace falta una infraestructura electrica adicional. Con contrataciones que no han prosperado en el tiempo y se han caido por diferentes causas. Con los precios por los cielos y un embargo de transferencia de tecnologias inusualmente caotico e injusto. Creo que es suficiente para los nuevos funcionarios pensar en otras variantes que no se hayan probado: la fabrica en Cuba. Ordenar legalmente los transportistas privados, como se hace en las urbes mas grandes de todo el mundo. Yo creo que no tanto el cientifico, como la adopción de una politica inversionista y comercial novedosa. Posiblemente haya que despojarse de unos cuantos prejuicios primero para entender la viabilidad de estos procesos, como lo hicimos con las Telecomunicaciones.

  • Diereccion de Planeamiento. Direccion General de Transporte dijo:

    Deseamos comentarle que coincidimos con usted en ¨que está muy bien que se discuta y debata con todos lo que es un problema de todos¨ y por eso nos trazamos desde el inicio una estrategia de comunicación que nos permitiera conocer las opiniones y lograr con el análisis de estas, el perfeccionamiento de nuestro trabajo, entre ellas el propio perfeccionamiento de esta estrategia, ya muchas de las opiniones se han referido a que no fue suficiente la información o no fue oportuna.
    Sobre el aspecto de su crónica que se refiere a que el transporte debe financiarse es cierto, menos el transporte público de pasajeros, el que es subsidiado por el estado en todos los países del mundo en más de un 50%, en nuestro país con una tarifa muy baja de 40cts es financiado en alrededor de un 70%.
    En la vida moderna el transporte ocupa un importantísimo lugar, tanto en su papel económico como en el social, constituyendo una parte esencial de las fuerzas productivas, un elemento sin el cual es imposible la producción social, es considerado como la cuarta rama de la economía
    Este sector del transporte no se destaca solo por su volumen, sino sobre todo por la complejidad de su funcionamiento, el mismo tiene un carácter sui géneris en su proceso de producción. La producción en el transporte constituye el propio traslado de carga y pasajeros, este es el aspecto útil que se crea. Cualquier producto no trasladado hasta su punto de destino no tiene valor social.

    Además el proceso de producción de cualquier rama de la economía solo termina cuando el resultado de su proceso productivo es trasladado desde el lugar de producción a los lugares de consumo. Por otra parte, el transporte es a su vez el medio fundamental que asegura el acceso de las fuerzas laborales a su centro de trabajo, para garantizar una mayor efectividad y rendimiento de sus respectivas tareas. Así como, si no hay accesibilidad a los centros de estudios y hospitalarios tampoco se garantiza adecuadamente este beneficio social.

    Por lo costoso entonces que resulta para el estado tanto económicamente como socialmente, es que se hace necesario lograr la mayor eficiencia en este complejo proceso. No tenemos la ventaja de que se gradúen en nuestras universidades ingenieros en explotación del transporte, ni existen cursos de postgrado que permitan formar especialistas en estas temáticas, como para suerte de todos nosotros existen en la medicina.

    Otro aspecto que quiero comentar es que la demanda si se puede planificar a partir de los estudios de movilidad, lo que no puede ser es que pasemos, como ocurrió, 18 años sin realizar este tipo de estudio, como máximo deben realizarse cada 10 años si la ciudad no ha sufrido grandes transformaciones.

    Por ultimo le agradezco mucho su crónica que me ha permitido reflexionar sobre el tema y darle mis consideraciones.

    Msc Ing. Guadalupe Rodríguez

    • Luis A. Montero Cabrera dijo:

      Agradezco profundamente que una funcionaria de la organización del pueblo cubano encargada de administrarle este recurso se haga eco público del comentario. Desgraciadamente, esto no es frecuente. Me permito, además, debatir con usted algunos conceptos de lo que podemos ambos enriquecernos en la forma de ver las cosas, tal y como señala al final de su nota.
      En muchos países el transporte público es financiado parcialmente por el estado. Pero el caso nuestro es muy particular, porque se hace coexistir una economía de absoluta libre concurrencia privada, sin norma alguna viable y comprobable de precios, ni recaudación tributaria proporcional (ya que no se realiza control alguno de los ingresos de los porteadores, sino que en el mejor de los casos se estima) con un sistema estatal con supuestos precios fijados para el beneficio de los usuarios, pero donde el control también es deficitario y en condiciones de una demanda que supera con mucho a la oferta. El resultado, usted lo debe conocer bien, es que una buena parte de los beneficios económicos del sistema de transporte de queda legal o ilegalmente en manos de personas particulares, tanto transportistas privados como empleados estales que se apropian de parte de esos ingresos. Lo que en verdad está ocurriendo es que un grupo de personas privadas, legal o ilegalmente, se está apropiando del trabajo de todos los cubanos que se manifiesta como los subsidios estatales a un sistema de transporte ineficiente e insuficiente.
      Discúlpeme la discrepancia, pero prefiero pagarle dos pesos al estado cubano por un pasaje en una guagua, ordenadamente y con comprobante, y que ese dinero vaya a donde tiene que ir, inclusive el beneficio debido de los trabajadores que la operan, a lo que ocurre actualmente donde nadie sabe a derechas que pasa con la mayor parte de los muchas veces ilegales precios que se cobran. Creo que algunas cifras que se manejan para tomar decisiones no toman en consideración las realidades de la actual gestión del transporte público.
      Su elegante comentario acerca de la necesidad del transporte lo comparto completamente.
      Si deseo exponer que nuestras universidades no tienen que graduar especialistas en aspectos del transporte para resolver estos problemas. Son muy raras las carreras tan especializadas en el mundo de hoy. La inmensa mayoría de los países no tienen estas carreras. Eso ya lo ensayamos en los años 70 y 80 del pasado siglo, incluyendo a los cientos de entonces jóvenes que enviamos a formar a los países socialistas, y el problema lleva más de 40 años sin resolverse.
      Se dice fácilmente, pero en más de 40 años nunca hemos satisfecho con calidad la demanda de nuestra población y de nuestra economía. Como dicen algunos comentarios a los diversos artículos, el sistema nacional de trasporte es un sumidero de inversiones en equipamiento que dura mucho menos que lo esperado de su alto costo en cualquier parte y no resuelve satisfactoriamente los problemas reales.
      Permítame que le reitere que la solución pasa por un enfoque multidisciplinario donde los funcionarios administrativos del sistema interactúen con los centros de saber de nuestro país, que mayormente está en las universidades y sea de allí de donde vengan propuestas de soluciones. El funcionario más capaz de un ministerio o autoridad de transporte en este mundo lo que hace es aliarse con los especialistas en todo lo que menciono en el artículo para decidir las más convenientes entre las propuestas alternativas de acción que se le presenten. Parece que muy pocos funcionarios en Cuba pueden exhibir conocimientos avalados por el éxito en la gestión del transporte, y que no les resta nada de autoridad buscar la sabiduría donde esté.
      La demanda se puede planificar para optimizar los servicios cuando estos la satisfacen. Pero en Cuba no están satisfechos y la demanda sobrepasa con mucho a la oferta. Se planifica cuando unas alternativas son deficitarias y otras están en sobreoferta para optimizar el sistema, pero en nuestro caso ningún servicio de transporte está ni cercano a la sobreoferta. Nuestros planes de servicios de transporte han servido históricamente, sobre todo, para poder presentar cifras al balance de la economía nacional y nada más.
      Ojalá este tipo de crónica se tome como elemento de lo que puede pensar cualquier ciudadano ajeno a la gestión del transporte y este tipo de intercambio lo realicen los funcionarios, desprendiéndose de cualquier prejuicio, con personas que puedan estudiar tecnológicamente esa gestión y les permita a ustedes tomar decisiones que verdaderamente conduzcan a la solución de los problemas. Con planteamientos endogámicos está demostrado que no se puede.
      Reitero mi agradecimiento por su respuesta al modesto artículo.

      • Diereccion de Planeamiento. Direccion General de Transporte dijo:

        No discrepamos, coincido plenamente con usted en que es preferible que el transporte público tuviera una tarifa superior que redujera lo que el estado tiene que disponer para financiar este servicio (hoy es solo de 40 cts. pero la mayoría pagamos un peso y tampoco la diferencia de más lo recibe el estado), a tener que pagar precios no asequible a todos, a los porteadores privados que además solo mueven el 15% de lo que transporta el transporte público de pasajeros, lo cual no quiere decir que renunciemos a este servicio complementario que constituye un apoyo al transporte público y que lo que requiere como usted dice de una adecuada organización y control en lo cual se encuentra trabajando un equipo de nuestra organización.

        Quiero comentarle que existen muchísimos problemas en los que tenemos la obligación de profundizar, hoy todavía no conocemos exactamente cuánto es el costo por pasajeros km transportado, indicador muy importante para poder evaluar eficiencia y hacer propuesta de tarifas objetivas, por ejemplo los índice de consumo de combustible están viciados por el robo y uso indebido, por otro lado los pasajeros transportados se obtienen por recaudación y este valor no tiene en cuenta la evasión del pago, ni la apropiación indebida.

        El programa de desarrollo que tenemos aprobado tiene 14 subprogramas en el que hemos tratado de tener en cuenta todas estas problemáticas y para su cumplimiento hemos creado un grupo de trabajo que sesiona todos los miércoles en la Dirección General con la participación de especialistas de CIMAB (Antiguo Instituto de Investigaciones del Transporte), Planificación Física, Proyectistas de varias Empresas del MICONS y MITRANS, la UNAICC, y la ISPJAE donde la facultad de Arquitectura ha tenido una destacada participación (recientemente realizaron un concurso a los estudiantes con propuestas de construcción de paradas) e invitamos a todas aquellas entidades que quieran colaborar con nosotros para lograr el objetivo que nos hemos propuesto.

        Uno de los subprograma está dirigido al desarrollo y preparación del capital humano y sé que como usted dice es muy difícil y poco viable crear carreras tan especializadas pero creo que pudiera trabajarse en cursos de postgrados, la última especialidad de gestión integral del transporte que se impartió en la escuela del MITRANS coordinada con la ISPJAE fue hace 12 años coordinada por Dr. Luz del Alba Braña y todo no puede hacerse solo con alianza con otras instituciones y especialistas externos, le digo que soy una amante de este estilo de trabajo, también los recursos humanos internos requieren del conocimiento necesario para el cumplimiento de sus funciones, no obstante estoy clara esta también es nuestra responsabilidad, para nada pretendo que otros la asuman pero una manito no nos vendría mal.

        Ing. Msc Guadalupe Rodríguez

      • jpuentes dijo:

        El 15%… estuve calculando eso para la capital, hace unos dias y me dió aprox. 35%, cosa que me alarmó, la verdad. Lo estaba haciendo con los registros de http://www.one.cu. Tomé como referencia, lo siguiente: cantidad de porteadores privados (autos, camiones), está en el sitio, su capacidad que es como promedio 5 pasajeros, cantidad de transportación de pasajeros por Omnibus urbanos estatales para descriminar (está en el sitio). No está en el sitio la cantidad promedio de pasajeros que transportan los privados. Por lo que se hace engorroso, en mi opinión, establecer el calculo. Tomé para calcular la cantidad de pasajeros y el precio promedio del pasaje: 15 pesos. Pregunté a varios dueños (como muestra) cuantos viajes dan en el día: en fin, cantidad de viajes promedio, cantidad de pasajeros promedio, precio promedio por pasajero, cantidad de autos y camiones privados…Pudiera publicar la base de calculo para esto?. Cómo lo hacen?. Esto es un dato importante a la hora de darle credito a este servicio y su impacto en la sociedad y en la economía cubana.

    • JVG dijo:

      De que sirven las maestrias e ingenierias si no resolvemos el problema. El problema del transporte en Cuba es grave. Es grave el de pasajeros y es grave el de carga. No hay un servicio de transporte, bien sea aereo, ferroviario o automotriz que funcione eficientemente. De sirve un sistema de salud si el que toma un omnibus a diario(especialmente si es mayor) corre el riesgo de salir lesionado, mutilado o peor. No hay un dia que en nuestras carreteras no se produzcan accidentes, no hay un dia que agarre una guagua y un chofer indisciplinado lleve gente colgando, o de peligrosos frenazos o se desplace a altas velocidades para ganarle a ´´la competencia´´. Nos hacen faltan muchos menos doctores y un ejercito de inspectores y supervisores de apie que acaben o al menos mitiguen estos y otros problemas.

    • jpuentes dijo:

      En lo que se refiere el Dr. Montero está refrendado en los Lineamientos como parte de un articulo en lo que se refiere a la iteración empresarial con el mundo academico y de investigación. Y es loable. En el transporte hay una tendencia de dirigirlo y mantenerlo por crisis y no por objetivos ni por procesos. El funcionariado debe admitir que no ha tenido la capacidad de resolver la cuestión de un servicio con mas o menos calidad sostenidamente, ni tan siquiera a corto plazo. Los anucios sobre supuestos contratos a afectuarse despues de dos años de publicado o promulgado laceran a la opinión publica, así como las estadisticas y los estudios. Y no ha sido esto una o dos veces, sino varias y estan registrados en los medios. Salen a relucir los problemas del Transporte cuando hay una crisis y no se es capaz de sostener un plan de medidas a largo plazo. No se puede mantener un sector de impacto social y economico con remiendos contractuales y a expensas de un mercado internacional, por demas inestable. Hay que invertir en el transporte y lograr que las utilidades se sostengan en el tiempo y se queden en cuba. En el tema de la tarifa, soy de la opinion que ni tan siquiera se debe de cobrar miestras no se avizore un mejor servicio. Y los operadores privados hay que ordenarlos y exigirles por la Ley y en torno a una Ley, pero una sola, no varias que vuelven loco a cualquier persona que intente aplicarla. Los privados tienen una gran influencia y un gran impacto en el servicio tanto social, como tecnologico y debe ser ordenado. Para motivarlos a trabajar por y para su pueblo, no para ahuyentarlos ni para que compitan con los servicios del Estado, sino para que los complementen. Con acuerdos subliminales del CAP y regulaciones administrativas no se resuleven los problemas de este sector. hace falta dinero, modelo de negocios, atraer inversiones que en otros sectores hemos sabido hacer bastante bien. Por qué no en éste? Que tipo de prejuicios nos atan?. Hay que seguir emplazando al funcionariado. hay que implementar una ley de emplazamientos de medios.

    • jesus dijo:

      Que el transporte publico es subsidiado en un 70%?
      A ver, unas cuentas de bodeguero. Si descontamos el evasion del pasaje y la apropiacion de mismo por choferes y comparsa, tendremos:
      1 millon de pasajeros diarios , a 40 centavos, por 365 dias , nos da 146 millones de pesos , solo para la habana!!!!!! Y no me hablen de divisas , que en la contabilidad empresarial, es uno por uno.

      • Diereccion de Planeamiento. Direccion General de Transporte dijo:

        Jesús fíjate que no hable de que en Cuba se subsidia, sino de que se financia, y la empresa en su contabilidad tal y como dices es rentable, lo que acurre es que todo el costo de explotación que no solo son piezas, están las batería, los neumáticos y el combustible aunque la empresa entrega el contravalor uno a uno, el estado lo tiene que comprar en moneda libremente convertible (sé que no quieres que hable de divisas pero no encuentro otra forma de decirlo), no soy económica y no me parece ético que profundice mucho en un tema que no me corresponde, pero como fui quien dio ese dato me parece importante aclarar el concepto.
        Msc Ing. Guadalupe Rodríguez

    • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

      Los directivos y técnicos de transporte en nuestro país en su mayoría hacen un notable esfuerzo por mitigar y resolver esta problemática que día a día sufre nuestra población, eso es una realidad, como lo es también el deterioro ya endémico de este servicio, es ahí la importancia de este articulo del Doctor Montero, es una llamada de atención intentando sumar voluntades e inteligencias en apoyo a ese esfuerzo que se realiza el sector, pero con otro enfoque o visiones y otras herramientas.
      Lenin en la teoría del conocimiento decía, que para resolver definitivamente un problema hay que ir de lo general a lo particular. Si queremos resolver realmente el problema debemos concentrarnos en las causas generales del mal funcionamiento del sistema de transporte, profundizando en lo estructural y organizativo de la unidad básica o célula fundamental del sistema. Los aseguramientos materiales, equipamientos nuevos, los detalles técnicos y otros son importantes, pero después de definir lo organizativo del sistema, lo general, cuestión esta que está pendiente en nuestro país, de lo contrario seguiremos tirando recursos materiales y humanos hacia un abismo sin final.
      Si pretendemos con responsabilidad proyectar futuro de cualquier sistema organizativo, debemos hacerlo con una forma de pensamiento nuevo, diferente, un pensamiento en forma de diseño, más amplio, mas abarcador y fuera de las actuales fronteras y patrones mentales que conforman nuestras certezas de hoy, si pretendiendo mirar el futuro nos concentramos 100% en estas certezas y realidades que hoy nos agobian, no podremos intuir el mañana que queremos construir, es imposible. Para diseñar algo moderno y de futuro hay que desafiar la forma automática que tenemos de pensar, razonando con mucha amplitud y sin límites de fronteras, de lo contrario seguiremos mentalmente en el mismo punto.

    • Luis A. Montero Cabrera dijo:

      Reitero mi agradecimiento por la atención que ha merecido este comentario por parte de las autoridades de su organismo. Su nueva respuesta demuestra que al Ministerio de Transporte no le es ajena la situación de apropiación indebida de recursos del estado que por desgracia parece que está generalizada. Llamándola por su nombre: corrupción.
      En situaciones como estas no parece que baste con una comisión técnica ministerial, como usted describe. Es preciso que intervengan economistas, sociólogos, psicólogos laborales, ingenieros informáticos, industriales, mecánicos, etc., y esos no son solo los estudiantes de arquitectura de la Universidad Tecnológica de La Habana diseñando paradas de ómnibus. Me permito sugerir que los ministros de transporte y de educación superior diseñen una acción conjunta, donde además participen las universidades de provincias. Deberían hacerse propuestas diversas para intentar comenzar a resolver los muchísimos problemas que tiene el sistema de transporte de nuestro país, y que se opte por las más viables y verdaderamente revolucionarias, sin prejuicios de ningún tipo, ni ataduras con procedimientos del pasado y heredados de sistemas de países fracasados.
      Creo también que se debe pedir el apoyo de todos los revolucionarios en cada unidad de transporte. Hay que apelar a la decencia que tienen naturalmente nuestros trabajadores y exaltarla, porque esto debe tener un papel muy importante por lo que respecta a la ética social.
      Es notable como también la escasez sistemática de este servicio en nuestro país determina un trato frecuentemente abusivo y desconsiderado de los que lo prestan hacia el pueblo que deben servir. Este problema está tan generalizado que hasta penetra en los porteadores privados, que ganan mucho más, a pesar del muchas veces deficiente servicio que prestan. La imprescindible amabilidad del trabajador del transporte hacia sus clientes es algo, desgraciadamente, demasiado ausente. Lo he presenciado hasta en el trato a pasajeros en nuestras líneas aéreas.
      Lo que no puede ocurrir es que nos conformemos con la situación actual y no usemos todos los poderosos resortes de los que aún dispone la sociedad revolucionaria cubana para resolverla, o al menos comenzar a hacerlo atinadamente.

  • Jose Carlos dijo:

    Dr Montero, lo invito a una reunion del policlino de mi esposa, donde se discute la productividad mensual del medico.

    sabia usted que eso existe? es un tremendo disparate, pero existe y es real.
    ah y no se quede por debajo por que lo tilda de que no trabaja.
    tiene que hacer un numero de terrenos, de donaciones de sangre, de consultas y hasta etc, asi que tendremos que estudiar para entender nuestros problemas.

  • manolito1386 dijo:

    Que temazo bueno se habla del tema del transporte un tema muy controversial, hemos tenido de todas las clase y marcas en ómnibus desde Ikarus hasta Volvo Marcopolo, Hino (Colmillo Blanco) y ahora las Yutong lo que pasa es que no se cuida nada aparte de no haber sentido de pertenencia y una planificación que es un desastre como podemos predecir cuanto combustible gastar y aproximarse al número de pasajes en cuanto a combustible, señores, eso es un numerito muy variable e inestable, pero que decir del Ferrocarril el medio de transportación masivo más grande del mundo hasta en eso estamos de cabeza , tuvimos ,BUT, Fiat Coche y Coche motor , TeM 114, 1600, MX624 El Canario Canadiense aún se ven al igual que las pocas 900 que sobrevivieron , coches Tainos, gallegos , Francés, Alemanes y todo por el mismo camino no se cuida no se preserva , no se atiende, las locomotoras chinas DF7GC si los talleres 7 de febrero las ven, se quedan locos, para poder crear toda una infraestructura en materia de transporte algo sostenible y funcional debe haber un mecanismo de mantenimiento infalible debe haber sentido de pertenencia tienen que haber una mente que dirija todo esto y sienta suyo los medios solo así tendremos un servicio de calidad, respeto, puntualidad y confort ….

  • Alfredo Galiano dijo:

    Mi querida Cubadebate, ¿esto es una broma?
    Sí.

  • Mery dijo:

    Buenos dias
    Una tarea de titanes debe ser realizar la planificacion de combustible a nivel nacional, por que una cosa es logica no podemos gastar 1000 si tenemos 500 solamente
    Pero me parece que una planificacion a largo plazo debe ser los medios alternativos de transporte,si la masividad con menos y para lograr eso la mejor forma es el ferrocarril sub urbano practicamente no se utiliza
    se imajina como se pone la calzada de boyeros en horios de la mañana y corre una liena paralela si el 75 % de esa transportacion la realizaramos en el tren
    El impacto del tranporte se ve refleajado en una enferemdad del siglo 21, el stress, como uno llega al trabajo despues de torear un P12,que te pasen 2 por el lado y no paren en la parada o el que se atreve a parar lo hace como siempre a 50 metros de distancia y tienen que correr para alcanzarlo mientras lo unico que haces es mirar el reloj

  • jpuentes dijo:

    Es practicamente inédito la respuesta voluntaria y proactiva de una funcionaria, en este caso de la Direccion de Planeamiento de la Direccion General de Transporte en la persona de la Msc Ing. Guadalupe Rodríguez al emplazamiento de un medio, pues creo que los pioneros en este tipo de debate fué LACETEL, repito: de manera voluntaria. Es importante esta aptitud del funcionariado para abordar, explicar y aseverar las opiniones de los medios. EL articulo del Dr. Montero cumple estrictamente todas las caracteristicas de lo que a juicio de este escribidor pudiera ser claro y preciso en lo que se refiere a un tema que está hace mucho tiempo en el debate publico de la sociedad cubana y muy especialmente en los habitantes de la capital. Ya sea por asunto de dirección, de presupuestos, de tecnologías, de mercado, de embargo, lo cierto es que a lo largo de muchos años este asunto no ha tenido resultados, al menos sostenidos y convincentes. Es verdad que el consumo de los servicios de transportación se pueden planificar, pero articulos como este son los que ponen al funcionariado en actividad latente. A la atención de Nestor del Prado: Influye en las tardanzas registradas de trabajadores simples por administraciones no flexibles, ni sensibles al tanto del problema. En malsanos legalismos fuera del contexto actual que acaban con la motivación del diario en lo laboral y en los encarecimientos de los servicios comunitarios y barriales y que no contribuyen al desarrollo. Asi como el envio de las cosechas y las producciones que se pierden en el camino y a su vez llegan al destino final tambien encarecidas. Hay que buscar nuevas formulas, nuevos metodos, despojados de practicas objetivas y subjetivas que no han dado resultado. Es importante que el funionariado siga la linea de la Direccion de Planeamiento de la Direccion General de Transporte y de los de LACETEL para comunicar al pueblo de manera voluntaria y proactiva en el marco del emplazamiento mediatico (una normativa relativa no vendría mal). Es por eso que le solicito a estos funcionarios explicar cuales son las ventajas y las desventajas actuales y presentes en la puesta en marcha de una fabrica extranjera de omnibus urbanos en el territorio nacional, así como su factibilidad y viabilidad.

  • Gilliath dijo:

    Pofesor, este es el único artículo suyo que me ha desilusionado. Parece escrito en otro país realmente, como si usted nunca hubiera asisitido a un hospital aquí. Amén de que la salud y la educación sean gratuitas, en mi opinión, tienen una baja calidad (menos la universitaria). La verdad que tener que ir a un hospital aquí no se lo deseo a nadie, te tratan muy mal, nunca hay nada, es un relajo (aunque no quiero generalizar, es la mayoría). No vayas recomendado para que veas.

  • Cubano con la Revolución dijo:

    Coincido con que el tema del transporte, tanto de pasajeros como de carga en Cuba, es una asignatura pendiente de aprobar desde siempre, siendo uno de los servicios que más afecta y ha afectado a la población, pudiera decirse que diariamente y durante todo el período revolucionario.Pienso que si se fuera a buscar una solución para el transporte urbano en la capital, esta necesariamente debiera pasar por una solución sobre rieles y una alternativa pudiera ser retomar la construcción del metro, y de paso ayudaría a disminuir considerablemente la carga contaminante por concepto del humo y el ruido. Este estuvo planificado ejecutarse mientras dirigió el MITRANS el General de División Senén Casas Regueiro creándose para ello la empresa encargada de ejecutarlo, con los profesionales en esa especialidad e incluso comenzó la excavación del mismo hasta que el arribo del período especial se paralizó todo el proyecto. En la Carpeta de Oportunidades de Negocios para la Inversión Extranjera por organismos o sectores de la economía que se publicó el pasado año, la construcción de este no se encontraba y tampoco lo vi en el plan de desarrollo hasta el 2030.

    Sería bueno saber la factibilidad o no de retomar ese proyecyo en algún momento a partir de los estudios que se realizaron en su momento como una de las alternativas con posibilidades o no de solucionar el transporte público en la ciudad, mediante la utilización de las fuentes de financiamiento que lo permitan, las que pudieran ser de acuerdo a lo aprobado, desde extranjeras, mixtas con capital extranjero, mixta con capital cubano y hasta de cuantas formas se nos puedan ocurrir, con tal de hacer realidad algo que alivie el día a día de la mayoría de los que trabajan, estudian, o sencillamente tienen necesidad de transportarse en esta ciudad y no tienne un vehículo liero para hacerlo.

    Pienso que tenemos un gran potencial de transporte que pudiera contribuir a aliviar el transporte de la población sin necesidad de ninguna erogación adicional de recursos y es el transporte en poder de los diferentes organismos y que con capacidad para asumir viajeros, transitan en sus recorridos por paradas repletas de trabajadores, estudiantes, pueblo en general, sin hacerlo. Solo habría que organizar cómo hacerlo e instituirlo y sería consecuente con el concepto de la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción 63. e) (CMESCDS)

    Al comenzar el Período Especial, nuestro hoy Presidente, el General de Ejército Raúl Castro Ruz indicó que todo el transporte de las FAR, en la medida de sus capacidades y de forma gratuita, contribuyera durante sus recorridos a aliviar la situación del transporte de la población. Entiendo que todo el pueblo trabajador, no solo es propietario común de todos los medios, sino también, de alguna forma, contribuye a que ese transporte se haya adquirido y pueda circular.

    No podemos darnos el lujo de organizar e instituir la utilización del transporte asignado a los diferentes organismos para que durante sus recorridos, en determinados puntos del mismo y en la medida de las capacidades que posean, contribuyan con la población en su trasportación, mediante el cobro correspondiente del pasaje.

    • jpuentes dijo:

      El metro de la Habana se pensaba hacer similar al Metro de Taskent de la capital de Uzbeskistan que es pequeño, continental, con solo 29 estaciones

      – Se creó una Secretaría de Proyectos y otra de Inversiones.
      – Se dió empleo a mas 1000 trabajadores
      – Se proyectaron varias estaciones
      – Se estimaron que para un km. de metro se necesitaba importar piedra, pues las canteras cubanas no bastaban.
      – Se alertó sobre problemas geologicos al ser cuba una isla estrecha y alargada, cuyo manto freatico estaba demasiado cerca de superficie.
      – Se planteó para evitar el asentamiento del Tunel de la Bahía que se hundía (o se hunde) 4 milimitros cada 12 años, pasar el metro por debajo.
      – Las estaciones aereas eran mas costosas
      – Los presupuestos eran muy elevados
      – Y otras problematicas mas que algun dia se publicaran….

    • yo opino dijo:

      Excelente, en un tema anterior relacionado con el transporte comenté algo similar…fui censurado… donde proponia q esos confortables omnibus de las FAR q pasan por decenas vacios a veces por delante de paradas donde cientos de personas esperaban agonizantes una guagua para llegar a sus trabajos…y producir y aportar con su sudor para la compra de esos propios omnibus ….al menos montaran una pequeña cantidad de personas y asi contribuir a aliviar esta situacion….Gracias si me publican este

  • jpuentes dijo:

    puede el Ministerio de Transporte publicar las dificultades que tiene para enfocar una transformación autentica en el sector, atendiendo a las solicitudes de la población y de los medios. Acoto: DIFICULTADES, no desafios.

  • Cubano con la Revolución dijo:

    Quise decir que NO podemos ddarnos el lujo de NO organizar e intituir……

  • Rogelio dijo:

    En primer lugar, aunque la guagua cuesta 40c, no te dan cambio así que sueltas un peso. pero este profesor tiene todavía más dinero, porque esta dispuesto a pagar dos pesos. imagínense necesitar 2 guaguas por viaje, ida y vuelta, por cinco dias a la semana, el transporte va saliendo como en 180 pesos al mes. y el salario mínimo es 225.

  • Alex dijo:

    Que puedo comentar de este tema tan polémico, transporte de la urbe capitalina, ni hablar del resto de las provincias si sabemos que el nuestro es tan deficiente y como decimos en el buen cubano la Habana es la Habana y lo demás áreas verdes. Pero bueno el problema es de toda la isla y se debe ser extensiva una solución al mismo. Yo considero que debe haber un cambio en la perspectiva de visualización del asunto, es un problema que lleva años golpeándonos y no se encuentra solución alguna. A mi modesto entender por el costo tan grande que genera este sector para la economía del país el estado debe enfocarse en los grandes medios de transporte, hablemos de ferroviarios, aéreos y marítimos y controlar de manera parcial el de pasajeros terrestres, claro con medidas de control que beneficien al país y protejan a la población. Hay que buscar soluciones donde la población se mueva con medios propios y pudiéramos hablar de ciertos vehículos como las motos que no generan un consumo excesivo de combustible como un Almendron. Vamos hacer realistas y no vamos a mencionar a la bicicleta que me viene a la mente de como un cirujano después de pedalear 1 1/2 km puede centrarse en un quirófano por mas de 2 horas. Hay que crear Cooperativas de transporte que se hagan responsables de sus medios y velen por su cuidado y mantenimiento. Negociar un cambio de vehículos híbridos en mal estado que su consumo de combustible es alto y no sale de los cupet, así como tampoco sabemos de donde salen sus piezas de repuesto, lo cual genera más perdida que beneficios al país. Dar responsabilidad individual al medio de transporte contribuirá a un mayor periodo de explotación y a brindar un mejor servicio a la población, como ha pasado en los servicios gastronómicos. Creo que estas podrían ser algunas de las medidas a tener en cuenta para enfocarnos en un punto progresivo en este tema, pero esto lleva análisis y sobre todo un giro de 360 grados, pues sino seguiremos patinando sobre el lodo con el problema a cuestas.

  • Eloy R. Corcho dijo:

    No puedo aportar algo importante en este tema, pues aunque sufro por la situación del transporte público, mi nivel de conocimiento acerca de la organización de esta actividad no da para proponer algo fundamentado. Sin embargo aprecio algo insólito para la sección de comentarios de cualquiera de nuestras publicaciones digitales. PRIMERA VEZ QUE VEO UN FUNCIONARIO PÚBLICO, BAJO EL NOMBRE DE SU INSTITUCIÓN, PARTICIPA EN EL ANALISIS DEL MATERIAL PERIODÍSTICO PUBLICADO.
    Lo habitual ha sido que las instituyciones ignoren olimpicamente lo que se está debatiendo. Yo opino q

  • Land dijo:

    Perfecto el artículo, solo resaltar que en el caso de Matanzas la situación del transporte es pésima(me refiero al transporte entre los municipios especialmente Colón, hacia la cabecera provincial ) con una trayectoria ya de años, no huy soluciones locales, no hay respuesta, el transporte está en manos del MONOPOLIO PRIVADO.

  • Andrés dijo:

    Un excelente llamado de atención Dr. Montero.Esto dice mucho de lo mal preparados que estamos para estimular la innovación en el sector del transporte. Creo que la mentalidad de muchos ( no todos) de nuestros directivos dentro del sector sigue siendo la del corto plazo, lo cual es “veneno” para la innovación.

    Otros de los problemas del corto plazo es la falta de regulación y de planificación general. Esto impide calibrar los diferentes tipos de demanda que existen y la necesidad de ajustarlas al sistema de transporte. Por ejemplo, hasta donde sé, existen modelos de organización del transporte que llaman la atención directamente sobre la necesidad de combinar la planificación urbana con el sistema de transporte público (transit-oriented development por ejemplo). También hay modelos que resaltan la necesidad de poner cierto sistema de transporte público en función de necesidades más flexibles y específicas, donde las rutas y paradas no sean necesariamente fijas (demand responsive transport). Todas estas cosas se aplican y son modalidades de transporte público de los que podríamos extraer enseñanza.

    Es primordial resaltar la relevancia del transporte público pues sus ventajas en términos de económicos son significativas en comparación con los medios privados (ejemplo economías de escala, economías de aglomeración, etc). Pero todo esto requiere inversiones y estímulo a la innovación. Hay indicios de que el reciente proceso inversionista iniciado en el sector tiende más a privilegiar importaciones (sin importar su cualidad tecnológica) que innovación tecnológica de avanzada, adaptada a nuestras necesidades. Esto tiende a dejarlo a uno sin esperanzas de que los técnicos nacionales puedan mostrar su capacidad para sustituir importaciones (mirar decreto 327, enero 2015, pag 108-111)?

    Esto es particularmente relevante si queremos que nuestro sistema de transporte sea sostenible. No podemos de momento empezar a comprar o a producir medios de transporte público altamente consumidores de combustibles fósiles y contaminantes. Primero no tenemos el petróleo, y aunque lo tuviéramos estaríamos condenando este sector al estancamiento y a la ineficiencia en un futuro próximo, pues el mundo, por motivos inaplazables, se va moviendo por otro lado. De ahí que es muy importante que cualquier tipo de estudio de infraestructura a gran escala se tenga un carácter multidisciplinario, como usted sugiere Dr. Montero.

    También hace falta preguntarse con cuanta discrecionalidad cuentan los directivos en funciones del sector a la hora de tomar decisiones estratégicas para su empresa. Al igual que habría que preguntarse si la empresa no cuenta con un centro de investigación y desarrollo asociado (el Dr Lage se refirió a este aspecto). Si hay este centro en la empresa, entonces que relación tiene con la dirección y que papel juega en la toma de decisiones. Hasta donde sé, existe un Centro de Investigaciones y Desarrollo del Transporte, donde se llevan a cabo numerosas investigaciones sobre el uso de combustibles alternativos fósiles y no-fósiles. Este centro está integrado dentro del Grupo de Innovación del Transporte (GRUPO IT), una Organización Superior de Dirección que integra además a un Centro de Ingeniería (en Oriente). Trabajan juntos estos organismos? Yo creo que no lo suficiente, y ahí hay otra parte del problema. El trabajo entre ciencia y empresa debe potenciarse, sino sólo un pequeño porciento del gran potencial de nuestros técnicos llegará a materializarse. Y eso es derroche.

    Por otro lado, nada de esto significa que el transporte privado no pueda integrarse en esta estrategia de transportación. De hecho, es muy necesario. Y aquí el estado juega un papel vital también. El asunto más cercano es el de los “boteros” y otros taxis particulares.

    He conocido buenos boteros, algunos muy buenos amigos. Gente dedicada y generosa. Pero ciertamente la opinión general ha tendido a ir en sentido contrario, y no sin razón. A pesar de que la gente está consciente del importante papel que juegan los boteros, se les comenzó a percibir como personas poco compasivas, de poco tacto, bastante enfocados en la plata que le van a pagar, y muy poco informados sobre de los requerimientos éticos mínimos del servicio que proporcionan. ¡Pero es que el estado nunca se ha ocupado mucho de regular este asunto correctamente! Da igual si el botero tiene o no tiene ventana, da igual si adentro huele o no huele a gasolina, da igual como está pintado, da igual si monta 4, 5 o 6, da igual si garantiza un mínimo de seguridad a sus pasajeros, da igual el estado mecánico del carro, casi todo da igual. Lo único que le interesa al estado es que el tipo (o ella) paguen el impuesto. Esto, naturalmente, es importante, pero no es lo único que se toma en cuenta en una sociedad decente y civilizada, ni muchos menos en un mercado organizado y eficiente. Al final las quejas fueron tantas que el estado tuvo que tomar medidas, lo cual ha generado una reducción importante de estos servicios, y ha creado tremenda situación en la transportación. ¿Es esto inevitable? En mi opinión no.

    La calidad de los servicios importa, y en este caso, un mal servicio puede costar hasta la vida. Pero ya sabemos que (exceptuando la salud), velar por servicios de calidad (públicos o no) no ha sido el fuerte del estado cubano. Parece que pensaron que permitir a los taxistas privados que hagan su vida es sinónimo de no establecer regulaciones básicas sobre el auto, confort mínimo, la ruta, el estado mecánico, el color, etc. Y esto no tiene nada que ver con el hecho de que son carros viejos. Los almendrones se han convertido en un sello distintivo de la Habana, y está bien proteger estas cosas. Algunos se preocuparán por tener su carro bonito, pero, la mayoría, como es lógico, tenderá a ahorrarse todo lo que pueda, pues sabe que el estado no le garantiza nada. Un buen mercado y una buena oferta no es cosa solamente de los productores. Cierto, los boteros podrían ser mejores, pero sin la guía y regulación del estado el servicio se mantendrá siendo el mismo. Y en el particular también podríamos aprender de otras experiencias.

    Por ejemplo, cuando uno camina por Londres, hay un tipo de taxi negro (black cab) muy singular que distingue a la ciudad y que tiene forma de carruaje antiguo. Pero detrás de eso, hay mucha regulación del gobierno y de la localidad. Para empezar, los test para obtener una licencia para estos carros son rigurosos. El taxista debe conocer la ciudad al dedillo (esto incluye teatros, hospitales, embajadas, edificios públicos, etc), debe tener buen carácter, se le revisan los antecedentes penales, debe tener la habilidad de encontrar las rutas más rápidas, etc. Se le considera uno de los test más rigurosos para taxistas del mundo. Pero el resultado es fantástico. Además de eso, el gobierno regula el estado mecánico del auto (es el prestigio de la ciudad y del país!), establece estándares de diseño, maniobrabilidad, visibilidad, etc. Por ejemplo, se exigen compartimentos separados para pasajero y chofer, “cinturones de seguridad”, espacio libre, rampas para sillas de rueda, etc. Por lo general llevan el mismo color (cada región los pinta de un color específico).

    Recientemente la alcaldía de de la ciudad impulsó el plan de introducir motores eléctricos en toda la flota de taxis con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes, y que le puede ahorrar a los taxistas hasta 14 mil libras esterlinas anuales. Es decir, mantienen el diseñito antiguo para mantener la tradición y defender el sello, pero por dentro son naves espaciales y todos ganan (imagínense los almendrones sin soltar humo!). Pero todo, todito, ha sido impulsado por el estado. Por ejemplo, en 2011, la secretaría de transporte de Londres se había gastado como 400 millones de libras en infraestructura, mantenimiento, etc. Ellos han coordinado con las empresas y con los innovadores (¿tenemos los ingenieros en Cuba o no?). También comenzaron a dar subsidios a los dueños de autos que se pasen para el motor eléctrico, etc.

    El punto es que si queremos que el servicio sea de calidad, nos hace falta una estrategia de innovación de calidad.

  • REFLEXIVO dijo:

    Buenos días. Muy bueno el “Pié Forzado”. Estoy de acuerdo en que la comunicación y el debaate son importantes. Lo interesante es que los directivos del Transporte y los de Salud Pública, no necesitan ni la comunicación formal ni el debate para enterarse de lo que está pasando. Con enviar a algunos funcionarios serios, no burócratas ni corrompidos a estar entre la gente, en las paradas, en las terminales, donde venden pasajes y reservaciones (que ya están agotados) “por detrás o por las izquierda” y ofrecer unos CUC y conseguirlos o sobornar a un chofer y lograr el viaje con más comodidad y menos dificultades que los que no tienen CUC y a escuchar lo que dice la gente, la mayoría, que es la que sufre, entonces no se necesita el teatro de las Mesas Redondas, las creaciones de aparatos burocráticos que llevan más funcionarios, más planes mentirosos, teléfonos, más carros, combustible, etc. Seamos realistas y serios. Un amigo me cuenta de los trabajos que pasó para trasladar una mudada para La Habana. Estuvo dos meses tramitando y se la ponían difícil. Cuando el “Dueño” de esa empresita territorial, imaginó que ya estaban contra la pared por un problema de tiempo, de comenzar a trabajar, etc, se les apareció y les ofreció el ansiado contenedor, dijo: lacarga es grande, pero mañana se la podemos hacer. ¿Cuánto nos cuesta? “$4,000 pesos”. (Un tiempo atrás, costaba 800). Pero ¿Y eso, por qué tanto? Bueno, porque tenemos que comprar el combustible y eso. Ante la pregunta:¿Pero eso es una Cooperativa particular? El Señor se molestó y se fue. No hubo viaje. Después lo consiguieron con otra empresa que enviaba un contenedor vacío a buscar una carga a La Habana. Entgre otras cosas, en esa empresita no se firma un convenio con el cliente, los papeles son secretos. ¿Eso no lo sabe nadie? ¿Nadie controla eso? ¿Es una empresa del planeta Marte?
    Con respecto a la Salud, envíen a unos cuantos periodistas como público a hacerse una Resonancia o un estudio de Somatom al hospital en que están supuestamente rotos y que lleven “traje” o CUC, a una simple consulta, incluso de cáncer y que vayan “bien vestidos” y verán la atención. Especialistas antes serios, ya están envueltos en esa Espiral para la Vida. Y es un problema generalizado en La Habana. Nadie niega los logros, los resultados, la “Henry Reeves”, la lucha contra el Ébola, el desarrollo de la Medicina, etc. Lo que se puede cuestionar es el libre acceso de la población, que está en entredicho. Por otro lado Salud Pública es o el primero o el segundo en fuente de divisas para el país. Si no se mejoran las condiciones: Salarios, Alimentación, Atención al personal, condiciones de trabajo, equipamiento, los problemas continuarán, entre ellos el éxodo, que se dice, se debe a necesidades de expetativas económicas, pero tiene otras raíces y son: Los cubanos perdimos la capacidad de preparar mejor, ideológicamente a nuestgros jóvenes, a los que no les interesa en muchos casos, muchos, SI, de dónde salieron los recursos para permitirles ser profesionales y ser personas con un status social. De hecho, consideran que no tienen ningún compromiso con el pueblo.
    Seguimos en la Salud, pero por vía de Salud-Comunales. A 30 metros de la dirección del policlínico “Aleyda Fernández Chardiet” (Nombre venerable), hay un vertedero público, donde también brotan las hediondas aguas de una fosa. Detrás de los muros del Instituto de Ortopedia y Traumatología y Centro Intgernacional. . . de lo mismo, hay un vertedero pestilente. ¿Eso lo llevan al Congreso de Ortopedia?
    Creo que hay muchas cosas en las que se deben ocupar los incapaces que están en los altos cargos de muchas Instituciones y grandes Empresas.
    Me basta con que lo lean en CUBADEBATE, pero sigo pensando en lo de la red de Comercio clandestino en Santa Clara.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

Es Doctor en Ciencias Químicas y miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Preside la Sociedad Cubana de Química y el Consejo Científico de la Universidad de La Habana.

Vea también