Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Por un puñado de dólares

| 6

por-un-puñado-de-dolares-dvdEn el año l964 del pasado siglo, se produjo un acontecimiento que empezó casi sin que nadie se diera cuenta: me refiero a la aparición de la primera película de lo que se llamó western espagueti. Desde la aparición del cine, el western pasó a ser un género del cine norteamericano que contó de alguna manera la expansión territorial de Estado Unidos.

Por un puñado de dólares, de 1964, es primera película del género que se conociera como western espagueti, es un ejemplo de lo que pasaría con los filmes del oeste en los próximos años.

Se hacían películas buenas y malas. Pero con el tiempo se hizo familiar la figura del vaquero con su revólver, un lazo para atrapar anímales, fundamentalmente, ganado porque los vaqueros eran necesarios para negocio de la carne. Pero el gran negocio se fue mezclando con banqueros, y toda suerte de personajes que desvirtuaban al expresar el desarrollo capitalista una cierta imagen romántica de vaqueros y western.

La representación de indio norteamericano no tardó en aparecer, aunque los indios, verdaderos dueños de esas tierras, eran los malos y los blancos valientes y honestos. El tiempo fue pasando y apareció la construcción del ferrocarril como tema principal. El ferrocarril terminó definitivamente con la imagen romántica del western. El caballo de hierro, como se le llamaba, multiplicaba el territorio a conquistar y era el gran proyecto del gran capital para las tierras otrora infinitas del western.

El sueño norteamericano siempre fue de conquista y de arrebatarle sus riquezas a quienes las poseían, el género se iba desplazando poco a poco hacia otro tipo de lectura.

Los legendarios vaqueros fuero envejeciendo, los actores que encarnaban estos filmes, también iban declinando. Entonces, muy lejos de las praderas norteamericanas se estaba incubando nuevas formas de ver el oeste, conservando el aire de romanticismo y de acción trepidante.

¿Cómo y por qué sucedió esto?, las razones fueron en principio puramente económicas, algunos productores advirtieron que en España e Italia los paisajes eran casi iguales, y los costos de producción se reducían sustancialmente usando escenario y personal local.

Se multiplicaban estos filmes, y así surgió en unos años un oeste que se filmaba abajo costo y el público ignorante de todo lo que pasaba seguía pagando gruesas entradas. No tardaron en aparecer escenarios actores, y personal de apoyo que reproducían el western.

Pero también estaban al acecho directores como Sergio Leone, acostumbrado a manejar grandes masas de extras en películas que no hacían honor a su talento. Leone y otros, con un profundo conocimiento del cine, revolucionaron el lenguaje del wester. Al mismo tiempo, surgieron artistas excepcionales, como el músico italiano Ennio Morricone, que llevaron al oeste sonoridades inéditas, acabando con la música machacona y sin ideas que provenía de California. Algún día habrá que estudiar la música para el cine de Ennio Morricone y también la del francés Michell Legrand.

Los actores fueron grandes descubrimientos: Gian Maria Volonté, gran actor del cine italiano más exigente, de sumó al género. Pero la gran revelación fue un actor muy joven y con una aparición tan carismática que me recordó a una especie de John Wayne joven. Se trata de Clint Eastwood, un norteamericano que diseñó un personaje que serviría de cartas credenciales para hacer el mismo protagónico en dos películas más que forman lo que se conoce como trilogía del dólar.

A diferencia del vaquero norteamericano, nuestro personaje siempre usa un poncho y un sombreo típico, bien alejados de los predecesores norteamericanos. Siempre lleva en la comisura de los labios un delgado tabaquito, y su vestuario lo convierte en una especie de vaquero medio mexicano y algo latinoamericano. Es sumamente hermético y justiciero, habla muy poco y saca sus armas solo cuando es necesario. Con él volvieron al oeste las miradas profundas al adversario, unos grandes primeros planos que ya se habían olvidado en Hollywood. El gran primer caso olvidado por su difícil realización, mientras el Hollywood tradicional buscaba lo barato, este nuevo género que surgía, recuperaba los mejores momentos del oeste, como la puntería infalible cuando es necesaria y muchas situaciones de oeste original que parecían olvidadas.

Con su presencia en este filme, nuestro actor oxigenó el género del oeste. Claro es, amigos lectores, este el mismo Clint Eastwood que para mí una de las figuras centrales del cine, con el que nos continuaremos encontrando inevitablemente.
Por último, les pido a los lectores que completen mi información y mis criterios sobe el nuevo western llamado espagueti, pero no podemos olvidar que la cultura italiana ha asumido como suyas, muchas culturas, y al fin y al cabo solo existe una cultura: la buena, la que nos hace salir del cine llenos de entusiasmo.

Es obligatorio hablar y comentar la importancia de las otras figuras que fueron decisivas en este surgir de un nuevo oeste, en primer lugar el director Sergio Leone era un director joven muy buscado para abordar películas históricas de gran presupuesto. La Italia de la época creyó en crear un espacio para estas películas como la vida de Hércules y otros personajes salidos de la historia de la Italia antigua. Al principio tenían muchos seguidores, pero fue perdiendo influencia, las figuras se hacían muy difíciles de reconstruir y el desarrollo del cine y los efectos especiales hacían muy difíciles de reconstruir y de ser creíbles.
Pero, el trabajo constante hizo que directores como Leone adquirieran oficio y prestigio.
El actor italiano Gian María Volonte era todo un glorioso veterano del buen cine político italiano aquí en este filme está muy bien su trabajo actoral, mas no podemos omitir que fue un actor comprometido con las causas justas, trabajó mucho con nuestro cine cubano, no sólo con su actuación sino también con su renombre internacional.

El cine italiano siempre ha gustado mucho en nuestro país, Volonté fue un factor esencial en ese proceso, gran actor con una modestia proverbial, lo recordamos como un buen amigo ya fallecido.
Para terminar diré que el cine tiene algo de milagroso, las películas importantes aparecen en su momento justo, ni antes ni después, ¿quién podría predecir que el relevo de California se rodaría en Roma? .Quizás es por esto que el cine es un arte tan grande y universal.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Roberto dijo:

    Exelente trilogia la de Sergio Leone, la que mas me gusta de las tres es el Bueno, el Malo y el Feo, la tengo en mi laptop y a cada rato la pongo para oir la banda sonora de Ennio Marricone , las actuaciones son sobresalientes como la de Lee Van Cleef y Eli Wallach.

    • Preocupao dijo:

      A mí también me extrañó que el autor omitiera a Van Cleef. Claro que Eastwood es la cara más memorable del género, pero muchos otros también se lucieron. Por ejemplo Charles Bronson en Érase una vez en el Oeste. Sin duda uno de los grandes filmes, sobre todo por la (de nuevo) magistral banda sonora de Ennio Morricone. Creo que no se peca de absoluto si se afirma que este compositor contribuyó tanto como los directores a hacer llegar a su esplendor al western spaghetti. Si le preguntaran a los que han visto el filme que menciono, sin duda una de las cosas que más recuerdan es el tema “The man with the armonica”. En mi opinión, tanto se disfruta del argumento de las películas como de la música compuesta para ellos.

  • Víctor dijo:

    Por primera vez leo una análisis sobre el western spaguetti, donde se glorifican algunos cambios fundamentales en la forma de ver esa etapa, tan “limpia y pulcra” en las históricas peliculas de Hollywood.
    Era imposible que alguien atravesara el desoerto a caballo, se bañara a lo mejor una vez al mes y de contra, apareciera con una vestimenta acabada de salir de la tintorería.
    Además, el cambio en la forma del tratamiento sicológico a los personajes, se hicieron innovaciones.
    En particular, a mi la que más me gusta de todas es Erase una vez en el Oeste. Incluso cuando escribo esta opinión, suenan en mis oidos las notas de la armónica.

  • Sabrina dijo:

    Como bien usted dice, maestro, el cine es mágico, en el caso de los western va contando la propia historia de la expansión de Estados Unidos y luego los indios son los malos de la película. Gracias Miguel por continuar estos comentarios tan útiles.

  • michael vazquez montes de oca dijo:

    ¿ Y que me dices del puñadito de dolares por el que se venden sin recato artistas llamados cubanos, residentes en Cuba, para participar en el programa del desertor Carlos Otero en Miami, donde se denigra al co. Fidel y a la Revolucion Cubana? ¿Que hacemos con ellos?

  • rommel blue dijo:

    michel se habla del western spaguetti de Leone , Morricone , Elli Wallach , Van Cleff Eastwood etc no se habla de politiqueria barata con ellos se deberia hacer lo que no se hizo con personas como Pavon Tamayo que sumo a la cultura cubana en la mediocridad y la mas burda politiqueria , cumpliendo ordenes claro esta y a pesar de eso hasta le dedicaron un programa en impronta, la cronica maestro no le falta nada es cierto ya en Rio Bravo Wayne se veia viejo y achacoso, por suerte ahora se estan haciendo buenos western como la version de Rusell Crowde sobre el Tren de las 3.10a Yuma , aunque los western Spaguetti son magicos sobre todo la musica como opino perocupado , esa musica es el sello distintivo de ese film con el respeto de Bronson y Fonda

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Torres

Miguel Torres

Miguel Torres, reconocido director de Cine y de televisión cubano, fue un connotado realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano. Ha sido profesor de la Escuela de Cine y de Televisión, tiene en su haber varios largometrajes y decenas de documentales.

Vea también