Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¡Hum! Un cheque en blanco

| 1

La visión amable sobre Recep Tayip Erdogan considera que al presidente turco le ha faltado pragmatismo político y por ello provocó un desventajoso aislamiento de su país. Y como las discordias pueden estar en el lado diestro o a la siniestra, la consideración explicaría debido a qué se puso a mal con Estados Unidos y también con Rusia, para citar polos distantes y distanciados, como ejemplo.

Con Washington tuvo discrepancias de enfoque sobre todo en lo referido a los kurdos de Siria, a quienes la Casa Blanca viene ayudando porque les ven como una fuerza en tierra que lucha contra el Califato Islámico, logrando, mucho más y mejor a cuanto U.S.A. pudo conseguir hasta ahora. Les aprecian, además, como un potencial grupo a usar contra el gobierno de Bashar Al Asad, pues esa etnia aspirará a mantener la autonomía que Damasco le otorgó.

Es decir, los estrategas norteamericanos, poco originales en general, quisieran repetir lo hecho en Irak, resucitando el viejo adagio: divide y vencerás, pero la administración turca, pese a conocer que la de Obama le estaba suministrado armas a esos kurdos, mantuvo su hostilidad contra ellos, viéndoles como enemigos prestos a juntarse con los que tiene dentro.

No es el único desliz de Ankara. Uno de los peores, fue el derribo de un SU- 24 sobre territorio sirio, convirtiendo en enemigo a un importante socio dentro de la región. Hace apenas días y casi de forma imprevista, Erdogán dio un giro rotundo, cambiando la actitud y derroteros mantenidos durante los últimos siete años. Hecho notable en el complicado entorno planetario, por no decir el de trasfondo casi insostenible existente en el Cercano Oriente.

Las desavenencias surgidas de la postura turca le crearon problemas tanto en Siria como en Irak, pero también en Grecia, Armenia, Israel, Egipto y Rusia. No es un número pequeño de antagonistas y puede que la lista se amplíe, salvo que el jefe de estado mantenga la nueva posición destinada a recobrar el terreno perdido por favorecer a los yihadistas o, como prefieren afirmar varios expertos, usándolos como punta de lanza para sus propios intereses, solo que, según los resultados, de modo erróneo.

Diego no puede convertirse en Paco solo porque así lo diga y los antecedentes cercanos harán temer a unos cuántos que la aparente rectificación sea una engañifa. Como solo el Kremlin adoptó sanciones contra su vecino, pues Occidente, aunque molesto con el socio de la OAN no lo hizo, Turquía sale mejor librada de su proceder. Pudo acontecerle peor. La propia Rusia se apresta a restaurar pasados vínculos pues a ella misma tratan de convertirla en paria y debido a que a la administración Putin no le falta sentido práctico ni realismo. Aceptaron las disculpas de Erdogán y reanudan contactos económicos ventajosos para las dos partes.

En ese contexto, Israel tiene su propio manual y no es excluyente de la agenda turca. Las desavenencias quedan detrás pues tal como Turquía se excusó ante Moscú por el ilegal derribo de su avión de combate, Israel hizo algo parecido con respecto a las víctimas del asalto a la flotilla humanitaria turca que se dirigía a asistir a los palestinos de Gaza, años atrás, y fue embestida por un comando israelí.

Este toma y daca entre Tel Aviv y Ankara, tiene detrás intereses específicos. El de mayor destaque es la explotación de yacimientos gasíferos en la costa gazatí que Israel piensa sacar a través de puertos y viaductos turcos. Hacerlo es tan ilegal como la explotación de petróleo en las Alturas del Golán arrebatado a Siria también en 1967, dado que las leyes internacionales prohíben ejecutar proyectos de esa naturaleza en parajes en disputa y tanto Gaza como el Golán son territorios ocupados.

De momento, y ante el cambio operado por la dirigencia turca, y bien conocida la inutilidad de promover causas que tardarán en ocupar el puesto que merecen, se dejan a un lado las consideraciones del caso. En situaciones así se impone, otra vez, el mal menor.

Según parece, Turquía paga un precio por su cambio de actitud. Se estima ante los atentados terroristas cometidos recientemente. Es uno, pero no el único de los asuntos internos peliagudos a probar si evolucionan o no, pues hay discordancias entre diferentes partidos y el gobierno, mientras la gran minoría kurda turca fue tan acosada que retorna a la resistencia activa. No es tema a dejar como cabo descosido tampoco.

Luego si es plausible el vuelco, también se hace necesario mantenerlo y darle la solidez requerida, pues no faltarán riesgos que sería preferible acometer con las amarras del barco bien ceñidas, para hacerle frente a las tormentas que se acercan desde un intrincado horizonte.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Albert dijo:

    El presidente Turco es impredecible en su baraja política.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también