Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

En el mismo banco, pero ahora solo y 45 años después

| 27

NGPA PC

La memoria histórica a diferencia de los recursos minerales, que se pueden almacenar para extraerlo cuando más convenga, hay que preservarla, que cultivarla o se pierde.

La enseñanza de la historia se debe enriquecer con testimonios de protagonistas, siempre que se tenga certeza de su veracidad y coherencia.

Les contaré lo sucedido aquella madrugada del 20 de mayo de 1970, en que Julio César Castro Palomino y yo estuvimos conversando sentados en ese banco, hasta la salida del sol. Palomino, como le decíamos sus compañeros, fue el primer y único Presidente de la UJC-FEU de Cuba (1968-1970), y luego Primer Secretario del Comité de la UJC de la Universidad de La Habana, cuando se reparó aquel error de fusionar la FEU con la UJC.

Regresábamos del acto en el que Fidel pronunció un histórico discurso, por el retorno de los 11 pescadores de Caibarién, secuestrados por lanchas piratas en mayo de 1970, e hizo público que no se alcanzarían los 10 millones de toneladas de azúcar. Esa meta se había convertido en compromiso de la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

El lugar de la movilización fue la explanada frente a la ex embajada de los EEUU, entonces Oficina de Intereses (SINA).

Luego de salir de una reunión en la Universidad de La Habana, el pasado mes de febrero, tuve cierta nostalgia por aquellos años estudiantiles y viendo la tanqueta del Directorio Revolucionario que reposa en uno de los vértices del cuadrilátero en la Plaza Ignacio Agramonte, volví a sentarme en ese banco, pero ahora solo.

Le pedí a una joven estudiante que estaba sentada en el banco de al lado que me tomara una foto, de manera que se viera el banco y la tanqueta.

Al conversar con ella, me percato de que no es cubana, pero habla y entiende bastante bien el español. Ella es de nacionalidad estadounidense-afrodescendiente-, y estaba estudiando temas sociales y de arte en Cuba. Se llama Robyn Farley. ¡Qué coincidencia!

En febrero pasado, en ese banco, estuve pensando unos minutos a pesar del sol y del trasiego de tanta gente presurosa.

Hubiera preferido en lugar de estar solo en el banco 45 años después, estar acompañado por el presidente de la FEU de Derecho. Y escojo esa carrera por dos razones: la primera por ser la carrera de Fidel y así rendirle homenaje en su 90 cumpleaños, y segundo porque en aquella madrugada del 20 de mayo de 1970, tuvimos todo el tiempo a la fachada de la entonces Escuela de Derecho frente a nosotros.

La historia de hace 45 años

Al conocerse el secuestro de los 11 pescadores se produjo una gran movilización diplomática y popular, desde el 12 hasta el 19 de mayo de 1970.

El día 13 de mayo hubo una movilización estudiantil, al costado de la SINA, en la que habló Palomino. Carlos Quintana Secretario General de la UJC-FEU en C. Médicas y yo Miembro del Buró Universitario de la UJC-FEU de la UH, estábamos arengando a los estudiantes allí congregados, esperando la llegada de Palomino, que estaba en Calle 11 reunido con Fidel. Palomino como siempre hizo un discurso brillante.

El día 15 de mayo se produjo un gran acto de masas en el que hubo discursos breves de varias personalidades de la ciencia, el arte, la educación, el deporte, etc.

Recuerdo a Alicia Alonso, Ramón Veloz, Consuelo Vidal, Zoilo Marinello, Tomás Roig (ya muy anciano), Enrique Figuerola, …

Yo fui seleccionado para hablar en nombre de los estudiantes. Recuerdo que también habló un pionero de sexto grado, que en todos esos días me lo encargaron sus padres. La tribuna se montó de frente a la SINA por donde hoy está la Tribuna Antiimperialista.

El 19 de mayo fueron liberados, y todos los oradores de la noche del 17 fuimos a recibirlos al aeropuerto y viajamos con ellos en histórica caravana.

En el acto del 19, hablaron algunos pescadores y Fidel realizó las conclusiones. En una parte de su discurso Fidel habla de la lucha revolucionaria en Camboya, entonces un obrero de la construcción, aprovecha esa coyuntura de lo que razonaba Fidel, y con total naturalidad le dice: “Fidel la victoria de los hermanos camboyanos va como los diez millones”. Yo que estaba en la tribuna muy cerca de Fidel, me percato que aquello le produjo un conflicto emocional, y comienza a explicar las dificultades de la Zafra, hasta que dice oficialmente que no se harían los 10 millones. El pionerito que no se separaba de mí- cuanto me gustaría saber qué fue de él-, me tira fuerte de la mano y me dice: ‘Oye Néstor, ve y dile al Comandante que se equivocó, que si haremos los diez millones”, el niño comenzó a colorar de tristeza y a casi todos se nos anudó la garganta. Fidel no pensaba explicar el problema allí, pero una vez más demostró que no está diseñado para ocultarle la verdad al pueblo por dura que ésta sea.

fidel

Cito parte de sus palabras.

“Un pueblo revolucionario sabe sacar lecciones de las victorias, pero incluso las sabe sacar mejor también de los reveses.”

“De manera que la línea que ha seguido la Revolución es la más amplia publicidad de toda la marcha de la zafra. Y sólo los miserables pudieron haberse imaginado que los esfuerzos que la Revolución realiza –el esfuerzo realizado para combatir a los mercenarios de Baracoa, o para rescatar a los pescadores– hayan sido invenciones para ocultar nuestras debilidades o para ocultar nuestras dificultades”.

“Y nosotros sobre este problema hablaremos oportunamente y explicaremos. No creo que sea este el momento de hacer la completa y exhaustiva explicación acerca de la marcha de la zafra.”

“Pero sí ustedes quieren que les diga con toda claridad la situación, es sencillamente que no haremos los diez millones. Sencillamente. No voy a andar con rodeos para decirlo.”

Fidel terminó sus palabras con una tremenda carga emocional. Esa noche Palomino y yo amanecimos conversando en la Plaza Cadenas, analizando cómo hacernos mejores revolucionarios para apoyar a Fidel.

Todavía estaban cortando cañas en Camagüey, miles de estudiantes y profesores universitarios.

Comenzamos haciendo una valoración autocrítica de nosotros como dirigentes, en todos los frentes del trabajo de la UJC-FEU. Recuerdo que uno de los temas que más tiempo nos llevó fue el referido a la verdadera vinculación con la masa estudiantil, buscando el intercambio abierto y sincero, no dejándonos llevar por los informes escritos, ni pensando que las votaciones directa y pública eran un buen medidor del pensamiento íntimo de los estudiantes y hasta de los militantes. Analizamos el tema de la ejemplaridad de los dirigentes de la UJC-FEU, en primer lugar en el estudio. Palomino y yo estábamos en carreras de la Facultad de ciencias, él en Química y yo en Matemática. Cuántas veces Palomino comenzaba a estudiar casi de madrugada después de largas reuniones, en el Comité Universitario, en ocasiones con sus compañeros de curso que no le abandonaban para que no se quedara dormido en el sofá de su oficina. Algo similar me sucedía a mí cuando llegaba a la Beca de 12 y Malecón. Allí estaba Tony Mesa esperándome para estudiar.

Otra convicción surgida en aquella madrugada fue la relativa a que una manera importante de ayudar a Fidel, era pensando con cabeza propia, defendiendo nuestros criterios sin temor ni superficialidades. No acatar acríticamente las orientaciones, saber que sin una verdadera unidad de pensamiento, la unidad de acción era vulnerable. También hablamos del valor de la Revolución, no como una obra de la vanguardia, sino de todo el pueblo. Recordamos aquella expresión martiana de que al verdadero revolucionario no se le mide por las veces que cae, sino por las veces que se levanta. Y la otra en que nos dijo que “el sol quema con la misma luz con que calienta, los desagradecidos hablan de las mancha y los agradecidos de la luz”.

Palomino falleció en octubre de 1982 en un accidente de tránsito, en el kilómetro 158 de la autopista nacional, estando como Inversionista Principal de la Central Electronuclear de Juraguá.

La historia por hacer

Ahora sentado yo solo en ese banco, sin Palomino al lado, 45 años después estuve pensando que:

Hay principios que se mantienen inalterables: la vinculación con las masas; saber cómo piensan los estudiantes; la ejemplaridad de los dirigentes; pensar con cabeza propia; unidad de pensamiento para la unidad de acción; no dejarse abatir por los reveses; parecerse más a su época que a sus padres, sin abandonar la memoria histórica…

Tal vez se produzca el encuentro con el presidente de la FEU de la Facultad de Derechos, en ese mismo banco, o con muchos más en otro lugar de la histórica Colina Universitaria, para el imprescindible diálogo entre diferentes generaciones que seguimos unidas en el compromiso irrenunciable de una nación cubana, con todos y para el bien de todos.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo, Camaguey dijo:

    Este fue uno de los momentos duros, como dice Néstor, y sin embargo Fidel reconoció un error pero también instó como siempre a convertirlo en victoria. Fue la zafra más grande hecha hasta entonces en Cuba.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Hola Néstor. Recuerdo muy bien ese día y la incomprensible relación entre el recibimiento de aquellos pescadores y la explicación de que no haríamos los 10 Millones; hasta hoy no sabía la causa de que se anunciara la triste noticia en un acto donde la gente tenía la moral bien alta por el logro alcanzado. No recordaba la fecha. Ese discurso fue una gran conmoción que nos hizo reflexionar mucho. Yo no tenía la madurez suficiente para comprender en ese momento todo lo que significaba, e incluso significa para nuestra economía, no haber hecho la zafra de los 10 Millones (quizás muchos no saben que de ahí viene el nombre de los Van Van); el entusiasmo muchas veces no nos dejaba pensar con mayor objetividad. También me has recordado a Palomino; excelente compañero, que se pasaba los días en función de sus actividades como dirigente estudiantil y después venía al mismo examen que nosotros y obtenía mejores notas que los que, comparados con él, casi lo único que hacíamos era estudiar. Muchas veces he dicho que Palomino era un verdadero dirigente estudiantil. Palomino; excelente compañero, lamentablemente desaparecido en un absurdo accidente de tránsito. Buena memoria Néstor. Espero que la completes en un próximo artículo. Estoy seguro que podrás ilustrar muy bien cómo era la vida de los jóvenes de aquella época. Gracias. Un abrazo. SALUDOS!

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    Era yo el primer embrión que gestó me madre en aquel entonces. Hoy, me creo conocedor de esos y otros tantos acontecimientos ajenos a mi existencia y que solo parecen vivir en la mente de los de entonces. Me parece que a las nuevas generaciones —incluyendo la mía—, nos hacen falta vivir muchas carga para matar bribones. Estos tiempos como que solo se piensa en tener cosas y —otra vez, para fraseando a Silvio— “nada más”.

    Por eso, me empeño en la UIC, desde Guantánamo, emprender nuevas campañas.

    Saludos;-)
    desdeguantanamo.cubava.cu

  • shkval dijo:

    hola

    fidel como visionario que siempre ha sido, y desde una conviccion profunda se percato desde bien temprano que la unica manera de que las masas lo siguieran era con la verdad de por medio, por ello ha llegado al pedestal en que esta. una leccion y bofetada sin manos para los burocratas que nos rodean e impopen el bloqueo interno.

    saludos cordiales

  • Luli dijo:

    Nestor la verdad que no entiendo qué quieres decir con esas anécdotas

  • Victor SA dijo:

    Gracias Nestor del Prado, yo tengo 46 años y sabía lo del secuestro a nuestros pescadores, pero mira cuantos sucesos alrededor de este con tremenda carga sentimental y patriótica, desconocía por ejemplo que la UJC y la FEU en un momento se habían unido; cuando leía este artículo me imaginaba ese momento en que mi Comandante en Jefe explicaba lo de la zafra, todo un pueblo empeñado en lograr los 10 millones y el máximo jefe con mucho coraje informando que no se cumpliría, y ese pionero me conmovió. Esa es la historia que hace falta impartir en nuestras aulas, hablar de acontecimientos trascendentales y a la vez mencionar anécdotas como estas que hoy leo. Es triste escuchar en ocasiones a un joven de secundaria o pre decir que la historia no le interesa porque es aburrida y también es peligroso porque se puede perder la identidad revolucionaria. Gracias de nuevo.

  • abelboca dijo:

    Hay mucha tela por donde cortar, Néstor, sobre algunas cosas que dices en tu artículo. Aquello de los 10 millones, inolvidable para mi generación de jóvenes revolucionarios incondicionales de aquella época, las enormes tribulaciones ideológicas en la UH en los años sesenta, sobre todo a principios de esa década, la decisión del nombre que se le dió a la UJC después de multitudinarias reuniones acaloradísimas. Creo que deberías dedicarle un artículo bien pensado a todo esto, para que las nuevas generaciones APRENDAN como es la lucha ideológica “en caliente” y cómo se defienden los principios ideológicos de Fidel. Porque entonces NADIE EN ESTE PAIS ERA NI COMUNISTA NI SOCIALISTA. Todos éramos FIDELISTAS PUROS, pero dentro de nuestras propias filas había extremistas de izquierda, ortodoxos, religiosos, que nos unía la Revolución que era nuestro gran pedagogo de siempre, el Co. Fidel. “Si Fidel es comunista, si Fidel es socialista, pues yo lo soy también”. Así decíamos y actuamos la generación que nos tocó apoyar incondicionalmente a la del Centenario representada por Fidel. Por eso, Néstor, este capítulo de la Historia de la Revolución, que no se enseñan en las Universidades ni en la Primaria, Secundaria o PRE, sería muy bueno abordar algún día. ¿No crees que puedas hacerlo?.

  • JNMM56 dijo:

    Aunque siempre los leo, es primera vez que comento uno de sus artículos, Usted tiene muchísima razón, la memoria histórica hay que cuidarla, preservarla y cultivarla, es la única forma que tenemos de legar a las futuras generaciones la veracidad de lo vivido por las generaciones que nos antecedieron. Este relato suyo de un hecho histórico de una etapa importantísima de nuestra Revolución, hoy casi olvidado por muchos, me ha hecho reflexionar sobre la importancia de revivir ante los niños y los jóvenes de hoy esa historia viva que aún conservamos. En estos momentos en que la lucha ideológica con los vecinos del norte se hace más crucial y sutil no podemos olvidar jamás lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos. Muchas gracias por este aporte suyo a la enseñanza de la historia y ojalá todos los cubanos que por sencillos que seamos y un día hayamos sido testigos de actos como el que Usted narra, lo escriban y lo cuenten a todo nuestro pueblo en estas páginas de Cubadebate u otro medio al que tenga acceso nuestro pueblo y sobre todo la juventud.

  • Inoente dijo:

    Néstor, yo me encontraba en esa concentración y recuerdo con gran tristeza pero a la ves con orgullo como nuestro Comandante en Jefe demostraba que al pueblo no le mentiría Jamás. Pero en su crónica me quede esperando lo que conversaron usted y Cesar Palomino después de ese acontecimiento.-

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Inoente o ¿Inocente?
      Me alegra lo que me cuentas. Respecto a lo que faltó, al parecer fue una publicación incompleta que ya fue subsanada. Si vuelves a entrar comprobarás que hay otras cosas interesantes incuyendo lo esencial de la conversación con el gran Palomino. Ojalá que el amigo Eduardo Ortega vuelva a entrar para que compruebe que su testimonio le da legitimidad al mío.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Magnifico, lo felicito profesor. Esperaba su habitual artículo para el debate, este me sorprendió, creo suponer la carga emotiva que hay detrás del para usted, lo envidio sinceramente.
    La emoción es ciencia y puede tener el mismo o más valor que la razón a la hora de movilizar a las personas, Fidel es un genio de la Inteligencia emocional, cinco palmas, la declaración del carácter socialista de la revolución……………..es un atributo que tienen algunas personas de saber leer adecuadamente las necesidades del momento, no se trata de una predicción si no de un comportamiento, de un método propio, las personas que llegan a la meta, o logran el éxito en la vida, necesitan tener paciencia, disciplina, sentido de visión, valentía, seguridad, determinación, motivación y otros atributos, pero para llevar a la práctica todos ellos es necesario que tenga un método. Fidel es una cátedra para encontrar un buen método.
    Por supuesto hay diferencias entre los que ahora conocemos la historia y los que la recorrieron, usted profesor es un privilegiado y lo felicito por el pedazo de historia que nos compartió.

  • norma dijo:

    Recordar a Palomino para mi fue como regresar a Linea e I y mi hospital calixto garcia,y a mis clases de 25 entre J e I, hace varias décadas,nuestras reuniones en el local de la juventud y la feu.,gracias nestor

  • Villa dijo:

    Solo una precisión: en 1970 no se habian abierto las oficina de intereses de Estados Unidos en Cuba (dentro de la embajada de Suiza) ni la de Cuba en Estados Unidos (en la embajada de la entonces Rep. Socialista de Checoeslovaquia). No fue hasta 1976 que se aperturaron. Pero el edificio de la embajda de EEUU no se movio y se mantiene hasta hoy día en ese lugar.

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Muchas gracias Villa por su corrección. Lo tendré en cuenta.

      • Pilar dijo:

        no entiendo la aclaracion de Villa….tú no afirmas que fue en el 70

      • Pilar dijo:

        sí, ya lo entendí…la conversacion fue en el 70 y dijiste…… ex embajada de los EEUU, entonces Oficina de Intereses (SINA)………..ok, ok.

  • Marcelino dijo:

    También estuve allí en la batalla por el rescate de nuestros hermanos pescadores. Gracias por traerme esos recuerdos.Por esa época también fui el único Secretario de la UJC-FEU de una Escuela en la UH (Agronomía, en la Finca Aleida Fdez). Lo de la fusión de estas dos organizaciones fue un error, si, pero de él aprendimos mucho, al igual que de la batalla por los 10 millones.Estos últimos no se lograron, pero el esfuerzo y el amor que le pusimos a este reto consolidó nuestras convicciones.

  • Arturo Ramos dijo:

    Excelente anécdota.

  • Mi País dijo:

    Profesor, excelente artículo histórico que trae a la memoria una de las tantas hazañas hecha por el pueblo. Fidel tiene todo el mérido del mundo, aunque muchos consideren un error, al menos yo lo considero una proeza que está en la historía de la revolución

    Profesor Néstor del Prado, hace unos meses Usted publció un artículo muy interesante, como todos los suyos, y le solicité que dedicara alguno a la categoría constitucional CIUDADANO, su relevancia en Cuba de esta época y del futuro siempre.

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Hola Mi País, le diré que ya lo tengo casi terminado. Espero proponerlo a Cubadebate antes del 30 de junio de 2016

  • Leopoldo dijo:

    Buenos días, la esposa de Palomino Noemí fue mi profesora de materiales y componentes en la Electrónica de Boyeros un a bella persona, recuerdo el 14 de febrero del 81 que estábamos en Güines en la escuela al campo y el fue a visitarla en fecha tan señalada, yo era joven y no se conocía la historia de el, solo supimos que era un alto funcionario, pero pude observar a una persona muy natural, años después me entere de la trágica noticia, que al conocerla por un antiguo condiscípulo, me conmovió pues me dijeron que hasta la madre de Noemí falleció en el accidente.

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Leopoldo el nombre es Naomí, tuvieron dos hijos Julito y Cristina. Efectivamente la mamá de Naomí murió en el accidente, se llamaba Mercedes, una mujer muy afable y servicial; tuve el placer de conocerla. Recuerdo que durante el Censo de Población de 1970, tuve una gripe muy fuerte, Palomino me encontró en mi oficina de la UJC-FEU con mucha fiebre, y como ese fin de semana era de inmovilidad, me dijo que así no me podía dejar; me llevo para la casa de Naomí en el Cotorro, y allí pasé dos días bajo el cuidado especial de Mercedes. No lo olvidaré jamás. Palomino era así de solidario.

  • Odalis Salazar dijo:

    Ese artículo sí es un hermoso y sentido homenaje a compañeros de lucha y a la batalla de los jóvenes universitarios de ese tiempo tras el Triunfo del 59, por la Revolución y los ideales Fidelistas y Martianos, que inspiraron a toda una generación , que aunque no luchó con las armas para liberarnos de la tiranía entreguista Yanqui de Batista, supo con toda alegría y entrega dar todo de si por la construcción del Socialismo.

  • Pilar dijo:

    jajajajajajaja, Inoente o Inocente no consiguio leer el articulo completo, el pobre no sabe interpretar lo que lee, por favor, si no saben leer ni comenten…..

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Pilar no sea tan cruda en su apreciación. Lo que sucede es que el artículo estuvo un tiempito incompleto y es por eso que ese forista hizo el comentario acertadamente. A otros les sucedió algo similar.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Estimado Néstor. En la primera lectura, al ver que dejabas la conversación en suspenso, pensé que lo hacías como motivación para un próximo artículo. El complemento que salió después es muy valioso. Veo con placer que los comentarios son positivos y resaltan la importancia de divulgar los momentos históricos de esa forma amena y fiel como lo has hecho. Las reflexiones tuyas y de Palomino en ese banco de la histórica Plaza Agramonte fueron muy profundas. Estoy seguro que Palomino firmaría hoy junto contigo el artículo. Concuerdo que es vital mantener la interacción de los dirigentes con el Pueblo, escuchando muy atentamente las opiniones y que todos actuemos pensando con cabeza propia. Gracias Néstor por este refrescamiento de la memoria de los menos jóvenes, e ilustrar magníficamente a los que no tuvieron la oportunidad de vivir aquellos gloriosos tiempos. Admirable homenaje a Julio César Castro Palomino. Un abrazo. SALUDOS!

  • enrique vital alfaro dijo:

    Escribi muy ràpido y un poco emocionado por los recuerdos que vivi,y envie sin revisar disculpen los errores.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también