Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

El Aedes en la mira: asunto de vida o muerte

| 3

world_vs_zika___alex_falc_changSe puede decir que las noticias afines a los arbovirus están en boga. No cesan las alarmas o los reportes epidemiológicos de diferentes partes del orbe donde se citan males causados por estos patógenos, como el dengue, el chikungunya, la fiebre del zika y la fiebre amarilla.

El término arbovirus puede ser motivo de supuestos: no significa que se trate de microrganismos aislados en árboles, bosques o selvas, como alguien pudiera conjeturar. La curiosa denominación es un acrónimo (palabra formada por las iniciales, y a veces por más letras, de varias palabras) de la expresión inglesa arthropod-borne virus; traducido al español significa «virus transmitido por artrópodos».

Es este distintivo común de los arbovirus —ser transmitidos por insectos— lo que han tenido en cuenta en las estrategias destinadas a evitar la introducción y propagación de las enfermedades antes relacionadas.

Si indagamos en el origen del nombre Aedes, el principal vector de todas las enfermedades ya mencionadas, veremos que es un término descriptivo. Muchos juzgaríamos los mosquitos como molestos, desagradables y odiosos. Precisamente esos calificativos son los que confieren sentido a la palabra griega aedés.

Dentro de esa familia sobresale el conocido Aedes aegypti, que en un artículo publicado el pasado 13 de mayo de 2016 en el Registro epidemiológico semanal (Weekly epidemiological record) de la Organización Mundial de Salud (OMS), es calificado como el «perro de los mosquitos mundiales». Se gana el apelativo tras haberse «domesticado» y haberse alejado de los bosques y selvas de África. En la contemporaneidad prefiere vivir dentro y alrededor de las viviendas, al haberse vuelto dependiente de los seres humanos.

Son amplios los estudios que se desarrollan en el mundo para contener las amenazas generadas por los Aedes. En marzo de 2016 el Grupo de advertencia de control de vectores de la OMS aprobó la ejecución de experimentos pilotos con tecnologías novedosas (y costosas) como la introducción de patógenos en los mosquitos adultos, la manipulación genética de estos vectores y la técnica del insecto estéril.

La primera de estas estrategias consiste en algo así como pagarle con la misma moneda al vector: los mosquitos serían infectados con una bacteria conocida como Wolbachia, capaz de reducir la habilidad de estos insectos de transmitir arbovirus a las personas.

La segunda táctica es el desarrollo de un Aedes aegypti transgénico (modificado genéticamente de manera artificial). La técnica ha sido desarrollada por la compañía biotecnológica británica Oxitec, y el defecto genético introducido es transmitido a los descendientes, el cual provoca la mortalidad y la consiguiente disminución de las poblaciones del insecto antes de que lleguen a la adultez. Pero todo ello conlleva el mantenimiento continuo del transgénico en el medio ambiente, premisa que parece ser un «jugoso negocio» divisado por Oxitec.

El tercer método consiste en causar esterilización de los mosquitos machos al aplicarle una pequeña cantidad de radiación.

A pesar de tales progresos, la higienización y la práctica del autofocal seguirán siendo, por el momento, las más importantes y efectivas maneras de mantener a raya los niveles de infestación del Aedes y la consiguiente transmisión de los arbovirus.

Habría que lamentar, después de haber batallado tanto, el retoño de la mala calidad técnica del trabajo antivectorial o una escasa participación popular, porque aunque algunos por momento lo olviden, cuando se plantea tener en la mira al Aedes, lo que se está planteando es la defensa de la vida de cada uno de nosotros.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pioneer dijo:

    Es mas caro el autofocal y la lucha antivectorial que e pago de cualquiera de las tres técnicas geneticas para acabar con el aedes , sin duda alguna , demostrado ya en trabajos muy bien consevidos

  • Irma dijo:

    Muy educativo tu artículo, a partir de ahora cuando me sienta molestada por estos insectos tan mortificantes (cosa que me pasa todos los días), a pesar de cumplir estrictamente con todas las medidas orientadas, me acordaré de su denominación como el “perro de los mosquitos”. Con respecto a los métodos que refieres para su eliminación, siempre me preocupa hasta qué punto esos métodos sofisticados a la larga podrían influir sobre el equilibrio ecológico y de qué forma los grandes consorcios tendrían en cuenta las posibles consecuencias de su uso.

  • Marga dijo:

    Si quieren ver mosquitos (no se si son Aedes o de otro tipo) vayan a hacer la cola para el laboratorio al policlinico “26 de Julio” en Playa antes de que salga el sol.! De todos colores y tamaños! Se los dice alguien que ha ido 4 veces en dos meses a tratar de hacerse analisis de laboratorio y no ha podido porque no hay técnicos disponibles.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Julio César Hernández Perera

Julio César Hernández Perera

Médico cubano. Especialista de II Grado en Medicina Interna, Doctor en Ciencias Médicas, Profesor Titular.

Vea también