Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

A 37 pasos de Obama y a 37 años de la Justicia

| 31
37 años después del asesinato de Carlos Muñiz Varela, su hijo deposita una ofrenda ante la tumba de su padre. Foto: InterNewsService

37 años después del asesinato de Carlos Muñiz Varela, su hijo deposita una ofrenda ante la tumba de su padre este 28 de abril de 2016, en San Juan, Puerto Rico. Foto: InterNewsService

Salimos de almorzar de un restaurante cerca de Paseo, una avenida del sector El Vedado en La Habana, Cuba, y vimos cómo la gente se aglomeraba a lo largo de la calle esperando a ver si pasaba. Por supuesto que nos animamos a sumarnos a la novelería y, con un poco de suerte, también poder verlo. La gente alrededor hablaba más de “la Bestia” que de él. Había mucha gente en la calle, llena de expectativas. Yo también tenía las mías.

En el 2008 y en el 2011 escribí dos cartas que le envié a Obama solicitando su apoyo y acción administrativa, en su deber ministerial, para que el FBI y la CIA desclasifiquen y le entreguen al Departamento de Justicia de Puerto Rico toda la información que tienen en sus manos y que incluye los nombres de los responsables del asesinato de mi papá, Carlos Muñiz Varela, el 28 de abril de 1979. Ninguna de las dos cartas fue contestada. Ni siquiera nos llegó un acuse de recibo. En el 2008 el entonces gobernador de Puerto Aníbal Acevedo Vilá escribió una carta a Obama que tampoco ha recibido contestación hasta el momento.

Ya habíamos planificado y comprado los pasajes para ir a Cuba en Semana Santa cuando nos enteramos de la visita de Obama a La Habana. Queríamos que mi familia por parte de los Muñiz, que viven en Colón, Matanzas, y los Varela en La Habana, conocieran a mi hijo Álvaro. Era una enorme casualidad. O el pie forzado de una historia que está aún por contarse.

En una entrevista que le hizo la periodista de TeleSur, Arleen Rodríguez, a Jesús Arboleya, doctor en Ciencias Históricas, ante la visita de Obama a Cuba, ella le pregunta y cito:

“…cuando se enfrenta un momento como el 2014, o este mismo de la visita de Obama, ¿en quién piensas, en quiénes piensas que han sido protagonistas todos estos años?”. Arboleya contesta: “En primer lugar, siempre he estado todos estos días pensando en amigos muy queridos que ya no están […], que encabezaron lo que se debió llamar la izquierda cubana en los Estados Unidos, a contrapelo con toda la política norteamericana, y que por esa razón fueron víctimas de la más feroz represión. Esas actitudes han tenido también sus mártires, uno de ellos es Carlos Muñiz Varela, asesinado en Puerto Rico en 1979…El caso de Carlos es un caso que tiene mucha actualidad….hasta yo creo que un acto de justicia de Obama en función de los derechos humanos y la defensa de las libertades dentro de los EEUU y de territorios ocupados por los EEUU, como es el caso de Puerto Rico, valdría la pena que Obama hiciera un esfuerzo por esclarecer el asesinato de Carlos Muñiz Varela y me consta que eso se lo han pedido de muchas maneras…”.

La visita de Obama a Cuba es histórica por todo lo que representa en términos de la relación de la isla y los Estados Unidos, y porque aún se mantiene el embargo. En su discurso en La Habana, Obama hizo un llamado a no mirar hacia el pasado y a enfocarnos en el futuro común de estos dos países. En ese llamado, parecería que pide que se olvide a las víctimas de terrorismo dentro de los EEUU y Puerto Rico por parte de grupos de la extrema derecha cubana que actuaron y aún se mantienen en total impunidad gracias al amparo del propio gobierno estadounidense.

Ese apoyo o encubrimiento por parte del FBI y de la CIA a estos grupos, es lo que Obama no quiere recordar y, mucho menos, reconocer: que en esos años de la llamada “Guerra Fría” estas agencias actuaron contrario a la política del presidente Carter y fueron cómplices de múltiples asesinatos, incluyendo el de mi papá.

Lo que se le olvidó decir a Obama en su discurso, es que en ese futuro que aspira mirar y construir están los terroristas impunes que cometieron estos asesinatos. No hacer justicia es mantener la puerta abierta para que actos como estos vuelvan a ocurrir. Es reconocer que el estado le da continuidad a la maquinaria de estas agencias de inteligencia que operan en contra de la democracia y de los derechos humanos. Es justificar lo sucedido. Y en ese futuro en el que se mantiene la impunidad como una de sus herramientas para callar, yo no estoy dispuesto a creer. ¿Con qué moral se habla de justicia y de democracia?

Carlos Muñiz Varela y su hijo Carlitos, en Puerto Rico.

Carlos Muñiz Varela y su hijo Carlitos, en Puerto Rico.

El esclarecimiento del asesinato de mi papá representaría una reivindicación histórica por parte del gobierno de Estados Unidos y de Puerto Rico, para hacerles justicia a aquellos que construyeron el camino para que muchos cubanos pudieran viajar y regresar a Cuba y para que a fin de cuentas, Obama pudiera pisar Cuba por primera vez.

Hace 37 años el mensaje de los grupos terroristas de la extrema derecha cubana, en este caso encarnado por Comando Cero era: “Cualquier cubano o puertorriqueño, en realidad cualquier americano que viaje a Cuba, independientemente de sus motivos, es considerado nuestro enemigo. Cualquier cubano que vaya a Cuba, en grupos turísticos, o individualmente, nos veremos forzados a juzgarlo como hicimos con Muñiz Varela”. Imagine escuchar hoy ese mensaje en la radio y saber que no se le hará nada a quien lo dijo, aun conociendo su identidad.

Justo cuando llegamos a la esquina, pasó Obama dentro de “la Bestia” que dobló a la izquierda en la calle Paseo en camino al juego de pelota. Estuvimos a 37 pasos de Obama. Estuvimos tan cerca. Si hubiese tenido un cartel, quizás él lo habría visto.

Me pasaron muchas cosas por la mente en ese breve instante. Pensé en mi abuela y en la esperanza de poder decirle que por fin se haría justicia; en mi tía Miriam y su hermosa rebeldía (como diría Mayra Montero); en la incondicional amistad de Raúl y Ricardo y el fruto de su sacrificio; en los cincuenta y cinco hermanos; en Andrés; en Rafael; en las familias cubanas que pudieron viajar y regresar a Cuba a través de Viajes Varadero; en mi familia cubana, la de Miami y la de Cuba; en el avión de Barbados; en los cubanos que se fueron y no han regresado; en el amor de mi madre y su lucha por nosotros; en mi familia de amigos que tanto nos han apoyado; en mi amada Neeltje, por su amor, su lucha, y la posibilidad de vivir y celebrar juntos la justicia por Carlos; pensé en Álvaro, mi hijo de un año y diez meses, y en la posibilidad de volver a Cuba, esta vez, para celebrar la justicia obtenida, luchada, la de su abuelo.

(Tomado de El Nuevo Día) 

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    En su discurso en La Habana, Obama hizo un llamado a no mirar hacia el pasado y a enfocarnos en el futuro común de estos dos países. En ese llamado, parecería que pide que se olvide a las víctimas de terrorismo dentro de los EEUU y Puerto Rico por parte de grupos de la extrema derecha cubana que actuaron y aún se mantienen en total impunidad gracias al amparo del propio gobierno estadounidense, como olvidar todas las atrocidades cometidas con nuestro pueblo. Seremos tan tonto, tan iluso, habremos perdido la cordura. Fortaleceremos, de eso se trata, mantener viva la histoiria pasada, para usarla como refrente en lo adelante. Eso es lo que haremos, y no los *consejos* de Obama.

  • Katiuska Blanco dijo:

    Mi abrazo solidario desde Cuba para este joven digno y el homenaje para Carlos Múñiz Varela y todos los que mantienen viva su memoria y la de su lucha noble. Relato estremecedor de una verdad muchas veces silenciada, que debiera repetirse como eco en nuestras plazas, salas, escuelas, fábricas, calles…

  • Ernesto dijo:

    Fidel, Che, Martí, Maceo, Bolívar, son muy necesarios para recordar siempre la esencia del imperialismo yanqui, su filosofía del destino manifiesto, que nos hace infelices al resto del mundo. No olvidaremos, tendremos memoria para recordar quiénes somos y de dónde venimos, para recordar hacedores de caminos como Carlos Muñiz Varela, para no olvidar a sus asesinos.

  • Charles Romeo dijo:

    Fue la unica vez que visite Puerto Rico. Viaje corto y por un triste motivo. Habian asesinado a uno de los jovenes que crearon las agencias de viaje para lograr la reunficacion de los cubanos, los de alla con los de aca. Desde Miami, al proponer a mi jefe en La Habana que debia estar presente en el funeral de tu padre, me contestaron “Tienes que estar presente”. La empresa que habia creado en Miami era la mayorista que vendia todos los pasajes necesarios para que cubanos del exteriro visitaran la Isla. Me recibio en la puerta del avion un puertoriqueño que tambien se dedicaba a lo mismo que tu padre, quien con una pistola al cinto no me dejo solo ni un momento durante mi estancia en San Juan, hasta que por la noche me dejo nuevamente en la puerta del avion en el que regrese a Miami.. Me contaron que los asesinos hasta se habian atrevido a enviar una corona de flores al sepelio.
    Conoci a tu padre y puedo decirte con toda sinceridad que me impresiono su inteligencia y su valor, a la par que su ferrea determinacion por llevar a cabo esa tarea de ayudar a reunificar a sus coterraneos. Sigue siendo para mi un ejemplo de lo mejor que tiene este pueblo.

  • Angel dijo:

    “No hacer justicia es mantener la puerta abierta para que actos como estos vuelvan a ocurrir”
    Aun hay mucha lucha que dar.
    Un gran saludo.

  • Elio dijo:

    Se puede perdonar( o por lo menos ser diplomático), pero olvidar jamás.

  • maricarmen dijo:

    Una de tantas familias de este pueblo afectada por la larga lista de impunidades que nos están invitando a olvidar. ¡Imposible! Jamás olvidaremos la sangre derramada. Conmovedora historia, justo reclamo de un hijo que se vio obligado a crecer sin su padre por la política absurda de querer aislar a un país que decidió seguir su propio camino y lo ha conseguido por 58 años a pesar de todas las barreras que nos han puesto para que así no sea…y vamos por más. ¡Viva CUBA libre y soberana como la soñaron y sueñan sus dignos hijos! ¡Glora eterna a los que lucharon y luchan por mantener lo logrado¡

  • Carlos Manuel dijo:

    “Al señor Obama hay que comprenderlo” pues dedica mucho tiempo preparando sus conferencias sobre derechos humanos, libertad y democracia aunque Bolívar alertara desde hace mucho tiempo que precisamente su imperio inundaría nuestra América de miseria y explotación en nombre de ello. Pero el señor Obama pide olvidar y prefiere no recordar el pasado nefasto de sus terroristas pero Cuba no padece ni padecerá amnesia retrógrada y sabe muy bien que Carlos Muñiz no vive porque no derribó aeronaves en pleno vuelo ni privó tantas vidas jóvenes, casi niños nuestros mártires de Barbados. Carlos no organizó ni financió mercenarios en Centroamérica para poner bombas en hoteles cubanos y asesinar sueños y vidas como la del joven Fabio y para vivir y tener derecho a la libertad made in USA se necesita tener estos “galardones”. Obama habla de derechos humanos, libertad y democracia mientras organiza “sociedades civiles” (léase nuevos mercenarios) y pide olvidar y nosotros los cubanos recordamos los versos de Jesús Orta Ruíz cuando nos regalara: “…no me duele morir y que me olviden, me duele morir y no tener memoria”.

  • Jesús dijo:

    El consejo del Presidente de los Estados Unidos de olvidar, pasar la página y sobre esas bases construir una nueva relación entre los dos países es IRRACIONAL como podrán las madres, los padres, los hijos, los nietos nuestro pueblo que ha llorado tantas veces; olvidar la desaparición de sus seres queridos asesinados, efectivamente como Carlos, los jóvenes de Barbados que regresaban a la Patría llenos de alegría y gloria y tantos otros, el Señor Presidente padece de perdida de memoría o desconoce la historia, además de abogado es presidente, mayor razón para sentirse apegado a la justicia, pero le falta algo nunca ha sufrido en su propia carne lo que reclamamos los cubanos, ojalá nunca le suceda, pero que oiga el pedido de tantos y use sus facultades y exija hacer justicia.

  • Pensativo dijo:

    Los patriotas cubanos podremos olvidar muchas cosas, pero la esencia del contenido de esta carta y muchísimas más que podrían escribirse por muchísimas familias cubanas sobre las víctimas de la política de Estados Unidos hacia Cuba, NO SERAN OLVIDADAS JAMAS; por mucho que lo pida Obama y los presidente que vengan después; alguno tendrá que pedirle perdón al pueblo cubano.

  • Maria Elena dijo:

    Asi tuvo la defachate el presidente de los EEUU. en nuestra casa decirnos a los cubanos que olvidemos la historia, y que pensemos en el futuro, que poco conoce a este pueblo.
    Sí nosotros luchamos mucho en el presente, pensando en el futuro, pero un futuro escogidos por nosotros, no por imposición y a conveniencias de este señor.
    Eso jamas lo va a lograr de los cubanos. Hemos crecido con una idea y esa idea jamas nadie la podrá borrar.

  • martha dijo:

    Bellas y emotivas palabras de un hijo que no pudo crecer junto a su padre por que alguien en nombre de no se sabe que democracia le cercenó la vida, nosotros Carlos(hijo) no olvidamos, y escuchamos bien las palabras de Obama, las entendimos bien, los cantos de sirenas corroen a muchos pero no al pueblo cubano en su totalidad, conocemos bien lo que pueden dar los gobernates norteamericanos, queremos que dos vecinos tengan relaciones normales, civilizadas, pero por sobre todas las cosas no podemos como dijeras olvidar los muertos, los terroristas que aún campean por sus respetos por las calles de EEUU, del mismo Puerto Rico, nostros tampoco queremos creer en ese futuro del que habla Obama “en el que se mantiene la impunidad como una de sus herramientas para callar”..

  • estudiante dijo:

    Como dijera Calle 13: “Perdono, pero nunca olvido”

  • Maive dijo:

    El señor Obama, tratará de ser respetuoso, buscará en un cajón casi vacío, hechos de nuestras historias que le otorguen una posición positiva al gobierno estadounidense hacia Cuba y América Latina, le ha sido y le será bien difícil a él, ó mejor dicho a sus asesores a la hora de redactar sus discursos hacia los pueblos de la América toda, porque no han hecho mas que, a lo largo de la historia, sembrar miseria, explotación, asesinatos silenciados, toda una macabra y centenaria estrategia de inteligencia para cegar a nuestros mejores y mas dignos hijos. Los cubanos de acá y de allá, queremos un cambio, lo hemos añorado durante estos 58 años, queremos relaciones normales en toda su amplitud, y ese cambio incluye el respeto también a nuestros muertos, a los que ellos asesinaron ó pagaron para ello, queremos respeto a nuestra causa, a nuestra dignidad, al derecho de vivir decorosamente, respeto a las lágrimas y sufrimientos de todo un plueblo, de los cubanos de aquí y de allá, cuando se han separado a tantas familias, solo me queda decirle ” señor Obama, en Cuba no había vallas para protegerle ni a ud. ni a su familia, no hacían falta, quizás el único país del mundo en que así sea, entonces por favor si se ha quitado el sombrero, mantengalo hasta el final”.

  • Mirtha dijo:

    Lo recuerdo cuando nos vimos por última vez, a su llegada a La Habana, en el aeropuerto.
    Estaba pactado, vendría a Colón para la boda de su primo a principios de 1980, sería testigo … pero las balas asesinas lo impidieron y un año después decidimos un homenaje permanente: su nombre lo lleva mi hijo mayor. ¡Gloria a Carlos, que su asesinato no quede impune!

  • Andres dijo:

    Leí el libro “Porque Carlos”? y quedé impresionado de la valentía de aquel joven que a sabiendas de las amenazas no detuvo su proyecto , esto fue en el año 84 mientras participaba en la zafra del café , ahora me encuentro a su hijo ,valiente como su padre defendiendo la misma causa , la semilla del buen fruto dando tambien frutos buenos , gracias Carlitos!!

  • Victoria dijo:

    Gracias Cubadebate por este artículo, me emocionó hasta las lágrimas

  • Margarita dijo:

    Apoyo ciento por ciento el pedido de este joven . Hace años, somos miles los que esperamos justicia por este caso y otros.
    El presidente Obama sólo quiere quedar bien con la ideología capitalista que incluye a los terroristas que permite en Estados Unidos.

    ¡Justicia para Carlos Muñiz!

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Carlitos: Leyendo tu artículo me llegan recuerdos frescos a la memoria de las veces que abracé a tu papá en sus visitas y de una ocasión en que un joven le comunicaba “los problemas que tenía con no poder vestirse a la moda” en Cuba. Él respondió: “Mira chico, te cambio esos problemas por los que presento yo en Puerto Rico, que no tengo la seguridad de poder ofrecerle a mi hijo la educación ni atención médica de tan alta calidad como la que tú tienes garantizada aquí por la Revolución”.
    Por supuesto, para poder “aplicar” en las democráticas listas actuales, debemos comenzar por olvidar toda esa Historia. ¿Cómo poder olvidar que los asesinos de tu papá pasean libremente por las calles de ciudades estadounidenses?

  • FSE dijo:

    Siempre admire a Carlos Muñiz Varela, para mi esos heroes anonimos que hacen su lucha la de él muy digna por cierto ya que la hacia desde el enconado enemigo, solo queria unir a los cubanos mediante la posibilidad de que ellos viniesen a sus familiares, claro los enemigos de siempre eso no lo deseaban y que hicieron asesinar a un joven y su bella lucha, esa historia debiera ser dada a conocer a estas generaciones, la historia nunca debe ser olvidada y mucho menos destruida.

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Muñiz Pérez

Carlos Muñiz Pérez

Arquitecto puertorriqueño. Es hijo del cubano Carlos Muñiz Varela, asesinado en Puerto Rico el 28 de abril de 1979 por promover el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

Vea también