Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Eduardo Galeano: El cazador de historias

| 17
Eduardo Galeano en La Habana. Foto: Abel Carmenate/ La Ventana

Eduardo Galeano en La Habana. Foto: Abel Carmenate/ La Ventana

El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano (Montevideo, 1940-2015), concluyó su último libro un año antes de morir. Acechante, el cronista de los invisibles salió a cazar en esa jungla que habitamos “para mostrarnos –con crudeza, con humor, con ternura–” realidades que no todos logran ver. Así surgió El cazador de historias, que publica Siglo XXI, su editorial de toda la vida. En este libro, quien clamaba por una América Latina Unida para revertir el miedo y la resignación, obsequia un puñado de bellas y poderosas historias que ofrecen pistas de su biografía, de su infancia y juventud, de sus primeros viajes por esa región, de las personas que marcaron su vida y su escritura, así como sus ideas sobre la muerte. 

El Monstruo de Buenos Aires

Así lo vio, o lo imaginó, y así lo llamó, el sacerdote francés Louis Feuillée.

Este monstruo fue uno de los espantos que ilustraron el libro de memorias de su viaje por tierras sudamericanas, reinos de Satán, entre 1707 y 1712.

El poderoso cero

Hace cerca de 2 mil años, el signo del cero fue grabado en las estelas de piedra de Uaxactún y en otros centros ceremoniales de los mayas.

Ellos habían llegado más lejos que los babilonios y los chinos en el desarrollo de esta llave que abrió paso a una nueva era en las ciencias humanas.

Gracias a la cifra cero, los mayas, hijos del tiempo, sabios astrónomos y matemáticos, crearon los calendarios solares más perfectos y fueron los más certeros profetas de los eclipses y otras maravillas de la naturaleza.

La primera flauta

Un cazador se perdió, alguna vez, en alguno de los laberintos de la selva amazónica.

Después de mucho vagar, se dejó caer al pie de un cedro y allí quedó dormido.

Fue despertado por el sol y por una música jamás escuchada.

Entonces, el cazador perdido descubrió que un pájaro carpintero, de cabeza roja, largo cuello y pico poderoso, estaba picoteando una rama.

La música nacía del viento que entraba por los agujeros que el pájaro excavaba.

El cazador aprendió. Imitando al viento y al pájaro, creó la primera flauta americana.

La recién nacida

En el último día de abril del año 2013, Galulú Guagnini nació en Caracas.

El padre, Rodolfo, explicó:

–Ella vino para enseñarnos todo de nuevo.

La lluvia

Entre todas las músicas del mundo y del cielo, entre todas las que escucho desde arriba y desde abajo, yo elijo el concierto para lluvia sola.

Como en misa la oigo, cada vez que se deja sonar en la claraboya de mi casa.

Las nubes

Por las noches, cuando nadie las ve, las nubes bajan al río.

Inclinadas sobre el río, recogen el agua que más tarde lloverán sobre la tierra.

A veces, cuando están en plena tarea, algunas nubes se caen, y el río se las lleva.

Cuando llega la mañana, cualquiera puede ver pasar a las nubes caídas.

Ellas derivan sobre las aguas, lentos barquitos de algodón, mirando al cielo.

El oficio de escribir

De Onetti aprendí, también, el placer de escribir a mano.

A mano trabajo cada página, quién sabe cuántas veces, palabra tras palabra, hasta que paso en limpio, en la computadora, la última versión, que siempre resulta ser la penúltima.

Por qué escribo /3

Para empezar, una confesión: desde que era bebé quise ser jugador de fútbol. Y fui el mejor de los mejores, el número uno, pero sólo en sueños, mientras dormía.

Al despertar, no bien caminaba un par de pasos y pateaba alguna piedrita en la vereda, ya confirmaba que el fútbol no era lo mío. Estaba visto: yo no tenía más remedio que probar algún otro oficio. Intenté varios, sin suerte, hasta que por fin empecé a escribir, a ver si algo salía.

Intenté, y sigo intentando, aprender a volar en la oscuridad, como los murciélagos, en estos tiempos sombríos.

Intenté, y sigo intentando, asumir mi incapacidad de ser neutral y mi incapacidad de ser objetivo, quizás porque me niego a convertirme en objeto, indiferente a las pasiones humanas.

Intenté, y sigo intentando, descubrir a las mujeres y a los hombres animados por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza, más allá de las fronteras del tiempo y de los mapas, porque ellos son mis compatriotas y mis contemporáneos, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido.

Intenté, intento, ser tan porfiado como para seguir creyendo, a pesar de todos los pesares, que nosotros, los humanitos, estamos bastante mal hechos, pero no estamos terminados. Y sigo creyendo, también, que el arcoíris humano tiene más colores y más fulgores que el arcoíris celeste, pero estamos ciegos, o más bien enceguecidos, por una larga tradición mutiladora.

Y en definitiva, resumiendo, diría que escribo intentando que seamos más fuertes que el miedo al error o al castigo, a la hora de elegir en el eterno combate entre los indignos y los indignados.

Vivir por curiosidad

La palabra entusiasmo proviene de la antigua Grecia, y significaba: tener a los dioses adentro.

Cuando alguna gitana se me acerca y me atrapa una mano para leer mi destino, yo le pago el doble para que me deje en paz: no conozco mi destino, ni quiero conocerlo.

Vivo, y sobrevivo, por curiosidad.

Así de simple. No sé, ni quiero saber, cuál es el futuro que me espera. Lo mejor de mi futuro es que no lo conozco.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • SOPHI dijo:

    Maravilloso Galeano. Con esa prosa sintética y contundente.

  • Chukay dijo:

    Por favor Cubadebate digan algo del accidente de Jatibonico.

  • Marta dijo:

    Pues a mí Galeano me parece realmente maravilloso, y en cuanto a Dios, no seré yo quién niegue su existencia, lo que sí, dudaré de todo lo que los humanos cuentan de él. De lo que estoy segura es de que si existe debe de ser perfecto. “Vivir por curiosidad”, creo que precisamente la curiosidad nos impide quedarnos con la primera versión que nos muestran de las cosas y nos anima a buscar la verdad por medio del propio pensamiento cuestionándolo todo. ¿Acaso la justicia divina no debería basarse en la verdad? Y en cuanto a “Ignorar el destino”, no es acaso la mejor manera de encontrarlo, me refiero a tu propio destino siguiendo tu propio camino, no el que otros te dicen debe de ser ni siquiera por escrituras escritas por hombres cuya intención seguro no era la de Dios. Si Dios existe, y así lo creo, Galeano no andará lejos de él.

  • Roxana Martin Ramos dijo:

    Me sigue pareciendo maravilloso leer a Galeano, aun cuando lo haya leido antes siempre me deja la misma dulce sensación…

  • Marco DL dijo:

    El maestro Eduardo Galeano, único en su forma de narrar la historia.

  • yenny dijo:

    Alguien me puede mandar cosas de Galeano a mi correo… yenny@cavm.ith.cu

  • I.P.Ramirez dijo:

    Esteban Rafael y no vive usted con la curiosidad de conocer adios algun dia .

  • Pánfilo Epifanio dijo:

    Esteban, por casualidad ¿tu estás aspirando a Obispo, Cardenal o Papa? Pues has mandado un regaño digno de tal autoridad eclesiastica, solo te faltó dictar penitencia.
    Vivir sin conocer el futuro forma parte de poder construirlo a nuestro modo, y no de manera predeterminada, sin posibilidad real de enriquecer nuestras vidas, espiritualmente, claro; de otra manera, ¿para qué crear? si ya todo está conformado.
    Como dijo Silvio: “yo no se lo que es el destino, caminando fui lo que fui”.
    Además, no creo que “vivir por curiosidad” o “ignorar el destino” vaya reñido con glorificar a Dios y vivir en armonía con Él.

  • EddySS dijo:

    “Cuando me separé de Graciela,
    dejé la casa de Montevideo intacta.
    Allí quedaron los caracoles cubanos
    y las espadas chinas, los tapices de Guatemala,
    los discos y los libros y todo lo demás”

    “Un solo fusilado puede desencadenar un escándalo mundial:
    para miles de desaparecidos siempre queda el beneficio de la duda

    Fragmentos tomado de Días y Noches de Amor y de Guerra

    Cuando te separaste de esta vida
    Como hidalgo cabalgas en las nubes de tu espadado mundo
    Y vendrán a destiempo los detractores a formar tormentas
    Y las desangradas venas ya no mancharán los ríos
    Ni las avenidas donde camina el necio sufrirán tu partida.
    Porque América te mira y desconsolada vuelve a su pasado
    Y surgirán Galeanos junto a tus inéditos libros
    de los tiempos que aun no se han vivido.

    A la memoria de Eduardo Galeano.

  • onelia herrera dijo:

    IRREPETIBLE GALEANO,MARAVILLOSO TODO LO QUE NOS DEJÓ…

  • Armando Perez dijo:

    Galeano fue excepcional en muchas cosas y sobretodo, en ser capaz de reconocer públicamente sus propios errores, algo que pocas personas se atreven a hacer.

    En la II Bienal del Libro de Brasilia dijo de “Las venas abiertas de America Latina” la obra que lo lanzó a la fama:

    “no sería capaz de leer el libro de nuevo”, y agregó que “esa prosa de izquierda tradicional es pesadísima”. Luego, confesó que cuando escribió el libro “no tenía la formación necesaria”, y que si bien no está “arrepentido de haberlo escrito”, afirmó que es “una etapa que está superada”. Por si fuera poco, sostuvo que el libro fue escrito “sin conocer debidamente de economía y política”.

    Valiente pronunciamiento.

  • Alvaro Cabeza Nuñez dijo:

    Muy interesante todo lo que he leido gracias por compartirlo, es una ventana abierta de aire fresco ,ante tanta, imbecibilidad y mediocridad reinante.

  • Alvaro Cabeza Nuñez dijo:

    Soy Uruguayo deLas Piedras,Canelones, ,vivo en San Jorge ,Santa Fe una pequeña ciudad a 200kmts de Rosario y a 150 kmts de la ciudad de Santa Fe. y un adicto a la Literatura Latinoamerica,especialmente , mi mail es alvaroeloriental1811@hotmail.com. y en Facebook busquemen por mi nombre un Libertairo y Artiguista abrazo.

  • julio sariol dijo:

    Ave Galeano, si vivir por curiosidad no está permitido, ¿que interés tiene vivir si sabes cuando y como vas a morir, que va a pasar mañana y que será del devenir?.
    Sería como saber todo y eso no vale la pena si no lo descubres por ti mismo.

  • Ysaura Calles dijo:

    Excelente como solo Galeano sabia atrapar esas cosas cotidianas de la vida y trasformarlas en una revelación. Quizás el mundo perdió un gran futbolista, pero gano un gran escritor.
    Dios te cuide donde estes.

  • LuisR dijo:

    Hola, soy un asiduo seguidor de Eduardo Galeano. Me sorprende y me atrae por demás el debate que se desata al hablar de tal hombre, a su memoria. Me gustaria mucho que alguien me escribiera y me enviara material de la autoria de nuestro Galeano, gracias de antemano. Mi correo es lrleon@ecotsm.co.cu

  • Amenaida Espinosa González dijo:

    Genial escritor. Me he nutrido mucho de su obra en mi vida profesional. Solicito que sigan enviando información por cubadebate pues es un espacio al que muchos tenemos posibilidades de entrar.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano

Escritor y periodista uruguayo. Es el autor del libro “Las venas abiertas de América Latina”.

Vea también