Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¡Viva Cuba libre!

| 33

filme-cuba-librePor trampas que la vida tiende, por absurdos en los cuales nuestra imperfecta naturaleza humana suele caer, he borrado sin querer una larga y proteica entrevista que hace algún tiempo sostuve con el cineasta y amigo Jorge Luis Sánchez, cuyo último largometraje, Cuba libre, muchos pudimos ver en las salas de cine y en la televisión, y que yo, casualmente, pude disfrutar el 17 de diciembre de 2015.

Como todo parece estar escrito, otros percances ya habían dado señales antes del instante del encuentro: la cita se posponía hasta que decidimos fijar día y hora y hacer la entrevista en el momento acordado, o desistir para siempre.

El diálogo finalmente vivido se esfumó sin remedio de la grabadora moderna. Pero como lo que realmente impacta, y con razón lo ha dicho Gabriel García Márquez, no se olvida aun sin tomar notas, recuerdo ahora que el utilísimo filme fue un proyecto anhelado por su creador desde 1998, ahora sale a la luz, coincidente con un momento histórico que obliga a una lectura especial.

Cuando Jorge Luis comenzó a dar la batalla por su proyecto de Cuba libre, estábamos lejos de imaginar que el 17 de diciembre de 2014, Cuba y Estados Unidos sorprenderían al mundo con la noticia de una recíproca voluntad de acercamiento.

La historia de dos niños, a través de quienes se cuenta en la película algo de lo sucedido en los días de la intervención yanqui, cuando se había desvanecido la gesta mambisa iniciada en 1895, nos enfrenta al drama de un harapiento ejército libertador que ha perdido a dos de sus grandes líderes —Martí y Maceo—, luchando hasta la fatiga, y que al llegar a muchos pueblos hambrientos encuentra en los americanos a unos ágiles adelantados que llevan la impronta del «progreso», del pragmatismo y de la invitación a pasar la página de la insurgencia.

La dignidad del jefe mambí que llega con su maltrecha tropa al pueblo donde está su pequeño hijo, solo le deja el desenlace del suicidio ante la propuesta de entregar su fusil a cambio de 75 pesos. El director del filme no encuentra otra salida en una obra que rinde tributo a los patriotas y, de especial manera, a su bisabuelo materno, que echó su suerte en los campos de Cuba.

La urgencia por salvar la honra en medio de la devastación dejada por la guerra es el clamor profundo del filme, donde incluso se nos cuenta que cierta Estatua de La Libertad estuvo sobre un pedestal en la Isla, hasta que un ciclón la echó al suelo en 1903; y así fue, me ha dicho el cineasta, como hasta la naturaleza sacó la cara por la decencia de la nación.

Mucho tuvo que estudiar Jorge Luis, hurgar en archivos y en diversas fuentes, conversar con prestigiosos historiadores, para llevar adelante su filme. Y en esa búsqueda resultó una revelación constatar que no pocos de quienes llegaron desde Norteamérica vestidos con elegantes uniformes azules, eran negros y mestizos, de los estados del sur; condición que sin duda matizó el encuentro entre dos culturas.

El director del filme, en diversas imágenes que encontró de la época, advirtió un ejército extraño (los del Norte): los ocupantes entraban marchando a los pueblos, sus miradas solían ir hacia la nuca del soldado delantero, mas no buscaban el gesto de los habitantes transidos de desolación y asombro, hechos de memoria propia.

La película es una propuesta construida con amor y rigor histórico, y así debe ser vista escena a escena, porque como me decía su artífice, la voluntad que emana de aquel momento agónico, de firmeza para quienes por décadas se habían lanzado a los campos para destituir un poder colonial y afirmar «Cuba está aquí», es la misma que hoy nos seguiría poniendo a salvo de todo extravío, espejismo, parálisis, de toda ceguera que no pondere un digno sentido de la vida por encima de cualquier interés mezquino.

Muchos hombres y mujeres valiosos, desde los días que refleja el filme hasta hoy, dieron sus vidas o lo mejor de sí para limpiar a Cuba de aquel dolor que definió el Generalísimo Máximo Gómez durante la intervención de aquellos nuevos dueños: «Tristes se han ido ellos —decía Gómez de los españoles— y tristes nos hemos quedado nosotros, porque un poder extranjero los ha sustituido».

La amargura pervivió hasta que la Generación del Centenario hizo definitivamente libre a Cuba en un viaje profundo a la autoestima del país, haciéndonos recordar que solo la debilidad podría hoy hacernos perder lo ganado. Como siempre previsor y a solo meses de iniciar la contienda del 95, Martí había publicado en Patria, el 30 de octubre de 1894, en breve y encendido texto, que «solo la Revolución —y nadie fuera de ella— puede dañarse a sí misma. —Otras cosas no importan (…)».

Igual ahora, como entonces dijo el Apóstol, ni una brizna, ni un globo de humo, podrían contra la Revolución: «Los únicos que tendrían en Cuba poder contra la Revolución, serían los cubanos indecisos, —o los traidores. Cada día, en la vida de los hombres, es una página imborrable de la historia».

Es lo que tiempo después, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, dijo Fidel el 17 de noviembre de 2005. La esencia de sus palabras nos señalaba que si perdemos la Revolución, sería culpa nuestra. Cuba libre, abierta al mundo y dejando entrar al mundo en sus venas, no debería temer a más fantasmas que a las debilidades, agotamientos o indecisiones endógenos. Su gran batalla tiene que ver hoy con funcionar mejor, con no sentarse en silla alguna, apostada a la vera del camino, que le invite al descanso.

Pareciera que el filme —creación largamente acariciada y defendida por su autor—, donde nos duele la libertad extraviada de la Isla, haya sido concebido para estos días cardinales de reafirmación.

Fidel, el más fiel de los seguidores del pensamiento martiano, miró el futuro cristalinamente cuando en 1988 alertara: «Aun cuando un día formalmente mejoraran las relaciones entre Cuba y el imperio, no por ello cejaría ese imperio en su idea de aplastar la Revolución Cubana, y no lo oculta, lo explican sus teóricos, lo explican los defensores de la filosofía del imperio. Hay algunos que afirman que es mejor realizar determinados cambios en la política hacia Cuba para penetrarla, para debilitarla, para destruirla, si es posible, incluso, pacíficamente».

El editorial publicado en Granma el pasado miércoles, entre otras clarificaciones cardinales, reafirma que «no se puede albergar tampoco la menor duda respecto al apego irrestricto de Cuba a sus ideales revolucionarios y antimperialistas, y a su política exterior comprometida con las causas justas del mundo, la defensa de la autodeterminación de los pueblos y el tradicional apoyo a nuestros países hermanos».

Y más adelante cita a Raúl, al señalar que «no renunciaremos a nuestros ideales de independencia y justicia social, ni claudicaremos en uno solo de nuestros principios, ni cederemos un milímetro en la defensa de la soberanía nacional. No nos dejaremos presionar en nuestros asuntos internos. Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos».

Y es que en este Archipiélago sigue retumbando el grito de esos mambises de la película de Jorge Luis: «¡Viva Cuba libre!».

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • GPG dijo:

    Buenos días Alina, ante todo decirle que soy su mas fiel admirador, me gusta mucho la forma en la escribe, es con la periodista que mas me identifico, busco sus artículos. Le cuento algo, esta admiración nació en el año 2000-2001, me encontraba en el Escambray cumpliendo con el Servicio Social, como parte de una brigada que Abanderó Fidel, llamada Patria Socialista o Muerte, ¿recuerda?, fue el año de las graduaciones en la Tribuna Antimperialista. Eramos 12 recien graduados, yo era el único profesor de Historia, donde nos encontrábamos no había señal de televisión, teníamos un video y un televisor. Un buen día nos llevan el filme La Vida es Bella, a todos mis compañeros les encantó, excepto a mí, manifesté una serie de criterios en los que ninguno de ellos estaban de acuerdo conmigo, me quedé aislado, a los días salimos de pase hacia la Habana, ciudad donde resido, en una mañana comienzo a leer la prensa y Booooom, sorpresa, un artículo suyo sobre la película donde manifestaba exactamante todo lo que yo decía, tal parecía que nos habíamos puesto de acuerdo. No sabe lo feliz que me hizo ver que alguien pensaba como yo acerca de la película, ya no estaba solo, me llevé el periódico y cuando nos incorporamos leí el artículo en colectivo, todos se quedaron boquiabiertos, ganamos juntos, usted y yo esa batalla.

    • Claud dijo:

      Ay!, me perdí ese film..espero lo repitan pronto..ahora estoy ansiosa, al igual que por leer el libro de Eduardo Limia Díaz, Cuba Libre, la utopía realizada….algo así…recuerdo un comentario que hizo irael en esta página y desde entonces quiero conseguirlo.
      El artículo de Alina me gustó mucho pero, GPG ?qué opinaron sobre la película La vida es bella?..tal vez no la vi desde tu cristal pues siempre la menciono como unas de las que más me han gustado…claro, haciendo una valoración psicológica de la misma pues el drama es cruel.
      Aunque sé que los comentarios deben ser por este artículo, me gustaría una pequeña síntesis de tu opinión ( y si es posible la de Alina) sobre La vida es bella, por favor.

      • GPG dijo:

        ME PARECIA QUE EN LA PELÍCULA PINTABAN A LOS ALEMANES DE TONTOS, Y CREEME PARA NADA LO ERAN, HITTLER LOGRO CONVERTIR EL FASCISMO EN ALEMANIA EN UN FENÓMENO DE MASAS, EL EJERCITO ALEMAN PELEABA POR CONVICCIONES PROFUNDAS, POR IDEALES, AUNQUE NO ESTEMOS NOSOTROS DE ACUERDO CON ELLOS. EN SEGUNDO LUGAR, NO ESTABA BIEN CARACTERIZADO EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN, PARECÍA UNA ESCUELA AL CAMPO O UNA CARCEL COMÚN, LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN ERAN CRUELES, AL PUNTO, QUE NUNCA HE VISTO UN FILME REALMENTE QUE LOGRE TRANSMITIR LO QUE ERA, EL QUE MAS SE ACERCÓ FUE LA LISTA DE CHILDREW, Y LO ULTIMO QUE NO ME GUSTA ES EL FINAL, UN TANQUE DE GUERRA DE ESTADOS UNIDOS, CON DOS SOLDADOS NORTEAMERICANOS POR SUPUESTO, COMO LOS GRANDES SALVADORES, LOS PAÍSES OCCIDENTALES SIEMPRE HAN TRATADO DE OPACAR EL PAPEL DE LA URSS, QUE PAGO 27 000 000 DE MUERTOS EN ESA GUERA, MIENTRAS LOS YANQUIS EMERGÍAN COMO GRAN POTENCIA, NO PUEDES OLVIDAR QUE LA PELÍCULA ES ITALIANA, EN ITALIA ESTABA MUSSOLINI, PERTENECÍAN AL EJE FASCISTA

  • Marta dijo:

    ¨Viva Cuba Libre¨.
    La pelicula fue una hermosa clase de historia y mostró una etapa triste de nuestra Patria que no podemos darnos el lujo de olvidar y además en tiempos muy oportunos.

  • Ileana dijo:

    Amiga, es esta claridad la que todos los cubanos necesitamos, para que siga retumbando el grito histórico «¡Viva Cuba libre!». Buen artículo, bueno, digno de tu pluma, la historia siempre es presente.

  • Katiuska Blanco dijo:

    Querida Alina. Tu voz también se escucha en ese grito mambí de Viva Cuba Libre y con ella la de todos los cubanos buenos que echamos nuestra suerte con los pobres de la tierra. No olvido el percance con la falta de una grabadora cuando arribamos a Caracas en “días luminosos y tristes”, exactamente cuando nos disponíamos a recorrer Venezuela y registrar los testimonios de las personas que veían por primera vez luego de muchos años en las sombras, tras ser operados de la vista gracias a la misión Milagro. Entonces te expresé que no te preocuparas, que no tener grabación, era más bien señal de buen augurio. Si no hubieras perdido el registro técnico tal vez no habrían tenido la mágica maravilla, tus palabras de hoy que son testimonio de lo que recibiste del artista en la entrevista y lo que el sentimiento depuró en el espíritu, Un abrazo y continúa escribiendo con el alma que es la mejor forma de escribir

    • Pepin dijo:

      Tienes razón, Katiuska. Alina es esa suerte de periodista que con sus artículos y crónicas le “engrampa” el corazón a uno, porque sin restar objetividad a lo que escribe, como dices tú, lo hace con el alma. Justo reconocimiento que le haces. Alina trasciende las páginas de J. Rebelde; debería tener un espacio aquí en Cubadebate o Cubadebate publicar lo que sale en Rebelde.

  • Andrés dijo:

    Es una buena crónica Alina. Cuando supe del filme realizado por Jorge Luis Sánchez sentí dos cosas: 1) mucha satisfacción pues es una de las historias que siempre quise ver en el cine cubano y 2) celo, pues, aunque no soy cineasta profesional, me habría gustado contarla. Estoy muy feliz de que un excelente cineasta como Jorge Luis la haya materializado. Debe haber sido un proyecto complejísimo, pero “él fue a él” y lo materializó. Existen muchísimos matices de nuestra historia que deben ser contados. Y, en efecto, conocerlos nos va a ayudar sortear los nuevos retos con inteligencia y sabiduría. Cuando estas dos últimas virtudes se le suman al coraje indiscutible que siempre ha tenido el pueblo cubano, entonces no hay llamado de sirena que nos pueda confundir. De este período se pudieran explorar muchísimos matices. Es cierto, por ejemplo, y para muchos desconocido, lo de los soldados afro-americanos (buffalo soldiers). Si en algún momento me topo con Jorge Luis le voy a contar todas las ideas de historias que tengo, a ver si le gusta alguna. Mi bisabuelo también peleó en la guerra, y mi tia-abuela (su hija) siempre me hablaba de los 75 pesos. También me dijo que su padre era un hombre que no reía nunca.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Así mismo es :¡QUE VIVA CUBA LIBRE! Así con letras mayúsculas. En Cuba no habrán ni rayadillos, no presentados. Los mangos no son bajitos. Los mangos son de Baraguá. Por favor que alguien se lo diga la Emperador antes de que pise suelo cubano

  • qbaneando.cubava.cu dijo:

    genial filme nunca antes mejor! nada más oportuno para estos tiempos! creo que es imposble no ver o aceptar los retos que impone el plan de obama al cambiar de estrategía en pos de obtener el mismo objetivo… nada más urgente que la profuda mirada a los intereses y estartegías del hoy vecino ayer receptor y merecedor de marchas y protestas…!

  • Hasta la Victoria Siempre dijo:

    Buen artículo, felicidades Alina, en Cuba se cuenta con muchos revolucionarios con una sola línea de pensamiento, esto no nos lo arranca nadie. Viva Cuba libra por siempre!!!!

  • patricia dijo:

    Que viva Cuba libre y socialista!!!!!

  • malaquias dijo:

    La pelicula más allá de las referencias históricas es de las peores pelis del cine cubano de estos tiempos, no le veo absolutamente ningún atractivo en cuanto a historia o guión. Puedes empezar a verla y al terminar descubrir que no te has perdido absolutamente nada. Vuelvo y repito más allá de los hechos históricos que los cubanos conocemos, la película es pobre en muchísimos aspectos. Es mi opinión espero que sea respetada.

  • Pedro Rafael Castro dijo:

    Muy bueno tu articulo Alina ese es el camino de nuestro pueblo abierto al futuro.

  • Silvana dijo:

    Vi la película “Cuba Libre” el domingo pasado en el canal Multivisión, que por ceiro está muy buena,….y verla y oir los diálogos entre los personajes era como oir de antemano lo que dirá Obama la semana próxima en La Habana….es siemrpe la misma historia, cambian los personajes pero el discurso de ellos es siempre el mismo…. porque los intereses no han cambiado! …a no engañarse con colores y sonrisas…. recibir con diplomacia y educación, pero sabiendo siempre a quién tenemos enfrente!!! Tener mucha memoria, para entender el presenta y asegurar el furuo!

  • Silvana dijo:

    Acabo de leer en este sitio , el artículo titulado “EE.UU autoriza viajes personales no turísticos a Cuba y uso del dólar en transacciones cubanas”…. y los comentarios de los lectores….acaso a nedie le despertó nada el párrafo que dice…”El gobierno anunció el martes que los estadounidenses ahora pueden hacer viajes personales e individuales a Cuba, en lugar de hacer viajes costosos en grupo. Esto significa que cualquier estadounidense puede ir legalmente a la isla “siempre y cuando el viajero se involucre en un programa de tiempo completo de actividades de intercambio educativo destinadas a mejorar el contacto con el pueblo cubano, apoyar la sociedad civil de Cuba o promover la independencia del pueblo cubano de las autoridades del país”, precisa el comunicado oficial.”…..
    Muy a tono a este artículo y lo que comentamos antes, no?

  • Roger dijo:

    Que viva siempre, carajo

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Me gusta mucho leer lo que ud nos dice aqui y en JR y escucharla en Hablando Claro,donde ud juega un rol protagonico.
    Pero me ha resultado tan extraño que nadie en este sitio haya hecho referencia a La Protesta de Baragua,hecho historico de formidable factura.Que fue calificado inmejorablemente por nuestro Jose Marti.

  • Marta dijo:

    Feliz Dia del periodista.
    “…ya el periodista ha de abarcar, si quiere poner bien su nombre, no solamente aquellos “truismos” escolásticos, amartillados en el yunque latino, y dispuestos con provincial prosopopeya, que bastaban antes, con algún tintillo de cosas extranjeras, para dar a un escritor fama de lucero de la prensa; sino la moderna vida múltiple, en todas sus formas, como ruge en las fraguas, como se transforma en el comercio y viaja, como se identifica en la literatura y en la política, como se sublima
    y colorea en las artes. El periodista ha de saber, desde la nube hasta el microbio”

  • Rafael Cantero Pérez dijo:

    La película es una clase de Historia. En el matutino en mi centro de trabajo del lunes le propuse, sobre todo a los más jóvenes, que permitieran que sus hijos vieran este filme para que supieran como el gobierno yanqui nos escamoteó la Independencia, algo que pretende aún. Ahora, permítame expresar algo, en la película se ve a un ejército mambí harapiento, así hicimos la guerra que ganaríamos más tarde io más temprano, pero los resultados de la clarinada de la generación del Centenario fue tan clara que, muchos años después, los hijos, nietos y bisnietos de esos mismos “harapientos”, llevamos, como todo un ejército, la libertad de escoger por sus propias decisiones a países como Angola, así como defendimos a otros países de invasiones externas, en las que siempre estaba la mano yanqui detrás. Por eso ¡QUÉ VIVA CUBA LIBRE!

  • Rafael Cantero Pérez dijo:

    La película es una clase de Historia. En el matutino en mi centro de trabajo del lunes le propuse, sobre todo a los más jóvenes, que permitieran que sus hijos vieran este filme para que supieran como el gobierno yanqui nos escamoteó la Independencia, algo que pretende aún. Ahora, permítame expresar algo, en la película se ve a un ejército mambí harapiento, así hicimos la guerra que ganaríamos más tarde o más temprano, pero los resultados de la clarinada de la generación del Centenario fue tan clara que, muchos años después, los hijos, nietos y bisnietos de esos mismos “harapientos”, llevamos, como todo un ejército, la libertad de escoger por sus propias decisiones a países como Angola, así como defendimos a otros países de invasiones externas, en las que siempre estaba la mano yanqui detrás. Por eso ¡QUÉ VIVA CUBA LIBRE!

  • jorglez dijo:

    Cuando vi Cuba Libre por Multivisión, me he quedado asombrado de cuanto simbolismo tiene la película, como la realidad que vivimos se parece mucho a aquella: los cubanos cansados por la guerra (¿acaso los actuales no lo estamos?), la imposición de sus condiciones por los EEUU, entre otras cosas que son dignas de ver. La única diferencia que veo con respecto a la actualidad es que, en nuestro caso, aparentemente estamos poniendo nuestras condiciones desde la dignidad pero,¿será así? y que, además, somos un pueblo instruido, a diferencia del que éramos a finales del siglo XIX. Debemos tener cuidado con los acontecimientos que ocurren no vaya a ser que la historia se repita. Ella dirá si aprendimos de nuestros errores.

  • Amparo Cuellar dijo:

    Buen comentario, como los acostumbrados de Alina. Lo que no entendí bien es la alegoría de los fantasmas. ¿Ya no existe el Gran Fantasma? ¿Son solo los endógenos a los que Cuba Libre debería temer?

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Alina Perera Robbio

Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro “Buscándote, Julio”, y coautora de “Voces del milagro”, “Niños del milagro”, “La maldición del avetruz” y “La cuadratura del círculo”.

Vea también