Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

El Día del Chacal

| 5

chacalEl Día del Chacal es una exitosa novela de Frederich Forsyth, un auténtico Best Seller. En 1973 se llevó a cabo una versión cinematográfica dirigida por el veterano cineasta norteamericano Fred Zinnerman, quien logró captar el ritmo de thriller del relato original. Es un excelente filme en su género.

Pero hagamos un poco de historia. Hace unos días publicamos una opinión acerca del filme La Batalla de Árgel, en esta película se evidencia la transformación de la tropa élite, los “paras” franceses en un cuerpo fascistoide que tortura, mata, y no se resigna nunca a que Argelia tiene que ser para los argelinos. Se terminaron los tiempos de la colonia.

Inevitablemente, la dominación francesa terminó en Argelia con una decisiva intervención del General Charles De Gaulle. De regreso a Francia, esta tropa élite fue licenciada del ejército y sus hombres fundaron un grupo OAS (Organisation de l’Armée Secrète), con la intención de asesinar a De Gaulle y darle marcha atrás a la historia. Planearon un atentado por su cuenta, pero fracasaron, el jefe del grupo fue fusilado. Los demás miembros que tenían recursos económicos, siguen conspirando y para evitar el cerco de la policía se marchan a otro país europeo.

Este grupo decide contratar a un mercenario extranjero para que lleve a cabo el magnicidio por una suma considerable de dinero. El mercenario contratado es un inglés, interpretado por Edward Fox: “El Chacal” que así se llamó.

Mientras el mercenario comienza a actuar, la policía francesa que monitorea al grupo, sospecha que algo grande está ocurriendo y recurren a un medio muy audaz, deciden secuestrar al correo de la OAS, un mercenario grandísimo, fuerte, “un duro” que lleva sistemáticamente una valija esposada a su muñeca donde están las cartas y documentos que la OAS recibe en Francia.

Capturan al mercenario y lo meten en una camnioneta. Está claro que es un secuestro internacional. La francesa se ocupa de obtener la información de éste mercenario. Después de algunas sesiones de brutalidad policial, logran arrancarle un nombre: Chacal. Junto con otras indicaciones concluyen que se trata de un nuevo plan de magnicidio que incluye a alguien llamado Chacal.

Debo antes de continuar, precisar que el estilo de la película se basa en el tradicional plano y contraplano. El trabajo actoral es muy cuidadoso. El protagonista Chacal se mueve al ritmo de cada secuencia, está bien dirigido para una actuación compleja porque el mercenario simula distintas personalidades. La misma puesta en escena con una habilidad y oficio se desarrolla con las autoridades francesas. Particularmente en las muchas secuencias que se desarrollan en una habitación y en una mesa en lo que suponemos es el Consejo de Ministro francés.

Ante el inminente peligro, las autoridades deciden llamar a un detective muy capacitado que en ese momento no estaba de servicio. El Inspector está durmiendo en una casa de campo, lo llaman a gritos y se despierta con un alboroto de gallinas y otras aves de corral, parte apresuradamente con la policía que vino a buscarle.

El inspector es un hombre común con un bigote típico de un francés normal y corriente. Se le informa por los datos que tiene la policía: un mercenario extranjero que se hace apodar Chacal, es la presa a capturar. Le dan plenos poderes al inspector que con otro policía como ayudante, se acuartela en un pequeño local.

En otro momento del filme, una bella joven francesa que tiene bien visible el retrato de su novio, un joven militar fallecido en combate en Árgel. Esta muchacha se apresta a colaborar con la red. Seduce a uno de los ministros mientras pasea a caballo y se muda al apartamento del funcionario a quien enamora a tal punto que el ministro, para darse importancia, le cuenta algunas cosas de las que se discuten en las reuniones. Él, por supuesto, piensa que ella es una joven ingenua. En realidad, la muchacha debe llamar a un teléfono cada vez que tenga noticias nuevas. Al otro lado del teléfono sólo le responden: “Ici, Chacal” .

El mercenario comienza su labor, contacta a un armero experto con quien diseña un arma especial, un tipo de fusil con un grueso cañón y de peso muy ligero. Encarga unos pocos cartuchos específicos, calcula que con esos será suficiente.

En un descampado planta una calabaza en un palo que le sirve como tiro al blanco. Comprueba el reglaje del arma, y una vez satisfecho esconde el arma en su pequeño auto deportivo.

Se hace de toda una serie de documentos falsos, pero el falsificador quiere saber más de la cuenta y lo mata con un golpe y lo desaparece. No deja de llamar la atención de este mercenario que es una especie de superman con disímiles habilidades letales.

Nuestro detective comienza una febril actividad contactando a los jefes de servicios especiales afines, despertándolos incluso a horas impropias. Se va desarrollando al mismo tiempo la labor del policía y el Chacal que avanza.

Para abreviar comentaré algunas secuencias que ejemplifican la labor del mercenario. Sabiéndose perseguido está en un restaurante, en una especia de Hostal campestre, y seduce a una bella cuarentona, duerme con ella, es una coartada.

Pero la policía que ha estrechado su cerco, llega al hotel el día siguiente, pero ya es tarde, la cuarentona había sido asesinada por el Chacal con sus propias manos.

El cerco se estrecha aún más, y el Chacal se tiñe el pelo y acude a un pasaporte danés que robó a un pasajero en el aeropuerto. Sintiéndose acosado, toma un tren con su nuevo disfraz de danés y en París se dirige a unos baños de vapor para hombres. Aquí otra faceta de El Chacal, se deja seducir por un viejo homosexual que tiene un apartamento cerca. Mientras prepara la comida aparece en la pantalla de televisión el rostro de El Chacal como alguien circulado en toda Francia. Es el final de la invitación a comer: otro asesinato.

Al Chacal se le acaba el tiempo, deduce que De Gaulle asistirá a los festejos por el día de la Liberación. Un nuevo disfraz, ahora de viejo combatiente invalido que esconde en la muleta el fusil.

Pero el comisario ha hecho la misma deducción. Va preguntando e indagando casi frenéticamente a la policía. Esta descripción lo convence: el viejo combatiente es el Chacal.

En la ventana el Chacal apunta con su fusil, en la mirilla telescópica se ve claramente la figura de De Gaulle. Aprieta el gatillo, pero milagrosamente en ese momento el General se inclina y la bala le pasa silbando. No tiene tiempo de hacer otro disparo. El inspector irrumpe en la habitación y lo ejecuta con una ametralladora.

Dejo para el final una secuencia extraordinaria: está reunido el Consejo de Ministros y le preguntan al inspector: ¿Cómo descubrió el teléfono que servía de contacto al Chacal?. Ante esta pregunta clave, el inspector responde: los intervine todos. Recordemos que el número se corresponde con la casa del ministro, cuya joven conquista era el contacto de El Chacal. El ministro, al oír aquello, se levanta y se suicida.

Este filme tiene aires de veracidad, la OAS existió, los atentados a De Gaulle también, pero el relato de este mercenario es ficción.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo González S. dijo:

    Se le olvidó poner el nombre del autor: Frederich Forsyth. Usted dice que es ficción pero el diario Granma publicó hace unos diez años la noticia del fallecimiento del hombre que con seudónimo de Chacal había atentado contra la vida del General De Gaulle. El libro es absorbente pero la película queda por debajo pues el personaje del Chacal parece un pepillito y no un tipo de estampa dura.

  • Sabrina dijo:

    Gracias Miguel por su nuevo artículo de cine. Coincido con el comentarista anterior, a mi la novela me fascinó, no así la película, también esas películas basadas en novelas donde ya uno sabe qué pasará, se pierde un poco la magia, no obstante su nota me refrescó otro de esos filmes que debemos recordar.

  • Freddy-Camaguey.- dijo:

    Igual me pasó a mi.Pelicula pasable.Actuaciones Irregulares.Libro Absorbente. (Por Mucho).

  • Freddy-Camaguey.- dijo:

    Estoy siempre atento a la salida de estos fabulosos comentarios que hace el maestro Torres que nos lleva a repasar obras de cine que marcaron pauta en su época.Siga así y muchas gracias.
    (un detalle Zinneman no era norteamericano si no austriaco).

    Fred Zinnemann (Viena, 29 de abril de 1907 – Londres, 14 de marzo de 1997)

  • Ultra dijo:

    buen filme para su epoca, pero sin dudas mejor el libro por mucho, y como siempre excelente eleccion y descripcion del profesor Torres. Una sugerencia: analisis de El Silencio de los Corderos y sus sagas… gracias

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Torres

Miguel Torres

Miguel Torres, reconocido director de Cine y de televisión cubano, fue un connotado realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano. Ha sido profesor de la Escuela de Cine y de Televisión, tiene en su haber varios largometrajes y decenas de documentales.

Vea también