Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Consecuencias del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos

| 19

Seis meses después de tomada la decisión política de restablecer relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados, acaba de anunciarse en Washington y La Habana la concreción del acuerdo para formalizarlas y proceder a las aperturas de las respectivas embajadas.

Está claro que, por sí mismo, lo acontecido no elimina las contradicciones existentes ni garantiza su solución, máxime cuando aún persiste el bloqueo económico contra Cuba, considerado por el gobierno cubano como un impedimento para la plena normalización de las relaciones. También Obama ha reconocido esta realidad y nuevamente ha solicitado al Congreso que derogue las leyes que respaldan esta política, un objetivo difícilmente alcanzable en lo que resta de su mandato.

Aun así, lo alcanzado constituye un hito histórico y plantea un nuevo escenario de cara al futuro de las relaciones entre los dos países, con implicaciones no solo simbólicas, sino prácticas en la conducción de sus respectivas políticas.

En el caso de Cuba, implica el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la legitimidad del gobierno cubano y, en consecuencia, de la legalidad de su política nacional, lo cual tiene importantes consecuencias para el desarrollo de las futuras negociaciones.

Para solo citar algunos ejemplos, asuntos como la definición de “tráfico de propiedades confiscadas”, término utilizado para desconocer el derecho cubano a la nacionalización y sus relaciones con terceros; la no aplicabilidad de la “doctrina del acto de Estado” para la protección de los intereses cubanos en Estados Unidos o el desconocimiento de los derechos intelectuales y de marcas cubanas en el mercado de ese país, hasta ahora prácticas establecidas en la política estadounidense hacia Cuba, constituyen actuaciones legalmente insostenibles en el contexto de relaciones diplomáticas corrientes, por lo que en algún momento tendrán que ser revisadas por la parte norteamericana.

También implica una transformación esencial del entorno en que se desarrollan las relaciones internacionales de Cuba y su inserción en el mercado mundial, al margen de lo que demore la eliminación del bloqueo económico norteamericano. Ello tiene, además, resonancia hacia lo interno de la sociedad cubana, sobre todo en el campo económico, pero también en otras esferas de la vida nacional, envuelta en sus propias transformaciones.

Para Estados Unidos el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba constituye un precedente doctrinario en su política exterior que no puede ser ignorado, toda vez que muestra una inteligente adecuación no solo de la política hacia Cuba, sino en relación a los cambios que están teniendo lugar en el resto del mundo, especialmente en América Latina y el Caribe, tal y como ha dado a entender el propio presidente Obama en su más reciente declaración y en otros momentos de este proceso.

Lo más importante quizá, es que constituye un paso prácticamente irreversible en las relaciones entre los dos países, cualquiera sea el resultado de las elecciones presidenciales de 2016. Por otra parte, jerarquiza y facilita la comunicación entre ambos gobiernos; consolida el clima de la negociación para la solución de los conflictos y otorga credibilidad al proceso de normalización de relaciones, estimulando a las fuerzas que lo respaldan en Estados Unidos y en Cuba, más allá de las diferencias y desconfianzas aún existentes.

Es también una señal para el mundo. A pesar de la asimetrías de poder entre los dos países, ha sido posible resolver un complejo problema del diferendo histórico entre ambos, mediante métodos pacíficos, en un marco signado por la igualdad y el respeto a la soberanía de las partes, lo que puede ser interpretado como un ejemplo de lo que debiera ser la convivencia internacional, donde Estados Unidos desempeña un papel determinante. Ello explica el respaldo que tal hecho ha tenido en todo el planeta y las esperanzas que ha generado.

(Tomado de Progreso Semanal)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hector Martinez dijo:

    Las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas en ambos países, posibilita continuar las negociaciones para establecer de mejor manera las relaciones políticas, económicas, sociales, culturales, deportivas, migratorias, financieras y de seguridad que se encuentran al mínimo. han sido tomadas por asalto por EEUU o han sido totalmente inexistentes, casi siempre en perjuicio de Cuba.

    A partir de la apertura de embajadas, la situación puede abordarse de forma mas directa y dedicarse de manera bilateral a atender el tema de las relaciones normales entre países, tal como dicta el derecho internacional y la soberania de los pueblos.

    Punto para Cuba !!!!!!!!

    Felicidades y siempre con el pulso firme y sin vacilar al mínimo: el pueblo cubano lo merece desde siempre.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Hay muchísima tela por donde cortar para el restablecimiento pleno de relaciones, partiendo del Derecho Internacional. Somos muchos los compatriotas que no tienemos aun la información completa ni la idea de cuan larga será esta normalización, porque realmente no nos podemos perdonar obrar con rapidez chapucera con un tema tan complejo como el que hoy se ha comenzado a revertir por parte de ambos gobiernos. Ojalá y nuestra prensa comience también a darle espacio a comentarios como este del Dr. Arboleya, por ejemplo en la edición del viernes del Granma, “perseguida” por una apreciable parte de los cubanos por su diversidad y amplio contenido. La información oportuna será una pieza imprescindible en este nuevo escenario sin cañones, aviones, drones, barcos de guerra ni enemigos armados visibles. Es mi humilde opinión

    • Elio Antonio dijo:

      Hola Hugo A.:-)

      Muy de acuerdo con su cometario.

      Creo que falta más consciencia política en nuestro pueblo, no para entender lo ocurrido, si no, para comprender lo que está por venir. A mi juicio deben activarse de manera permanente la superación política —creo que son las palabras más adecuadas— en la televisión y en la Web fundamentalmente. En este sitio o en Cabava podemos leer comentarios que evidencian un pensamiento visceral en una muy importante parte de nuestra población, personas susceptibles a los cantos de sirenas, desconocedoras de la historia, que solo les importa sobrevivir, sin antes pensar en las consecuencias de sus actos.

      Algo más sobre estos pensamientos: http://elioantonio.cubava.cu/2015/06/30/sobrevivencia-descontrolada-no-2/

      Saludos;-)

      • Jose R. Oro dijo:

        Señor Elio Antonio. El pueblo cubano, como todos lo demás pueblos, “piensa como vive” como dijera Karl Marx, este pueblo no es visceral, pero tiene vísceras, como es lo más natural del mundo. Considero lamentable que se considere a “… una muy importante parte de nuestra población, personas susceptibles a los cantos de sirenas, desconocedoras de la historia, que solo les importa sobrevivir, sin antes pensar en las consecuencias de sus actos…” No creo que el pueblo cubano haya pasado por muchos sacrificios para apoyar a personas que se creen ser de la manera más jactanciosa e impertinente, miembros de una elite que tiene que indicarle el camino a un pueblo que es por demás uno de los más educados del mundo. A veces hay personas que son fascistas y no lo saben.

  • Manuel López Rodríguez dijo:

    Gracias Dr. Jesús Arboleya Cervera por su certero y concreto análisis.

  • Gonzalo Vanega dijo:

    Muy de acuerdo con el comentario, y aunque comprendemos que éste es un paso más hacia la normalización de las relaciones, es un muy importante paso, creo que imprescindible, pues nos da la posibilidad de abordar, como bien se plantea, el resto de los problemas con más facilidad, no será nada fácil, por cuanto la intención, a mi modo de ver, no es la de mantener unas relaciones como mandan las buenas costumbres y todos los convenios internacionales firmados, es tratar de lograr por otros medios, lo que por fuerza no han podido, ni podrán, pero deben estar presentes la inteligencia, la paciencia, la cordura, la ética, la moral y otros valores que tenemos, para avanzar, para lograr unas relaciones fluidas, que todos necesitamos, sin hacer concesiones, sin perder soberanía y para seguir siendo dignos, este paso, es parte del camino que va a estar lleno de escollos, zancadillas y otros estorbos, pero que hay que recorrer con paso firme y constante, confiamos en la dirección de la revolución, en Raúl, que ha demostrado su capacidad para hacerlo, adelante, presidente.

  • Jose R. Oro dijo:

    En sentido general, coincido con el interesante artículo del historiador Jesús Arboleya Cervera, solo un breve comentario. La “plena normalización de las relaciones… un objetivo difícilmente alcanzable en lo que resta de su mandato”. Ni durante el resto del mandato del Presidente Obama, ni después se va a alcanzar un estado perfecto de relaciones bilaterales entre los EE.UU. y Cuba o en sentido general entre dos naciones. Eso no existe, ni va a existir ni entre Cuba y EE.UU. ni entre Cuba y la Unión Europea, ni con Japón, ni con Rusia, ni con China. Siempre existirán diferencias de algún tipo, en un escenario dinámico, diferencias que surgen y se resuelven en más o menos tiempo. Para eso hay embajadas, consulados, aduanas, aseguradoras, y mil cosas más. Lo que no es parte de la normalización plena de relaciones es que existan antagonismos que no permitan una convivencia justa, amistosa y funcional. Normalidad y estabilidad dentro de la normalidad no implican Perfección. El fin del Embargo, el establecimiento de una funcionalidad bancaria, crediticia, comercial, de viajes, la desaparición de la Ley del Ajuste Cubano, el cese de trasmisiones radiales y televisivas hostiles hacia Cuba, yo personalmente creo que pueden ser eliminadas o diluidas a un mínimo que las haga solo una vaga noción (por ejemplo que EE.UU. no le venda armas a Cuba, que no nos hace falta para nada). Todo eso creo que se puede lograr dentro de los meses que quedan del mandato de Obama. Asimismo, no se debe olvidar que en estas negociaciones participan dos países, y que ambos tienen una cuota de responsabilidad en crear la tendencia a la normalización.
    Tampoco tenemos relaciones perfectas con la Unión Europea (mientras exista la Posición Común, yo diría que ni siquiera normales). Pero estamos renegociando la deuda externa de Cuba, por ejemplo, y eso muestra objetividad y normalidad entre Cuba y los países acreedores del Club de Paris y otros. No solo porque estos países están en una posición más realista con Cuba, sino también porque Cuba está pagando la deuda y está comprometida a no gastar más de lo que puede pagar. Para negociar hace falta credibilidad, y Cuba la ha ganado y está, en consecuencia, obteniendo resultados de crítica importancia para el desarrollo y bienestar de la nación cubana. Así es con todo
    Lo que importa es una firme tendencia a la normalización de las relaciones, la buena fe en las negociaciones y la irrevocabilidad de lo positivo que se vaya logrando. La propuesta que esta hoy en el Congreso de EE.UU. acerca de la libertad de viajar a Cuba tiene 46 senadores (de 100, dos por cada uno de los 50 estados de la Unión) que la apoyan. Casi nunca en una votación están presentes o votan los 100 senadores, faltan o se abstienen de votar por lo común 5 o 6 senadores. Con la visitas a Cuba de senadores (un ejemplo es Dean Heller R-Nevada, si alguien decia hace un mes, que Heller apoyaría la política del Presidente Obama hacia Cuba lo declaraban loco de atar), Cuba va a tener una mayoría en el Congreso de EE.UU. y la ultraderecha perderá su precaria prevalencia. El tema de la Base Naval de Guantánamo también se va a resolver, porque la lógica así lo dice. En general no creo que se deba desechar la seria probabilidad de que sustanciales eventos de la normalización se obtengan durante el mandato del Presidente Obama.
    Las tres oraciones subrayadas en negrita en el artículo de Jesús Arboleya Cervera son el centro de lo logrado y su futura consecuencia, a lo que me adhiero y comparto, de este por lo demás, muy inteligente y lucido documento que honra a su autor.

  • Land dijo:

    Solo resaltar un aspecto de todo este proceso que vivimos:
    ” NOSOTROS LOS QUE SÍ APOSTAMOS POR EL PROYECTO SOCIAL CUBANO, NUNCA ESTUVIMOS EQUIVOCADOS”
    TENGO 25 AÑOS, NACÍ CON LOS 90.

  • Abdel dijo:

    Saludo la decisión del presidente Obama, acaba de asegurar su puesto dentro de la Historia de la humanidad, aunque los cubanos sabemos que no significa la solución de todos los problemas de nuestro país, porque mientras exista el bloqueo, no habrá normalidad, significa un acto de valentía, al abrir esta caja de pandora que es las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Los cubanos esperamos que más temprano que tarde, podamos hablar de relaciones normales, basadas en el respeto a nuestras profundas diferencias.

  • Paulina Hernández Mezonet dijo:

    Aprecio muy favorable el hecho de que se haya logrado ya ese nivel de cocresión de las relaciones entre Cuba y EE.UU, pero al mismo tiempo siento muchas preocupaciones por la falta de preparación política que observo en una gran parte de personas incluso del medio intelectual en que me muevo y mucho más cuando se trata de cuadros jóvenes que no tienen siquiera idea de qué se trata y solo tienen en su mente la imagen de modos y formas de consumo que no tienen nada que ver con nuestra cultura, ni con estas relaciones. Sería bueno hablar con los directivos de muchas entidades y empresas que muestran una desorientación y una ignorancia de lo que son estas relaciones, que ya hay personas que te calman cualquier molestias diciéndote que tengas paciencia que ya pronto “ellos” estarán aquí y verás como “todo cambia”. Si hay un momento en que es necesario el trabajo hombre a hombre, es este, sin embargo no veo esa preparación, incluso con los comunicadores sociales: la escuela, las instituciones sociales etc. No me gusta el comentario que está saliendo de boca de muchos jóvenes y adolescentes sobre este tema. Hay que ir a los barrios y sentarse a escuchar en las esquinas, ir a la parada de las guaguas, a las colas de las oficinas de trámites para escuchar lo que se dice y la prensa debe mostrar una posición más de alerta, más informativa y esclarecedora del asunto, a partir de responder a todas las espectativas que está generando este tema, porque si de algo debemos estar claro es que no todo va a ser color de rosa de allá para acá y si estamos claro de eso y nos preparamos, no habrá sorpresas, pero si nos pasamos de ingenuos, no tendremos tiempo para contar la historia.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    José R. Oro: Suscribo TOTALMENTE su comentario de las 10.39. En nuestra casa vivimos mi esposa y dos hijos. Tenemos infinidad de puntos en común, pero no existe la unanimidad de criterios. Para mí, eso es lo más saludable de nuestras excelentes relaciones de familia….

  • juan dijo:

    las relaciones se daran en el marco del respeto entre los dos paises, el bloqueo se quitara ,y muy pronto existira un comercio amplio entre cuba y los ee uu,lo demas para normalizar las relaciones como la entrega de la base ect ect ect,vendra con el tiempo,lo que importa ahora de momento es mejorar nuestra calidad de vida como dijo obama.

  • RCP dijo:

    Tengo una pregunta que nadie me ha sabido responder: Sali de Cuba despues del 2000 y vivo en los Estados Unidos pero aunque soy ciudadano americano cada vez que he visitado Cuba me han dicho las autoridades de inmigracion que mi pasaporte estadounidense no me sirve alli y que tengo que entrar y salir con el pasaporte cubano. Tampoco nunca me preguntaron o me dieron la opcion de con cual pasaporte queria entrar. Hay alguna respuestavalida para esto ? Por que los cubanos que salieron antes de 1971 pueden entrar con pasaporte norteamericano y quienes salimos despues del ’71 tenemos que hacerlo con el pasaporte cubano ?. Gracias.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Ruego me perdonen por mi nueva incursión en el tema. Al forista Juan le quisiera decir que la Revolución está haciendo múltiples esfuerzos desde1959 para mejorar la calidad de vida del pueblo . El Sr. Obama planteó eso el pasado 17 de diciembre de 2014, 55 años después. Diez administraciones anteriores habían aplicado la política de estrangulamiento a Cuba dictadas por un SISTEMA que las instauró para “causar penurias, desesperación y necesidades en nuestra población con la finalidad de derrotar a régimen” pero no lograron doblegarla. Me atrevería a agregar que solamente necesitamos el levantamiento del brutal bloqueo para avanzar con nuestro esfuerzo en mejorar la calidad de vida, diversificando nuestro comercio sin persecuciones. Dentro de esos países, sin dudas se incluirá Estados Unidos, pero no dependeríamos de ESE “comercio amplio” solamente para desarrollarnos. Es mi humilde opinión. Gracias

    • Jose R. Oro dijo:

      Estimado Hugo Andrés Govín Díaz. Muy de acuerdo con usted, diversidad es lo mas importante, tendremos comercio y relaciones financieras con muchos paises, no puede existir un solo mercado controlador (como tampoco un monocultivo, o que sea solo el turismo el que genere la economia del pais). Coincido plenamente con usted que el fin del Embargo por si mismo permitiria a Cuba poder desarrollarse de una manera estable (sostenible se dice ahora)

  • Fafi dijo:

    Una de las consecuencias mejores es la atenuacion del discurso del miedo y del odio en los medios y del acortamiento de los recursos de supervivencia de los dinosaurios y los fundamentalistas ¿No cree?

  • Ariel dijo:

    El pueblo norteamericano, contra el cual nunca ha existido el más mínimo sentimiento de odio por parte del pueblo de Cuba, es tan víctima de la política de su gobierno contra Cuba, como lo es el pueblo cubano, es hora de que conozcan la verdad sobre nuestro país, el restablecimiento de relaciones diplomáticas es un primer paso hacia la normalización de nuestras relaciones. Ahora falta la presión de los propios empresarios y ciudadanos norteamericanos para que se levante la política de bloqueo contra Cuba.

  • Ing.Javier dijo:

    Saludos buenas tardes.
    Interesante, atractiva, peligrosa y necesaria, las reacciones de ambos presidentes, ahora falta ver el primer capítulo.
    En otros tiempos, hubieramos tenido marchas, actos y manisfestaciones de pueblo, en fin..
    Ese constituye uno de los grandes cambios que algunos, deben aceptar, LOS TIEMPOS HAN CAMBIADO, y como diria alguien, la humanidad es nada sin otras naciones.
    Yo joven, profesional, padre, trabajador, aún me cuesta trabajo, creer que cubanos y americanos, puedan verse cruzando el estrecho de florida, en barco o en avión, pero acepto que ya el volcán, llegó a su punto de ebullición.
    Es interesante como con tan solo 17 comentarios, ya existen diferencias, unos que si los jóvenes van a regalar el país, otros que si no estamos preparados, pero estimados, lo que si está claro, es que queremos un CAMBIO.
    Como faltan cosas por hacer para devolverle al pueblo cubano la NORMALIDAD.
    Tengo solo 29 años, creo que veré, muchas cosas más..
    Aquí estaremos.

  • nati dijo:

    por favor alguien que me comente dos repercusiones entre estados unidos y cuba en los aspectos político, cultural y económico 2 de cada uno

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jesús Arboleya Cervera

Jesús Arboleya Cervera

Investigador cubano, especialista en relaciones Cuba-EEUU. Doctor en Ciencias Históricas con una decena de libros publicados.

Vea también