Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Identidad, cultura, hegemonía

| 1

La Personalidad es la suma del Temperamento y del Carácter que la acción social forja sobre un ser. No hay rasgos sicológicos innatos que definan y distingan a grupos humanos. La Identidad de un grupo social es lo que los sicólogos denominan Personalidad Básica: la sumatoria del conjunto de necesidades, creencias, valores, actitudes, motivaciones y conductas imbuidos por la acción colectiva, compartidos por la mayoría de sus integrantes, y que lo distinguen de otros conjuntos humanos.

Así, la Identidad es también un asunto cultural. Sin cultura, no hay identidad. Somos en gran medida el legado de signos que nuestro grupo nos transmite y que se confunde con nuestra manera de ser. Pero la Identidad es asimismo un asunto político. Aceptamos formar parte de colectivos con los cuales compartimos un sentido de pertenencia. Advertía Maquiavelo que la tarea de un Príncipe que conquistaba Estados con religión, lenguas y costumbres distintas de las de sus otras posesiones era tan difícil, que debía dejarlos conservar tales rasgos y limitarse a cobrar un tributo. Se le atribuye el dicho “divide y vencerás”, porque nada hace más vulnerable a un Estado que la contraposición inconciliable de costumbres, idiomas y creencias distintas. “Integra y perdurarás”, podríamos añadir, en el sentido de que la tarea del estadista es poner de manifiesto y estimular aquello que une a la colectividad en lugar de lo que la desintegra.

CULTURA REVOLUCIONARIA

Cultura es la sumatoria de las creaciones de la humanidad. Éstas activan las fuerzas productivas, traman las relaciones de producción y arman superestructuras ideológicas que mantienen estable un cierto modo de producción. Pero dentro de éste hay fuerzas innovadoras que erigen otro nuevo: movilizan novedosas fuerzas productivas, establecen originales relaciones de producción, producen superestructuras inéditas, que destruyen lo caduco. No hay revolución sin cultura revolucionaria. En todas las épocas los universos de la ciencia, el derecho, la filosofía, la estética, son expresiones sensibles de la lucha de un paradigma moribundo contra otro que nace. Toda revolución arroja sobre el mundo un diluvio de temas, formas y estilos inéditos. La soviética, por mencionar sólo una, creó el constructivismo, el abstraccionismo, el lenguaje del cine, la arquitectura y la música modernas. Imaginemos las culturas del Reino de la Libertad.

Hegemonía cultural

Hegemonía es el poder de determinar conductas más por la persuasión y el consenso que por la represión. Toda Revolución es hija de una hegemonía cultural naciente. El pensamiento racionalista de Montesquieu, Voltaire y Rousseau predomina sobre el vetusto clericalismo de la feudalidad y da paso a las Revoluciones Burguesas. Marx y Engels abren el camino a casi un siglo de predominio planetario de los socialismos. En la Venezuela de los años sesenta, setenta y ochenta, la Izquierda Cultural ejerce una casi absoluta hegemonía en poesía, narrativa, plástica, teatro, cinematografía revolucionaria, canción de protesta, ensayo crítico, interpretación materialista de la Historia y manejo de la provocación. Bajo esa hegemonía cultural operan el auge de masas de los sesentas y la lucha armada con la cual éste se defiende. Casi toda manifestación cultural importante es creada bajo el signo revolucionario; ni una sola gran obra resume o legitima el ideario de la reacción. La insurrección es derrotada en lo militar y lo político, pero el sustrato ideológico que construyó sigue latente, influye en los alzamientos populares del Meridazo y el Caracazo, y sirve de marco para la rebelión militar de 1992 y la construcción del bolivarianismo. En el campo cultural, uno de los mas decisivos, tiene la izquierda una hegemonía que puede decidirlo todo.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • juan dijo:

    La Idiosincrasia de una generacion fue asumir el arte dentro de una revolucion armada es el Congreso cultural de Cabimas de los 60 no por discusion sino por hecho y lucha que las nuevas generaciones de los 70 y 80 asumieron la tarea como continuadores y difusores de las ideas de ese paradigma de la Rebeldia contra la invasion y dominacion imperialista representada por los amos del valle latifundistas de la cultura punto fijista es decir de los adecos copeyanos urredistas y los agazapados aspìrantes de la pasarela ideologica; Cultura oficialista imperial.La revolucion Bolivariana es su producto.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Britto García

Luis Britto García

Narrador, ensayista, dramaturgo, dibujante, explorador submarino, autor de más de 60 títulos. En narrativa destacan “Rajatabla” (Premio Casa de las Américas 1970) y “Abrapalabra” (Premio Casa de las Américas 1969).

Vea también