Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Juguetes cubanos, asignatura pendiente

En este artículo: Cuba, Cultura, España
| 26

pedro pablo pradaEl razonado artículo de Luis Toledo sobre la pretensión de mudar de España a Cuba un museo de muñecas Barbies y las reacciones de algunos ciberlectores da pie para una reflexión sobre el juguete y el juego en la época en que vivimos que, al final, desemboca en los caminos por los que transcurre la cultura nacional y la globalizada, hegemónica, homogénea y enajenante cultura de masas que nos llega desde los centros de poder mundial, y nos conduce directo al debate sobre los valores, que lamentablemente para muchos son un lema y una abstracción teórica, pero que tienen un llano sentido práctico.

Hace años escribí una crónica que contaba una experiencia familiar: en los años del capitalismo en Cuba, la familia de mi madre sobrevivía una parte del año con los juguetes que mi abuelo –hojalatero y carpintero- hacía para vender a una juguetería inmensa llamada Los reyes magos, que estaba en la calle Galiano, de la capital.

De las manos de mi abuelo salieron juegos de dados y aros, pirámides y tronquitos, barquitos de vapor y de vela de todos los tamaños, carretas de bueyes y tractores, camioncitos de madera con sus barrilitos de manteca, cajones de mercancías y bidones de aceite, grúas, volteos, pipas de agua y hasta carros de bombero, locomotoras, caballitos de palo para correr y caballitos con balancines para montar, casas de muñecas de todos los tamaños, muebles diminutos para llenar los sueños y muebles de verdad para alegrar a los pequeños, alcancías, marionetas articuladas…

Mi madre creció en la fábrica de los sueños, entre recorterías de hojalata y virutas de madera, curioseaba en los botes de pintura y las herramientas, pero le estaba vetado tocar aquellas maravillas que estaban destinadas a pagar el cuarto de solar, los alimentos y el uniforme y útiles escolares Ella jugaba con muñequitas de papel recortadas de revistas y periódicos, que guardó como tesoro. Hace unos años, mi madre junto con mi hermana ya adulta, hechas un mar de lágrimas ambas, decidieron despedirse definitivamente de aquellos recortes tan queridos.

Mi hija nació cuando se iniciaba el período especial y careció de muchas cosas, pero no de amor y muñecas. Alcanzó los últimos bebés y muñecas Lily de la industria nacional cubana y en algún momento le obsequiaron una protobarbie –las verdaderas no, esas siguen teniendo precios inaccesibles en el mundo real y en el subterráneo. Sin embargo, sus preferidas fueron siempre dos muñequitas de trapo, una de ellas con pelitos de estambre morado, que guardó con su desnuda suavidad todos los olores de su infancia juntos. La segunda es un pequeño rollito de tela vestido con una faldita roja. Una noche de fiebres se la hizo mi suegra –que fue campesina descalza y conoció la miseria en el norte de Las Villas- inspirada en una suya. No tiene nombre, pero esa muñequita extraña, con puntadas como ojos y boca, es inseparable de mi hija –hoy mujer.

Esta es otra historia. En la Europa desarrollada y sofisticada las grandes casas comerciales pusieron de moda hace años los llamados juguetes ecológicos o artesanales, esos mismos que mi abuelo hacía para sobrevivir en La Habana. Lo plástico es vulgar, lo industrial es frío, lo seriado y publicitado es común y ajeno a la exclusividad de los ricos. El mundo real, como dicen los que creen saberlo todo, prefiere jugar con esos otros juguetes que algunos mercaderes definen en adición como “étnicos”, para subrayar racistamente su origen.

El Ministerio de Industrias de Cuba, tan comprometido a través de los lineamientos económicos y sociales del Estado con el rescate, modernización y relanzamiento de la industria nacional; ávido de inversiones que recapitalicen o refunden fábricas (como Muñecas Lily, Batabanó, Juguemil y otras), debe pensar en estas deudas que hoy arrastra nuestro país, que conducen al final a planteamientos extremos como los vistos en el debate que suscitó el artículo del Museo Barbie.

Mas no solo ellos. Sin los fines explotadores que animaron a Los Reyes Magos en los años cuarentas y cincuentas del pasado siglo, las redes comerciales deberían evaluar y estimular que proveedores cuentapropistas hagan sus aportes al universo lúdico de nuestros niños. Tengo la seguridad que la creatividad e imaginería del cubano llenarían vidrieras de comercios, podrían hasta generar exportaciones y, lo más importante, permitirían soñar a nuestros niños y niñas más allá de barbies, bratz, legos, playstations y robots.

También cabría darse una vuelta por el museo de muñecas del Parque Lenin que fundó Celia Sánchez, con una colección impresionante de los cinco continentes. Qué tal están las cosas por allí, qué hace la administración de dicha institución, por qué, si ha sobrevivido al tiempo, la crisis y las desidias, no se publicita. ¡Y el de automóviles pequeños de Baconao, con modelos industriales y artesanales también de todo el mundo! Y los cineastas y las costureras: ¿por qué no recrean la historia de Pilar y su muñeca negra? Aún así, a los adoradores de las moldeadas barbies plásticas, presentémosles nuestras adorables y simpáticas criollitas de Wilson, que alguna vez también cobraron vida en ese material.

NO la emprendamos con Toledo, que es muy martiano y por tanto ajeno a excesos. Pensemos en lo nuestro antes. Pongámonos a la obra. En esta otra asignatura pendiente de los juguetes cubanos, lo que hagamos o dejemos de hacer es también cuestión de valores.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • arwen dijo:

    Opine en el de Toledo y no la emprendí con el…..no creo que nadie ofendiera al periodista, la opinión se vuelve un poco personal….en este debate, creo que este escrito genera mejores puntos de interés. Me parece que este tipo de publicaciones que generan opiniones tan abiertas en sitios de prensa cubanos, están bien, y los periodistas cubanos aprenderán a lidiar con que hayan personas y opiniones distintas, niveles culturales y entendimientos de la realidad diferentes, aceptaciones o no de frases al azar como paso con el articulo de paquita….no por que tu articulo no tenga un 100 % de aceptación eres un mal periodista. Toledo es muy bueno, no necesita defensas de nadie para ello.
    Este articulo me gusta mas que el de él…pero la idea central de ambos y las ideas expresadas por los lectores coinciden, 3 puntos para ti Toledo,
    1- Articulo que mostro una idea interesante
    2-Debate abierto
    3-Posibilidad abierta de que otros periodistas toquen el tema…..

    Señal Toledo que moviste las piedras del rio ……mis saludos

  • Ed dijo:

    Excelente comentario. Sin embargo, no hay que soslayar el hecho de que los cuentapropistas aun no cuentan con acceso a la venta mayorista de materiales que les podrian permitir a los interesados la confeccion de juguetes artesanales (he visto algunos en los mercados artesanales y bien que cumplen su proposito).
    Tambien recordemos que para el estado actualmente es mas facil importar toda suerte de juguetes baratos chinos/vietnamitas/indonesios/indios que reabrir fabricas nacionales, debido a razones harto conocidas.

  • Atenea dijo:

    Má fácil es bajarle los precios a los juguetes de las TRD, que están triplicados u cuadriplicados de su valor real.

  • D dijo:

    de acuerdo con arwen, nadie tiene que intervenir a favor de Toledo ..solo expresamos nuestras opiniones, para mi, no fue de agrado su redaccion ( la de toledo)…simplemente por que es mas factible tocar otros temas que a nuestro pais hacen falta ..y eso es lo que al parecer molesta…y no entiendo el porque…Saludos.

  • Jose dijo:

    !Excelente, Pedro! Los Reyes Magos estaba a a tres cuadras de mi casa, fuí muchísimas veces. La juguetería nacional, sin chapucerías, es algo más que es necesario rescatar.

  • lili dijo:

    lo felicito por su artículo.De cualquier cajita de cartón se hace un juego de sala. Los valores no son pàlabras, se enseñan, se fijan con acciones, todo lo demás es pura palabreria. Y sí ya vemos por ahí algún cuentapropista con juguetes de plástico reciclado.

  • Ricardo Sanchez Sosa dijo:

    El articulo de Toledo es totalmente valido y el que haya errores en la television o se haya cometido el gravisimo error de legalizar la pirateria en la ley de los cuentapropistas no debe servir de excusa para seguir cometiendo errores en el area de la cultura y la educacion de las nuevas generaciones.
    Si la Sra. posee una coleccion de Barbies y la quiere traer a Cuba y montarla a su costo y exponerla a su costo en su casa, bien , pero NO si la va a financiar el Municipio de Niquero a costa de aumentar su presupuesto o quitarlo a las otras instituciones culturales del Municipio, que sin haber estado alli , estoy seguro no le sobran recursos ni
    personal.
    Respecto a los juguetes , si no son de lujo, al igual que los alimentos basicos y otros productos de primera necesidad, deberian estar excluidos del 2.6 por el que se multiplica
    el precio de venta de los productos de las TRD, que ya no son mas las tiendas para aquellos privilegiados que tienen divisas, sino que sencillamente las unicas tiendas.
    Por otra parte los juguetes son importantes en la formacion de las ninas y ninos y por lo tanto no deben quedar a la iniciativa de cuentapropistas , sino comercializados bajo aprobacion del MINCIN con la asesoria del MINED, la ONDI y Salud Publica.
    (Por ejemplo , es conocida la prohibicion en los paises desarrollados de juguetes chinos con pinturas que contienen plomo y afectan a los ninos , pues se llevan todo a la boca. Ojala y nuestros comerciantes , que les gusta comprar barato no hayan hecho el gran negocio con esos juguetes).

  • Ricardo Sanchez Sosa dijo:

    Ademas en el articulo de Toledo hubo comentarios agresivos y de gran superficialidad.
    Los ninos y las ninas cubanas no tendran juguetes nuevos , jugaran con juguetes viejos o se invetaran los suyos, pero todos tiene salud y alimentacion, educacion, ninguno tiene que trabajar y ninguno duerme en la calle ni tiene sobre si el peligro de las drogas .
    Todo lo anterior es lo que hace que UNICEF valore tanto lo que se hace por la ninez en nuestro pais, desconocer eso y decir que es teque , es la superficialidad al cubo.
    Garantizar eso en el pais es muy costoso, pero es preferible sufrir limitaciones a ver lo que el mercado brinda a la ninez en muchos de los paises vecinos.

  • Uno ahi dijo:

    Yo no dudo que el artículo de Toledo esté bien razonado y fundamentado pero no me gustó la redacción, lo encontré irónico. Es que molesta que se critique, en este caso un juguete, cuando carecemos de ellos y los pocos que hay son de mala calidad y supercaros.
    La Barbie no va a entrar a Cuba con ese museo, la Barbie está en Cuba hace mucho tiempo con su prototipo cultural de occidente (hemisferio al cual pertenecemos geográfica y culturalmente) ¿Entonces qué daño haría?

    No tenemos fábricas de juguetes ni tenemos forma de garantizárselos a nuestros niños a precios justos. Entonces nos vamos a poner a criticar al otro producto extranjero que si es enajenante o si promueve cursilería y consumismo…
    Es como decirle al sediento que el agua tiene microbios y que para tomar agua primero tiene que hervirla y esperar que se enfríe.

    Cuando seamos capaces de desarrollar nuestra propia industria y, sin bombos ni platillos, satisfacer las necesidades de nuestros niños con juguetes nacionales, entonces estaremos en condiciones de criticar los otros productos.
    Pero por ahora, el artículo de Toledo parece redactado con el catalejo de Buena Fe.

    Ahh,..y la cursilería es también parte de la cultura. La cultura no es sólo arte, música clásica y ballet. La cultura es la expresión de la vida que se hace día a día y la cursilería y lo banal también forman parte de la vida y hay momentos en que son necesarios.
    Los nombretes, los choteos, las malas palabras y hasta la incultura son parte de la cultura. Ningún pueblo tiene una cultura pura porque no hay pueblo perfecto, todos somos humanos.

    • carlos alfonso dijo:

      Uno ahi y CIA…. no estoy de acuerdo con tus razonamientos, creo que el articulo de Toledo esta bien razonado y es de largo alcance en el plano cultural, estas comprimido en un cuarto de corcho.

  • Manolo dijo:

    Está más que demostrado que buena parte de la educación pasa por el juego infantil. La burocrasia parece no estar enterada.
    Coincido en que el asunto de los juguetes es una asignatura más que pendiente que podemos resolver con creatividad con nuestros modestos medios.
    ?No recuerdan la foto de Korda?

  • lazaro dijo:

    Básico,no básico y dirigido,como extraño esos tiempos.

  • Rolexy de Alba dijo:

    Muy bien Uno ahi, estoy muy de acuerdo y las personas como el señor Ricardo sanchez siguen desviando el tema que se trata de los juguetes, esta claro que la salud en Cuba y la Alimentacion de los niños la tienen pero mejor tampoco entrar en esos detalles, y le digo a este señor OIGA nadie fue agresivo en sus comentarios, somos libres y adultos y cada cual tiene derecho a expersar su criterio, nadie le faltó el respeto, y le pregunto que tiene el consumismo si el mundo entero es consumista hasta nosotros ah cada cual a su manera, pero usted se viste, come y se baña, es que a usted no le gusta vivir como als personas señor Ricardo???? , eso es consumismo, que cada uno tines sus peculiaridades es otra cosa.

  • Rolexy de Alba dijo:

    Señor Pedro Prada, su comentario en defensa de Toledo no era necesario es un buen periodista y los periodistas cuando publican algo saben que van a haber comentarios sobre sus artículos y por tanto deben asumirlo, ahora bien analice el porcentaje de los comentarios por los que estaban de acuerdo o no y sacará sus conclusiones de quien en mayoría tienen el mismo criterio, no podemos seguir de espaldas al desarrollo, y entonces le digo van a dejar al MINISTERIO DE INDUSTRIAS encargarse de esto? Que para mi es el ministerio que mas mal reordenado se a creado para mi ajeno a lo que buscan los lineamientos cuando todas sus empresas de las diferentes OSDE y cito con ejemplo el GESIME es el que se ha reordenado de forma diferente e ilogica para algunas empresas, creo que el ministerio debe reorganizarce de nuevo y primero antes de empezar a crear muñecas,, creo que ese es un articulo del que usted debería hablar e ivestigar no solo desde la habana también en las provincias por ejemplo yo puedo ayudarle porque pertenezco a una empresa que creo a mi entender es la que mas mal esta reordenada, y no hablar tanto de un museo de muñecas que al final eso es para las niñas.

  • Ana Gonzalez dijo:

    El articulo de Toledo esta fuera de lugar. Usted mismo, dígame en que tienda puede un obrero comprar una muñeca.

  • no se... dijo:

    Acabo de leerme el artículo de Toledo, inspirada por este artículo de hoy y por su debate. Los seres humanos no tenemos la misma opinión por suerte, sino qué sería de nosotros, todos fuimos criados con distintos cánones y hemos crecido con diferentes ideas, incluso un mismo ser humano puede tener dos opiniones distintas sobre un mismo fenómeno.
    En mi criterio, el artículo de Toledo es brillante, lo aplaudo 100%, hay que leerlo lentamente y leerlo más de una vez puesto que la inteligencia de su autor no permite una lectura “por arribita”, como decimos los cubanos.
    Como mujer que soy es claro que fui niña y en mi niñez si bien había muchos juguetes, las muñecas nunca fueron de mi preferencia, ni los jueguitos de cocina, me gustaban más los libros, los colores, las temperas y las cuquitas de papel que venían detrás de las revistas, yo las coleccionaba, eran de distintas formas, rubias, trigueñas, negritas, mulaticas, de ahí me vino el gusto de pintar y de diseñar, eran muñecas de papel, en revistas cubanas, con ropas auténticamente cubanas y que podían poner a soñar a una niña con un día llegar a ser una diseñadora, llegó el momento en q¿Qué ha pasado con las cuquitas?, hoy cuando se vende alguna en la feria del libro ya están más parecidas a una mujer que a una muñeca, con horribles rasgos y ropas indescriptibles

    • no se... dijo:

      perdón, se me fue el comentario con una tecla mal dada, llegó el momento en que yo misma me diseñaba mis cuquitas y cuando llegó el período especial se las hacía a mis primas que siempre me esperaban ávidas de una nueva.
      Decía que no es tan caro recuperar a las cuquitas, antes que a las barbies, nunca me gustaron las barbies, eran unas cosas largas y flacas sin vida, a mi hija nunca le han gustado tampoco, le gustan las muñecas que sean más flexibles como las de trapo, pero tampoco se hacen buenas muñecas de trapo ya, con tanto trapo que debe sobrar en las industrias.
      En fin, que venga la barbie o no venga, ese no es el problema, el problema es cuándo vamos a rescatar a nuestras muñecas ya sean las lilí o las cuquitas, o los pepitos, o los que sea…

  • LaPatriaEsElOtro dijo:

    (suspiro)… cuántos recuerdos

  • WDG dijo:

    Los juguetes, que problema!, muy lejos del alcance de la mayoría de los niños.

  • Noelvis dijo:

    Saludos.
    tengo 42 años y pasé por la época de oro de los juguetes, Recuerdan BÁSICO, NO BÁSICO Y DIRIGIDO?, muchas cajas de bolas o chinatas de china que compraba, y todo lo demás pistolas, escopetas y cerbatanas, recuerdo a mi madre levantandose de madrugada para ver que número y día le tocaba para comprar y yo emocionado y ansioso esperando, yo diciéndole lo que quería que me comprara, pero no iba con ella a la tienda porque me gustaba que me sorprendiera y así emocioname más.
    Quizás algún psicólogo pueda hacer una análisis sobre lo que diré, pero cuando se acabaron los juguetes en cuba, los niños empezaron a madurar más temprano y junto a ello, súmele la casi extinción de programas infantiles adecuados y aceptables. los niños perdieron la capacidad de “estirar su infancia”, de tener pensamientos mas nobles y dulces, dejaron de ser más respetuosos con sus padres y/o personas mayores, es un daño que hay que reparar, porque a mi modesta opinión, será entonces un “copia y pega” de generaciones desviadas.
    Podría decir muchas cosas más, pero solo soy, uno mas entre millones de este país que le gustaría ver una infancia mas feliz y mas educada, para obtener hombres y mujeres de excelente calidad.

    • adrian dijo:

      Soy coleccionista de barbies y vivo en cuba, Creo que es muy facil mirar a la barbie desde el mas político de los puntos de vistas y el resultado será obviamente un prepotente caro y demasiado estilizado juguete , además de su procedencia, evidentemente lo tiene todo para perder, Pero la verdad es que barbie lleva mas de 55 años en el mercado y todavía sigue siendo la mas vendida, para los que no saben de barbie la muñeca a encarnado a la mujer en todas las profesiones habidas y por haber desde cosmonauta hasta doctora, a reproducido además personajes históricos fílmicos y hasta posee líneas que orientan vocacionalmente a los niños,,, por dios estamos en el siglo XXI la Globalización es inminente y además rica en muchas cosas y no creo que los juguetes que se comercializan en cuba sean ni mas baratos ni con mejor calidad además una barbie cuesta aproximadamente 20 dólares en todo el mundo y en cuba una muñeca con menos calidad puede costar hasta 40 cuc y entonces de que estamos hablando??????

  • Carlos dijo:

    Si ta bien, pero mientras tanto no vendamos tanta plastiquera pacotillosa a precios de Suiza o del principado de Monaco, los precios de los juguetes en las tiendas son CRIMINALES, bueno si el aceite cuesta lo que cuesta que vamos a esperar de lo demas.

  • una ahi dijo:

    Me encantó el comentario de uno Ahí estoy en total acuerdo .Sean bienvenidos los juguetes de todo tipo,material y etnias …ya le corresponderá a cada familia escoger el adecuado para sus hijos …pero….COMPRABLES !!!!!!!
    Los niños tienen salud,gracias …educación gracias …pero si los he visto en un mostrador y en las vidrieras con caritas tristes y madres mentir con que …te lo compro cuando cobre,y es triste porque ni con 3 cobros se pueden comprar .Se agradece lo anterior mencionado pero la verdad hay que rescatar la producción nacional y válido razonar en cuanto a lo necesario que resultan para los niños a ver si los sacamos un poco de las calles y recuperan un poco de fantasía .

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro Prada

Pedro Prada

Diplomático y periodista cubano.

Vea también