Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Falacias neoliberales

Por: Emir Sader
En este artículo: Economía, neoliberalismo
| 6

Entre sus propuestas de desregulación, el neoliberalismo puso fuerte énfasis en la de “flexibilización laboral”. Por detrás de esa palabra atrayente –así como la de “informalización”– lo que esconden es la precarización de las relaciones de trabajo, es el trabajo sin contrato.

Esta fue una de las trasformaciones más importantes del neoliberalismo. Junto a ella, promovió la desaparición de las temáticas del mundo del trabajo. El alza del desempleo y del trabajo precarizado son justificados por lo que llaman “desempleo tecnológico”, alegando que la tecnología necesita menos mano de obra, produciendo más con menos trabajadores, dados los aumentos de productividad.

Se plantea al trabajador la disyuntiva de seguir empleado, pero bajando la productividad y la competitividad de la empresa y del mismo país o salir del mercado para mejorar su calificación y retornar después. En verdad que no hay tal “desempleo tecnológico”.

Cuando hay aumento de productividad, significa que se puede producir la misma mercancía en menos tiempo, pongamos la mitad del tiempo. No se deduce inmediatamente de ahí que se deba expulsar trabajadores. Hay tres alternativas: o se produce el doble de la misma mercancía y se mantiene a todos los trabajadores empleados o se produce la misma cantidad de mercancías y se disminuye la jornada de trabajo a la mitad. O lo que suele ocurrir: se sigue produciendo la misma cantidad de mercancías y se echa a la mitad de los trabajadores.

No es la tecnología la que echa a los trabajadores. Es la lucha de clases, es quien se apropia del desarrollo tecnológico, que puede servir sea para disminuir la jornada de trabajo o para aumentar las ganancias de los empresarios.

Cuando se inventó la luz eléctrica, la primera consecuencia no fue mejorar el bienestar en los hogares, sino la introducción de la jornada nocturna de trabajo. La culpa no la tuvo Thomas Edison, sino la apropiación de ese invento para extender la jornada y la superexplotación de los trabajadores.

Desde que se hizo la crítica del paradigma de la centralidad del trabajo, como visión reduccionista respecto de las otras contradicciones, se ha impuesto una tendencia opuesta, la de hacer del trabajo una actividad menor, sin trascendencia. Justo cuando más gente que nunca vive de su trabajo. De actividades heterogéneas, diversificadas, a menudo con el mismo trabajador en varios empleos a la vez. Pero trabajan hombres y mujeres, jóvenes y niños, blancos y negros; todos o casi todos viven de su trabajo.

Sin embargo, el tema del trabajo casi ha desaparecido. Incluso en el pensamiento social, donde la sociología del trabajo pasó, en pocas décadas, de las ramas más buscadas a una entre otras. Los medios invisibilizan la actividad que ocupa a más gente en el mundo: la actividad laboral. Como si la tecnología hubiera reducido el trabajo a una actividad virtual, sin esfuerzo físico, sin desgaste de energías, sin la superexplotación de jornadas agotadoras e interminables.

Encima intentan hacer pasar el 1º de mayo como Día del Trabajo y no del Trabajador.

(Tomado de Página 12, Argentina)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pedro Luis dijo:

    Emir, voy a parecer pedante con mis comentarios en este sitio, pero sucede q estoy en un pais q hizo del neoliberalismo un Dios omnipotente y resulta q estoy asistiendo a una realidad que se desentiende de ese flagelo. No hace 2 dias aun, Putin firmo una ley q prohibe y penaliza el trabajo sin contrato, lo q unido a otras medidas recientes apuntan a un renacer del estado de bienestar en Rusia. Escribo estas cosas pq en Cuba hay aun una percepcion no muy positiva de la sociedad rusa en cuanto a su nivel de vida; es ciert q los nuevos ricos llenan de autos lujosos las calles y carreteras, q se construyen edificios y mansiones simplemente fastuosos, pero la gente de a pie vive, trabaja, tiene garantizada la asistencia medica, MUY BUENO el transporte publico, asiste a restaurants, museos, campings, conciertos, teatros, etc. Poco a poco se van recuperando las politicas sociales de la era sovietica. Creo q se deberia estudiar esto con mas detenimiento, pq nadie habla de ello…, sera q estoy delirando?

  • blancomeridiano1 dijo:

    Hay cierta simplicidad que denotan estas ecuaciones en el productivismo tecnológico. Los recursos son producidos por adelantos tecnológicos y los procesos que conllevan estos adelantos son a su vez reproducción en la mayoría de sus funcionalidades. No hay elaboración mediante el esfuerzo que los trabajadores realizan en la realización de dicha producción, solo se ahorra el esfuerzo que con la tecnología se sustituye y se hacen con el tiempo de ocio que resulta de esta sustitución del esfuerzo para dedicarlo al aprovechamiento de los recursos que otros han producido.. Los efectos del esfuerzo en el trabajo, se ven sustituídos por la aplicación de la inteligencia a la utilidad y eficacia de los beneficios adquiridos en el supuesto de que esta, la inteligencia, sea aplicada.
    Dentro de los parámetros de productividad se halla el valor del fin sobre los medios y al parecer se vuelve a adolecer de otras variables de aplicación de esta inteligencia en la que el ocio puede ser derivar.
    En esto consiste la flexibilidad laboral, en lo que la realidad demanda, ser eficaz se mide en cuanto que la productividad se mantenga dentro de los parámetros que surgen de los que demandan y de quienes hacen uso de lo que se produce y se consume. Las empresas no tienen carácter propio, las empresas devienen de las necesidades del mercado y estos de lo que la realidad les demanda. El trabajo subyuga al trabajador a una mera funcionalidad, no se elabora la realidad, sino que entre acción y reacción se suceden los hechos que conllevan la fase de la producción tecnológica suscita cierta espectación del trabajador donde ve y es participe de la reproducción serial de recursos que otros darán provecho.
    Lo que esconden aquellos que impulsan estas desregularizaciones es producir porques lo que hay que hacer y ya verán para que les sirve…..porque si las empresas no pueden asegurarles otro marco laboral es porque son responsables de su circunstancia y de la situación actual del mundo.
    En España suelen decirse cosas como esta “calla y come”, como para tratar con estas cosas, parece ser irrepruducible pero esto aún día sigue validándose como tal.
    La farsa de que el trabajo es una actividad menor es la mentalidad de aquel que no trabaja, es la de quien se favorece de aquellos que realizan este esfuerzo en donde la elaboración no solo es de productos sino que es como cada quien fragua su devenir, elabora y procesa la vida.

  • carlos dijo:

    Entre sus propuestas de desregulación, el neoliberalismo puso fuerte énfasis en la de “flexibilización laboral”. Por detrás de esa palabra atrayente –así como la de “informalización”– lo que esconden es la precarización de las relaciones de trabajo, es el trabajo sin contrato.

    Insisto porque el comentario anterior no gustó, al menos no lo publicaron.

    Lo descrito por el escrito en este artículo, en su primer párrafo el que transcribo al comienzo de mi comentario, es exactamente lo que estamos viviendo en Cuba a partir de la aprobación del trabajo por cuenta propia, (trabajo privado). Los cuenta propistas contratan fuerza de trabajo sin el debido contrato en el que se recojan los deberes y derchos del empleado como establece la ley. En no muy pocos casos son sometidos a largar jornadas laborales, más de 8 horas, todos los días, sin derecho a vacaciones, incluso sin que se le pague la seguridad social por parte del empleador, sujetos a presiones y amenazas constantes de despido si protesta las condiciones; le pagan un salario anárquico impuesto no se sabe por quien (cierto es que sobre pasa el pagado por las empresas estatales varias veces) y expuestos a los intereses del dueño únicamente.

    Nuestro país, sus autoridades, los órgaos y organismos correspondientes deben tomar carta en este asunto lo antes posible, porque estamos asistiendo a un hecho de explotación y todos somos conciente de ello.

  • Sportfreund dijo:

    Aun asi hay quienes prefieren trabajar sin contrato que trabajar por un contrato fijo de alrededor 400 cup o digase 16 cuc.

    • medico 100% dijo:

      Soy un lector fiel de cubadebate,pero tenemos muy pocas noticias diarias de economia,y eso es imposible ,porque en un pais donde hay una transformacion economica es para todos los dias haya algo de economia,y creanme es una de las cosas q ms me intereza,porque en cuba todo marcha muy bien,ecepto la vida economica y economia,asi q nos gustaria saber paso a paso de los nuevos contratos,nuevas empresas q quieren invertir en cuba,parte muy seguido de como va la obra de desarrollo del mariel y caambios positivos en este sector de la economia dentro del pais,mucha escases de noticias economicas en un pais q esta remodelando su sistema economico,gracias y al menos esa es mi apreciacion….

  • Juan Carlos de Chile dijo:

    Estimado Médico 100%:

    Con mucho respeto y deferencia estimado amigo, pero quisiera corregir una falta de ortografia, estoy seguro que se te paso desapercibido……pero la palabra “interesa”…..se ve muy mal con “z”…jajaja.

    Es una observacion constructiva a tu olvido estimado amigo…..

    Un abrazo desde chile (que conste, yo muchas veces cometo los mismos errores)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también