Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Apenas 100 metros

En este artículo: Atletismo, Cuba, Deportes, Juegos Olímpicos
| 86

foto relevo 4x100

Por Roberto Ariel Lamelo

A Aguilera le tocó bailar con la más fea. Enfrentar en esos 100 metros finales al “Hijo del Viento” a.k.a. Carl Lewis, aquel fenómeno del atletismo mundial, tan grande en su momento -o más grande aún quizás- que Usain Bolt.  A ese, a ese monstruo, tuvo que enfrentarse Aguilera en aquel tramo final de la carrera de relevos 4×100 mts en Barcelona 1992. Vaya misión la suya para con Cuba, un país que no había inscrito a ningún hombre en la carrera de los 100 metros, y que ahora desafiaba a “las fieras”. Casi bajo el anonimato intentaría alcanzar algo en “una distancia” que desde Silvio Leonard, aquel cienfueguero rápido como un guineo, no alcanzaba. O tal vez “una hazaña”, como aquella que se logró con el relevo 4×100 en los Juegos Olímpicos de México 1968.

El relevo 4×100 es para muchos, y entre esos me incluyo, la carrera más espectacular del atletismo. Adoro los 100, pero en los 100 solo tienes 9 segundos y tanto (casi 10) para disfrutar y ver combatir un hombre contra sus propios límites y contra la mala pulga de otros siete corredores. El relevo te ofrece esa misma posibilidad pero repetida por cuatro. Y Cuba, ese 8 de agosto de 1992 puso a cuatro hombres (Joel Lamela, Andrés Simón, Jorge Luis Aguilera y  Joel Isasi) a combatir no solo contra sus propios límites sino contra la lógica.

¿Qué hacían aquellos cuatro pigmeos esa tarde, enfrentándose a Michael Marsh, Leroy Burrell, Dennis Mitchell y Carl Lewis? Parecía que nada. Más bien era un ofensa, tener aquellos 4 modestos corredores de 100 metros, allí en la carrilera 3, esperando demostrar que los milagros existen y para ello no sólo tenían que derrotar a sus rivales y vecinos del norte, sino que también tenían que derrotar a una Nigeria sedienta de triunfo, y con un roster de lujo: Olapade Adeniken, Davidson Ezinwa, Chidi Imoh y Oluyemi Kayode. Nigeria, recordemos, fue en Barcelona 1992 el único país que aparte de los EE.UU., logró colar dos hombres en la final de los 100 metros: Adeniken (10.12) y Ezinwa (10.26). En esa misma carrera por U.S.A habían estado Burrell (10.10) y Mitchell (10.04 y medalla de bronce) Todos, ahora, iban a correr en el relevo contra “unos cubanitos” que ni siquiera habían intentado desgastarse en los heats eliminatorios de la carrera del hectómetro.. Y también estaba Inglaterra, con Marcus Adam, Tony Jarrett, John Regis y nada más y nada menos que Linford Christie, el ganador de la carrera de los 100 mts.

Por Cuba arrancó Simón, un hombre que había estampado su mejor tiempo de 10.06 en 1987. Un crack en los 60 mts, de rápida arrancada y excelentes reflejos; piernas cortas, bajito, ideal para el comienzo, pero indudablemente “ridículo” ante aquellos otros portentos de la velocidad, y tal vez algo pasado de época. Además tendría que correr 100, no 60. Simón esa tarde volvería a ser el Simón al que estábamos acostumbrados a ver en años anteriores. No lo hizo mal el guantanamero, solo que al estar Cuba por la carrilera 3, su trabajo pasó inadvertido, un tanto, ante lo hecho en ese 1er tramo por los estadounidenses, los nigerianos y los de Gran Bretaña. La primera toma del relevo cubano muestra a un Simón con los dientes apretados, mano tensa y firme sosteniendo el batón. Soñando solo sabe Dios qué cosas. Quizás soñaba con los pies en la tierra.

Enérgico, decidido y puntual entrega el batón “al otro blanquito del relevo”: Lamela, natural de Minas, Camagüey, un atleta en plenitud de facultades, nacido en 1971, cuyos tiempos en 100 mts jamás bajaron de los 10.53 que estableciera en Tokio 1991, pero quien era todo un babalawo en el segundo tramo. Corredor de rectas, jamás hizo suspirar a nadie en cuanto evento puro de 100 mts compitió. Ese era Lamela, quizás el más “débil” del grupo, pero que ese día corrió como nunca en su vida. Especialista nato en la recta norte, arrancó perfecto, recibió el batón en el momento preciso y debido a ese ímpetu y experiencia alcanzados al recibir siempre la 1ra entrega en el relevo cubano, comienza a descontar metros en el Montjuic. Es entonces cuando el narrador menciona por vez primera a Cuba que hasta ese momento había estado apagada en esos segundos iniciales de la trasmisión televisiva a pesar de que su tiempo en la clasificatoria la “ubicaba favorita” para la pelea. Y mientras un E.U.A le da alcance a Nigeria y un Gran Bretaña parece no querer ceder terreno, el cubano, como hormiga, ya le ha ganado un buen par de metros a la carrera. Así de importante fue su labor esa tarde.

Entrega aquel trozo de ¿madera? de 11 pulgadas a Joel Isasi (quizás en aquel momento el mejor corredor cubano, oro en México 1990 y oro también en Ponce 1993) cuyo mejor tiempo superaba al de todos sus compañeros, excepto a Simón; y el “prieto” nacido el 31 de julio de 1967 sabe cuán importante es su encomienda en este 3er tramo. Tiene que entregar el batón al último hombre, y hacerlo bien, para que haya posibilidad de ascender al Olimpo.

Isasi logra el mejor arranque de todos. No arrancó ni una milésima antes, ni una después. Si existiese un modo para demostrarles el porqué de esto que digo, lo haría, pero basta verlo. Arranca apenas fracciones de segundos después de sus rivales nigerianos y norteamericanos, y la distancia entre él y Lamela, se nota, es apenas un poco más que la de los relevos contrarios; y he aquí otro instante que gana el relevo de la pequeña isla. En el relevo americano, el hombre del 3er tramo arranca un poco tarde y el nigeriano lo hace muy erecto y en actitud de espera. El cubano lo hace como si fuera un reloj suizo. Cuando llega el momento del cambio, el relevo americano pierde unas milésimas. Nigeria e Inglaterra se entregan la estafeta a trompicones, casi pisándose los talones entre compañeros, frenando el esfuerzo, conteniendo un poco la carrera, mientras Isasi sale limpio, desbocado hacia la curva, resuelto a hacer un tiempo que equipare la espera, pero está corriendo, hay que admitirlo, como correría una cebra entre caballos. Isasi no puede ganarle más segundos al reloj que los que sus piernas pueden y termina por notarse la diferencia entre su carrera y la del norteamericano, pero entrega bien. Preciso.

Aguilera apenas ha volteado un instante el rostro para ver hacia donde tiene que extender la mano, mientras que el corredor nigeriano se detiene, se voltea completamente y termina perdiendo el ritmo y la colocación dentro de su carril. Linford Christie pelea con su compañero inglés por una entrega torpe (en lo particular pienso que él fue quien lo hizo mal en el cambio), que a la postre les restó la posibilidad del bronce. Carl Lewis va delante de todos. Se ha puesto nervioso al recibir, pero sus piernas parece que ya tienen el oro. Y es entonces cuando sucede el milagro del tramo final.

Como en la última curva la distancia real entre los corredores no es fidedigna y no hay modo de comparar quizás la ventaja en la toma televisiva, uno sabe que al salir de la curva, puede suceder cualquier cosa fuera de esta falsa realidad. Las cámaras, hasta ese momento estaban enfocadas al duelo entre nigerianos, ingleses y estadounidenses, pero al salir los últimos hombres en escena, Cuba entera se para de los asientos.  Se escucha un grito en cada barrio desde Baracoa a Pinar del Rio. Aguilera, el blanquito del bigote, con ese parecido que tiene con Super Mario, es un bólido que intenta convencernos, con sus dientes apretados, que pudiera ganar hasta una medalla de oro en 100 metros. Sabe que delante de él está el mito de un hombre, la imagen más excelsa del atletismo mundial y está decidido a darle alcance porque ha salido mejor. ¡Está tan cerca!

Ha arrancado en el momento justo, sin recelos y en pleno sincronismo con lo que hasta hace varios meses había estado practicando mañana, tarde y noche. Al salir de la curva, Nigeria es un cadáver, Inglaterra el gentío que va detrás y solo podrán salvarlos la calidad de sus últimos hombres. Aguilera no los ve. Sus cortas piernas intentan alcanzar a Lewis, que meloso, le ha tomado unas centésimas darse cuenta que la cosa ahora ha cambiado de palo pa´rumba, y que no tiene que mirar más hacia la derecha, sino hacia la izquierda, por donde se le ha colado un vecino indeseable. Parece imposible. Cuba entera brinca de júbilo y el que no sabe de atletismo, cree que en ese último tramo Aguilera puede darle alcance a Lewis. La distancia entre ellos es ínfima pero la verdad, aquí, en este tramo final, pesa como un monolito; y si por un instante se nos hubiese permitido hacer el cambio (pasar a Aguilera para USA y a Lewis para Cuba), el milagro se hubiese vuelto realidad. Aguilera es un hombre de 10.57 en el hectómetro, corriendo contra un señor que lo hace en 50 y tantas centésimas menos que él. En la toma en diagonal, Aguilera no se ve, parece un fantasma que respira en la nuca de Lewis, quien, lógico, ya ha logrado acompasar sus largas piernas, sintonizarlas con su velocidad característica y comienza a alejarse, mientras el cubano se retuerce en el esfuerzo por no quedarse detrás. Es mucha la diferencia de calidad entre todos los corredores en este último tramo. Lewis es un leopardo. Aguilera es un gato de tejado de su natal Holguín y a pesar de su titánico esfuerzo pierde dos milésimas de segundo que saben a plata, pero salva el bronce, y se salva Cuba, llegando a la meta centésimas antes que el inglés, arrancándole así una medalla a Barcelona y mejor aún, destrozando por 40 centésimas, un añejo record nacional que databa de México 1968. Han logrado la hazaña en apenas 38 segundos (récord actual).

La presión impuesta por Cuba, ha logrado que el relevo norteamericano estampe por su parte también otro récord, pero mundial. El entrenador del relevo americano está contento, pero horas después comentaría, que si bien lo había asombrado el esfuerzo de sus hombres, se quitaba el sombrero ante el trabajo hecho por los cubanos: “Si los míos hubiesen cambiado el batón como lo hizo Cuba, quizás hoy estuviéramos hablando de un récord mundial de 37 segundos”, así se expresó.

Cuba, todo el país, celebraba mientras, aquel bronce como si hubiese sido un oro, aunque había tristeza. En aquellos instantes un pueblo entero se lamentaba por qué Figuerola, Fortún y Leonard no estaban esa tarde en la Ciudad Condal. Siempre existe esa inconformidad placentera y equívoca en los humanos, aun cuando haya que festejar una medalla de bronce, que por instantes, al salir de una curva, parecía que podía ser un oro. Uno se olvida que Dios nunca ha querido que existan los milagros. Él es quien dice quién y cuándo nace. Y mandó a que cada uno de esos velocistas cubanos, y estos, nunca coincidieran en un relevo.

Parece que luego, caprichoso, quería enmendar “su error” y deseaba ver a Cuba ganar un relevo. Otra vez, esa misma tarde, estuvimos cerca del oro, cuando otro relevo, el del 4x400mts participara en la final. Pero esa, ya es otra historia.

Se han publicado 86 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • lhdc dijo:

    ¿Qué raro que el primer artículo deportivo de hoy sea dedicado al atletismo y no al beisbol? jajajaajaj, no veo ni un simple titular de “Pinar ganó, Industriales enmudecido” jajajaj

  • Humberto dijo:

    Muy buen articulo!! Si esto lo pusieron por la televisión seguro lo vi, solo que con mis 10 años no tenía ninguna madurez para percibir la hombrada cubana, para ese entonces solo sabía de primeros lugares, lo otro era perder. Hoy me parece sencillamente espectacular, he visto varias veces la carrera en la última media hora porque me parece increíble esos 38 segundos cubanos en una final olímpica. Pedazo de articulo! (www.youtube.com/watch?v=WukCnQdZqKc)

  • sergo dijo:

    habra forma de postear el video de la competicion??

  • Stauff dijo:

    La carrera fue histórica, el resultado también; pero mención aparte la narración de Navarro, es como si la oyera hoy mismo: “Por Nigeria Chidi Imo, por Gran Bretaña Jarret!” y luego “última vuelta, Carl Lewis toma el batón!”…

    Ese sí era un narrador!!

    • Sergio dijo:

      El mejor Narrador-comentarista que hemos tenido en los últimos tiempos. UN PROFESIONAL en todo, nunca hablaba de más, sin dejar de tener pasión, nunca creó falsas expectativas, compartía muchos datos para que los televidentes analizaran y no fueran meramenet simples “observadores” del espectaculo depotivo.

      Grande Rene NAVARRO.

      Saludos,,,

  • Richard dijo:

    Qué buena crónica. Pocos han escrito tan bien sobre esta verdadera hazaña. Muy pocas veces se ha visto un equipo efectuar los cambios con tal calidad. Creo que Cuba ese día fue un modelo de estudio para cualquier entrenador. El tiempo que no podían hacer los velocistas, lo recuperaron ampliamente en los cambios, y el resultado: una de las más grandes hazañas de Barcelona. Pero es que Barcelona fue increible. Los más de 70 m de Maritza Martén de los que ya nadie habla, el equipo de boxeo más fuerte de la década, en fin. Eran las inmensas ganas de competir después de 12 años fuera de olimpiadas, una ausencia que al final, analizada en el tiempo y más allá de las guerras frías, nunca debió suceder.

  • DL7 dijo:

    Para que quieres que lo pongan si este año no te has empatado con la verdad, 6 de 8, bateando para 750, jejejejejejeje.

  • El inconforme dijo:

    ¡¡¡como si la estuvieras viendo!!!!, diría Pacheco…..magnífica reseña….

  • Diego Ernesto dijo:

    Hermano, desde ya estoy esperando esa otra historia. Gracias, tremenda crónica. ¿No tendrás algún blog por ahí para leerte con más frecuencia?

  • Ernesto dijo:

    Me puse de pie y disfruté la carrera ¡qué carrera! Me pongo de pié ante el articulo y volví a disfrutar la carrera. Gracias por el artículo.

  • Jennfier dijo:

    He vivido la carrera completamente, en los momentos en que los atletas relevaban, arrancaban, todo. Un poco mas allá del principio creo q está un poco largo, o sea, demasiados detalles, pero eso no mella en nada el texto.

  • Yosvany dijo:

    Sencillamente brillante…

  • John dijo:

    Que emocionante esos juegos olimpicos, TRONCO de actuacion la de Cuba, creo que fue 4ta en el medallero general. Casi que lloro al recordar esa carrera. Me recuerda una discusion que tuve hace poco con alguien sobre la relacion calidad del corredor de relevo vs. sincronizacion en el cambio….

  • Michel dijo:

    Que cronica!!!!!!! Creo que puedo decir que vi la carrera, aunque mi edad no me lo permita, impresionante, felicitaciones al autor

  • williamsf dijo:

    Lei el articulo y vivi el momento.. muchas gracias!!!!!

  • luna dijo:

    ihdc

    jaja coincido contigo, llevo media hora buscando el articulo de pelota sobre los juegos de ayer y nada, solo este de atletismo jajaj se habrá infartado el periodista jajajajaj. Matanzas campeon!

  • matancera dijo:

    Creo que junto a los 2 oros olimpicos de Juantorena en 1976 , ademas con record mundial y olimpico en 800 mtros ha sido esta una de las grandes carreras de la historia. por la calidad de sus rivales , pero tengo una duda pense que el tercer relevo era Rionda y no yoel isasi tambien matancero

  • David dijo:

    Muy buena crónica. Por un momento el que lea esto se traslada hacia Barcelona hace 22 años. Muchas felicidades.

  • yoooooooooooo dijo:

    Que ayer perdió el equipo insigne de la pelota cubana es verdad,que falló el pitcheo tanto abridor como relevista,así como faltó el bataso a la hora clave también es verdad;pero que hoy va a ganar ,todos lo saben y que no sólo ganará el juego sino el campionato está de mas decirlo porque INDUSTRIALES es lo más grande que ha pasado por las SN

  • El Yoyo dijo:

    Felicidades, periodista…Hermosa crónica de lo que, a mi juicio, ha sido una de las más grandes proezas del atletismo cubano en todos los tiempos. Me hizo remontarme -en cámara lenta, gracias a cada detalle suyo- a aquella memorable carrera.
    Y perdón por algún otro forista: pero valió la pena esta reseña antes que cualquier resultado del béisbol.

  • EL DON APACIBLE dijo:

    Casi que lo estoy viendo …Buen articulo,

Se han publicado 86 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también